Agosto en la piel

 

Embed or link this publication

Description

Graciela Volodarski

Popular Pages


p. 1

AGOSTO EN LA PIEL Graciela Volodarski

[close]

p. 2



[close]

p. 3

Graciel a Volod a rsk i Agosto en la piel 3

[close]

p. 4

Volodarski, Graciela Agosto en la piel. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : el autor, 2014. E-Book. ISBN 978-987-33-5814-2 1. Poesía Argentina. I. Título CDD A861 Fecha de catalogación: 14/08/2014 Cuadro de tapa: “Senderos Luminosos” (fragmento) Técnica mixta sobre tela (80x80) Artista plástica: Raquel Manzano Bedoya (manzanoraquel@gmail.com) Diseño Digital: Yaloví. (www.yalovi.com.ar) Contacto con la autora de “Agosto en la piel”: gracielavolodarski@hotmail.com Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 Todos los derechos reservados. 2

[close]

p. 5

6

[close]

p. 6

RECORRIDO Agosto en la Piel reúne parte de la producción poética que acompaña las diferentes etapas de mi vida. Entramados que se suceden entre una y otra siembra dejando vivencias que se prolongan en una búsqueda interminable. El primer tramo, “De Raíz” me conduce hacia un destino próximo y extendido en el tiempo, hacerme cargo de lo que necesitaba conocer: la profundidad de las raíces, de mis raíces. Pertenezco a una generación que necesitó alejarse de la ciudad y probar otras formas de vida junto a la naturaleza. Así fue como llegué a Humahuaca, en la Provincia de Jujuy. Pasados los primeros destellos, asomó la realidad. Lejos de mis compañeros de ruta, de sus vidas trastocadas, la incertidumbre cubrió de niebla aquellos días: “Los Alertas”. Humahuaca me cobijó como pudo. Ritos ancestrales dibujaron en mi alma una nueva y definitiva forma de ser, de pensar, de concebir lo cotidiano. Lo mágico anidó en mi corazón guiando el recorrido. De allí en más, prioricé la siembra, el rezo, la ofrenda, el culto a la Madre Tierra. Por entonces Agosto ya me había abrazado entera y para siempre: “Estadía”. A mi regreso a Buenos Aires el temblor urbano apabullaba pero a la vez me permitía gozar de una libertad restringida, por diversos motivos, hasta ese momento: “Ciudad Partida”. El camino me condujo, una vez más, hacia un solo punto con variadas aristas. El mundo que veo, que habito, que sufro, que me conmueve: “Marcas”. En definitiva, la poesía, una alternativa para no morir, una tentación por descubrir lo oculto, una necesidad de prolongar el asombro. G.V.

[close]

p. 7

DE RAÍZ 7

[close]

p. 8

8

[close]

p. 9

I me iré y me iré rodeándote luna espesando los montes con mi canto me iré y me iré dime si estarás donde me iré de noche con un puente de sombras entre tus ojos oscuros me iré y volveré con el alba cansada apretando tunas hasta sangrar tristezas serpenteando quebradas desterrando sueños me iré y me iré yéndome siempre II hombros amarillos de cargar otoños y tanta vida encorvados rígidos de rayos que apuntan y crecen en el ardor del día 9

[close]

p. 10

marchita bolsa de sueños pincelados inviernos y las blancas barbas en el capullo del aire de los pétalos lluviosos de la noche larga de los campos mentolados de los montes secos quemados de pisadas hirvientes de calor sobre el verano vivo y tanta vida… III es mi propia sequedad la que envejece sentencia de jugar esquinas palabras englobadas a un vacio /concreto el aire pedregoso murmurando hasta alisar el corazón al olvido vagones de certeros puños anudados todo ese resero de mentiras atado a la cadena de sueños perdurables los poetas arrinconados en su propio vapor /de palabras renovadas los que pensamos hoy un mañana de calcio tremebundo la impotencia de estar demasiado cerca hurtarle al camino una ilusión pesada pecado de verse en el espejo de un río sin pensar en los que sufren 10

[close]

p. 11

por mi caída crucial de un funesto lunes la tapa manchada del libro que releo para acercarme al vuelo la gaviota que se va ¿y dónde? los viejos de la plaza que duermen en la siesta cuando vuelco en la pluma mis veintidós reveses de a cuestas ¿y dónde? ¿dónde las gaviotas? he perdido el derecho de nombrarlas porque no conozco el cielo de Vietnam brumoso de un hijo que batió sus huesos sobre /su madre enterrada mitad tierra porque no vivo tantas cosas que aplastan /y revuelven mi América jugada escuela de Abra Pampa con paredes de Norte /empecinado ¿vestirte simplemente? ¿y con eso qué? ¿acaso la conciencia de sentirme limpia? ¿acaso lavaré mis manos con un poco de cemento /que te escupan? soy esto que me han hecho toda mi piel infectada la sangre que no alcanza para sentirse vivo ¿dónde mis hermanos? el pájaro que nace en la garganta la dimensión que soporta mi júbilo cruel mi propia culpa de no poder decir ¡confía en mí! porque tampoco hoy estoy libre de amargura. de: más allá del silencio (1974) 11

[close]

p. 12

De raíz porque nada de todo me afibra más que la tierra inacabable porque estoy de raíz absorbida por la lluvia y la sangre mayúscula a la memoria del hombre sus arbustas tristezas sus estatuas porque nací con los pies herrumbrados enharinados de sal y de malezas con sed en el alma y en la boca una cruda eternidad de nostalgias /a cuestas un incorregible placer por el llanto y la distancia porque me siento cautiva cuando ensayo tertulias de luna /entre vagones despoblados de voces dispuestos a barrancos y cenizas y me acuesto entre el sol y el horizonte y sobrevive un poro de gris gesticulando noche restos de olivares tatuando muros y llanuras porque nada me pesa más que el después postergado a la deriva 12

[close]

p. 13

olvidados versos aceptando el invierno sus meticulosas lonjas de vientos y de historias el nunca acorralado entre sueños porque me pesa mi peso de mendrugo la propiedad entera de mi cuerpo transcurrido. Buenos Aires/ 1975 13

[close]

p. 14

14

[close]

p. 15

LOS ALERTAS 15

[close]

Comments

no comments yet