Nº 10. "Horizonte de Letras"

 

Embed or link this publication

Description

Revista digital de creación literaria, editada por Asociación de Escritores de Alcorcón "Alfareros del Lenguaje"

Popular Pages


p. 1

Revista digital de Creación Literaria, de literatura y de opinión Editada por Enrique Eloy de Nicolás Sumario Editorial (pág. 3) Relato (pág, 4) Microrrelato (pág. 11 Foto-Relato (pág. 13) Poesía (pág. 15) Opinión (pág. 18) Lectura escogida (pág. 21) Entrevista (pág. 23) Publicaciones recibidas (pág. 27) Entrevista a Juan Enrique Soto EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 2

Nº 10 Enero-Febrero de 2012 EDITORIAL RELATO “La felicidad de Emma Renoir”, de Peregrina V. Rodríguez “Familia”, de Moisés Ramos MICRORRELATO “Soñando con tu amor”, de César Díaz “El niño”, de Judith Lázaro Moyano FOTORELATO “El Beso”, de Enrique Eloy de Nicolás POESÍA “Caminando”, de Gema García “Discúlpame…”, de Delfina Acosta “Fe en ti”, de Javier Úbeda Ibañez OPINIÓN “Sobre banqueros y otros pájaros”, de Montevetti “Cuentos, conferencias y negociaciones de paz”, de Montevetti LECTURA ESCOGIDA “La Europa revolucionaria”, de Stanley G. Payne. Crítica de Ángel Luis Sarabia ENTREVISTA Juan Enrique Soto PUBLICACIONES RECIBIDAS Fundada en 2009 __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 2

[close]

p. 3

Editorial Tras estos acontecimientos, dos opciones se abrían ante mí: abandonar definitivamente el proyecto por ser presa del desánimo, o continuar con él, pero buscando fórmulas que me permitieran ser capaz de continuar solo, reduciendo considerablemente el tiempo de maquetación y de edición. Esta nueva etapa que comienza ahora, superado el desánimo inicial pero con la misma ilusión del primer día, me brindará la oportunidad de presentaros un nuevo número cada dos meses, con secciones similares a las que todos conocéis, aunque menos extensas, quedando una revista imprimible (el que lo desee) de no más de 30/35 páginas. Con este nuevo número que acabáis de recibir en vuestras bandejas de entrada no sólo inauguramos nuevo año, también cambios muy sustanciales en la revista. Tanto es así, que su edición –como podéis comprobar-, a partir de ahora será en formato PDF. Las motivaciones que me han llevado a este cambio (observaréis que hablo en singular y no en plural, como siempre se había hecho hasta ahora) han sido, principalmente, por quedarme solo en este empeño; ya que, tras el abandono de las personas que trabajaban en la revista de manera desinteresada, por motivos familiares y laborales, yo no me sentía capacitado para seguir con el ingente trabajo que entre todos realizábamos. Además de la escasez de espacio que una web gratuita ofrece, como todos sabéis, circunstancia ésta que comenzaba a limitarnos sobremanera. La página donde hasta ahora se publicaban los trabajos de los colaboradores quedará como mera ventana informativa de la revista y sus vicisitudes, donde –además- se publicarán noticias de última hora relativas a “Horizonte de Letras”. Con todo ello, espero no decepcionar a nadie, y si alguien se siente así, le pido disculpas de antemano, además de su comprensión; pues el objetivo de esta decisión no es otro que el de seguir difundiendo los escritos –nuestros escritos- de autores noveles o desconocidos. Feliz año nuevo a todos y muchas gracias por seguir ahí. Enrique Eloy de Nicolás . __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 3

[close]

p. 4

Relato Peregrina V. Rodríguez Peregrina Varela nació en Caracas-Venezuela. Ha realizado la lectura de la tesis doctoral "Las audiencias de las retransmisiones y programas de deportes de TVG desde 1990 hasta 1996", en 1998. Realizó los cursos de Doctorado en Ciencias de la Información y presentó la tesina Debates e informativos diarios en televisión en la Universidad de Santiago de Compostela. Año 1995. Licenciada en Imagen y Sonido por la Facultad de Ciencias de la Información en Madrid en 1990. Trabaja en el equipo de realización en los Servicios Informativos y de Programas de televisión desde 1991. Dirigió diferentes programas informativos en Radio Negreira y fue redactora de la revista de ámbito gallego Nova Actualidade. Autora de las novelas “Alejandra Alejandra, mujer donde las haya; si señor”, “La señorita Liliam está buscando empleo” y “Zafiro de Noite”. Aurora de los libros de poesía “Amaneciendo” y “Los sueños de una mujer”. Publicados en Internet. También de los libros “Tsunami de rosas” y “Era imposible gritar libertad”. Sin publicar. Ganadora del primer premio de cuento en la Feria del libro de Moreno. Buenos Aires 2010. Obra: “Capricho solar”. Publicaciones para el Centro Poético de Madrid: “Crepúsculo soñado”, “Caminos inciertos”, “Impresiones y recuerdos”, “Amor eterno”, “Dulce primavera”, “Palabras al viento” “Amanecer solitario” y “Lágrimas de despedida”. “LA FELICIDAD DE EMMA RENOIR” Uno a uno fue recibiendo cada puñetazo en sus mejillas, que dejaron de ser rosadas y se Dedicado …A mis padres, Mi viejo y la gorda. fueron llenando de lágrimas. Se llamaba Marie Enma. Fue alegre, sus padres la quisieron mucho, fue a buenos colegios (arquitectura modernista, cuadros No era de familia adinerada, por eso no creció ni se convirtió en una tonta de tantas, pero llevó golpes, duros e inesperados, cual un castigo divino por haber sido mala en otras vidas, yo que sé. cubistas e impresionistas, largos pasillos, monjas alegres que tocaban la guitarra y cantaban y bailaban, grandes lámparas de cristal), en fin, fue una buena estudiante y aún mejor trabajadora, pero no se sintió EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 5

recompensada por haber sido una buena persona, sino todo lo contrario. Sintió que la vida la había tratado mal, cada vez peor, a pesar de haber crecido viendo el trabajo de los grandes maestros del arte en uno de los más prestigiosos colegios de la ciudad de Bilbao. Yo era su amiga, sólo eso, y una vez le saqué el novio porque me gustaba, me hacía tilín, ahora me siento culpable, pues tampoco ha sido mío su amor para siempre, yo quedé con el tilín tilín y él se fue con la profesora de matemáticas porque le haría tolón. También recibí mi lección de abandono, aunque sabía que se me consideraba una persona con un futuro incierto al que enfrentarme. No quería pensar en las inoportunas enfermedades que a todos llegan, ¿quién me curaría o quién se ocuparía de mí?... Tendré que ir olvidando el tilín e intentar recuperar a las verdaderas amigas… que perdí. Marie Enma era profesora de Geografía e Historia, lo pasaba bien con los alumnos, les enseñaba como nadie los ríos, montañas, playas, volcanes, desiertos y demás partes de este paraíso terrenal. De sus alumnos recibió grandes alegrías… pero nunca tuvo a su niño porque no encontró marido, sino oportunistas. Nunca la quisieron de veras. Marie, yo también te traicioné. Pero existe un Dios y ¿sabes?, me castigo. Por eso ahora pienso en usted. Profesora. Por sus tristezas decidió dejarlo todo y emprendió aquel largo viaje. Decían que en Cuba era fácil encontrar pareja, que si eras extranjera te llovían las ofertas. Había que intentarlo, antes que encerrarse en un encantadora y guapa. Yo me lo creo, tengo la piel suave y la boca de caramelo y sé muy bien decir: “te quiero”, mejor que Enma. Yo sí que sé conquistar, yo sí que soy seducir de maravilla. Yo valgo para atraer las miradas de los señores, poco me importa su estado civil o su economía, sólo me interesa el tilín. Eso me da la vida. Poco me importa lo que dejen, lo que pierdan por mí, que se fijen en mí y me obedezcan, eso es todo. Tras la inesperada huída de nuestro galán, ahora me veo como ella, en el charco y con pocas alternativas de supervivencia. Sola y apartamento con los malos recuerdos y quizás tener que tomar pastillas para los nervios. La valeriana y esas otras pastillas cuyo nombre ahora no recuerdo. Por eso… __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 5

[close]

p. 6

Marie Enma se fue a Cuba, Marie Enma yo no sé, Marie Enma quiso irse, no sé si la volveré a ver. Quizás allí encuentre algo, el amor de un cubanito, quizás allí llegue a ser libre y no esclava en otro país. Enma se va contenta, va cantando y no llorando. Enma va en rumbo seguro para alcanzar su meta, pues allí encontrará la paz, la amistad, su hombre, su media naranja exacta, la suya y no la de nadie. Por eso Enma se va, para llegar muy, muy lejos, y la cabeza ¿la lleva?... No, creo que la deja, no le sirvió para nada y ella ya no se fía de ella. Se ha comprado un portátil, la cámara digital, ya nadie podrá impedir la felicidad que le espera al otro lado del mar. Te quiero Enma mi amiga, te quiero y estoy alegre, te quiero porque te quiero y me contenta pensar que por fin vas a sonreír viviendo en aquella isla con gente de otra cultura que te aceptarán como eres, así como tú vas también vas a verlos con los brazos abiertos. Sé feliz y nunca vuelvas la mirada atrás, ni aún extrañándome a mí que soy parte ¿quizás?, de tu mal. Vuela lejos y no regreses, encuentra en los ojos negros de ese caballero del caribe la alegría del vivir y sé “una mujer alegre, abierta y sana mentalmente”. Olvida la depresión, los sinsabores y… los comentarios. Enma viaja lejos, vuela. En Cuba encontrará el amor, de manos de un morenazo, no sé si se lo traerá o si vivirá con él en aquel paraíso salvaje, pero lo cierto es que con el nuevo viaje la realización personal de Enma va a llegar. Ya suena mi celular, se acordó de mí, se encuentra en el avión, a punto de despegar para alcanzar su destino final, que no es otro, que “el de la ansiada felicidad”. Gracias Dios por devolverme su amistad. Cuando iba a Madrid, para hacer escala en el aeropuerto, detrás en el avión iba la rosa de España, Rosa López, de Operación Triunfo, pero ya con rumbo a Cuba no sé con quién se pudo codear en las sillas de esa ave voladora que es el vuelo IB 0365. Sé que no ha hablado con ella, pero pudo escuchar su voz. Y yo aquí con mis gatos, viéndoles tomar el sol y estirarse como nadie; si señor. Que para eso son flexibles, grandes deportistas y con un cuerpo especial. Yo tengo la suerte de poder verles jugar, correr y saltar y también subir __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 6

[close]

p. 7

muy alto, a lo más alto del mueble de la sala, para luego decir “miau” ya que no saben bajar y yo, que soy su hermanita voy corriendo a ayudarles para que no se caigan y se hagan mal. Veo a Coqueta que se lame su negro pelo de seda y sus ojos me observan riendo y diciendo… que me quieren. Soy afortunada entonces, pues aunque sean mi pequeña compañía, no me aburro y también con ellos siento alegrías que nadie me podrá sacar, pues me quieren… de verdad. Y Enma, ¿qué pasará?, ¿regresará?... el tiempo dará respuesta a mi pregunta. …Ahora recuerdo a mi padre, muy feliz en aquel viaje, en que nos venía a ver. Venía con su maleta y su traje beige tan elegante, las patillas recortadas y en los labios un pincel con el que pintar “te quiero” en cualquier pobre pared. Fue la última vez que le he visto llegar, y que jamás olvidaré pues se clavó como una espada en mi corazón que era tan joven. Aquella sala del aeropuerto con sus vigilantes uniformados, con él… También recuerdo que como venía de lejos le hicieron abrir la maleta… pero, -si es ciudadano español, ¿por qué no confiaban en él, en su templanza, su dignidad, su educación y bondad? Quería a su país, no venía hacer mal. -Señores agentes: mi padre no probaba marihuana, no traficaba con drogas, no robaba, no mataba, simplemente nos visitaba, simplemente nos quería abrazar y hacer planes de futuro con nosotras desde aquí, desde su España. Y ahora, Enma se va de viaje muy lejos y tan ilusionada, busca un hombre que la ame, pero, ¿por qué la querrá?, ¿por dinero?, no, no hay tanto… Pero ella podría mentirles y decirles que tiene mucho dinerito, que tiene poder, convirtiéndose esa acción en el preludio de un fracaso, pues es falso. Lo cierto es que Enma ha gastado sus ahorros en ese último viaje rumbo… a la codiciada felicidad. La suya y no la de nadie. Enma, Enma ya lo sé… vas a vida o muerte, a suerte o fracaso, sabiendo lo que puede esperarte, pero ya no puedes más, quieres a tu otra mitad, que puede que llegue a aparecer para quererte de veras. No te rindas, busca hasta el final que algo encontrarás que te llene de dicha a tu edad madura, en tu plena __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 7

[close]

p. 8

cordura, en aquella que te ha hecho coger el avión rumbo a Cuba. Así es, así lo cuento, no os miento. ¿La atacará?... Sí, mi gatito blanco a mi Coquetita negrita, es su juego, son cual niños de un colegio que se persiguen, se amenazan, se esconden, saltan y gritan: -Déjame en paz o llamaré a mi hermanita, que soy yo. Ahora veo esos ojos azul cielo de mi Tobías que se posan en ella queriéndola hacer su presa. No se lo permitiré, no más sustos y menos a mi negrita que lleva horas en el sofá dormidita como una santita ignorando el ataque por la espalda, el mordisco, la osadía de un macho que quiere intimidarla, puede que porque sea su juego, puede que hasta la muerte y es que no se llevan bien… por eso debo vigilarles, por eso tengo la misión de separarles, aunque en la hazaña, también pueda resultar levemente herida. No me gusta la incomprensión, los ataques entre mis animales, no porque ellos son ejemplo de tolerancia, de amor, son el mejor calmante de mis nervios y el alivio de mi enfermedad. Llamémosla; tristeza, engaño, impotencia o incomprensión. Aunque tenga que hacerme vieja para poder verlo Tobías y Coqueta se llevarán bien algún día. Son las cuatro de la mañana, Enma ya está en Cuba… quizás yo también tome ese rumbo con mis gatos, con mi pasado, pero también… con la esperanza. __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 8

[close]

p. 9

Moisés Ramos Nació en un pueblo cercano a París hace ya 39 años. Desde muy pequeño se aficionó a la lectura. Recuerda con mucho cariño los primeros libros que le impactaron, “Demian” de Herman Hesse y “Drácula” de Bram Stoker. Tal vez por eso compaginó desde su juventud escribir tanto relatos de misterio como de personajes atormentados. Actualmente, compatibiliza su trabajo en Madrid como funcionario con su otro trabajo como actor; trabajo éste último en el que se formó durante cuatro años, participando en varias obras teatrales estrenadas en Madrid. Respecto a la escritura, ahora mismo se haya en el proceso de culminación del Guión de un Largometraje. “FAMILIA” Recostado en el sofá, Alfonso simulaba estar dormido. Frente a él, de pié y cruzada de brazos, Sonia, su mujer, se debatía entre esperar a que despertara de su fingido sueño o directamente espabilarlo de una patada en la boca. Optó por esperar, no quería estropear sus nuevos zapatos de cachemir, comprados con el dinero del último cliente; un pescadero de cien kilos que apestaba a atún. - ¡Sé que no estás dormido Alfonso, así que levántate de una puta vez y dime con quién has estado esta noche mientras yo estaba trabajando! - Sí que estoy dormido-dijo Alfonso mientras se acurrucaba más en el sofá. - ¡Entonces por qué me contestas! - Porque te estoy hablando en sueños. La primera patada le cayó en la frente, que sonó como una caja de resonancia vacía; la segunda fue a parar donde debía estar su testículo derecho, ya difunto desde que trabajara en el circo como ayudante de un lanzador de cuchillos con problemas de visión. Vamos, que era tuerto de un ojo y el otro era considerado, después de Iguazú y Niágara, como una de las cataratas más grandes del mundo. - ¡Ves lo que me obligas a hacer!-dijo Sonia señalando sus zapatos- ¿Y ahora quién limpia la sangre? ¿Te crees que estoy aquí para eso? ¡Toda la noche trabajando en la “Casa Campo” con el frío que hace, para sacar a esta familia adelante, y me tengo que enterar por una compañera de que te has ido a comer, con nuestro dinero, ganado con mi esfuerzo, a un restaurante de lujo con otra mujer! - Eso es mentira- dijo Alfonso gimoteando como un niño pequeño mientras taponaba con un calcetín sudado la brecha de su frente. - ¿Me lo vas a negar? No me obligues a pegarte otra vez-dijo mientras levantaba la mano de forma amenazante- Digo que no es cierto que fuera un Restaurante de lujo, era un “Kebab”, no un Mc Donald o Burguer King, yo sólo voy contigo a esos sitios de lujo. - ¿Y quién es ella? - Ella es ….. una mujer. - ¿Qué quién es? - Es ……mmm, pues es ….. es tu hermana. - ¡La zorra de mi hermana! - Dijo mientras cogía un cuchillo sucio que dirigió hacía su asustado marido-. - Bueno, zorra, zorra, todavía no… pero.. - ¿Pero qué? - Verás… cariño, no te enfades, pensaba decírtelo. Ella dio un paso más hacia él, sujetando el cuchillo a dos centímetros de su cara picada de viruela. - ¿Decirme el qué? __________________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 9

[close]

p. 10

-Verás, las cosas no van bien… y pensé que si se unía tu hermana gemela al negocio, pues…. que seguro que la gente pagaría una pasta por ello. - ¿Qué? ¡He oído mal o me estás diciendo que no gano el dinero suficiente! –El cuchillo ahora se había solapado totalmente al cuello de su marido- No cariño, claro que no -contestó mientras sollozaba como un niño- Claro que ganas dinero, pero sabes que es gracias a que mi padre y mis hermanos son nuestros mejores clientes, y eso porque les hacemos descuento familiar. Tú siempre me has acusado de pasividad respecto al negocio…. Y el otro día, cuando me encontré a tu hermana saliendo de misa de 12, se me ocurrió. Sonia clavó en ese momento el cuchillo en el sofá, justo en el hueco donde Alfonso tuvo en su día al fallecido testículo. - ¡Sabes muy bien cuánto odio a mi hermana! Es la vergüenza de la familia. Tres generaciones de prostitutas y ella se tuvo que hacer monja. Padre murió del disgusto y encima se le ocurrió ir a rezarlo al velatorio. ¡Qué hija de puta! Digo ¡Que hija de Santa! Alfonso se levantó cuidadosamente del sofá, procurando esquivar el filo de aquel cuchillo que le sonreía con sus dientes oxidados, y arrodillándose frente a ella, mientras la abrazaba de las piernas dijo: - Ha cambiado… se ha dado cuenta de su error… me dijo que se hizo monja porque tú siempre fuiste la preferida de tus padres. Que tu madre te enseñó antes a ti todos los trucos que había aprendido de vuestra abuela. - ¡Joder! –Dijo mientras se llevaba las manos a la cabeza- Es verdad, siempre le regañaban más que a mí, y sólo porque tardó más tiempo que yo en aprender “a tocar la flauta”. En ese momento el timbre de la puerta sonó. Sonia miró a su marido y él asintió complaciente. -Abre la puerta Sonia. Todo esto no lo he hecho sólo por el negocio, lo he hecho porque te quiero y porque quiero que seas feliz. Él le acarició el pelo y se fundieron en un abrazo. El timbre volvió a sonar. Sonia, con lágrimas en los ojos se acerco a la puerta. __________________________________________________________________________________________________________ 10 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 11

Microrrelato César Díaz En 1974 nací como cuarto de cinco hijos, en una familia humilde. Una feliz infancia en un barrio obrero, y una familia muy unida, me hacen sentirme agraciado en la vida. Desde pequeño, destaco en el colegio e instituto por mi forma de desarrollar redacciones y exponer trabajos. La universidad y el trabajo dejan aparcado este pequeño hobbie, hasta que internet me abre el cajón polvoriento donde guardaba mis folios y mis bolígrafos. Sufro de pleno la crisis actual y me encuentro desempleado, pero la fuerza que me da mi familia, mis dos hijas y grandes amigos, hacen que sobreviva con ilusión a la realidad que nos rodea. Mi mayor logro literario, fue el ser seleccionado como finalista en los "Premios de relato corto FNAC 2008". Un punto de inflexión para abordar con esperanza esta nueva etapa de mi vida. BLOG: www.cesitardiaz.blogspot.com “SOÑANDO CON TU AMOR” Cada noche, al amparo de un cielo distinto, me tumbo junto a ti, para acariciar tu hombro y besar tu cuello. Deslizo mis sucias manos por tu espalda desnuda hasta que la cremallera pone fin a esa suave pendiente. Tu boca se calla y el perfume me anestesia para volverme a dormir en el frío sueño que no me deja seguir. Yo no era nada antes de ti, y ahora tu amor refleja en mis arrugados párpados la ilusión de un nuevo amor. Me gustaría mirarte de frente y percibir si el brillo de tus pupilas se corresponde con lo que siento por ti. El caminar de cada día, me fija el amarrado destino de buscarte en cada rincón, en cada calle, en el desconcierto que reina en mi cerebro. Guardo tu fotografía en el bolsillo agujereado de mi camisa, para que no te arrugues, para que no te empapes de mis lágrimas y te desvanezcas entre los pasos de la gente. Eres mi vida y no quiero que nadie me obligue a morir sin conocerte. Una caja de cartón y una botella de vino, nos dará calor una noche más a este improvisado hogar que es la calle, nuestra calle. __________________________________________________________________________________________________________ 11 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 12

Judith Lázaro Moyano Nació el 8 de febrero de 1994 en Barcelona. Desde muy pequeña, sintió la necesidad de escribir todo lo que veía y todo lo que pasaba por su mente (para poder retenerlo, mantenerlo con la mayor veracidad posible), así que no tardó demasiado en desarrollar una gran pasión por la escritura y la lectura. Pasaron los años, y su curiosidad por leer a los más grandes autores literarios fue creciendo con rapidez, al igual que su habilidad para representar en prosa la realidad tal y como la veía. No tardó demasiado en leer a Dante, Petrarca, a filósofos existencialistas alemanes, o cualquier libro que pasara por sus manos. Actualmente, estudia bachillerato en el Prat de Llobregat (ciudad en la que ha vivido y crecido), cosa que no impide que siga dedicándose plenamente a sus escritos En un futuro, su deseo es terminar alguna que otra carrera y dedicarse a un trabajo que le guste y le llene emocionalmente, pero siempre teniendo en cuenta la escritura como algo que forme parte de su vida, una parte demasiado importante como para dejarla de lado. Es fundadora y administradora del blog www.plataformapoetasinbrazos.blogspot.com, dedicado a la "memoria histórica" y, en particular, al poeta Federico García Lorca." “EL NIÑO” El niño dormía sobre la Luna. Su cuerpo se adaptaba a esa forma de sonrisa que ésta tenía. Bostezó, y restos de polvo lunar se mezclaron con el aire que emergía de sus labios, escapando a algún lugar del infinito universo. Se giró, provocando que aquella enorme sonrisa se girara a su vez. El niño se incorporó, y colgó dos cuerdas a los extremos de la Luna, sujetas a dos estrellas no muy lejanas. Sonrió. Se sentó, y empezó a balancearse. Las estrellas sonreían divertidas al notar las cuerdas rozando sus brillantes e incorpóreos “no cuerpos”. A lo lejos, algo se movía poco a poco, pero sin pausa. Nubes de algodón rodeaban los pies del niño, elevándoselos, jugando. La respiración del niño retomó su tranquilo curso, se acurrucó en la cama, y durmió al fin con calma, lejos de pesadillas y de la realidad que le esperaba en un mundo aún demasiado real para él. __________________________________________________________________________________________________________ 12 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 13

Foto-Relato Narración nacida de la observación de una foto, la cual nos inspiró para su creación. disipe las sospechas de la persona que te ama, a quien tú ya no correspondes, haciéndole creer que sigues muriéndote por su amor como el primer día, mientras piensas en los labios de la persona de quien realmente estás enamorado y por quien te dejarías torturar. Pero el beso que se produjo ante mis ojos aquel día, cuando salía del Hotel de Ville, me pareció un beso sincero, de puro amor, entre dos enamorados que llevarían meses sin disfrutar de sus personas. Ocurrió en mi camino, a escasos cinco metros de mi “EL BESO” Enrique Eloy De Nicolás presencia, y la vida pareció detenerse mientras la pasión de ese beso encandilaba la frialdad de la mañana. Los viandantes caminaban Un beso puede ser una despedida definitiva, una ruptura, o un simple hasta luego… Puede ser una erupción inevitable de amor que te lleva a juntar apasionadamente tus labios con los de la persona que amas, dotando al momento de una eternidad que acaricia lo sublime… Puede ser un beso traidor que hipnotizados por un halo inexplicable a nuestro alrededor, quizá fuera por la existencia de ese beso eterno que se producía en aquel mismo instante, no lo sé. Sin embargo, la sensación de infinidad que se producía, irrumpió con vehemencia hasta los confines de mis entrañas. La mujer se __________________________________________________________________________________________________________ 13 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 14

abandonó a la calidez de aquellos labios varoniles que la deseaban sin piedad, ametralladoras. Al momento, se acercaron a la pareja y rompieron la magia que aquel beso impregnaba en el aire. Se identificaron como policías y esposaron al hombre, que no opuso resistencia alguna, introduciéndolo en uno de los vehículos. La mujer se quedó allí, llorando desconsoladamente, sin poder moverse del sitio, como si sus zapatos se hubieran pegado a los adoquines de la plaza. Mientras los vehículos iniciaban la marcha, el hombre del abrigo de cachemir, a través del cristal de la ventanilla, miraba a la mujer con ternura, disculpándola, sin rencores, enviándole gestos de amor y de comprensión. Ella, empapada en sus lágrimas, le lanzaba besos y le pedía perdón múltiples veces, juntando las palmas de sus manos a la altura del pecho, gritándole una y otra vez “fue por mi hermano, amor”. “Fue por mi hermano”. Cuando los vehículos desaparecieron por la avenida del parque, aquella mujer herida y desconsolada desapareció de mi vista para siempre. Entonces, definitivamente, provocando un calor, allí en plena calle, que parecía disipar las nieblas de aquel frío mes de Marzo. El hombre, enfundado en un caro abrigo de cachemir, la sujetaba suavemente, aunque con firmeza, rodeando con uno de sus brazos el contorno femenino de sus hombros. Reconozco que sentí envidia. No por la manera en que el hombre la besaba, sino por la pasión con que ella se dejaba besar. Nadie, jamás, me besó de esa manera. Y creo – en descargo de la humanidad- que yo tampoco me apliqué nunca de tal modo. Durante los interminables segundos que duró esa pasional conjunción de labios, consideré que ese beso no era uno de tantos de los que se pueden ofrecer y recibir; me pareció un beso eterno, espontáneo, colmado de amor sincero e incondicional, de espera, de una larga espera que nunca llegaba, de esperanza y de alegría, de un reencuentro anunciado y ansiado… Pero justo cuando esas ideas recorrían mi cabeza y mis creencias sobre el amor renacían, comencé a comprender que era otro tipo de beso el que allí se prestaba, uno en el que ni siquiera había pensado. No más de cuatro automóviles comprendí que aquel beso, aunque pudiera parecer otra cosa, era un verdadero beso de amor. llegaron sin hacer ruido y nos rodearon, apeándose, de cada uno de ellos, cuatro hombres enfundados en gabardinas, cubiertos con sombreros de media ala y armados con __________________________________________________________________________________________________________ 14 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 15

Poesía “CAMINANDO” Gema García Camino solo hacia el principio y fin del comienzo y el final; tan solo el aire que respiro me acompaña, sin más. Busco el fin de la búsqueda, padezco la apetencia de la soledad, soy libre en mi pequeño espacio, tan inmenso que no tiene final. La gente camina..., ¿a donde irá?, yo camino de igual forma pero no tengo lugar, mi lugar y mi refugio son mis ganas de caminar, mi norte y mi guía, mi cercanía y mi distinguido hogar. ¿Quien dijo que sabía amarga la soledad?, ¿Quien pudo negar la existencia de la libertad?... Yo camino, solo, con mi ausencia y mi distancia, y libre, miro al cielo que vigila mis pasos... con mi sombra a cuestas y mis sueños y fracasos soy el dueño de mis alas, de mis buenos y malos ratos. __________________________________________________________________________________________________________ 15 EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

Comments

no comments yet