Primeras Palabras Abril 2014

 

Embed or link this publication

Description

Frecuentemente leemos y meditamos la primera lectura de la liturgia dominical desde el Evangelio o del Nuevo Testamento. Pero podemos dar un paso nuevo, diferente, y que sea acorde al carisma de Nuestra Señora de Sión: recibir el pensamiento judío sobre e

Popular Pages


p. 1

Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión Av. Directorio 440 – C.A.BA. www.sion.org.ar Una reflexión desde el judaísmo sobre las lecturas del Primer Testamento de la Liturgia Cristiana Dominical. Frecuentemente leemos y meditamos la primera lectura de la liturgia dominical desde el Evangelio o del Nuevo Testamento. Pero podemos dar un paso nuevo, diferente, y que sea acorde al carisma de Nuestra Señora de Sión: recibir el pensamiento judío sobre estas lecturas. ¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana? Para compartir esta Palabra, la rabina Silvina Chemen (silvina.chemen@gmail.com), profesor muy querido nuestro, nos ayudará a leer las lecturas del Primer Testamento que corresponden al mes de Abril de 2014. Esperamos brindar un aporte y un importante servicio a todos los hermanos con esta iniciativa. (NOTA: Los judíos no pronuncian ni escriben el nombre de Dios, por eso en algunos casos, verá en el escrito la palabra D''s en lugar de Dios). Domingo 06 de Abril de 2014 - 5° Domingo de Cuaresma Ez 37,12-14 Así dice el Señor: "Yo mismo abriré vuestros sepulcros, y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel. Y, cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor. Os infundiré mi espíritu, y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago." Oráculo del Señor. El profeta Ezequiel vivió durante la época de la destrucción del primer Templo de Jersualen Sus primeras profecías fueron advertencias de la inminente catástrofe que se cernía sobre el pueblo. Debió amonestar duramente al pueblo. A un período de debacle y corrupción le siguió una etapa de profundo dolor y desazón. Fueron desterrados a Babilonia por Nabucodonosor y el profeta Ezequiel acompañó toda esta odisea. Una vez en Babilonia el mismo Ezequiel, líder del pueblo, debió ser el profeta y portavoz de palabras de consuelo de Dios para confortar y alentar al pueblo a seguir aferrados a la Torá y a su creencia en el vínculo especial e indestructible que hay entre el pueblo de Israel y el Todopoderoso. Habían perdido prácticamente todo: su Sagrado Templo (que tuvieron por 410 años), la soberanía sobre su patria (luego de 790 años), habían sido asesinados sus maestros, líderes y sacerdotes. En cada uno de los casos - tanto cuando debió reprender como cuando debió fortalecer a la nación deportada, su tarea no fue fácil. Del mismo modo, en que la gente previamente había sido indolente en escuchar las advertencias de los profetas, prefiriendo seguir su modo de vida, así también - una vez en el exilio - no le fue fácil aceptar las palabras de bálsamo y optimismo que el profeta les transmitía. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Abril 2014 - 1

[close]

p. 2

Más bien, la tendencia de la gente era permanecer en un estado de duelo permanente que imaginariamente le permitiría justificar su actitud de asimilación con los pueblos a los cuales habían sido desterrados. Ese destierro fue el primero de esa naturaleza. Un punto adicional. Salir del exilio y volver a Israel requiere un gran esfuerzo espiritual. Es más cómodo vivir en el exilio. Las profecías de Ezequiel debieron reanimar a su generación y también a todas las que sucedieron más tarde y que vivieron en los más oscuros momentos del exilio. En el Shabat intermedio dentro de la festividad de Pesaj (la Pacua judía) leemos el párrafo en el que Ezequiel (Cap. 37) cuenta la historia en que debió revivir los “restos desecados”, la cual refuerza en nosotros la noción de la resurrección de los muertos y la redención. Una lectura que nos acerca a la esperanza para redimirnos de cualquier opresión y fortalecer nuestra fe para poder definitivamente abandonar nuestros exilios físicos y espirituales. Domingo 13 de Abril de 2014 – Domingo de Ramos Is 50,4-7 Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados. El Señor Dios me ha abierto el oído; y yo no me he revelado ni me he echado atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostro a insultos y salivazos. Mi Señor me ayudaba, por eso no quedaba confundido; por eso ofrecí el rostro como pedernal, y sé que no quedaré avergonzado. Los profetas en general han sido seres atormentados por la responsabilidad de la misión encomendada por Dios. A pesar de que la mayoría de los profetas intentaban evitar aceptar la misión que se les requería, Isaías decidió asumir esa tarea tan riesgosa y cargó el yugo de la profecía durante 80 años. Era un rol muy difícil, como él mismo lo dice: Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostro a insultos y salivazos. Durante el reinado de reyes malvados como Acaz y Manasés, las actividades de este profeta estuvieron signadas por mucho dolor. Será él, como profeta y siervo de Dios quien asuma someterse a actos de purificación y arrepentimiento con el objetivo de torcer el destino del exilio. La última parte del libro de Isaías es un canto de aliento para el abatido, hacia la fe en el Señor. El profeta es portador de consuelo de Dios para aquel que antes se ha dejado juzgar por la palabra cortante del mismo Dios. Su actitud es de entrega al Señor y a su voluntad: «yo no me resistí ni me eché atrás». No opone resistencia alguna. Y ello es tanto más admirable cuanto que lo que el Señor le hace entender («el Señor me abrió el oído») es que lo que le esperan son sufrimientos y humillaciones. A todo ello se ofrece y se muestra disponible con una gran entereza. Domingo 20 de Abril de 2014 – Domingo de Pascua Sal 117 Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Abril 2014 - 2

[close]

p. 3

- como este salmo también se canta en el segundo domingo de Pascua, Silvina a optado por un solo comentario para ambos días. Dad gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Diga la casa de Israel: Eterna es su misericordia. La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es excelsa. No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. Domingo 27 de Abril de 2014 – 2º Domingo de Pascua Sal 117 Diga la casa de Israel: eterna es su misericordia. Diga la casa de Aarón: / eterna es su misericordia. Digan los fieles del Señor: eterna es su misericordia. Empujaban y empujaban para derribarme, pero el Señor me ayudó; el Señor es mi fuerza y mi energía, él es mi salvación. Escuchad: hay cantos de victoria en las tiendas de los justos. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo. R Este salmo 117 (en el código de la Biblia hebrea es el 118), recitado en las iglesias en tiempo de Pascua es uno de los que recitamos los judíos en una parte especial de la liturgia que se añade en los días festivos, por lo tanto, también en Pesaj, la Pascual judía. Esta sección, que se recita por las mañanas se llama Halel- la alabanza. El Halel eran himnos recitados con gran júbilo por levitas en el Templo de Jerusalen. El Halel se compone de los salmos 113-118 recitados en las plegarias de comienzo de mes (Rosh Jodesh), Pascua Judía (Pesaj) Pentocostes (Shavuot) y Fiesta de las cabañas (Sukot) Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Abril 2014 - 3

[close]

p. 4

El lenguaje de los salmos que forman el Halel es elevadamente poético y literario. Su contenido hace destacar las maravillas de la naturaleza que se manifestaron durante la salida de nuestros antepasados de Egipto; alza la gloria de Dios” y menciona su justicia para con todas sus criaturas. “El levanta del polvo al pobre, alza del estiércol al menesteroso, da hogar a la mujer estéril como gozosa madre de sus hijos”. Es un verdadero himno de esperanza y gloria; y una magnífica expresión del sentimiento religioso. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Abril 2014 - 4

[close]

Comments

no comments yet