MBVol07n1

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 7, número 1, 1992

Popular Pages


p. 1

Medicina ·Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Volumen 7, Número 1 - Enero/Abril 1992

[close]

p. 2



[close]

p. 3

Medicina~Ba/ear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA Volumen 7, Número 1 Enero/Abril 1992 Presidente José To más Monserrat Director: José M. ª Rodríguez Tejerina Secretario de redacción: José Alfonso Ballesteros Fernández Redactores: Miguel Llobera Andrés Guillermo Mateu Mateu Antonio Montis Suau Carlos Viader Farré CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Redacción: Morey, 8. Teléfono: 72 12 30. 07001 PALMA DE MALLORCA.

[close]

p. 4



[close]

p. 5

Medicina~Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA SUMARIO Editorial Una nueva etapa 5 Premio Síndrome hepato-pulmonar Alvaro Agustí García-Navarro 6 Prevención y diagnóstico precoz del cáncer ginecológico en la asistencia primaria Javier Cortés 21 Original Revisión La tuberculosis hoy José Carrasco Cantos 29 El Hospital Militar de Palma de Mallorca durante la Guerra Civil José M. ª Rodríguez Tejerina Historia 37 Historia Barberos y cirujanos navales en Mallorca bajomedieval Antonio Contreras Mas 41 Bibliografía Libros Es grip de l'any devuit Antonio Contreras Mas 52 Noticias 54 Programa científico para el curso 1992 Premios curso 1992

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Editorial Una nueva etapa El pasado día 15 de diciembre de 1991 fue elegida la Junta de Gobierno de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca. La forman los siguientes académicos numerarios: Excmo. Sr. Dr. D. José Tomás Monserrat, presidente, que releva al M.I. Sr. Dr. D. José M. ª Rodríguez Tejerina, quien desempeñó, ininterrumpidamente, el mismo cargo durante cerca de 13 años; M.I. Sr. Dr. D. Bartolomé Mestre Mestre, vicepresidente; M.I. Sra. Dra. D.ª Juana María Román Piñana, vicesecretaria; M .I. Sr. D. Antonio Montis Suau, tesorero; M.I. Sr. Dr. D. José Miró Nicolau, bibliotecario. Continúa como secretario general perpétuo el M.I. Sr. Dr. D. Santiago Forteza Forteza. Días antes, los doctores Arnaldo Casellas Bernat y Juana M . ª Román Piñana cesaron, a petición propia, en la dirección y secretaría, respectivamente, de esta revista. Fueron nombrados, en su lugar, los M. Is. Srs. Drs. don José M. ª Rodríguez Tejerina, director y don José Alfonso Ballesteros Fernández, secretario de redacción . Y, redactores, los también M. Is. doctores don Miguel Llobera Andrés, don Guillermo Mateu Mateu, don Antonio Montis Suau y don Carlos Viader Farré. Durante 6 años consecutivos, desde su emotiva aparición en la primavera de 1986, el doctor Casellas Bernat y Juana M. ª Román Piñana, pilotaron, con sumo acierto, los destinos de Medicina Balear. En las más de 1.000 páginas de sus últimos 18 números, fueron publicados 18 editoriales, 63 artículos originales, 33 revisiones, 17 casos clínicos, 25 trabajos históricos, 5 protocolos, 5 recensiones bibliográficas, 3 cartas al director, 2 conferencias, varias colaboraciones, amén de numerosas noticias relativas a los quehaceres de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca. Inicia ahora Medicina Balear una nueva etapa. Que esperamos sea lograda secuencia de la anterior. Los avances, las inquietudes, la realidad sanitaria de las Islas, merecen estar reflejadas, periódicamente, en una publicación propia . Unicamente lo escrito y publicado perdura. Permite dar cumplida constancia de nuestros desvelos profesionales. Medicina Balear, con el mismo formato y contando con unas 60 páginas cada ejemplar, seguirá siendo de aparición cuatrimestral. Y se repartirá, como siempre, gratuitamente, a los médicos colegiados de la Comunidad Balear. Las circunstancias que permitieron hasta hoy su fecunda andadura, continúan siendo las mismas. La resuelta gestión del Conseller de Sanitat i Seguretat Social, el honorable doctor Gabriel Oliver; el apoyo económico de su Govern. La entusiasta colaboración, en fin, de los compañeros de la Real Academia y de todos los médicos y sanitarios de las Islas Baleares, plasmada en el envío de muchos y muy interesantes trabajos. Con ilusionado afán, a partir del presente número, inicia otra singladura nuestra entrañable revista Medicina Balear. Ojalá sepamos acertar en el ambicioso empeño. 5

[close]

p. 8

Premio Síndrome hepatopulmonar. Análisis fisiopatológico e implicaciones clínicas* A. Agustí García-Navarro** Introducción Hace más de un siglo, en 1884, Flückinger describió el caso de una paciente afecta de hepatopatía crónica y cianosis. 1 Desde entonces, otros muchos autores han referido la asociación entre hipoxemia arterial y enfermedad hepática. Para explicarla se han propuesto nume~osas hipótesis. Sin embargo, sólo en los últimos 4 años y a la luz de los resultados aportados por tecnologías innovadoras, se ha empezado a dilucidar su causa real. En efecto, evidencias recientes muestran que los pacientes con cirrosis hepática presentan alteraciones en la regulación del tono vascular pulmonar en estrecha relación con el grado de disfunción hepatocelular, y que dichas alteraciones pueden ser causa de hipoxemia arterial. Para describir tal situación se ha propuesto el término «síndrome hepato-pulmonarn. El síndrome hepato-pulmonar presenta un doble interés: fisiopatológico y clínico. Fisiopatológico porque tal asociación proporciona un «modelo» natural para estu* Premio de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca de 1991. ** J efe del Servicio de Neumología del Hospital de la S.S. de Son Dureta. diar la influencia de las anomalías de la circulación pulmonar sobre el intercambio de gases en ausencia de otro tipo de patología cárdio-respiratoria. Clínico debido a la actual importancia terapéutica del trasplante hepático. En efecto, hasta hace relativamente poco tiempo parecía establecido que la presencia de hipoxemia arterial bastaba por sí sola para contraindicar su indicación. Por contra, resultados muy recientes pueden obligar a reconsiderar tal concepto si se confirma que la substitución del parénquima hepático enfermo puede hacer desaparecer la hipoxemia arterial asociada al síndrome hepatopulmonar. En tal caso, la presencia de hipoxemia arterial no sólo dejaría de contraindicar la intervención sino que debiera ser considerada como un factor más que la indique. A continuación se revisan los datos experimentales más recientes que han llevado a la re-definición actual del síndrome hepato-pulmonar y se comentan sus implicaciones clínicoterapéuticas más importantes. Revisión crítica de la literatura Los pacientes con cirrosis hepática pueden presentar alteración del intercambio pulmonar de gases por causas diversas. No es extraño que un paciente con hepatopatía alcohólica sea fumador y/o haya presentado episodios repetidos de neumonía por aspiración que puedan dar lugar a patología pulmonar. Las descompensaciones ascíticas de estos enfermos modifican substancialmente la motilidad diafragmática, condicionando una cierta hipoventilación de ambas bases pulmonares. Esta mal-distribución de la ventilación alveolar puede ser asimismo causa de hipoxemia arterial; todo ello se ve particularmente agravado si, como ocurre ocasionalmente, coexiste derrame pleural y ascitis. Sin embargo, existen numerosas comunicaciones de pacientes con cirrosis e hipoxemia arterial que no presentan ascitis, derrame pleural o patología pulmonar propia. Por ello, tan sólo debe incluir- 6

[close]

p. 9

se bajo el epígrafe de síndrome hepatopulmonar aquellas alteraciones de la función pulmonar (específicamente del intercambio pulmonar de gases) que aparece en un paciente con hepatopatía crónica (normalmente cirrosis hepática) en ausencia de cualquier otra enfermedad pulmonar o cardíaca aparente que pudiera explicarla. Deben excluirse específicamente todas las causas habituales y obvias de alteración del intercambio de gases en el enfermo cirrótico. Puede considerarse que la primera referencia histórica a lo que hoy es conocido como «síndrome hepato-pulmonarn se produjo a finales del siglo pasado. Flückinger describió el caso de una paciente joven afecta de cirrosis hepática, cianosis y acropaquia en ausencia de enfermedad cardiorespiratoria aparente.1 Desde entonces se han propuesto diversas hipótesis para explicar tal asociación. Las más importantes han sido: 1 alteraciones en la afinidad de la hemoglobina para con el oxígeno;2 presencia de comunicaciones arteriovenosas;3 alteraciones en la difusión alvéolo-capilar del oxígeno; y4 alteraciones en las relaciones ventilación-perfusión (VA/Q). a) Disminución de la afinidad de la hemoglobina para con el oxígeno. Esta fue la primera de las hipótesis ofrecidas para explicar la asociación de cianosis y hepatopatía. 2 Cuando técnicamente fue posible medir el valor de saturación de la oxihemoglobina (S02), se comprobó que los pacientes con cirrosis y cianosis presentaban una cifra de S02 arterial inferior a 80 % y se sugirió que ello se debía a una disminución de la afinidad de la hemoglobina para con el oxígeno. Sin embargo, cuando con posterioridad también fue posible determinar el valor de la presión parL se comcial de oxígeno en sangre (P02 probó que estos pacientes presentaban hipoxemia arterial. Esta observación implica, con independencia de cualquier anomalía en la afinidad de la hemoglobina para con el oxígeno, una alteración intrínseca en el intercambio pulmonar de gases. Hoy en día sabemos que ambos mecanismos cae- xisten en estos enfermos, 2· 3 pero que el más importante con mucho es la alteración del intercambio pulmonar de gases. b) Comunicaciones arteria-venosas (AV). La presencia de algún tipo de comunicación arteria-venosa ha constituido la explicación clásica de la hipoxemia del enfermo cirrótico. Se han propuesto dos tipos diferentes de comunicaciones arteriovenosas: (i) porto-pulmonares; y (ii) intrapulmonares. i) Comunicaciones A V porto-pulmonares. El desarrollo de hipertensión portal es una consecuencia frecuente y grave de la cirrosis hepática. 4 La presencia de hipertensión portal comporta el desarrollo de una importante red de colaterales vasculares que tratan de evitar la elevada resistencia al flujo que ofrece el hígado cirrótico. La aparición de varices esofágicas es una de las manifestaciones clínicas más importantes de dicha red vascular. 4 Formando parte de la misma proliferación vascular anómala, diversos estudios han demostrado la presencia de comunicaciones arteriovenosas directas entre la circulación portal y la circulación pulmonar. 2· 4 Se ha sugerido que este tipo de shunt pudiera explicar la hipoxemia arterial asociada a la cirrosis hepática. 2· 4 • 5 Tal teoría , sin embargo, debe hacer frente a dos críticas. En primer lugar, aproximadamente el 30 % de pacientes con cirrosis presentan hipoxemia arterial, 4 mientras que las comunicaciones arteriovenosas entre la circulación portal y la circulación pulmonar han sido descritas tan sólo de forma ocasional y con una incidencia muy inferior. 2• 5 Por otra parte, el contenido de oxígeno de la sangre portal es muy superior al contenido venoso mixto de oxígeno.2 En consecuencia, para que pueda atribuirse responsabilidad etiopatogénica en la hipoxemia de la cirrosis a tales comunicaciones porto-pulmonares, el flujo sanguíneo que debiera circular a su través debería ser muy superior al habitualmente referido. Por todo ello, la mayoría de autores consideran poco importante el papel etiopatogénico de las posibles comunicaciones A V porto-pulmonares.2, 5 7

[close]

p. 10

ii) Comunicaciones A V intra-pulmonares . En algunos enfermos, la hipoxemia arterial asociada al síndrome hepato-pulmonar puede agravarse al adoptar la posición de ortostatismo. Este fenómeno de ortodeoxia5· 6 puede acompañarse incluso de incremento de la sensación disneica experimentada por el enfermo (platipnea) . Clásicamente fue int erpretado como expresión de la existencia de comunicaciones A V en las bases de ambos pulmones.7 Por efecto de la gravedad, al pasar de posición de décubito supino a ortostatismo, el flujo sanguíneo que cirularía a través de dichas comunicaciones A V aumentaría notablemente. Con ello se produciría un incremento en la fracción de shunt intrapulmonar y un deterioro en el valor de P02 arterial. Datos experimentales recientes,2 sin embargo, permiten explicar la presencia de ortodeoxia en base a un menor tono vascular pulmonar en estos enfermos, sin necesidad de invocar la existencia de comunicaciones A V anatómicas (ver más adelante). Por otra parte, diversos estudios han demostrado que si se inyecta en una vena periférica de un paciente con cirrosis e hipoxemia arterial un bolus de macromoléculas marcadas radioactivamente, se detecta actividad isotópica en gran número de órganos de la circulación sistémica, principalmente el parénquima renal. 8 Ello indica que dichas macromoléculas han atravesado el filtro capilar pulmonar. En un individuo sano, el diámetro de los capilares pulmonares es inferior al tamaño de dichas macromoléculas, por lo que estas últimas quedan «atrapadas» en la microcirculación pulmonar. Que en el paciente cirrótico sean capaces de atravesar dicho filtro admite dos explicaciones diferentes:, existencia de comunicaciones directas entre la circulación arterial y la circulación pulmonar que evitan el filtro capilar; y/0,2 marcada dilatación capilar pulmonar. Diversos estudios radiológicos y /o anatómicos han demostrado la presencia de comunicaciones arteriovenosas intrapulmonares en los enfermos con cirrosis. 9 Cuando dichas comunicaciones arteria- venosas se sitúan en la superficie pleural, su especial morfología puede recordar la imagen de una «araña vascular» (spider nev1}, 9 signo clínico princeps de las alteraciones hemodinámicas asociadas a la cirrosis hepática .10 Sin embargo, la observación de comunicaciones A V anatómicas en el parénquima pulmonar de estos pacientes no es frecuente. El hallazgo anatomopatológico más frecuente es una marcada dilatación capilar y precapilar. 9 Dicha dilatación microvascular motiva que la radiografía PA de tórax de algunos pacientes con cirrosis presente un patrón bibasal de aspecto difuminado, que recuerda el patrón en «vidrio esmerilado» propio de las enfermedades intersticiales pulmonares. 6 Por ello, aunque algunos pacientes con cirrosis pueden presentar comunicaciones AV intrapulmonares,9 la mayoría de autores 2· 5 consideran que éstas no constituyen la explicación del síndrome hepato-pulmonar. c) Alteraciones en la difusión alvéolocapilar del oxígeno. Teóricamente, las alteraciones en el proceso de transferencia por difusión pasiva del oxígeno desde el gas alvéolar hasta el capilar pulmonar son causa de hipoxemia. 3 Sin embargo, en la práctica clínica parecen ser de escasa relevancia excepto en los pacientes con patología intersticial pulmonar, especialmente en situación de ejercicio. 11 Al igual que estos últimos, los pacientes con cirrosis hepática también pueden presentar disminución de la cifra de P02 arterial con el ejercicio. 2• 12 Por ello, algunos autores habían sugerido que la difusión alvéolocapilar del 0 2 pudiera estar alterada en dichos pacientes. 2 • 5 Aunque los enfermos con cirrosis no presentan alteración alguna en el intersticio pulmonar que pudiera explicar dicho «bloqueo alvéolo-capilar», esta teoría parecía verse soportada por la presencia ocasional en algunos enfermos de un patrón radiológico «en vidrio esmerilado» y la frecuente coexistencia en pacientes con cirrosis de una capacidad de transferencia de monóxido de carbono (Dlcol disminuida,2 de nuevo en claro paralelismo con lo observado en pacientes 8

[close]

p. 11

con fibrosis pulmonar. 11 Sin embargo, 1 .as primeras parecen ser debidas, tal como se ha comentado con anterioridad, a la marcada dilatación capilar del paciente con cirrosis y no al depósito de colágeno en el espacio intersticial que aparece en la fibrosis pulmonar. Por otra parte, debido a que el oxígeno y el monóxido de carbono poseen una capacidad de difusión muy diferente, las alteraciones en la Oleo no tienen porque reflejar necesariamente una alteración en la difusión del oxígeno. Por tanto, para soportar la hipótesis de una alteración en la difusión alvéolo-capilar del 0 2 como causa de hipoxemia en la cirrosis fue necesario recurrir a una explicación alternativa. La marcada dilatación observada en los capilares pulmonares supone posiblemente un incremento en la distancia a recorrer por las moléculas de oxígeno en su tránsito desde el gas alvéolar hasta alcanzar la hemoglobina que circula por el centro del flujo capilar. 13 Por otra part e, es conocido que la cirrosis hepática suele asociar importantes alteraciones hemodinámicas caracterizadas básicamente por una marcada elevación del gasto cardíaco.1 4 Ello supone la reducción del tiempo de tránsito capilar. La combinación de dilatación capilar (mayor distancia a recorrer) y menor tiempo de contacto entre la sangre capilar y el gas alveolar pudiera comportar una limitación funcional para la difusión de las moléculas de oxígeno entre ambos extremos del sistema. Semejante situación se acrecentaría todavía más en condiciones de ejercicio por el aumento fisiológico del gasto cardíaco durante el esfuerzo. Se explicaría así la disminución en la cifra de P02 arterial que puede observarse en el paciente con cirrosis durante el ejercicio. Dicho mecanismo ha sido bautizado con el nombre de «alteración difusión-perfusióm>13 (figura 1). Aunque se trata de una hipótesis muy difícil de comprobar, existe evidencia experimental compatible. En efecto, en pacientes con cirrosis e hipoxemia severa (en los que se demuestra la presencia de valores importantes de shunt) (ver más adelante), la respiración de 100 % de 0 2 eleva su 9 cifra de Pa02 hasta los valores esperados en un individuo sano (400-500 mmHg) .2• 5, 6 Semejante respuesta gasométrica no se observaría nunca en caso de tratarse de un shunt arteria-venoso anatómico. 3 Sin embargo, este tipo de comportamiento sí puede explicarse si se acepta la posibilidad de una alteración «difusiónperfusión». En efecto, la elevación de la presión alveolar de 0 2 que comporta la respiración de oxígeno al 100 % acentúa de forma muy importante la diferencia de presión entre el alvéolo y el centro del capilar (figura 1) y con ello se favorece la oxigenación de las moléculas de hemoglobina que circulan por el centro del capilar. 13 d) Anomalías en las relaciones ventilación-perfusión pulmonares. Las alteraciones ventilación-perfusión (VA/Q) pulmonares son la causa más frecuente de hipoxemia arterial en cualquier tipo de patología pulmonar.15 Teóricamente reconocen dos orígenes diferentes: alteraciones en la cantidad de ventilación que la uni- . dad alvéolar recibe (suponiendo que se mantenga intacta su perfusión) y viceversa, alteraciones en la perfusión capilar (si no se produce modificación alguna de la ventilación alvéolar). i) Alteraciones en la distribución de la ventilación alveolar. El paciente con cirrosis hepática reúne numerosas condiciones potencialmente capaces de alterar la distribución de la ventilación alveolar.16 En primer lugar, los pacientes con hepatopatía crónica no están exentos de poder presentar algunas enfermedades intrínsecamente pulmonares comunes en el resto de la población general. 2 Por ejemplo, muchos pacientes con cirrosis de origen alcohólico son al mismo tiempo fumadores crónicos. La coexistenc;:ia de broncopatía crónica (o asma bronquial) puede evidentemente ser causa de hipoxemia arterial a través de este mecanismo etiopatogénico. No obstante, se han descrito pacientes con hipoxemia arterial a través de este mecanismo etiopatogénico. No obstante, se han descrito pacientes con hipoxemia arterial y cirrosis hepática que no asociaban enfermedad respiratoria intrínseca al-

[close]

p. 12

Capilar normal Capilar dilatado Capilar dilatado Alvéolo Alvéolo Alvéolo 8-15 µ, { _ _ __ 15-100 µ, Figura 1. Esquema que muestra el mecanismo fisiopatológico subyacente a una hipotética 11alteración difu siónperfusión». Para más explicaciones ver texto (modificado de Krowka) . 13. guna. Un segundo mecanismo por el cual los pacientes con cirrosis pueden presentar anomalías en la distribución de la ventilación alveolar (y por tanto hipoxemia arterial) dependería de algunas de las complicaciones más frecuentes de la cirrosis per se . Por ejemplo, la presencia de ascitis (especialmente si es a tensión) puede desplazar ambos hemidiafragmas en dirección craneal e interferir con la correcta ventilación de ambas bases pulmonares. En estos casos es frecuente observar la presencia de atelectasias laminares bibasales. Es evidente que ello condiciona una ventilación alveolar no homogénea y puede ser causa potencial de hipoxemia arterial. Tal composición de lugar es igualmente válida para aquellos pacientes con cirrosis afectos de derrame pleural (ocasionalmente sin ascitis) e incluso, en casos mucho más leves, cabe invocar la posibilidad de que la frecuente retención hídrica que se da en la cirrosis pueda ser causa de edema intersticial e interferir a su vez con la correcta distribución de la ventilación alveolar.17 De nuevo, sin embargo, se han descrito2 pacientes con hipoxemia arterial en los que no se ha podido demostrar ninguna de estas alteraciones (ascitis, derrame pleural, retención hídrica). Tal como se ha comentado en la introducción, es este subgrupo el que queda definido bajo el epígrafe «síndrome hepato-pulmonarn. ii) Alteraciones de la perfusión capilar (desaparición del fenómeno de vasoconstricción pulmonar hipósica). En una hipotética unidad alveolar, la eficacia del intercambio gaseoso será máxima cuando la cantidad de ventilación (VA) que reciba sea equivalente (idealmente, igual) a la cantidad de perfusión (Q) que obtenga (cociente VA/O = 1 ). 3 La presencia de unidades alvéolares con cocientes VA/O infeiores a la unidad (en el caso extremo V A/O = O o shunt) comporta la aparición de hipoxemia arterial. Con objeto de preservar tal relación, el parénquima pulmonar normal posee un mecanismo denominado «fenómeno de vasoconstricción pulmonar hipóxica» (FVPH). Frente a hipoxia alveolar (en general producida por una VA ineficaz), se produce constricción arteriolar que li- 10

[close]

p. 13

mita la perfusión de dicha zona mal ventilada. La reducción paralela de Q y VA permite restablecer la relación VA/O y preservar hasta cierto punto la integridad de la gasometría arterial. En 1972, Daoud et al 18 propusieron que la cirrosis hepática asociaría una desaparición completa del fenómeno de vasoconstricción pulmonar hipóxica. En tal caso, muchas unidades alvéolares estarían sobre-perfundidas (en relación a su ventilación alveolar) con lo que la relación V A/Q sería inferior a la unidad. Ello explicaría la hipoxemia arterial de estos pacientes. Algunos años más tarde, Naeije y colaboradores estudiaron un grupo más amplio de pacientes con cirrosis y concluyeron que aunque algunos de ellos realmente presentaban abolición del FVPH («non responders»), otros enfermos con cirrosis mantenían intacto tal mecanismo («responders»). 19 Cuando compararon los valores de P02 arterial entre ambos grupos de pacientes no pudieron demostrar ninguna diferencia significativa, por lo que concluyeron que la alteración en el FVPH no era probablemente la causa de hipoxemia arterial en estos enfermos.19 Cabe señalar, sin embargo, que ninguno de ambos grupos utilizó una metodología capaz de cuantificar realmente el grado de alteración VAQ o los efectos que la hipoxia alveolar pudiera ejercer sobre dichos cocientes. Por ello, la hipótesis de una anómala reactividad vascular pulmonar como factor causal del síndrome hepato-pulmonar resultaba muy atractiva pero no demostrada, Dicha anómala reactividad vascular debiera ser enmarcada en el contexto más amplio de las frecuentes alteraciones hemodinámicas asociadas a la cirrosis hepática. 14• 2 Es conocido que estos pacientes presentan frecuentemente una marcada vasodilatación arterial sistémica y un valor de gasto cardíaco muy elevado. 14· 2 Por otra parte, uno de los signos clínicos más frecuentes de la cirrosis hepática es la presencia de arañas vasculares cutáneas que, al fin y al cabo, no son sino un tipo de alteración vascular de expresión cutánea.4, 10 Estudios experimentales más recientes Hace tan solo cuatro años ninguna de las diferentes hipótesis ofrecidas para explicar el síndrome hepato-pulmonar había sido probada o refutada de forma fehaciente. En gran parte ello se debía a dos motivos fundamentales. De un lado, la marcada diversidad de factores potencialmente capaces de producir hipoxemia arterial en un paciente con cirrosis (enfermedades respiratorias propiamente dichas, retención hídrica, posible alteración vascular).2· 16 Por ello, una selección extraordinariamente cuidadosa de los pacientes a estudiar era fundamental si se pretendía obtener conclusiones válidas. De otra parte, existía un claro problema metodológico. Las técnicas convencionales para el estudio del intercambio pulmonar de gases son incapaces de cuantificar la importancia relativa de los diversos factores intrapulmonares (shunt, alteración VA/Q, anomalía en la difusión alvéolo-capilar de 0 2) y extrapulmonares (consumo de oxígeno, ventilación minuto, gasto cardíaco) que modulan la intercambio gaseoso en el ser humano. 3· 15 . Ello cambió radicalmente con el advenimiento de la denominada «técnica de eliminación de gases inertes múltiples» (TGIM).21 , 22 Aunque se trata de una metodología que se ha revelado básica para comprender mejor los mecanismos que subyacen al síndrome hepatopulmonar, la exposición de sus aspectos metodológicos excede el ámbito de esta revisión. Se remite al lector interesado a textos más especializados.3, 21, 22, 23 En 1987 se empleó por vez primera la TGIM para estudiar los mecanismos fisiopatológicos que subyacen al síndrome- · hepatopulmonar. 24 Dicho estudio fue efectuado en 15 pacientes con cirrosis en situación clínica estable. Con objeto de evitar al máximo cualquier otra posible causa de alteración de la función pulmonar no directamente relacionada con la cirrosis per se, ninguno de los pacientes seleccionados presentaba enfermedad cardiorespiratoria intrínseca alguna, ascitis o º º 11

[close]

p. 14

NO SPIDERS SPIDERS 0,50 1,0 26 % 27 % '° ü5 :::> lL z a: w n.. 0,25 >:§ 0,5 • 6 % '° u ::í ¡::: z z o i...~.z~,!!!~~~..,....~!;,~!!!~ O O, 1 ,1 1O 100 0% > w COCIENTE VENTILACIÓN-PERFUSIÓN Figura 2. Distribuciones VA/Q en dos pacientes estudiados por Rodríguez-Roisín et al. 24 . A la izquierda se presenta un paciente (sin arañas vasculares) que presentaba una distribución VAiQ normal. Obsérvese que no existe shunt, que ambas distribuciones son simétricas, estrechas y que se hallan c~ntradas alrededor de un cociente VA/Q aproximadamente equivalente a la unidad. En claro contraste, el paciente mostrado a la derecha (que tenía arañas vasculares cutáneas en la exploración física), presenta una distribución de la perfusión bimodal (con perfusión dirigida hacia unidades con cociente VA/Q inferior a 0,1 y un 6 % de shunt [VA/Q = O]). Para más explicaciones, véase texto (reproducido con permiso de J Hepato/). 2 retención hídrica significativa. 24 Para evaluar el grado de reactividad vascular pulmonar y su influencia sobre las distribuciones VA/Q, los pacientes fueron estudiados en reposo respirando aire ambiente, una muestra hipóxica (12 % 0 2) y una muestra hiperóxica (100 % 0 2 ). Este primer estudio demostró que: 1 en ausencia de enfermedad cardiorespiratoria aparente, los pacientes con cirrosis hepática pueden presentar alteraciones en la distribución VA/O inferiores a 0,1 (figura 2l;i dichas alteraciones VaO no guardan relación alguna con patología de la vía aérea, como demos traba la ausencia de correlación entre los flujos mesoespiratorios y el valor de P0 2 o el grado de maldistribución VA/Q (figura 3l;J el FVPH se hallaba totalmente abolido en algunos enfermos, indemne en otros y moderada- mente alterado en el resto; aquellos pacientes con peor función hepatocelular se caracterizaban por presentar alteraciones hemodinámicas más severas (mayor gasto cardíaco, más vasodilatación sistémica y pulmonar), menor respuesta vascular pulmonar a la hipoxia, más anomalías V A/Q y mayor hipoxemia arterial. Además, este último grupo de pacientes parecía poder ser identificado desde el punto de vista clínico por la presencia de abundantes arañas vasculares cutáneas (figura 2). Los autores concluyeron que la causa de la hipoxemia en la cirrosis hepática era una anomalía en la distribución de cocientes VA/Q cuyo origen debía buscarse en la existencia de un tono vascular pulmonar anormalmente bajo, caracterizado en su caso más extremo por una mínima respuesta frente al estímulo hipóxico al- v4 12

[close]

p. 15

B :e _J - Cl 11 o E 100 E (.'.) (/) • •• •• • • 100 125 150

[close]

Comments

no comments yet