San Luis en la memoria de cuatro escritores puntanos

 
no ad

Embed or link this publication

Description

Varios Escritores

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

COMISIÓN DEL BICENTENARIO La Provincia de San Luis, con motivo de conmemorarse el Bicentenario de la Revolución de Mayo, se concentra en celebrar tan importante acontecimiento a fin de reafirmar los lazos de comunicación, respeto e integración entre todos los habitantes de esta tierra. El Cabildo de San Luis fue el primero en reconocer la Revolución de Mayo mostrando así su vocación libertaria. Consolidado el movimiento revolucionario, el pueblo puntano se destacó por su generosa y heroica contribución a la gesta de la independencia nacional, y entre otros hechos, respondió al llamado Sanmartiniano. En este Bicentenario la Provincia de San Luis continuará con sus políticas de progreso y desarrollo, en la esperanza que nuestras generaciones venideras se encuentren unidas en el respeto y reconocimiento a la participación histórica colectiva de los hijos de esta tierra, a quienes en este Bicentenario rendimos tributo y homenaje. El Gobierno de la Provincia de San Luis ha constituído la Comisión Honoraria del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010, presidida por el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, e integrada por Legisladores Nacionales por San Luis, autoridades Legislativas Provinciales, autoridades del Poder Judicial, Intendentes Municipales e Intendentes Comisionados, representantes de Instituciones Religiosas, Autoridades Universitarias, Autoridades Militares, ONGs, Fundaciones, Juntas de Historia, Comunidades Originarias de la Tierra, Colectividades, Asociaciones, entidades intermedias y por todos aquellos habitantes que quieran adherir voluntariamente. Esta Comisión será coordinada por el Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, todos los Ministerios del Poder Ejecutivo Provincial referidos a esta conmemoración y por el Programa San Luis Libro, dependiente de la Secretaría General Legal y Técnica de la Gobernación. (Extraído y sintetizado del Decreto N ° 3316 - MGJyC-2009)

[close]

p. 6



[close]

p. 7

El Gobierno de la Provincia de San Luis cumple y seguirá cumpliendo con los preceptos constitucionales y las normativas vigentes respecto a asegurar el desarrollo humano y social de sus habitantes. El derecho a la cultura, a la información, a la publicación y a la difusión de las ideas es un derecho humano principal, con el que este proyecto político ha desarrollado fuertes lazos y claras acciones en su defensa. Invertir en cultura es fortalecer los cimientos republicanos y consolidar la convivencia democrática armónica, en un marco de pluralismo, tolerancia y respeto por el otro. Invertir en cultura es también propender a difundir la obra y engrandecer el patrimonio cultural provincial, potenciando así la libertad de pensamiento y el universo de las ideas, la literatura y la palabra escrita en general. Por la defensa y ratificación de este derecho el Programa San Luis Libro suscribe y se sustenta en la Ley Provincial Nº I-0002-2004 (5548) que dice en su art. 1º: El Estado Provincial garantiza el derecho fundamental a la libertad de pensamiento, religiosa y de culto reconocido en la Constitución de la Provincia de San Luis. ACERCAR EL LIBRO AL PUEBLO

[close]

p. 8

San Luis en la memoria de cuatro escritores puntanos / Susana Pérez Gutiérrez de Sánchez Vacca ... [et.al.]. - 1a ed. - San Luis : SLL - San Luis Libro, 2011. 400 p. : il. ; 26x19 cm. - (Bicentenario) ISBN 978-987-1787-13-5 1. Historia Regional. I. Pérez Gutiérrez de Sánchez Vacca, Susana CDD 982.62 Fecha de catalogación: 14/07/2011 Ilustración de tapa: Imagen de la Catedral de San Luis aún en construcción. Observese la silueta del Quebracho Histórico, aún en pie, sobre la calle Pringles. Para la presente edición: Programa San Luis Libro 25 de Mayo 971| Ciudad de San Luis sanluislibro@sanluis.gov.ar www.sanluislibro.sanluis.gov.ar Diseño y diagramación: Editorial «El Tabaquillo» editorialeltabaquillo@yahoo.com.ar Tirada: 1000 ejemplares ISBN: 978-987-1787-13-5 Impreso en la Argentina Queda hecho el depósito que establece la ley 11.723 Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo fotocopias sin la autorización expresa de los autores.

[close]

p. 9

San luis en la memoria de cuatro escritores puntanos

[close]

p. 10



[close]

p. 11

San luis en la memoria de cuatro escritores puntanos ~~~~ Susana Pérez Gutiérrez de Sánchez Vacca Carmen Guiñazú de Berrondo Gilberto Sosa Loyola Jesús Liberato Tobares

[close]

p. 12



[close]

p. 13

PRÓLOGO El estudio de la sociedad sanluiseña ha sido objeto de un sistemático olvido por parte de los tratadistas de todos los tiempos, y las pocas referencias encontradas fuera del ámbito provincial, han tenido correlato casi siempre con la gesta independentista y en algo más superficial, con el caudillismo de la primera mitad del siglo XIX y alguna mención a la lucha contra el indio que iba siendo despojado de sus tierras por la etnia blanca bajo el pretexto de imponer la territorialidad, que terminó con el genocidio de la década del 80. El ingente trabajo de nuestros investigadores nos legó por lo general una visión más particular de nuestra historia provincial, y el eje de estudio estuvo orientado hacia la gesta en que San Luis se puso al servicio de los intereses de la nacionalidad, y fue lazo de unión, punto de encuentro, frontera de etnias, aporte emancipador, y aún continúa dando tributo al resto del país. Historiadores como Reynaldo B. Pastor, German Avé Lallemant, Víctor Saá, Urbano Joaquín Núñez, Juan Wenceslao Gez, Hugo Arnaldo Fourcade, entre otros, nos han legado brillantes páginas donde abrevamos para recordar con ellas el nacimiento de nuestra puntanidad. He ahí que conocemos más al puntano de principios del siglo XIX en su uniforme de granadero que en su rol patriarcal y su inserción en la naciente sociedad, justamente porque la labor de nuestros estudiosos ha tenido la impronta impuesta por el sistema educativo nacional, que priorizaba mostrar las facetas coincidentes con los intereses centralistas en vez de dar a cada prohombre el adecuado lugar en los anales de la historia. Si bien esta política comunicacional tuvo su razón de ser desde los tiempos en que se estaba forjando nuestra nacionalidad, -y había que mostrar una historia, un pasado común, una lengua unificadora y un credo con iguales características por estarse formando el nuevo ciudadano con la amalgama étnica que significó el aporte inmigratorio al país-, no siempre fue voluntad de nuestra estirpe provincial someternos a estos moldes uniformadores, que daban la impresión de que no existíamos como sociedad autónoma, con sus tradiciones, sus costumbres, su esencia, si bien las analogías nos emparentaban con el resto de las provincias argentinas y también con los modos capitalinos, Sin embargo, existía otra bibliografía que no ha tenido la resonancia de los estudios enunciados, y que está dirigida a mostrar el alma social del pueblo de nuestra provincia, rescatando ese aspecto sociológico de San Luis. Es por ello que en la reimpresión de estas cuatro obras que compendian el libro “SAN LUIS EN LA MEMORIA DE CUATRO ESCRITORES PUNTANOS”, ha vuelto la mirada hacia esas expresiones del pasado que han definido precisamente la caracterología de nuestra sociedad, su entorno, sus costumbres, sus modos, y las diferentes informaciones 11

[close]

p. 14

que de la misma dieron aquellos trashumantes que llegaron y pasaron por nuestras fronteras provinciales, dejando testimonios sólo valederos por el contexto histórico de esas noticias, casi siempre saturadas de fuerte etnocentrismo. Cuatro son los autores que nos acompañan con sus creaciones literarias y que por afinidad de temática han sido seleccionados para integrar la obra, sin perjuicio de que muchos otros también abordaron la misma labor con interesantes capítulos sobre nuestra sociedad de antaño. La mención es de alguna forma antojadiza, y no está relacionada con la época en que estos autores han realizado la obra literaria, sino más bien por el período histórico al que refieren en sus tratados. Susana Pérez Gutiérrez de Sánchez Vacca con: “Las Postas del Camino Real en San Luis: Relatos de Viajeros”, Carmen Guiñazú de Berrondo con “El búho de la tradición”, Gilberto Sosa Loyola, bajo el seudónimo de Narciso Cobas con “Insula criolla” y Jesús Liberato Tobares con “San Luis de antaño”, conforman esta tetralogía de autores que el Programa San Luis Libro ha decidido llevar a la imprenta en un libro unificado por las razones ya apuntadas. “Las Postas del Camino Real en San Luis: Relatos de viajeros”, fue publicada por el Fondo Editorial Sanluiseño el año 1998, en la Colección IV Centenario, “El búho de la tradición”, de Carmen Guiñazú de Berrondo, tuvo como fecha de su primera impresión, 1924, y fue reeditado en 1996 en la Colección IV Centenario; “Insula criolla”, de Narciso Cobas (Sosa Loyola), tuvo su primera edición en 1943 y fue incluida su segunda en la colección de los dos anteriores. Finalmente, en 1983, se editó “San Luis de antaño”, de Jesús Liberato Tobares. No es intención de este prefacio ahondar sobre cada temática particular que los autores han abordado en sus libros, pero lo que sí constituye una premisa, es destacar que todos ellos se integran en una dirección que está enmarcada en presentar rasgos fisonómicos de nuestra sociedad en un determinado lapso de tiempo. Por ello los relatos de viajeros del libro de Pérez Gutiérrez de Sánchez Vacca, son el punto de partida: nos muestran los albores de nuestra entidad social, tanto en la capital provincial como en la campaña, con el relato de las postas diseminadas en el camino que se conocía con el pomposo nombre de Camino Real, por haberse mantenido la denominación hispano-colonial en el período criollo en que el país se conformaba institucional y territorialmente. Estos relatos, como dijimos, parten de distintas formas de apreciación, según sea la nacionalidad de los viajeros que dejaron el testimonio. Los hay con una marcada intencionalidad, aunque algunos son menos críticos de nuestra sociedad primigenia y dan muestras de sutilezas en su observación, destacando las bellezas del paisaje y la cordialidad de sus habitantes. Ateniéndonos a una cronología, la novela de Sosa Loyola pone un componente social orientado al accionar de la política de la época, que data de la segunda mitad del siglo XIX. Si bien ficcional, sirve para comprender los métodos de dominación política que eran de uso frecuente, no sólo en San Luis, sino en todas las organizaciones gubernamentales del país. Hay en el libro, además, algún sesgo hacia el costumbrismo que ayuda a imponerse del componente sociológico que los otros autores señalan como propio de los habitantes del San Luis de aquella época. Pero quien se adentra en el sentir y el hacer de nuestros antecesores, es sin duda Carmen Guiñazú de Berrondo, que se detiene en mostrar los actos sociales, usos y costumbres, tradiciones, mitos, enseres cuyo uso correspondía a los estratos más elevados de 12

[close]

p. 15

la sociedad y que hoy han desaparecido, modos y modas, formas de diversión de ese entonces, y hasta se permite una crítica sobre los relatos de viajeros insertos en el libro de Susana Pérez Gutiérrez, no a la obra en sí de esta autora, sino al manejo descriptivo de algunos viajeros que no supieron ver el potencial estratégico del lugar que les servía de cobijo y resguardo. Este libro también da cuenta de algunas personalidades que tuvieron que ver con los nombres incorporados en el capítulo histórico de nuestra provincia, o relevantes en la sociedad por alguna faceta en especial. El libro “San Luis de antaño” de Jesús Liberato Tobares, complementa el panorama social finisecular y comienzos del siglo siguiente con una visión que abarca un amplio espectro temporal en que se desarrollan las acciones sociales que el autor incorpora a su obra. Es de destacar que si bien Tobares también se adentra en el costumbrismo de época, adiciona la particularidad de un tratamiento especial a la fisonomía de nuestra ciudad capital. Por él conocemos detalles de lugares sabidos de oídas, como los predios que circundaban el primer emplazamiento de la estación de trenes, -lo que conocimos como cancha Colón-, que la intencionalidad primaria de las autoridades había sido convertirlo en un parque, las manzanas en donde funcionaban las paradas de tropas de carros y carretas, la evolución que estos lugares han tenido hasta la actualidad, la descripción de las plazas existentes y las que ya no están, con el detalle de los instrumentos legales que determinaron su creación, los edificios públicos y destinados al culto, a lo que agrega los entretenimientos propios de los hombres rurales que llegaban con sus cargamentos a la ciudad, y se incorporaban los contertulios locales, como reñideros de gallos, juego a la taba, partidas de naipes. En este aspecto, afirmamos que tanto Tobares como Guiñazú de Berrondo, se han complementado para brindarnos el retrato del viejo San Luis, con el agregado de que Tobares prosigue su obra literaria hasta tiempos muy cercanos a los nuestros, sobre hechos y personajes que, desde luego, no fueron contemporáneos a Guiñazú de Berrondo. El tratado de Jesús Liberato Tobares, si bien a veces se remite en algunos capítulos a sus propias obras, como cuando habla de boticarios, (véase “Médicos y boticarios puntanos de antaño”, Colección ICCED, publicado en 1994), tiene un nutrido respaldo bibliográfico que con toda honestidad cita al pie de cada página, a veces artículos de su autoría, a veces obras de otros autores y (en todos los casos) el órgano editor que publicó el trabajo. El compromiso que asumió el gobierno de nuestra provincia al insertar como slogan que este trabajo de reediciones es “acercar el libro al pueblo”, lo está cumpliendo con fidelidad, y es aún más notable e importante, porque en algunos casos se trata de libros que están agotados y no es posible tener acceso fácil a ellos, salvo por algunos ejemplares celosamente custodiados en pocas bibliotecas. Los hechos culturales conforman la fisonomía de un pueblo y por ello son importantes, pero dejar testimonio de ellos a través de los libros adquiere una relevancia tal que sin esa iniciativa dejaría de cumplirse el compromiso que tienen los escritores al ser testimoniadores de su pueblo y dejar para la posteridad los documentos que avalen esta labor. Jerónimo Castillo San Luis, marzo de 2011 13

[close]

Comments

no comments yet