MBVol01n3

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 1, número 3, 1986

Popular Pages


p. 1

Medicina . Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA ·/ I ... JlmJ _. CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Volumen 1, Número 3 - Septiembre/Diciembre 1986

[close]

p. 2



[close]

p. 3

Medicina- Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA Volumen 1, Número 3 Septiembre/Diciembre 1986 Presidente José M . Rodríguez Tejerina Director: Arnaldo Casellas Bernat Secretario de redacción: Juana M.ª Román Piñana Comité científico: Francisco Medina Martí, José M . Mulet Fiol, Juan Manera Rovira, Santiago Forteza Forteza, Andrés Torrens Pastor, Victoriano Fernández Vila, Bartolomé Darder Hevia, Miguel Manera Rovira, José Llobet Munné, Bartolomé Mestre Mestre, Pedro Aguiló , Santiago Luelmo Román, Miguel Munar Qués , Nicolás Pascual Piris , José Tomás Monserrat, Miguel Llobera Andrés , Guillermo Mateu Mateu, B. Cabrer Barbosa, José Miró Nicolau. CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Redacción: Morey, 8. Teléfonos : 721230. 07001 PALMA DE MALLORCA.

[close]

p. 4



[close]

p. 5

Medicina ,Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA SUMARIO Editorial La urgencia médica y su asistencia extrahospitalaria. J . López Ferré. 5 Originales Aproximación a la cirugía plástica en Baleares. (septiembre 83-diciembre 85) A. Cursachesteva, D. Nacher, G. de Cárdenas , F. Gallego Soler, l. Cerdá Dezcallar. 9 Originales Análisis discriminante en 11 9 infartos agudos de miocardio: su aplicación al pronóstico. J.M. Vicens Gómez. 15 Patología nosocomial. M . Munar Qués . Originales 19 Revisiones Insuficiencia vascular cerebral de causa extracraneal. M. Amat Ortega, E. Albertí Jaume . 29 Colaboración El metge no-MIR J . Frau . 47 Historia Libros de médicos y cirujanos en Mallorca bajomedieval. Análisis de seis bibliotecas (2.ª Parte). A . Contreras Mas . 49

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Editorial La urgencia médica y su asistencia extra hospitalaria Joan López Ferré estéril realizan esta asistencia. Si exceptuamos la comunidad autónoma de Cantabria no existen proyectos concretos de reforma y puesta en marcha de un sistema integral y moderno de asistencia médica urgente. Peor aún , en la Ley General de Sanidad aprobada por el Parlamento español no se hace ni siquiera referencia a esta asistencia médica de urgencia. Introducción El desarrollo económico logrado durante el presente siglo ha hecho posible que en España se hayan alcanzado unos índices de salud pública más o menos satisfactorios . Así, la expectativa de vida se ha doblado desde 1900, la tasa de mortalidad infantil disminuyó en un 50 % de 1973 a 1981 y la mortalidad por 1.000 habitantes es de un 7,69, nivel similar al de otros países de nuestro entorno. Pero al igual que en estos países, este desarrollo social e industrial ha generado un aumento espectacular de la mortalidad y morbilidad por causas antes poco importantes como la enfermedad coronaria y los accidentes de tráfico. Los accidentes son la primera causa de mortalidad por debajo de los 45 años , ocasionando más muertes en la infancia y en la adolescencia que el conjunto del resto de patologías. Y las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad global en España. A pesar de la iro1portancia que para la salud pública han alcanzado los accidentes y las enfermedades cardiovasculares , nuestro esclerótico sistema sanitario no ha sabido responder a este reto. En España carecemos de un sistema integral de urgencia a pesar de la existencia de múltiples servicios de urgencia ambulatoria, que de una forma descoordinada, costosa y Médico del Servicio de Urgencias de Manacor Especialista en medicina intensiva El servicio de asistencia médica urgente (SAMU) El 65 % de las muertes , en los accidentes de tráfico, se producen en el lugar del accidente o durante el transporte y en general se trata de personas jóvenes y previamente sanas. Otras situaciones de urgencia de tipo médico, quirúrgico, obstétrico o pediátrico constituyen el 50 % del total de urgencias y precisan también de una asistencia médica temprana puesto que en muchos casos tienen su mayor mortalidad en la fase prehospitalaria (infarto de miocardio y otros). La urgencia médica se define como aquella situación en que la instauración de una terapéutica eficaz no puede retrasarse, puesto que si no se actúa a tiempo , se puede producir la muerte o una disfunción permanente y grave del enfermo. Sin embargo, la asistencia de urgencia se limita en la actualidad , en nuestro medio, a acelerar el transporte de las víctimas a los centros hospitalarios en vehículos inadecuados , en posturas incorrectas, velocidades desproporcionadas, sometidos a aceleraciones y desaceleraciones (extraordinariamente nocivas en pacientes hipovolémicos y en shock) y prácticamente siempre sin asistencia médica durante el traslado. Frente a esta situación totalmente anacrónica y al derecho del ciudadano a unos cuidados inmediatos dispensados según los métodos más modernos, cuando éste se encuentra en una situación de riesgo personal grave , 5

[close]

p. 8

surge la necesidad de los Servicios de Asistencia Médica Urgente (SAM U) ya en funcionamiento en la mayoría de los países de la Comunidad Económica Europea y equivalente al Emergency Medica/ System (EMS) de Estados Unidos. La filosofía del SAMU responde al principio de llegar rápido (el equipo médico) y volver prudentemente. Es decir, trasladar lo más rápidamente posible al personal y al material médico adecuados al lugar donde se encuentra el enfermo grave, estabilizar al paciente in situ y regresar, manteniendo la asistencia, al centro adecuado y previamente alertado para recibirlo. ta en desarrollar un sistema de asistencia médica de urgencia adecuado, menos dinero será necesario para asistencia y pensiones de invalidez o defunción. Componentes del SAMU 1) Centro Coordinador. Recibiría la llamada telefónica de solicitud de ayuda médica, efectuaría la clasificación médica de la llamada y toma de decisión (por parte de un médico) del tipo de ayuda a remitir al lugar. Tendría comunicación directa con los distintos centros de urgencia periféricos (extrahospitalarios) que dispondrían de una ambulancia medicalizada. Estarían en comunicación con el hospital en el que, en último término, se trasladaría al enfermo. Así mismo, tendría comunicación con policía, bomberos y protección civil. 2) Personal. Para prestar la asistencia primaria a las urgencias debe desterrarse la idea de que todo médico, por el hecho de serlo, está capacitado para hacer frente a cualquier urgencia médica. Por tanto, es necesario que esta asistencia la realicen médicos habituados a tratar este tipo de pacientes (especialistas en medicina intensiva o en anestesiología y reanimación) o previamente formados para tal fin. 3) Ambulancia. Ya no se trata de confiar simplemente en la rapidez del traslado, sino que por su capacidad, utillaje y personal deben constituir una verdadera avanzadilla del hospital. Serían de dos tipos: Ambulancia tipo A: aquellas destinadas al traslado de enfermos que no presentan riesgo inminente de muerte. Su dotación estaría constituida por un conductor y un camillero, expertos en las técnicas de primeros auxilios. Ambulancia tipo B: es la ambulancia medicalizada, perfectamente normalizada y dotada de material de reanimación y asistencia, de un médico experimentado, un ATS especializado en medicina de urgencia, un camillero6 Objetivos del SAMU - Disminuir la mortalidad y morbilidad de las urgencias médicas, accidentes y catástrofes. - Facilitar el transporte medicalizado a los hospitales. - Mejorar la asistencia médica de urgencias extra e intrahospitalaria. Funciones del SAMU - Captar las llamadas de petición de ayuda. - Organizar las respuestas de forma adecuada. - Dirigir la ayuda médica hasta el lugar de la urgencia. - Preparar la acogida en el hospital. - Asegurar la enseñanza y capacitación del personal que en él trabaja. Su correcto funcionamiento repercutiría positivamente en los hospitales al liberarlos de la presión indiscriminada que sobre ellos se ejerce en este momento. El SAMU sería un servicio público y como tal la asistencia a la urgencia debe ser gratuita y su subvención debería depender del Ministerio de Sanidad y Seguridad Social, Consellería de Sanidad del Gobierno Autónomo y Municipios. Cuando más dinero se invier-

[close]

p. 9

socorrista y un conductor cualificado en el transporte de urgencia. Cada centro de urgencias periférico tendría asignada una ambulancia medicalizada desde donde partiría, por orden del centro coordinador, al lugar donde se hallara el enfermo crítico. Para casos excepcionales se procedería a la evacuación de heridos con helicópteros como el B0-105 de los que dispone la FAMET (Fuerza Aérea del Ejército de Tierra) , convenientemente preparado. La utilidad de la ambulancia medicalizada es incuestionable. En un artículo publicado recientemente por C. Wilson (The Lancet, ed. esp., vol 7, n. 0 1, 1985) refiere como durante un período de quince meses se documentaron todos los infartos agudos de miocardio en dos comunidades de Irlanda del Norte; sólo una de ellas estaba dotada de una ambulancia medicalizada. La incidencia de IAM fue similar en ambas áreas pero a los 28 días la mortalidad era menor en el área atendida por la unidad móvil: un 13 % inferior. Destacando que casi la mitad de la diferencia de mortalidad correspondió a las primeras dos horas y que la tasa de mortalidad fue un 21 % menor en los pacientes de menos de 65 años del área atendida por la unidad móvil. Durante el estudio se salvaron 63 vidas en el área dotada de ambulancia medicalizada . Lewis et al. (American Heart Journal, 103:123, 1982) refieren que el 31 % de los paros cardiorrespiratorios pre- . hospitalarios que se reanimaron con éxito por el EMS (~quivalente americano al SAMU) fueron dados de alta hospitalaria. Este estudio se efectuó para evaluar la eficacia del EMS en reducir la mortalidad prehospitalaria por IAM en la ciudad de Columbus, Ohio. Pues , bien, la eficacia en la reanimación de los PCR antedicha representa en vidas salvadas el 14,2/100.000 personas de población por año. En Mallorca serían y sólo por este concepto 70 vidas salvadas al año. 7 4) Servicios de urgencia. La atención médica de urgencia constaría de cuatro niveles escalonados, a saber: 1.er nivel. Serían unos puestos fijos distribuidos por la región con una o más unidades móviles (ambulancias tipo A). Su personal sería el de la Cruz Roja con formación adecuada. Cada uno de estos puestos tendría un área específica de cobertura de modo que cada punto de esta área fuera accesible en un tiempo inferior a 15 minutos. Estaría en contacto y a las órdenes del centro coordinador. 2. º nivel. Estaría formado por el ambulatorio, centro de salud o médico rural correspondientes. Los médicos de zona atenderían por turnos la asistencia continuada, es decir, consultas que se plantean fuera del horario y que en su inmensa mayoría no son emergencias médicas. En caso de urgencia verdadera el médico solicitaría ayuda al centro coordinador del SAMU e iniciaría el tratamiento de urgencia. 3. er nivel. Serían los actuales servicios de urgencia periféricos , pero con dotación e infraestructura adecuados, incluyendo: - servicio continuado las 24 horas del día - 2 médicos - 3 ATS - 2 boxes de exploración - 4 camas de hospitalización temporal - equipo básico de laboratorio y radiología - 1 ambulancia medicalizada asignada Estos servicios cuidarían de la asistencia y transporte medicalizado en su área de cobertura. Uno de los dos médicos y uno de los ATS partirían , tras aviso del centro coordinador, a atender la urgencia médica allí donde se ha producido, estabilizarían al paciente in situ y trasladarían al enfermo al servicio de urgencias periférico y eventualmente, si el caso lo requiriera, al Hospital previamente alertado para recibirlo.

[close]

p. 10

4. 0 nivel. Correspondería al servico de urgencias intrahospitalario, a donde llegarían los pacientes que requirieran atención hospitalaria después de ser atendidos in situ y transportados adecuadamente y sin dejar de prestarles asistencia médica durante el transporte. Conclusión Lo expuesto hasta aquí no es más que una primera aproximación al problema de la asistencia de la urgencia médica extrahospitalaria y a su reforma. El profundizar en su estudio, adecuarlo a las necesidades y peculiaridades concretas de nuestra comunidad insular y sobre todo su puesta en marcha puede plantear problemas económicos, asistenciales y aún políticos, pero mantener las cosas como están por más tiempo es negar la evolución inexorable de la medicina. Situaciones que hasta hace poco se planteaban como irreversibles pueden hoy ser resueltas con éxito haciendo de la asistencia médica urgente una cualificación en lugar de una disponibilidad. BIBLIOGRAFIA 1. Jacobs LM., Bennett BR. Emergency Medica! Services. En MGH Emergency Medicine, pág . 817-878. Wilkins E. editor, Baltimore. 1983. 2. Metrot J.; Huguenard P. L'ambulance de réanimation. Cahier des charges. Rev. SAMU 3:2530. 1980. 3. Nalda Felipe MA. El dónde, el cuándo y el cómo de la asistencia extrahospitalaria. Med. Clin. (Barc.), 85:189-190. 1985. 4. Maruenda et al. Proyecto para la implantación de un Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU) en la ciudad de Valencia. Rev. Española Anest. Rean. vol. 30 núm . 3. 1983. 5. Chuliá Campos, V. Necesidad de la creación del SAMU. Rev. Española. Anest. Rean. vol. 30 núm. 6. 1983. 6. Alvarez Leiva C. et al. Transporte de Urgencias Extrahospitalarias. Ponencia al XVII Congreso Nacional de Anestesiología y Reanimación. Girona. Junio de 1985. 7. Huguenard P., Desfemmes C. L'aide Medicale Urgente en France. Doctrine et Organisation. Ponencia al XVII Congreso Nacional de Anestesiología y Reanimación. Girona. Junio de 1985. 8. Hormaechea Cazón E. Plan Regional de Asistencia Médica de Urgencia de Cantabria. Ponencia al XVII Congreso Nacional de Anestesiología y Reanima-ción. Girona. Junio de 1985. 9. Carolina N.L. Emergency care in the streets. 2.ª ed. pag. 507-594. Little Brown and Company. Boston., 1983. 10. Fornaguera J.M. Ambulancias, urgencias y emergencias. Ponencia al XVII Congreso Nacional de Anestesiología y Reanimación. Girona. 1985. 11. Chuliá Campos, V. Asistencia extrahospitalaria. Rev. Española Anest. Rean. vol. 32 supl. 1. 44-48. 1985. 12. Wilson C. et al. Unidad coronaria móvil y mortalidad secundaria a infarto de miocardio en la comunidad. The Lancet (ed, esp.) vol. 7 núm. 1 .. 51 -55. 1985. 13. Lewis et al. Reduction of mortality from prehospital myocardial infarction by prudent patient activation of mobile coronary care system. Am. H. J 103:123. 1982. 14. Perales R. de Viguri N., Hernando Lorenzo A. Medicina Intensiva Extrahospitalaria. Tribuna Médica 1026:23-25. 1984. 15. Perales R. de Viguri N. Atención prehospitalaria a la cardiopatía isquémica aguda. Med. Intensiva, núm. ext: 3-11 . Jul. 1986. 16. Sociedad Española de Medicina Intensiva. PASU . SEMIUC 1983. 8

[close]

p. 11

Originales Aproximación a la cirugía plástica en Baleares (septiembre 83-diciembre 85) A. Cursachesteva,* D. Nacher G. de Cárdenas,** F. Gallego Soler,** l. Cerdá Dezcallar*** Introducción Teniendo en cuenta que los métodos en cirugía plástica se emplean cada vez más por cirujanos que no han recibido especial preparación en este campo , hemos pretendido , con la presentación de estas referencias estadísticas comentadas, dar una idea generalizada de nuestro quehacer quirúrgico desde septiembre de 1983 hasta diciembre de 1985, excluyendo del análisis a los pacientes ambulatorios. Este trabajo no pretende llevar a cabo una descripción detallada de todos los métodos posibles de reconstrucción y reparación así como de una exhaustiva clasificación etiológica . Pretender incluir un gran número de técnicas en un trabajo de estas características hubiese llevado, con toda seguridad , a una gran confusión . Por eso, hemos intentado hacer una referencia más bien global a las técnicas que utilizamos en nuestro trabajo práctico habitual con el objeto de acercar «la plástica» a «nuestros colegas» por utilizar • Jefe de •• Médico ••• Médico Residencia Sección Adjunto Asistente Sanitaria Virgen de Lluch un lenguaje muy de actualidad . A este respecto cabe añadir el considerable cambio de actitudes frente a la cirugía plástica y reconstructora , su concepto y enseñanza , brotando nuevas ideas y gran cúmulo de información . Más de 23 revistas especializadas en el tema , plétora de excelentes libros, películas , vídeos , simposios , etc. Hemos incluido algunas anotaciones aclaratorias de las más importantes complicaciones observadas . Teniendo en cuenta las características de nuestro servicio, uno debe ser realista a la hora de valorar las grandes limitaciones existentes en el tratamiento de urgencia del accidentado, heridas de mano, grandes quemados, microcirugía... Por citar los más evidentes. Tampoco existe una unidad funcional para un tratamiento conjunto y específico de las anomalías craneofaciales que suelen exigir competencia multidisciplinaria. Dadas las características de esta especialidad tan joven y en desarrollo , la superespecialidad en nuestro servicio es práctica y económicamente imposible. El método de estudio presenta numerosos problemas en el momento de su aplicación . La variabilidad de criterios diagnóstico-terapéuticos, no sólo de una sociedad a otra sino desde un profesional a otro , así como los condicionantes de infraestructura y la dificultad de establecer muestras homogéneas son espigones que hay que tener presentes. Al respecto me gustaría introducir un texto de Borges a fin de trivializar un tema en el que tanto apasionamiento se suele verter (la clasificación); pero no por ello deja de reconocer su constante e inquietante actualidad e interés . Dice así Borges: «Cierta enciclopedia china dice que los animales se dividen en : a) pertenecientes al Emperador , b) embalsamados , c) amaestrados , d) lechones, e) sirenas , f) fabulosos , g) perros sueltos , h) incluidos en esta clasificación , i) que se agitan como locos, j) innumerables, k) dibuja9

[close]

p. 12

dos con un pincel finísimo de pelo de camello, 1) etcétera, m) que acaban de romper el jarrón, n) que de lejos parecen moscas.» También coincidiremos en que el modo de vivir enfermo es peculiar para cada sujeto, y como sujeto irrepetible y único, se resiste a la clasificación. Valgan como síntesis las palabras de Letamendi: «No hay enfermedades sino enfermos». Finalidad de una clasificación: a) Ordenar los datos empíricos para crear hipótesis sobre los hechos observados. b) Crear nuevas hipótesis que permitan la actuación en esa parcela de la realidad que sea clasificable. c) Crear un lenguaje común para que sea posible el diálogo con otros investigadores. Pese a las numerosas deficiencias de cualquier tipo de clasificación, debe reconocerse que la clasificación introduce un orden que es preferible al caos (Levi-Strauss). Tumores primarios de las glándulas salivares y del cuello ......... . 4 Rinoplastia secundaria ........... 3 Deformidades de las orejas . . . . . 13 2. Piel y anexos: n.º total de casos, 264; porcentaje, 29,23. Quemaduras térmicas y complicaciones ................ . ....... . 50 Lesiones por radiación y quemaduras eléctricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Carcinoma basocelular, escamoso, bowen y queratoacantoma .. .. 55 Melanoma maligno . ....... ... .. . 4 Hemarigioma, lifangioma y fístula arteria-venosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Tumores benignos y alt. cutáneas generalizadas .................. 94 Cicatrices inestéticas, hipertróficas, queloides, bridas .. .. ........ 52 3. Mano y extremidades superiores: n. 0 total de casos, 118; porcentaje, 13,06. Lesiones punta de los dedos, amputaciones e infecciones . . . . . . . . . 74 Fracturas y lesiones articulares de la mano .................... .. . 13 Anquilosis de las articulaciones digitales ...... .... . .. ......... . .... O Lesiones de los tendones del antebrazo y mano ...... ... ...... ... .. 8 Lesiones de los nervios del antebrazo y mano ................... .... O Contractura de Dupuytren . . . . . . . 9 Tumores de la mano . . . . . . . . . . . 1 O· Malformaciones congénitas de la mano .. .................... .. 4 4. Tronco y extremidades inferiores: n. 0 total de casos, 185; porcentaje, 20,48. Lesiones traumáticas. Secuelas 163 Ulceras por compresión ........ 18 Linfedema ............. .. ..... .. O Lipectomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 5. Mama n. 0 total de casos, 90; porcentaje, 9,96. Mamoplastia de aumento ....... 28 10 Clasificación general 1. Cabeza y cuello: n. 0 total de casos, 241; porcentaje, 26,68. Raras anomalías de cabeza y cuello O Malformaciones de la mandíbula y de la art. temporomandibular ..... O Fisura de labio .. . ... . ... . ....... 2 Fisura de paladar ............... O Lesiónes de los tej. blandos de la cara ........... .. . . .............. 48 Fracturas de los huesos de la cara 12 Reconst. cuero cabelludo, frente y bóveda craneana . . . . . . . . . . . . . . . 25 Reconst. párpados, cejas y corrección de la ptosis . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Reconst. de la oreja ............ 31 Reconst. de la nariz ..... . .. . ... 31 Reconst. músculos faciales, labios y mejillas ...... ........ . ...... . 35 Tumores intrabucales primarios .. 1 Disección cervical radical en el cáncer bucal .................. . .. O

[close]

p. 13

Mamoplastia de reducción y corrección de la ptosis . . . . . . . . . . . . . 15 Tratamiento de las enferm . premalignas y malignas ... ........... 16 Reconstrucción de la mama tras mastectomía ...... ...... ........ . 31 Ginecomastía ................... 1 6. Genitales: n. 0 total de casos , 5; porcentaje, 0,55. Hipospadias , epispadias y extrofia de vejiga ........ .. ...... . .. ..... 3 Lesiones de los genitales masculinos .... ..... .... ........ ......... 2 7. Cosmética y varios: n. 0 total de casos , O; porcentaje, O. Ritidectomía, blefaroplastia, rinoplastia estética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . O Microcirugía .................... O Agenesia vaginal ........ . ... .... O Disforia sexual ........ ... .. ... .. O Procedimientos quirúrgicos: n.º total , 991. Reconstrucción (técnicas combinadas) ...... ...... ...... ..... 148 Desbridamiento ............... 103 Excisión simple o ampliación de la misma ............. ... ...... 50 Biopsia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354 Injerto (Incluye 2 pérdidas totales) ....... ....... . . . ... ... .... . 245 Colgajo ........................ 32 Plastia en Z ................... 40 Terapéutica citotóxica tópica (Bleomicina) ......... .... . ... ....... . 3 Dermabrasión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Capsulotomía prótesis mama .... 3 Plastia de pezón . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Fasciotomías en Dupuytren ..... 11 Presentación de resultados En los 903 pacientes quirúrgicos vaiorados, se usaron 991 procedimientos, lo que demuestra que algunos requirieron tratamiento múltiple. Datos del INE a Marzo de 1985 estiman una po11 blación en Baleares de 719.051 habitantes. Utilizando esta referencia deducimos que en los 28 meses analizados (sep.83-dic.85), hemos atendido en nuestros quirófanos al O, 12 % de la población. Edades comprendidas entre los 18 meses y los 90 años, siendo la media de 45,3 años. El 51 ,6 % fueron varones y el 48,4 % hembras. Se utilizaron un 49 % de a. generales , un 36 % de a. locales (con y sin sedación) y, un 15 % de raquianestesias . No se registraron defunciones como consecuencia de los métodos quirúrgicos empleados. La incidencia por grupos , en orden decreciente de presentación fue la siguiente: 1. Patología tumoral (48 ,1 % cabeza y cuello) ................... 34,4 % 2. Lesiones traumáticas (57,2 % ext. inferior) ..... . .... ....... . 23,8 % 3. Cicatrices inestéticas y bridas .......................... 11 ,6 °/o 4. Quemaduras (No se trató ninguna q. eléctrica, 4.3 % lesiones por rediación y el 95 .7 % quemaduras térmicas de extensión generalmente menor del 25 %) ............ 8 % 5. Patología congénita (Casos subrayados en la sección análisis) 6 % 6. Uso materiales de implantación . . ... .... ... ........... .4,1 % 7. Infecciones (72,4 % virus de las verrugas) .................. 2,6 % 8. Ulceras varicosas y diabéticas (U.diabéticas: 1 caso) .. ... .2,6 % 9. Ulceras por compresión (61 % talón) ..... .... .. ... ...... ......... 2 °/o 1O. Otras complicaciones (reseñadas posteriormente) ....... ..... 1,6 % 11 . Reconst.mama tras mastectomía ........................... 1,4 °/o 12. Gigantomastias (Habitualmente usamos la técnica de Strombeck.Tec.de Skoog: 1 caso) ..... 1,2 % 13. Lipectomía (Con y sin liposucción) ............ .... . .... ..... .0,4 °/o 14. Técnicas complejas de reconstrucción ................... 0,3 %

[close]

p. 14

Las complicaciones postquirúrgicas que merecen atención son: Intolerancias sylastic (corto plazo); nasal: 2, Mama: 2. Encapsulamiento prótesis mama (largo plazo); 3. Hematoma mama: 1. Dehiscencia sutura mama: 2. Necrosis pezón: 1. Trayectos fistulosos-Necrosis: 2. Abceso glúteo: 1. Ectropión: 1. Análisis Cabeza y cuello Lesiones de los tej. blandos de la cara: contusión 1, abrasión 2,c. extraño 9, cicatrices inestéticas 13, mordeduras animal 4, tumor 19. Fract. de los huesos de la cara: traumatismo y fractura nasal 12. Reconst. c. cabelludo, frente y bóveda: tumor 23, traumatismo 2. Reconst. párpados, cejas y correción de la ptosis: tumor párpado 26, tumor ceja 3, ectropión 1, ampliación cavidad orbitaria 1, ptosis adquirida 3,congénita 1 , extracción sylastic 1 . Reconst. de la oreja: tumor 17, microtia 2, traumatismo agudo 3, restos embrionarios 1, lóbulo rasgado 8. Reconst. nariz: tumor 26, prótesis 3, extracción 2. Reconst. muse. faciales, labios y mejillas: parálisis facial 6, varillas de sylastic 2, extracción 2, suspensión fascia 1, retirar sutura interna 1, tumor labio 20, tumor región geniana 3. Tumores intrabucales primarios: leucoplasia labio inferior 1. Tumores primarios de las glándulas salivares y del cuello: cilindroma + ampliación 2, faringostoma 2. Deformidades de las orejas: orejas en asa 13. Piel y anexos Quemaduras térmicas, complicaciones y secuelas: 50 (incluye 2 alopecias) Lesiones por radiación y quemaduras eléctricas: radiodermitis aguda 1, crónica 2, degeneración maligna 1. Basocelular, espinoso, Bowen y queratoacantoma: 5 (incluye 3 queratoacantomas y O Bowen). Hemangioma, linfangioma y fístula A-V: hemangioma capilar (superficial) 2, hemangioma cavernoso (profundo) 2, nevus vinoso (flameus) 1. Tumores benignos y alt. cutáneas generalizadas: nevo dermoepidérmico 16, melanoma juvenil benigno 1, nevo pigmentado velloso gigante 1, quera12 Comentarios Es evidente el mínimo o nulo trabajo en determinados sectores, por las razones, ya aludidas en la introducción. Merecen una reseña especial los siguientes apartados: En cabeza y cuello, las grandes malformaciones craneofaciales junto a las alteraciones de la mandíbula y articulación témpora-mandibular de un lado y, la gran patología tumoral bucal, de las glándulas salivares y del cuello. En cuanto a la cirugía de la mano y coincidiendo con las palabras del doctor Gálvez (vocal JO. SECPRE y miembro del INC) podemos afirmar que son los cirujanos plásticos quienes se encargan de estas intervenciones difíciles y delicadas, entre otras cosas, porque los traumatólogos no suelen querer hacerlo. Paradójicamente en Baleares no ocurre lo mismo. Del apartado cosmética y varios dice Gálvez que la Seguridad Social atiende las quemaduras y sus secuelas tanto funcionales como estéticas. En algunos centros (como el nuestro), se suele cubrir la operación de reconstrucción de la mama y la prótesis que se coloca tras su extirpación. Además, se pueden hacer cargo de ciertas malformaciones congénitas, como el labio leporíno o falta de algún miembro. Hasta aquí todo bien, pero la Seguridad Social , al igual que el resto de las estructuras sanitarias, como pueden ser las de. seguro libre, ofrecen salud al ciudadano, pero no belleza y lujo.

[close]

p. 15

tosis plantar 1, lipoma 7, nevo sebáceo (Jadassohn) 1, quistes epidermoides (sebáceos) 33, excrecencias y papilomas cutáneos 3, dermatofibroma 2, tumores cutáneos diversos 1, xantelasma palpebral 1, neurofibromatosis de von Reckinhausen 1, hidradenitis supurativa 2, estafilococia perianal y escrotal 1, infecciones por virus de las verrugas 21 , abceso glúteo 1, hematoma 1. Cicatrices hipertróficas y queloideas: 5, cicatrices inestéticas y bridas de diferente localización 47. Mano y extremidades superiores Lesiones de las puntas, amputaciones e infecciones: pérdida cutánea dedo con y sin exposición ósea 45 , avulsión uña 2, c. extraños 2, bridas retráctiles 24 , amputación dedo 1. Fracturas y lesiones articulares de la mano: traumatismo 3, bridas 1O. Lesión tendones antebrazo y mano: dedo en martillo 1, lesiones tendinosas en el dorso de la mano 1, lesiones tendón flexor 4, sutura tendinosa 1, injerto tendinoso 1. Malformaciones congénitas de la mano: sindactilia 4. Tronco y extremidades inferiores Lesiones traumáticas y secuelas: quemaduras 17, úlceras varicosas 23, úlcera diabética 1, pérdida traumática de piel 113, recubrimiento del hueso expuesto 2, cicatrices y bridas 3, amputación dedos pie 2, necrosis y fístula de muslo 2. Ulceras por compresión: trocantéreas 3, isquiáticas 2, talón 11, tejidos blandos de las nalgas 1, complejas 1 . Lipectomía: acompañada o no de liposucción (corrección) 4. Mama Mamoplastia de aumento: agenesia 22, intolerancia sylastic 2, hematoma 1, encapsulamiento prótesis 3. Mamoplastia de reducción y corrección de la ptosis mamaria: técnica de Strombeck 1O, técnica de Skoog 1, dehiscencia sutura 2, necrosis pezón 1, plastia pezón 1. Enfermedades premalignas y malignas: enfermedad fibroquística benigna 14, otros tumores 2. Reconstrucción de la mama tras mastectomía: 11, mastectomías 2, inclusión-hinchado prótesis expander 17. Mama supranumeraria 1 . Genitales Hipospadias: 3. Lesiones de los genitales masculinos: avulsión piel 1, epitelioma glande 1. BIBLIOGRAFIA 1. Partes quirófano. 2. Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. Salvat, 1983. 3. Raphael Vaillant, El ordenador en casa. Pla za y Janés. 4. Manual de cuidados en c. plástica. S.M. Barret, Jr. Salvat, 1985. 5. Técnicas fundamentales en c. plástica. Me. Gregor. Salvat, 1979. 6. Cirugía plástica. Grabb-Smith . Salvat (3 .ª edición). 13

[close]

Comments

no comments yet