LA PECERA

 

Embed or link this publication

Description

ASAB

Popular Pages


p. 1

A Gabo y a Cheo, vivos eternamente para nosotros. Prensa estudiantil alternativa. Bogotá, Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Facultad de Artes ASAB

[close]

p. 2

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS FACULTAD DE ARTES ASAB 1A P3CERA AFUERA DE LA PECERA Realmente fue un suspiro en el día… Y me acordé además de mis compañeros los peces que si salen de allí se ahogan y pierden su norte. Carito Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Francisco Petro Urrego Rector Universidad Distrital FJDC Roberto Vergara Portela Decano Facultad de Artes ASAB José Félix Assad Cuellar Comité Currículo Facultad de Artes ASAB Juan Fernando Cáceres Coordinadores de los Proyectos Curriculares Dorys Orjuela, Sandra Ortega, Néstor Lambuley, María José Arbeláez, Santiago Niño Dirección 1A P3CERA Gianni Lara Cruz Comité Editorial 1A P3CERA Carolina Moreno Ojeda, Steffi Andrea Vargas, Walter Castro, Luisa Fernanda Rodríguez, Diego Bello. Portada y Contraportada Juan Duarte Guevara y Estefanía Rodríguez Escritores Néstor Camacho, Ximena Romero Ríos, Paula Viviana Aguilar Rodríguez, Jonathan Rojas Olarte, Iván Ricardo Barrero Romero, César Gabriel Corredor, Luisa Fernanda Leal Vargas, Salomé Méndez, Sneider Porras, Isaac Morales Villa, Guillermo Andrés Castro, Sergio Leonardo Barrios Martínez, Organización Colombiana de Estudiantes -OCE- Universidad Distrital, El Macarenazoo. Diagramación Harold Ortiz Ortiz, Yimmy Cárdenas. Imágenes Harold Ortiz, Diego Bello, Edgar Ernesto Moreno López, César Vargas. Fotografía Leonardo Sánchez, Lina León, Ferney Andrés Cortés Edición Juliana Rodríguez Naranjo Difusión en Comunicaciones Facultad de Artes ASAB Maribel Medina Densidad, en cualquier dirección, en el vacío, chupando esta agua dulce, cabalgando en la corriente. Al borde del cristal. Atrás de eso que no comprendemos, porque sabemos que allá no podríamos sobrevivir. Estar en una pecera, adornados por lo que quieren ver de nosotros. Hacemos nuestros mejores movimientos y ni así se dan cuenta que existimos. Somos como un hueco, como un abismo, anegado por seres extraños que, aunque son especialistas en seducir, a veces olvidan sus sueños más íntimos en el laberinto inexpugnable del arte, por el arte. ¿De qué sirve hablar bonito? ¿Si el viento no nos acompaña? ¿Si no llega a nuestras aletas? Estamos en la segunda edición de 1A P3CERA. Algunos de ustedes se preguntarán aún por el nombre o la relación entre una Facultad de Artes ASAB y el lugar decorativo para la estadía de peces. Preferimos dejar este tipo de interpretaciones a la creatividad del lector, ya que hemos visto cuan enriquecedora puede llegar a ser. En este segundo número hemos vuelto con todo: Ilustraciones y fotografía sugestiva, artículos que invitan a celebrar la danza, miradas críticas sobre el arte en sociedad, reflexiones sobre el Acuerdo 008, la situación presupuestal de la Distrital, reseñas de obras, caricatura, literatura, reproducciones artísticas, hasta carranga les traemos. Nuestra publicación es el resultado de la necesidad de poner en el con- texto urbano la producción artística de los estudiantes de la Facultad de Artes ASAB. Queremos ubicar en el escenario de lo público, tal como nuestra universidad, los debates internos que realizamos, con el fin de que usted tenga una visión más amplia de las personas que pasan a diario por estos espacios reformulando las distintas matrices del arte y de la interacción social. Hemos llegado a sus oídos desde el canto de ballenas, titánicos como chelos, con los delicados trazos de un bolígrafo integrado a la imagen de alguien dentro, embebido en el mundo del arte. Pero el arte debe llegar al público. Estamos convencidos de eso. Tal como nuestros hermanos los peces pueden andar libremente por el mundo compartiendo su danza fantástica, queremos hacerlos parte de nuestro baile y nuestro canto. Si bien aún los miramos desde este vidrio, lo hacemos con una extremidad afuera, queremos tocarlos y que nos toquen. Cualquier comentario, crítica, sugerencia, artículo, poema o canción, será bien recibido en el correo 1ap3cera@ gmail.com. Esperamos que esta propuesta editorial se fortalezca y pueda llegar con mayor periodicidad al tacto de nuestros lectores. Agradecemos el interés que ponga en estas páginas. Recuerde que el papel con el que han sido impresas puede ser reciclado. Pero antes de ello, si ya lo leyó y lo va a dejar atrás, por favor póngalo a circular. 2

[close]

p. 3

Por: Salomé Méndez Los días 24 y 25 de Abril se celebra en la Facultad de Artes ASAB de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, el Día Internacional de la Danza ASAB 2014 (DIDASAB) “Cuerpos pensantes, identidades danzantes”, en el cual diversas manifestaciones dancísticas serán llevadas a cabo bajo la organización del Proyecto Curricular de Arte Danzario. Esta celebración nace al ser adoptada por la que en ese entonces era Opción Danza del Proyecto Curricular de Artes Escénicas, como respuesta al mundialmente reconocido “Día internacional de la Danza”, buscando atraer e interesar al público nuevo, no acostumbrado a este tipo de manifestaciones artísticas. Es muy gratificante ver cómo, poco a poco, la danza se abre paso en la Academia, ejemplo significativo de esto es el mencionado Proyecto Curricular de Arte Danzario que, después de muchas batallas, es ahora el primer pregrado en Colombia capaz de reconocer la danza como un campo digno de ser estudiado profesionalmente. Los estudiantes de danza que se han presentado a las audiciones, han hecho saber con su entrega la importancia que reviste para ellos este festival. Además de su ejercicio corporal habitual, han asumido espacios constantes dentro de sus tiempos libres para los ensayos. Así que todo está dispuesto para que asistamos. En nuestro país, la mayor parte del dinero es destinada al financiamiento de la guerra interna, por lo cual, son descuidados otros aspectos fundamentales (salud, educación, alimento). Así, el presupuesto para apoyar la cultura es del 0,06 % de un total nacional, por ese motivo la diversidad y trayectoria de la danza en el país no poseen las fuentes ni registros pertinentes, hecho triste pero que a la vez abre posibilidades, nos deja con la clara sensación de que no se trata de descubrir sino más bien de construir. Por esto quizás, un espacio como el que da DIDASAB es una oportunidad preciosa. La Academia abre las puertas a todo tipo de público interesado en el intercambio y el diálogo cultural, haciendo aportes a la construcción de la danza y su interdisciplinariedad. Se llevarán a cabo diversas técnicas y áreas de entrenamiento, con las cuales, probablemente, surgirán nuevos lenguajes corporales. Es la oportunidad perfecta para tener la enriquecedora experiencia de conocerse a través de cuerpos y saberes ajenos. 3

[close]

p. 4

Por: Jonathan Rojas Olarte Un docente puede dar a los bailarines un conocimiento técnico y teórico, pero si ellos como intérpretes no tienen una emoción, como la que se observaba en los momentos de socialización cultural en las fiestas y verbenas, no se proyectará más que un esquema de movimiento sin sentido alguno. En el siglo XXI, las danzas folklóricas han perdido casi la totalidad de su tradición y lo que se conserva es gracias a la revaloración que de éstas se ha hecho. Un bailarín tiene un proceso de formación, una preparación del cuerpo para hacer danza y utiliza una técnica específica en la danza tradicional que ayuda a la proyección, con lo que construye un espectáculo. Tiene una estética que es transmitida a un público. Utilizar el ballet para perfeccionar movimientos y coordinación de un grupo ayuda bastante, aunque hay que resaltar que utilizar el ballet para la danza tradicional no es incluir dentro de ella pasos o movimientos establecidos , ya que se convertiría en una fusión. Desde un punto de vista pedagógico, en la danza tradicional logramos observar diferentes aspectos como la proyección, la técnica, la investigación, etc. Estos elementos hacen parte de una revaloración, momento planteado por Eloísa Jaramillo en su texto Entre bailarines y bailadores, el cual nos lleva a cuestionarnos sobre la participación que tenemos como agentes activos de la danza en general. Eloísa Jaramillo establece algunos momentos enfatizados en la danza: las fiestas como impulsadoras de la vivencia y el sentir; la conservación como forma de traer al presente las danzas ejecutadas en las fiestas; la revaloración como incursión de nuevos elementos en la danza tradicional para hacerla más bella y agradable ante un público y la fusión como mezcla de varios elementos en uno solo. Pero desde un punto de vista crítico, lo más relevante es el concepto del sentir como emoción jerárquica en la danza, ya que de éste se desprenden bastantes aspectos. 4 Podemos cuestionarnos sobre la revaloración en relación con lo tradicional: algunos folkloristas desaprueban el hecho de la danza tradicional modificada para un escenario. Pero si no fuese por esto, ¿todavía existirían las danzas tradicionales que conocemos ahora? Para concluir, me remito a un párrafo del texto Entre bailarines y bailadores que dice: “A la hora del té, siento que el asunto de las danzas tradicionales que se vuelven contemporáneas hay que resolverlo bailando, propiciando encuentros entre bailarines y bailadores, aceptando que nuestro cuerpo es un campo de fuerzas entrecruzadas”. Esto nos invita a no dejar perder la procedencia de las danzas folklóricas y pensar en por qué se ejecutan de una manera determinada sin importar una técnica específica. Es necesario dar herramientas tales como la preparación física, para que éstas vivan en la contemporaneidad sin perder su esencia.

[close]

p. 5

Por: Iván Ricardo Barrero Romero Soy de Villapinzón, un municipio ubicado a hora y media de Bogotá, por la Autopista Norte. Es la tierra donde nació el gran Luis Antonio Escobar y donde han nacido otros grandes músicos. Como él dijo alguna vez: “en Villapinzón levantas una piedra y encuentras un músico”. Quizás sea ésta la razón por la que un grupo de jóvenes hemos decidido dedicarnos a levantar piedras allí desde hace 6 años. Organizar un evento no es nada fácil; sin embargo, su incidencia en el ámbito social y cultural ha sido tan fuerte en el municipio y en nuestras vidas, que será muy difícil abandonarlo. El Festival Hato Viejo consiste en la convergencia de diferentes públicos alrededor de muy diversos géneros musicales (tradicionales de la región, rock, metal, etc.), cuyo único requisito de ingreso es el aporte de un alimento no perecedero, el cual llegará a las personas más necesitadas. Además, este mismo evento ha gestado la conformación de diferentes grupos musicales juveniles no sólo en el municipio, sino en gran parte de la provincia, por ello ha sido necesario realizar audiciones y clínicas a nivel regional. Uno de los valores más importantes que tiene el evento, entre muchos otros, es la posibilidad de vernos e integrarnos como diferentes, no semejantes. Una oposición al sistema, visto con profundidad, es reconocernos únicos en las diferencias del otro. A Pedro Aznar, un músico argentino que admiro bastante, alguna vez le preguntaron qué teníamos que hacer para ser excepcionales. Su respuesta no fue corta por perezoso: “nada, todos somos excepcionales”. Quizás a quienes reconocemos como excepcionales los vemos así porque ellos fueron capaces de reconocer sus méritos o, quizás, por nuestra incapacidad de reconocerlas en nosotros mismos. En la medida en la que los miembros de una sociedad se reconozcan de esa manera, la exclusión será menor; pero desde siempre dicen que son pocos los que logran la diferencia, creándonos ídolos y postergando un poder a costa de una masa de gente uniforme y plana. Este valor de reconocer las diferencias repercute en un municipio predominantemente católico y conservador, puesto que a través de las diversas actividades que reúne el evento, siempre está presente el deseo de eliminar el prejuicio. El bien social que se logra a través de la donación y distribución de los alimentos es realmente mínimo, pero, quizás, es una motivación para que el Colectivo Hato Viejo siga en su trabajo desinteresado, asumiendo los problemas de toda índole (politiquerías, asuntos económicos, entre otros) que se presentan año tras año. Las sonrisas del campesino, del niño, de la pareja de ancianos agradecidos son el motor de nuestro ánimo y motivación. No queda más que invitar al lector a reconocerse único y diferente en la versión número 7 de nuestro Festival Hato Viejo, Villapinzón-Cundinamarca. Aliste el viaje para noviembre en este 2014. Porque lo único que nos une con Norteamérica es la bella música campirana Letra y Música: César Gabriel Corredor Si le canto a mi tierra esta triste realidad, debe ser con grass-carranga, pa’ decir to’a la verdad, pues el canto campesino, las penas puede curar, porque ya no se soportan sin sobar ni carranguear. Como baila el compadrito, que a la olla lo enviarán, al igual que su alimento, que ya bien jodido está. Canten por la libertad de las ricas semillitas, porque son las que nos dan to’el sustento y la vida. (Bis) ( Improvisación) Y aunque ya le haga jalta, el sabor güeno al cocido, el sabor de grass-carranga sigue güeno compadrito. Porque ya todos sabemos comovamo’ a terminar: Con los buches bien dañaos de tanto certificar. Como le pasa al compadre que se puso a protestar a causa de sus semillas que no puede trabajar. Canto por la libertad de las ricas semillitas, porque son las que nos dan to’el sustento y la vida. (Bis) Real Carranga 5

[close]

p. 6

(En Transmilenio. Un campesino con algunas heridas visibles pero leves.) Acción 1 Campesino: Disculpe, ¿sumercé sabe si éste me lleva a los juzgados de Bogotá? Esta fue la dirección que me dieron (entrega un papel). Actor 1: Pues le toca hacer transbordo en la calle veintiséis y bajar, creo que hasta una estación más allá de Quinta Paredes. Campesino: Es que imagínese que me mandaron por allá dizque por tener semillas ilegales. ¡Juemadre, cuanto tiempo uno guardando de sus cosechas pa´ después volver y sembrar! Y ahora “que no, que eso es ilegal”. Todo quieren que uno se los compre, y dígame uno de dónde, si eso carísimo. Ora que no vendemos igual porque el maíz y todo eso lo traen dizque de otros países y más barato. ¡Imagínese! Nos quitan el trabajito y quieren que saquemos plata yo no sé de dónde. Actor 1: O sea que usted estuvo en el paro. Campesino: Pues claro, y dígame como no hacerlo… Pero salimos fue a que nos cascaran. Yo vengo de Guasca y pos nos reunimos ahí en La Calera. Y el otro día que fuimos a bajar pa’l Centro, eso nos cerraron esos infelices de negro, los que traen el escudito… Eso cómo nos botaron esa porquería de gas. Y uno sin hacerles nada. Pues después de que ellos empiezan, uno también se emberrionda. Pero, esos con sus humos y pistolas de pintura… Mire como me dejaron. A mí me agarraron y por allá me dejaron en un CAI y luego me citaron por allá. Acción 2 Actor 2: Pero es que tampoco nos pueden venir a traer sus problemas a nosotros. Uno igual que usted necesita ir a trabajar y ganarse la papita. Actor 1: Por eso, ¿cómo que los problemas de ellos no son nuestros? La papita que dice que compra, ¿cómo le llega a usted? Es que ese es un problema de todos. Actor 2: ¿Pero luego no dicen que la papa que traen de China es más barata? Campesino: Pero eso es una porquería de papa, toda tratada… Y es que a esos no les cobran todo lo que a nosotros… Claro, como no es usted la que aguanta hambre. A mí esos del ICA se me llevaron toda la semillita. ¿Y qué hago ahora pa’ la siembra? Si esas semillas que venden, las dizque autorizadas, son carísimas… Dígame, ¿uno cómo trabaja? Actor 1: ¿Es que qué necesidad tenemos de importar papa? Eso es producir desempleo y pobreza. Además lo que comeríamos sería todo transgénico. Ahora mire cómo dejaron a este hombre. Es que también la fuerza pública está abusando. Acción 3 (En casi el otro extremo del bus el actor 3 y 4 conversan). Actor 3: ¿Qué es lo que dicen allá? Actor 4: Están hablando del paro. Un campesinito está ahí. Que lo citaron en los juzgados por tener semilla dizque “ilegal”. Está diciendo que los del ESMAD lo volvieron una nada. Que la semilla que les obligan a comprar es muy cara. Y una vieja ahí diciendo que eso qué tiene que ver con nosotros… ¡Ah! ¡Es que es mucha la ignorancia! Actor 3: Vieja abusiva. Claro, como no es a ella a la que están jodiendo directamente. Pero espérese a que comiencen a escasear los alimentos, y que se le comience a cambiar el sabor a la comida… ¡Ah! Y que la gente se comience a enfermar. Por eso todo lo que hace Monsanto, todo produce cáncer, y esas son las semillas que son autorizadas. ¡Hágame el favor! (Al otro lado del bus). Actor 1: ¿Sabe qué? Yo apoyo el paro (se pone de pie). Actor 3: Yo también apoyo el paro. Actor 4: Yo apoyo el paro. Actor 5: Yo apoyo el paro. Actor 6: Yo apoyo el paro. 6

[close]

p. 7

Un problema de carácter social, que trasciende lo visual, se manifiesta cotidianamente en la realidad que palpamos de primera mano, la que experimentamos cuando nos toca la violencia de un atraco o violación, la negligencia de un burócrata, la paranoia e indiferencia de extraños o, inclusive, en hechos más mundanos como la envidia de conocidos u otros más dolientes como el hambre y la pobreza en menor o mayor escala que una generalidad ha experimentado. Esta problemática social también se manifiesta indirectamente mediante un lenguaje visual, emitida imperiosamente a través de todos los medios que alimentan sin descanso una relación entre el bombardeo masivo de información/desinformación, y la natural curiosidad como también la avidez y morbo sin saciedad por las desgracias y dolores ajenos que a diario acontecen en el ancho nacional. No sé cuánto sea el porcentaje de quienes ven noticieros o noticias vía Internet casi que a diario -porque resulta muy tedioso-, pero me incluyo en las estadísticas de quienes lo vemos de lejos y con cierta incertidumbre, con una reflexión en la que los hechos no se consumen como producto diario, sino como observación sociológica sin ser eminente en dicha disciplina. La fachada social y cultural que hemos construido a través de la herencia de una raíso fiscal y criminal donde todo resulta un ne- miento se oferta como un aliciente recreativo, gocio redondo entre la religión, la educación, la un esparcimiento a tanto malestar. Pero, como salud y, por supuesto, la política. todo en exceso, se convierte en un potente sedante, una invitación a la inercia, a la enajenación La retentiva visual del país es una distorsionada e insta con más renuencia a generar ignorancia y famélica memoria a largo plazo, que hace re- que a construir valores formativos, pues empleaiterar falencias éticas y errores históricos, como do como distracción sensacionalista, sirve como si se tratara de una nueva moral amoral y es que, herramienta de desinformación y manipulación. aparte de olvidar, nos acostumbramos muy fácilmente. Esta constante debilidad en la retentiva y Lo que interpreto justamente desde el panorama el comportamiento proviene desde diversas esfe- social, es que el consumo regular de una realidad ras culturales y es ejercida por todos. “cruda” y agobiante, en cualquier tipo de ración -indistinto o cuánta sea la porción, qué tan cerLos líderes políticos y los empresarios insisten cana, cuán gustativa resulte o cuál sea el plato en en la corrupción y el clientelismo al interior de que ésta se sirva–, se convierte en un producto, la mayoría de instituciones estatales y entes gu- en este caso un producto de consumo visual en bernamentales. La negligencia de su aparato primera instancia, debido a la naturaleza en que burocrático-legislativo en sus oficinas, trunca recibimos esta información y el énfasis que los procesos y alarga otros muchos hasta la cancela- medios –algunos sensacionalistas– hacen al resción de términos mediante sobornos. El pueblo pecto. sosegado aún espera que provenga un cambio de esta élite dirigente, corroída en sus cimientos por Mi propuesta visual, como representación, rela cultura de la trampa, llena de una serie de ar- curre a una serie de imágenes que aluden a las timañas y subterfugios de los que se sirve, donde problemáticas internas del ámbito nacional, con se burla a la justicia, en complicidad y acomo- un texto sobrepuesto de llamativo color, cuya do de la justicia misma, para obtener beneficios, estética tipográfica resulta amable, impecable y amangualados como clase dirigente para que sus comercial – tal cual una marca registrada de un corrompidas dinámicas les facilite la obtención producto-, donde se confronta la imagen cruda de dineros fáciles. de la realidad con la estética y elocución de esta palabra, que es un término amalgamado entre la palabra “gonorrea” y “realidad”. herida social que lleva centenares de años encarnada en nuestra memoria colectiva; la falta de sentido común inherente a nuestro comportamiento, en donde se anteponen los intereses del individuo por encima de los intereses generales, bajo la ley del sálvese quien pueda, sumando una carencia fuerte de valores que no fueron inculcados desde una educación integral, es lo que nos mantiene absolutamente jodidos. Lo han señalado muchos reiteradamente. Al último que le oí decir eso fue al recientemente asesinado líder comunal del Bronx Oscar Molina: “Tenemos buenas ideas, somos creativos, pero sólo buscamos satisfacer lo propio”. Se ha forjado en la identidad nacional una paranoia y tensión social donde se desconfía de todo y, al mismo tiempo, justamente por ese carácter individualista, tenemos un conformismo paliativo y cómodo. Parecen varios países en uno, en una multipolaridad renuente. Este asidero de efectos convierten a Colombia en el perfecto pa- Como es bien sabido, la gonorrea es una enfermedad venérea de transmisión sexual, pero como Los cráteres en los asfaltos de la malla vial, las término de uso común en el lenbasuras sin recoger, los errores en la facturación, las obras grises sin avanzar, la inseguridad urba- guaje y jerga popular colombiana, denota peyona, las renuncias de altos cargos y las rebajas de rativamente una situación, persona o cosa que es penas son clara evidencia del imperante reino de muy difícil, increíble o adversa. la corrupción, que engendra una serie más prolongada de efectos, en primer instancia, porque La serie de imágenes llamada Gonorrealidades el aparato judicial es muy flexible con aquel quien resume varios síntomas del acontecer nacional comete cualquier tipo de crimen, tales como que se manifiestan diariamente. Son algunas asesinatos por vendettas, ataques de celos, vio- de éstas, en una primera serie: la corrupción, la laciones, atentados, robos, consumos de drogas, pobreza, el clientelismo, la inseguridad, la delinla intolerancia con las preferencias sociales, cul- cuencia, la negligencia, entre otros malestares turales, políticas, sexuales, deportivas. Incluso la sociales que afectan al país. forma de represión de las autoridades con abusos desmedidos dan cuenta de una pesada cadena de errores cíclicos. Todo esto en un contraste diametral respecto a lo que se nos es mostrado en representaciones, desde los medios principales, sobre nosotros mismos. La cultura mediática y del entreteni7

[close]

p. 8

Ávida de una reforma académica y administrativa integral en la Universidad Distrital, los ejercicios democráticos para propiciar cambios estructurales siempre han estado presentes en los pasillos de la Academia; pero éstos, a la luz de lo que sucedió a finales del año pasado en el seno del Consejo Superior Universitario, parecieron estancarse en lo que se denunció antaño: en simulacros de participación, espacios en donde aparentemente se debatía y proponía a la alta gerencia de la universidad lo que urgía cambiar en la misma. No fue así. En el 2008 surtió un proceso denominado Asamblea Consultiva Universitaria, cuyo fin era establecer los lineamientos epistemológicos y políticos para la consecución de una reforma urgente y necesaria, en ese entonces y aún hoy, en la UD. Las críticas a ese proceso cundieron, principalmente por su carácter consultivo y no vinculante de las decisiones que allí se tomasen; espacio por cierto, en términos positivistas, plural y participativo, dadas las características de los asambleístas elegidos, propios de la heterogeneidad de la comunidad universitaria. Sin embargo, ni este proceso ni los usuales procesos de participación (o más bien simulacros) no fueron tenidos en cuenta para que de manera inconsulta, impopular y, en términos generales, apartados de la realidad histórica y académica de la universidad, el Consejo Superior aprobara el Acuerdo 008 en noviembre del año pasado. El presunto Estatuto Académico de la Universidad Distrital, Acuerdo 008 de 2013, ha propiciado la reflexión y la movilización de la comunidad universitaria desde entonces. Y este semestre, en particular, ha sido el epicentro del debate en las instancias administrativas y pedagógicas del álma máter. El Acuerdo en síntesis plantea la reforma necesaria que requiere la universidad, pero propio del concepto seudodemiurgo que representa el CSU, sin tener en cuenta lo que piensa la comunidad universitaria, es decir, estudiantes, trabajadores, cuerpo docente y personal administrativo. En este sentido, Carlos Araque, Coordinador de la Unidad de Investigación Facultad de Artes ASAB, plantea que “el acuerdo 008 es un documento hecho de retazos que no recoge la propuesta de reforma, es inconsulta, ilegitima y es ilegal”. Sin embargo, el Acuerdo sí pretende ser un adalid legal del ahondamiento de la crisis administrativa, pues plantea y crea un sinnúmero de instancias burocráticas que repercutirían directamente en la promoción del conocimiento integral. Sólo un pequeño balance de la reforma da cuenta de creaciones de vicedecanaturas, consejos y diversas instancias de decisión y deliberación, que no permitirían el desembotellamiento institucional de la UD, sino que lo acrecentaría. Las funciones de consejos, unidades académicas, unidades de apoyo, departamentos, institutos, centros, subsistemas, comités, áreas, claustros, coordinaciones, direcciones e incluso consejos editoriales, emplazadas en el marco de nuevas facultades, no solamente son espurias en un racionamiento elemental de las mismas, sino también complejas, dadas las dinámicas de la universidad, que no necesita tantas instancias administrativas para desarrollar correctamente su visión, su misión, su perfil institucional, como centro de estudios público de la capital. WPrecisamente Edna Rocío Méndez, Coordinadora de la Unidad de Extensión Facultad de Artes ASAB, afirma que la reforma “no da respuesta a unas dificultades de carácter administrativo que se vienen señalando desde hace un buen tiempo y que fueron uno de los motivos centrales para empezar a hablar de una reforma universitaria, de una necesidad de modificar una estructura orgánica y administrativa y académica. Entonces, (el Acuerdo) no resuelve ninguna de las situaciones administrativas que se vienen presentando y sí ahonda, dijéramos, le agrega, unos elementos de dificultad en la administración, (...) unas estructuras que no sabemos cómo operativamente se van a dar”. Las necesidades más sentidas en la comunidad no aparecen enumeradas en la propuesta de la seudo reforma, que no adquiere legitimidad si la comunidad universitaria así lo decide y constituye con fuerza el bloque popular para detener la implementación de la misma. Esto sin demeritar que efectivamente hace falta el cambio estructural en la universidad y urge emplazar a las instancias de dirección de la academia para que se comprometan con impulsar una reforma incluyente. La fatídica deserción universitaria, por ejemplo, podría ahondarse con los “tiempos” que enumera el Acuerdo para que los estudiantes no dejen de serlo; con el promedio que no puede ser inferior a 3.5 y con espacios administrativos, esos sí, que no crea la reforma, para evitar la deserción y promover el acompañamiento a los estudiantes en su proceso de aprendizaje. De nuevo, una vez más, el demiurgo CSU hace de las suyas, se aleja más de la base de la universidad – la comunidad universitaria – y legaliza la arbitrariedad académica y administrativa. Es bien sabido que la educación en Colombia requiere una reforma, porque la actual Ley 30 de Educación Superior es dañina, dadas las implicaciones eminentemente mercantilistas de la misma y que emula a la perfección el Acuerdo 008. No sólo por su estructura sino por lo que representa, el Acuerdo es un peligro para el correcto desenvolvimiento de la calidad, pertinencia y eficiencia de la educación superior que da la universidad del Distrito. Los estudiantes consultados* sugieren, casi que de manera unísona, que el Acuerdo fue planteado “cuando la participación estudiantil era incipiente y todos estábamos pensando en vacaciones, no teníamos participación en el Consejo Superior Universitario, porque el que teníamos (el representante estudiantil) fue expulsado días antes. Esto vislumbra una estrategia del CSU: anular la participación activa de los estudiantes para sesionar en las decisiones importantes a su gusto”. Sobre la afectación particular a la Facultad de Artes ASAB, los estudiantes enuncian que ésta “no es ajena a los eventos en la Universidad Distrital; por lo tanto nos manifestamos en desacuerdo con el CSU, pedimos la revocatoria del mismo y la nulidad del acuerdo 008 y sus hermanos gemelos. Exigimos la participación en la construcción de una reforma democrática que albergue todas las necesidades de cada una de las facultades de la Universidad Distrital, comprendiendo que cada una tiene necesidades particulares”. El Acuerdo podría surtir efecto desde el primero de enero del 2015, según reza el Artículo 70 del mismo. 8

[close]

p. 9

Sergio Leonardo Barrios Martínez Universidad Distrital FJC La Academia Superior de Artes de Bogotá ya no existe, ahora su lugar lo ocupa la Facultad de Artes ASAB de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Pasamos de ser una academia de oficios a ser parte de una universidad. Nosotros somos una universidad y lo que en teoría eso representa: Mayores recursos, mejores laboratorios y talleres, investigación, creación, debate académico, bienestar, interdisciplinaridad y universalidad de conocimiento. Esto no es un suceso reciente, la facultad hace parte de la UD desde hace ya 8 años, es decir que todos los estudiantes que actualmente nos movemos por los pasillos y salones del Palacio de la Merced, no tuvimos la oportunidad de conocer y ser parte de la anterior Academia, desde el primer día fuimos UD. Sin embargo, reina en el ambiente de la facultad un sentimiento melancólico y romántico de "independencia": allá lejos está la Distrital con todos sus problemas y acá nosotros, absorbidos en un tipo de endogamia académica. Parece ser que no hemos concebido la importancia de ser parte de una universidad, muchos inclusive sentimos vergüenza de decir que somos de la "distri" y cuando nos preguntan en dónde estudiamos, respondemos que en la ASAB “la academia”, cuando ésta, como dije anteriormente, ya no existe. Debemos comenzar a pensar como facultad, reconocernos como parte de un ente más grande llamado universidad y asumir los retos que esto implica, sus beneficios, pero también sus problemáticas. En esta actitud ensimismada, hemos perdido fuerza, reconocimiento y hemos dejado que desde otros lugares se tomen las decisiones que nos afectan. La técnica (música, plástica, danzaria, escénica) es una herramienta, el medio para generar más conocimiento, afectar e influir en el entorno, más allá de ser un oficio. Y no me malinterpreten, éste no es un llamado al sentimiento de orgullo ciego, al culto a la bandera y el escudo de la UD, a que nos aprendamos el himno de la Universidad. ¡No! Esto es un llamado a que nos pensemos como ciudadanos universitarios, como estudiantes de una universidad pública, la principal del distrito y como parte de una de las facultades de arte más importantes del país. Pero en vez de eso, vemos a la facultad y su sede como un castillo fuertemente amurallado, el vínculo con la Distrital como una cuestión meramente formal, porque "nos tocó". Finamente cabe preguntar si realmente vemos en el arte un factor de cambio. Actualmente, la facultad pasa por varias dificultades, la principal es que la casa se nos quedó chica, y sí, aunque el Palacio de la Merced es un espacio inspirador, la realidad es que no caben más estudiantes. Teníamos la esperanza y más allá de ésta, la promesa de que seríamos trasladados a un espacio hecho a la medida de nuestras necesidades: La Aduanilla de Paiba, parte del antiguo Matadero Distrital, como parte del proyecto de desarrollo de la universidad y otorgado en una resolución de 36 páginas. Sin embargo, este proyecto se cayó, no como un proceso natural, es decir esto no sucedió porque tenía que suceder, sino por una decisión tomada por algunas personas específicas, y comunicada en una pobre resolución de 5 páginas. En una visión más panorámica, a esto se le suma la crisis presupuestal que sufren todas las entidades de educación superior en el país y que, específicamente en la Distrital, suma un déficit de $37.129 millones, y a la falta de un cuerpo estudiantil fuerte y consolidado (la distrital posee uno de los más bajos porcentajes de participación es- tudiantil interna) y, en el caso de la Facultad de Artes ASAB, la ausencia de representantes ante los distintos consejos de la facultad, sumado a la indiferencia o ignorancia de los miembros de ésta ante la presente situación. Es por eso que actualmente se han visto en los pasillos carteles donde se convoca a los estudiantes de los distintos proyectos curriculares de la sede del palacio a las asambleas, temidas por muchos pero necesarias en la conformación de un cuerpo estudiantil y un cuerpo colegiado, a la altura del contexto universitario. Un movimiento que lejos de volverse la piedra en el zapato de los distintos procesos que están marchando para mejorar la situación, busca ante todo apoyar dichos procesos en un ambiente de diálogo y debate que luche por una universidad de calidad, líder y equitativa, democrática y pública, teniendo en cuenta que debemos cambiar la visión que tenemos de lo público como tierra de nadie y empezar a verlo como parte de nosotros, pero también de los compañeros, de la gente que habita la ciudad y de todos aquellos que vienen detrás a apropiarse de este significativo espacio. Somos artistas, un título que siempre ha generado interés en el resto de las personas, y esto debe significar algo. Poseemos una serie de habilidades, dones o como quieran llamarlo y suponemos que nuestra sensibilidad es diferente, pero no tenemos ningún tipo de reacción ante la realidad más inmediata y lejos de ser éste un llamado para cambiar el mundo, o nuestro país, es una invitación a cambiar de actitud. Luego, todo lo demás vendrá por añadidura. 9

[close]

p. 10

Por : Sneider Porras Y en medio de su somnolencia, el sujeto intentó analizar su condición, por un lado, esos juegos arreglados con los que pretendían hacerlo pasar por idiota, juegos a los cuales él ya estaba acostumbrado y preparado para la batalla, ganada incluso antes de empezar. Por otro, esa indeseable sensación de querer y no querer, de sentir y no sentir, de saber a quién se desea entregar en cuerpo y alma, y saber que no es posible, no entender la situación; querer y no querer, éste era realmente su predicamento. Entender por fin que la libertad del querer es absoluta, que solo se quiere para dar y para recibir en la medida en la que aquella persona quiera entregarse, como la luna y el mar, amantes eternos, confidentes extranjeros cada uno en el mundo del otro. Querer y no querer, sentir y no sentir. ¿Quién puede culpar a quien quiere, aún cuando no hay esperanzas? ¿No se dice acaso que el futuro no está escrito y las esperanzas son simplemente una ruta? ¿La ruta de la ilusión? Y al final, ¿dónde muere esta ruta? ¿Dónde mueren las ilusiones? Simple, las ilusiones mueren cuando se hacen realidad. Tomó un café, un poco más despierto, divagó nuevamente en sus pensamientos, no encontraba respuesta, ya había leído cuanto libro podía ayudarlo, algunos gritaban desesperados al cielo pidiendo consejo por los amores que desaparecían sin existir, otros lanzaban aullidos a la luna cual jauría de lobos hambrientos que, como él, querían saciarse de respuestas y razones; pero con ninguno sentía tranquilidad. Dio unos pasos y estando en el balcón levantó la mirada, acostumbraba extasiarse con los bellos trazos que el universo disponía en el eterno lienzo donde se posaban esos hermosos brillos nocturnos o esas miles formas de algodón en las mañanas, respiró profundo y en un suspiro, como quien con su último aliento expresa su más terrible secreto, la nombró. No pudo evitar cerrar los ojos e imaginar la sutileza de sus palabras, sentir lo cálido de sus manos, recordar lo cerca que estuvo de sus labios y lo atrevido que fue al besarles, pero no se arrepentía, quizás era la única manera de despertar a su realidad. Abrió nuevamente los ojos, el degradé en el cielo se hacía cada vez más contundente, era justamente el momento donde él se perdía en el tiempo, no sabía si amanecía o anochecía, sólo sabía que los colores primarios en el cielo jugaban sin reglas, se entrelazaban entre ellos para hacer de ese momento un momento inexplicable de satisfacción. Su mente lo llevó había condenado a la exaltación eterna. Detestaba tanta perfección en lo que veía, pero quería conocer ese misterio que había siempre en su mirada, esa oscura parte que no conocía, que tanto le inquietaba; precisamente era este enigma el que lo mantenía absorto incluso de su propia realidad, siempre fue un chico curioso, y ahora la intriga no lo dejaba ni siquiera dormir. El cielo dejaba ver sólo un color víctima del tiempo y de la tempestad, aquel chico que empezaba a convertirse en hombre, esclavo de sus emociones la llamaba a gritos sin emitir sonido alguno. Ella indiferente cerró la puerta a cualquier oportunidad, aunque a veces parecía que también a gritos mudos lo llamara, él aún confundido con el café en la mano, pensó en el beso, ese maldito beso que se fundió cuando el cielo no dejaba ver si amanecía o anochecía, ese escurridizo beso, repetirlo sería de cualquier manera fatal, podría perder su conciencia y su alma como quien la vendiera al mismísimo demonio enamorándose perdidamente o por el contrario despertar a su propia realidad y saber cuándo las horas se entregan a la noche oscura y fría o al cálido saludo del día. Estaba en ese punto donde el tiempo se confundía entre día y noche, maldito momento lleno de incertidumbre, maldito beso lleno de preguntas sin respuestas. El café se había acabado, pero en sus pensamientos aún vacilaban mil ilusiones y mil realidades, era jugar con dos personalidades, la que quiere y la que no quiere querer; y ella, ella aún lo ignoraba, pero él ya sabía qué debía hacer, por encima de las dudas había tomado su decisión, todo por ese beso, ese maldito beso. rápidamente a aquel beso, con el descaro que lo caracterizaba sonrió, "lo volvería a hacer" era lo único que podía pensar, lo repetía en su cabeza, tal vez la negativa de ella simplemente lo había llevado a obsesionarse con ese beso. Pero, ¿y qué pasaría después? Cada vez que intentaba pensar en una razón para odiarla la quería más, pero en iguales proporciones pasaba en el caso contrario, ya no vivía por él, ella jugaba con sus emociones a su antojo. El cielo dejo caer su regalo más preciado a la tierra, él abstraído por la belleza que lo sorprendía a diario se dejó bañar por las gotas de la tormenta que se acercaba, sentía aún esa confusión, quería odiarla y odiaba quererla, pero era su sonrisa, esos hoyuelos que se hacían cuando imaginaba alguna picardía, esa pasión con la que sabía que se llegaría a entregar en ese momento de sublime exaltación banal, esa mirada tenue y cabizbaja cuando sabía que algo no andaba bien, casi podía contar cada uno de sus lunares y dibujar con el dedo su talle y su cintura era todo eso lo que lo ataba a esta figura que él

[close]

p. 11

Algo. Alguien. Un Ser. Nadie. Nada… Mujeres quizás. Hombres quizás. Andan. Viven. Habitan. La Calle. Yo. Luisa. Alguien. Algo. “Artista” quizás. Actriz quizás. Inquieta. Cuestiono. Observo. Penetro. Su Mundo, Su corazón. El de los Nadies. Que ignoran. Mis pretensiones. Mi Monólogo. Su Monólogo. Conversamos. Interactuamos. Reímos. Coro de Groserías. Brota algo de mis ojos. Lo ignoro. Brota algo de sus ojos. Lo ignoran. Tabares.Johan.Wilman.Javier.Daisy.Cucho.Maria.Carmenza.Zarco.Raul.JeanPaul.Julio.Over. 9614 en aumento. La Cifra en Bogotá. ¡Edcelente!! ¡Edcelente!!! “Profe Porque…Porque… Mi esposa me dejó, Mi mamá murió, Mi papá me pegaba, Me violaron, La curiosidad, Empecé con la marihuana, Mi familia también es habitante de la calle, Me siento solo, Me desplazaron… Porqueeés…infinitos. Bazuco. Él. Sí. El Infinito. Soplo y Soplo. No quiero más. Punto. No quiero más”. Punto seguido. Gracias, Sabe, Gracias. “El Teatro. Ese arte como que me hizo algo. Me aleja por un momento. Tal vez no soy nadie. Soy otro. Soy muchos personajes. Quizá soy alguien. Me encuentro. Pienso. Me da miedo. Igual, Gracias. Y chao. Ojos Bonitos. Pilas la roban. Risas”. Y así. Yo. Luisa. También me asusto. Me alegro. Reafirmo. Mi concepción de Teatro. De Arte. Para algunos, Idílica. No remunerada. Olvidada. Ingenua. La Que Ensaya, Crea, La posibilidad del Cambio. Tal vez. Diminuta. Efímera. Pero Por un Segundo. Desvió. A. Algo. Alguien. Un Ser. Nadie. Nada. Mudamente, Digo, Gracias. Ellos. No lo oyen. Mis pretensiones. Nunca las Supieron. Fueron mi Trabajo de Campo. Son parte de mi Monólogo. Son mi personaje. Son mi arte. Mi motivación. Yo. Seguiré siendo, partícipe del Cambio. Una de las Pocas. Partícipe del teatro. Ellos. Seguirán aumentando. Y Quizá. En un Soplo. Ya ni me Recuerden. . 11

[close]

p. 12

12

[close]

p. 13

13

[close]

p. 14

Este espacio está destinado a la reproducción impresa de algunos de los trabajos gráficos de los artistas plásticos de la Facultad de Artes ASAB. Queremos con ello, así como con el resto de 1A P3CERA, contribuir a la difusión de la producción de nuestros artistas, esperamos que sea de su agrado. Así como en un acuario, este espacio es para ver e imaginar. 14

[close]

p. 15

15

[close]

Comments

no comments yet