ML 244

 

Embed or link this publication

Description

Revista digital

Popular Pages


p. 1

Ed. 244 Marzo de 2014 Año XXIV La información nacida en su campo. ¡No ¡No aprenden más! pág. 07 Almacenamiento: Costo del embolsado pág. 12 Precio de la carne: ¿Cómo sigue la suba de la carne? pág. 19 Rentabilidad del tambo: Situación de la lechería posdevaluación Rtte: Obispo Trejo 1340 1º piso CP X5000IZB Córdoba, Argentina - info@marcaliquida.com.ar

[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

244 / marzo 23 26 27 28 29 ¡No aprenden más! - pág. 06 30 31 32 Almacenamiento l Costo del embolsado de granos secos - pág. 07 Tecnología l Sensores de malezas - pág. 10 Malezas l El paradigma “colorado” - pág. 14 Precio de la carne l ¿Cómo sigue la suba de la carne? - pág. 12 Rentabilidad del tambo l Situación de la lechería posdevaluación - pág. 19

[close]

p. 6

Editorial Marzo 2014 ¡No aprenden más! Otra vez prohibir exportaciones como única respuesta al incremento de los precios posdevaluación. ¡Otra vez! La administración K se encamina a cumplir el más nefasto de los récords al ser la que mayor cantidad de trabas y prohibiciones puso a las exportaciones argentinas, justamente la única actividad que genera ingresos genuinos para el país. Después de 10 años prohibiendo –en cinco de los cuales las tasas de inflación se volvieron incontrolables–, el equipo del joven ministro de Economía, Axel Kicillof, pésimamente asesorado por el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, una vez más cerró las exportaciones de leche en polvo. Una nueva demostración de impotencia e impericia frente a un problema con final anunciado: más subas de precios por escasez de oferta a largo plazo. Pasa con la carne y pasa con la leche también, los precios bajan en el corto plazo porque sobra mercadería en el mercado interno, los productores pierden rentabilidad y comienzan a bajar los costos reduciendo la inversión y aplicando menos tecnología, cae la productividad, baja la oferta y los precios vuelven a subir. Cuatro renglones que los funcionarios son incapaces de entender. Lo peor es que este ciclo ya lo repitieron varias veces durante la década ganada, y sin embargo no lo entienden. Más de un productor quisiera hoy expulsar del país a los profesores que les otorgaron títulos universitarios a las actuales autoridades de Economía. Y pensar que lo trataron de loco al dirigente ruralista –hoy diputado nacional por Entre Ríos– Alfredo De Angeli cuando dijo que el kilo de lomo costaría $80 –ya vale más de $100–. El problema es que después de 10 años aplicando estas políticas hay 6.000 tamberos menos en la Argentina y el ministro de Agricultura se pone a “estudiar” las cadenas de valor, justo ahora que todo el mundo se está fundiendo. Para cuando termine sus estudios habrá otros 6.000 tamberos más sembrando soja o arrendando sus campos, entonces lo escucharemos a Capitanich decir que el problema es que todos apuestan a la soja y que los sojeros son seres avaros que sólo venden la producción cuando les conviene (sic). Claramente los productores agropecuarios nos encontramos en serios problemas en manos de semejantes ineptos. La devaluación por sí sola no resolverá todos los problemas del campo. La producción frutihortícola presentará peores resultados cuando su mercado sea exclusivamente el interno, y los que consigan exportar mejorarán apenas sus resultados. Los productores de carne disfrutarán de un breve veranito con mejores precios, los cuales serán rápidamente absorbidos por los mayores costos de producción. Finalmente, los tamberos seguirán cada día peor, mientras la industria y el Gobierno se tiran la pelota unos a otros a la hora de fijar un precio razonable para la leche puesta en la tranquera. Los precios internacionales en alza benefician claramente al complejo sojero, el maíz –aunque con expectativas alcistas– no ofrece una rentabilidad que invite a incrementar el área y el trigo seguirá sufriendo por la intervención estatal y el exagerado nivel de retenciones que recibe. Todos los caminos conducen a la soja. Quienes vivimos de la actividad agropecuaria tenemos la vista gastada de tanto leer sobre lo dañino y perjudicial que resulta para la estabilidad productiva y económica del país la creciente “sojización” del mismo. Miles de notas firmadas por ambientalistas asustados y funcionarios preocupados nos enseñan a rotar nuestros cultivos, a diversificar nuestra producción y a cuidar nuestros suelos, pero nadie dice cómo cuidar NUESTRO capital, que el Estado se encarga de dilapidar con un gasto público que crece sin fin, financiándose con NUESTRO trabajo, sin compartir jamás el riesgo. Hace ya seis años que gracias a la lucha de los productores se consiguió frenar la aplicación de la Resolución 125, que con los precios actuales ubicaría las retenciones en niveles astronómicos –soja, el 43%–. Hace seis años que a través de la intervención oficial en los mercados, la rentabilidad de los cultivos agrícolas y de las explotaciones ganaderas cae a ritmo sostenido. Hace 10 años y meses que la gestión K se dedica a destrozar la producción de productos primarios con la excusa de cuidar la mesa de los argentinos. Hace diez años que los productores intentamos que nos escuchen sin éxito. No es posible, no hay forma, ¡no aprenden más! AÑO XXIV - Nº 244 Marzo de 2014 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Primera publicación agropecuaria mensual gratuita para productores del Centro del País. Marca Líquida Agropecuaria es una publicación adherida a ADEPA Tirada: 15.000 ejemplares Prop. Int.: Nº 5033364 Propietario: Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 6

[close]

p. 7

Autor: Econoagro Fuente: www.econoagro.com Almacenamiento Agricultura Costo del embolsado de granos secos El costo esta expresado en dólares (cambio: $8 = US$ 1). En los cálculos del presente costo de embolsado no están contemplados el transporte desde el lote hasta el embolsado, así como tampoco el transporte al acopio-industria. Supuestos utilizados para el cálculo del costo del embolsado de granos secos Composición del equipo Los costos varían en función del equipo con que se cuente para trabajar y la cantidad de toneladas embolsadas. A partir de un equipo tipo se estima el costo en función de la cantidad de grano embolsado. El equipo está formado por una embolsadora con una capacidad de 250 t/h, una extractora con una capacidad de 150 t/h, dos tractores y una tolva. Los tractores y la tolva entran a su costo horario, puesto que se asume que son utilizados en otras actividades además del embolsado y la extracción. Por ese motivo sólo se considera el total de la amortización e intereses de la embolsadora y la extractora. TABLA N°1 Composición del equipo (US$) Cant. V.N. V.R.P. V.UTIL años 1 1 1 1 1 Embolsadora 250 t/h Extractora 150 t/h Tractor A de 60 HP Tractor B de 100 HP Carro tolva (14 t) 7.900 17.500 37.800 68.400 15.500 1.580 2.625 11.340 10 8 10 horas 5.000 4.000 12.000 12.000 15.000 20.520 10 4.650 10 7

[close]

p. 8

Agricultura Almacenamiento De tal manera el costo de la tonelada embolsada es de 2,74 US$ (0,359 + 2,38 = 2,74). Además, es preciso contar para embolsar un carro tolva y un tractor, para que alimenten la embolsadora. El costo de dicho equipo es de 31,6 US$/hora, que expresado por tonelada representa 0,316 US$. TABLA N° 5 EMBOLSADORA SOJA 1.290 Tractor 100 CV Costo Horario Costo Acarreo Horario 68.400u$s 237,5 $/hs Tolva 14 tn Costo Horario 15.500 1,9 u$s/hs 15,4 $/hs 0,316 u$s/tn(4) 29,7 u$s/hs Costo Horario 31,6 u$s/hs Costo por tn Cantidades a embolsar El costo de cualquier equipo de maquinaria se modifica en función de las horas trabajadas. En el ejemplo que se presenta aquí se ha tomado como base de cálculo un total a embolsar de 4.100 t, las cuales corresponden a los distintos granos según figura en la tabla 2. TABLA N° 2 Toneladas a embolsar de cada cultivo t TOTAL 4.100 TRIGO 810 GIRASOL 200 MAÍZ 1.800 Costo del embolsado El costo del embolsado propiamente dicho, dependerá básicamente del equipo involucrado y de su capacidad efectiva de trabajo. Para la estimación del embolsado se tomó una capacidad efectiva de trabajo de 100 t/h. Embolsando 4.100 t/año, el costo del embolsado es de 0,157 US$/t, tal como figura en la tabla 3. A este valor debe sumarse el costo del tractor y el de la bolsa. TABLA N° 3 EMBOLSADORA Valor a nuevo embolsadora Amortización Punto de igualación Amort. costo fijo Amort. costo variable Valor residual pasivo Capacidad operativa efectiva Intereses 4% 189,6 US$/año Reparaciones y mantenimiento Costo 5,69 US$/h 7900 u$s 15años 5000 hs 333 hs 421 US$/año 1,6 US$/hs 20% 1.580 100 t/h 0,095 US$/hs 0,79 US$/hs 0,157 US$/t (1) Con lo cual el embolsado por tonelada (para 4.100 t anuales) tiene un costo de 3,06 US$/t, que surge de la suma de: 0,157 US$/t (1) + 0,20 US$/t (2) + 2,38 US$/t (3) + 0,316 US$/t (4) = 3,058 US$/t. Análisis de sensibilidad del costo del embolsado En la tabla 6 se ha sensibilizado el costo en función de las toneladas embolsadas por año. El resultado expresado en dólares por tonelada figura en la última fila. En esta tabla no figuran los costos de extracción de los granos. TABLA N° 6 COSTO DEL EMBOLSADO Toneladas a embolsar a.Costo tractor A (u$s/tn) 500 1.000 2.000 3.000 Costo horario tractor 0,202 Embolsadora 0,31 0,21 2,38 5.000 7.500 10.000 b.Costo 1,23 0,62 embolsadora (u$s/tn) c.Costo bolsa (u$s/tn) 0,13 0,09 0,07 El costo horario del tractor (incluye mano de obra) es de 20,2 US$/h, lo que arroja un valor de 0,20 US$/t, en función de la capacidad efectiva de trabajo. d.Costo tolva + tractor B (u$s/tn) 0,32 TABLA N° 4 Tractor 65 CV Costo 37800 u$s 20,2 u$s/hs 0,20 u$s/tn.(2) e.Costo total (a + b + c + d) u$s/tn 4,13 3,52 3,21 3,11 3,03 2,99 2,97 Para el cálculo se supuso que cada bolsa tiene una capacidad para almacenar 220 t de trigo o 200 t de maíz o 190 t de soja o 100 t de girasol. El costo del tractor más el de la embolsadora arroja un valor de 0,359 US$/t. Considerando que la bolsa de 60 m cuesta 455 US$, deben sumarse 2,38 US$/t (3) al valor anterior. Extractora Para completar el análisis se agrega la estimación del costo para extraer el grano de las bolsas. La extractora es accionada por el tractor de 100 HP. La capacidad efectiva de trabajo considerada es un 20% inferior a la capacidad operativa de la máquina. 8

[close]

p. 9

Almacenamiento Agricultura TABLA N° 7 EXTRACTORA Valor a nuevo embolsadora Amortización Amort. costo fijo Amort. costo variable Valor residual pasivo Capacidad operativa teórica Intereses 4% Reparaciones y mant. Costo 17500 u$s 6 años 2625u US$/año 38,9 US$/hs 20% 150 t/h 385 US$/año 1,75 US$/hs 111,87 US$/hs 0,895 US$/tn (5) b) Costo 1,711 US$/hs 0,64US$/hs TABLA N° 9 COSTO DEL EMBOLSADO + EXTRACCIÓN Toneladas a embolsar 500 1.000 2.000 3.000 5.000 7.500 10.000 Costo horario tractor de embolsadora a)Costo tractor A (u$s/tn) 0,202 Embolsadora TABLA N° 8 Tractor 100 CV Costo horario Costo Horario 68300u$s 29,7US$/hs 0,238 US$/t (6) embolsadora (u$s/tn) 1,230 0,619 0,313 0,212 0,130 0,089 0,069 c) Costo de las bolsas (u$s/tn) d) Costo tolva + tractor B (u$s/tn) e) Costo extracción (u$s/tn) 2,38 0,32 1,13 Embolsado + extracción El costo total embolsado + extracción de 4.100 toneladas efectuado con el equipo de maquinaria propuesto asciende a 4,191 US$/t. Este valor surge de la suma de: 0,157 US$/t (1) + 0,20 US$/t (2) + 2,38 US$/t (3) + 0,316 US$/t (4) + 0,895 US$/t (5) + 0,238 US$/t (6) = 4,191 US$/t Costo embolsado 5,26 + extracción u$s/tn (a + b + c + d + e) 4,65 4,35 4,25 4,16 4,12 4,10 9

[close]

p. 10

Agricultura Tecnología Fuente: Equipo técnico Proyecto Agricultura de Precisión INTA EEA Manfredi Sensores de malezas: mayor ahorro y rendimiento Las malezas resistentes es uno de los principales problemas que debe enfrentar un productor agropecuario en la actualidad. El control de las mismas es un trabajo constante que deberá perfeccionar para no perder rentabilidad en su unidad productiva. Para ello, los actores del sector –fabricantes, productores y contratistas– desarrollan técnicas y tecnologías que hacen más eficiente el combate de malezas con mayor tolerancia a herbicidas. Uno de esos desarrollos que ha logrado excelentes resultados es el detector de malezas, no sólo por la eficiencia del trabajo sino también por el ahorro de herbicidas, lo que tiene que ver con menor impacto económico en los costos de producción, los beneficios relacionados con la sustentabilidad ambiental y el grado de sensibilidad que la sociedad adquirió ante el uso de estos insumos. La utilización de distintos principios activos o el empleo de glifosato en mezcla o en aplicaciones secuenciales con otros herbicidas permitirían evitar esta tendencia al aumento de especies de difícil control. Las mezclas de herbicidas posibilitan ampliar el espectro de control y en muchos casos añadir residualidad, una característica que no posee el glifosato. Por otro lado, todo esto eleva considerablemente el volumen de aplicación y variedad de los herbicidas y, por ende, los costos y el impacto ambiental se ven incrementados. Y si a eso se le suma un control ineficaz, este costo se incrementa por pérdidas en el rendimiento final del cultivo. A continuación veremos graficado un caso de estas características, donde ambos mapas de rendimiento corresponden al mismo lote; en el mapa A el manchón con preponderancia de puntos rojos corresponde a un escape de sorgo de Alepo en donde el rendimiento cae casi el 35% respecto del resto del lote. Se puede ver la diferencia en comparación con el cultivo de la campaña siguiente en el mapa B, en donde la conformación de la variabilidad es distinta pero no existe una afección grave por malezas debido al control selectivo en dicha zona. Actualmente, debido a esta problemática es que cobran importancia y aparecen en forma comercial los equipos detectores de malezas. Este equipamiento trabaja identificando las malezas desde que tienen un tamaño de 5 cm2 y las rocían con el caldo, es decir que permite una aplicación específica y evita desperdiciar herbicida en zonas en donde no hay presencia de malezas. En diferentes ensayos a campo se ha comprobado que con esta aplicación específica de herbicida con sensores de malezas se logra un ahorro de hasta el 90% de producto, lo que significa no sólo un beneficio económico, sino un menor impacto en el medio ambiente. Asimismo, permite reforzar la dosis sólo en las situaciones que sea necesario, evitando la cobertura uniforme total. Además de estos beneficios, la aplicación de los sensores de malezas posibilita una mayor concentración del herbicida, lo que ayuda a reducir la resistencia de las malezas. 10

[close]

p. 11

Tecnología Agricultura Figura 1: A- Mapa de rendimiento de un cultivo de maíz afectado con malezas. B- Mapa de rendimiento de un cultivo de maíz sin afección de malezas. A- Maíz 2010 Zona de estudio. B- Maíz 2011 Rendimiento medio Rendimiento medio Rendimiento resto del lote Régimen de lluvia Variabilidad 6.10 t/ha 6.10 t/ha 6.47 t/ha Bueno Por malezas 5.6 t/ha 5.6 t/ha 5.57 t/ha Regular Por estrés hídrico Actualmente la computadora que comanda estos equipos posee pocas prestaciones, pero son las necesarias para una rápida puesta a punto y salida al campo. En un futuro se le adicionará una consola que permita mapear el accionamiento de cada uno de los picos, que tendrá como resultado un mapa de malezas útil principalmente para visualizar el grado de reincidencia de las mismas e identificar las especies que aparecen año tras año para especificar la receta. A modo de consideración La bibliografía internacional garantiza el potencial de esta herramienta en los países que se está utilizando en mayor medida, de todos modos se necesita su adaptación a las condiciones de producción de nuestra nación, especialmente a las condiciones que genera la siembra directa, esto en cuanto a cantidad y tamaño de malezas e irregularidad de la superficie. La estructura sobre la que son montados los sensores también ha generado algunas controversias y discusiones. El movimiento oscilatorio del botalón de una pulverizadora autopropulsada ha puesto en tela de juicio si la aplicación sigue siendo efectiva al cambiar constantemente la distancia entre el detector y la maleza. Esto ha hecho que se experimentara con pulverizadoras autopropulsadas y de arrastre con botalones estabilizados por ruedas que alivian el peso del barral y mantienen una distancia constante entre el sensor y el terreno. De todos modos es una tecnología incipiente en nuestro país, aún quedan algunos problemas de estructura y diseño por resolver, pero en líneas generales esta herramienta desencadena la necesidad de estudios de ingeniería y trabajos a campo que el INTA se propone experimentar. También reduce considerablemente la deriva, no sólo por el bajo volumen de aplicación sino también por el tipo de rociado de gota grande, con la ventaja de poder trabajar con cierta presencia de viento y disminuir en gran medida los riesgos en las aplicaciones periurbanas. Otra aplicación en donde se puede sacar ventajas con esta tecnología es en la técnica de “doble golpe”, en la que después de 10-15 días de aplicación de un hormonal se aplica un desecante. El primer tratamiento se puede realizar con una cobertura total y la segunda aplicación, la del desecante, se puede hacer con el detector de malezas. En esta experiencia está trabajando el INTA a través del Proyecto Agricultura de Precisión, con ensayos a campo que se llevarán a cabo en el barbecho del presente año. Principio del funcionamiento del sensor de malezas Las plantas reaccionan a todas las formas de la luz, pero más a la luz roja. Estos sensores tienen una fuente activa de luz roja que brilla continuamente en dirección al suelo; cuando esta luz es aplicada sobre material vegetal vivo, la clorofila de la planta absorbe parte de la luz roja y otra parte la emite como luz infrarroja (NIR), que se convierte en la señal que activa la pulverización. Una vez identificada la planta, el sensor envía una señal eléctrica a la válvula de acción instantánea que debe abrir y un sistema inteligente calcula el retraso necesario para aplicar el producto exactamente sobre la maleza. Este sistema, al ser activo, permite pulverizar de día y de noche con la misma eficacia. Los sensores comandan de uno a varios picos, cuyo número depende de cada marca, y la aplicación se hace pico por pico; la distancia en la que el pico abre antes de la maleza y cierra después de la maleza se programa desde la consola. 11

[close]

p. 12

Ganadería Precio de la carne Autor: Lic. Jorge Ingaramo Fuente: www.arturonavarro.com.ar ¿Cómo sigue la suba de la carne? A comienzos de diciembre volvieron las condiciones favorables a una posible vuelta de la recría a pasto o suplementando, a la luz de la aceleración de la tasa de devaluación del peso, que se había registrado desde el 18 de noviembre, con buenas perspectivas internacionales. La demanda proveniente del exterior es firme. Se registran fases de retención en países como los EE.UU. y Australia, mientras que los chinos siguen demandando a medida que van apreciando la calidad diferencial de la proteína de la carne vacuna –los ricos del mundo son más asiáticos–. También existe la posibilidad de la apertura del mercado de los EE.UU. a la carne brasileña, lo que daría como consecuencia futura la probable habilitación para nuestro país. La Argentina presentó quejas a la OMC (Organización Mundial de Comercio) a este respecto. Finalmente, la mejora en las relaciones de nuestro país con la Unión Europea, daría espacio para la apertura de la Cuota 481, para venta de carne proveniente de feed-lot, tanto o más rentable que la del resto de los cortes de exportación. Aunque demoradas, las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur podrían impactar favorablemente en la ampliación de cuotas con arancel bajo o nulo. La seca Tras ese momento optimista de hace casi dos meses, vinieron los cuarenta días de seca y de temperaturas elevadísimas, que indujeron a que se pospusieran los servicios por pérdida de estado de las vacas para entorar. Es más, algunos procedieron a reducir la cantidad de vacas y terneras, al ver disminuida su receptividad forrajera y al irse agotando las reservas en los silos. Buena parte de las regiones ganaderas ya venían sintiendo en noviembre la escasez de agua, luego de haber pasado el invierno recriando a campo animales que en años anteriores habían ido a parar a los feed-lot. La foto de los datos de noviembre, los últimos publicados por el Minagri, es la siguiente: El índice del precio del novillo había tenido una suba interanual promedio del 36%. La faena registrada había vuelto a los niveles récord, anualizados, de 14,6 millones de cabezas, es decir casi el 30% más que en noviembre de 2012. Parte de esta faena estaba yendo al aumento de las exportaciones; de allí que el leve incremento, para el total de 2013, del 2,4% interanual, esté justificado por los aumentos registrados entre julio y noviembre, luego de un primer semestre de atraso cambiario y pérdida adicional de mercados. La presión de la exportación, aunque poco significativa, redujo el consumo por habitante, comparando los meses de noviembre, de 62,1 a 60,9 kilogramos, abastecidos con un mayor porcentaje de hembras en la faena (pasó del 41,7 al 44,5%). De allí que se hablara de la inminencia de un ciclo de liquidación sobre el cual, al día de la fecha, poco es lo que se puede decir, ya que ha comenzado a llover en buena parte de las zonas ganaderas y, a raíz de la fuerte devaluación del peso de los últimos días y de la falta de crédito en pesos (o su mayor costo en materia de tasas de interés), hubo un período (dos semanas) de fuerte retención, alentada no sólo por dicha devalua- 12

[close]

p. 13

Precio de la carne Ganadería ción, que genera incertidumbre o demora ventas, sino también por las lluvias. Si bien la exportación fue apenas el 7% de la demanda total en 2013, hay un elemento que mejoró sustantivamente el negocio: la revalorización de los cueros y, en general, el recupero. El precio de los primeros se ha duplicado en los últimos cinco meses y obviamente ayuda a presionar la demanda de animal más grande, un producto completamente escaso en la actualidad, a raíz de los desincentivos a la exportación que se aplicaron entre 2006 y 2013. El rebote, ¿coyuntural? Ante este panorama, la suba de los últimos días puede interpretarse como coyuntural o como una recuperación real en los precios. De hecho, al cierre de enero el índice del novillo había subido el 50,5% interanual, cuando la devaluación del peso fue del 61%. No puede atribuirse exclusivamente a ésta la suba en los valores, si bien actuaron factores como menor participación de los envíos desde los feed-lot (luego del fin de año), caída en los envíos por retención y/o lluvias, incertidumbre sobre el futuro de la política cambiaria y presión de la demanda interna ante el regreso de las vacaciones y, consiguientemente, la necesidad de llenar los freezer que se habían vaciado por los cortes de luz (este último factor tendría relevancia sólo en los primeros días de febrero, ya que luego se sentirá el efecto de las tasas de interés sobre el consumo, vía tarjetas de crédito “al rojo”, acortamiento de plazos, menores promociones y la necesidad de “hacer la provista” para los gastos del inicio de las clases). El Ministerio de Economía está presionando para retrotraer los precios a la segunda semana de enero, desde cuando habrían aumentado, dicen, el 25% a nivel mayorista y entre el 10 y el 15% a nivel minorista. Para los índices que lleva la Cámara de Consignatarios, los terneros y terneras alcanzaron, durante enero, promedios de $/kg de 15,37 y 15,33, llegándose a pagar máximos de 20,5 y 21,6, respectivamente. Por su parte, los promedios para novillitos y vaquillonas fueron de $/kg 12,57 y 12,02, pero está claro que hacia fin de mes tuvieron fuertes subas, ya que la media del novillo terminó, al 31 de enero, en $/kg 14,3. Es difícil saber qué precios se retrotraerán, ya que en invernada y cría no ha comenzado la zafra de terneros de la nueva campaña (es una incógnita), la exportación no tiene claro si continuarán los incentivos cambiarios y el revalúo del cuero y el consumo interno se verán restringidos por las razones mencionadas más arriba. En conclusión, la devaluación interanual del peso, del 61%, seguramente es de una magnitud superior al aumento en el precio de los insumos. Si la exportación ha pagado el 50,5% más que hace un año, es porque ha mejorado su capacidad y, probablemente, aumente su participación en la demanda. La incógnita proviene del efecto que tiene este drástico cambio en los precios relativos sobre el consumo interno, por las dos vías de precios que todavía no han terminado de ajustarse, como la tasa de interés, o ni han empezado: los salarios nominales. O sea que es difícil saber cómo seguirá la suba en el precio de la carne. Esto es si será un mero fenómeno coyuntural y se retrotraerá parcialmente, a raíz de un menor consumo, o si se modificará el negocio exportador, a tal punto que la devaluación del peso y la recuperación de mercados signifique un incentivo permanente. 13

[close]

p. 14

Agricultura Malezas Autor: Aapresid Fuente: www.aapresid.org.ar/rem El paradigma “colorado” Los paradigmas son modelos conceptuales a los cuales nos aferramos en determinada época por creer que es la forma correcta de interpretar algo. Pero en la historia van sucediendo hechos que ponen en duda el paradigma vigente, para ir hacia uno nuevo. Si bien la irrupción de los yuyos colorados resistentes puede resultar un hecho exagerado como para derribar el paradigma de producción vigente, es un buen ejercicio para comprender la problemática y tratar de dimensionar los cambios que debemos adoptar rápidamente en el sistema de producción actual. Estado de situación Cuando hablamos de yuyo colorado estamos haciendo referencia al menos a dos especies: Amaranthus quitensis y Amaranthus palmeri, la primera de ellas bien conocida en nuestro país por tratarse de una maleza clásica de los modelos productivos bajo labranza, mientras que la segunda se hizo conocida hace apenas un par de años por ser una especie exótica en la Argentina con un potencial de daño muy grande y que se encuentra en franca expansión. Pero además de estas dos especies definidas, existen híbridos entre ellas, y quizá con alguna más, que confunde a los técnicos y hasta a los botánicos para su correcta diferenciación. Pero lo importante a la hora del manejo es que son yuyos colorados resistentes. Lo que las hace problemáticas a estas malezas en el sistema de producción actual es su resistencia a herbicidas, el glifosato y los inhibidores de ALS (Acetolactato sintetasa). Recordemos que este último grupo incluye a las sulfunilureas, imidazolinonas y triazolopirimidinas. Pero el problema no termina aquí, pues son especies que generan rápidamente nuevas resistencias, por lo que habrá que hacer un manejo de rotación y mezclas de diferentes modos de acción, para retardar el proceso. La zona más afectada es sin dudas el sudoeste de la provincia de Córdoba, donde la especie más relevante es el Amaranthus palmeri, pero hay lotes afectados en el centro y sudeste de Córdoba, el sur de Santa Fe, el norte de la Pampa, el este de San Luis, el NEA y el NOA. Se enumera a continuación una serie de aspectos que están cambiando radicalmente por la presencia de Amaranthus palmeri en un lote de soja en Vicuña Mackenna, Córdoba. estas malezas resistentes, haciendo hincapié en la zona más afectada pero sabiendo que puede, en alguna medida, hacerse extensivo a los lugares donde ya está presente o pueda estarlo en el futuro cercano. La importancia del monitoreo permanente El Amaranthus palmeri puede crecer más de 2,5 cm por día, y el tamaño máximo para hacer controles efectivos con herbicidas post emergentes dentro del cultivo es de 5 cm. Esto deja en claro la frecuencia y precisión con que debe hacerse el monitoreo. Si bien se ha incrementado bastante esta práctica fundamental (en gran parte por la rama negra), no es suficiente la forma en que se hace, y debe intensificarse para poder controlar esta maleza. El incremento en los costos Es quizás el punto que más sienta el productor. El aumento en el número de aplicaciones, de dosis y el uso de herbicidas más gravosos hace que el costo final de los herbicidas se vea claramente incrementado. Se puede estar en torno de los 100 U$S/ha en aplicaciones, más lo que cuesta el arrancado manual en caso de ser necesario como repaso. Sin embargo, si se decide abaratar estos costos, seguramente el ganador sea 14

[close]

p. 15

15

[close]

Comments

no comments yet