MBVol15n1

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 15, número 1, 2000

Popular Pages


p. 1

MedicinaéBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE LAS ISLAS BALEARES C O N LA C O L A B O R A C I Ó N D E LA C O N S E L L E R Í A D E S A N I D A D G O B I E R N O D E LA C O M U N I D A D A U T Ó N O M A DE L A S I S L A S DEL BALEARES V o l u m e n 15, N ú m e r o 1 Enero/Abril 2000

[close]

p. 2



[close]

p. 3

MedicinaéBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE LAS ISLAS BALEARES V o l u m e n 15, N ú m e r o 1 Enero/Abril 2000 Director: José M a Rodríguez Tejerina Secretario de Redacción: Ferran Tolosa i Cabaní Redactores: Guillermo Mateu Mateu Antonio Montis Suau Carlos Viader Farré José Alfonso Ballesteros Juan Buades Fernández Reines Comité Científico: Santiago Forteza Forteza, Bartolomé Darder Hevia, Miguel Manera Rovira, Miguel Munar Qués, Juana M a Román Piñana, José Tomás Monserrat, Arnaldo Casellas Bernat, José Miró Nicolau, Feliciano Fuster J a u m e , Bartolomé Anguera Sansó, Bartolomé Nadal Moneada, Miguel Muntaner Marqués, Francesc Bujosa Homar, Maciá Tomás Salva, A l v a r A g u s t í G a r c í a - N a v a r r o , A n t o n i o O b r a d o r A d r o v e r , J u a n a M- S u r e d a T r u j i l l o . C O N LA C O L A B O R A C I Ó N D E LA C O N S E L L E R Í A D E S A N I D A D G O B I E R N O DE LA C O M U N I D A D A U T Ó N O M A DE L A S ISLAS DEL BALEARES Redacción: Campaner, 4 - bajos. Teléfono: 721230. 07003 P A L M A DE MALLORCA

[close]

p. 4

Impremta С?тпгу-о-е-А*~»з-а-* - с/ de sa Fira, 10 - Llucmajor Dipòsit Legal: P. M. 486-95

[close]

p. 5

MedicinaéBalear REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGÍA DE LAS ISLAS BALEARES SUMARIO Editorial Veintiún años después 5 Apunts epidemiológics de les cremades al nostre entorn Mulet i Ferragut J. F., Boya Verdes E. 7 Apendicectomía Laparoscópica ¿Puede considerarse un técnica de elección Pagan Pomar, Alberto, Garcia Sanz, Mario, SAlinas García, Ramón, Soro Gozalvez, José Antonio. 10 Valoración fisiopatológica del buceador menorquín Salvador Gestoso Gaya, Jorge Moya Riera, Alejandro Fernandez Alonso, Alonso Vidal Marcos, Antonio Cañellas Trobat. 14 Serotipaje del virus de la hepatitis C en Baleares Matilde Sedeño, Martín Mascaré, Elena Franco, Enrique Girona. 20 El mito de la infancia José María Tejerina 25 ¿Porqué el médico lo es? José Sánchez Monís 30 Original Original Original Original Humanidades Ensayo

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Editorial Veintiún años después (*) Piñana, Tesorero José M- Mulet Fiol y, Bibliotecario, Bartolomé Mestre Mestre. Esta nueva Junta se enfrentaba, entre otros retos, al muy comprometido de la celebración del II Congreso Nacional de Reales Academias de Medicina y Cirugía de España, a finales del mes de mayo de 1 9 8 1 , coincidiendo con el ciento cincuenta aniversario de la fundación de nuestra Academia. Todo esto sucedía en la entrañable sede entonces de ésta Real Academia, en la calle Morey n 8 , 1 , 2 , que era nuestro domicilio social desde el 18 de agosto de 1948, fecha en la que se firmó el contrato de alquiler por el Presidente en aquellas calendas, don José Sampol Vidal. 5 5 a El 12 de diciembre de 1978 fui elegido, por vez primera, Presidente de nuestra querida Real Academia de Medicina y Cirug í a de Palma de Mallorca. Hace ahora veintiún años. En España acababa de aprobarse la Constitución. Y, también, los Estatutos de A u t o n o m í a de Cataluña y el País Vasco. En nuestra Academia pronuncia el reglamentario discurso inaugural de 1979, el doctor Fernández Vilá; versa sobre el tema, " La lucha contra la sordera en Baleares", Ingresa, a poco, Luis Alemany Vich; lee un parlamento titulado, "Presencia del apotecari en la Sociedad Mallorquína". Le contesto. Se recibe, a su vez, como académico numerario, al doctor menorquín Nicolás Pascual Piris. Responde a su discurso la doctora Juana María Román Piñana, quien había ingresado en la Academia el 28 de febrero del año anterior. Hecho insólito, pues era la primera mujer que tenía acceso a nuestra Casa. Disertó sobre, "Subnormalidad infantil en Baleares". También le contesté yo. En aquella Junta de Gobierno de la Real A c a d e m i a de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, elegida en diciembre de 1978, amén de mi persona como Presidente y Victoriano Fernández Vilá, de Vicepresidente, continuaba Santiago Forteza Forteza de Secretario General Perpetuo; Vicesecretario y Contable, Juana María Román Durante cerca de 50 años fue nuestro hogar. Habrá que escribir, un d í a , la crónica íntima de este período inolvidable. Rememoro el modesto entresuelo de la señorial casona de la calle Morey, su rojo y recoleto salón de actos, en el que disertaron eminentes personalidades médicas, nacionales y extanjeros , entre ellas los Premios Nobel Severo Ochoa de Albornoz y Jean Dausset. Hace ahora 21 años. El pasado 16 de diciembre de 1999 fui reelegido de nuevo Presidente de esta Real A c a d e m i a de Medicina y Cirugía. En otro bien distinto local social, ubicado ahora en la antigua capilla de las Religiosas Reparadoras de Palma, en la calle Campaner n 4, en un convento que construyó, en 1924, el arquitecto Guillermo Frontera, de esquema gótico, con un solemne Salón de Actos. 2 En aquella lejana fecha de 1978 hubo un apacible releveo con el inolvidable Juan Manera Rovira quien, a su vez, había sustituido en el cargo a otro personaje memorable, Javier Garau Armet. Pronto intenté mejorar el vetusto mobiliario de la Academia, Doné a la misma la documentación de la Academia Quirúrgica Mallorquína y un cuadro del que había sido su histórico Presidente, don F e r n a n d o Weyler y Laviña. Durante el curso de 1979 se celebraron 11 sesiones científicas y fueron nombrados 7 académicos correspondientes. 5 (*) Palabras leídas por el Excmo. Sr.Dr.Dn. José María Rodríguez Tejerina con motivo de su toma de posesión como Presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca el día 18 de enero del año 2000.

[close]

p. 8

Quedan muy atrás nuestros desvelos por poder permanecer en el piso de la calle Morey, que nos reclamaba su legítimo propietario. ¡Quién se acuerda ya de aquellos dias! pero quiero invocar hoy el espíritu inmortal de los dieciocho compañeros que nos dejaron a lo largo de estos veintiún años. Recito, íntimamente, sus nombres, en devota letanía: Jaime Escalas Real, Gonzalo Aguiló Mercader, Marcial García Roglá, José Francisco Sureda Blanes, Luís Alemany Vich, José Sureda Blanes, Alfonso Miró Forteza, José Rovira Sellares, José Llobet Munné, José M a r í a Mulet Fiol, Andrés Torrens Pastor, Francisco Medina Martí, Victoriano Fernández Vilá, Pedro Aguilló Aguiló, Juan Manera Rovira, Bartolomé Mestre Mestre, Nicolás Pascual Piris y, finalmente, Bartolomé Cabrer Barbosa... V u e l v o . " Volver", como en el viejo tango argentino: "Con la frente marchita, las nieves del tiempo platearon mi sien"... Y, porqué no c o n f e s a r l o : " T e n g o m i e d o del reencuentro/ con el pasado que vuelve a enfrentarse con mi vida"... Muchas gracias José T o m á s Monserrat por tus generosas palabras de bienvenida. Tu mandato de ocho años pasará a la menuda crónica de nuestra A c a d e m i a por sus indudables logros. ¡Que Dios nos ayude a todos! 6

[close]

p. 9

Original Apunts epidemiologics de les cremades al nostre entorn Mulet i Ferragut J.F., Boya Verdós E. (*) ésser enviât a una unitat de cremats a la penînsula (Vall d'Hebrô Barcelona). Distribuera per sexe: 14 nins i 17 nines Edat: Va o s c i l l a r entre els 8 mesos i els 14 anys, distribuas en : 20 menors de 2 anys 6 entre 2 i 7 anys. 4 de 7 a 14 anys. D'un ens falta l'edat. Dels 20 primers: 8 ingressaren, 8 foren tractats a l'hospital i 4 al seu Centre de salut. Del 2n grup (6 pacients): 1 ingressat, 2 hospitalaris i 1 al seu Centre. Del grup de major edat 84 pacients) 3 ingressaren i 1 enviât al seu centre. El que no consta l'edat fou enviât al seu centre. Estacionalitat: Tots els mesos de l'any han tingut un mi'nim de 2 cremats i juny amb 5 i octubre en 4 son els mesos en mes accidentats per cremades. Lloc de producciô de l'accident Casa: 29 repartits de la segûent forma: cuina : 17. Bany: 3. Menjador: 4. Passadîs al menjador: 4. Galeria: 1. Carrer: 2. Tots dos per tub d'escap de la moto. Agent causal Liquid: 23. Café: 1, te: 1. Oli: 4. Sopa: 6. Aigua: 7. Sôlid: 8. Tub d'escap: 2. Forn: 4. Planxa: 2. Brasa o Flama: 3. Aiguarràs encès: 1. Alcohol encès:2. Quîmic: Cap Electric: Cap (Aquesta dada és de destacar). Visitats a altre centre abans de la nostra visita: si: 8 dels ambulatoris i 9 dels ingressats. De tots ells 15 venen amb informe i 2 no. No: 13. Zones anatômiques afectades Cal tenir en compte que la gran majoria de cremades son multizonals, dit aixè l'afectaciô dels nostres malalts ve reflectida a la taula (1). Introducció Les cremades son un accident fréquent a l'edat pediàtrica i considerades corn un " accident evitable" en la gran majoria de casos. La revisió de les historiés dels infants atesos al nostre servei durant un any ens permet valorar les circumstancies epidemiològiques de cara a prevenir mitjançant l'educació sanitària i la adopció de mesures adequades, per tal d'evitar les lésions i seqiieles i els costos derivats de les mateixes. Material i mètodes S'han révisât les historiés dels infants tractats a l'Hospital Son Dureta durant el période d'un any. Hom ha analitzat els paramètres: edat, sexe, Hoc de l'accident, agent causal, assistència abans de l'arribada al nostre centre. També s'analitza l'avaluació clinica de superficie corporal cremada i profunditat, zones anatòmiques, tractament fet ambulatori o ingressat, estances produïdes, i seqùeles. Résultats S'han tractât 31 malalts dels que 10 varen ingressar, 10 seguiren tractament ambulatori a l'hospital i 11 foren remesos al seu centre de salut. Dels ingressats un va (*) Servei de Cirugía Pediàtrica. Hospital Son Dureta. 7

[close]

p. 10

Les principals combinacions foren: Cara i tòrax, i cara mes extremitats. Tots els malalts ingressats tenien, curiosament, afectació de mes d'una zona anatòmica mentre que els tractats ambulatoriament, només dos, tenien afectació de mes d'una zona i entre aquests ûltims destaquen les extremitats superiors dels cremats a la cuina (brou o portes del forn). El percentatge de superficie corporal afectada ha variât del 1 % al 8 5 % i si s'ha de fer un comentari és respecta a les mans, cara, i coli que poden comportar malgrat siguin poc exteses, unes seqûeles de tipus estètic i psicologie molt importants. Els ingressats varen patir un % de superficie corporal lesionada entre el 8 5 % (1 accidentât per aiguarràs en fiâmes i évacuât a centre de cremats) i un 6% (de cara i coli en previsió de complicacions respiratòries), però el major nombre d'ingressos va èsser avaluat entre el 12 i el 16%. (6 malalts). Del grup dels ingressats: 1 malalt afectat en el 8 5 % de Superficie corporal rebé tractament de suport vital i va èsser évacuât a un centre de cremats protegit amb un embenat. Els altres reberen tractament segons les pautes del servei que podem dividir en : A) Cura húmida: Embenat serum hipertònic al 10-15% cada 12 hores alternant en : B) Cura seca: Embenat sobre crema i tulgrassum que s'aplica a la nit per millor descans del malalt. C: Cura a l'aire lliure: Sense embenat a p l i c a d o de crema de blastoestimulina i vaselina. Aquesta cura només aplicada a cara i coll, per no poder aplicar la cura húmida. Les dades dels 10 malalts es recullen a la taula (2) que demostra les circumstancies de cada infant ingressat. Corn a dades de caire epidemiologie volem fer m e n c i o de que les e s t a d e s d'aquests malalts, sense contar el traslladat (11 mesos a centre especial de cremats) han sumat: 126 dies el que representa un cost aproximat de 400.000 pessetes. A mes caldria afegir l'absentisme escolar dels malalts i el laboral dels familiars, cost que évitant l'accident no existiría. Conclusions: Les cremades han sofert un descens en el últim temps el manco en la forma de produir-se, com a conseqüencia dels canvis en els costums i tecnologies. Així els cremats per brases, han disminu'it (brases, foguerons, etc.) com també ho han fet els electrics (diferenciáis, mesures de protecció d'endolls etc.). Continúen però les cremades a la cuina (1) i per liquids calents mal protegits (cuines, bafs, banyeres) (2). Sense dubte, que els aspeetes d'educació sanitària han influït en el descens dels cremats i constatem també que les edats segueixen lligats a la fase de " descobrir" dels infants i el segon pie coincidencia va lligada a jocs esbolotats i tubs d'escap dels velomotors. El sexe masculí a les grans series (4) continua essent el mes afectat. A una sèrie curta com la nostra no és valorable el fet que hi hagi mes nines. 8 Tractament el tractament ha variât segons l'extensió, profunditat i zona anatòmica afectada. Els visitats i enviats a control als seus respectius c e n t r e s : neteja, desinfecció (povidona podada), Crema (Nitrofurazon, Sulfadiacina Arg. , Colagenasa), tulgrass o silicona, i embenat compressiu a nou malalts. O be: cura a l'aire lliure, prèvia neteja i desinfecció. Els visitats a urgèneies i després controlats ambulatoriament a l'hospital reberen el mateix tipus de tractament. Tots els malalts citats anteriorment reberen l'indicació de no destapar els embenats fins el 8è dia salvant aparició d'olor, temperatura o secreció. L'evolució d'ambdós grups pot èsser qualificada de bona ja que els remesos als seus centres, cap no va èsser retornat a nosaltres ni per complicació, ni per retard en el seu guariment, i dels controlats a l'hospital 4 reberen només una cura, 5 dos cures i 1 très cures. Presentaren tots a mes una bona i estètica cicatrització.

[close]

p. 11

Les seqüeles, sempre temibles cobren especial importancia ais infants, ja que cara i tórax son els llocs mes freqüentment afectats (5) Estam convenguts que la tasca d'educació deis pediatres i tots aquells relacionáis amb el món de l'infant ha contribuít, pero han de contribuir mes encara, juntament en les mides dictades per les administracions, a fer que el nombre de cremats a l'edat pediátrica sigui cada vegada menor. Zones anatomiques Extremitats superiors Extremitats inferiors Cara i coll Torax Esquena jaula 1 Total 18 11 9 6 1 Tp s cura iu N 2 Edat 18m. 2a. 22m 14m 16m 21m 15 m 18 m 13 m 9 a Sexe Nina Nin Nina Nin Nina Nina Nin Nina Nina Nin % 16 12 8 12 12 12 6 7 12 85 Profunditat 2n.3r 2n 2n 2n 2n 2n-3r 2n 2n 2n 2n-3r Braç Avantbraç E. I. Tronc E. S. Cara Torax Cara,braç, Torax Cara, coll. torax Cara, coll Cara, coll ma d. Cap, cara, tronc Tôt Hs A Dies ingrès 41 10 Injerts Si 2 sessions No Canvi res. No No Si 2 sessions No No Canvi res. Trasllat Alta 9 mesos 2 mesos 8 dies 21 dies 21 dies 7 mesos 19 dies 1 mes 11 dies ? Evolutiu Cicatrius OK ? OK OK Queloide Coli OK OK ? Cicatrius 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 X X X X X X X X X X X X X X X X X X X 8 4 3 27 6 14 11 1 Tau la 2 Bibliografia 1.- Elisdottir R, ludvigddon P, Einarsson O, Thorgrimsson S, Haraldson A. " Paediatric burns in Iceland, hospital admissions 1982-1995, a populations base study". Burns 1999 March; 25 (2): 149-151. 2.- Sheller JL, Thuesen B, " Scalds in children caused by Water from electrical kettles: effect of prevention throug information. Burns 1998 Aug; 24 (5): 420-424. 3.- El-badaway A.Mabrouk AR, " Epidemiology of childhood burns in the burn unit of ain Shams 9 university in Cairo. Burns 1998 Dec; 24 (8): 728.732. 4.- Ferraro A, " Epidemiologicf study of 1768 burned patients" Acta Med. Port. 1998 Mar; 11 (3): 265-269. 5.- Acton C, Nixon J, pearn J, Williams D, Leditschke F. " Facial burns in children: a series analysis with implications for resuscitation and forensic odontology". Aust Dent J" 1999 mar; 44 (1): 20-24.

[close]

p. 12

Original Apendicectomia Laparoscópica ¿Puede considerarse una técnica de elección? Pagan Pomar, Alberto (*), García Sanz, Marío(**), Salinas García, Ramón (*), Soro Gonzalvez, José Antonio (***) La aceptación de esta técnica no ha sido amplia debido a la baja morbimortalidad de la técnica clásica y al aparataje necesario para su desarrollo. Actualmente la vía laparoscópica en la cirugía de urgencia esta consiguiendo un lugar en el arsenal técnico de los cirujanos. Contribuye a la confirmación diagnóstica y ofrece las mismas ventajas que cualquier cirugía laparoscópica: menos dolor postoperatorio, una tolerancia digestiva temprana y alta hospitalaria precoz (2,3). Presentamos nuestra experiencia en la apendicitis laparoscópica y los resultados obtenidos. Pacientes y Método Entre Noviembre de 1998 a Diciembre de 1999 hemos realizado 27 apendicectomías laparoscópicas en el Hospital Universitario de son Dureta. La edad media de los pacientes fue de 28 años (rango 16-59), de los que 10 eran varones y 17 eran mujeres. La curva de aprendizaje no provocó un mayor número de reconversiones gracias a una selección adecuada de los pacientes. Inicialmente no existieron criterios de exclusión. Posteriormente se estableció la presencia de peritonitis apendicular como criterio de exclusión. Todos los pacientes reciben durante el acto quirúrgico profilaxis antibiótica con asociación de aminoglucosido y bactericida. Método quirúrgico Con el paciente en decúbito supino se inicia la c i r u g í a mediante un a b o r d a j e umbilical con la introducción de un trocar de Hasson. Se crea el neumoperitoneo a una presión intraabominal de 12 m m H G controlada automáticamente. Se introducen otros dos trocares, uno de 11 mm en línea media clavicular izquierda a la altura de la c r e s t a i l i a c a y o t r o de 5 m m suprapúbico. Tras la exploración de la cavidad y localización del apéndice el paciente se coloca en posición de Trendelemburg 10 Resumen Objetivo: Revisar nuestros resultados en la Apendicectomia laparoscópica tras un año de experiencia. Definir los tipos de apendicitis que pueden ser intervenidos por esta técnica. Pacientes y método: En 27 pacientes se realizó una apendicectomia por vía laparoscópica. Resultados: La apendicectomia blanca fue del 3 % de los casos. El tiempo de cirugía fue de 55 minutos. La reconversión a apendicectomia abierta fue del 8%. Conclusión: La apendicectomia laparoscópica es adecuada en el tratamiento de la apendicitis aguda. La peritonitis apendicular local o generalizada creemos que debe ser tratada por abordaje laparotómicc para garantizar la limpieza de la cavidad. Palabras clave: Laparoscopia de urgencia, Apendicectomia laparoscópica, Apendicitis aguda. Introducción La apendicectomia por abordaje laparoscópico fue descrita en 1982 por Semm (1). (*) Adjunto servicio de cirugía. (**) Jefe clínico servicio de cirugía. (***) Jefe de servicio de cirugía.

[close]

p. 13

y se lateraliza 1 5 hacia la izquierda. El mesoapéndice se secciona mediante un bisturí ultrasónico y la base del apéndice mediante una Endogia de 35 mm. El apén­ dice se extrae mediante un Endo-bag. El lavado de la cavidad se realiza con suero fisiológico. Datos valorados Mediante una hoja de recogida se estu­ dian los siguientes parámetros: a) Edad y sexo, b) Hallazgos clínicos, biológicos y a n a t o m o p a t o l ó g i c o s , c) Complicaciones postoperatorias, d) Tiempo quirúrgico y e) Estancia postoperatoria. Anatomía Patológica Todos los apéndices fueron realizados microscópicamente y clasificados: a) nor­ mal, cuando no existían signos de inflama­ ción aguda; b) apendicitis sin perforación (cuando el informe AP se refería a apendi­ citis flemonosa, supurada o gangrenosa) y c) apendicitis con perforación (cuando existe pues libre en cavidad). 2 Discusión La apendicectomia laparoscópica fue descrita antes que la colecistectomía lapa­ roscópica, a pesar de ello su aceptación no ha sido la misma. Los riesgos asociados a la apendicectomia clásica: infección de la herida quirúrgica en el 4 - 7 % y la formación de adherencias postoperatorias que oca­ sionan un episodio de oclusión tardía entre el 2-5% de los casos hacen poco compren­ sible esta actitud (4). Desde su descripción por S e m m han sido descritas múltiples modificaciones téc­ nicas 85-6) como variación en el número de trocares, la disección del mesoapéndice o de la base apendicular o aquellas relacio­ nadas con las innovaciones tecnológicas: instrumentos de autosutura, aparición del bisturí armónico. Pero ningún autor cues­ tiona no se cuestiona la realización de la apendicectomia por abordaje laparoscópico. Esto no implica que dicha técnica sea aconsejable en todos los casos. En las apendicitis gangrenosas o perfo­ radas existe una mayor dificultad que au­ menta cuando la localización del apéndice es retrocecal. Pudiendo ser realizada des­ de el punto de vista técnico, existe un mayor riesgo de reconversión y de complicacio­ nes mayores postoperatorias que cuestio­ narían el abordaje laparoscópico (7). El tiempo quirúrgico, factor de escasa importancia, que desde la introducción de la técnica laparoscópica se usa como refe­ rencia en la curva de aprendizaje es de 55 minutos aproximadamente. Existe una gran dificultad para realizar el lavado intraabdominal por la costosa movilización de las asas intestinales ante el riesgo de perforación. Creemos que éste factor limita el uso de la técnica ya que nosotros hemos tenido como complicación mayor la presencia de tres abscesos en D o u g l a s en p a c i e n t e s c o n p e r i t o n i t i s purulenta siendo la causa más probable un lavado deficiente de la cavidad abdominal. Actualmente realizamos una ecografía ab­ dominal en aquellos pacientes en los que se sospecha un absceso intraabdominal o 11 Resultados el tiempo de evolución, tiempo operato­ rio, inicio de tolerancia digestiva y la estan­ cia hospitalaria se presentan en la tabla 1. La Apendicectomia se realizó con éxito en 25 pacientes, precisando convertir a abordaje abierto (me Burney) en 2 pacien­ tes ( 8 % ) ; 1 paciente por sangrado de mesoapéndice y otro paciente por dificul­ tad técnica por inflamación intensa. Las complicaciones fueron: 3 abscesos intraabdominales ubicados en fondo de saco de Douglas que se presentaron en pacien­ tes con peritonitis aguda por apendicitis gangrenosa perforada que precisaron rein­ greso y drenaje transanal: Una eventración de una herida de trocar de la fosa iliaca izquierda que se reparó con anestesia lo­ cal. No ha existido infección de la herida quirúrgica en ningún caso.

[close]

p. 14

una peritonitis por el estudio clinicobiológico descartándose en ellos el abordaje laparoscópico cuando se confirma esta sospecha. Nuestro índice de reconversión a laparotomía se sitúa en el 8% de los casos, similar al de otras series revisadas a pesar de tener una experiencia reducida en la laparoscopia de urgencia (4,8,9). La curva de aprendizaje no provocó un mayor número de reconversiones gracias a una selección adecuada de los pacientes. Llama la atención la baja incidencia de infección en la herida quirúrgica, que en las series consultadas es del 0-4%(4,7,8,9) y que en la nuestra ha sido del 0%: Este descenso se debe probablemente a la extracción del apéndice bajo la protección de una bolsa de plástico que hemos usado en todos los casos. Otros autores refieren también un descenso de las complicaciones tardías como el número de obstrucciones intestinales por adherencias o de eventraciones de herida quirúrgica al realizar el abordaje laparoscópico. La estancia hospitalaria se reduce en todas las series revisadas. Nuestros resultados la sitúan en dos días. Algunos pacientes han tenido una estancia menor de 24 horas al practicar la cirugía la tarde anterior. Finalmente el mínimo traumatismo del acceso abdominal y como consecuencia sus resultados estéticos junto con la baja o nula infección de las heridas quirúrgicas deben ser valorados. Conclusión Al igual que la colelitiasis obtiene múltiples ventajas en la técnica laparoscópica, otras enfermedades podrán en el futuro beneficiarse de la cirugía m í n i m a m e n t e invasiva. Entre ellas, el tratamiento laparoscópico de la apendicitis aguda, podrá obtener sin duda beneficios en su desarrollo con un menor número de complicaciones (eventraciones, oclusiones por adherencias, infecciones de herida quirúrgica), menor sufrimiento por v í a laparoscópica en todas las apendicitis salvo gangrenosas perforadas. La limitación del abordaje se halla en la necesidad de efectuar una limpieza abundante de la c a v i d a d a b d o m i n a l en la peritonitis generalizada. Hasta que no se desarrollen nuevos materiales que faciliten la limpieza correcta y cómoda de la cavidad preferimos realizar el abordaje clásico en la peritonitis difusa. Bibliografía 1.- Semm K. endoscopic appendicec-tomy. Endoscopy 1983; 15:59-64. 2,- Saye Wb, Rives DA, Cochran EB. Laparoscopic appendicectomy: three years experience. Surg Laparosc Endose 1991; 1: 109-115. 3.- Estour E. Appendicectomie par coelioscopie. A propos d'une serie de 130 cas. Lyon Chir 1991; 1991; 87: 446-448. 4.- Planells MV, García R, Moya A y Rodero D. Apendicectomía laparoscópica frente a apendicectomía tradicional. Estudio prospectivo de 93 casos consecutivos. Cirugía Española 1994; 56: 208-213. 5.- Byrne DS, Bell G, Morrice JJ, Orr G. Technique for laparoscopic appendicectomy. Br J Surg 1992; 79: 574-575. 12 6.- Bryan LT. Laparoscopie appendicectomy: A simplified technique. j Laparoendosc Surg 1992; 2:343-350. 7.- Moya A, Rodero D, García R, García P, Galeano J, López C, Calvo V. Apendicectomía laparoscópica: ¿ tiene limitaciones en la apendicitis aguda?. Cirugía Española 1996; 59: 469472. 8.- Lujan JA, Parrilla P, Robles R, Soria V, Torralba J, Lirón R, Moreno A. Apendicectomía por laparoscopia. Indicaciones y resultados. Cirugía Española 1994; 56: 43-46. 9.- Cirugía laparoscópica en la apendicitis aguda. Resultados en una serie de 117 enfermos. Pardo JL, Domingo PD, López F, González B, Martín JG, Martín L, Vicente M, Chamorro A, Del Pozo M. Cirugía Española 1996; 59: 39-42.

[close]

p. 15

Tiempo de evolución (horas) Normal A no perforada A perforada 12 30 (12-48) 51 (24-60 Tiempo quirúrgico (min.) 50 50 (20-90) 65 (40-70) tolerancia Tolerancia digestiva (horas) 4 4 (2-12) 40 (8-72) Estancia (días) 1,7 2 (0,5-7,4) 7,8 (1,7-18) hospitalaria. Tabla 1. Tiempo de evolución, Tiempo quirúrgico, digestiva y estancia 13

[close]

Comments

no comments yet