Apuntes Biblicos Número 21

 

Embed or link this publication

Description

Apuntes Bíblicos, publicación de la Escuela Bíblica Nuestra Señora de Sion, que publica los trabajos de estudios de sus alumnos.

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2

El pobre en los Salmos. Gladys Illescas Hazor, ciudad estratégica Mónica O’Rourke El reinado de Ezequías en el Cronista César Avila 4 18 24

[close]

p. 3

Fray Gabriel Marcelo Nápole OP.

[close]

p. 4

EN MEMORIA La muerte de Gabriel nos sorprendió cuando aún estábamos en la novena de Navidad, y casi celebrando el comienzo del año 2014. En medio de apagones, protestas callejeras, días calurosos y noches eternas, nos llegó la noticia nunca esperada, ni deseada. Los datos son fríos, pero nos ayudan a conocer más a una persona. Y nos sentimos obligados a transcribirlos para quienes no lo han conocido: En la noche del jueves 26 falleció, a los 54 años de edad, el padre fray Gabriel Marcelo Nápole OP. El sacerdote dominico se desempeñaba como vicedecano de la Facultad de Teología de la UCA. Gabriel Nápole nació en Buenos Aires el 6 de septiembre de 1959. Profesó en la Orden de Predicadores el 29 de marzo de 1981 y fue ordenado sacerdote el 6 de abril de 1986. De 2004 a 2012 fue prior regional del vicariato de la provincia de Aragón en América del Sur. Entre 1995 y 1997 obtuvo los grados de élève titulaire y diplômé de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa de Jerusalén. El sacerdote se desempeñó como director general del Instituto “Pedro de Córdoba” entre 1997 y 2002, y secretario de la Sociedad Argentina de Teología de 2005 a 2007. Desde 2002 era miembro del Consejo de Redacción de la Revista Bíblica de la Argentina. Desde 2004 coordinaba el grupo de biblistas argentinos que participan en el proyecto de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa de Jerusalén, y desde 2007 participaba en el Equipo de Traductores de la Biblia de la Iglesia en América (BIA), a cargo del Centro Bíblico Pastoral para América Latina (Cebipal), organismo dependiente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). (AICA, 27/12/2013). Para quienes lo conocimos y celebramos su amistad, Gabriel era mucho más que esto. Gabriel estuvo en la Escuela Bíblica desde el inicio, armando, soñando, trabajando, colaborando. Él llenaba el espacio con su voz potente y alegre, con sus detalles cariñosos y tiernos, nos recibía con un oído atento y nos dejaba una palabra sabia. Sus tres amores, como lo describió el padre Rafael Colomé en la misa de despedida, fueron los pobres, la Sagrada Escritura, y la Orden Dominica. Y de ninguna manera lo ocultaba. Y lo expresaba con alegría. Obrero fiel, y testigo de Cristo, ha vivido las bienaventuranzas. Ahora desde la casa del Padre sigue ayudando, está presente entre nosotros desde el Cielo, y desde allí nos sigue alentando. Gabriel, hasta pronto. Gracias por querernos así, y gracias a nuestro Padre por dejarnos conocerte. 3

[close]

p. 5

El pobre en el Salterio Gladys Illescas

[close]

p. 6

INTRODUCCIÓN Elegí el salterio para este trabajo porque en él, no sólo me identifico con algunos de los Salmos, sino que considero que es la oración que me acerca más a Dios. El Salterio es un mundo de voces, en donde encuentro mi eco para que Dios me escuche. Desarrollaré una introducción sobre lo que significa la palabra “pobre/pobreza” dentro del Salterio; luego intentaré identificar las distintas raíces de la palabra para hacer un análisis de las mismas en los salmos 25 y 113. Posteriormente buscaré relaciones entre dichas raíces y, por último, una conclusión al respecto de la palabra “pobre/pobreza”. 1 I.POBRES/POBREZA EN EL SALTERIO Los pobres en la Biblia ocupan un puesto de gran relieve. Mientras que la historia profana casi siempre ignora a estas personas y se limita a hablar de ellas sólo en las raras ocasiones en que protagonizan rebeliones o sublevaciones, la Sagrada Escritura, por el contrario, aborda expresamente el tema de la pobreza. El pueblo de Dios nació en la pobreza más extrema; Israel en el desierto tuvo la experiencia de este estado de penuria: “El Señor te ha humillado y te ha hecho sentir hambre para alimentarte luego con el maná” (Dt 8,3). La categoría “pobre/pobreza” atrae la atención de los legisladores, de los profetas y de los salmistas del AT, y por supuesto de Jesús y de los autores inspirados en el NT. Quizás convenga recordar que en todo Medio Oriente, una de las vergüenzas más grandes es tener que depender de otro. Por eso, mendigar es humillante. El pobre es aquella persona que no se arregla por sí misma, que ha quedado desamparada en el nivel económico, sin duda, pero también en el nivel social. En el Deuteronomio encontramos algunas leyes contra los opresores de los pobres. Algunos ejemplos son: · El que ha tomado como prenda el manto de un pobre debe restituírselo al ponerse el sol, a fin de que también el pobre pueda dormir con lo único que tiene para arroparse (cf. Dt 24,12ss). · No se debe defraudar el salario de un pobre e indigente, sino dárselo antes de ponerse el sol (cf. Dt 24,14ss). · No se debe herir el derecho de los indefensos (extranjeros y huérfanos), ni tomar en prenda los vestidos de la viuda (cf. Dt 24,17ss.); el que se comporte de ese modo injusto, hiriendo el derecho del forastero, del huérfano y de la viuda, será maldecido por todo el pueblo (cf. Dt 27,19). 1- Cf. P. ROSANO - G. RAVASI - A. GIRLANDA (DIRS.), Nuevo Diccionario de Teología Bíblica”. Paulinas, Madrid, 1990, 1485. 5

[close]

p. 7

En ese sentido, la pobreza con esta experiencia de desamparo va de la mano con la falta de recursos e implica un desamparo social, un quedar fuera de la contención social, del espacio comunitario. Esa situación puede provocar, en ocasiones, una reacción violenta y agresiva, la desesperación o pérdida de sentido. Tanto desamparo y deterioro llevan a que uno se entregue más, se abandone más. En otras ocasiones, la desprotección puede llevar a buscar el amparo de Dios. Es ésta la experiencia que trasmiten muchos salmos. En ellos, el pobre va al templo a refugiarse (como pasa en muchos santuarios de América latina). Muchas veces el santuario recoge a quien nadie quiere recoger, a quien está desamparado. Pero esto no va sólo de la mano de una necesidad social; también allí hay una experiencia religiosa: Dios es el refugio de los pobres, expresado en la materialidad del santuario. Al ir comparando las distintas raíces del hebreo que integran el campo semántico de “pobres/pobreza”, es evidente que todos los versículos estudiados se refieren a un Dios que defiende a los “pobres”. Los pobres, humildes, indigentes se encuentran en una relación especial con el Señor, que aparece como su protector. Conscientes de esta “protección” especial que el Señor reserva a los indigentes, en Israel se formó una especie de espiritualidad propia de los pobres. Los Salmos son la prueba y la documentación más elocuente de ello. Muchos Salmos son oraciones conmovedoras de súplicas angustiosas de estas personas humildes que viven en la opresión dentro de su propio pueblo. El salmista, sin ninguna duda, supo poner por escrito el grito de auxilio y al mismo tiempo de confianza en el Señor para que los libere de su opresión. Otros salmos son cantos o alabanzas en donde el salmista expresa que, aún en esas situaciones de opresión, el pobre se siente bajo el amparo del Señor. Un ejemplo es el Sal 40,18: “Aunque soy pobre y desvalido, el Señor se ocupará de mí. Tú eres mi auxilio y libertador, ¡no te retrases, Dios mío!”. Sin duda, Dios escucha la oración de los oprimidos, de los que gritan en su ayuda, y no los desprecia. Así, por ejemplo, en el Sal 102,18: “se volverá a la oración del despojado, su oración no despreciará.” Los humildes y desvalidos están seguros de no ser olvidados por Dios. Así lo demuestra el Sal 25,9: “conduce rectamente a los pobres y a los pobres enseña su sendero”. Por eso, su esperanza no se verá decepcionada. II. LAS PALABRAS HEBREAS ‘ANAW Y ‘EBYON: EL CASO DE LOS SALMOS 25 Y 113 En este apartado elegiré dos salmos en el que aparecen dos raíces que refieren a los pobres/pobreza. El análisis en paralelo permitirá encontrar diferencias, similitudes, relaciones. El Sal 25 utiliza la palabra 'anaw y es un salmo de súplica. Tiene la particularidad de ser un acróstico taléstico, es decir, 6 que con la primera letra de cada verso puede armarse una palabra o una frase. Este recurso es frecuente en la poética hebrea. El Sal 113 contiene, en cambio, la palabra 'ebyon y es un salmo de alabanza.

[close]

p. 8

SALMO 25 1 A ti, Yahvé, levanto mi alma. 2 En ti confío, ¡no quede defraudado, ni triunfen de mí mis enemigos! 3 El que espera en ti no queda defraudado; queda defraudado el que traiciona sin motivo. 4 Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus sendas. 5 Encamíname fielmente, enséñame, pues tú eres mi Dios salvador. En ti espero todo el día, por tu bondad, Señor. 6 Acuérdate, Señor, de tu ternura y de tu lealtad, que son eternos. 7 De mis pecados juveniles no te acuerdes, Según tu lealtad, tú acuérdate de mi. 8 Bueno y recto es el Señor; muestra a los pecadores el camino, 9 encamina rectamente a los pobres y a los pobres enseña su camino. 10 Las sendas del Señor son lealtad y fidelidad para quienes observan su alianza y sus preceptos. 11 Por tu nombre, Señor, y perdona mi culpa, que es grande. 12 ¿Quién es ese que respeta al Señor?; le indicará el camino a seguir; 13 vivirá colmado de dicha, su estirpe poseerá la tierra. 14 El Señor se confía a sus adeptos, los va instruyendo con su alianza. 15 Mis ojos están fijos en el Señor, SALMO 113 1 ¡Aleluya! ¡Alabad, siervos del Señor, alabad el nombre del Señor! 2 ¡Bendito el nombre del Señor, desde ahora y por siempre! 3 ¡De la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el nombre del Señor! 4 ¡Excelso sobre los pueblos el Señor, más alta que los cielos su gloria! 5 ¿Quién como el Señor, nuestro Dios, con su trono arriba, en las alturas, 6 que se abaja para ver el cielo y la tierra? 7 Levanta del polvo al desvalido, alza al oprimido del estiércol, 8 para sentarlo en medio de los nobles, en medio de los nobles de su pueblo. 9 Asienta a la estéril en su casa, como madre feliz con hijos. 7

[close]

p. 9

que sacará mis pies de la trampa. 16 Vuélvete a mí, ten piedad, me siento solo y pobre. 17 Ensancha mi corazón apretado, y sácame de mis tormentos. 18 Mira mi aflicción y mi penar, y perdona todos mis pecados. 19 Mira cuántos son mis enemigos, la violencia del odio que me tienen. 20 Guarda mi vida, ponme a salvo, que no quede defraudado de haberme acogido a ti. 21 Integridad y rectitud me ampararán, porque espero en ti. 22 Redime, Dios, a Israel de todas sus angustias. III. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA DE LOS SALMOS En el análisis de la estructura se distingue la “estructura manifiesta”. Se llama así a la organización de las unidades literarias, las inversiones, las inclusiones, los paralelismos, las oposiciones, los quiasmos, las estructuras concéntricas y todas las simetrías, los efectos estilísticos. El conjunto de estos elementos constituye el nivel de lo estructurado, y da una primera muestra de lo que pasa en el interior del texto. 2 Las estructuras no son adornos, sino esquemas mentales y culturales traducidos al plan fundamental de un texto. Dentro de ese plan, cuando es simétrico, le cabe importancia fundamental al centro, por cuanto representa el foco narrativo y/o teológico, condensación del mensaje, clave de composición y síntesis. A continuación, presento un análisis en paralelo de estas estructuras de los dos salmos elegidos. 2- Cf. J. S. CROATTO – R. KRÜGER, Métodos Exegéticos, ISEDET, Buenos Aires, 1996. 8

[close]

p. 10

SALMO 25 Invocación: Es el llamado, el demandar a Dios que escuche (v.1-5) La súplica propiamente dicha: Motivo: Es lo que se pide. Los verbos suelen estar en presente o en pasado (6-7; 15-20). Motivo de persuasión: Muchas veces se suelen usar motivos de persuasión cuando se quiere lograr algo de alguien (8-14) Promesa: Es una especie de conclusión de la súplica donde el salmista expresa su confianza deque Dios lo va a salvar (21-22). Invitación: SALMO 113 En el v.1 tenemos el “ALELUYA” 3 Los vv.2-3 son la alabanza del nombre de YHWH En los vv. 4-9 muestra el modo de ser y actuar de YHWH. Se puede subdividir en dos: - vv. 4-6 el Señor en el cielo - vv. 7-9 su acción en la tierra. Otra forma de analizar el Salmo 25 es la estructura de quiasmo, siguiendo el criterio del lenguaje de la oración, en cuyo centro se encuentra la súplica por la redención de Israel (v.22). De este modo, la estructura sería: 4 3- La palabra tehilim (alabanzas) deriva del verbo HaLaL (alabar). Así, la palabra aleluya significa Alaben a Yhwh: HaLeLU – YaH. 4- Cf. W. R. FARMER (DIR.), Comentario Bíblico Internacional, Verbo Divino, Estella, 2000, 734. 9

[close]

p. 11

A lenguaje de la oración: confiar, esperar, fracasar, enemigos, vv. 1-3 (vv.19.21) B lenguaje de la oración: los caminos de Dios, el perdón de los pecados: vv. 4-7 (vv.16-18) C Palabras sobre Dios: la bondad de Dios y la bondad de sus caminos y su pacto: vv. 8-10 (vv.12-15) E lenguaje de la oración: oración a favor de la redención de Israel v.22 C' Palabras sobre Dios: Dios muestra el camino y saca de la red, pacto vv.12-15 (vv. 8-10) B' Lenguaje de la oración: sacar de la tribulación y perdonar a los pecadores: vv. 16-18 (4-7) A' Lenguaje de la oración: fracasar, esperar, vv. 19-21 (vv.1-3) Salmo 25 Por el tema y la tonalidad, el salmo responde al esquema de súplica. En gran parte se expresa en primera persona cuando expone sus necesidades y en segunda persona cuando suplica a Dios. Se habla de la alianza en los vv. 4 y 10. Las actitudes y conductas que exige la relación de la alianza son mutuas. La actitud con que se caracteriza a Dios es hesed; en el hombre toma diversas formas, el respeto (v.12.14); la confianza (v.2); la esperanza (3.5.21). Lo contrario es la deslealtad (v.3). Dios es siempre leal a la alianza. Si el hombre falla, no se rompe la alianza. Esto aparece en el paralelismo de los vv. 8-9. El salmo es, ante todo, la oración de un individuo que se presenta a sí mismo como solitario y pobre. Sin embargo, la mirada pasa de una persona que teme a Dios (v.12), a las personas que temen a Dios (14), de una persona pobre (v.16), al grupo de los pobres (v.9). 10 Sal 113 Forma parte de la colección que la tradición judía llama “salmos del halel” (Sal 111-118). Todos ellos empiezan con la expresión “Aleluya” y son claramente salmos de alabanza. Evidentemente, la situación que describe el Salmo no es definida, no permite deducir una realidad concreta. Sin duda, este salmo quiere resaltar el nombre supremo de YHWH. Los vv. 7-9 el salmista eligió situaciones muy marginales, como las del desvalido, el pobre y la estéril. De ellos dice que Dios, con su superioridad, los eleva sentándolos en medio de los nobles

[close]

p. 12

IV. ANÁLISIS POÉTICO En este apartado analizaremos los recursos poéticos utilizados. IV. 1. PARALELISMOS El paralelismo es un recurso constructivo que organiza determinados elementos en diferentes niveles, de manera que se correspondan. Sus partes se encuentran separadas por una breve pausa, quedando la segunda oración como continuación de la primera. Entre las formas más conocidas se encuentran el paralelismo sinonímico, antitético y sintético. Este recurso abunda en el libro de los Salmos y en la literatura sapiencial. Veamos con más detalle las formas de paralelismos que aparecen en los salmos estudiados. a) Paralelismo escalera El paralelismo escalera, como su nombre lo indica, es una forma de bina (o tricolon) que aparece organizada en escalones. Es decir, la última palabra o frase del primer colon es el comienzo de la palabra o frase del segundo colon. En el Sal 25 encontramos dos ejemplos: v. 3 El que espera en ti no queda defraudado, queda defraudado el que traiciona sin motivo. v. 7 De mis faltas juveniles no te acuerdes, Acuérdate de mí según tu amor. b) Paralelismo organizado mediante palabras que pertenecen al mismo conjunto semántico Salmo 25 v. 4 caminos / sendas (sustantivo) v. 5 guíame / enséñame (verbo) v. 6 ternura / amor (sustantivo) v. 10 alianza / preceptos ( sustantivo) v. 17 angustia / tormento (sustantivo) v. 18 aflicción / pena (sustantivo) Salmo 113 v. 5 YHWH / Dios (sustantivo) v. 6 cielo / tierra (sustantivo) v. 7 levanta / alza (verbo) v. 7 desvalido / pobre (sustantivo) 11

[close]

p. 13

c)Paralelismo compuesto de pares de palabras antinómicas Se trata de paralelismos organizados en función de pares de palabras opuestas en significado, normalmente usado en paralelismos antitéticos. Salmo 25 v. 2 confío / defraudado v. 8 bueno y recto / pecadores Salmo 113 v. 2 ahora / siempre v. 3 salida del sol / ocaso v. 6 cielo / tierra v. 9 estéril / madre d) Paralelismo compuesto por pares de palabras aumentadas Son característicos de la poesía cananea. Simbolizado como A//AB, difieren de los pares repetitivos o idénticos (A//A) porque en el segundo colon se añade a la palabra una expresión que cualifica o determina, es decir, un elemento modificador, que indicamos con la letra B, de allí su nombre “aumentada”. Salmo 25 V. 4 Indícame Señor tus caminos, enséñame tus sendas. V. 9 Encamina con el mandato a los pobres, enseña a los pobres su camino. Salmo 113 v. 8 Para sentarlo con los nobles, con los nobles de su pueblo. IV.2. SINÉCDOQUE Se trata de una figura retórica, a la que se han atribuido diferentes significados. Lausberg la define como la relación que existe entre un todo y sus partes. Fontanier se refiere a la designación de un objeto por el nombre de otro con el cual forma un conjunto.5 5-Cf. H. BERISTÁIN, Diccionario de retórica y poética, Porruá, México D.F., 1998, 389 12

[close]

p. 14

Existen tres tipos de sinécdoque: generalizante o deductiva: que por medio de lo general expresa lo particular; por medio de lo más, lo menos; por medio de lo amplio, lo reducido. ·particularizante o inductiva: por medio de lo particular se expresa lo general; por medio de lo menos, lo más. Es la inversa de la anterior. de abstracción: consiste expresar lo concreto mediante lo abstracto. Esta categoría solamente es considerada por algunos autores. Salmo 25 V. 1 A ti Señor, Dios mío, levanto mi alma (particularizante) V. 4 Indícame Señor, tus caminos, Enséñame tus sendas (generalizante) V. 5 En ti espero todo el día (particularizante) V. 7 de mis pecados juveniles, de mis culpas no te acuerdes (particularizante) V. 22 Redime, Dios, a Israel de todos sus peligros (particularizante) Salmo 113 V. 3 De la salida del sol hasta el ocaso, sea alabado el Señor (particularizante) V. 4 El Señor se eleva sobre todos los pueblos, su gloria sobre los cielos (generalizante) V. 5 ¿Quién como el Señor Dios nuestro, que encumbra su trono (particularizante) IV.3.METÁFORAS Figura que afecta al nivel léxico/semántico de la lengua, que se basa en una relación de semejanza entre los significados de las palabras que participan, a pesar de que asocia términos referidos a aspectos de la realidad que por lo 6 general no se vinculan. Otras definiciones de metáfora son: “Tropo que consiste en trasladar el sentido recto de las voces a otro figurado, en virtud de una comparación tácita. Ampliación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto al cual no denota literalmente, con el fin de seguir una comparación y facilitar su comprensión.” 7 “Consiste en el empleo de una palabra concreta para expresar una expresión abstracta, sin elemento que introduce formalmente una comparación, por extensión. La metáfora es todo empleo de un término en sustitución de otro con el que asimila tras la expresión de las palabras que introducen la comparación (como).” 8 6- Definición utilizada en clase, a cargo del prof. Aldo Ranieri. 7- REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la Real Academia Española, edición XXII, 8- J. DUBOIS ET AL., Diccionario de Lingüística, Alianza, Madrid, 1983, 422 Espasa Calpe S.A., Madrid, 1983, 1496. 13

[close]

p. 15

a) Metáfora Conceptual Son metáforas que se basan en conceptos de imágenes abstractas, se pueden establecer tres grados: Establecida: son palabras o expresiones, originalmente metafóricas, que han sido integradas al lenguaje cotidiano. Convencionales o cliché: No pertenecen al lenguaje ordinario pero tampoco poseen la marca de originalidad poética. Creativas: Son las creaciones originales de los poetas. Salmo 25 V. 10 Las sendas del Señor son lealtad y fidelidad (metáfora convencional: las sendas significan el comportamiento que va a tener el Señor para con nosotros) V. 11 Por tu nombre, Señor, perdona mi delito, por grande que sea. (metáfora convencional: tu nombre está representando la bondad y la piedad de Dios) V. 17 Ensancha mi corazón apretado y sácame de mis congojas (metáfora creativa: el corazón apretado está representando la aflicción del ser, mientras que por otro lado “ensancha mi corazón” quiere decir que alivie sus congojas) Salmo 113 V. 7 Levanta del polvo al desamparado, alza de la basura al oprimido (metáfora convencional: está significando que saca de la miseria a los marginados) V. 8 Para sentarlo con los nobles, con los nobles de su pueblo (metáfora convencional: demuestra la igualdad ante los ojos de Dios b) Metáfora referencial Son metáforas que se basan en lo que el autor concretamente ve o visualiza. 14

[close]

Comments

no comments yet