Tiempo de Niños

 
no ad

Embed or link this publication

Description

Varios Autores

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

COMISIÓN DEL BICENTENARIO La Provincia de San Luis, con motivo de conmemorarse el Bicentenario de la Revolución de Mayo, se concentra en celebrar tan importante acontecimiento a fin de reafirmar los lazos de comunicación, respeto e integración entre todos los habitantes de esta tierra. El Cabildo de San Luis fue el primero en reconocer la Revolución de Mayo mostrando así su vocación libertaria. Consolidado el movimiento revolucionario, el pueblo puntano se destacó por su generosa y heroica contribución a la gesta de la independencia nacional, y entre otros hechos, respondió al llamado Sanmartiniano. En este Bicentenario la Provincia de San Luis continuará con sus políticas de progreso y desarrollo, en la esperanza que nuestras generaciones venideras se encuentren unidas en el respeto y reconocimiento a la participación histórica colectiva de los hijos de esta tierra, a quienes en este Bicentenario rendimos tributo y homenaje. El Gobierno de la Provincia de San Luis ha constituído la Comisión Honoraria del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010, presidida por el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, e integrada por Legisladores Nacionales por San Luis, autoridades Legislativas Provinciales, autoridades del Poder Judicial, Intendentes Municipales e Intendentes Comisionados, representantes de Instituciones Religiosas, Autoridades Universitarias, Autoridades Militares, ONGs, Fundaciones, Juntas de Historia, Comunidades Originarias de la Tierra, Colectividades, Asociaciones, entidades intermedias y por todos aquellos habitantes que quieran adherir voluntariamente. Esta Comisión será coordinada por el Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, todos los Ministerios del Poder Ejecutivo Provincial referidos a esta conmemoración y por el Programa San Luis Libro, dependiente de la Secretaría General Legal y Técnica de la Gobernación. (Extraído y sintetizado del Decreto N ° 3316 - MGJyC-2009)

[close]

p. 6



[close]

p. 7

El Gobierno de la Provincia de San Luis cumple y seguirá cumpliendo con los preceptos constitucionales y las normativas vigentes respecto a asegurar el desarrollo humano y social de sus habitantes. El derecho a la cultura, a la información, a la publicación y a la difusión de las ideas es un derecho humano principal, con el que este proyecto político ha desarrollado fuertes lazos y claras acciones en su defensa. Invertir en cultura es fortalecer los cimientos republicanos y consolidar la convivencia democrática armónica, en un marco de pluralismo, tolerancia y respeto por el otro. Invertir en cultura es también propender a difundir la obra y engrandecer el patrimonio cultural provincial, potenciando así la libertad de pensamiento y el universo de las ideas, la literatura y la palabra escrita en general. Por la defensa y ratificación de este derecho el Programa San Luis Libro suscribe y se sustenta en la Ley Provincial Nº I-0002-2004 (5548) que dice en su art. 1º: El Estado Provincial garantiza el derecho fundamental a la libertad de pensamiento, religiosa y de culto reconocido en la Constitución de la Provincia de San Luis. ACERCAR EL LIBRO AL PUEBLO

[close]

p. 8

Tiempo de niños : letras para la infancia en el San Luis del siglo XX / Sara Goldstein de Tapiola ... [et.al.]. - 1a ed. - San Luis : SLL - San Luis Libro, 2012. 290 p. : il. ; 19x26 cm. - (Bicentenario) ISBN 978-987-1787-31-9 1. Narrativa Argentina. 2. Cuentos. I. Goldstein de Tapiola, Sara CDD A863 Fecha de catalogación: 14/02/2012 Para la presente edición: Programa San Luis Libro 25 de Mayo 971| Ciudad de San Luis sanluislibro@sanluis.gov.ar www.sanluislibro.sanluis.gov.ar Ilustración de tapa: Composición de dibujos; Juan Ferenc Diseño y diagramación: Editorial «El Tabaquillo» www.eltabaquillo.com.ar editorialeltabaquillo@yahoo.com.ar Tirada: 1000 ejemplares ISBN: 978-987-1787-31-9 Impreso en la Argentina Queda hecho el depósito que establece la ley 11.723 Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo fotocopias sin la autorización expresa del autor.

[close]

p. 9

Tiempo de Niños Letras para la Infancia en el San Luis del siglo XX

[close]

p. 10



[close]

p. 11

Tiempo de Niños Letras para la Infancia en el San Luis del siglo XX ~~~~ Sara Goldstein de Tapiola Dora Ochoa de Masramón Esther del Rosario Guevara Polo Godoy Rojo Edición a cargo de la Prof. Laura Burke Ilustraciones: Juan Ferenc*

[close]

p. 12

* Juan Mario Ferenc nació el 30 de setiembre de 1962 en Buenos Aires, Argentina. Sus padres, inmigrantes polacos, arribaron a las costas del Río de la Plata finalizada la Segunda Guerra Mundial. Desde chico, fue dando múltiples señales de su arte, signos elementales pero vivos en el papel. En su adolescencia, numerosos viajes por latinoamerica nutrieron y arraigaron la característica esencial de su personalidad (el respeto y admiración hacia lo nativo, hacia la Madre Tierra).Esto daría forma a sus criaturas de tinta. Admirador de la cultura Precolombina, recorre los Andes, en Thiahuanaco atraviesa la Puerta del Sol, vive en la selva Amazónica, y allí, finalmente se gestan sus dibujos.

[close]

p. 13

PRÓLOGO, una Invitación “Algunos libros son inmerecidamente olvidados, ninguno es inmerecidamente recordado”. W. H. Auden I “Tiempo de niños, letras para la Infancia en el San Luis del Siglo XX” es la sabia decisión de publicar un libro de libros, en el que cada obra seleccionada tiene el mismo sustento: es un hecho artístico y es un hecho histórico. Duplicando de esta manera, el amplio abanico lector. Obras destinadas a un público infanto-juvenil y al mismo tiempo una mirada retrospectiva sobre nuestro andar histórico. Entonces: ¿Quiénes pueden leer esta obra? Aquellos a quienes les gusta la historia. A quienes les gusta la literatura. Los lectores asiduos. Los lectores esporádicos. Los que leen mucho y siempre guardan una lectura inconclusa al borde del lecho. Los que leen de vez en cuando. A los que les gusta revivir de una lectura conocida. A los que les gusta indagar sobre una lectura nueva y desconocida. A los que quieren nuestra tierra. A quienes les interesa conocer sobre nuestra tierra. Los que le leen a los niños. Los que le gustan que les lean, como cuando eran niños. Los hombres y mujeres que fueron niños. Los jóvenes. Los niños. Por eso, esta publicación -en el marco de las celebraciones del Bicentenario- es una múltiple oportunidad: para volver a andar, junto con sus autores, sobre las huellas de nuestra memoria, de nuestra cultura, de nuestro ser sanluiseño. Y a la vez, disfrutar de una selecta estética que ofrece cada uno de sus autores. Conocedores, no sólo de la tierra, sino de la fragilidad y la exigencia que un lector infantil guarda y espera ante la presencia de las páginas. Cuando un niño-joven se dispone a leer o a escuchar una lectura estamos frente a un hecho conmovedor. Esta simple práctica guarda magia, esperanza, expectativa. Cuando un niño-joven lee, hace de esa obra un recuerdo para siempre en su 11

[close]

p. 14

memoria. Ese hecho – que pareciera irrelevante para cualquier asiduo lector adulto – se vuelve para siempre cuando ocurre en la niñez. Y en ese recorrido recortado -por un lado el recorte geográfico-regional y por otro el literario- se puede comprender una historia universal, tanto de la literatura como de la niñez. Un recorrido fugaz por la historia de la literatura infantil, dan pruebas cabales de lo mencionado. II A lo largo de la historia de las civilizaciones y sus sociedades, en cada época, subyacen concepciones de mundo y de hombre que la humanidad ha transitando; y lo sigue haciendo. En este proceso evolutivo permanente está incluido el concepto de “infancia”. Esta concepción de infancia, tal como nos llega al día de hoy, surge hacia fines del siglo XIX, y se generaliza a comienzos del siglo XX, es decir con la llegada de la modernidad. A partir de entonces, se empieza a pensar la niñez como algo diferenciado del mundo adulto. Consecuentemente a esta evolución, surge -entre otras muchas cuestiones- la literatura infantil. Esto no significa que los niños no accedieran a la literatura, pues la tradición oral se ha ocupado durante siglos de ellos -mitos, leyendas, fábulas, arrullos, rimas, nanas- y las “clases altas” han tenido acceso a textos literarios. Sino que las experiencias literarias que pudieran tener los niños no estaban diferenciadas de la de los mayores. Podemos decir, entonces, que es en el siglo XX que la literatura infantil surge con “vida propia”. Sin embargo, no ha sido fácil para la literatura infantil este “vivir autónomo”. Considerada arte menor, o como escritura con fines didácticos, como consecuencia de la pedagogía, con fines exclusivamente “instructivos”, los hacedores de la literatura infantil han tenido que pugnar por situarse como tal: un arte con características propias. Y a pesar de los detractores -que nunca faltan- la literatura infantil ha logrado abrirse su propio camino y formar parte del acervo cultural de nuestros días. Ya no es acercar el niño a la cultura, pues ya está incluido en ella. Sino considerar a la niñez como parte de la cultura. A lo largo del Siglo XX, mientras la literatura infantil sufría cierto menoscabo, los más renombrados escritores de San Luis plasmaban sus obras, realizando un aporte fundacional a favor de la niñez y de la literatura. 12

[close]

p. 15

“Tiempo de niños, letras para la Infancia en el San Luis del Siglo XX” es una muestra de ello. III Encontramos en esta edición -sin precedentes en nuestra provincia- cuatro libros de literatura infantil que se presentan de acuerdo a cómo se han sucedido en el tiempo. Las obras y sus autores son: • “Las piedras del jardín” de Sara Goldstein de Tapiola (1970) • “Villancicos en la voz de la tierra” de Dora Ochoa de Masramón (1980) • “Burbujitas” de Esther del Rosario Guevara (1995) • “Andanzas de Juancito el zorro en San Luis” de Polo Godoy Rojo (1997) La lectura de estas obras, permite transitar el espíritu de infancia plasmado según la época y la pluma de cada escritor. Así, podemos encontrarnos en el espejo de la infancia, del niño interior y del niño existente socialmente de un tiempo pasado. La primer obra “Las piedras del jardín” es un poemario para niños. Su autora, Sara Goldstein de Tapiola, elige cantarle no sólo a las cosas sencillas, cotidianas, concretas e identificables para cualquier niño; sino que también apuesta a conceptos abstractos cantándole a la libertad, a la amistad, al amor. Utilizando un lenguaje simple y a la vez mágico. Surge en estos años un enriquecimiento hacia la mirada que se tiene del niño, de la niñez. Se le puede hablar –al público infanto-juvenil- en forma “metafórica”. Se le puede cantar sin necesidad de explicaciones aleccionadoras. Se empieza a manifestar un “sobrentendimiento” por parte de estos “nuevos” lectores, pues forman parte de la cultura lectora. Así se manifiesta en la obra propuesta por la escritora Sara Goldstein de Tapiola. La obra que continúa pertenece a Dora Ochoa de Masramón, “Villancicos en la voz de la tierra”. Una retrospectiva dirigida al público lector “pequeño” para reanimar el espíritu de lo propio, de la tierra, del arraigo. Nuestras costumbres puntanas, nuestra forma de decir, de conocer. Un intento de reconstrucción en el que vuelve a llamarse a los orígenes y las esencias del interior regional. 13

[close]

Comments

no comments yet