MBVol08n4

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 8, número 4, 1993

Popular Pages


p. 1

Medicina Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA NUMERO MONOGRAFICO Hipertensión Arterial CON LA COLABORACION DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE LAS ISLAS BALEARES Volumen 8, Número 4 - (Suplemento) Diciembre 1993

[close]

p. 2

DISMINUYE EL RIESGO. PREVIENE LA CARDIOPATIA ISQUEMICA. PROPIEDADES: Gemfibrozilo es un age nlc lipomgu lador que reduce de forma significativa los niveles de triglicéridos sérico;, l:t fr.1cción coles1erólica de las lipoproteínas de mu)' baja densidad (VI.DI.) y, en menor gmlo, de las de baja densidad (LDL), así como incrementa l:t fr:icción colcste rólic:i de las de alta densidad (HDL) lo que origina, en el 1r.11:1111icn1 0 a largo plazo, una marcada redu cción en la incidencia de la cn frrnu:d:td coronaria. COMPOSICION: Cada comprimido de L OPID con1icnc 600 mg . CONTRAJNDICACIONES: Disfunciones hcp:í1ic:1> o renales scver.1s. incl uyendo la cirrosis biliar primaria . Enfcrmcd:H.ks pn:exbtt:ntcs tk la vesícula bilíar. Hipersensibilidad al Gemfihrozi lo. PRECAUC IONES: Dado que el Gcmfibrozilo puede au meni:ir b excreción del colcs1crol en la bi lis. su administrJción debe interrumpirse si :ip:1n:cc 11 cí lrnlos hili:irc~ . Se h:in obsen'3do ocasionalmente durante la ad minb1r.1ción tic Gcmfihrozilo alteraciones en Jos parámetros de fu ncional ismo htp:í1 ico, rall::, como :1 umcnio b hemoglobina , leucocit0s )' hema1 ocri to. L os niveles se estabilizan en el curso del 1r:itamien10. Se recomienda que dur:i111e los 12 primeros meses de la administr.1ción se efectúen rccue111os htnmo l ógico~ periódicos. INCOM PATIBILI DADES: No se han descrito. 1 TERACCIONES: El Gemfibrozilo pmtnri:t los cfecios de los anticoagulantes orales, por lo que las dosis ien fun1tn las alier.1 cione>. En algunos pacit:mcs puede aparecer :1 1comcnz:1r el 1r:11:imil'.nto, di'iminución de PARKE-DAVIS Polígono lnduslrial Manso Maleu, sin. EL PRAT DE LLOBREGAT (Barcelona) D el Grupo WARNER·LAMBERT COMPANY . Morris Plains, N .J., USA

[close]

p. 3

MedicinafJJBa/ear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA Volumen 8, Número 4 (Suplemento) Diciembre 1993 Presidente: José Tomás Monserrat Director: José M.ª Rodríguez Tejerina Director de la Monografía: Jordi Forteza-Rey Secretario de redacción: José Alfonso Ballesteros Fernández Redactores: Miguel Llobera Andrés Guillermo Mateu Mateu Antonio Montis Suau Carlos Viader Farré Juan Buades reinés Miguel Roca Bennasar Comité Científico: Juan Manera Rovira, Santiago Forteza Forteza, Bartolomé Darder Hevia, Miguel Manera Rovira, Bartolomé Mestre Mestre, Pedro Aguiló Aguiló, Santiago Luelmo Román, Miguel Munar Qués, Juana M.ª Román Piñana, Nicolás Pascual Piris, Arnaldo Caselfas Bernat, Bartolomé Cabrer Barbosa, José Miró Nicolau, Feliciano Fuster Jau me, Bartolomé Anguera Sansó, Bartolomé Nadal Moneada, Miguel Muntaner Marqués, Francesc Bujosa Homar CON LA COLABORACIÓN DE LA CONSELLERIA DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LAS ISLAS BALEARES Redacción: Morey, 8. Teléfono: 72 12 30. 07001 PALMA DE MALLORCA.

[close]

p. 4



[close]

p. 5

Medicina- Balear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA DE PALMA DE MALLORCA SUMARIO Introducción Bartolomé Cabrer Barbosa 162 Prevalencia de la Hipertensión Arterial en las Islas Baleares Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca 163 Avances en la etiopatogenia de la Hipertensión Arterial. Transporte ionico A. Coca, M J Picado 178 Hipertensión Arterial, aspectos diagnósticos. Monitorización Ambulatoria de la presión arterial J. Forteza-Rey 194 Tratamiento de la Hipertensión Arterial J . Orfila 210 Cumplimentación y efectos secundarios del tratamiento de la Hipertensión Arterial V Thomas, J Llobera 226

[close]

p. 6

Introducción Bartolomé Cabrer (* ) La hipertensión arterial es sin duda la enfermedad crónica más frecuente en nuestros días y ello es así porque la mayoría de estudios epidemiológicos cifran su frecuencia por encima del 1O % de la población adulta, al tiempo que dicha población, en las sociedades sanitaria mente desarrolladas, es cada vez mayor, en cifras relativas y absolutas. Es lógico, pues , que la hipertensión constituya una preocupación individual a muchas personas a la vez que un problema colectivo de primera magnitud, es decir, constituye un problema asistencial frecuente y de salud pública importante. Este número monográfico de Medicina Balear pretende ser un compendio actualizado y necesario de los distintos avances en hipertensión, con la particularidad de incluir un estudio de su prevalencia en Baleares. La moderna terapéutica antihipertensiva, un arsenal comparado con lo que se disponía hace unas décadas, requiere una cuidadosa selección individualizada dentro de una correcta protocolización, derivada de los actuales y complejos mecanismos fisiopatológicos conocidos. Del antiguo concepto "la hipertensión es un conflicto entre la presión del contenido vascular y la tensión de las paredes vasculares" al conocimiento incompleto del complejo sistema renina-angiotensina incluyendo las influencias de las prostaglandinas, va un abismo similar al existente entre las viejas y actuales actuaciones terapéuticas. Sin embargo, la población en general y la hipertensa en particular son reacias a abandonar aquellos aspectos que decididamente influyen en el aumento de sus cifras tensionales como puedan ser el "estress", la obesidad, el tabaquismo, etc. Tampoco es fácil mantener una terapéutica ordenada con los controles periódicos que requiera, por espacios de tiempo tan prolongados. Todo ello constituye un motivo frecuente para que el médico piense, no sin cierta razón, que los acontecimientos le desbordan y que, en realidad, camina detrás de ellos. Sin embargo y si uno logra abstraerse de la cotidianeidad, y se fija en los gru pos de seniles, se aprecia independien temente de su edad cronológica, que su edad "vascular" ha mejorado ostensi blemente en breve espacio de tiempo . Es evidente que son muchos los facto res que han influido en ello, pero a mí se me antoja que los cuidados de su tensión arterial han contribuido de forma decidida . Las actuales expectativas de vida avalan lo antedicho. Por todo ello, recomiendo una lectura detenida de este número monográfico, que sin duda es una importante contribución a aumentar unos conocimientos médicos que, como siempre sucede, redundarán en beneficio de sus pacientes, o sea de nuestros hipertensos. (* ) Conseller de Sanitat i Seguretat Social. 162

[close]

p. 7

Prevalencia de la hipertensión arterial en las Islas Baleares Estudio realizado por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca por encargo de la Conselleria de Sanitat i Seguretat Social del Govern Balear(*) 1. INTRODUCCIÓN 1. 1. Concepto de hipertensión arterial Los estudios realizados en diversas Comunidades Autónomas Españolas, sitúan a la hipertensión arterial como un proceso de alta prevalencia . Según los criterios que se utilicen para definir a un individuo como hipertenso, las tasas de prevalencia encontradas oscilan entre el 15yel25%. El concepto de hipertensión arterial está sometido a un proceso dinámico y evolutivo, en función de los conocimientos que se van adquiriendo de este proceso, como enfermedad en sí y como factor de riesgo de otras enfermedades. Utili(*) Reproducido con autorización de: Cuadernos de Promoción de la Salu d (Serie Vermella , n• 1). Canse/feria de Sanitat i Seguretat Social. Govern Balear. zando el criterio establecido por el Comité de Expertos de la OMS ., serían hipertensos los individuos con presión arterial sistólica ~ 160 mm Hg y/o presión arterial diastólica ~ 95 mm Hg . El enfoque clínico clasifica a un individuo como hipertenso cuando estas determinaciones se encuentran en al menos 3 ocasiones en dos días diferentes. El enfoque epidemiológico, sin embargo, es más amplio; incluye como hipertensos a in dividuos comprendidos en la zona " border line " de 140-160 mm Hg para la tensión sistólica y 90-95 mm Hg para la diastólica , encontrados por medio de dos determinaciones separadas por algunos m i nutos de diferencia. Según esta definición, los individuos hallados como hipertensos en los estudios ep idemiológicos no son cons iderados como tal al ser referidos a los servicios clíni cos . El problema de la definición de hipertensión no es intrascendente. Desde un enfoque clínico, de individuos enfermos, es razonable ser estricto a la hora de definir aquello que va a ser necesario controlar y tratar en los Servicios Asistenciales; desde un enfoque epidemiológico, de poblaciones enfermas, interesa conocer, sobre la colectividad en su conjunto, los efectos atribuibles a un proceso de tan elevada prevalencia ; en particular, los Planificadores Sanitarios de la Comunidad deben conocer los efectos de posibles intervenciones a nivel de colectividad . 1.2. Factores de riesgo de hipertensión arterial Para un mayor conocimiento del enfo que epidemiológico de la hipertensión arterial, entendida como una enfermedad de la población, y las posibilidades de intervención, conviene revisar lo que hasta ahora se sabe o se sospecha, de los factores relacionados, bien como posibles causas de hipertensión, bien asociados a la hipertensión como posibles causas de enfermedades cardiovasculares. 1.- La hipertensión arterial tiene un efecto potenciador de los otros factores asociados a las enfermedades cardiovascula 163

[close]

p. 8

res: hipercolesterolemia, habito tabáquico e intolerancia a la glucosa. 2.- Parece razonablemente demostrado que la hipertensión arterial está ligada a tres factores: antecedentes familiares de hipertensión, obesidad y edad superior a 40 años. 3.- Puede existir relación entre la hipertensión arterial y algunos elementos de la alimentación . - Sodio. Cuando se estudia su efecto sobre colectividades, esta relación se encuentra claramente en casos extremos; la prevalencia de hipertensión sería alta en población sometidas a dietas ricas en sodio y baja en poblaciones con baja exposición al sodio en la alimentación. Sin embargo, el efecto dentro de poblaciones sometidas a niveles intermedios de sodio en la dieta ya no es tan evidente . - Potasio. Se piensa que una alta exposición al potasio en la dieta tendría un efecto protector de la hipertensión arterial. En este sentido , una relación sodio/potasio elevada, podría considerarse un factor de riesgo de hipertensión arterial. - Calcio. Al igual que el potasio, se piensa que una exposición elevada al calcio en la alimentación tendría un efecto protector. Las poblaciones sometidas a la bebida de aguas duras, tendrían un cierto grado de protección. - Cafeína. Hay una hipertensión demostrada 15 minutos aproximadamente tras la ingesta de cafeína . No está tan claro que este efecto se mantenga a largo plazo. - Otros elementos nutritivos que podrían tener un efecto protector serían las fibras vegetales y la dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados. En resumen, los efectos de la dieta sobre la hipertensión no están claramente demostrados, y son necesarios ulteriores estudios para demostrar las hipótesis establecidas, antes de aconsejar medidas de intervención comunitaria. 4.- La acción de algunos hábitos tóxicos ampliamente extendidos en nuestra sociedad es discutida todavía. - Alcohol. En cantidades moderadas, quizás tenga un efecto protector. En grandes cantidades (30-40 g por día) ac- tuaría como hipertensor. El efecto sería claro a los 10-2'0 minutos tras la ingesta; existen estudios con resultados contradictorios a largo plazo. - Tabaco. Existen bastantes estudios que encuentran un tensión arterial más baja en fumadores que en no fumadores; quizás podría deberse al hecho de que los fumadores suelen pesar menos; dada la demostrada asociación entre obesidad e hipertensión, es posible que el peso actúe como factor de confusión, al estar asociado tanto al hábito de fu mar como a la hipertensión, pero en sentido contrario. No obstante, también existen estudios que encuentran asociación entre tabaco e hipertensión; serán necesarios nuevos estudios antes de poder establecer si existe o no relación entre ellos. 5.- Otros factores de riesgo que pueden estar ligados a la HTA: - Altitud. tendría un efecto protector; es decir, en las poblaciones que habitan zonas altas, la TA es menor. - Ritmos estacionales. La TA sería menor en verano y mayor en invierno . - Contaminación sonora. Parece existir acuerdo en diversos estudios en que la tensión arterial es más elevada en gru pos expuestos al ruido. - Strees: Produce una hipertensión arterial transitoria . No está tan demostrado su efecto a largo plazo aunque algunos estudios han encontrado tensiones más elevadas en colectivos profesionales sometidos al "stress" . - Emigración. La emigración como tal no es causa de hipertensión; sin embargo, los emigrantes adquieren con el tiempo las cifras tensionales propias de las poblaciones de los países receptores. - Ejercicio físico. No influye sobre la tensión arterial; la asociación inversa que algunos estudios encuentran, y que haría pensar en un efecto protector del ejercicio, podrían deberse a la actuación del peso y la dieta como factor de confusión . Los individuos que practican ejercicio físico no suelen ser obesos y tienden a seguir dietas que posiblemente sean protectoras de la hipertensión . - No parece que tengan influencia sobre la hipertensión arterial la clase social y el nivel cultural. 164

[close]

p. 9

1.3. Interés para la colectividad, de la realización de programas de intervención sobre la hipertensión arterial Esquemáticamente, podemos resumir las razones que justifican este interés de la siguiente forma: 1.- La hipertensión arterial, incluso en sus niveles bajos, es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobre todo insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedad vascular cerebral, y también, aunque en menor medida, sobre la enfermedad coronaria. 2.- Dada su alta prevalencia, la mortalidad atribuible a la hipertensión, como tal y como factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, es alta incluso en hipertensión límite (140/90). Este hecho es particularmente importante porque el riesgo individual, sobre todo en la hipertensión límite, es bajo y podría provocar una ausencia de intervención si sólo consideramos el aspecto individual del proceso y no el comunitario. En nuestra Comunidad, en el año 1989, las muertes atribuidas directamente a procesos hipertensivos, o que pueden estar relacionados estrechamente con la hipertensión (enfermedades coronarias, insuficiencia cardíaca, accidentes vasculares intracraneales, aneurismas) fueron 1.673 lo que supone una tasa de mortalidad específica de 2,20 por mil; estos procesos supusieron el 24,9 % de todas las muertes acaecidas en la CAIB. Si, en un sentido menos estricto, consideramos todas las muertes del aparato circulatorio (grupo VII de la Clasificación Internacional de Enfermedades), éstas llegan a 2.960, un 44 % de todas las muertes. 3.- El proceso es vulnerable. Es posible disminuir la mortalidad con el tratamiento y es posible actuar, a nivel de colectividad, sobre algunos factores de riesgo ligados a la hipertensión y sobre algunos de los factores de riesgo que, junto a la hipertensión, actúan sobre las enfermedades cardiovasculares, en particular sobre el accidente vascular cerebral. 4.- La hipertensión requiere un importante esfuerzo asistencial, tanto a nivel 165 hospitalario como de asistencia ambulatoria. Lo mismo se puede decir de las enfermedades vulnerables a una intervención sobre la HTA. En 1985, las estancias hospitalarias causadas por acci dentes vasculares cerebrales se calcularon en España en 853.844. 5.- El absentismo laboral dependiente de la hipertensión arterial es importante. 6.- La "regla de las mitades" establece que sólo la mitad de los hipertensos saben que lo son y sólo la mitad de los diagnosticados siguen un control y tratamiento adecuado . Esto justifica, teniendo en cuenta lo hasta ahora comentado , que se tienda más hacia estrategias de población que hacia estrategias de grupos de riesgo en el manejo de la hipertensión arterial a nivel comunitario, junto con el adecuado control de los hipertensos diagnosticados. 2. SUJETOS Y MÉTODOS 2.0. Sujetos Hemos realizado el estudio en una muestra seleccionada aleatoriamente, entre la población adulta de la Comunidad de Baleares, con 20 años cumplidos el 1 de enero de 1990. El estudio ha sido realizado entre el 1 de octubre de 1990 y el 31 de marzo de 1991 . 2.1. El tamaño de la muestra Por anteriores estudios, se puede estimar en un 20 % la prevalencia de hipertensión arterial en nuestro medio; decidimos hacer el estudio con una precisión del 5 % e igualmente un error de primera especie del 5 %. Con estos datos, el cálculo del tamaño de la muestra es: n = p.q.(z/e) 2 = 0,2 x 0,8 x (1,96 / 0,05 )2 = 245,86 Siendo: p = prevalencia estimada de hiperten sión en la población general, expresada en forma de proporción ; q = 1-p; z =valor de la "distribución de z" correspondiente a un error alfa de un 5 %;

[close]

p. 10

e = precisión deseada, expresada en forma de proporción. El tamaño definitivo de la muestra se decidió en 250 individuos. 2.2. Realización del sorteo Para realizar la selección hemos contado con la colaboración de los municipios de nuestra comunidad que han realizado el sorteo aleatorio, sin reposición, entre el censo electoral, facilitándonos nombre, apellidos, fecha de nacimiento y dirección de los seleccionados. Para decidir el número exacto de individuos que cada municipio debía seleccionar en el sorteo, procedimos previamente a realizar un sorteo aleatorio entre una lista imaginaria, formada por todos los individuos de la comunidad, ordenados por municipios y estos por orden alfabético. El recuento del número de casos que por sorteo correspondía a cada municipio, nos daba el número de casos que debía aportar cada uno de éstos a la muestra; a este número añadíamos una cantidad de aproximadamente el 50 %, en previsión de no respuesta . En este estudio, hemos adoptado una combinación de reconvocatoria y lista alternativa de reserva, también elegida aleatoriamente, del mismo municipio. Las actitudes previstas ante diversas situaciones de no respuesta fueron: 1) El encuestado no se encontraba en su domicilio por causa desconocida. Se revisitaba una vez y en caso de mantenerse la situación, se seleccionaba el primero de la lista de reserva de ese municipio. 2) La persona seleccionada se negaba a la entrevista. Se seleccionaba entonces el que correspondiera por orden en la lista de reserva . 2.4. Realización de la entrevista El estudio se realizó en el domicilio particular del individuo seleccionado; previamente, el sujeto recibía una carta por correo y, justo antes de la visita , se concertaba una cita telefónicamente . La entrevista constaba de dos partes: un interrogatorio en base a un cuestionario y dos determinaciones de TA, a cargo de diplomadas universitarias de enfermería, entrenadas para la correcta realización del interrogatorio y de las determinaciones de TA. 2.3. El problema de la no respuesta Ante el problema de la no respuesta, se han propuesto múltiples soluciones: 1.- Reconvocatorias . Volver a intentar la encuesta visitando de nuevo a todos los individuos seleccionados. 2.- Reconvocatoria, pero seleccionando una muestra aleatoria entre los individuos que no han respondido. 3.- Correcciones en el momento del análisis: 1) Las respuestas de las encuestas no cumplimentadas se sustituyen por las respuestas de encuestas correspondientes a individuos con característi cas muy comunes. 2) Ponderar las encuestas en función de la probabilidad de responder. Requiere incluir en el cuestionario variables que permitan medir esta posibilidad. 4.- Lista alternativa de reserva elegida aleatoriamente. 2.5. El cuestionario Las variables investigadas se pueden agrupar en 7 grandes categorías: 2.5.1. DA TOS SOCIODEMOGRÁFICOS Edad, sexo, provincia de nacimiento, tiempo de residencia en la Comunidad de Baleares, años de escolarización, situación ocupacional y profesión . 2.5.2. DATOS ANTROPOMÉTRICOS Otras variables que reflejan factores de riesgo ligados a la hipertensión arterial: peso, talla. La información se obtuvo por interrogatorio al sujeto. Con estas dos variables se calculaba el Índice de Ouetelet (10), que se ha utiliza- 166

[close]

p. 11

do para catalogar al sujeto como obeso o no. El cálculo de este índice es: IQ =PESO (en kg) /TALLA 2(en metros) A partir de IQ = 26 se considera que existe obesidad. 2.5.3. HÁBITOS DIETÉTICOS. 1. Seguimiento de regímenes dietéticos. 2. lngesta habitual de leche, yogur, queso, verduras, frutas, pescado, carne. En cada producto, se han establecido 5 categorías, en función de la frecuencia de consumo en la última semana. 2.5.4. HÁBITOS TÓXICOS minutos más tarde, que normalmente coincidía con la finalización del cuestionario. Se ha utilizado para la medida la V fase de Korotkoff. El valor de tensión arterial elegido como resultado ha sido la media de dos determinaciones. 2.7. Descripción de la muestra 2.7.1 . DISTRIBUCIÓN POR MUNICIPIOS Hemos distribuido los municipios en dos estratos, según su población, a efectos de considerar en el análisis de resultados las diferencias entre Palma de Mallorca y el resto de la población de la Comunidad , agrupada en municipios sensiblemente más pequeños. En el primer estrato, correspondiente a la ciudad de Palma, hemos incluido 113 individuos (45,2 %) y en el segundo estrato, correspondiente a poblaciones semiurbanas y rurales, 137 (54,8%). En este segundo estrato, se han incluido indivi duos de los siguientes municipios: Alcudia (3), San José (25), San Juan Bautista (9) , San Jorge (20), Lloseta (22), Mahón (14), Puigpunyent (5), Sa Pobla (13), Sel va (12), Son Servera (14). 2.7.2. DISTRIBUCIÓN POR EDADES La edad media de la muestra ha sido de 48,04, con un desviación standard de 16,71. La distribución por edades, que a conti nuación se expresa, no difiere significativamente de la distribución en la pobla ción general. AÑOS CASOS PORCENTAJE 48 19,2 20-29 30-39 36 14,4 40-49 50 20,0 50-59 47 18,8 60-69 37 14,8 ;;::: 70 32 12,8 TOTAL 250 100,0 2.7.3. DISTRIBUCIÓN POR SEXO La muestra está compuesta por 138 varones (55,2 %) y 112 (44,8 %) hembras. 167 - Alcohol. La investigación de la habituación alcohólica se realiza por medio de una pregunta relativa a lo que bebió el sujeto el día anterior, incluyendo otras bebidas no alcohólicas. - Tabaco. Se investiga la duración del hábito y el tipo (cigarrillos, tabaco, pipa) . 2.5.5. EJERCICIO FÍSICO Se estudia por medio de dos variables: - Actividad física durante la jornada la boral (en caso de situación de empleo). - Práctica de algún deporte. 2 .5.6 . ELEMENTOS RELACIONADOS CON LA PRESENCIA O NO DE HIPERTENSIÓN ARTERIAL Diagnóstico previo de hipertensión, controles realizados, régimen, tratamiento farmacológico y cumplimentación . 2.5.7. TOMA DE LA TENSIÓN ARTERIAL 2.6. Determinación de la TA Se ha utilizado como instrumento de medida un esfigmomanómetro de mercurio, con varios juegos de manguitos, aplicables de distintos grosores de brazo. La toma de la tensión arterial se realizaba con el sujeto sentado y brazo a la al tura del corazón, asegurando que 30 minutos antes no ha habido ingesta de café o tabaco y tras 5 minutos de reposo. Se practicaba una nueva toma unos 15

[close]

p. 12

2.7.4. ORIGEN Nacieron en la Comunidad de Baleares 184 sujetos (73,6 %) y fuera de la Comunidad Autónoma 66 (26,4 %), siendo 8 de ellos de origen extranjero (un 3,2 % del total) . Según la procedencia de origen, por Comunidades Autónomas, destacan un 8,4 % que proceden de Andalucía y un 2 % originarios de Murcia, no llegando a un 2 % los que proceden de otras Comunidades. 2.7.5. NIVEL CULTURAL Esta variable ha sido registrada en forma de edad en la que finalizó los estu dios. La edad media fue de 15,37 años, con una desviación standard de 5,2. 2.7 .6. SITUACIÓN LABORAL En el momento de la entrevista, la situación laboral se distribuía de la siguiente forma: 1.- Trabaja actualmente 2.- Está en el paro 3.- Ama de casa 4.- Estudia 5.- Jubilado 2.7 .7. PROFESIÓN 1.- Liberales 2.- Comerciantes 3. - Trabajadores Cualificados 4.- Trabajadores Semicual ificados 5.- Trabajadores no cualificados 6.- Jubilados 7 .- Ama de casa 16 36 29 59 39 22 41 6,6 % 14,9 % 12,0 % 131 13 39 11 49 53,91 % 5,35 % 16,05 % 4,53 % 20,16% - Individuos diagnosticados como hipertensos, que siguen un tratamiento y que en el momento de la entrevista tenían una TA diastólica media< 90 mm hg. b) No hipertensos. Sujetos no sometidos a tratamiento hipotensor y con TA diastólica media en el momento de la entrevista < 90 mm hg . 2.9. Procesamiento de los datos Los datos recogidos en los cuestionarios han sido codificados e introducidos en una base de datos construida con dBASE 111+. El análisis estadístico de los resultados se ha realizado con el programa SPSS/PC+ con un microordenador IBM PS/30. 3. RESULTADOS 3.1. Edad La distribución por edades de la muestra no difiere significativamente de la distribución por edades de la población de la Comunidad Autónoma de Baleares. La relación entre edad e hipertensión arterial se puede observar gráficamente en la Fig . 1, en la que se representa la tasa de hipertensión en cada grupo de edad, por sexos. La tasa en las mujeres es inferior a la tasa en los hombres durante la primera mitad de la vida y superior a partir de los 50 años. 3.2. Origen 24,4% 16,1 % 9,1 % 16,9 % No se ha analizado la relación de la hipertensión arterial según lugar de nacimiento, puesto que en nacidos fuera de las Islas, se incluyen muy diversas CCAA y también los extranjeros lo que determina una gran heterogenecidad y pocos efectivos. 2.8. Creación de una nueva variable: sujetos hipertensos A efectos de análisis, hemos constituido dos grupos de resultados : a) Hipertensos. Definimos como tales a los individuos incluidos en alguno de estos supuestos: - TA diastólica media> 90 mm hg. 168 3.3. Obesidad El peso medio en el conjunto de la muestra fue de 68,41 ± 9,93 kilogramos. La talla media, 166,38 ± 7,85. La distribución por obesidad, realizada a

[close]

p. 13

HTA POR GRUPOS DE EDAD TASAS 60 50 40 /,/ / , 30 20 10 o 20-29 30-39 40-49 50-59 - 80-69 MUJERES UlllBDI HOMBRES Figura 1 partir de los pesos y las tallas en cada sujeto, nos da un total de 65 (29 %) obesos, definidos como aquellos con un Índice de Quetelet superior o igual a 26. Por sexos no hay diferencias significativas en cuanto a los etiquetados de obesos, siendo los índices medios respectivos, para varones y mujeres de 24,72 ± 2,79 y 24,66 ± 3,73. Al estudiar cualitativamente la relación entre obesidad e hipertensión arterial, encontramos una tasa de hipertensión entre los obesos del 38 ,46 % y de un 16,35 % entre los no obesos. El valor de Chi cuadrado, con corrección de Yates, es de 11,6 (p = 0,0007). 3.4. Factores alimenticios 3.4.1.REGÍMENES DIETÉTICOS. Un 28,8 % de los encuestados (72 sujetos) reconoció realizar algún tipo de ré- TABLA l. FRECUENCIA DE CONSUMO DE LECHE FRECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 37 13 22 29 149 % 14,8 5,2 8,8 11 ,6 59,6 ACUMULADO 14,8 20,0 28,8 40,4 100,0 TABLA 11. FRECUENCIA DE CONSUMO DE YOGUR FRECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasio nalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 105 92 26 10 17 % 42,0 36,8 10,4 4,0 6,8 ACUMULADO 42,0 78,8 89,2 93,2 100,0 169

[close]

p. 14

TABLA 111. DISTRIBUCIÓN DE FRECUENCIAS DE CONSUMO D E QUESO FRECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 9 35 111 63 32 % 3,6 14,0 44,4 25,2 12,8 ACUMULADO 3,6 17,6 62 ,0 87,2 100,0 TABLA IV. DISTRIBUCIÓN DE FRECUENCIAS D E CONSUMO D E VERDURAS FRECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 4 17 78 60 91 % 1,6 6,8 31 ,2 24,0 36,4 ACUMULADO 1,6 8,4 39 ,6 63,6 100,0 TABLA V . FRECUENCIA DE CONSUMO DE FRUTA DEL TIEMPO FR ECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 3 17 27 29 174 % 1,2 6,8 10,8 11 ,6 69,6 ACUMULADO 1,2 8,0 18,8 30,4 100,0 TABLA VI . FRECUENCIA D E CONSUMO D E PESCADO FRECUE NCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por sem ana De 4 a 6 veces por semana Diariamente SUJETOS 6 73 146 20 5 % 2,4 29,2 58,4 8,0 2,0 ACUMULADO 2,4 31 ,6 90,0 98,0 100,0 gimen, aunque sólo el 43,7% de éstos lo siguen con regularidad . Los tipos de régimen seguidos son : 1. Para adelgazar 20 2. Por co lestero l elevado 15 3. Sinsal 19 4. Diabético 8 5. Por procesos gástricos 3 6. Otros 3 29,4% 22,1 % 27,9 % 3,2 % 1,2 % 1,2 % 3.4.2.CONSUM O DE ALIMENTOS 3.4.2.1. Leche El 85, 2 % de la población consum e leche y casi un 60% lo hace dia riamente. 3.4.2.2 . Yog ur El consumo es mucho menor. Se o bse rv a que e l 42 % de la p ob lación n o lo consume nunca y sólo el 6,8 % lo hace diariamente. 170

[close]

p. 15

TABLA VII. FRECUENCIA DE CONSUMO DE CARNE FRECUENCIA DE CONSUMO Nunca Ocasionalmente De 1 a 3 veces por semana De 4 a 6 veces por semana Dia riam ente SUJETOS 5 55 82 107 % 0,4 2,0 22,0 32,8 42,8 ACUMULADO 0,4 2,4 24,4 57,2 100,0 3.4.2.3. Queso La mayoría de la población (44 %) consume queso de 1 a 3 veces por semana, siendo muy baja la proporción de la población que nunca consume este alimento (3,6 %). 3.4.2.4. Verduras Sólo un 8,4 % de la población no tiene un hábito regular en el consumo . 3.4.2 .5. Fruta del tiempo Casi el 70 % consume fruta diariamente. 3.4.2.6. Pescado Al igual que ocurre con el queso, la mayor parte de la población (58,4 %) consume pescado de 1 a 3 veces por semana observándose un porcentaje muy bajo que no lo hace nunca. 3.4.2.7. Carne La frecuencia de consumo de carne es del 99,6 % de la población , siendo un 42,8 % la que lo hace diariamente. 3.4.3 HÁBITOS DIETÉTICOS EN FUNCIÓN DE LA EDAD Para estudiar si existen pautas alimenticias diferentes en función de la edad, hemos comparado 2 grupos de edad. En el primero hemos considerado los sujetos entre 20-39 años y en el segundo, entre 40-59 años. No hemos encontrado difere ncias en la frecuencia de consumo en 6 de los 7 tipos de alimentos conside rados. Sin embargo, sí hemos encon trado diferencias significativas estadísticamente en lo que respecta al consumo de fruta del tiempo; los sujetos de may or edad consumen fruta del tiempo con mucha más frecuencia. 3.4.4. HÁBITOS ALIMENTARIOS SEGUN EL SEXO Cuando estas variables se han analizado según el sexo del entrevistado no se han observado diferencias significativas en el consumo de lácteos (leche, yogures y queso), carne y pescado . En cuanto a la verdura existe un mayor consumo diario de verduras entres las mujeres (45 %) que entre los hombres (29 %), cuyo mayor porcentaje lo encontramos en el consumo de 1 a 3 veces por semana (37 %). Asimismo se observa un mayor consumo diario de frutas entre las mujeres (80 %) que entre los hombres (60 .9 %). 3 .5. Hábitos tóxicos 3.5.1.ALCOHOL Ante la pregunta de qué bebió y cuánto en el día anterior a la entrevista, el cál- TABLA VIII . INGESTA D E ALCOHO L, EN GRAMOS, DURANTE EL DÍA PREVIO GRAMOS CONSUMIDOS No bebió 12 - 39 gramos 40 - 59 gramos M ás de 60 gramos SUJETOS 143 % 57,2 31,6 4,8 6,4 ACUMULADO 57,2 88,8 93,6 100,0 79 12 16 171

[close]

Comments

no comments yet