San Luis Y su Historia

 
no ad

Embed or link this publication

Description

Urbano J. Núñez

Popular Pages


p. 1

San Luis y su Historia 1

[close]

p. 2

Urbano J. Núñez 2

[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

San Luis y su Historia COMISION DEL BICENTENARIO La Provincia de San Luis, con motivo de conmemorarse el Bicentenario de la Revolución de Mayo, se concentra en celebrar tan importante acontecimiento a fin de reafirmar los lazos de comunicación, respeto e integración entre todos los habitantes de esta tierra. El Cabildo de San Luis fue el primero en reconocer la Revolución de Mayo mostrando así su vocación libertaria. Consolidado el movimiento revolucionario, el pueblo puntano se destacó por su generosa y heroica contribución a la gesta de la independencia nacional, y entre otros hechos, respondió al llamado Sanmartiniano. En este Bicentenario la Provincia de San Luis continuará con sus políticas de progreso y desarrollo, en la esperanza que nuestras generaciones venideras se encuentren unidas en el respeto y reconocimiento a la participación histórica colectiva de los hijos de esta tierra, a quienes en este Bicentenario rendimos tributo y homenaje. El Gobierno de la Provincia de San Luis ha constituído la Comisión Honoraria del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010, presidida por el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, e integrada por Legisladores Nacionales por San Luis, autoridades Legislativas Provinciales, autoridades del Poder Judicial, Intendentes Municipales e Intendentes Comisionados, representantes de Instituciones Religiosas, Autoridades Universitarias, Autoridades Militares, ONGs, Fundaciones, Juntas de Historia, Comunidades Originarias de la Tierra, Colectividades, Asociaciones, entidades intermedias y por todos aquellos habitantes que quieran adherir voluntariamente. Esta Comisión será coordinada por el Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, todos los Ministerios del Poder Ejecutivo Provincial referidos a esta conmemoración y por el Programa San Luis Libro, dependiente de la Secretaría General Legal y Técnica de la Gobernación. (Extraído y sintetizado del Decreto N° 3316 - MGJyC-2009) 3

[close]

p. 6

Urbano J. Núñez Es una publicación del Programa San Luis Libro, dependiente del Ministerio de Turismo, las Culturas y Deporte de la Provincia de San Luis. 1ª Edición: 2010 500 ejemplares © 2010 San Luis Libro San Luis Libro 25 de Mayo y San Martín - San Luis e-mail: sanluislibro@sanluis.gov.ar Ilustración de tapa: Dibujo de Gaspar Di Gennaro ISBN: 978-987-25013-8-9 Fecha de publicación: Noviembre de 2010 Diseño y diagramación: Elisabet Sudack Impreso en Payné S.A., Av. Lafinur 924, Tel. 02652-422037, San Luis. Queda hecho el depósito que marca la Ley 11.723 Libro de Edición Argentina Queda prohibida la reproducción parcial, o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o la transformación de este libro, en cualquier forma o cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros medios, sin el permiso previo y escrito del editor. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446 Nuñez, Urbano J. San Luis y su historia : estudios, conferencias, textos breves. - 1a ed. - San Luis : SLL San Luis Libro, 2010. 374 p. : il. ; 26x19 cm. ISBN 978-987-25013-8-9 1. Historia Regional. I. Título CDD 982.62 Fecha de catalogación: 14/10/2010 4

[close]

p. 7

San Luis y su Historia El Gobierno de la Provincia de San Luis cumple y seguirá cumpliendo con los preceptos constitucionales y las normativas vigentes respecto a asegurar el desarrollo humano y social de sus habitantes. El derecho a la cultura, a la información, a la publicación y a la difusión de las ideas es un derecho humano fundamental, con el que este proyecto político ha desarrollado fuertes lazos y claras acciones en su defensa. Invertir en cultura es fortalecer los cimientos republicanos y consolidar la convivencia democrática armónica, en un marco de pluralismo, tolerancia y respeto por el otro. Invertir en cultura es también propender a difundir la obra y engrandecer el patrimonio cultural provincial, potenciando así la libertad de pensamiento y el universo de las ideas, la literatura y la palabra escrita en general. Por la defensa y ratificación de este derecho el Programa San Luis Libro suscribe y se sustenta en la Ley Provincial Nº I-0002-2004 (5548) que dice en su art. 1º: El Estado Provincial garantiza el derecho fundamental a la libertad de pensamiento, religiosa y de culto reconocido en la Constitución de la Provincia de San Luis. acercar el libro al pueblo 5

[close]

p. 8

Urbano J. Núñez 6

[close]

p. 9

San Luis y su Historia San Luis y su Historia (Estudios, Conferencias, Textos breves) Urbano J. NUñez 7

[close]

p. 10

Urbano J. Núñez 8

[close]

p. 11

San Luis y su Historia URBANO J. NUÑEZ Biografía Historiador, escritor, poeta y periodista, nació el 25 de mayo de 1916, en Bahía Blanca y falleció en 1980 en San Luis. Desde 1953 residió en San Luis donde formó su hogar. A partir de aquel año desarrolla una infatigable labor investigadora del pasado puntano, junto a una fructífera y notable producción literaria y una diligente y rectora actividad cultural. Fue Fundador de la Asociación Cultural Sanmartiniana de San Luis y Secretario Fundador de la Junta de Historia de San Luis. Desde 1962, hasta su fallecimiento se desempeñó como Director del Archivo Histórico de la Provincia. Sus brillantes piezas oratorias y sus magníficas conferencias lo destacaron en los diversos puntos del país y a lo largo de sus casi treinta años de permanencia en San Luis. Su primer libro data de 1944. Se llama Stella Maris y es un poemario. En los años subsiguientes publicó alternativamente poesía, artículos y folletos sobre temas históricos y recopilaciones sobre historia de San Luis. Dejó muchos trabajos inéditos. Algunos se han ido publicando póstumamente y otros permanecen aún sin publicar. El presente volumen está conformado por la reedición de algunos de ellos. Incluye el texto inédito “Geografía lírica de San Luis”. Días antes de su inesperado fallecimiento, Núñez finalizaba la segunda edición de su libro capital LA HISTORIA DE SAN LUIS, libro de consulta inevitable que se publicó póstumamente en 1980. 9

[close]

p. 12

Urbano J. Núñez 10

[close]

p. 13

San Luis y su Historia PROLOGO El señor Urbano Joaquín Núñez fue un ser muy singular en todas sus facetas. Nacido en el sur de la provincia de Buenos Aires un 25 de Mayo de 1916, quizá resulte poco relevante establecer si llegó a San Luis por circunstancias fortuitas o por su propia decisión. Como hombre de profunda fe, quizá él mismo habría afirmado que vino a San Luis por un designio de la Providencia. Lo cierto e indubitable es que hoy, a poco más de treinta años de su partida terrenal, Urbano Núñez es reconocido como uno de los artífices en la construcción de esa compleja edificación que es la Historia de San Luis. El siglo XX fue el extraordinario escenario donde esta Historia comenzó a adquirir jerarquía de ciencia social, trascendiendo la etapa de los relatos que daban por ciertas no pocas construcciones orales. Núñez tenía un gran talento que supo evidenciar en el magistral manejo del lenguaje. Como escritor, era capaz de mostrarnos en forma amena la Historia de nuestra patria chica; y como historiador, tuvo la gran maestría para iluminar sus textos con una expresividad poética conmovedora. Esta es la suprema cualidad que Urbano Núñez supo evidenciar durante toda su trayectoria: la singular capacidad de emplear el lenguaje expresivo para iluminar el dato histórico. Consciente que la Historia de San Luis presentaba muchas lagunas de información e incluso misterios sin resolver, basó toda su trayectoria pública en dos líneas de acción fundamentales. La primera fue su gestión al frente del Archivo Histórico de la Provincia, y la segunda fue la creación de estructuras profesionalizadas para que los historiadores pudieran interactuar entre sí de manera frecuente, con la conciencia de grupo necesaria para estructurar un discurso histórico coherente. En su condición de Director del Archivo Histórico Provincial, cargo que desempeñó durante casi dieciocho años hasta su muerte en enero de 1980, dejó varias marcas que hasta el momento no han sido superadas. Metódico y disciplinado, organizó la documentación histórica con ese sentido del detalle que, en lo sucesivo, se transformó en un parámetro invariable de la meritoria gestión documental. De una manera u otra, todos sus sucesores en el cargo fueron medidos y escrutados por su grado de aproximación a los niveles de calidad que estableció; ya que Urbano Núñez es considerado el paradigma del Director de Archivo. Esa valoración es muy apropiada porque refleja la convicción arraigada en personas provenientes de distintos sectores de la sociedad puntana, desde el ciudadano común hasta las más prominentes figuras de la ciencia, el arte y la cultura. Es poco probable que pueda ser superado en un segmento sólo transitado por él mismo: la del intelectual que, sin dejar de atender sus obligaciones oficiales, busca incansablemente nuevos indicios documentales, produciendo conocimiento histórico de primera calidad. Muchos estudiosos de la Historia suelen comenzar su investigación analizando materiales ya codificados, al punto de haberse encontrado numerosos 11

[close]

p. 14

Urbano J. Núñez casos de datos históricos que aparecen duplicados o modificados de un autor a otro; generando así legítimas dudas con respecto a la verdadera autoría intelectual de un hallazgo notable. Núñez, en cambio, y merced a una innata capacidad para el análisis de documentos antiguos, los examinaba a conciencia y conseguía desentrañar lo que él consideraba la esencia de la evidencia histórica. De esta manera laboriosa logró una destreza notable para descifrar palabras perdidas en esa marisma representada por la compleja enormidad de la caligrafía de épocas pasadas. Con esa actitud de compromiso permanente, con esa perenne voluntad de descifrar esos misterios escritos, logró sentar las bases para un trabajo monumental que fue realizado bajo la tutela de la Academia Nacional de la Historia: la transcripción completa de todas las Actas Capitulares de San Luis desde la primera actuación formal datada en el año 1700. No vivió para ver el resultado de ese emprendimiento, ya que los dos tomos de transcripciones fueron editados y presentados en sociedad en 1982. No sólo participó del debate histórico, sino que además contribuyó a formatearlo, a orientarlo y a definir sus alcances. Muy a menudo, y aunque no se lo propusiera, instalaba los temas a discutir. Uno de los claros ejemplos de ello tuvo lugar en 1972. A principios de ese año se inauguró en El Volcán el Centro Cívico, y en la crónica posteriormente publicada por la prensa escrita surgió el dato acerca de la supuesta actividad volcánica en la zona; esa afirmación se basaba en referencias a viejos documentos históricos citados por Núñez ante una consulta puntual. Ello motivó un artículo periodístico medido y cordial escrito por el célebre geólogo José Román Guiñazú, quien en 1935 había hecho un estudio geológico allí, y en el cual aportó precisiones técnicas respecto de la imposibilidad de actividad volcánica alguna. Con elegancia y sin ánimo de polemizar, Guiñazú terminó refutando elípticamente lo afirmado por el director del Archivo Histórico Provincial; pero brindó en forma funcional una información valiosísima que complementó a la primera versión propuesta. Esta anécdota poco conocida es ilustrativa del peculiar estilo de Urbano Núñez, porque así instaló en la sociedad de San Luis el concepto que el responsable del Archivo Histórico debía ser el consultor natural en todos los aspectos referidos a la Historia provincial; propiciando al mismo tiempo que profesionales de otras disciplinas formaran parte del quehacer histórico, lo cual queda evidenciado en la alta calidad lograda por historiadores que incursionaron desde sus profesiones de abogados, arquitectos o artistas plásticos. Sin embargo, sea cual fuere la actividad de base de todo historiador puntano, para ser considerado tal es necesario abrazar la vocación de Investigador; tal es el perfil trazado y ejemplificado por Núñez en toda su carrera. Urbano Núñez sobresalió por su incesante producción, que resultaba asombrosa. Realizaba proyectos de investigación, escribía sobre historia, escribía poesías, dictaba conferencias, publicaba artículos y llevaba las riendas de las instituciones que fundó por medio de elaboraciones intelectuales tales como folletos y boletines. Su primera publicación, cuando tenía 28 años de edad, fue un poema dedicado a Stella Maris. Llevó a cabo investigaciones que marcaron una época, sobre todo en su primera década de gestión, porque buscó incansablemente en el Archivo Histórico Nacional toda evidencia que avalara la situación de San Luis como provincia fundadora de la Nación Argentina. Entre otros hallazgos, descubrió y documentó aquel primer censo sistemático que el 12

[close]

p. 15

San Luis y su Historia Primer Triunvirato ordenó confeccionar en 1812, rescatando del olvido los nombres y ubicaciones geográficas de los más de dieciséis mil habitantes que San Luis tenía por entonces; muchos de los cuales terminaron dando su vida pocos años después luchando por nuestra Independencia. En una época en que resultaba por demás difícil editar trabajos de investigación, recurrió a la estrategia de publicar en forma separada sus creaciones; acumulando de esta forma asimétrica cuadernillos de gran valor documental y trabajos inéditos que no alcanzó a publicar en vida pero que primorosamente mecanografiaba y encuadernaba en espera de tiempos mejores. Uno de esos trabajos inéditos, publicado recién en 2004 con grandes esfuerzos, una sencilla diagramación y muy poca difusión, abordó un tema muy importante como lo es el panorama de la Educación en San Luis entre 1732 y 1874. Su capacidad fue tan ponderada en medios ligados a la difusión histórica que el propio profesor Víctor Sáa (1897-1982) lo tuvo en muy alta estima. Hacia el año 1954, cuando Urbano estaba recién llegado a la provincia, Sáa lo denominó “investigador bonaerense” en una conferencia que con el Revisionismo Histórico como tema excluyente dio en el Antiguo Templo de Santo Domingo; pero pocos años después lo mencionaba entusiastamente en sus alocuciones considerándolo una gran promesa para el desarrollo de la Historia como ciencia en San Luis. Tener la estima de un líder como Sáa le permitió procurarse el respeto y la inestimable amistad de los mayores historiadores de su tiempo, a lo largo y a lo ancho del país. Sin embargo, no es del todo posible coincidir con Urbano Núñez en algunos aspectos medulares de la tarea investigativa. Muchas veces, movido por su afán de esclarecer misterios de la historia, presentaba sus conclusiones legitimadas únicamente por aquello que caracterizaba como la “búsqueda de la verdad”; detalle que siempre resulta espinoso de sostener, porque si debemos encontrar una verdad subyacente necesariamente hemos de suponer que alguien nos ha mentido deliberadamente en la construcción de un andamiaje discursivo. Los investigadores de hoy, inmersos en las contradicciones de la condición posmoderna, buscan más bien verificar empíricamente sus hipótesis de trabajo; las cuales nunca pierden su carácter hipotético. Los hallazgos de Núñez se legitiman más bien por su perseverante búsqueda coronada por el éxito, por el aporte de una hermenéutica específica y por el carácter relevante e inobjetable de los avances cualitativos. Un claro ejemplo de ello fue su incuestionable triunfo al lograr esclarecer, luego de un arduo trabajo en los archivos parroquiales de Renca, la identidad del tercer granadero puntano caído en el Combate de San Lorenzo. Si bien el parte de batalla fue redactado de inmediato apenas finalizada la acción bélica, recién el 25 de febrero de 1813 (día en que San Martín cumplió 35 años de edad) el oficial Matías Zapiola redactó en Buenos Aires un informe detallando las bajas, pero a uno de los caídos sólo lo identificó como “José Gregorio”, sin especificar apellido alguno. Esto originó una ardua discusión entre los historiadores, ya que algunos de ellos lo identificaron como José Gregorio Fredes. Núñez tuvo el acierto de investigar a fondo los archivos de la iglesia de Renca, logrando descubrir un acta de casamiento y tres actas de nacimiento que aportaron una mayor aproximación al real apellido del granadero. Hacia 1970, el historiador Reynaldo Alberto Pastor analizó minuciosamente la evidencia y apoyó las conclusiones de Núñez con una lógica impecable, otorgándoles 13

[close]

Comments

no comments yet