MBVol06n1

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 6, número 1, 1991

Popular Pages


p. 1

Medicina Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA ·-- -- - ---- - .. ,,. .. CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Volumen 6, Número 1 - Enero/Abril 1991

[close]

p. 2



[close]

p. 3

MeclicinatJBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA Volumen 6, Número 1 Enero/Abril 1991 Presidente José M. Rodríguez Tejerina Director: Arnaldo Casellas Bernat Secretario de redacción: Juana M. ª Román Piñana Comité científico: Juan Manera Rovira, Santiago Forteza Forteza, Bartolomé Darder Hevia, Miguel Manera Rovira, Bartolomé Mestre Mestre, Pedro Aguiló, Santiago Luemo Román, Miguel Munar Qués, Nicolás Pascual Piris, José Tomás Monserrat, Miguel Llobera Andrés, Guillermo Mateu Mateu, C. Cabrer Barbosa, José Miró Nicolau, Antonio Montís Suau , Feliciano Fuster Jaume, Bartolomé Nada! Moneada, Carlos Viader Farre, Bartolomé Anguera Samso CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Redacción: Morey, 8. Teléfonos: 72 12 30. 07001 PALMA DE MALLORCA.

[close]

p. 4



[close]

p. 5

MedicinarABa/ear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA SUMARIO Editorial Formación continuada Arnau Casellas 5 Mortalidad Perinatal en el Hospital Son Dureta de Palma de Mallorca, en el año 1989 M. Bennassar, L. Gijón, N. Juncosa, M. Usandizaga 6 Bocio endémico: necesidad de una investigación de campo específica en Mallorca S. Verd, M. Martínez Original Original 11 Original Siete casos de neumotórax espontáneo familiar R. Aguiló Espases, M. Llobera Andrés, C. Montero Romero, M. Gamundi Cuesta 21 Original Estudio preoperatorio de rutina en cirugía ginecológica menor. ¿Está justificado? J. Cartañá, F. Martín, L. Gijón, M.C. Yárnoz, E. Amengua!, J. Cortés 25 Revisión Leishmaniasis cutánea J. Javier Gutiérrez de la Peña, P. Moratinos Palomero, J .J. Torralba Esteban 28 Revisión Epilepsia farmacorresistente: definición y nuevas perspectivas médico-quirúrgicas L. Oller Ferrer-Vidal, A. Russi Tintaré, B. Oliver Abadal 35 Osteoartropatía hipertrófica: revisión y presentación de un caso asociado a trombosis venosa profunda A. Bassa, J.M. Collado, B. Togores, J.M. Vicens, M. Antich, L. Mir, J . Buades 1so clínico 43 Historia ¿Freud influido por la Biblia? B. Mestre Mestre 50 Historia .Probable influencia del Génesis en el psicoanálisis B. Mestre Mestre 52 Noticias 55

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Editorial Formación continuada Arnau Casellas En 1976, la OMS definió la formación continuada (FC) de la siguiente manera: «es aquella formación que siguen los profesionales después de finalizar sus estudios básicos o la especialidad, con el fin de mantener y mejorar su competencia profesional». No debe confundirse la F.C. con el «reciclaje». Este último sólo estriba en adquirir nuevos conocimientos derivados del desarrollo científico-técnico, que experimentan las diferentes disciplinas en el transcurso del tiempo. La F.C., es más bien un proceso dinámico que afecta de una forma global a la profesionalidad del individuo, ya que no se limita al área del «saben>, sino también a la del «saber hacen> y «saber sen>, ya que repercute en el componente afectivo o de las actitudes. La F.C. otorga la correspondiente competencia profesional de acuerdo con los estándares de calidad, que con el tiempo definirá cuales son los nuevos objetivos, sin olvidar nunca el mantener los niveles profesionales adquiridos y que la rutina , deformación profesional, olvido, etc. hacen decaer con los años. Para que la F.C. sea provechosa es fundamental disponer de la capacidad y motivación necesaria para mantener una vida de aprendizaje de forma ininterrumpida, y nunca autolimitarse a la recibida durante la vida universitaria o en la etapa de especialización . Por otra parte las diferentes Organizaciones Sanitarias como son los Colegios médicos, Reales Academias, Asociaciones Científicas, etc., con el adecuado soporte económico de la Administración Central o Autonómica , deben fa cilitar y fomentar en bien de la salud, el desarrollo y continuidad de esta F.C., haciendo factible que dentro de la compleja asistencia sanitaria, cada situación laboral pueda convertirse en una oportunidad para el aprendizaje. Existen países con alto nivel de desarrollo en que precisamente la F.C., no sólo es obligatoria sino incluso imprescindible, para que los profesionales puedan mantener sus puestos de trabajo, que en el caso de la medicina no sólo afecta al área asistencial sino incluso la docencia e investigación . Con ello no queremos indicar que en nuestro medio y nivel socioeconómico, sea factible esta extrapolación, dada su complejidad y elevado coste, pero si enfatizar la urgencia en una progresiva instauración, creando un clima apropiado y su correspondiente y escalonado desarrollo. Los responsables de la F.C. deben organizarla de forma que no se limite al clásico y desfasado aprend izaje pasivo, sino que deben encontrar los canales apropiados para que la enseñanza sea estimulante, satisfactoria y sobretodo atractiva . Es muy importante que las autoridades sanitarias se percaten de su responsabilidad en cuanto la puesta en marcha de este sistema educativo y que precisamente se inicie dentro de los sectores sanitarios más deprimidos como es la medicina rural y asistencia primaria para luego ir ganando cotas más elevadas. Queremos remarcar que es fundamental el aplicar una metodología lo más activa posible y encontrar los incentivos más apropiados para de esta forma contribuir con éxito en el programa de «Salud para todos en el año 2000». Bibliografía WHO . Tecnical Report Series, N. 0 769. 1988. WHO. Regional Office for Europe HMD/EC/89.5.1989. Formació Continuada per als professionals del sistema sanitari. «Salut Cata lun ya» . Vol. 4. N. º 2. 1990. 5

[close]

p. 8

Original Mortalidad Perinatal en el Hospital Son Dureta de Palma de Mallorca, en el año 1989 M. Bennassar, L. Gijón, N. Juncosa, M. Usandizaga hecho que la mayor parte de la atención maternal sea responsabilidad de los servicios hospitalarios de Son Dureta. Por ello, nos parece oportuno comunicar los resultados, en lo que a mortalidad perinatal se refiere, en el Hospital Son Dureta de Palma de Mallorca, correspondientes al año 1989. Material y métodos La información ha sido recogida del Libro de Partos y del Registro de Mortalidad Perinatal de Son Dureta. De cara a homogeneizar criterios, que permitan la comparabilidad de los resultados en diferentes medios, nos hemos atenido a las recomendaciones de la FIG0, 2 la OMS 3 y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Las causas de mortalidad, las hemos agrupado según la CIE de la OMS, 9. ª revisión. 4 Se defines la tasa de mortalidad perinatal que llamaremos «clásica» como la relación entre los fetos muertos al nacer o durante la primera semana de vida (menos de 168 horas de vida) y que al nacimiento pesaron 1000 gr. o más, por mil nacidos de 1000 gr. o más de peso. Se defines la tasa de mortalidad perinatal «ampliada» como la relación entre los fetos muertos al nacer o durante las primeras 4 semanas de vida (menos de 672 horas de vida) y que pesaron al nacer 500 gr. o más por mil nacidos de 500 o más gr. de peso. La causa de la muerte se clasificó en base a los datos aportados por la historia clínica. Siempre que fue posible, se recurrió a la necropsia. Introducción En la mayor parte de los países del mundo, la mortalidad infantil es un buen indicador del nivel socioeconómico y del estado de salud de la población. Sin embargo, .en los países desarrollados, en los que las tasas de mortalidad infantil están por debajo del 2%, 1 la mortalidad perinatal es un indicador más útil de los avances en el nivel de asistencia. En particular, por su gran sensibilidad, y la facilidad con la que puede ser calculada a partir de datos disponibles fácilmente, es el mejor indicador de la atención sanitaria en el embarazo, parto y en los primeros momentos de la vida de un recién nacido. En la Isla de Mallorca, la mayor parte de los partos se atienden en medio hospitalario, siendo el Hospital Son Dureta el que acoge aproximadamente los dos tercios del total. 1 Además, la aplicación de la Ley General de Sanidad en nuestra Comunidad Autónoma, con la jerarquización de los servicios médicos especializados, ha Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Son Dureta. Palma de Mallorca. Resultados En la Tabla 1 se recoge el total de partos habidos durante el año 1989, y el total de 1 Fuentes: lnstitut Balear d'Estadística y Libro de Partos de Son Dureta. 6

[close]

p. 9

TABLA 1 DATOS NECESARIOS PARA EL CÁLCULO DE LA MORTALIDAD PERINATAL Clásica Total de partos Partos simples Partos gemelares Partos triples Total nacidos Nacidos vivos Nacidos muertos Muertes neonatales Precoces Tardías Ampliada 4.511 4.463 46 2 4.560 4.536 24 19 16 3 4.533 4.484 47 2 4.582 4.543 39 24 20 4 rec1en nacidos, indicando el número de muertos y si lo fueron al nacer (nacidos muertos), durante la primera semana (muertes neonatales precoces) o durante las semanas 2. ª, 3. ª y 4. ª (muertes neonatales tardías) . Las dos columnas, recogen los resultados según se consideren sólo los recién nacidos con 1000 gr. o más (clásica), o todos los recién nacidos con 500 gr. o más (ampliada). Durante el año 89, hubo en el Hospital Son Dureta 22 recién nacidos de 500 a 999 gr. de peso, uno de ellos procedente de un parto gemelar, en el que el otro gemelo pesó más de 1000 gr. 1 TABLA 11 CÁLCULO DE LAS TASAS DE MORTALIDAD Clásica Mortalidad fetal Mortalidad neonatal Mortalidad perinatal Ampliada 24/4.560 X 1000 39/4.582 X 1000 19/4.536 X 1000 24/4.543 X 1000 40/4.560 X 1000 63/4.582 X 1 000 5.262 8,51 4,19 5.28 8,77 13,74 TABLA 111 ENFERMEDAD O CONDICIÓN PRINCIPAL DE LA MADRE QUE AFECTA AL FETO Y/O RECIÉN NACIDO Casos 1 11 111 % IV Total Enfermedades maternas no relacionadas con el embarazo actual Complicaciones maternas del embarazo Complicaciones de la placenta, cordón umbilical o membranas ovulares No especificada 11 17 13 22 63 17,46 26,98 20,63 34,92 100 TABLA IV ENFERMEDAD O CONDICIÓN PRINCIPAL DEL FETO O RECIÉN NACIDO ASOCIADAS CON LA MUERTE PERINATAL Casos 1 11 111 % IV V VI VII VIII IX Total Anomalías congénitas Crecimiento fetal lento y desnutrición fetal Trastornos relacionados con duración corta de la gestación y otra forma de bajo peso Hipoxia intrauterina y asfixia al nacer Síndrome de dificultad respiratoria Infecciones congénitas y neonatales Hemorragia fetal y neonatal Afecciones asociadas con la regulación tegumentaria y de la temperatura (hidrops) Sin especificación 6 1 21 10 4 9,52 1,58 33,33 15,87 6,35 7,93 1,59 3,17 20,63 100 5 1 2 13 63 7

[close]

p. 10

MORTALIDAD PERINATAL CLASICA ANTEPARTO 21,52% INTRAPARTO 3,8% POSTPARTO 16,40% Figura 1 A partir de los datos de la Tabla 1, puede realizarse el cálculo de las tasas de mortalidad, tal y como se recoge en la Tabla 11, correspondiendo a nuestro hospital, y para el año 1989, una mortalidad perinatal (clásica) de 8,77 por mil nacidos. El momento de la muerte, en relación al parto, se recoge en la Figura 1 para la mortalidad perinatal clásica y en la Figura 2 para la ampliada. Las causas de mortalidad se recogen en las Tablas 111 y IV. Entre las maternas, en más de un tercio de los casos, no se encontró una enfermedad o condición materna que pudiera explicar la muerte del feto o del neonato, siendo las complicaciones maternas del embarazo, el grupo causal más frecuente (embarazo múltiple, rotura prematura de membranas, incompetencia del cuello uterino .. .). Entre las causas relacionadas directamente con el feto o neonato, en una quinta 8

[close]

p. 11

MORTALIDAD PERINATAL AMPLIADA ANTE PARTO 32,51 % INTRAPARTO 5,8% POSTPARTO 26,41 % Figura 2 parte de los casos, no encontramos ninguna causa aparente, siendo el grupo causal más frecuente el correspondiente a prematuridad y bajo peso. En 6 casos, la muerte fue atribuida a una malformación, habiendo otros dos casos de hidrops en pacientes no isoinmunizadas. Las malformaciones fueron diagnosticadas por necropsias. En total, se realizaron 44 necropsia (70% de las muertes perinatales). Comentarios Nuestros resultados perinatales pueden considerarse adecuados a lo que se espera de un Hospital de Referencia de Comunidad como es el nuestro. Sin embargo, sigue siendo desalentador el resultado por debajo de los 1000 gr. de peso al nacimiento, aunque es similar a lo que ocurre en otros hospitales de España. 5 9

[close]

p. 12

Entre las causas de muerte, nos llama la atención la baja repercusión de las anomalías congénitas entre nuestros casos (un 9,52%, considerada sobre la mortalidad perinatal ampliada). Esta cifra, no obstante, debemos manejarla con prudencia. Entre los menores de 1000, en ningún caso se atribuye la muerte a una malformación, lo que no se descarta la posibilidad de un defecto de diagnóstico. Considerando sólo la mortalidad clásica, la cifra sería de un 15%; el hecho de que exista en nuestra Comunidad un activo programa de diagnóstico prenatal de anomalías congénitas, hace no obstante, esperar una mortalidad específica por malformaciones congénitas razonablemente bajas. En cualquiera de los casos, deberemos esperar a tener datos de los próximos años para poder concluir si se trata de una tendencia o es un hecho puntual. La creación de un Registro de Casos de Mortalidad Perinatal, que funciona con normalidad desde 1988, nos permitirá en breve, presentar resultados de estudios comparativos, con los que podremos conocer mejor los grupos de riesgo y posibles causas de la Mortalidad Perinatal en nuestro medio. Resumen La mortalidad perinatal es un indicador sensible de la calidad de la asistencia maternal ofrecida por los servicios sanitarios. En el hospital Son Dureta, esta mortalidad fue, en el año 1989, de 8,77 por mil. Analizamos las posibles causas de mortalidad peri natal. Bibliografía 1. Amador JM . Aspectos socioeconómicos de las políticas de población. Revista de la Universidad de Alcalá, 1, 219, 1990. 2. FIGO. Metodología simplificada para informes estadísticos de mortalidad y morbilidad perinatal. Taller de FIGO, Heidelberg, 1982. 3. Chiswich ML (1986). Comentary on current World Health Organization definitions used in perinatal statistics. Br. J . Obstet. Gynecol., 93, 1236-1238, 1986. 4. Organización Mundial de la Salud. Manual de clasificación estadística internacional de enfermedades, traumatismos y causas de defunción, 9. • revisión, Vol. 1, publicación científica n. 0 353. Organización Panamericana de la Salud. Washington OC, 1978. 5. Fernández L, Usandizaga JA, González A. Mortalidad perinatal en el año 1988 en el Hospital Maternal «la Paw de Madrid. Actualidad Obstétrico Ginecológica, 1, 5, 33-39, 1989 10

[close]

p. 13

Original Bocio endémico: necesidad de una investigación de campo específica en Mallorca S. Verd * , M. Martínez** «Todo sanitario que esté trabajando en Pediatría Extrahospitalaria debería tener la oportunidad, y la responsabilidad, de pensar sobre lo que está haciendo y de hacerse preguntas, y ojalá encuentre respuestas». (Lean Polnay) 1 Introducción Estimaciones recientes han señalado qu e alrededor del 17 % de la población mundial se encuentra en riesgo de sufrir trastornos en su organismo a causa de una deficiente ingesta de yodo, al vivir en un medio excesivamente pobre en el mismo.2 De este dato se deriva la necesidad de tomar medidas de control y prevención de los TDY - Trastornos por Déficit de Yodo- . En este aspecto el ICCIDD lnternational Council far Control of lodine Deficiency Disorders - ha establecido que la primera medida a adoptar, sea la determinación de la prevalencia del bocio en la población objeto del estudio y que ésta se realice sobre una muestra representativa de la población en general, o en su defecto de la población escolar, aunque últimamente, se aconseja que el citado estudio se realice sobre muestras seleccionadas, extraídas del grupo de individuos con alto riesgo de padecer TDY. Una vez hecha la valoración de la tasa de prevalencia del bocio en la muestra estudiada, la siguiente medida debe ser, siguiendo al ICCIDD, la comunicación de los resultados obtenidos a los responsables de la Salud Pública. Resumen Presentamos los resultados de la exploración sistemática del tiroides realizada a 2008 escolares de 5. º y 8. º curso de E.G.B. pertenecientes a centros de enseñanza ubicados dentro del término municipal de Palma de Mallorca. Se comentan algunos estudios epidemiológicos sobre el bocio, y a la luz de los resultados obtenidos se discute la conveniencia de realizar una investigación de campo más amplia y completa en Mallorca que la que aquí se expone. Se trata, además, de apuntar alguna explicación para los resultados obtenidos y de establecer el significado y el alcance de los mismos. Justificación «En la mayor parte de los países, para que una dieta variada cubra las necesidades de yodo, ésta debe incluir pescados o frutos marinos varias veces por semana, ya que estos alimentos son los únicos ricos en yodo» .3 Se debe tener en cuenta además que incluso en poblaciones no afectadas de bocio, y debido a sus hábitos alimenticios, apenas si se cubren las necesidades de yodo consideradas como óptimas, con riesgo de padecerlo en el futuro . Nos ha parecido, por lo tanto, interesante estudiar la incidencia del bocio en Mallorca ya que su proximidad al mar no excluye -como veremos más adelante - laposibilidad de carencia de yodo en la alimentación. * Médico Puericultor del Estado. ** ATS /DUE, Enfermera Puericultora. Conselleria de Sanitat i Seguretat Social de les llles Balears. 11

[close]

p. 14

Una encuesta realizada recientemente por los autores de este artículo, muestra que - si bien, las aguas de Mallorca son ricas en yodo 4 - sólo un 32% de la población escolar consume agua de la red de distribución, el resto, por el contrario, se surte de aguas embotelladas procedentes en su mayoría de fuera de la isla, de cisternas que recogen el agua de lluvia, o bien de pozos poco controlados, cuyo contenido de agentes bociógenos tales como nitritos, podría ser alto. Otra encuesta reciente 5 pone de manifiesto que más de la mitad de las embarazadas de Mallorca no consume pescado ni una sola vez por semana. Igualmente debemos tener en cuenta -aunque este dato deba ser contrastado con una encuesta más amplia que la mayoría de los niños en edad escolar no incluyen, en su dieta alimenticia, el pescado. Finalmente, y reafirmando lo dicho hasta ahora, la OMS en su mapa de la monografía sobre bocio endémico de 1960 mostró que hay extensas regiones costeras en las que las tasas de TDY son lo suficientemente altas como para considerarlas zonas endémicas -América Central, Nueva Zelanda, Costa de Marfil, Madagascar, etc. - . TABLA DE RESULTADOS 5.ºV 5. º H 246 136 63 14 459 8.º V 406 76 21 3 506 8.ºH 240 159 74 15 488 o 1A 18 2 Total >ó = 1B 355 84 34 4 477 7,9 % 16,7 % 4,7 % 18,2 % V H 5.º 8. º Total >ó = 1B 6,3 % 17,5 % 12,2 % 11,3% 11,8% Material y métodos La exploración física del tiroides ha sido realizada a 2008 escolares de ambos sexos de 5. 0 y 8. 0 de E.G.B. (Tabla 1) pertenecientes a 20 centros de enseñanza en régimen de concertación con el Ministerio de Educación y Ciencia, ubicados en el término municipal de Palma. Los escolares objeto de estudio han sido aquéllos cuyos padres han aceptado el ofrecimiento de la Conselleria de Sanitat para realizar exámenes de salud a sus hijos. Esta exploración ha sido una más de las que se han hecho dentro del marco de los reconocimientos de Medicina Escolar. El equipo de trabajo de campo está compuesto por un médico y una enfermera. La exploración del tiroides fue realizada en todos los casos por el médico. Para estimar el tamaño del tiroides se ha adoptado la sistemática recomendada por la PAHO (Pan American Health Organization).6 Se inspeccionó el cuello con la cabeza en posición normal y en extensión, y en ocasiones se solicitó del niño que tragara saliva. La palpación, en unos casos se realizó frente al escolar, con ambos pulgares, y en otros, se precisó el tamaño del tiroides empleando el método clásico exploratorio, es decir, con los dedos de ambas manos y situándose detrás del examinado. Siguiendo los criterios de la PAHO, los escolares examinados quedarían agrupados, según el tamaño del tiroides, en los siguientes cinco grupos: O. No bocio. Tiroides no palpable o palpable pero de menor tamaño que la falange terminal del dedo pulgar del individuo explorado. 1A. Bocio detectable sólo por palpación pero no visible ni siquiera con el cuello en extensión. Se considera que hay bocio cuando cada lóbulo de la glándula es fácilmente perfilado por los dedos del examinador y tan grande como la falange distal del explorado. 1 B. Bocio palpable y sólo visible con el cuello en extensión. También se incluye aquí cualquier tiroides en el que aparezcan nódulos, aunque su tamaño sea pequeño. 2. Bocio visible con el cuello en posición normal, no se necesita la palpación para el diagnóstico. 12

[close]

p. 15

260 240 220 200 180 160 140 120 100 80 60 40 20 / / / / 1 o .... ,. 2 o 1A 18 Figura 1. N. 0 de niñas de 5. 0 que presentan cada tipo de tiroides. 360 340 320 ! 00 280 260 240 220 200 180 160 140 120 100 90 60 40 20 O...+-.!~·~ " .:..;._:_;..:..;..:..;L_,......J;,..:..;_:_;_:_;_:_;_;:.;..:i:..,.._J~..:..;..:....:...;._:_;L_,._6:::=c:=:c==L.., o 1~ 1b 2 Figura 2. Número de niños de 5. 0 que presentan cada tipo de tiroides. 13

[close]

Comments

no comments yet