Edición 248

 

Embed or link this publication

Description

Revista Marca Liquida

Popular Pages


p. 1

Ed. 248 Julio de 2014 Año XXIV La información nacida en su campo. En boca del mentiroso… pág. 7 Agricultura: Arrendamientos: ¡la renegociación! pág. 20 Lechería: ¿Quién se queda con la ganancia? pág. 23 Ganadería: Rabia en el norte de Córdoba RI-9000-5900 Rtte: Obispo Trejo 1340 1º piso CP X5000IZB Córdoba, Argentina - info@marcaliquida.com.ar

[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

Julio 2014 Editorial En boca del mentiroso… Nos lo recordaba siempre nuestro abuelo: “En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”, y hoy no hace falta ser muy despierto para darse cuenta de quién vamos a hablar. La historia debería comenzar hace no menos de 20 años, hasta esa época nos llevan nuestros archivos cuando de trazabilidad animal se trata. Inclusive los productores ganaderos usábamos caravanas para identificar individualmente a nuestros animales desde bastante tiempo antes. Nadie que se encuentre ligado a la ganadería desconoce el tema, nadie minimiza su importancia y todos saben los beneficios que tiene la identificación individual del ganado bovino, no hace falta dedicarle más papel y tinta al tema. Y entonces, ¿cuál es el problema de que nuestro país se decida a implementar un sistema nacional? El problema es que la idea y la puesta en práctica es una iniciativa de la AFIP, sí, el organismo recaudador del Estado controlado por Ricardo Echegaray, el de los feed lots truchos, el de los subsidios millonarios pagados en efectivo a un indigente marplatense sin explicación, el mismo que hizo desaparecer la ONCCA de un plumazo para tapar vaya uno a saber qué cosa… No es una iniciativa que venga a satisfacer una necesidad urgente del sector. Tampoco es un proyecto que haya surgido del consenso de todos los actores de la cadena de la carne, quienes conocen el tema en profundidad y podrían haber aportado ideas que surgen de largos años de experiencia en esa materia. Convengamos que tampoco llega en un momento adecuado, sino justo en medio de una de las peores crisis de los últimos 50 años que afecta de manera grave a la ganadería nacional. La resolución 3.649/14 –publicada el 14 de julio en el Boletín Oficial– implementa el Sistema Fiscal de Trazabilidad Animal (SIFTA), el cual controlará de manera informática los movimientos de la totalidad del rodeo bovino nacional y cuyo costo será cubierto por los productores. Un negocio de algo más de US$ 500 millones que se pone en marcha sin la participación ni la opinión de los dueños de las vacas, y de la plata con la que se pagarán los nuevos costos de producción. Una lluvia de quejas y opiniones adversas caerá sobre el AÑO­XXIV­-­Nº­248 Julio­de­2014 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Pri­ me­ ra­pu­ bli­ ca­ ción­agro­ pe­ cua­ ria men­ sual­gra­ tui­ ta­pa­ ra­pro­ duc­ to­ res del­Cen­ tro­del­País. NO Certificado 9000-5900 implacable recaudador de impuestos una vez más. Una vez más se sentará con cara de póquer a explicarnos que “a llorar al campito”, la resolución debe cumplirse o no se podrá comercializar la hacienda, se dará de baja el CUIT y lo mandarán a dormir sin comer. Así se maneja este gobierno que se dice democrático a ultranza sólo para lo que le conviene; cuando alguien decide opinar distinto le muestran las tiras y sonríen sarcásticamente como para que no se note. ¡Pero lo mismo se nota! Y como para completar el panorama, mediante una resolución conjunta –publicada en el Boletín Oficial el 15 de julio– de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (SAGyP), se obliga a registrar e informar la totalidad de las operaciones de granos. La norma alcanza la comercialización de cebada forrajera, girasol, maíz, soja, aceite de soja, sorgo y trigo, y afecta a todas las operaciones de compraventa incluidas las del disponible, contado, a término, forwards, a fijar precio o de otras modalidades, incluyendo las denominadas directas, como por ejemplo entre el productor y el exportador. La regulación establece dos cambios esenciales para el esquema de la conformación de precios del mercado granario: la obligatoriedad de declarar los precios y la de informar la calidad. Esta norma, que viene claramente a beneficiar la transparencia de la formación de los precios de pizarra, es un claro ejemplo de que a este gobierno K ya nadie le cree nada. Desde hace casi 40 años la conformación de precios se realiza mediante la información voluntaria de las operaciones –el 60% del total de las compraventas, aproximadamente–. Ese sistema funcionó un poco mejor o un poco peor, aunque siempre signado por los intereses comerciales de los eslabones más fuertes de la cadena. Durante los últimos quince años, la realidad se desacopló totalmente respecto de los precios pizarra, orientativos para el productor y la cadena de comercialización granaria. Basta con remitirse a comunicados de las entidades de hace unos pocos años atrás para recordar sus quejas por la poca transparencia que inspiraban dichos precios. Con la resolución publicada en el Boletín Oficial, la certeza para la conformación de precios será absoluta porque cada operación deberá registrarse de manera compulsiva y sin dilaciones en el tiempo, y sin embargo... Para confirmar la hipótesis formulada al comienzo de este editorial nos remitiremos a la comunicación de la Confederación de Asociaciones Rurales (CRA): “Ante tantas mentiras que poblaron la llamada década ganada es imposible a esta altura de los acontecimientos pretender creer que la intromisión de la CNV sólo corresponde a una intención por mejorar la información de mercado”. Es decir, en boca del mentiroso… Ti­ ra­ da: 15.000­ejem­ pla­ res Prop. Int.: Nº­5033364 Propietario: Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 5

[close]

p. 6

248 / julio 27 30 30 31 En boca del mentiroso... - pág. 05 Negocios Inmobiliarios Consultora e Inmobiliaria 33 34 35 36 Arrendamientos - Arrendamientos: ¡la renegociación! - Pág. 07 Rentabilidad - Márgenes muy complicados para el maíz en la próxima campaña- Pág. 8 Impuestos - El 90% para el Estado - Pág. 17 Mercados - Los mercados agrícolas y la CNV - Pág. 22 Rentabilidad - ¿Porque baja el peso de la faena? - Pág. 11 Sanidad - Rabia en el norte de Córdoba - Pág. 23 Ambiente - Calculador de riesgo ecotoxicológico de pesticidas - Pág. 19 Precio de la leche - ¿Quién se queda con la ganancia? - Pág. 20 6

[close]

p. 7

Arrendamientos: ¡la renegociación! Autor: Prensa revista Marca Líquida Agriopecuaria Fuente: Entrevistas realizadas durante la Jornada Nacional de CAIR – Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales, Córdoba junio de 2014. Arrendamientos Agricultura Como cada año se arman las planillas con los costos y los márgenes de cada uno de los cultivos, se ajustan los valores al máximo posible y se parte rumbo a la negociación con cara de pocos amigos. Los agricultores de la región central de nuestro país han sufrido durante los últimos cinco años severos problemas climáticos y una permanente disminución de los márgenes de los cultivos como consecuencia de las políticas gubernamentales aplicadas al sector. Frente a los magros resultados de la agricultura y la salida de muchos actores que se habían sumado al proceso productivo atraídos por muy buenas rentas en el pasado, muchos contratos de arrendamiento comenzaron a ajustar hacia abajo sus precios y condiciones. Muchos arrendatarios consiguieron durante los últimos tres años bajar los costos y algunos inclusive volvieron a utilizar un porcentaje de la producción como precio final del mismo. La campaña que estamos finalizando quedó para la foto como una “cosecha récord”, y eso motivó a los propietarios a intentar mayores valores para los arrendamientos, sobre todo en la región centro este de Córdoba. Y desde los campos a donde los rendimientos fueron muy buenos, la pretensión se trasladó a toda la provincia, como era de esperarse. Frente a las numerosas consultas que arrendadores y arrendatarios realizan diariamente, los profesionales del sector manifiestan que es imposible convalidar subas en los precios de los arrendamientos frente a la complicada situación financiera que atraviesan los agricultores, mucho menos aún frente a la significativa baja del precio de los principales cereales y oleaginosas que produce la región central argentina. Pagar un porcentaje de la producción es el camino que eligieron los que apuestan a la sustentabilidad económica y productiva de la agricultura criolla. Muchos contratos incluyen un valor fijo que se asegura al propietario y un ajuste porcentual de la producción que completa el precio del arrendamiento. Las dificultades que implica controlar la cosecha han pasado a ser una vieja excusa que la tecnología resolvió rápidamente y a la cual se accede a muy bajo costo actualmente. A diario se escucha que ya no volverán a arrendar campos por menos de tres años y a valores fijos por hectárea. Los agricultores de la nueva era prefieren achicar el área de siembra eligiendo trabajar sólo con los propietarios que entienden el término largo plazo en todo el sentido de la palabra. Para que el negocio agrícola genere rentabilidad positiva, el costo del arrendamiento no debería superar el 28% de la producción del campo para establecimientos de buena calidad, y dicho valor podría ser unos puntos superior para los de la región núcleo. Los resultados que se obtengan en el proceso de renegociación de los contratos de arrendamiento serán este año nuevamente la clave de la ecuación de rentabilidad de la agricultura criolla. 7

[close]

p. 8

Agricultura Rentabilidad Autor: Departamento de información agroeconómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba. Fuente: http://www.bccba.com.ar Márgenes muy complicados para el maíz en la próxima campaña Los menores precios de los granos y los mayores costos directos vaticinan una complicada campaña para el productor agrícola en Córdoba, según datos analizados por el Departamento de Información Agroeconómica de la Bolsa de Cereales de la provincia. En particular, para el caso del maíz, el margen bruto en la campaña 2014/15 caería el 59% en relación con el ciclo que está cerrando. El panorama para la próxima campaña de maíz se presenta más complicado que el ciclo anterior, principalmente por la caída en el precio a cosecha del cereal, que alcanza los US$ 28 por tonelada, lo cual obliga a los productores a realizar números más finos a la hora de decidir qué cultivo estival sembrar. El precio del maíz a cosecha para 2015 se ubica A continuación se presenta la rentabilidad del cultivo de maíz en la provincia de Córdoba para la campaña 2013/2014 y una proyección para 2014/2015 en dos escenarios diferentes: campo propio y campo arrendado en dólares por hectárea. Los supuestos para el cálculo de los márgenes son los siguientes: - Los rendimientos utilizados en la estimación surgen del promedio de los rendimientos de las últimas cinco campañas. - El planteo productivo es un promedio provincial. - El precio utilizado para calcular los márgenes del ciclo pasado fue el precio promedio disponible de mayo en la Bolsa de Comercio de Rosario, mientras que para calcular los márgenes de la campaña corriente, sobre la base de datos del Mercado a Término de Buenos Aires, se considera un precio a cosecha de US$ 150 por tonelada (US$ 28 menor al promedio de mayo del corriente). - El costo del flete se calcula sobre la base de una distancia promedio de 290 km más un flete corto de 30 km. Con este planteo, el margen bruto en campo propio caería el 59%, con un rendimiento de indiferencia de 55,3 quintales. Por el incremento de los gastos de estructura del 31%, el margen neto caería en terreno negativo. Con un arrendamiento de 9,2 quintales de soja por hectárea (igual al promedio del ciclo 13/14), el resultado sería negativo, necesitándose un rendimiento igual o superior a 73 quintales para que el margen bruto sea superior a cero. En cuanto a la participación de los costos de producción en campo arrendado, los costos directos de producción son los más importantes, representando el 45% de los costos totales; mientras que la participación del arrendamiento alcanza el 27% y los gastos comerciales, el 28%. en torno de los US$ 150 por tonelada, el valor más bajo de las últimas cinco campañas, y los costos de producción registran aumentos del 13%. 8

[close]

p. 9

9

[close]

p. 10

10

[close]

p. 11

¿Por qué baja el peso de faena? La caída en el peso de faena por tercer año consecutivo es consecuencia directa de la ecuación que indica que elevar el mismo significa reducir la ganancia o aumentar la pérdida económica. La caída en el peso de faena es explicada incluso por la situación económica que se suscita en las diferentes etapas del ciclo ganadero. Los procesos en los que el stock nacional de hacienda disminuye o permanece invariable, vienen acompañados con los actuales sistemas de producción, por una disminución en el peso Durante los procesos de liquidación el ternero pierde valor respecto del novillo, con lo cual no es preciso cargar de muchos kilos al animal para desquitar la relación desfavorable de compra/venta. Por otra parte, al disminuir el precio de la carne, se hace en términos relativos más caro el kilo producido, sobre todo en sistemas con altos niveles de suplementación o engordes a corral. Esta situación se vuelve más desfavorable cuanto mayor sea el peso vivo del animal. De 2011 en adelante, todas las categorías que componen el consumo liviano han incrementado su participación en el total de la faena y en la producción. Este comportamiento se explica en parte por: * Una baja en la renta del negocio ganadero. * Una demanda que quiere animales livianos y paga un sobreprecio por ellos, y la casi nula exportación. * El incremento en los costos de producción que reducen el margen por kilo producido, sobre todo en la producción de animales pesados. * La necesidad de liquidez del productor y la falta de un horizonte prometedor en el corto y mediano plazo. Según surge del trabajo “Factores que definen el resultado de la actividad invernada” (*), la relación com- Autor: Ing. Agr. Andrés Halle. consultoria@econoagro.com Fuente: http://www.econoagro.com Rentabilidad Ganadería de faena. El proceso se invierte cuando hay aumento del stock. pra/venta tiene una baja incidencia en el resultado: * Valor del kilo producido; promedio de la serie 19922005 = 0,64 US$/kg; r2 = 73,21% * Precio de venta; promedio de la serie 1992-2005 = 0,75 US$/kg; r2 = 45,74% * Relación compra/venta: promedio serie 1992-2005 = 1,26 US$/kg; r2 = 23,25% * Costo del kilo producido: promedio serie 1992-2005 = 0,277 US$/kg; r2 = 12,81% El costo del kilo producido, su implicancia en los isomárgenes Según las series históricas de precios, bajos valores del gordo hacen que el precio del ternero baje de manera más que proporcional, quedando en este caso una relación compra/venta favorable que no se traduce generalmente en buenos resultados económicos. En estos casos para obtener igual margen con un animal liviano que uno pesado, es necesario que se venda más caro el kilo del segundo. Una disminución en el costo del kilo producido hace que la diferencia porcentual entre una y otra categoría disminuya. Altos valores del gordo impactan muy marcadamente en el precio de la invernada, haciendo que el valor del ternero aumente en mayor proporción que el novillo. 11

[close]

p. 12

Ganadería Rentabilidad Tabla­1:­ Precio del Novillo gordo y de invernada según su peso Esta situación arroja una relación compra/venta desfavorable, pero que generalmente arroja buenos márgenes económicos, debido fundamentalmente al aumento del valor de venta. Es decir, se gana más por cada kilo producido. En tales situaciones es posible obtener un mejor rédito económico, incluso vendiendo el animal más pesado a valores inferiores que al del más liviano. Reducciones en el costo del kilo producido hacen que la magnitud de la diferencia entre uno y otro se acentúe. Dentro de los factores que determinan el resultado de la invernada, el precio de venta es el que tiene como factor individual una mayor injerencia. Se utilizaron los isomárgenes como herramienta para determinar los precios de venta que se deberían obtener para que sea conveniente la producción de animales pesados. Peso­del­Gordo + + + + + + + 300 350 390 430 460 490 520 $/kg 18,0 17,5 17,0 16,2 15,5 15,5 15,0 Peso­Vivo­Invernada 120 130 140 150 160 170 180 190 200 210 220 $/kg 18,50 18,16 17,82 17,49 17,17 17,03 16,89 16,63 16,38 16,06 15,75 Haciendo números Invernada comparativa con igual ganancia diaria de peso e igual carga EV/ha. Para poder comparar el impacto que tiene la variación del peso de venta en un planteo de invernada, es preciso no modificar la carga expresada en equivalente vaca (EV). Fundamentalmente porque a través de dicho parámetro, se está evaluando que la oferta forrajera medida en términos energéticos se mantiene invariable. Para estimar la carga en EV/ha, se ha partido del supuesto que el forraje tiene a lo largo de todo el año una concentración energética de 2,2 megacalorías por kilo de materia seca. Para estimar los requerimientos de crecimiento, se consideró a un novillo con tipo de madurez media. Además de dejar invariable la carga en EV/ha, el otro factor que permanecerá constante será la ganancia diaria de peso vivo. Sobre este último punto, y a los efectos de poder simular las distintas situaciones, se ha optado porque las ganancias diarias de peso sean las mismas en todos los meses (cosa que es una simplificación de la realidad). Por lo tanto, cuando se comparen los distintos modelos productivos y se analicen los resultados económicos, ellos tendrán: * Duración variable del ciclo de invernada. La misma dependerá del peso de entrada, del peso de salida requerido y de la ganancia diaria de peso vivo estipulada (considera- da igual para todos los casos). La carga en cabezas/ha será función del peso vivo de entrada, de salida y de su evolución. La producción de carne por unidad de superficie resultará determinada por los parámetros antes mencionados, y será mayor en aquellos sistemas que introduzcan animales más livianos. Será, fundamentalmente, producto de una mayor carga en cabezas y la mejor eficiencia de conversión de los animales más pequeños. Teniendo en cuenta los factores mencionados en el párrafo anterior, se sensibilizó el modelo presentado en la tabla N° 2, a distintos pesos de salida. Tabla­2 12

[close]

p. 13

Rentabilidad El modelo en cuestión se abastece siempre de terneros de 160 kg a un precio bruto de 17,17 $/kg. En la tabla N° 3 se presentan cinco modelos que tienen en común la misma receptividad (1,7 EV/ha), igual ganancia, un costo del kilo producido que no se modifica sustancialmente de uno a otro caso. Difieren sí en el peso de venta, la producción de carne por hectárea y la carga expresada tanto en kilos como en cabezas. En esa misma tabla se muestran los resultados físicos y económicos de un sistema productivo que aporta una cantidad de energía preestablecida. A medida que aumenta el peso de salida, se alarga la Ganadería duración de la invernada ya que la GDPV siempre es la misma, y por lo tanto cae la producción de carne por hectárea, debido a que el sistema soporta una mayor carga en kilos por hectárea, y debe sacrificar carga en cabezas por hectárea. Si el precio de venta fuera igual para todas las categorías, el mejor resultado de los modelos propuestos se obtendría con un peso de salida de 420 kg (8º columna). Más allá de ese kilaje, la disminución en la producción de carne por hectárea no paga el incremento que existe en del valor del kilo producido. Pero la situación de la actualidad está representada por las últimas dos columnas, en donde para cada una de las categorías consideradas se tuvo en cuenta la mediana de los precios correspondientes a parte de junio de 2014 del Mercado de Liniers. Según dichos valores, y siempre respetando el modelo planteado, al engordar un animal hasta los 543 kilos en lugar de los 337 kilos, se resigna el 55% del resulta- do (3066 vs.1363 $/ha). Para que el modelo que lleva el animal a los 543 kilos arroje igual cifra que el que los vende con 337, el precio bruto de venta del animal pesado debería ser de 18,94 $/kg, lo que representa el 5,22% más de lo que se paga por el de 337 kilos, o el 26% más de lo que se paga en la actualidad por ese tipo de animal. 13

[close]

p. 14

Ganadería Rentabilidad Según las series históricas de precios, bajos valores del gordo hacen que el precio del ternero baje de manera más que proporcional, quedando en este caso una relación compra/venta favorable que no se traduce generalmente en buenos resultados económicos. En estos casos para obtener igual margen con un animal liviano que uno pesado, es necesario que se venda más caro el kilo del segundo. En el gráfico N° 3 la curva de puntos negros representa los precios brutos a los que se debería comercializar el ganado, en función del peso aproximado con que son vendidos para obtener un margen de 2.393 $/ha, respetando los parámetros del modelo presentado. Mientras que la curva azul representa los valores de Liniers (el precio medio). Es preciso obtener un precio de venta de 17,08 $/kg habiendo comprado un animal de 160 kgs para lograr un margen neto de 2.393 $/ha, y como el valor de mercado es de 18 $/kg, el margen logrado será mayor. En el caso que un animal sea llevado a los 550 kg es preciso vender a 17,46 $/kg (curva roja) para obtener un margen neto de 2.393, mientras que el mercado sólo está dispuesto a pagar por ese tipo de animal 15 $/kg, por lo tanto el resultado será inferior al valor considerado del isomargen. Siempre que la curva de puntos blancos esté por debajo de la curva roja, el margen sería inferior a los 2.393 $/ha; mientras que cuando la curva de puntos negros está por encima de la curva de puntos blancos, el margen sería superior a dicho valor. Cuanto mayor sea la diferencia que separa ambas curvas, más será la diferencia a obtener en el margen respecto del isomargen. El gráfico N° 4 representa los valores necesarios de venta para obtener un margen neto de 2.393 $/ha. Cada una de las curvas representa un peso de compra diferente (140, 160 y 180 kg), los valores a los que se compra la hacienda dependen de su peso inicial y son 17,82 $/kg, 17,17 $/kg y 16,89 $/kg, de menor a mayor, respectivamente. Al igual que en el caso anterior los modelos responden a una misma oferta de energía y la ganancia diaria es para todos los casos igual y permanece constante en todo el período de engorde. Para obtener un margen neto de 2.393 $/ha con un peso de salida de 375 kg es preciso vender el kilo a $16,84 si se ingresó un ternero de 140 kilos; mientras que se debe vender a 17,01 y 17,24 $/kg si los pesos de compra fueron de 160 y 180 kg respectivamente. Estas curvas no son siempre las mismas, y cambian cada vez que cualquiera de los factores involucrados en el resultado se modifique, como el precio de compra y/o el costo del kilo producido. La ventaja de conocer estas curvas es la de aprovecharlas para tomar la decisión que más nos acerque al óptimo económico de la situación que se plantee. Estas relaciones presentadas en los gráficos representan únicamente al modelo descripto, y no son extrapolables a otra situación que difiera de ésta. Es útil por lo tanto que cada productor haga sus propias curvas de isomargen que representen su modelo productivo, y modificarlas cada vez que los factores involucrados en la ecuación se modifiquen. Conclusiones En líneas generales y a igualdad de otros factores, para obtener un margen similar en invernadas que se diferencien en el peso final de los animales engordados, se requiere que exista una mayor diferencia a favor de los precios de venta de los animales pesados, expresados en pesos por kilo, cuando: - La receptividad de los campos es menor. - Los valores de la hacienda en general (invernada y gordo) son bajos. - Las ganancias diarias de peso vivo no son altas. 14

[close]

p. 15



[close]

Comments

no comments yet