Revista EnlACe No. 19

 

Embed or link this publication

Description

La revista de la Agricultura de Conservación

Popular Pages


p. 1

Año V 19 Abril-mayo de 2014 No. La revista de la Agricultura de Conservación al servicio del conocimiento y la innovación agrícola MasAgro en Guanajuato La participación de los hombres y las mujeres en la implementación de las técnicas de innovación Producción y comercio del rastrojo en El Bajío

[close]

p. 2

accimmyt cimmytcap @accimmyt

[close]

p. 3

La revista de la Agricultura de Conservación ÍNDICE 28 8 Año v, No. 19, abril-mayo de 2014 Coordinación General Dr. Ir. Bram Govaerts Gerente de Divulgación Georgina Mena López Dirección Editorial Begoña Bolaños Meade Comité editorial Begoña Bolaños Meade Javier Contreras Rachel Cox Xóchil Fonseca Bram Govaerts Judith Hernández Sánchez Víctor López Saavedra Georgina Mena López Horacio Rodríguez Vázquez Matthew Thorton Marie-Soleil Turmel Fotografía de portada Preparación del terreno para la siembra del ciclo pv 2014. Comonfort, Guanajuato sdayr (2014). Corrección de estilo Iliana Juárez-Perete Diseño Gráfico Margarita Lozano D’Asseo Multimedia Carlos Alfonso Cortés A . Isaí Mendiola Traducción Begoña Bolaños Meade 17 2 36 Editorial Al grano Central 55 31 MasAgro Guanajuato: intensificación sustentable con la adecuación y adaptación de las mejores prácticas 3 Los trabajos de la Universidad Politécnica Francisco i. Madero en torno a la Agricultura de Conservación 5 Los nuevos técnicos certificados se suman al trabajo por un México sustentable 36 Prácticas sustentables en el Hub Pacífico Norte Fotorreportaje 8 Las mujeres y la adopción de la tecnología agrícola Monográfico 40 Trazo de curvas a nivel 44 Eulalio Fernández Bello, TIPS La charla 12 La participación y toma de decisiones en las actividades agrícolas desde la perspectiva de género a los recursos productivos entusiasta impulsor de la Agricultura de Conservación en Chiapas de precisión: de los mapas de rendimiento al GreenSat de los rastrojos en El Bajío: intermediarios y ganaderos 17 El acceso de hombres y mujeres 20 La adopción de las tecnologías 46 Una breve historia sobre la agricultura MasAgro desde la perspectiva de género bajo la perspectiva de género 50 Los compradores o demandantes 23 La capacitación en tecnologías agrícolas 26 Innovación y desarrollo mediante la transformación de las normas de género en la agricultura y la gestión de recursos naturales 53 Hablemos claro 55 Manejo sustentable en laderas en el estado de Oaxaca 28 El efecto de las diferentes prácticas 59 Experimento a largo plazo con rotación maíz-avena forrajera. Plataforma MasAgro de San Luis Potosí o detección remota de labranza y del manejo de los residuos en los Valles Altos de México sobre el potencial del calentamiento global 62 MasAgro y el uso de la teledetección Enlace, año V, número 19, abril – mayo 2014, es una publicación bimestral editada, publicada y distribuida por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (cimmyt) con domicilio en Km. 45 Carretera MéxicoVeracruz, El Batán, Texcoco, Estado de México. c. p. 56237, México. Teléfono: + 52 (595) 9521 900. www.cimmyt.org, http://conservacion.cimmyt.org/ editorial.cimmyt@gmail.com Editor responsable: Dr. Ir. Bram Govaerts. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo en trámite, número de issn en trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, Certificado de Licitud de Título y Contenido en trámite, otorgado por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Impresa por Preprensa Digital s . a de c. v. con domicilio en Caravaggio número 30, colonia Mixcoac, México, 03910, d. f. Teléfonos: 5611- 9653 y 5611 – 7420. Este número se terminó de imprimir el 5 de abril de 2014, con un tiraje de 18, 000 ejemplares. Fecha de puesta en circulación: 7 de abril de 2014. Las opiniones vertidas en los artículos son responsabilidad única de los autores por lo que el cimmyt no se hace responsable de las mismas. Los consejos, tips técnicos y cualquier otra información que se presenta en la revista son únicamente indicativos, por lo que el cimmyt no asume la responsabilidad de los resultados obtenidos en campos específicos. Éste es un material de apoyo a la divulgación de la agricultura sustentable con base en la Agricultura de Conservación en México. d.r. © cimmyt 2014. Se prohíbe la reproducción, parcial o total, de este material, salvo que medie la autorización previa y por escrito del titular. La revista Enlace forma parte del componente MasAgro Productor, en el marco de las acciones emprendidas por cimmyt para la ejecución del Programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro). Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa. ENLACE 1

[close]

p. 4

EDITORIAL una tierra productiva y sustentable como la de México, ejemplo que se refleja en la solidez de nuestros hubs y las acciones emprendidas en otras regiones del país y que, en un futuro próximo, se consolidarán como verdaderos nodos de innovación. Uno de los objetivos es lograr la participación de diversas organizaciones gubernamentales y educativas, así como establecer una cooperación en áreas de la tecnología e innovación científica, agronomía y socioeconómica, por medio de la ejecución de proyectos conjuntos. Así, en este número compartimos la experiencia de Guanajuato, iniciativa impulsada en coordinación con la Secretaria de Desarrollo Agroalimentario y Rural (sdayr). Podremos conocer cómo Guanajuato se ha apropiado de la metodología y cómo la ha adaptado a sus necesidades, haciéndose un traje a la medida que traerá innumerables beneficios a los productores de esta entidad. L a estrategia de Take it to The Farmer operada en Mexico a través de MasAgro con fondos de Sagarpa y otros programas y proyectos alineados, es un esfuerzo que cada día incrementa sus actividades para atender a todos los involucrados en el agro mexicano, ya sean de subsistencia, intermedios o comerciales. Prueba de esto lo encontrarán en la sección Monográfico que en esta ocasión está dedicado al estudio de género porque las mujeres son más que un pilar en la producción agrícola y el sustento de los hogares rurales de México. En este contexto, el equipo de Socioeconomía del cimmyt salió al campo para conocer más a fondo el papel que juegan cada uno de los miembros de las familias en las tareas del campo y esto nos brinda la oportunidad de guiar nuestras acciones para llegar a todos y cada uno de los actores del campo mexicano. Nos sentimos satisfechos ante la certificación de 42 nuevos técnicos especialistas en las tecnologías basadas en la Agricultura de Conservación (ac). Todos ellos representan un orgullo y el potencial de Un programa incluyente, como es MasAgro, pone a disposición de todos el conocimiento y en esta edición se presenta interesante: aprendamos a trazar curvas a nivel para aprovechar mejor nuestros terrenos. Conozcamos más sobre los trabajos que realizan en el Hub Pacífico Norte a través del testimonio gráfico en el Fotorreportaje y profundicemos en las acciones que se impulsan en El Bajío, Pacífico Sur y Chiapas, entre otros. Les invito pues a leer la edición 19 de Enlace y a seguir explorando su nueva estructura ¿Les ha gustado? ¿Les parece interesante? ¿Tienen sugerencias? Esta revista es de ustedes, por eso no duden en enviarnos sus propuestas, comentarios y por supuesto sus colaboraciones a cimmyt-contactoac@cgiar.org para continuar nuestra labor y aumentar la difusión de la agricultura sustentable. ¡Adelante! Dr. Ir. Bram Govaerts Director adjunto del Programa Global de Agricultura de Conservación, cimmyt 2 NÚMERO 19

[close]

p. 5

DIVULGATIVO Los trabajos de la Universidad Politécnica Francisco I. Madero m. c. Alejandro Ventura Maza Fotografía: Alejandro Ventura Maza en torno a la Agricultura de Conservación E l Valle del Mezquital es una de las principales regiones productoras de maíz de México; sin embargo, en los últimos años se ha observado un detrimento en su productividad por diferentes causas, como la erosión de los suelos, la incidencia de plagas y enfermedades y la proliferación de las malezas, debido al mal empleo de las aguas residuales, la aplicación indiscriminada de productos agroquímicos y las malas prácticas agrícolas. El deterioro de los suelos en el Valle del Mezquital es preocupante porque afecta los ingresos económicos de los productores, provoca el abandono de las actividades del campo e impulsa la migración. Los productores ignoran las nuevas prácticas agrícolas que podrían ayudarlos en el mejoramiento de sus terrenos. Hace falta la implementación de proyectos que se relacionen con la preservación de suelos, como los sistemas de producción basados en la Agricultura de Conservación (ac). ENLACE 3 Hub Valles Altos Grano Pequeño

[close]

p. 6

La plataforma experimental de la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero (upfim) es un espacio de gran ayuda para los productores de las regiones aledañas, quienes acuden en forma asidua a las asesorías y prácticas que ahí se imparten, donde también tienen la oportunidad de compartir sus experiencias y adquirir nuevos conocimientos para aplicarlos en sus parcelas de cultivo. Por su parte, los alumnos de la upfim llevan a cabo ejercicios que refuerzan su formación académica y personal, con lo que logran ser agentes de cambio para los productores de su lugar de origen. El interés de los alumnos de la upfim por conocer los efectos de la ac sobre los cultivos ha provocado el estudio de diferentes variables que sirven como referencia para la comparación entre la Labranza Convencional y la Agricultura de Conservación. De la investigación a la divulgación Soporte para los productores El interés de los alumnos de la upfim por conocer los efectos que tiene la ac sobre los cultivos ha provocado el estudio de diferentes parámetros: el ph del suelo, cantidad de nitratos, conductividad eléctrica, morfología de la planta, biomasa y rendimiento de grano. Estas variables sirven como referencia para comparar los sistemas de Labranza Convencional (lc) y la Agricultura de Conservación. La labor de los estudiantes de ésta y otras instituciones es difundir los resultados de sus investigaciones en congresos, foros y reuniones con productores, entre otros, para compartir experiencias y casos de éxito en distintas partes del país y así implementar mejoras que contribuyan a la sustentabilidad de la tierra. Preocupados por conocer más acerca de la ac, Guadalupe Hernández Contreras, Carlos Migueles Granados y Karina Hernández León, estudiantes de Ingeniería en Agrotecnología de la upfim, participaron en el Congreso de la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible (Somas) con los trabajos Efecto de la Agricultura de Conservación en la cantidad de nitratos en plantas del cultivo de maíz en el Valle del Mezquital, Hidalgo, México; Efecto de la Agricultura de Conservación en la temperatura de la planta de maíz en el Valle del Mezquital, Hidalgo, México, y Efecto de la Agricultura de Conservación en el ph del suelo en el Valle del Mezquital, Hidalgo, México, respectivamente, los cuales se publicaron en las memorias del congreso. La plataforma experimental de la upfim es un lugar de investigación y capacitación para técnicos y productores, así como para estudiantes, quienes aseguran la formación de nuevas generaciones de técnicos certificados en ac, al tiempo que divulgan los resultados más allá de los muros de la universidad. ac Los alumnos de la upfim llevan a cabo ejercicios que refuerzan su formación académica y personal. Estudiantes de Ingeniería en Agrotecnología de la upfim realizan sus trabajos de investigación sobre la ac. NÚMERO 19 4

[close]

p. 7

DIVULGATIVO Los nuevos técnicos certificados Gabriela Andraca, ac- cimmyt Fotografía: ac- cimmyt se suman al trabajo por un México sustentable Manuel Avelino subió al estrado con un fólder en la mano y se colocó detrás del podio. Acomodó el micrófono y miró a los más de 200 asistentes. Limpió su garganta y leyó en nombre de sus compañeros de generación: Es un honor para mí poder dirigirme a ustedes en este día en el que concluimos un ciclo importante en nuestra trayectoria profesional y por el que nos convertimos en la tercera generación de técnicos certificados en Agricultura de Conservación (tc). Es necesario producir más en menos superficie y, por si fuera poco, de una manera sustentable, de tal forma que nuestra actividad agrícola no deteriore el medio ambiente. Éste es el gran desafío al que nos enfrentamos como profesionales y que ahora como tc debemos asumir responsablemente y actuar como agentes de cambio. No me cabe duda de que lo lograremos, pues soy testigo del esfuerzo, dedicación, voluntad y pasión que imprimimos en este curso. L a mañana del 18 de febrero merecía cambiar las botas de trabajo por los zapatos que lucieran bien con el traje, el vestido o la camisa preferida; era el día de compartir con la familia y los amigos los resultados de un año de estudio y práctica para recibir el reconocimiento de tc del programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro). Poco a poco llegaron los graduados a la carpa blanca ubicada en un patio del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (cimmyt), del brazo de sus esposos, de la mano de sus esposas, cargando a sus hijos más pequeños o platicando con sus amigos. Era un día de fiesta. “Ahora sí, como en la graduación de mi chamaco”, rieron a carcajadas varios participantes que degustaban un café con galletas, al mismo tiempo que otros aprovechaban para tomarse fotos. Mientras a lo lejos, en una mesa junto al estrado, se distinguían las 42 placas doradas con el nombre de cada uno de los participantes, que avalan su conocimiento en el manejo de las tecnologías sustentables para aplicarlas en las regiones de los Valles Altos y El Bajío, que abarcan los estados de México, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Michoacán, Jalisco, Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí y Guanajuato. A lado de esa mesa se encontraba otra con cajas de herramientas que se entregaron junto con el reconocimiento a los tc y los diplomas que también se otorgaron a los productores innovadores, ENLACE 5 General

[close]

p. 8

quienes apoyaron a los graduados para llevar a cabo su labor con el propósito de mejorar su producción y contribuir al medio ambiente. Todos llegaron a El Batán la tarde anterior para el ensayo general, por eso ya sabían que a las nueve de la mañana en punto empezarían a ocupar sus lugares. Y la ceremonia comenzó Dra. Marianne Bänziger. La doctora Marianne Bänziger, directora adjunta de Investigación y Colaboración del cimmyt, tomó la palabra y llamó la atención del público compartiendo su experiencia personal: Recuerdo que en mis recorridos al norte de México observaba a los agricultores quemar los residuos de los cultivos; era tal la contaminación que nadie quería dejar la ropa secar al aire libre. Sin embargo, ante los crecientes problemas ambientales ha aumentado el interés por la Agricultura de Conservación (ac) por parte de las entidades y de los productores mexicanos. Ing. Javier Aguilar Lara. Entre los que la escuchaban atentos había algunos funcionarios como Gloria Meléndez Roca, directora de Desarrollo Rural de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) de Tlaxcala y representantes de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural (sdayr) de Guanajuato. La doctora prosiguió su discurso y resaltó la actividad del cimmyt en México, como los primeros ensayos de labranza de conservación que se establecieron en el país en 1975 “para promover con los agricultores la siembra directa, entre los residuos del cultivo anterior, sin arar el suelo, en camas elevadas permanentes”. Del mismo modo, aprovechó la oportunidad para resaltar la investigación participativa de los tc con los científicos, agrónomos, agricultores y actores de la cadena alimentaria para tener un impacto sustentable en el campo mexicano. Más tarde, la oportunidad de hablar fue de José Luis Zúñiga, director de Apoyos para la Producción Agrícola de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), quien mencionó la incorporación del componente MasAgro Productor para ampliar el programa, sobre todo en regiones con altos niveles de marginación. Asimismo, destacó que MasAgro “es uno de los programas de investigación e innovación y transferencia de tecnología más importantes de la dependencia”. Dr. Bram Govaerts. impulsores del campo. Entrega de certificados a los nuevos Los medios de comunicación también se dieron cita en este día. Dos cámaras de televisión grabaron el encuentro en el que el doctor Bram Govaerts, director de Uso de Tecnologías y Vinculación de Mercados Locales de MasAgro, dio a conocer por primera vez los resultados 2013 del programa que, “gracias a su destacada labor en México y con motivo del Año Internacional de la Agricultura Familiar, se presentará en otros países con el objetivo de replicarlo”. Una pantalla proyectó una presentación con gráficas y el doctor Govaerts continuó: Es un placer también compartir con ustedes que entre los logros alcanzados del programa se encuentran 181 técnicos certificados en Agricultura de Conservación, quienes brindan sus servicios a más de 60 mil productores en el país. Don Juan Argüelles. 6 NÚMERO 19

[close]

p. 9

adopción de las tecnologías y las instituciones y universidades lo saben, por ello se trabaja en conjunto para posicionar y resaltar la labor de estos valiosos profesionistas. Así lo expresó Bibiana Rodríguez, coordinadora de Capacitación de MasAgro Productor, quien agregó que “es satisfactorio poder ver que los tc aprovechan los cursos y capacitaciones que MasAgro les da —antes, durante y después de su curso— para poder tener los conocimientos necesarios en el campo y con el productor”. Respecto a la experiencia que Claudia de Jesús ha tenido luego de dos años como asistente de Capacitación y en el entranamiento de los tc, destaca que uno de los logros de estos profesionistas es la conformación de la Asociación Nacional de Agricultura de Conservación (anac): Es una asociación que busca ser un referente de las prácticas sustentables en el campo del país, ya que en la actualidad invita a todos los involucrados con estas tecnologías a formar parte de ella, tanto para unir esfuerzos como para compartir experiencias y adquirir una identidad propia. Orgullosos los nuevos técnicos certificados por el inicio de una nueva etapa en su vida profesional. Con el esfuerzo de todos también hemos establecido seis hubs —nodos de innovación— y estamos en el proceso de establecimiento de otros dos, todo esto con el trabajo conjunto de 224 módulos demostrativos para los productores, con lo que se ha logrado vincular a las actividades de MasAgro a más de 200 mil agricultores. Agregó que “como parte de la labor con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que lleva a cabo el Gobierno de la República, MasAgro a su vez ha beneficiado a 166 comunidades ubicadas en los municipios donde tiene presencia el programa”. La divulgación de la sustentabilidad también se premia De pronto se puso un caballete con una manta en el escenario y las felicitaciones no se hicieron esperar por las cien representaciones en distintos estados de la República Mexicana de la obra Pa’ un campo con corazón: Agricultura de Conservación, por las cuales se develó una placa. Uno a uno fueron nombrados los egresados del Instituto Nacional de Bellas Artes (inba) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam): Antonio Lojero, Jorge Aguilar, Ignacio García y la investigadora Dalia de la Peña, quienes dan vida a los distintos personajes que han sensibilizado a más de siete mil espectadores respecto al impacto del cambio climático y sus efectos en la producción agrícola. Entre canciones mexicanas, risas y elocuencias, los actores han logrado que el público se remonte a los tiempos del teatro de carpa, donde hasta el más ajeno a las actividades del campo se divierte y, además, valora la importancia de su participación para divulgar y contribuir a disminuir los impactos ambientales que, a la larga, afectarán a todos. MasAgro trabaja por más y mejores generaciones de técnicos certificados en Agricultura de Conservación Las acciones por un campo más sustentable no terminan cada año; el esfuerzo continúa, ya que el papel de los tc es clave para facilitar la Asimismo, Horacio Rodríguez, coordinador de Extensionismo, apuntó que cada proceso de selección para el ingreso al curso de tc ha mejorado “con el propósito de que los egresados tengan las competencias técnicas y las habilidades analíticas para encontrar la solución más efectiva y eficiente, junto con los productores, a los retos que enfrenta el agro mexicano”. ac ENLACE 7

[close]

p. 10

General monográfico DIVULGATIVO Xóchitl Juárez Varel y Ángel Pita Duque, Centro Regional Universitario del Anáhuac, Universidad Autónoma Chapingo Fotografía: sep-cimmyt Las mujeres 8 NÚMERO 19

[close]

p. 11

y la adopción de la tecnología agrícola n las últimas décadas ha disminuido la contribución a la producción agrícola nacional de la agricultura a pequeña escala, situación que ha influido en las políticas públicas orientadas a los productores comerciales. La crisis de la agricultura campesina impidió a los agricultores obtener su sustento de los trabajos del campo, por lo que han diversificado sus estrategias de sobrevivencia mediante la combinación de la producción agrícola con actividades asalariadas —ajenas a las agricultura— en los centros urbanos de México y Estados Unidos1. A consecuencia de la migración masculina, en muchas comunidades campesinas las mujeres asumen mayores responsabilidades y cargas de trabajo2. Los hogares agrícolas de México se caracterizan por realizar diversas actividades para alcanzar sus medios de subsistencia, lo que resulta en una heterogeneidad —aún a nivel de comunidad— de trabajos asalariados, entre los que adquiere especial relevancia el que se realiza en las ciudades mexicanas y norteamericanas. La mujer en el campo mexicano E En la actualidad, el número de mujeres mexicanas que participan en la producción agrícola ha aumentado. La crisis económica, la escasez de tierra y las políticas adversas para la agricultura familiar que enfrentan los pequeños productores desde finales de los ochenta ha causado que las familias campesinas, al no tener posibilidades de obtener medios de subsistencia de la producción agropecuaria, se hayan visto forzadas a diversificar sus estrategias de sobrevivencia, siendo la migración de los hombres jefes de familia una de las más importantes. En este contexto, las mujeres incrementan su responsabilidad en la producción agrícola campesina y, en muchos casos, son las únicas encargadas de esa actividad. Este proceso se conoce como feminización de la agricultura campesina3, que también se asocia con el incremento en el número de familias con jefatura femenina, las cuales tienden a ser más vulnerables y pobres4. Las mujeres campesinas realizan una triple carga de trabajo en tres diferentes ámbitos: hogar, parcela y comunidad, pero carecen de reconocimiento social y acceso a los recursos productivos5. Además de sus pesadas e interminables jornadas de trabajo, enfrentan normas sociales que restringen su participación en la toma de decisiones sobre la producción agrícola6. Es crucial que las iniciativas de proyectos de desarrollo rural, en particular las que se refieren a la adopción de tecnologías, consideren las limitaciones impuestas por la situación económica de las mujeres campesinas y por las normas sociales vigentes en sus comunidades. 1 2 Lastarria-Cornhiel, 2008. Alarcón-González y McKinley, 1999. 3 4 Katz, 2003; Deere, 2005; Allen y Sachs, 2007. González de la Rocha, 1999; inegi, 1999. 5 González Montes y Salles, 1995; Espinosa, 1999; Suárez y Zapata Martelo, 2004. 6 Momsen, 1991. ENLACE 9

[close]

p. 12

Sin embargo, una gran participación de las mujeres en la producción agrícola deteriora sus ya de por sí precarias condiciones de vida y no redunda en mayores derechos para ellas. Dicha situación en gran medida está determinada por la marginación de las comunidades donde viven, las condiciones ambientales adversas, el limitado o nulo acceso a los recursos productivos, así como la subordinación de género. Sociedad, familia y trabajo La generalidad de las mujeres campesinas vive en comunidades pobres que carecen de servicios básicos como agua potable, energía eléctrica, escuelas y servicios de salud, por lo que tienen que invertir más tiempo y esfuerzo para satisfacer las necesidades básicas de sus familias. Por la carencia de agua entubada, deben acarrearla para preparar los alimentos, bañar a sus hijos y cubrir otras prioridades vitales; del mismo modo, la recolección de la leña les demanda mucho tiempo; además, para atender las necesidades de salud y educación, con frecuencia deben desplazarse a las cabeceras municipales. En resumen, la atención de sus responsabilidades cotidianas implica que sus jornadas de trabajo sean largas y agotadoras. Asimismo, en estas sociedades imperan condiciones ambientales desfavorables para la agricultura, debido a que la mayor parte de estas tierras son de temporal, en donde son frecuentes los fenómenos meteorológicos perjudiciales para la agricultura, como las sequías, inundaciones, granizadas, heladas y vientos tempestuosos; a esto se agrega la presencia de plagas y enfermedades de los cultivos. El género determina el acceso a los recursos productivos, como la mano de obra, tierra, insumos y recursos monetarios En los hogares, el género determina el acceso a los recursos productivos, por ejemplo, la mano de obra, tierra, insumos y recursos monetarios, así como las expectativas y demandas acerca de los productos agrícolas obtenidos7. Las mujeres campesinas de México tienen un acceso limitado a la tierra, debido a que les fue asignada con base en el criterio de que el jefe de familia es el proveedor, en tanto que la mujer es su dependiente; por eso los hombres son los titulares de los derechos de la tierra ejidal, que es la forma predominante de tenencia de la tierra en las comunidades campesinas. En muchos casos, aunque las mujeres participan en las asambleas, no tienen derecho al voto por no ser las titulares de los derechos sobre la tierra, por lo que sólo participan en calidad de representantes de sus cónyuges; de esta forma, no tienen control sobre la tierra, el principal medio de producción de las familias campesinas en México y requisito indispensable para poder solicitar un crédito para adquirir insumos, herramientas y maquinaria para la producción agrícola. Además de las limitaciones económicas, las mujeres se enfrentan a las rígidas normas patriarcales que justifican su subordinación a la autoridad de los hombres; les son asignadas las tareas de reproducción de la fuerza de trabajo porque se considera que su realización se halla en el hogar, que es el ámbito socialmente determinado para ellas8. A pesar de que tanto los hombres como las mujeres participan en la producción agrícola, éstas, además, tienen una mayor responsabilidad en las tareas domésticas y del cuidado de la familia. En algunas comunidades, estas normas se han hecho flexibles debido a la migración de los hombres jefes de familia. 7 8 Doss, 2001. Glenn, 1985: p.104). 10 NÚMERO 19

[close]

p. 13

Comentarios finales Si las mujeres están asumiendo una mayor responsabilidad en la producción agrícola, es fundamental considerar las condiciones de las comunidades campesinas en general y de las mujeres en particular. Está demostrado que las mujeres campesinas no se resisten a adoptar las tecnologías innovadoras, siempre y cuando sean acordes con sus necesidades, con sus recursos productivos y con sus expectativas económicas. Sin embargo, para el éxito de un programa de adopción de innovaciones se debe considerar la heterogeneidad entre las destinatarias, pues aún en comunidades visiblemente pobres existe una importante diversidad en el nivel de bienestar de sus habitantes9. Gracias a la pluralidad de los hogares rurales y a la complejidad de las relaciones entre sus integrantes, se recomienda analizar los factores que limitan o favorecen la adopción de tecnologías que mejoren las condiciones de vida de las mujeres. En cualquier caso, se debe evitar reproducir de forma mecánica las tácticas que hayan resultado exitosas en otros lugares; en vez de ello, es mejor plantearse preguntas cuyas respuestas serán específicas 9 10 para cada localidad porque la interacción de esos factores genera resultados específicos. Cobra relevancia el entendimiento del funcionamiento de los hogares y la determinación de los roles y responsabilidades de género, los cuales cambian en consonancia con las circunstancias económicas para que, de esa manera, se pueda predecir los procesos de renegociación que tendrán lugar en los hogares y comunidades generados por la distribución de los costos y beneficios10. Si lo que se pretende es incorporar a las mujeres a las acciones de adopción de tecnología agrícola, un requerimiento esencial es que el personal participante asuma un compromiso con ellas y, además, tenga el entrenamiento adecuado para implementar dichos proyectos. La adopción o rechazo de las innovaciones no son neutros en términos de sus consecuencias directas e indirectas para las comunidades objetivo; un aspecto importante para la adopción es la equidad entre sus habitantes. Para el caso de las mujeres campesinas, este elemento es de crucial importancia, dada su condición de subordinadas en el ámbito del hogar y la comunidad. Si se trata de implementar un programa de difusión de innovaciones dirigido a las mujeres, deberá tener identificadas de manera clara las necesidades de la población objetivo para diseñar las que no sólo puedan ser pertinentes para resolver las necesidades existentes, sino que también sean factibles de ser adoptadas en el contexto particular donde vivan. De especial relevancia es considerar el sistema de normas vigente en la comunidad en cuestión, porque eso determinará la modalidad específica de la innovación, así como el diseño del proceso de comunicación para promover su adopción. En toda esta transformación es necesario considerar que las innovaciones dirigidas a las mujeres deben tener como consecuencia el mejoramiento de sus (precarias) condiciones de vida, para evitar que el resultado sea el contrario: agravarlas. ac González de la Rocha, m. 1999. Divergencias del modelo tradicional: hogares de jefatura femenina en América Latina. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Plaza y Valdés Editores. México. González Montes, s. y v. Salles. 1995. Relaciones de género y transformaciones agrarias: Estudios sobre el campo mexicano. El Colegio de México. México. inegi. 1999. Los hogares con jefatura femenina. Instituto Nacional de Geografía e Informática. Aguascalientes. Katz, e. 2003. “The changing role of women in the rural economics of Latin America. In: b. Davis, ed. Food, agriculture, and rural development: Current and emerging issues for economic analysis and policy research (Curemis II)”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Departamento de Socioeconomía. Roma. p. 31-65. Lastarria-Cornhiel, s. 2008. “Feminización de la agricultura en América Latina y África: Tendencias y fuerzas impulsoras. rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural”. Debates y Temas Rurales núm. 11. Santiago de Chile. Momsen, J. H. 1991. Women and development in the third world. Routledge. Nueva York. Moser, c. o. n. 1993. Gender planning and development: Theory, practice, and training. Routledge. Londres-Nueva York. Suárez, b. y e. Zapata Martelo (eds.). 2004. Milagros y mucho más realizan las mujeres indígenas y campesinas. Grupo Interdisciplinario sobre Mujer, Trabajo y Pobreza, a. c., México. Cancian 1967; DeWalt 1975; Clawson 1978. Moser, 1993. Referencias Alarcón-González, d. y t. McKinley. 1999. “The adverse effects of structural adjustment on working women in Mexico”. Latin American Perspectives 26:103-117. Allen, p. y c. Sachs. 2007. “Women and food chains: The gendered politics of food”. International Journal of Sociology of Food and Agriculture 15:1-23. Cancian, f. 1967. “Stratification and risk-taking: Theory tested on agricultural innovation”. American Sociological Review 32:912-927. Clawson, d. l. 1978. “Intravillage wealth and peasant agricultural innovation”. The Journal of Developing Areas 12:323-336. Deere, c. d. 2005. The feminization of agriculture? Economic restructuring in rural Latin America. United Nations Research Institute for Social Development. Ginebra, Suiza. Ocassional Paper 1. DeWalt, b. r. 1975. “Inequalities in wealth, adoption of technology, and production in a Mexican ejido”. American Ethnologist 2:149-168. Doss, c. r. 2001. “Designing agricultural technology for African women farmers: Lessons from 25 years of experience”. World Development 29:2075-2092. Espinosa, g. 1999. “Mujeres campesinas en el umbral del nuevo siglo”. Estudios agrarios 4:101-119. Glenn, e. n. 1985. “Racial ethnic women’s labor: The intersection of race, gender and class oppression”. Review of Radical Political Economics 17:86-108. ENLACE 11

[close]

p. 14

Hub Valles Altos Maíz monográfico DIVULGATIVO agrícolas desde la perspectiva de género Dagoberto Flores, Alejandro Ramírez, Gloria Martínez y Carolina Camacho, sep-cimmyt Fotografía: sep-cimmyt La participación y toma de decisiones en las actividades P or cultura, las actividades agrícolas y pecuarias son responsabilidad de los hombres, tal como se indica en los estudios de género; sin embargo, las mujeres tienen una notoria presencia en el desarrollo de algunas labores, además de ser las responsables directas de las labores del hogar y del cuidado y educación de los hijos. La intervención de las mujeres en la producción del maíz es muy evidente; cuando el hombre migra en busca de recursos económicos para el bienestar de su familia, ellas asumen más responsabilidades en la producción agrícola y pecuaria, una triple carga de trabajo en los hogares, la parcela, el ganado y la comunidad. Su participación pasa inadvertida, por lo que es necesario hacerla visible y darles el reconocimiento que se merecen. 12 NÚMERO 19

[close]

p. 15

Las instituciones públicas y privadas han realizado un gran esfuerzo para desarrollar y difundir las tecnologías entre el sector agrícola; no obstante, son pocas las regiones que han adoptado estas innovaciones. La mayoría de las regiones productoras de maíz en México continúan utilizando las técnicas convencionales que, en muchos casos, son poco sustentables. Ante este escenario, el componente MasAgro Productor del programa MasAgro llevó a cabo un estudio de género para identificar las necesidades, preferencias y limitaciones de las mujeres y los hombres del sector agropecuario para la adaptación y adopción de las tecnologías. Asimismo, trata de comprender la influencia del género en las decisiones para la adopción de las tecnologías en los diferentes sistemas de producción y estratos sociales. Este estudio, además, muestra los principales resultados del rol de las mujeres y los hombres en las actividades agrícolas en el Hub Valles Altos Maíz (vam), en específico en los estados de México, Puebla y Tlaxcala. Desarrollo del estudio Tabla 1. Grupo de productores Sistema de producción Subsistencia Intermedio Comercial Definición De autoconsumo, con venta esporádica y “baja tecnificación”. Autoconsumo, venta y “mediana tecnificación”. Venta y autoconsumo, con “mayor tecnificación” En la definición del área de estudio se tomaron como referencia los tres sistemas de producción: subsistencia, intermedio y comercial, para los cuales se establecieron y clasificaron en orden de importancia algunos criterios agroecológicos y técnicos que, a su vez, consideraron aspectos particulares. Es decir, el análisis agroecológico contempló la topografía (ladera, plano o lomerío) y el régimen de humedad (riego, temporal o punta de riego); mientras que el aspecto técnico observó el nivel de tecnificación (escasa, mediana o total) y de mecanización (escasa, mediana o total); el sistema de siembra (manual o mecánica), el tipo de semilla (criolla o mejorada), el tipo de cosecha (manual o mecanizada) y el destino principal de la producción (autoconsumo o venta). Las familias campesinas no tienen posibilidades de obtener medios de subsistencia de la producción agropecuaria, situación que los ha obligado a diversificar sus estrategias de sobrevivencia, siendo la migración de los hombres una de las más sobresalientes. En muchas comunidades campesinas de México, las mujeres tienen mayores responsabilidades en la producción agrícola. Participación femenina en las actividades agrícolas Figura 1. Localización de los municipios donde se realizó el estudio con perspectiva de género La participación del hombre y la mujer en las actividades agrícolas difiere según el tipo de productores y la labor que se realiza con el cultivo del maíz. El responsable principal de llevar a cabo dichos trabajos es el hombre, quien cuenta con el apoyo de la mujer. En algunas tareas, la presencia de ésta es muy notoria, ya que la mano de obra femenina es muy apreciada, sobre todo para la fertilización y la cosecha. No obstante, las labores agrícolas del cultivo de maíz en el grupo de subsistencia cuentan con una clara participación de la mujer, situación similar ocurre con los agricultores intermedios, mientras que entre los productores comerciales la participación de la mujer tiende a desaparecer. Preparación del suelo De acuerdo con el estudio, el hombre es el responsable de la preparación ENLACE 13

[close]

Comments

no comments yet