Pregón de Salida 2009 - Cofradía El Rico - Teresa Abela Luque

 

Embed or link this publication

Description

Pregón de salida de la Cofradía de Jesús El Rico y María Santísima del Amor en el año 2009 a cargo de Teresa Abela Luque

Popular Pages


p. 1

Real, Excelentísima, Muy Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Titulado El Rico y María Santísima del Amor

[close]

p. 2

En aquel tiempo, todos los pecadores se acercaban a Jesús para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Éste, acoge a los pecadores y come con ellos». Entonces les dijo esta parábola. ¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido." Os digo, que de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión. «O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido." Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta». Lucas 15, 1-10 Reverendo Padre Director Espiritual, Excelentísimas Autoridades, Hermanos Honorarios del Cuerpo Nacional de Policía, de Instituciones Penitenciarias, del Excmo. Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga; Hermanos Mayores de las Cofradías del Miércoles Santo y de otras Hermandades, Hermano Mayor, Junta de Gobierno y Hermanos de la Real, Excelentísima, Muy Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Titulado "El Rico" y María Santísima del Amor, Señoras y Señores. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 2

[close]

p. 3

Ser cofrade de El Rico ya en el vientre de mi honrada Madre. Sí, ésta es la verdadera y única razón que explica mi presencia hoy aquí. Insuficiente para mí, pues consciente como soy de los grandes méritos y esfuerzos de quienes me han precedido en este atril, les confieso que la confianza que esta Junta de Gobierno ha puesto en mí, me abruma hoy tanto como lo hizo aquel jueves de diciembre en el que nuestro Hermano Mayor me comunicó la noticia. “Enhorabuena” me dijiste, querido Pepe, dándome la noticia qué más puede llenar de satisfacción a un cofrade. Era un día en el que además, casualidades de la vida, Jesús El Rico, tras tanto escucharnos, hizo posible un alta hospitalaria llena de esperanzas que nos llenó a todos de felicidad. La mía, era doble. Y aunque las palabras de Francisco Jiménez, nuestro anterior pregonero, hayan querido resaltar en mi persona méritos inmerecidos, he de confesarles que hoy, mi amigo Paco, se ha guiado más por nuestra amistad que por mis méritos como cofrade y pregonera. Gracias Paco. Mis primeras vivencias cofrades las recuerdo en brazos de mi padre. Hojeando la famosa revista “La Saeta”; y atendiendo a sus explicaciones , aprendí las advocaciones de los titulares de nuestra Semana Santa de Málaga, pero si había un momento especial era el de llegar a las páginas del “MIERCOLES SANTO”. Nunca erraba, cuando aparecía aquel hombre de pelo natural, adelantando su pie derecho bajo su túnica nazarena, aprendí muy pronto que, milagrosamente, al mover su brazo derecho liberaba a un preso; así pues, gritaba con énfasis: “¡El Rico!”, y mi padre me decía sí hija, Rico en Bondad, Misericordia y Amor. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 3

[close]

p. 4

Sí, Amor, tras él, bajo un palio ochavado y bajo el que tantos familiares y cofrades de esta Hermandad, confesaron sus pecados y elevaron sus plegarías, la antigua imagen de María Santísima del Amor que tallara Prados López, hasta que un bendito día, esta cofradía, con buen criterio, decidió sustituirla. Corría el año 1981, y como su tez era tan bella, Málaga decidió presentarla en la mañana de aquel glorioso Jueves Santo bajo los rayos del sol, Málaga quiso que esta nueva imagen se merecía ser presentada con la luz natural del día para que todos apreciáramos tan dulce belleza. Ya empezaba a intuir que ésta, sería MI COFRADÍA. Recuerdo que con la llegada de la primavera se armaba un cierto revuelo en casa. Mamá, junto a Pepa, se ocupaban de que a los tres hermanos no nos faltara un detalle para el MIERCOLES SANTO, agujas e hilos, se encargaban de encajar costuras sobre dulce terciopelo burdeos, cruces de Santiago se bordaban con mimo y esfuerzo sobre nuestras blancas capas, guantes blancos, calcetines oscuros, y zapatos más relucientes que en la noche de reyes, componían nuestro ajuar Nazareno. Todo estaba preparado desde el Viernes de Dolores, y como si de una exposición universal se tratara, era expuesto en el salón de la casa, colgado de lámparas y cornisas del mobiliario familiar. Mientras tanto, Papá entraba y salía de casa como loco con otros tipos de preparativos cofrades. Recuerdo cómo la mesa grande del salón se volvía a abrir unos meses después de las navidades, para realizar el acoplamiento de los hombres de trono. Y allí, con papá, aprendí y disfruté otra faceta de lo que es la VIDA COFRADE; con tarjetas de cartulina blanca y fichas de colores, nombrábamos a tantos hombres que tuvieron la suerte y el honor de portar a nuestros Titulares. Hoy, algunos de ellos ya no están con nosotros, otros aún mantienen fuerzas en el corazón para seguir portando sobre sus hombros a nuestros Sagrados Titulares. Por favor, no les retiréis nunca tan dulce honor. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 4

[close]

p. 5

No quiero pasar por alto los buenos recuerdos de los momentos vividos en la tribuna de la Alameda Principal, junto a las familias Varea y Morillo entre otras, con Ramón, Jose y Andrés y por supuesto sus tambores, aprendí a disfrutar como una niña de esta bendita fiesta, con sus primos David, Jaime y Andrés, con Adrián, Mirian y los demás niños de la cofradía, correteábamos sobre el estrecho pasillo de la tribuna entre sillas y bancos que Damián proveía de nuestra Iglesia de Santiago. Muchos son los buenos recuerdos que no quiero borrar nunca de mi memoria. QUERIDOS TITULARES: Si algo tengo que agradeceros es que bajo el calor de vuestra capilla conocí a un grupo de hermanos albaceas. Con Carlos Díaz al mando, su incondicional cuadrilla: los hermanos Varea, Juan Ramírez, Juan Garrido, Juan Pedro, Juanma, Antonio Partal, Antonio Díaz, Fernandito, Nano, Dieguito, Belén, Isidro y un chico nuevo al llamaban “Javi” y acababa de conocer. que GRACIAS, porque bajo tu mirada conocí al que hoy es el padre de mis hijas; GRACIAS, porque bajo tu mirada me ayudaste a superar la pérdida de mi madre y comprendí el dolor de tu madre “Amor”; GRACIAS, porque bajo tu mirada consagré el Santísimo Sacramento del Matrimonio; GRACIAS, porque bajo tu mirada hiciste posible el Milagro de la vida de mis más preciados tesoros: mis hijas LUISA y TERESA. GRACIAS, por las fuerzas que le has dado, le das y le darás siempre A MI QUERIDO PADRE, porque, sinceramente PAPÁ, TE LO MERECES. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 5

[close]

p. 6

Un día de primavera como hoy del año 1987, nuestro querido hermano. D. Manuel Sáenz de Tejada, presentaba por primera vez ante este atril el cartel anunciador de la salida procesional de esta cofradía. Una tarde de este pasado verano, su corazón dejó de latir y hoy no está con nosotros, por ello desde aquí quiero rendir mi más profundo homenaje al que fue Hermano Mayor de esta cofradía durante seis años y que tuvo el reconocimiento y el honor de portar la Medalla de Oro de nuestra preciada Hermandad. De igual manera, nuestro queridísimo hermano D. Francisco Carrión, también Medalla de Oro de la Cofradía, nos dejó este otoño para siempre. Paquito, qué importante fuiste para esta cofradía y qué pocos conocíamos tu abnegada labor, a ti debemos los tronos, sí que lo sepan todos. Paco, ese gigante de baja estatura, allá por los años 40, siendo funcionario de Instituciones Penitenciarias, consiguió del Ministerio, la financiación suficiente para la construcción de ambos tronos. Y más importante aún, a su tesón debemos que la liberación no se haya interrumpido nunca a pesar de años muy difíciles, “…mientras yo viva, El Rico tendrá su preso.”, decía; Paco, permíteme decirte desde aquí que, para nosotros, has sido y serás siempre EL ÁNGEL DE LA GUARDA del penado. Pero no os preocupéis, como ya vaticinó nuestro querido Hermano Mayor Pepe Rivas en su pregón del año 2000, “…desde la tribuna del cielo estarán nuestros seres más queridos siguiendo el desarrollo de nuestro recorrido penitencial…” Con la llegada de la primavera en esta ciudad se perciben el olor del naranjo hecho azahar y la dulce brisa marinera; caminando por ella encontramos escaparates luciendo mantillas, rosarios, enseres e imágenes de Titulares de las distintas cofradías malagueñas, mezclados con el característico aroma del incienso, algo flota en el ambiente que nos dice, y se nos acelera el pulso al oírlo, que se acerca la SEMANA MAYOR. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 6

[close]

p. 7

Para los cofrades, la llegada de la cuaresma, ES SIN DUDA EL PRINCIPIO DEL FIN, el principio de una etapa triunfal donde se culminan los detalles que se piensan y preparan durante todo un año. Los equipos nazarenos están preparados con el máximo cuidado para que se ciñan a la piel de nuestros hermanos y las capas para resaltar nuestra suntuosidad; faroles, bastones, mazas y bocinas, se exponen, como nadie sabe hacerlo, en nuestra capilla y ante los ojos de nuestra ciudad. Orgullosos estamos de tan meritorio Altar de Insignias; -¡Albaceas, por favor, no abandonéis nunca tan antiquísima y bella tradición!, cuando os falte la fuerza recurrid al corazón y allí, sin duda, os encontrareis a nuestros Titulares dispuestos a reponéroslas. Unas semanas antes, desciendes desde tu camarín al suelo de tu capilla. Allí a nuestra altura, cara a cara con los tuyos, entre ánforas de claveles rojos y gladiolos blancos, tu mirada anuncia que se acerca el Perdón. Vestido suntuosamente de terciopelo de color nazareno y oro, te rendimos culto con rezos y plegarias durante tres días. Arriba, en el camerín, está tu Santa Madre, con los brazos entreabiertos sosteniendo entre sus manos tan sufrida corona de espinas, rodeada de la luz de la cera que sostienen decenas de candelabros repujados que resaltan su sereno rostro, María Santísima del Amor, tan dulce hebrea. Los horarios establecidos se pierden con tanta vorágine y sin darnos cuenta llegamos al JUEVES DE PASIÓN. Parroquia de Santiago; sobre un sencillo trono se sitúan nuestros Sagrados Titulares. Jesús, hoy resalta tu mirada con tu modesta túnica nazarena, portando sobre el hombro tu humilde madero, nos recuerdas pasajes de nuestra antiquísima historia, hoy ya, felizmente, superados; a tu derecha Mª. Santísima del Amor que, ese día, no sé porqué, me trae a la memoria su antigua advocación: Virgen de los Dolores. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 7

[close]

p. 8

Sobre las nueve menos veinte repiquetean desde las pequeñas andas los primeros sones de campana que invaden toda la iglesia; nervios, murmullos, abrazos, ojos cargados de sentimientos se perciben en el interior de nuestra Parroquia. La antiquísima puerta de Santiago se abre y Málaga, que un año más no ha querido faltar a esta cita, te aclama: ¡NUESTRO PADRE JESUS EL RICO Y MARIA SANTÍSIMA DEL AMOR ESTÁN EN LA CALLE!, abre la procesión de Fe nuestra Cruz Parroquial, dos faroles la escoltan, tras ella hermanos, feligreses, cofrades, niños, jóvenes y ancianos, iluminan tú camino. Al pie de las centenarias murallas del Castillo y de la antigua Alcazaba, transcurre tu lento caminar envuelto en la frondosidad de los matorrales de nuestra malagueña y cofrade buganvilla; hermanos del Cuerpo Nacional de Policía, de Instituciones Penitenciarias, presos, y hermanos y hermanas de nuestra cofradía se turnan para portar tus andas. Subiendo Alcazabilla al son de marchas procesionales como ROCIO, mecéis y camináis cadenciosamente hasta llegar a lo que hoy es y ha sido posible, después de muchos esfuerzos: NUESTRA CASA HERMANDAD. Sí, nuestra Casa Hermandad, una casa que fue posible gracias al esfuerzo de todos los hermanos y especialmente al esfuerzo de los que componían la Junta de Gobierno que encabezaba como Hermano Mayor, D. Isidro Merino. Una casa llena de ilusión. Con ella, quedaron atrás duros años de trabajo en distintos lugares, como el número 12 de la Alameda de Colón. Por las grandes escaleras de ese primer piso, recuerdo subiendo y bajando al bueno de Ramón Varea. En el patio, un joven Antonio Martínez sacaba brillo a las barras de palio. Igualmente, recuerdo una pequeña y vieja casa en la recóndita calle Muro de Santa Ana. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 8

[close]

p. 9

Nada más entrar, recuerdo a Damián con sus tareas que tan ilusionadamente desarrolló durante muchos años por esta cofradía. En aquel patio recuerdo a Fernando Ceballos y a Santiago entre otros muchos, eran otros tiempos en los que el esfuerzo y el trabajo eran más duros y dificultosos, pero no por ello carecían de la misma intensidad de cariño y sentimiento que ahora. En naves comerciales, a las afueras de nuestra ciudad, se resguardaban nuestros tronos durante todo el año, entre plásticos, telas y mantas aguardaban calurosos veranos y duros inviernos. Con la llegada de la primavera y escoltados por la autoridad a altas horas de la madrugada, llegaban los tronos y se posaban en pequeños callejones de esta ciudad como Pasaje de Campos o Muro de Sta. Ana, envueltos en plásticos de colores, amarillos, verdes e incluso grises, eran lo que tradicionalmente y por desgracia aún conocemos en otras hermandades malagueñas, los llamados “Tinglaos”, allí tus hermanos con esfuerzo y mucho amor se encargaban de preparar hasta el último detalle. No puedo olvidar a la familia Alberca encajando los varales sobre tan pesadas mesas; No puedo olvidar a los albaceas limpiando la madera, colocando tan brillantes tulipas, y montando tan dificultoso tren de velas No puedo olvidar las altas escaleras para encajar las bambalinas de tu palio No puedo olvidar a nuestra camarera Ana engalanando a Jesús el Rico No puedo olvidar a Jesús Frías delante de María. No quiero olvidar las largas noches de Martes Santo, trabajando codo a codo mientras que las cofradías hermanas del barrio de la Victoria pasaban por nuestros tinglaos a primera hora de la tarde y después, cuando regresaban de madrugada, por que todavía nos aguardaban los últimos detalles. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 9

[close]

p. 10

Dejemos el pasado, hoy día siete de Marzo del año 2009, en este joven salón pero no por ello menos acogedor, se presenta el XXIII cartel anunciador de nuestra salida procesional de Miércoles Santo. Con buen criterio desde 1996, decidimos que el arte de los pinceles hablara ante nuestros ojos. Con ello, nuestra ciudad podrá conocer el buen hacer de nuestros artistas y nuestra Hermandad, enriquecer su patrimonio cultural. Permitidme que os presente a D. José Benítez, autor de la obra que desde hoy anunciará a toda Málaga nuestra estación de penitencia el próximo Miércoles Santo. Nacido en la Serranía de Ronda hace casi 70 años, José es y se define como cofrade del Rico. Numerosos son los trabajos que avalan su profesionalidad, el arte de sus manos decora grandes murales de innumerables lugares de nuestra ciudad y provincia. Varios son los premios que ha recibido por su trabajo y sin duda, al observar su obra nos queda la convicción de que fueron merecidos. Hoy nos presentas a un Nazareno malagueño. Jesús El Rico, con su dulce mirada, nos recuerda cual es su misión en este mundo. Pero si hay una ilusión que embarga a nuestro artista de esta noche, es poder realizar algún día el cartel anunciador de nuestra Semana Santa. - ¡José, que los cofrades malagueños acojan tu ilusión y que algún día se cumplan tus deseos y que Jesús El Rico y María Santísima del Amor sean quienes anuncien un año más nuestra Semana Mayor! Mañana de Miércoles Santo, doce del mediodía, en la Parroquia de Santiago se celebra el acto de imposición de medallas a los nuevos Hermanos. Es emocionante ver cómo estos hermanos y hermanas de tan diferentes edades reciben con honor la Medalla de la Cofradía que lucirán sobre su pecho, a partir de ese momento, en todos los actos oficiales de la Cofradía. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 10

[close]

p. 11

Aún recuerdo aquella mañana de Miércoles Santo del año 2002, cuando mi hija Luisa, con tan sólo 9 meses, tuvo el honor de recibir la medalla de manos de su abuelo, mi padre, por aquel entonces Primer Teniente Hermano Mayor y, precisamente, pregonero del desfile procesional de aquel año. Desde ese momento cuelga sobre el cabecero de su cama, y cada cuaresma, ella misma se encarga de sacarle brillo para llevarla con orgullo y emoción el Miércoles Santo, independientemente de las condiciones climáticas, porque los cofrades de esta Hermandad tenemos el honor y la obligación a su vez de acompañar a Nuestro Padre Jesús El Rico a liberar a un penado bajo los rayos del sol o bajo la lluvia del oscuro cielo malagueño, como ocurrió el pasado año Tras este emotivo acto, es de rigor una corta visita a la Casa Hermandad. Nos espera un rápido y nervioso almuerzo, y tratamos de descansar. Pero en ese instante de reflexión pasan por nuestra cabeza multitud de momentos sentimentales que mezclados con el cansancio acumulado y la emoción hacen aflorar sobre nuestras mejillas las primeras lágrimas que, de momento, no identificamos muy bien a que se deben. Sobre las 17:30 de la tarde empieza el ritual cofrade: calcetines y zapatos oscuros arropan nuestros pies que serán durante más de 7 horas los encargados de allanar el camino que recorrerán nuestros Titulares; cíngulos dorados ceñirán túnicas de color morado para nuestros nazarenos de Jesús El Rico y azul para los de la sección de María Santísima del Amor, capirotes y faraonas a juego; y, por último, el blanco reluciente de los guantes y de las capas componen el elegante equipo nazareno de esta Real Cofradía. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 11

[close]

p. 12

Ya llegan los primeros cofrades a nuestra Casa Hermandad, nada es improvisado, los primeros tienen el privilegio, la suerte y el honor de encender las tulipas de los arbotantes de Ntro. Padre Jesús El Rico, el dulce caramelo de su color rodea la bella estampa de nuestro Sagrado Titular caminando sobre el frondoso sendero hacia el alto calvario. A su derecha su Madre, Maria Santísima del Amor. Más de 70 candelabros de plata repujada sujetan la cera que ilumina su bello rostro, sobre su extenso manto de suave terciopelo azul dorado se cruzan y recorren tulipas llenas de luz y amor. Minutos antes de las ocho menos cuarto de la tarde, se abren las puertas de Santiago. Bajo la estampa de su Torre Mudéjar y su fachada recién restaurada y al son de la Marcha Real, aparece la elegante cabeza de procesión, insigne Cruz de Guía de caoba y plata, flanqueada por una pareja de faroles a cada lado anuncian el cortejo. Permitidme que me detenga en este punto. Tres son las generaciones de una misma familia, la mía, que forman parte de nuestra cabeza de procesión. Mi hija mayor tiene este honor desde que se convirtiera, con tan sólo nueve meses en nazarena. Desde entonces, junto a su tía Chica y a su abuelo ha acompañado a estos mayordomos durante años aprendiendo de ellos a realizar una auténtica estación de penitencia. Mi padre y mi hermana la dejan hacer, es una delicia verla, repitiendo las señales que ellos le hacen a la Cruz Guía para que ande o se detenga. Si no entiende algo lo pregunta: “Abuelo, ¿Por qué no andamos?”; “Tita ¿Vamos bien?” Así, así nacen los cofrades en Málaga. El cortejo procesional continúa en dirección a calle Victoria. Las puertas de nuestra Casa Hermandad se encuentran totalmente abiertas. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 12

[close]

p. 13

Repiquetean los primeros toques de atención en la campana del trono de Nuestro Padre Jesús El Rico, cerca de doscientos veinte hombres, se vuelven a encontrar después de un año y los sentimientos afloran una vez más, doscientos veinte hombres anónimos por hoy, con un único propósito: Realizar estación de penitencia bajo el dolor de sus hombros, bajo la cruz del madero, bajo la mirada del hombre que sabe perdonar, bajo la clemencia del que nos bendice. Dos toques y ¡ARRIBA¡ abrazados al varal, rozando la Gloria, sintiendo el calor del dolor y el frío del metal, meciéndolo, meciéndolo y muy lentamente avanzando. Ya asoma a la calle el brillo de las ocho cabezas de varal de madera y oro, el ascua de luz de su trono y bajo los sones del Himno Nacional, asoma la dulce cabeza del Nazareno; la suave brisa balancea tu pelo, el dulce aroma del incienso nubla tu imagen, tu mirada se pierde sobre la muchedumbre congregada a tus pies para adorarte y los hermanos y feligreses no podemos evitar que las primeras lágrimas del Miércoles Santo, ahora sí, recorran nuestra mejillas;¡JESÚS EL RICO ESTÁ EN LA CALLE! Tras su paso, la Dulce Azucena, el blanco de la flor aromatiza su presencia; flanqueada e iluminada por la luz de la cera, nos encontramos a la Reina Madre, Maria Santísima del Amor. Bajo el azul palio de tu cielo, vestida de burdeos y oro yo quiero preguntarte, Virgen mía, cómo puedes contener en tu rostro tanta dulzura, tanta pasión, tanto dolor y transmitir tanto Amor, quizás porque además de ser tan bella, tienes el honor de tener a tu lado a un vestidor, de nombre, el mismo que tu hijo. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 13

[close]

p. 14

Privilegio es para esta Cofradía contar con la persona de nuestro hermano Jesús Frías, que durante todos los días del año no cesa en su empeño de mantener a nuestros Titulares como ellos se merecen ya sea en verano, otoño, invierno o primavera, porque tú, eres el hermano que todos los cofrades queremos, porque tú, eres el ángel de nuestros titulares, porque eres el arquitecto de sus cultos. Por ello quiero decirte: ¡Gracias, Jesús, por ser como eres! Bajo los sones de la marcha “Aquella Virgen”, cadenciosamente avanza el trono de María Santísima del Amor, las borlas de tu palio se abrazan y enredan en las barras que sostienen tu cielo, tu corona brilla y con su resplandor ilumina tu joven y pálido rostro. Quisiera subir a tu trono para poder secar las tres lágrimas que recorren tus mejillas. Quisiera ser mayordomo de tu trono para guiar tu camino. Quisiera ser capataz para corregir las maniobras. Quisiera sentir el dolor del varal sobre mi hombro para mecer tu dulzura. Quisiera sufrir bajo tu submarino. Porque donde quiera que vayas tu mirada derrocha amor. Tras las palabras protocolarias en la Plaza de la Aduana, se hace el silencio; después de tres toques de campana Málaga se arrodilla en un acto barrocoteatral sin precedentes. El brazo derecho de Nuestro Padre Jesús El Rico, ante la mirada de su Santa Madre, bendice al penado y la LIBERTAD, una vez más, se hace realidad; y se hace realidad el PERDÓN; y se hace realidad la reinserción; y se hace realidad volver a casa, con sus hijos, con su mujer, hermanos, amigos, con los suyos, el punto de partida para volver nacer a una nueva vida, para no volver a caer y por supuesto PARA NO OLVIDAR NUNCA ACOMPAÑAR A NUESTRO PADRE JESUS EL RICO CADA MIÉRCOLES SANTO. Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 14

[close]

p. 15

De manera lenta y ordenada nuestro cortejo procesional, bajo la mirada de la Santa Iglesia Catedral, se recompone para continuar su marcha. Ha caído la noche y nuestros penitentes iluminan la llegada de nuestros Titulares. El austero nazareno de vela atrae el silencio, el recogimiento interior, y alimenta la caridad; se encuentra espiritualmente a sí mismo. Porque con la luz de su cirio consume la cera que luego pisan Jesús y María, Porque con su cirio ilumina su camino Porque con su cirio anuncia su presencia Porque si no tuviéramos nazarenos de vela quedaría huérfana la penitencia, Por ello, desde aquí, quiero resaltar su presencia y reivindicar a los hermanos que por distintas razones abandonen el varal, porten la luz que guía a nuestros Titulares. El cortejo sigue su curso, y a la altura de la parroquia de Stella Mari, en el lateral izquierdo de la Alameda, un tumulto de espectadores impacientes, se aglomera, el paso de la procesión se acelera, la calle se estrecha y el murmullo se palpa. Noche mágica de Miércoles Santo, se produce el milagro, bajo los sones de la insigne marcha MALAGUEÑA VIRGEN DE LA PALOMA, Nuestro Padre Jesús El Rico y una Virgen de ojos verdes se encuentran. Sobre la amplia Alameda afloran palmas y palomas, al paso lento de nuestros tronos, a la suave mecida, ¡Mecedlos, muy lentamente mecedlos, que no se pierda el paso, que se funda el aroma del incienso con las notas musicales, los aplausos y los vítores, que se desaten los sentimientos que disfrutemos de este momento, que le duela a quien le duela ésta, es nuestra Semana Santa! -¡De frente, de frente, sin perder el paso! ¡Sin perder la compostura!- dice el capataz; Y el mayordomo con su mazo, da tres toques de campana y con el cuarto ¡NOS VAMOS AL CIELO! ¡Despacio, despacio, sin perder el paso! Málaga, 7 de Marzo de 2009 - 15

[close]

Comments

no comments yet