Cofradía El Rico - Pregón de salida 2014 - Ramón Varea

 

Embed or link this publication

Description

pregón de salida de la Semana Santa 2014 de la Cofradía de Jesús Nazareno "El Rico" y María Santísima del Amor, Málaga

Popular Pages


p. 1

PREGON PRESENTACION CARTEL COFRADIA EL RICO. AÑO 2.104. No os inquietéis. Confiad en Dios y confiad también en mí. En la casa de mi Padre hay lugar para todos, de no ser así, ya os lo habría dicho; ahora voy a prepararos ese lugar. Una vez haya ido y os haya preparado el lugar, volveré y os llevare conmigo, para que podáis estar donde voy a estar yo. Vosotros ya sabéis el camino para ir adonde voy. Tomas le dijo: “Señor, no sabemos a donde vas. ¿Cómo vamos a saber el camino? Jesus le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. ...” (Juan 14, 1-7) PERMITE Jesús Nazareno, que esta boca pecadora sepa anunciar a mis hermanos, la grandeza de vivir postrado a tus plantas. Ampárame Reina del Amor, para que arropado por tu manto, sepa trasmitir el cariño y la pasión que por ésta Cofradía, mis padres inculcaron en mi alma, desde mi más tierna infancia. Oh Señor, mi Dios, te ruego que me ilumines, que me adornes con el don de la palabra y me engalanes con la habilidad necesaria para transmitir a mis hermanos, mi devoción por Jesus “El Rico” y mi fragilidad ante Mª. Santisima del Amor. Te pido Señor, que sepa expresarles el orgullo que siento al pertenecer a esta institución cristiana, cofrade y varias veces centenaria. 1

[close]

p. 2

Que sepa trasladarles el honor que supone sentirse parte de la Real, Excelentísima, Muy Ilustre y Venerable Cofradia de culto y procesión de Nuestro Padre Jesus Nazareno, titulado “El Rico” y Mª. Stma. del Amor. Jesús “El Rico”, en este trance, ten piedad de mí. Virgen del Amor, en este trance, ruega por mí. Reverendísimo Padre Director Espiritual, Ilustrísimas Autoridades, Hermanos Mayores Honorarios de Instituciones Penitenciarias y del Cuerpo Nacional de Policía, Hermanos de Honor del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y del Colegio de Abogados de Malaga, Hermano Mayor, Junta de Gobierno, hermanos, cofrades, amigos todos. Buenas noches. En primer lugar, permítanme agradecer a la Junta de Gobierno, y especialmente al Hermano Mayor mi designación para ocupar hoy esta tribuna, pese a mis escasos meritos. Gracias hermanos. En segundo lugar, agradecer a mi presentador, Jesus Frías, sus afectuosas palabras, fruto de la amistad y del cariño que me profesa, cariño que le hace distorsionar la realidad para conmigo, pues como buen amigo valora con una lente de aumento mis escasas virtudes, y hace gala de una miopía enorme para escudriñar mis defectos. En cualquier caso, tus palabras, ya forman parte de ese pequeño cofre que guardo en mi corazón con los tesoros mas preciados. Gracias Cofrade. Por último, mi agradecimiento a mi familia, a mis padres, a los que todo les debo y por los que me encuentro hoy aquí; y a mi mujer y a mis hijas, que aguantan mi 2

[close]

p. 3

vocación cofrade, y me acompañan sin reproches en mi caminar diario. Cuando en una noche del mes de septiembre, alguien le preguntó al Hermano Mayor si tenía pensado el nombre del pregonero, y éste respondió “el pregonero es Ramón Varea”, un escalofrío recorrió mi cuerpo, y créanme si les digo que no supe reaccionar. Mientras los allí presentes me felicitaban y daban la enhorabuena, a mi me invadía una sensación, que con la perspectiva del tiempo, me atrevería calificar de pánico. En un momento me vino a la cabeza, esa frase escuchada mil veces a anteriores pregoneros, en la que se preguntaban “¿que les voy a contar a mis hermanos de Cofradía, si saben de esto tanto como yo, sino más?”, pero junto a esa frase, a continuación me vino otra que había escuchado a de esos mismo pregoneros “ Un privilegio como éste, un cofrade no lo puede rechazar” Y yo si de algo presumo, es de ser cofrade, muchos pensaran que creído me lo tengo, pues espérense que sigo, porque no me considero solo cofrade, sino que en mi caso ese adjetivo, no lo entiendo si no va acompañado de un sustantivo de “El Rico”. Pero ojo, soy consciente de que ningún merito en mi haber ello supone. Mayor merito tienen otros, que eligieron voluntariamente acercarse al Nazareno y a su divina madre. En mi caso, como digo no hay merito, en mi casa o se era del Rico, o se era del Rico, no te daban la posibilidad de elegir, y permítanme una anécdota que ilustra esta realidad. “Era el día 4 de octubre del año 1986. Se coronaba la Virgen de los Dolores y junto con mi hermano José Mª, y mis amigos Juan Ramírez, Pepe y Javi Sedeño correteábamos de un lado a otro alrededor del Trono de la 3

[close]

p. 4

Dolorosa perchelera, cuando ya cerca de la Parroquia de San Pedro, decidimos adelantarnos para coger un buen sitio y verla llegar a su Casa Hermandad. En ese momento se abrieron las puertas, y anunciaron que el Cristo de la Expiración iba a recibir a su madre, que si alguien quería ayudar, que se metiera en los varales. Allí fuimos los 5 amigos y nos metimos en la cola del trono, pero para realizar una maniobra ordenaron que los portadores nos diéramos la vuelta, y mi hermano y yo quedamos en el varal colocados de forma que solo otros 2 portadores se interponían entre nosotros y el público. Cuando de pronto mi hermano me susurro al oído, ¡¡justo en frente está papá!! Yo creo que aún debe quedar en el varal la silueta de mi cara de lo que apreté el rostro contra el metal intentado ocultarme, cuando de pronto mi padre, que por aquellos entonces veía (¡¡Papa opérate!!) comenzó a estirar el cuello y a enfocar la mirada, y mi hermano me dijo nuevamente, ¡¡nos ha visto!! Yo aún conservaba la esperanza de que hubiese visto algún otro conocido, pero todas las dudas se disiparon, cuando mirándonos de frente empezó a realizar gestos con la mano y con la cara del estilo. ¡¡Aquí ahora mismo!! ¡¡Que vengáis aquí ahora mismo!! Recuerdo como si fuera ayer, como valoré la posibilidad de abandonar el varal, pero finalmente mi hermano y yo continuamos en nuestro puesto hasta que el trono del Cristo volvió a la casa hermandad. Todo finalizó, y la multitud que había en la calle no permitió que nos encontráramos con mi padre ¡¡que respiro!!. Sin embargo, al volver a casa, cuando giramos la llave de la puerta, allí en la entrada, sentado, esperándonos con una cara que haría correr al más valiente, estaba mi padre, para “recordarnos” que “en esa casa éramos del Rico” y que “malentendidos cofrades en su casa, no iba a admitir ni uno más” 4

[close]

p. 5

Y es que mi padre y mi madre, me enseñaron que en éstas lides no caben cambios de chaqueta. Que esto no solo es una pasión, sino también una obligación. Que del Rico, uno no se hace, se nace, (con independencia de que algunos se den cuenta de su destino con más años que otros); que aquí el cariño a los titulares lo es todo. Que por ellos hay que trabajar y sufrir. Que habrá momentos que me hagan flaquear, pero que esos se superan, con tan solo clavar la mirada en sus dulces ojos durante unos segundos. En definitiva, me enseñaron que la devoción por nuestras imágenes, no se cambia por muy fuerte y contrario que sople le viento. Que por eso se llama devoción, y no moda. También me enseñaron que la Cofradía es una, y que se equivocan aquellos que te interrogan sobre si eres del Cristo o de la Virgen, que a un cofrade no se le hacen esas preguntas, igual que un niño no se le pregunta si quiere más a papa o a mama. Que el estar aquí es un privilegio. Que de todos los seres humanos que hay sobre esta tierra bendita que ya los fenicios llamaron Malaca, los de ésta Cofradía somos los elegidos para venerar la imagen del divino Nazareno de pelo natural; y la de su madre, lucero de nuestra Diócesis. Y que para honrar nuestro destino los sacamos a la calle como lo que son ¡¡¡REYES!!! y por ello los adornarlos con flores, y los iluminarlos con cera, y los engalanamos con joyas, y le compramos encajes, y les bordamos la ropa y les ponemos coronas, que aunque hoy no esté bien visto es parte esencial de nuestra idiosincrasia como andaluces y como Cofrades, que por eso somos lo que somos, y estamos donde estamos. Y como el roce hace el cariño, ellos se encargaron de que mi infancia y la de mis hermanos, transcurriesen entre túnicas moradas, azules y burdeos, que de ese color también las hubo. Y por ello mis recuerdos más tiernos me trasladan a algún culto en la Parroquia de Santiago, en el que D. Rafael 5

[close]

p. 6

Porras, ante la mirada atenta de Esteban Ruiz, me acariciaba la cabeza; y recuerdo una cruz de mayo realizada en la misma calle Granada, ir de la mano de Angelita, mientras con una hucha pedía un donativo para la Cofradia, y en agradecimiento, prendíamos un alfiler con dos pequeñas cintas con nuestros colores, en la solapa de todo aquel que generoso colaboraba; y a su marido Salvador Perez, riñéndome porque correteaba alrededor del Cristo, mientras jugaba al pilla pilla con mi hermano Jose; y a Manolo Galvez en mi casa hablando de la cofradía con mi padre; y recuerdo la expectación el día que Dubé presentó el boceto de la Virgen del Amor en la Casa Hermandad, entonces en la Alameda de Colon; y recuerdo en esa misma calle, asomarme el Miércoles Santo, a la ventada de la casa de mi abuela Maria, y ver los tronos perfectamente “estacionados en segunda fila” haciendo tiempo para entrar en el recorrido oficial; y a Lúcia y a Pepe Rivas tallando en el patio de Santiago; y el salón de mi casa repleto de cajas de postales, llaveros, bastones, y sobre la mesa, lo que por aquel entonces me parecía el más enigmático libro que hubiese en el mundo, el libro de actas de liberación, (al que la prohibición expresa que mi padre nos hacia de tocarlo), lo hacia para mis hermanos y para mi, aún mas deseado; y a mi madre soltando y recogiendo dobladillos para que nuestras túnicas, la de mi padre, las de mi hermanos y la mía, estuviesen impecables el Miércoles Santo; y las reuniones en mi casa y hasta altas horas de la noche de Antonio, Kike y mi Tío Carlos, organizando subastas de cuadros, para sacar fondos para la Cofradia, y cuando salí por primera vez tocando el tambor en la banda, y cuando por primera vez mi hombro sintió el peso del trono del Nazareno… Y junto a estos, otros recuerdos no tan lejanos, como el de cuando Isidro me llamo para formar parte de su Junta de Gobierno, o el del miedo cuando toque por primera vez la campana de la Señora, o el de la satisfacción enorme al ver 6

[close]

p. 7

por primera vez a mis hijas y a mis sobrinas vistiendo la túnica de esta corporación. y entre los primeros y estos últimos, tantos, y tantos otros. Como ven, no es que en mi vida existan recuerdos de esta Cofradia, sino que esta Cofradia es parte de mi vida. Pues bien, con este bagaje, hoy estoy aquí para pregonar a los cuatro vientos y a boca llena, que Jesús “El Rico” y la Virgen del Amor en la tarde noche del Miércoles Santo, van a realizar su salida procesional, y que durante el transcurso de la misma se va a producir el acto más mágico y emblemático de la Semana Santa de Málaga, la liberación de un penado, que será bendecido por la mano redentora de Nuestro Señor. Y que este año, este año no va a ser uno más, sino que será aún más especial. Porque este año la actual imagen de Jesús “El Rico”, cumple 75 años paseando ininterrumpidamente por esta Jerusalén Malacitana. Y ninguna otra imagen de nuestra Semana Mayor puede presumir de ello. Porque ese es otro de nuestros privilegios, que aunque llueva el Divino Nazareno no falta a la cita con la historia. Así me lo enseñaron, y así espero que continúe siendo. Y como les iba diciendo, fue hace 75 años, a buen seguro que debió de amanecer un día soleado, casi primaveral, de esos días que Dios nos regala en las mañanas dominicales de esta bendita tierra. El sol iba camino de alcanzar su cenit, y un hormigueo de gente caminaban a paso ligero camino de la Parroquia de Santiago. En la puerta se arremolinaba una muchedumbre. Algo convocaba allí al pueblo de Malaga, señoras de tiros largos, y caballeros enchaquetados tocados con sus 7

[close]

p. 8

sombreros de los domingos. Se respiraba el ambiente, que se respira en las grandes ocasiones, esas que uno se preocupa de guardar en lo mas profundo de la memoria, consciente de que está siendo protagonista de un evento que recogerán los libros de historia. Cuando uno atravesaba el cancel de la iglesia, costaba trabajo avanzar por su repletas naves, unas naves que traían aires de emoción, de nervios, de lagrimas. En la nave del evangelio, la capilla de la Cofradía, se encontraba vacía, hoy ya no estaba presidida, como desde julio del año 37, por un lienzo con la Imagen de Jesús “El Rico”, tamaño natural. El motivo, que en el altar mayor se encontraba la imagen imponente de un Nazareno, vistiendo una sencilla túnica de tergal morado; y cargando sobre sus hombros, la mas simple Cruz de madera que podáis imaginar, sin embargo, para los allí presentes, resultaban los más hermosos ropajes que por ahora podrían ofrecer. En esta época de guerra que enfrentaba a los españoles entre si, resultaba difícil obtener cualquier bien, y sobre todo resultaba caro. No había sido fácil reunir el dinero para adquirir la tela para aquella sencilla túnica, como tampoco lo había sido para comprar la escasa cera que lo iluminaba, o las pocas flores que tenía dispuestas a sus pies. Junto a Él, su madre que desde un año antes, ya recibía veneración de estos cofrades en la iglesia parroquial, y arremolinados frente al Nazareno, con una sonrisa de oreja a oreja y el orgullo que no les cabía en el pecho, un grupo de COFRADES CON MAYUSCULAS, como D. Miguel Barrionuevo, D. Alfonso Pinazo, D. Rafael Porras, D. Miguel Blanca, D. Miguel Mena, D. Miguel Merino y otros a los que tanto respeto debemos; también se encontraban allí, los padrinos de la bendición, (el Director de Asuntos Eclesiásticos y la esposa del Director General de Prisiones.) 8

[close]

p. 9

Cuando dieron las 11 en punto, las campanas de la Torre Mudéjar de Santiago repiquetearon su celestial música, y todos ocuparon su lugar en los duros bancos de la Iglesia, y D. Balbino Santos, Obispo de Malaga, tomó su lugar en el altar mayor, para que diese comienzo la Sagrada Liturgia que culminaría con la anhelada bendición de la imagen de Nuestro Padre Jesús “El Rico”. Era el 4 de abril de 1939. Martes Santo. Al día siguiente, amaneció un Miércoles Santo lluvioso, pero aunque con algún retraso, Jesús “El Rico” y la Virgen del Amor, iniciaron su desfile procesional desde la Iglesia de Santiago camino de la Cárcel de Mujeres “de donde por hallarse más céntrica había de salir el preso que por señalado privilegio recobraría esa noche la libertad.” Así se continuaba un camino iniciado 400 años antes. ¿Os podéis imaginar la emoción de esos cofrades a los que la desgracia no pudo doblegar?. Que pasta la de aquellos hombres que encargaron la nueva imagen del Nazareno, que fortaleza de espíritu, que fé. Aquellos hombres habían visto como en el año 31, sus veneradas imágenes eran pasto de las llamas, y aun con las heridas frescas, y el corazón pendiente de cicatrizar, habían vuelto a sentir golpeada su alma, cuando en el año 36, Jesús "El Rico” era sacado de su capilla arrastrado con una soga hasta la Plaza de la Merced, donde fue pasto de burlas e improperios, para después hacerlo astillas. Pues aun así, tras esos dos duros reveses, cuando todos hubiesen entendido su hastío, su cansancio, su abandono, su desesperación, volvían a ponerse de pie y encargaban una nueva imagen del Nazareno. Pero aquí al contrario que en otras, se tenían las ideas muy claras. La efigie de su Jesús “El Rico” tenía unas características que debían repetirse, pelo natural, tez morena, pierna adelantada, brazo izquierdo agarrando el stipes de la Cruz, y el derecho articulado para bendecir a Malaga, en una palabra, una 9

[close]

p. 10

imagen barroca, porque sino, sino no sería su Rico, sino, sino no seria nuestro Rico. Obra también de nuestros antecesores, y de la que me enorgullezco, (que hay que ser macabro, pero ya les digo que es que a mí, todo lo que suene a mi Cofradía me encanta). es el panteón en el primer y único cementerio Católico de Málaga. No todos pueden presumir de ello. Tras la prohibición de enterrar en las iglesias en el año 1787; se impuso la obligación de enterrar en el Campo Santo a las afueras de la ciudad, y muchas cofradías desaparecieron al no poder cumplir con una de sus principales funciones, dar sepultura a sus hermanos. Solo las cofradías más potentes de la ciudad, pudieron reunir el dinero para continuar sus labores de enterramiento. Y allí junto a los nombres de las principales familias que tejieron la historia de Málaga, los Larios, Heredia, Huelin, Gross, Barceló, Pries o Stranchan, esta mi cofradía porque también ella es parte, y muy principal de la historia de mi tierra natal. Por eso no entiendo a aquellos que no valoran ni nuestra historia, ni nuestros orígenes, y se plantean la idea de profanar parte del legado que nos dejaron nuestros hermanos, parte del legado de la Cofradía, parte del legado nuestra ciudad, … ¡¡¡por un puñado de euros!!!. Y en nuestro haber, en el de los que nos encontramos hoy en esta sala, el de que nuestros antecesores, se reconocerían en la hermandad que hoy somos. Hemos sabido mantener la esencia de la Cofradia, y esa fragancia se palpa en los tronos, en la tulipas color caramelo, en el privilegio de la liberación, en el palio ochavado, en las campanillas en la procesión, en el altar de insignias, o en la costumbre, que no debemos perder, de exponer la mas bella dolorosa enlutada que Jueves y Viernes Santo se puede contemplar en toda Andalucía. 10

[close]

p. 11

Y ese merito, no tiene otros protagonistas que los hermanos de ésta Cofradía, que han sabido conservar ese aroma antiguo, (pese al paso de los años y de las modas), en cada uno de sus actos. Y es que si bien la procesión, es el acto más público de todos los que desarrollamos. La Cofradia es un hervidero durante todo el año. No se para. Si hay que buscar un punto de inicio del año cofrade, Yo lo situaría en la Cruz de Mayo. Saben, durante casi una década un grupo de jóvenes, esperábamos ansiosos comenzar ese ciclo. Cuando nos encontramos en el año 1994, la mayoría éramos estudiantes sin ninguna conexión entre nosotros, (más allá de haber sido elegidos para trabajar por la más grande corporación nazarena que esta tierra ha conocido). Aquel grupo de desconocidos, en pocos meses se había convertido en una piña, donde la juventud, mezclada con la voluntad, el trabajo y el atrevimiento formaba un cóctel a veces peligroso, pero casi siempre mágico. Aquel grupo de jóvenes no tenía freno, no había reto que no afrontaran, ni idea que le pareciese descabellada. No había horas, ni días que no pudiesen gastar en su cofradia. En ella se tomaban los huesos de santos mientras daban forma al Belén; en ella almorzaban los sábados mientras limpiaban enseres: en ella se tomaban el café los domingos mientras remojaban tulipas; y en ella escuchaban el pregón de Semana Santa mientras acababan el altar de insignias. Ellos eran la Albacería del Rico, no hay una vez que algunos de sus miembros no se reúnan, en que no se agolpen los recuerdos y rememoren las mil y una aventuras que vivieron juntos en aquellos recodos de juventud. Tantas veces repetimos esas historias que rememorando a Borges les diré, que ya no se si las recordamos de veras o si solo recordamos las palabras con que las contamos. 11

[close]

p. 12

Sin las experiencias de entonces, el cofrade que me siento no seria el mismo, por tanto mi reconocimiento a ellos, mi amigo Carlos, Jesus, Ana, Pepe, Fernando, Nano, Antonio, Juanma, Jose, Javi, Juan, Iván, Juan Pedro, Belén, Diego, Andrés, que sin esperar nada, dieron tanto, y como no al Hermano Mayor que bajo su mandato nos unió, Isidro Merino. Pero dejémonos de batallitas, que agua pasada no mueve molino, y vamos a lo que aquí nos reúne. La presentación del magnifico cartel que me acompaña en el escenario. Obra de nuestro amigo Sebastián Fernandez Gracia, Cofrade almogiense de la Vera Cruz y funcionario de profesión. Que no es hasta el año 1998, cuando siente la llamada de los pinceles, formándose primero en distintas academias de pintura de Sevilla, y posteriormente en academias de Málaga. Para finalmente, en el año 2004, ingresar en la facultad de Bella Artes de ésta ciudad. En un primer momento se dedica al arte de vanguardia y la pintura abstracta, y es partir del año 2012, cuando tiene su primer contacto con la pintura sacra, y cuando inicia su acercamiento hacia la pintura realista. El cartel que nos presenta, es una pintura al óleo sobre lienzo encolado con tabla de 130x90, y nos muestra a Jesús “El Rico”, según sus propias palabras, con un dramatismo contenido, sin cargar excesivamente la atención en la sangre, donde Jesús aparece con una mirada noble y directa al espectador. Y estamos de enhorabuena, porque su magnifica obra será la autentica pregonera de nuestra salida procesional y de la liberación de un penado por Jesús “El Rico”, y la que voceara más allá de estas cuatro paredes, tan extraordinario acontecimiento. 12

[close]

p. 13

Y es que en 32 días, ¡¡¡será Miércoles Santo!!!, y como otros, si Dios quiere, a primera hora de la tarde, llegaré a la Casa Hermandad. Cuando llego, los más impacientes ya se encuentran allí, Chema, Juanjo, Quique, Jose, Eduardo, ya están encendiendo tulipas y la candelería. Antonio Martínez, Ricardo, Antonio Almanza y algún otro, deambulan arriba y abajo, como si ello fuese a mitigar sus nervios. Tras saludar y aprovechar la momentánea tranquilidad de la casa para dirigir mis rezos a nuestros titulares, me dirijo a Santiago. Allí si que hay lío, por otro lado es normal, allí está el centro de mando de la procesión, y ya se van solucionando los primeros problemas de los muchos que se deberán solventar a lo largo de la noche. De lo allí presentes depende la procesión en la calle, de ellos depende desde que se cumplan los horarios, hasta que todo el mundo salga perfectamente equipado y en su sitio. Allí, abrazo y deseo suerte a todos los que encuentro, a Ana, a Fernando, a Rosa, a Juan Pedro, a Cristina, a Marina a los Pedros, consciente de que su suerte ese día, será la de la procesión y por ende la de todos. Y paseo la vista por los bancos donde ya se encuentran los nazarenos con sus enseres esperando que llegue el momento de salir, y en ese momento agradezco al señor tanta juventud entre nuestras filas, pero no puedo obviar una pequeña amargura al ver el escasísimo número de nazarenos de edad avanzada en esos bancos. Y es que no puedo entender el abandono de la procesión por parte de mucha gente por el hecho, de que se acabó su etapa en el trono, o porque ya no forman parte de la junta de gobierno. Añoro ver más nazarenos maduros en nuestras filas. Y me cuesta entenderlo, cuando veo a personas que considero COFRADES, en cualquier punto 13

[close]

p. 14

del recorrido, viendo pasar las imágenes que reinan en su corazón. Y por ello desde este atril hago un llamamiento a todos para que ocupen su lugar en las filas de nazarenos, sois referente para muchos de los que estamos aquí y vuestro ejemplo, con vuestro capirote, a buen seguro que será abono para que muchos otros sigan ese camino. No olvidemos que si hay una figura, si hay un elemento esencial en Nuestra Semana Santa, ese es el Nazareno, por eso no me valen excusas acomodadas, como que me molesta el capirote, que no puedo respirar, o que me CANSO ¿Cómo que me canso? ¿Y si Jesús “El Rico” hubiese usado esa excusa para abandonar el madero? ¿Acaso habéis olvidado los momentos únicos que la intimidad del capirote proporciona? ¿O las mariposas que os revoloteaban en el estomago cuando en casa preparabais vuestra túnica para que el Miércoles Santo estuviesen perfectas? ¿Acaso habéis olvidado el orgullo que supone ser Nazareno de Jesús “El Rico” y de la Virgen del Amor? NO ME LO CREO, recuperar esa ilusión, disfrutar ese sacrificio, y honrar el orgullo que supone para esta hermandad tener cofrades de tanto peso como el que tenéis. Haced que esa admiración se acreciente y que se nos llene la boca al decir de vosotros ¡¡Son cofrades y Nazarenos!!, y hasta el último día vistieron la túnica de sus Sagrados Titulares. Y desde C/ La Victoria 12 -14, el próximo 16 de abril, a las siete de la tarde, la imagen de Jesus “El Rico”, iniciara su peregrinar por las calles de Malaga, pero antes delante de su trono la voz del mayordomo iniciará un Padre Nuestro y todos mirando al Nazarenos, que ese día lucirá más guapo que nunca, rogaremos por tener un buen recorrido,… Tras ello sonaran dos golpes seguidos de campana y otro más tras unos segundos, y entonces el trono se levantará y la carne se nos pondrá de gallina, al fin notaremos de nuevo el peso del varal en el hombro y el frío del metal en la cara, 14

[close]

p. 15

aplausos, el Himno Nacional, y Jesús “El Rico” un años más iniciara su andar como lo que es ¡¡Rey de Reyes!! Que lenta se produce esa salida, que despacio avanza Jesus sobre su trono, ello no es casual, el hijo, se deleita en la belleza de su madre, y con la mirada renueva el encargo que año tras año, realiza a aquellos que acompañan a María durante el recorrido, porque si de elegidos, de privilegiados he calificado con anterioridad a los hermanos de esta Cofradia, de entre ellos, Jesus “El Rico”, ha encomendado a sus predilectos, los de su mayor confianza que envueltos en túnica de terciopelo azul, acompañen a su madre y enjuguen en lo posible su dolor, y sobre todo, les repite una y otra vez, casi en un susurro, “no la dejéis sola, en vuestras manos pongo mi flor mas preciada, devolverla pronto junto a mi”. Y mientras va atravesando el dintel de la puerta, un instante antes de perder de vista a su madre y a los que la acompañan, repetirá aquellas palabras que dijera en la Cruz a punto de expirar. “Mujer ahí tienes a tu hijo, hijo ahí tienes a tu madre” (San Juan 19, 26-27). Tras este momento, Jesús “El Rico”, que conoce su destino, y que ya musito al padre, “no sea mi voluntad sino la tuya”, continuará su caminar, camino de ese acto, en el que una vez más, será embajador de Málaga y su Semana Santa en todos los medios de comunicación del mundo. Jesús “El Rico”, entrará en la plaza del Obispo y tras realizar una de la maniobras más complicadas de nuestra Semana Santa y situarse de cara a C/ Molina Larios, esperará la llegada de la madre que entrará exultante y majestuosa. Su hijo, que la tiene más cerca que nunca, la intentará convencer de que no pasa nada, de que no esté triste, de que toda esa gente está allí para aclamarlo, que su sacrifico es muy pequeño, si lo comparamos con lo que supone ¡¡la redención de toda la humanidad!!, “y como ejemplo de que mi sacrificio sirve, mira madre, el hijo tuyo, 15

[close]

Comments

no comments yet