MBVol14n3

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 14, número 3, 1999

Popular Pages


p. 1

MedicinaéBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE PALMA DE MALLORCA C O N LA C O L A B O R A C I Ó N D E LA C O N S E L L E R Í A D E S A N I D A D D E L G O B I E R N O D E LA C O M U N I D A D A U T Ó N O M A D E L A S I S L A S B A L E A R E S V o l u m e n 14, N ú m e r o 3 Septiembre/Diciembre 1999

[close]

p. 2



[close]

p. 3

MedicinaiiBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE PALMA DE MALLORCA V o l u m e n 14, N ú m e r o 3 Septiembre/Diciembre 1999 Presidente: José Tomás Monserrat Director: J o s é M- R o d r í g u e z T e j e r i n a Secretario de Redacción: Ferran Tolosa i Cabani Redactores: Guillermo Mateu Mateu Antonio Montis Suau Carlos Viader Farré José Alfonso Ballesteros Fernández Juan Buades ReInés Miguel Roca Bennasar Comité Científico: Santiago Forteza Forteza, Bartolomé Darder Hevia, Miguel Manera Rovira, M i g u e l M u n a r Q u é s , J u a n a M- R o m á n P l ñ a n a , A r n a l d o C a s e l l a s B e r n a t , José Miró Nicolau, Feliciano Fuster J a u m e , Bartolomé A n g u e r a Sansó, Bartolomé Nadal Moneada, Miguel Muntaner Marqués, Francesc Bujosa Homar, Maciá T o m á s Salva, Alvar Agustí García-Navarro, Antonio Obrador Adrover, Juana M § S u r e d a Trujillo. C O N LA C O L A B O R A C I Ó N DE LA C O N S E L L E R Í A D E S A N I D A D G O B I E R N O D E LA C O M U N I D A D A U T Ó N O M A DE L A S I S L A S DEL BALEARES Redacción: C a m p a n e r , 4 - bajos. Teléfono: 7 2 1 2 3 0 . 0 7 0 0 3 P A L M A DE MALLORCA

[close]

p. 4

Impremta - С/ de sa Fira, 10 - Llucmajor Dipòsit Legal: P. M. 486-95

[close]

p. 5

MedicinaéBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE PALMA DE MALLORCA SUMARIO Editorial Original En el a ñ o 1900 111 Pautas de a c t u a c i ó n y a d m i s i ó n en lista de espera para t r a n s p l a n t e renal en Baleares A. Morey Molina, M. A. Munar Vila, A. Alarcón Zurita, J. E. Marco Franco. 113 E p i d e m i o l o g í a y características c l í n i c o p a t o l ó g i c a s del cáncer de m a m a en el Llevant Mallorquín Agüera, J., Martorell, J. M., Del Moral, R., Cuesta, M., Tubau, A., Calvo, A. 117 El v i r u s de la i n m u n o d e f i c i e n c i a h u m a n a c o m o c a u s a de p a t o l o g í a renal A. Alarcón Zurita, M. A. Munar, J. Martínez, P. Losada, A. Morey. 122 A v a n c e s en el manejo de las i n f e c c i o n e s urinarias en el a d u l t o G. P. Losada González, F. Hidalgo Pardo, A. Munar Vila, J. Martínez Mateu, R. Bernabeu, J. M. Gaseó, A. Morey Molina, A. Alarcón Zurita, J. E. Marco Franco. 126 D i a g n ó s t i c o de h e m a t u r i a s : A l g o r r i t m o M. A. Munar Vila, A. Alarcón Zurita, A. Morey Molina, J. E. Marco Franco. 131 A v a n c e s en c i r u g í a t o r á c i c a C. Montero. 136 L o s c a p r i c h o s del azar: en el c e n t e s i m o aniversario de la a s p i r i n a A. Alarcón Zurita. 142 L e g i s l a c i ó n m a l l o r q u í n a para el ejercicio de las p r o f e s i o n e s sanitarias (siglos XIV-XVII) A. Contreras Mas 144 Magia y v i r t u d e s del agua natural José M Rodríguez Tejerina. 152 9 Original Revisión Revisión Revisión Revisión Historia. Humanidades Historia Ensayo Noticias 157 í n d i c e s 1999 158

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Editorial En el año 1900 Hace ahora cien años, cuando nos acercamos, emocionados, a las puertas de un nuevo siglo cargado de interrogantes, es disculpable curiosidad preguntarnos como fue el inicio del pasado siglo XX. Por aquellas remotas fechas no solía celebrarse en Mallorca la fiesta del fin de año, la "nit de cap d'any". Pasaba casi desapercibida. No era habitual aún festejar el cambio de año, como hoy, con la cena suculenta, tomar las uvas siguiendo las campanadas de las 12 de la noche, brindar luego con c a v a , desearse mutuamente, "molts d'anys"; bailar hasta altas horas de la madrugada. No eran costumbres de nuestros abuelos. Sin embargo, lentamente, fue haciéndose habitual, una ceremonia arribada de mas allá del mar, en los pueblos mallorquines; oír las campanadas del reloj parroquial o del Ayuntamiento, anunciando el año próximo, en la plaza de la comunidad. Los periódicos de Palma apenas se hicieron eco de la llegada del año 1900. Del ambiente científico, social y cultural de principios del siglo XX, tenemos cabal noticia por una conferencia que pronunció dan José Sampol Vidal en el Colegio de Médicos de Baleares, en 1957, titulada, "Recuerdos de un médico viejo", con motivo de cumplir ochenta años. Había tertulias de rebotica; de los médicos Obrador, Frau, Bover, Parera, en las que se jugaba al tresillo y se hablaba sin cesar de política. Más que manifestaciones científicas, existían actividades artísticas y literarias. Así en las reuniones del Círculo Mallorquín; en las sesiones musicales del Saloncito Beethoven, en el entresuelo de la casa de la Ultima hora, de la plaza de Tagamanent. Otras actividades culturales tenían lugar en la Sociedad Arqueológica 111 Luliana, y en la Económica de Amigos del País. Médicos famosos por aquellas calendas fueron don Ignacio Ribas, González Cepeda, Malberti. Don Ignacio Ribas, de imponente bigote cano al estilo del de Castelar, realizaba sus visitas médicas diarias en un lujoso "landeau". Otros galenos, menos reputados, eran médicos puros, que no podían ejercer la Cirugía, como Bordoy y Vaquer. La figura señera de la Cirugía lo era, por entonces, Don Antonio Frontera, quien se resistía, obstinadamente, a practicar la antisepsia preconizada por Listen Don Antonio Frontera estaba encargado del Servicio de Cirugía de Hombres del Hospital Provincial. Era un clínico excelente, cuya operación preferida era la talla perineal para extraer cálculos de la vejiga urinaria. Hombre autoritario, "magisterdixit", muy querido de sus pacientes, aunque no perdonaba una peseta de sus honorarios ni a su mejor amigo. En este hospital, amén del Servicio de Cirugía de Hombres, había otro de Mujeres regido por don Pedro Jaume Matas. Y otras salas de otorrinolaringología, de Dermatología, Medicina General y una muy típica de Enfermedades Venéreas; a los enfermos de venéreo se les denominaba picadores, y estaban sometidos a un régimen especial, muy rígido, como castigo a sus pecados de la carne. A las mujeres afectadas de enfermedades sexuales, a su vez, se las recluía en el desván del hospital, la Zarza. El presidente, en 1900, del colegio Médico-Farmacéutico, era don Domingo Escafí Vidal, que era también Secretario Perpetuo de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca. Escafí era de talla menuda, muy miope, muy inteligente, político de ideas avanzadas, de grandes actividades médico-sociales. La primera, frustrada, laparotomía fue realizada en 1900 en el Hospital Provincial por don Pedro Jaume Matas, ayudado por don Antonio Frontera y don Jaime Escalas Adrover. Realizó la anestesia, con cloroformo, don Jerónimo Ripoll.

[close]

p. 8

En el año 1900 fue Presidente de la Real A c a d e m i a de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, don Tomás Darder Enseñat, hombre también pequeño, incansable en su labor, que visitaba a sus enfermos, que habitaban en toda la Isla, a bordo de su galera. Órgano oficial del Colegio de MédicoFarmacéutico era la Revista Balear de Ciencias Médicas, que en un principio se llamó Revista Balear de Médicos, Farmacéuticos y Veterinarios. Llegó a tener una tirada de 791 ejemplares y colaboraron en la misma médicos tan conocidos como don Enrique Farjarnés Tur, curioso personaje ibicenco, que era, al tiempo que médico, administrador de Correos. Era hombre harto atildado, muy culto, historiador pertinaz. Acababa de instalarse en Palma el primer aparato de Rayos X, traído de Francia por don Pedro J a u m e Matas. En el Colegio de Médicos, en la calle Brossa 2, se realizaba la Vacunación Directa y se instaló, asimismo, el Primer Laboratorio QuirúrgicoBiológico, que regentó don Rafael Ribas y en el que colaboró el farmacéutico del Hospital Militar don Saturnino Cambronero. Por aquel año 1900 la constelación médica estaba liderada por don Francisco Sancho, "En Sancho", el doctor Julián Alvarez y don Tomás Darder. A los médicos se les trataba con gran consideración. Eran unos señores. Recibidos en los domicilios particulares respetuosamente. Se les alumbraba con un candil, o un candelabro, se les ofrecía la mejor silla de la casa y se les proporcionaba un buen jabón, toallas limpias y papel y tintero para que escribieran sus recetas. Cobraban los médicos de cabecera una peseta, cinco si era en consulta. Los más afamados recibían dos pesetas y, si eran médicos de los ricos butifarras, recibían una onza al año como iguala, además del pavo tradicional por Navidad, un cordero por Pascua de Resurrección y una coca grande tras algún parto; más, "present de les matances". Existían varias sociedades de Socorros Mutuos; la P r o t e c t o r a , la A s i s t e n c i a Palmesana, el Auxilio, el Montepío del Clero, la Palma, la Caridad, la Esperanza del Hogar, la Marina. Sirvan estas escuetas e incompletas pinceladas para dibujar el estado cultural, artístico, social y sanitario de aquel lejano año 1900. Deseemos que el siglo nuevo que va a comenzar, sea menos conflictivo, más solidario, que la pasada centuria, tan llena de zozobras, sombras y vaivenes sociales. 112

[close]

p. 9

Original Pautas de actuación y admisión en lista de espera para trasplante renal en Baleares A. Morey Molina, M.A. Munar Vila, A, Alarcón Zurita, J.E. Marco Franco (*) Que el trasplante renal es la terapéutica de elección de la insuficiencia renal terminal, es evidente desde hace ya 25 años, siendo capaz de proporcionar una mayor rehabilitación y reinserción sociolaboral, así como una mejor calidad de vida y reducir los costos económicos. La eficacia y extensión del tratamiento sustitutivo mediante diálisis ha propiciado un aumento progresivo de enfermos cada vez con edades más avanzadas; no hace muchos años los trasplantes se realizaban en pacientes por debajo de 50 años, en la actualidad y debido a los avances acaecidos en el terreno de la histocompatibilidad, perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas, la introducción de la ciclosporina en los años 80, los nuevos fármacos de la década de los noventa como el micofenolato y el tracolimus y la reinclusion en diálisis de pacientes que habían recibido un trasplante, han contribuido a elevar las indicaciones hasta los 70 años. Es nuestra intención con el presente artículo, divulgar entre la clase médica balear, la forma de proceder a la hora de seleccionar a los posibles receptores de un injerto renal de cadáver en nuestra Unidad de trasplante renal, así como las alternativas ofrecidas en los casos de trasplante infantil y renopancreático. (*) Servicio de Nefrología. Unidad de trasplante renal. Hospital Son Dureta. 113 Introducción. El trasplante renal es el tratamiento de elección en la insuficiencia renal crónica, si bien los p r o c e d i m i e n t o s de d e p u r a c i ó n extrarrenal permiten un compás de espera para la correcta selección y preparación de los candidatos, así como la obtención de una viscera con un grado de histocompatibilidad aceptable. Por lo tanto cobra vital importancia un correcto estudio de los candidatos, teniendo presente sus condiciones individuales desde el punto de vista médico, quirúrgico y psíquico, a la vez que se le proporciona una cumplida información sobre los beneficios que se piensan alcanzar y los efectos adversos o complicaciones que pueden producirse. Este protocolo pretende recoger de una manera ordenada, la metodología que se venía utilizando en la Unidad de trasplante renal, a la vez que desarrollar e incorporar nuevos aspectos; para ello se ha llegado a un consenso entre ellos y los nefrólogos de los h o s p i t a l e s de M a n a c o r , V i r g e n de Montetoro (Mahón), Can Misses (Ibiza), centros concertados de hemodiálisis de Policlínica Miramar, Nefdial y los coordinadores de trasplante. En un futuro y haciendo uso de la informática queremos posibilitar que la consulta de la lista de espera pueda ser efectuada por los médicos responsables de las distintas Unidades de diálisis, para conocer en que situación se encuentran sus pacientes y poder trasmitirnos cualquier información de relevancia de forma rápida y segura. Requisitos para inclusión 1.- Edades comprendidas entre 18 y 70 años. 2.- Voluntad de recibir un trasplante renal después de haber recibido la información preceptiva. 3.- Someterse a revisiones periódicas 6-12 meses. 4.- No estar incluido en otra lista de espera. 5.- Pruebas obligatorias:

[close]

p. 10

• Las correspondientes a las revisiones anuales de hemodiálisis y DPCA. (analítica de sangre y orina, RX. tórax y abdomen, Ecografía renal, ECG, Ag HBs, HIV, HVC.EBV, Herpes V, CMV IgG, Toxoplasma, Lúes.) • Mantoux. • Ecografía hepato-biliar, renal y vesical con medición de residuo postmiccional si diuresis. • Grupo sanguíneo • T i p a j e HLA y DR, determinación de anticuerpos linfocototóxicox 3-4 veces al año y 15 días después de cualquier transfusión o embarazo. • Revisión urológica (con o sin cistografía). • R e v i s i ó n g i n e c o l ó g i c a a n u a l con mamografía si mayor de 50 años. • Revisión anual odontológica. • Varones mayores de 50 años PSA. • Vacunación antihepatitis B. Pruebas opcionales y recomendaciones: • Tránsito esófagogastroduodenal, si antecedentes o clínica de dispepsia gástrica o hemorragia digestiva alta, completar con esofagogastroscópia. • Enema opaco de colon opcional en mayores de 55 años o sospecha de diverticulosis. • Ecografía cardíaca. • Ergometría en pacientes mayores de 60 años. • Gammagraf ía cardíaca y coronariografía por indicación del cardiólogo. • Angiografía aortoilíaca, en pacientes mayores de 60 años, con clínica o calcificaciones vasculares en Rx simples. • Espirometría. • Valoración psiquiátrica, (en casos especiales). Valorar posible patología vascular: cerebral con Doppler troncos supraaorticos, TAC craneal. Cardíaca con Ergometría, Gammagrafía y Coronariografía. Periférica con angiografía. • Portadores de anticuerpos anti hepatitis c. Biopsia hepática si PCR positivo o transaminasas alteradas. Hepatitis crónica persistente más PCR positivo protocolo de interferón + ribavirina. Trasplantar con transaminasa normales y PCR negativo. Cirrosis hepática, plantearse trasplante combinado riñon-hígado.. • Hepatitis B No trasplantar a los que presentan marcadores de replicación viral (DNA polimerasa) Hacer biopsia a todos los candidatos, contraindicar si cirrosis o hepatitis crónica activa. Pueden recibir un riñon procedente de donante A g . HBs +, descartada previamente la existencia de hepatitis delta. • Lupus eritematoso sistémico. Debe estar libre de actividad lúpica clínica (la actividad serológica no contraindica la inclusión). Descartar previamente anticuerpos anticardiolipina. • Enfermedad de Wegener. Recurrencias hasta el 70 %. • Glomeruloesclerosis focal. segmentaria y Recidiva después del primer trasplante 25%. Recidiva después del segundo trasplante más del 8 0 % . • Goopasture. Anticuerpos antimembrana basal deben ser indetectables (recurrencia escasa). • Bandas monoclonales benignas. 114 nsideraciones especiales • Pacientes diabéticos y mayores de 5060 años.

[close]

p. 11

Vigilar durante 12 meses. • Insuficiencia coronaria. Tratar mediante angioplastia, stent o by-pass. • Hiperparatiroidismo severo. Paratiroidectomía si no responden al tratamiento con derivados sintéticos de la Vit D3. • Mantoux positivo. Se pueden elegir una de estas opciones: a).- Si antecedentes claros de T.B. o l e s i o n e s r e s i d u a l e s en Rx tórax, Isoniacida 5 mg/Kg/días (no pasar de 300 mg), durante 9 meses, b).- Si antecedentes claros de infección tuberculosa con tratamiento incorrecto, se realizará tratamiento pleno. c).- Si Rx tórax normal, valorar tratamiento con Isoniacida (igual anterior) antes o después del trasplante. En pacientes mayores de 40 años hay riesgo de elevación enzimas hepáticos con la Isoniacida, no tratar si existen dudas. • Neoplasias. La inmunización favorece el crecimiento de células malignas. Posibilidad de recidiva entre 0-10%: Carcinoma renal asintomático. Carcinoma testicular. Esperar dos años Carcinoma cuello de útero. Carcinoma de tiroides. Carcinoma linfomas. Posibilidad de recidiva entre 11-25%: Tumor de Willms. Carcinoma cuello de útero. Esperar entre 2-5 años Carcinoma de mama. Carcinoma de colon. Carcinoma in situ vesical. Posibilidades de recidiva entre 26-88%: C. Vejiga Sarcomas. Melanomas. 115 Esperar más de 5 años C. Renal metastásico. Mieloma. C. de piel escamoso. No precisan de tiempo de espera: C. Basocelular de piel. Tumores invasivos. Trasplante prediálisis: En niños. Diabéticos tipo I (renopancreático) evitando así la progresión de las lesiones retinianas, neurológicas y vasculares. • Trasplante combinado riñon y páncreas: En pacientes menores de 45 años, valoración especial entre 45 y 50 años, excluir a los > de 50 años, en Hospital i Provincial de Barcelona. Indicaciones de nefrectomía pretrasplan• Infección crónica del parénquima renal. • Cálculos que pueden provocar infección. • Proteinuria masiva. • HTA intratable. • Enfermedad poliquística (gran tamaño, infección, sangrado). • Enfermedad quística adquirida con sospecha de carcinoma. • Reflujos vesicoureterales (según urología). Contraindicaciones relativas. • Ulcus gástrico o duodenal activo. • Colelitiasis (colecistectomía previa especialmente en diabéticos). • Diverticulosis (valorar colectomía previa). • Infecciones de DPCA (esperar entre 46 semanas desde su curación). • Obesidad, definida en términos de peso ideal, mayor del 130 %. • Malnutrición severa. • Cirrosis hepática (plantearse doble trasplante riñón-hígado). vesicales papilares no

[close]

p. 12

Contraindicaciones absolutas: • HIV positivos (pendiente nueva valoración). • Neoplasias con corta esperanza de vida. • Psicosis mal controladas, retraso mental. • Drogadicción y etilismo. • Habitual falta de colaboración. • Infecciones crónicas. • Úlceras diabéticas • Hepatitis crónica activa y cirrosis hepática. • Enfermedad pulmonar obstructiva grave. • Amiloidosis (no Beta 2). acceda a tratamiento sustitutivo renal. A los diabéticos tipo I menores de 50 años en la fase de prediálisis (aclaramientos de 20 mi/ min). 2. Información exhaustiva, explicando el documento de consentimiento informado, añadiendo los riesgos personalizados y aclarando cuantas dudas puedan surgir. 3. Solicitud de pruebas complementarias y confección de hoja de resumen. Se actualizará anualmente o siempre que existan situaciones que lo requieran. 4. Para trasplante infantil 8edad de 2 a 18 años) contactar con el Servicio de Nefrología Infantil Hospital Materno infantil Valle Hebrón. Barcelona Procedimiento. 1. Se ofrecerá la posibilidad de inclusión en lista de espera a todo paciente que Bibliografía. -Handbook of kidney transplantation G.M. Danovlch. Second edition. Edit-Litle, Brown 1996. -G. Polo. Soluciones quirúrgicas en el trasplante renal utilizando ríñones añosos. Nefrología 18 (5):91-93. 1998. -E. Ramos, M.H. Sayegh. Evaluation of the potencial renal trasplant recipient. Up To Date 1998. -J.M. Morales, A. Andrés, L. Pallardo, L. Capdevila, J.M. Campistol, J.M. Gil Vernet, J.M. Grinyo, F. Oppenheimer, I. Lampreave, F. Valdés, D. del Castillo, J.M. González Posada, F. Anaya, L. Orofino, R. Mareen, M. González Molina, M. Arias. Grupo de estudio Forum Renal. Documento de consenso: Trasplante renal en pacientes de edad avanzada con riñon de donante añoso. Nefrología 18 (5): 32-46. 1998. -M.H. Sayegh, A.A.Kaplan, C.B. Carpenter. Focal 116 glomerulosclerosis: Recurrence after transplantation. UpToDate 1998. -N. Ismail. Renal transplantation and the elderly. UpTodate 1998. -Trasplante y virus. B. Miranda, R. Fernández, R. Usieto. De. Cesa. Madrid 1997. -A. Morey, A. Alarcón, J.M. Gaseó y J Bestard. Trasplante de riñon y páncreas. Colaboración Hospital Clinic i Provincial Barcelona-Mallorca. Nefrología 16:98. 1996 -Patient selection for and inmunologic issues relating to kirney-pancreas transplantation in diabetes mellitus. UpTodate 1998. -M.H. Sayegh, C.B. Carpenter. Renal transplantation In diabetic nephropaty. UpTodate 1998.

[close]

p. 13

Original Epidemiología y características clínico patológicas del cáncer de mama en el Llevant Mallorquín Agüera J , Martorell J M , Del Moral R, Cuesta M, Lozano M, Romero M, Tubau, Calvo A (*) la patología mamaria maligna del Llevant mallorquín, que es su área de influencia sanitaria. Por tanto, el objetivo de este trabajo es estudiar las diferentes peculiaridades epidemiológicas, clínicas y anatomopatológicas de los casos de cáncer de mama atendidos en nuestro hospital. MATERIAL Y MÉTODOS Se estudian los 47 casos de cáncer de mama atendidos en la Fundación Hospital de Manacor desde su apertura en Abril de 1997 a Abril de 1999. Se ha aplicado un análisis estadístico básico a las diferentes variables estudiadas y también se ha realizado un análisis de la relación estadística entre algunas de ellas mediante el test de Chi2. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS El cáncer de mama representa en la actualidad el 3 2 % de los cánceres en las mujeres, siendo el segundo en frecuencia en las mismas y causa el 18% de todas las muertes por cáncer (1,2). De ahí el gran impacto socio-sanitario que representa esta enfermedad. Es bien conocido el hecho de que la incidencia de cáncer de m a m a varía de un área geográfica a otra (3,4,5), debido quizás a influencias ambientales como la alimentación o bien a factores genéticos de una determinada población (6,7), por lo que para el clínico, es siempre interesante con o c e r c u a l s o n las características epidemiológicas de este tipo de cáncer en la zona donde realiza su labor. Según los datos del Registro de Tumores de Mallorca, la incidencia declarada de cáncer de m a m a en nuestra isla es de 49,6 casos por cada 100.000 mujeres y año, algo superior a la publicada para España por los registros de tumores de la Comunidad Europea, 47,9 casos por 100.000 mujeres y año. D e s d e la a p e r t u r a del H o s p i t a l de Manacor en Abril de 1997, este centro se constituye en el receptor de la mayoría de (*) Servicio de Ginecología. Hospital de Manacor. 117 RESULTADOS La edad de las pacientes atendidas en nuestro centro osciló desde los 26 a los 88 años, con una media de 58,2 años. Por grupos de edad, las menores de 50 años supusieron el 3 1 , 9 % frente al 6 8 , 1 % de pacientes mayores de esta edad (Tabla I). El 7 0 , 2 % de nuestras pacientes se hallaban en la menopausia en el momento del diagnóstico de la enfermedad. Por otra parte, analizando algunos posibles factores de riesgo, encontramos que tan solo un 4 , 2 % de los casos presentaban un antecedente familiar directo de cáncer de m a m a . Estudiando el dato iniciador del proceso diagnóstico, en el 6 8 % de los casos, fue la propia paciente la que reclamó una consulta, bien a su médico de cabecera o bien directamente al ginecólogo por haberse hallado un nodulo o alteración mamaria. En el 2 5 , 5 % de los casos fue una mamografía de screening la que puso de manifiesto una lesión radiológica que no era palpable y tan solo en un 6,3% fue el médico quien mediante una exploración mamaria de rutina, descubrió un nodulo o alteración mamaria que no había sido percibida previamente por la paciente.

[close]

p. 14

Los resultados del estudio mamográfico, que se realizó en todos los casos, tue el siguiente: malignidad evidente en el 62,2% de los casos, imágenes sospechosas de malignidad en el 3 1 , 1 % , microcalcificaciones que requerían estudio biópsico en el 4 , 4 % y tan solo en un caso, el aspecto radiológico de la lesión mamaria fue catalogado como benigno. Tan solo un 10.5% requirió además realizar una ecografía mamaria para clarificar la sospecha de malignidad Siguiendo el proceso diagnóstico habitual, en un 57,3% de estas pacientes se realizó una punción-aspiración con aguja fina (PAAF), siendo el resultado de malignidad en el 9 2 , 9 % de las punciones realizadas. No hubo ningún caso de falso negativo y tan solo en el 7 , 1 % casos, el resultado de la PAAF no fue valorable. Se sometió a todas las pacientes a biopsia del tumor, ya fuera de manera diferida respecto al tratamiento quirúrgico o bien intraoperatoriamente, para confirmar histológicamente la naturaleza maligna del tumor. Respecto al tratamiento primario realizado, tan solo el 2,2% de las pacientes tuvieron que recibir quimioterapia neoadyuvante, siendo pues el primer acto terapéutico la cirugía en el 97,8% de los casos. El tipo de cirugía empleada fue tratamiento conservador entendido como tumorectomía amplia o cuadrantectomía mas linfadenectomía axilar, en el 57,4%. Se realizó mastectomía radical modificada (fundamentalmente tipo Madden) en el 4 2 , 5 % restante. Si comparamos los grupos de edad (menores y mayores de 50 años), no hubo diferencias estadísticamente significativas respecto al tipo de tratamiento quirúrgico realizado. En el estudio preoperatorio de extensión se incluyó la determinación en sangre periférica de marcadores tumorales, fundamentalmente el CA-15.3, encontrándose unos niveles elevados tan solo en el 14,8% de nuestras pacientes. Refieriéndonos ya a las características anatomopatológicas de los casos estudia118 dos, encontramos que el tipo histológico más frecuente fue el c a r c i n o m a ductal infiltante (CDI) en un 70,2%. El segundo tipo en frecuencia fue el carcinoma ductal in situ (CDIS) en el 8,5%. Los tipos lobulillar infiltrante y comedocarcinoma suponían un 6,3% cada uno, seguidos por el carcinoma tubular en el 2 , 1 % y el mucinoso con otro 2 , 1 % . Tras estudio estadístico, no hemos encontrado diferencias significativas que asocien un determinado tipo histológico de tumor con los grupos de edad, la presencia de menopausia o de antecedentes familiares para el cáncer de m a m a . Siguiendo con el estudio histológico de la pieza quirúrgica, la frecuencia de afectación de los ganglios axilares fue del 3 1 , 9 % . De las pacientes con ganglios positivos, el 33,3% tuvieron más de tres ganglios afectos. Esta presencia de ganglios positivos en el estudio anatomopatológico, no parece tener una asociación significativa con un tipo determinado de tumor ni con un grupo de edad específico, según nuestros resultados. Analizando otras características de los tumores en nuestras pacientes, encontramos que la positividad para receptores de estrógenos fue del 7 3 , 9 % y para los recept o r e s de p r o g e s t e r o n a del 7 1 , 7 % . La positividad o no a este tipo de receptores hormonales, no se relaciona de manera estadística con los grupos de edad, presencia o ausencia de menopausia, tipo histológico del tumor o elevación de los niveles sanguíneos del marcador tumoral CA-15.3. Respecto a la clasificación por estadios de los diferentes casos, éstos se reparten de la siguiente manera: Tumor in situ (estadio cero) en el 8,5%, Estadio I en el 2 3 , 3 % de los casos, un 5 1 , 0 % en estadio II, un 12,7% en estadio III y por último un 4 , 2 % en estadio IV. Si se analiza separadamente el grupo de menores de 50 años (Tabla II), se observa que en el 5 0 % de los casos, la enfermedad se encontraba en estadios superiores al I. Por otra parte, no hemos encontrado una relación estadística entre un determinado estadio y la existencia o no de menopausia o el tipo de tumor.

[close]

p. 15

DISCUSIÓN Y COMENTARIOS Como se comentó en la introducción, es importante para el clínico conocer los aspectos epidemiológicos que pudieran variar de un área geográfica a otra, en una enfermedad con tanta repercusión como el cáncer de m a m a . Boring y cois. (2) comentaban en sus trabajos que el 8 0 % de las mujeres con cáncer de m a m a no tienen ninguno de los factores de riesgo identificados para padecer esta enfermedad, lo cual concuerda con el dato de que entre nuestras pacientes, tan solo el 4 , 2 % presentaban un factor de riesgo tan significado como tener antecedentes familiares de cáncer de mama. Es por esto que dichos autores consideraban a toda mujer como de riesgo para padecer esta enfermedad. La edad tampoco parece un factor de riesgo totalmente determinante, porque aunque tan solo el 14,8% de nuestros casos se produjeron antes de los 40 años, tuvimos un caso a una edad tan temprana como los 26 años. Las cifras publicadas de cáncer de m a m a en menores de 40 años oscilan en torno al 1 7 % (3), lo cual parece diferenciarse poco de nuestros resultados, al igual que la edad media de aparición de esta neoplasia que gira entorno a los 56 años (3). El hecho de que la incidencia del cáncer de m a m a esté aumentando en mujeres cada vez más jóvenes, ya ha sido puesto de manifiesto en tratados ya clásicos sobre el tema. (3) Parece interesante comentar que aunque la m a y o r í a de las c a m p a ñ a s de screening poblacional masivo, como la iniciada en 1999 en Mallorca y que están vigentes en otras Comunidades Autónomas del Estado, ponen como límite inferior para realizar mamografías rutinarias los 50 años, en nuestra casuística casi un tercio de las pacientes ( 31,9%) tenían menos de 50 años. Sin embargo, profundizar en el screening mamográfico parece esencial para un diagnóstico temprano de la enfermedad, ya que 119 en el 6 8 % de nuestros casos, es la propia paciente la que solicita una consulta por haberse descubierto un nodulo mamario, al igual que refieren otros autores (6). Esto supone en muchos casos que la neoplasia mamaria no se encuentre y a en estadio inicial. La exploración rutinaria de la m a m a por parte del médico es importante, pero es difícil apreciar tumores menores de 1 c m (3,6), por lo que coincidiendo con la literatura, la mamografía de rutina, sigue siendo la prueba principal en el diagnóstico temprano del cáncer de m a m a (3). El e s q u e m a d i a g n ó s t i c o de u n a tumoración mamaria debe de completarse con una documentación anatomopatológica, puesto que según algunos autores, entre el 30 y el 4 0 % de las lesiones que se consideran malignas desde el punto de vista clínico serán benignas al examen histológico (8) y a la inversa, resultarán malignas entre el 20 y el 25 % de las lesiones de aspecto clínico benigno (9) . Es por esto que en nuestro centro toda lesión mamaria se somete a PAAF , si la lesión es palpable, para confirmar su naturaleza benigna, aunque esta técnica tiene según la literatura un índice de falsos negativos entre el 10 y el 15% (6 ,10). Si la lesión mamaria es sospechosa clínica o radiológicamente, aparte de la PAAF, siempre se somete a la paciente a una biopsia de la lesión (ya sea diferida o en el mismo acto operatorio, previo al tratamiento), para determinar histológicamente la naturaleza del t u m o r , y a q u e un diagnóstico anatomopatológico de confirmación, debe de obtenerse antes de realizar cualquier tratamiento para un supuesto cáncer de mama (6) . Respecto al tratamiento quirúrgico, el hecho de realizar una mastectomía radical modificada o un tratamiento conservador, ha dependido tan solo de las características del tumor (tamaño y localización fundamentalmente) y del tamaño de la m a m a de la paciente, no de otros factores como la edad ( no hay diferencias significativas respecto al tipo de cirugía entre m e n o r e s y

[close]

Comments

no comments yet