Augurios de Serpiente

 

Embed or link this publication

Description

Poesía erótica La Serpiente Violeta

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3

AUGURIOS DE SERPIENTE La Serpiente Violeta

[close]

p. 4



[close]

p. 5

Viens,  que  le  corps  d'une  femme  est  abondant  et  généreux,  que   ses  désirs  son  volages  et     mystérieux,  que  mon  cœur  est  brûlant  et  amoureux,  que   l'amour  n'est  réel  que  s'il  est  dangereux.           Ven,  que  el  cuerpo  de  mujer  es  abundante  y  generoso,  que  sus   deseos  son  volátiles  y  misteriosos,  que  mi  corazón  es  ardiente  y   amoroso,  que  el  amor  sólo  es  real  si  es  peligroso.    

[close]

p. 6

La  Serpiente  Violeta           Yo  soy  la  que  te  da  y  la  que  te  quita   Yo  soy  la  que  más  ríe  al  principio  y  al  final   Yo  soy  la  que  llora  convencida   La  que  ama  sin  medida   La  que  siempre  te  recibe  y  quien  mejor  te  sabe  amar       Yo  soy  la  que  camina  muy  despacio   La  del  vientre  redondeado   La  del  grito  de  animal       ¡Yo  soy  la  Serpiente  Violeta!   La  incompleta,  la  irrequieta       Malagueta  pa’  tu  vida      Vendaval…  

[close]

p. 7



[close]

p. 8

Mi  vida         Ser  como  soy   Responderle  a  los  mares  que  me  llaman  de  lejos.   Dejarle  la  piel  al  sol,  entregarle  el  pelo  a  la  brisa.   Regalarle  los  ojos  al  mar  y  los  pies  a  las  montañas.     La  nariz,      a  las  flores.       Los  labios  …  a  otros  labios…  siempre  a  otros  labios   Las  manos  a  la  piel  de  mis  amantes   Los  senos  al  sueño  de  sus  manos   El  vientre  al  placer   Las  nalgas,    al  suelo.       Bailar  siempre  hasta  el  desespero   Amar  sin  medida   Batallar  como  si  no  hubiera  mañana      Porque  esclava  nada  de  esto  me  valdrá  de  nada       Vivir    con  las  tripas   Reír  hasta  con  los  huesos   Entregarme  al  mundo  como  si  fuese  el  éxtasis  mismo   Vaciar  la  cabeza,  rendirla  al  infinito   Aspirar  sólo  a  conocer  las  profundidades  de  mi  misma.   Atravesar  el  espacio  de  las  aves   Vivir  de  viaje,  dispuesta  al  trasegar  del  viento      Como  una  hoja  en  otoño.   Y  en  el  invierno  de  mi  existencia   Entregarme  por  fin        A  la  tierra   Para  engendrar  allí      La  muerte  

[close]

p. 9

Culpable         Yo  sé  que  soy  culpable       Soy  culpable  de  escarbar  en  los  pasajes  misteriosos  de  un  alma      que  siempre  se  ha  mostrado  clara       Soy  culpable       Culpable  de  perturbar  a  los  dragones  que  guardan  aquel  cofre  rojo  y  palpitante    que  esconde  los  deseos       En  la  hora  más  oscura  salí  del  cuarto  y  escapé  por  los  pasillos     Sin  lámpara,  sin  zapatos    Corrí  hacia  las  mazmorras  húmedas  y  malolientes             Me  crucé  con  los  cadáveres  de  quienes  alguna  vez  fui   Me  estrellé  con  los  huesos  de  aquellas  que  no  he  sido  ni  seré    porque  nunca  pudieron  ver  la  luz  del  día       Más  allá  del  pestilente  olor  de  las  encadenadas   Después  de  la  locura,  la  desazón  y  el  hastío    Encontré  un  solo  corazón,  un  solo  refugio,  una  sola  cara       Brillando  en  la  oscuridad,  descansando  en  el  Paraíso    de  donde  jamás  fue  realmente  echada.       Soy  culpable       Culpable  de  haberla  dejado    Culpable  de  haberla  buscado      Culpable  de  haberla  encontrado       Soy  culpable  de  haberla  traído  conmigo     de  ponerla  a  tu  lado   de  sentarla  en  la  cama  cada  día      a  mirarte  con  sus  ojos  llenos  de  amor  y  desafío.    

[close]

p. 10

Una  mujer         ¿Qué  misterio  se  esconde  en  el  cuerpo  de  una  mujer?   ¿Qué  en  sus  ojos  dulces  e  inquietantes?   ¿Qué  en  los  labios  suaves  y  generosos?   ¿Qué  en  sus  líneas  profundas,  su  piel  cálida,  su  vientre  dadivoso?       Toda  mujer  guarda  un  secreto…  quién  sabe  si  es  el  mismo  o  si  son   muchos   Quién  sabe  si  de  cada  una  es  un  fragmento.           La  cosa  es  que  el  secreto  llama  con  voces  de  sirena   y  pierde  en  las  aguas  oscuras  de  los  cuerpos  al  marino   pero  pide  siempre  a  gritos  que  lo  encuentren   para  hacer  de  quien  lo  encuentre  un  hombre  rico.         Pero  ¿qué  misterio  esconde  cada  cuerpo  femenino,     Que  destella  en  sus  miradas   Amantes  y  asesinas     y  se  huele  en  los  lánguidos  cabellos?       ¿Qué  canción  se  revela  en  las  caderas  ondulantes,     en  los  muslos  redondeados,     en  los  pechos  abundantes?         ¿Qué  en  sus  bocas  que  franquean  fortalezas?     ¿Qué  en  sus  honduras  que  llaman  al  vacío?   ¿Qué  en  su  piel  que  calma  y  desespera?   ¿Qué  en  su  vientre  que  es  morada  y  que  es  delito?       En  su  regazo  viven  el  alba  y  el  ocaso   En  sus  pies  corre  libre  la  primavera   Sus  manos  son  como  alas  migratorias   Hoy  para  unos    Mañana,  para  otros.    

[close]

p. 11



[close]

p. 12

Has  pecado         Por  ti  se  me  volvió  el  cuerpo  de  fuego   Y  por  ti  quemé  todo  alrededor.         Me  tomaste  por  las  buenas..     sin  reparos   Te  di  todo  sin  pedirte  nada  a  cambio      sin  halagos       Y  dejé  que  te  llevaras  lo  mejor.       Te  enredaste  entre  mis  muslos  que  no   mienten       Te  embriagaste  en  el  olor  de  mis  axilas       Te  saciaste  con  mi  lengua  y  con  mis  labios       Te  meciste  en  el  vaivén  de  mis  costillas.         Dejaste  que  te  viera  con  deseo,     Te  dejaste  amar   y  me  dejaste  arder.       Mordiste  cada  parte  de  mi  cuerpo       Jugaste  a  acariciarte  con  mi  piel       Libaste  hasta  colmarte  de  mis  pechos       Me  tentaste  y  te  dejaste  apetecer.    

[close]

p. 13

Por  ti  se  me  volvió  el  cuerpo  de  fuego   Y  por  ti  quemé  todo  alrededor.     Me  miraste  sin  dolor  mientras  me       daba     Te  bebiste  hasta  empacharte  aquel     candor     Y  aunque    di  con  libertad  desmesurada     Fuiste  siempre  nuestro  peor     admonitor.         Dejaste  que  te  viera  con  deseo   Te  dejaste  amar    Y  me  dejaste  arder     Y  luego  así  sin  más,      quisiste  irte,     Avergonzado  por  dejarte  envilecer.     Culpable,  patético,  inseguro     Me  imputaste  de  un  pecado      Que  te  juro     No  ha  existido  ni  se  tiene  que  absolver.  

[close]

p. 14

  Y  cuando  me  vaya  ¿cómo  saber  si  es  para   siempre?   No  dirás  igual  que  no  te  lo  adver;     Pero  si  los  zapatos  se  me  quedan  chicos   Si  la  cama  me  empuja   Si  las  ventanas  me  llaman   Si  la  puerta  otra  vez  cede  a  su  vaivén     ¿Cómo  saber  si  es  para  siempre?     …No  dirás  igual  que    no  te  lo  adver;.   Y  cuando  me  vaya  

[close]

p. 15



[close]

Comments

no comments yet