Nosotros ahora - Diciembre 2013

 

Embed or link this publication

Description

Revista trimestral del Colegio Madrid

Popular Pages


p. 1

ahora Número cinco l diciembre 2013 COLEGIO MADRID COLEGIO MADRID Nosotros Colegio Madrid INSTITUCIÓN DE ENSEÑANZA MEXICANO-ESPAÑOLA

[close]

p. 2

Fragmentos, 1995. Antoni Tàpies 13 de diciembre de 1923 Barcelona, España. 6 de febrero de 2012 Barcelona, España. Colegio Madrid INSTITUCIÓN DE ENSEÑANZA MEXICANO-ESPAÑOLA

[close]

p. 3

Índice Editorial Rosa María Catalá Rodes .................................................... 1 Editorial Se acerca un nuevo fin de año, 2013 languidece entre las preparaciones de exámenes, hornear galletas, organizar vacaciones, engalanar de rojo y verde casas y oficinas, enviar tarjetas y reunirnos con nuestros amigos más queridos... ¿Por qué es tan importante, más allá del origen de la tradición judeo-cristiana, la celebración de un año que acaba y nuestra insistencia en depositar tanta ilusión en el que pronto va iniciar? El 31° de diciembre (lo sabemos bien) no es muy distinto al 1° de enero que sigue y sin embargo, ese pedacito de tiempo marca un lapso, un ciclo, un periodo del que todos podemos hacer balance para rebobinar la vida y planear cosas buenas, cosas mejores para nosotros, para nuestras familias, para nuestros alumnos, para nuestros colegas. Así, sin que se cierre todavía el año escolar, para Nosotros, ahora, es claro que las aportaciones a este número hablan de un quehacer que nos puede inspirar a todos para “hacer mejor” desde distintas perspectivas y con distintos propósitos a lo largo del resto del ciclo escolar. Así podríamos iniciar nuestro recorrido sideral con las bellas e inspiradoras frases de Manuel Gil para generar a nuestro alrededor “la atmósfera en que nuestros niños puedan respirar el saber que vale la pena”. Que en nuestra pasión por enseñar se siembren las semillas para que más pronto que tarde empiece a desaparecer todo indicio de indecencia y de impunidad en la vida cotidiana y en la sociedad en las que nos tocó vivir. Y si esas frases nos alientan y refrendan nuestro compromiso con la educación. A través de sus páginas este Nosotros ahora nos conduce por otros relatos de aprendizaje continuo, significativo y relevante, entregados pos Miriam Carrillo desde sus experiencias en la nasa, por Rodrigo Perujo desde las suyas en la campaña de Alfabetización y por Ana Galán a lo largo de su paso –tan rápido y tan bien aprovechado- por el Colegio. Los tres nos hablan de su descubrimiento de los aprendizajes mutuos que vamos construyendo a lo largo de nuestros encuentros con otros, -algo que no es menor- y de ahí viene la primera recomendación: Propósito 1: seguir aprendiendo siempre. Para lograr esos encuentros de aprendizaje, Lourdes Aguilar nos recuerda, a través de la autonomía que nos da la lectura, cómo logramos “vivir sueños escritos”, cuando los libros llegan a nosotros como el que nos recomienda Pedro Martín, quien indagó un poco en el quehacer de César Guerrero, -querido ex alumno- y nos cuenta de su “Pureza del Azul”. Esta y las ya esperadas recomendaciones de Lorena Stern y Rosita Zarzoza, me llevan a enunciar el Propósito 2: leer poesía y leer más de todo. En cuanto a una vida saludable no menos importantes son las recomendaciones de Rocío Landa sobre las ventajas de consumir alimentos a base de soya y las de Ana Jiménez para acordarnos que al ir de compras llevemos siempre a la mano una bolsa de tela, lo que me lleva a enunciar el Propósito 3, de dos partes: cuidar más nuestra salud y cuidar más el medio ambiente. En resumen, la mente sana que nos dan la lectura y el aprendizaje, siempre estará mejor en un cuerpo y en un planeta sanos. Y si no, preguntemos a Renata, Rodrigo y María José Colín que sintieron de cerca el rigor de la naturaleza durante las inundaciones de Acapulco, cuando Manuel e Ingrid descargaron juntos toda su furia sin pedir permiso ni clemencia a los gobiernos y lo que es peor, dañando tanto la vida de los más desprotegidos. Y bueno, por supuesto estas humildes recomendaciones no dejan de ser eso, meras ideas de lo que seguramente yo misma tendré que asumir (no sin flojera y esfuerzo, lo reconozco) a partir de muy pronto. No perdamos la ilusión de un mejor futuro, ese que ya podemos tocar con la punta de los dedos, llenémoslo de buenos deseos para la comunidad y de felicidad y crecimiento personal del 1° de enero al 31 diciembre: 365 oportunidades únicas, irrepetibles, como las páginas blancas del nuevo cuaderno. Que sea un estupendo 2014 para todos. Los cimientos del saber futuro Manuel Gil Antón................................................................... 2 Una experiencia significativa en la nasa Siempre con otro: aprender es estar dispuesto al asombro Festival de la lectura: Miriam Carrillo........................................................................ 4 Ana Galán Souto .................................................................... 5 más allá de la XXVIII Feria del Libro del Colegio Madrid Lourdes Aguilar Salas ........................................................... 6 Oikos Ana Jiménez Aparicio ........................................................... 8 En la pureza del azul, de César Guerrero: una reseña El piquete de la hormiga Pedro Martín Aguilar ............................................................ 10 Rodrigo Perujo ........................................................................ 11 ¡El puente más largo de mi vida! Un día en las carreras Claudia, Rodrigo y María José Colín Medina.................................................. 12 Ernesto Rico ............................................................................ 13 La soya como alimento potencial Yo, Vincent, pinto mi realidad Read in english Junta de Gobierno Rocío Landa ............................................................................. 14 Rosa Zarzosa López............................................................... 16 Lorena Stern ............................................................................ 16 Dr. Francisco José Barnés de Castro Presidente Lic. Jaime J. del Río Castillo Vicepresidente Dra. Alicia Martínez Dorado Secretaria Lic. Jaime Araiza Hernández, Dra. Mercedes de Agüero Servín, Dr. Juan Ignacio del Cueto Ruiz-Funes, Dr. Manuel Gil Antón, Ing. Roberto Ruiz Vilá, Ing. Juan José Russ García Vocales M. en C. Rosa María Catalá Rodes Directora General Lourdes Aguilar Salas, Ana María Jiménez Aparicio, Adriana Esteve G. Consejo Editorial Adriana Esteve G.Ernestina Loyo Diseño Cuidado editorial En portada fotos de: Laboratorio de la imagen Colegio Madrid y de Sara Fernández Massieu. Nosotros ahora es una publicación trimestral editada por el Colegio Madrid A.C., Institución Mexicana de enseñanza, integrada a la red de Centros Españoles en el Exterior, fundada en 1941 por el Exilio Republicano Español con domicilio en Puente 224, Ex Hacienda San Juan de Dios, C.P. 14387, México D.F., tel. 5673 2347 Número 5 l Diciembre 2013 Nosotros ahora v 3

[close]

p. 4

Los cimientos del saber futuro Manuel Gil Antón Asambleísta La capacidad que tiene una sociedad para conocer, criticar, argumentar y prefigurar proyectos de desarrollo común depende de las y los maestros de la escuela básica. De su labor deriva que se nos caiga la cara de vergüenza porque la mitad de la población en México padece pobreza, 80 por ciento es vulnerable y sólo dos de cada diez mexicanos están en condiciones de vida digna y sustentable: su quehacer cotidiano es antídoto contra la indiferencia. El trabajo que coordinan echa las raíces en que se finca la ciudadanía como ejercicio de derechos al que acompaña cumplir obligaciones, y también los fundamentos para generar y disfrutar novelas, cine, buenas series de televisión, así como meter el hombro y levantar al amigo o la compañera que se ha caído, o abrazar al que se nos pegue la gana sin prejuicio alguno… todo esto —y más aspectos que ahora se me escapan frente al papel en que escribo— es, en gran medida, resultado de la relación entre las y los profesores y sus compañeros de aprendizaje: los estudiantes. Es tan grande su responsabilidad e importante su labor que resulta inconcebible que no los reconozcamos como los profesionales más importantes del país. Quienes arman los cimientos del saber y la innovación futura, de la construcción de ciudadanía crítica, la solidaridad y la capacidad de disfrutar o dejarse romper la cara por el arte cuando es preciso, son las maestras y los profesores que generan, temprano en nuestras vidas, ambientes donde el aprendizaje es posible. ¿Qué es, en serio, lo que entendemos por enseñar? El oficio docente, la profesión del magisterio está orientada al logro de un proceso asombroso que consideramos, 4 v Colegio Madrid en mala hora, trivial: aprender. Por eso la pregunta que sigue es, ¿qué es aprender? En nuestros tiempos cuando se supone que la medida del saber en la escuela son las palabras pronunciadas por minuto, o la capacidad de retener información sin asidero para contestar la opción correcta en un examen de confusión múltiple, no es ocioso enfrentar la cuestión. Aprender, dicen los que saben, es contar con los elementos, las estructuras lógicas, que subyacen a cualquier acción inteligente. Y la más avanzada en términos de relacionar información para que tenga sentido es pensar. Entonces aprender es tener condiciones para pensar. Si se cuenta con esas herramientas intelectuales, la información —disponible en muchos sitios: libros, relatos, las palabras que nos comparte alguien, nuestra propia mirada e incluso el buen amigo Google o las

[close]

p. 5

enciclopedias en papel o accesibles por la red— se ubica en esos dispositivos mentales, dinámicos pues son producto de múltiples acciones, y los datos se relacionan, no se quedan ahí pasivos, aguardando que se presione una tecla que los reproduzca para repetirlos como en la grabadora. No, cuando disponemos de esas estrategias básicas que organizan un conjunto de observaciones o hechos, hay capacidad para entender un texto o una exposición, distinguir el argumento central, advertir sus bases, seguir la pista a lo que de ello se concluye, comprenderlo y, claro, el momento más importante: cuestionarlo, criticarlo. Sólo quien comprende con claridad lo que lee, escucha u observa, tiene condiciones para ponerlo en duda. La clave para saber es dudar: aprender a dudar es aprender a pensar, dijo el poeta. “Voy a la escuela”, o “ya me toca dar clase” son formas de llamar a algo que es mucho más profundo que simplemente ir o dar: en el salón, cuando lo que ocurre vale la pena, surge, brota un prodigio: se llama ambiente de aprendizaje. Procurar ese espacio en que la duda, los argumentos, la información, el intercambio y la discusión consolidan o ponen en cuestión una estructura cognitiva, para que sea sustituida por otra, más potente, es el trabajo de los y las maestras. Y la creación de estructuras cognitivas es indispensable. Las básicas, ésas que conducen a la comprensión, la síntesis, el orden de las ideas y la fuerza de la coherencia lógica son cimientos para los procesos de aprendizaje posteriores, tanto en la escuela si se sigue estudiando, como en la vida misma. Los que trabajamos luego, en los siguientes ciclos, la prepa o la universidad, podemos avanzar en el aprendizaje de y con los estudiantes porque estamos parados sobre los hombros de gigantes: los y las profesoras de la primaria y la secundaria. Lo que crean en la relación con sus alumnos, esas bases, son ineludibles para comprender teorías más complejas. Todo el conocimiento humano descansa en ese proceso al que, con tanta frecuencia, despreciamos y es el eje de la actividad de nuestros profesores al iniciar nuestra vida escolar. Me arriesgo a decir algo que otros considerarán inapropiado, pero estoy convencido: la superioridad en el prestigio, el reconocimiento social y la fama que hoy se otorga a los que tenemos doctorados, maestrías o estudios superiores es un error. Es más: los grados que obtuvimos se originan, sin remedio, en la paciencia y capacidad de nuestros maestros y profesoras de antaño para que hiciéramos propias, nuestras, las herramientas con las cuales es posible comprender los asuntos de nuestra especialidad. Sin su participación, no hay, no habría en el país y en ninguna sociedad, conocimiento avanzado, pues todo lo avanzado, por lejano que llegue, descansa, para serlo, en lo sólido de sus cimientos. De esa magnitud es la importancia de los profesores y las maestras en nuestro Madrid, en el México que se retuerce entre la esperanza, poca, y la terquedad de que la esperanza crezca. No es retórica, doy mi palabra: cimentar el saber futuro es darle simiente a lo que viene y vendrá: tienen que ser tiempos distintos. Y en ello, sin duda, importa reconocer su profesión y trabajo como cruciales para un país en que ya no se nos caiga la cara de vergüenza y la equidad crezca más que la indecencia y la impunidad. Porque junto a las estructuras cognitivas, pegadas a ellas, están las aristas de una ética que en el conocimiento, junto con los valores de la libertad, la justicia y la belleza, también encuentro la huella de su oficio generoso. Gracias. Abrazos a los, mis, nuestros y nuestras maestras. Y en buena hora todo esfuerzo para compartir, con sus colegas, los modos de acierto, error, búsqueda y senderos posibles para que brote, más bien casi siempre que nunca, ese ambiente: la atmósfera en que puede respirar el saber que vale la pena. v Nosotros ahora v 5

[close]

p. 6

Una experiencia significativa en la NASA Miriam Carrillo Profesora de Secundaria El pasado mes de julio participé en el Taller de Ciencia Lunar para educadores en el Centro de vuelo espacial Goddard de la naSa (naSa Goddard Space Flight Center), en Greenbelt, Maryland, muy cerca de Washington, D.C. Tuve la oportunidad de vivir una de las experiencias más significativas en mi vida, pues no sólo amplió y reforzó mis conocimientos sino también me mostró nuevas estrategias de la enseñanza-aprendizaje, la didáctica y la divulgación de la ciencia. Para poder asistir, tuve que cubrir ciertos requisitos, entre los cuales destacaba ser docente del área de ciencias con experiencia frente a grupo, así como justificar el impacto en mi labor docente. El día que recibí la notificación de aceptación, la emoción y los nervios me invadieron por completo ante la po- sibilidad de compartir mi experiencia académica con otros profesores de ciencias de otro país, tan distintos en cultura, idioma y formación pero con un objetivo en común: el interés y la preocupación por adquirir nuevas estrategias en la enseñanza de la ciencia. El programa abarcó el origen de la Luna, sus características, movimientos, geología, exploración y las últimas misiones espaciales. Fue impartido por tres geólogas investigadoras de la naSa y asistieron más de veinte profesores de diferentes escuelas de Estados Unidos y sólo una de México, yo del Colegio Madrid. Los contenidos se abordaron en dos sentidos; uno teórico haciendo uso de las tecnologías de la información, con videos y presentaciones, además de charlas con investigadores expertos en el tema, de la misma institución. Por otro lado, la parte práctica fue fundamental presentándose de una forma amena, divertida y lúdica con varios experimentos impactantes. Durante la visita guiada por las instalaciones de la naSa nos mostraron el diseño de los últimos telescopios espaciales, satélites y misiones de exploración espacial. El taller también animó la convivencia, las charlas con otros profesores, los contactos y las tareas a futuro. Todo este trabajo, me permitió aprender nuevas estrategias que facilitarán el diseño de otras, de manera interdisciplinaria de acuerdo con las necesidades y características de los alumnos para fomentar el gusto por la ciencia. Estoy convencida de que esta experiencia abrirá espacios para realizar trabajos de colaboración con la naSa, donde no sólo los profesores sino los estudiantes de nuestro colegio, tendrán la oportunidad de vivir una experiencia cósmica. Agradezco a todos los que hicieron posible este viaje. v El Centro de vuelo especial Goddard (CVEG) de la NASAalberga a la más grande organización de científicos, ingenieros y especialistas en tecnología que construyen naves espaciales, instrumentos y tecnología de punta para estudiar la tierra, el sol, nuestro sistema solar y el universo. Lleva el nombre del pionero estadunidense en ingeniería espacial Dr. Robert H. Goddard. Se fundó en 1959 y fue el primer complejo de vuelos espaciales. El centro Goddard y sus diversas instalaciones son fundamentales para llevar a buen término las misiones de exploración del espacio y descubrimientos científicos de la NASA.

[close]

p. 7

Siempre con otro: aprender es estar dispuesto al asombro Ana Galán Souto Alumna de CCH Y lo que veo a cada momento Es aquello que nunca antes había visto, Y me doy cuenta muy bien… Sé tener el pasmo esencial Que tiene un niño, si, al nacer, Repara de veras en su nacimiento… Me siento nacido a cada momento Para la eterna novedad del mundo… El guardador de rebaños, Alberto Caeiro (heterónimo de Fernando Pessoa) He tenido la oportunidad de jugar ambos papeles. Y digo jugar porque es un juego. Es precisamente por eso que debe tomarse con seriedad. La gente olvida jugar y pierde. Todo esto perderá sentido si no se disfruta, disfrutémoslo. Menciono ambos papeles, como si fuesen cosas distintas, interpretaciones opuestas. Pero la verdad es que todos desempeñamos ambos simultáneamente, somos grandes actores en ese caso. Como si fuese inevitable encontrarles por separado, la naturaleza de uno se entrelaza con la del otro. Pocos serán los verdaderos maestros que no se consideren alumnos. Afortunadamente uno no deja de aprender, no existe una línea divisora que marque un límite. El asombro sigue haciendo acto de presencia. Porque aprender es estar dispuesto a experimentar el asombro, “...la eterna novedad del mundo”, como diría Caeiro. Tener el coraje de ver las cosas más allá del contorno de su sombra. Pocos recuerdan el valor que se debe tener para animarse a entender las cosas de otra manera, de verlas a través de muchos lentes. Fácil sería quedarnos quietos, pero lo cierto es que somos curiosos. Y de la misma manera, el alumno es también educador. Mientras ambos individuos interactúen bajo una mentalidad dispuesta al asombro, tomarán inevitablemente ambos roles, bajo la premisa de que son entes distintos, y por ende; cuentan con experiencias diferentes. Ignorarán cosas que el otro haya tenido la oportunidad de experimentar, y viceversa. Dicho esto, menester es que el acto de comunicar ideas, de transmitir conocimiento sea compuesto de dos voces. Por un lado, claro está, es necesario obtener la satisfacción de una respuesta, aunque ésta sea el surgimiento de una nueva pregunta. Pero tal vez aún más importante es el hecho de experimentar una complicidad en el proceso de aprendizaje. Hemos mencionado ya que se requiere de coraje, la desobediencia requiere valor. Y el hombre pierde un poco el miedo si se encuentra acompañado, actuar junto con otro nos da menos miedo que actuar individualmente. Por más buenos actores que seamos, siempre nos sentimos mejor acompañados en el escenario. Eso no lo es todo. Aquellas voces serán modificadas, el intercambio provocará una transformación en ellas. Ningún ente quedará inmutable tras un verdadero intercambio, eso debemos tenerlo en claro. El proceso de aprendizaje transforma al individuo, lo transgrede, lo zarandea. Le otorga ritmo, es por eso que a veces marea. Las zonas adormecidas, toman calor. El movimiento se torna más fluido, y las articulaciones no duelen. No encuentro proceso que colme más los sentidos. Que el aprender con otro. v Ilustración: Ana Galán Souto Nosotros ahora v 7

[close]

p. 8

Festival de la lectura: más allá de la XXVIII Feria del Libro del Colegio Madrid Lourdes Aguilar Salas Unidad de Expresión Escrita y Biblioteca La lectura es un sueño escrito Emilio Jesús Aguirre Hermoso 5°D Primaria Para hacer realidad la frase ganadora de Emilio J. Aguirre de 5º de Primaria, tendremos que pensar padres y maestros qué hacemos para que nuestros alumnos e hijos hagan que la lectura se convierta en ¡un sueño escrito! Todos hemos querido que nuestros sueños gratos, fantásticos e infinitos se hagan verídicos. La lectura y los sueños no están tan lejos en sus propias dimensiones. La ficción de la lectura, a cualquier edad, nos garantiza ciertos beneficios a futuro. El placer de la lectura no se aprende en un rótulo publicitario en la calle o en un anuncio televisivo; las interacciones con las imágenes escritas, la empatía con los personajes y la visión del mundo de un escritor o escritora nos atrapan en un solo renglón o en cientos de páginas. Pero, ¿cómo hacer que la lectura durante una Feria del libro no se agote en sí misma? Las ferias del libro en nuestro país, durante la segunda mitad del siglo xx han ido creciendo conforme aumenta la gran variedad de editoriales en el mercado de los libros. Famosas son ya la Feria del Libro del Palacio de Minería (edición xxxV) la de Antropología e Historia (FlaH-xxV), la Fil Zócalo (edición xiii) y por supuesto la famosísima Feria Internacional de Guadalajara (Fil edición xxVii), con esta última sólo hay un año de diferencia con nuestra Feria del Libro del Colegio Madrid (edición xxViii). Lo anterior evidencia que la sociedad civil, así como nuestra comunidad escolar han ido a la vanguardia de las ofertas lectoras. Esto nos debe llevar a la reflexión de tres aspectos: 1. La Feria nuestra ha servido para que generaciones enteras disfruten de una posibilidad lectora similar a la de librerías pero dentro del propio Colegio, amenizando algunos días ordinarios del calendario escolar. 2. Quizá haya despertado al menos la curiosidad en aquellos pequeños lectores que no sabían qué libro llevarse a casa, y puede ser que todavía guarden ese pequeño o gran libro. 3. Nuestros alumnos y

[close]

p. 9

ex alumnos evocan las ferias pasadas con la vida infantil alegre que siempre tuvieron en el Colegio. De ahí que nos interesa resaltar que la lectura, los libros y las ferias no se agotan en su propia edición. La vida del libro acaba cuando el lector así lo decide consciente o inconscientemente. ¿Cómo podemos hacer para que el gusto por leer o adquirir un libro en verdad se convierta en un sueño escrito? Probablemente la tarea de la escuela y también de la familia es ver a la lectura en su verdadera magnitud. El leer desde pequeños nos da cierta autonomía en nuestros gustos de elección, nos permite sentir una cierta pertenencia dentro de un grupo social en el que podemos hablar “de los libros”, nos puede ayudar a reducir el nivel de tensión que genera, sin querer, la propia escuela y lo más impresionante, es que la lectura nos ayuda a hablar y posicionarnos en público. Y qué decir del acto de la escritura que también se ve privilegiado por aquellos que han pasado páginas y páginas activando una agilidad mental entre la lectura, la memoria y la fijación de imágenes, haciendo un solo universo entre el mundo del libro y sus propio mundos. Es de esta manera que las Ferias de libros, a las que podamos asistir, han de ser un medio y no un fin, para llegar a ese acercamiento cultural que nos permite la lectura. En toda Feria, más que con libros, tendremos que trabajar con la lectura, para invitar a los visitantes de todas las edades a entrar en un universo que no podemos perdernos ni de chicos ni de grandes, finalmente leer la órbita en la que gravitan nuestros propios pensamientos y sueños escritos. ¡Así esperaremos el próximo festival de la lectura! v Unidad de Expresión Escrita y Biblioteca Sala de Lectura Molinos de viento. La biblioteca es un lugar donde uno puede consultar el mundo (Michèle Petit). Nosotros ahora v 9

[close]

p. 10

Empecemos por las bolsas de plástico El interés por proteger el medio ambiente, no es algo nuevo. En la antigua Grecia y en Roma, ya existían ambientalistas preocupados por la contaminación, la suciedad en las calles de sus ciudades y la erosión de los suelos causada por el cultivo excesivo. Existen evidencias de que durante la Edad Media se dictaron leyes para proteger los bosques y para regular la cantidad de humo producido por la quema de carbón. Nuestra actual preocupación tiene su origen en la época de los sesenta del siglo xx, cuando los efectos de la Revolución Industrial ya eran evidentes en gran parte del Planeta, y empiezan a surgir una serie de movimientos ambientalistas dirigidos a llamar la atención sobre la contaminación del agua y del aire. En 1972 la Organización de las Naciones Unidas celebra en Estocolmo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. En los años subsiguientes, las actividades encaminadas a integrar el medio ambiente en los planes de desarrollo no llegaron muy lejos globalmente. La cuestión del medio ambiente sólo se abordaba en la esfera política, sin llegar a los ciudadanos, a las escuelas, a los hogares. Todos los gobiernos crearon secretarías, institutos o agencias cuya misión era solucionar esta problemática, sin embargo, la situación se fue agravando sin que nadie encontrara la manera de evitarlo: agotamiento de la capa de ozono, calentamiento de la Tierra, degradación de los bosques… Parecía que a nosotros los ciudadanos, los maestros, los niños, las amas de casa, nos quedaba poco por hacer, se percibía poco probable que si las grandes multinacionales, los organismos internacionales y los gobiernos no lograban avanzar en este plano, mucho menos se lograría con acciones pequeñas desde la casa, la oficina o la escuela. Sin embargo, es precisamente ahí 10 v Colegio Madrid en donde se generan muchas de las problemáticas de nuestro entorno, y es ahí desde donde debemos incidir para encontrar las soluciones y cambiar nuestro rumbo. Queda claro que no podemos transformar el mundo de la noche a la mañana, pero si podemos ir haciéndolo paulatinamente. Somos consumidores de productos, lo cual nos da poder sobre la economía de nuestro país y la facultad de decidir qué y cómo utilizar estos productos. Si antes de adquirirlos nos preguntamos qué tanto los necesitamos y nos decidimos a utilizarlos con moderación o a sustituirlos por otros menos riesgosos, empezaremos a causar menos daño al aire, al agua y a los ecosistemas que nos rodean. Lo que hoy proponemos aquí es dar un paso a la vez, así que, ¿qué tal que empezamos por las bolsas de plástico? Con asas o sin ellas, transparentes o de colores, grandes o pequeñas, con o sin publicidad, las bolsas de plástico inundan nuestras vidas y representan una de las mayores amenazas para la salud de nuestro planeta. También es cierto, que tienen una utilidad importante, pues casi todo lo que transportamos y empaquetamos va en bolsa de plástico. Anualmente, circulan por el mundo entre 500 mil millones y un billón de ellas. Se fabrican con polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad o de polipropileno, todos ellos polímeros de plástico no biodegradable, obtenidos de la extracción y procesamiento del petróleo (se calcula que el 5 por ciento del petróleo extraído en el mundo se utiliza en la fabricación de plásticos). Hacer una bolsa de plástico tarda sólo unos minutos. Después la utilizamos una o dos veces —sin bien nos va—. La vida útil de una bolsa de plástico ha sido calculada en 12 minutos, transcurrido este tiempo, la mayoría de ellas son desechadas sin control, causando efectos muy nocivos al medio ambiente. Oikos: del griego, lugar donde habitan

[close]

p. 11

Sociedades dedicadas a la conservación del medio ambiente alertan sobre la enorme cantidad de residuos plásticos que flotan sin control en toda la superficie de los océanos, y sobre la forma en que éstos terminan por colarse en las cadenas alimentarias, teniendo un efecto devastador en la fauna y la flora marina. Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (pnuma), entre 70 y 90 por ciento de los residuos acuáticos que se encuentran en las playas son plásticos. Solo en 2008 se produjeron casi tres toneladas y media de bolsas de plástico en toda Europa y cada año circulan 800 000 toneladas de estas bolsas en la Unión Europea (ue). Debido a la acción de las olas, de las corrientes, y del Sol, las bolsas de plástico se fragmentan en trozos minúsculos denominados microplásticos, por lo que resulta imposible retirar estos residuos del medio marino. En algunos lugares del mundo, podemos encontrar seis veces más cantidad de plástico que de plancton marino, que es la base de la cadena trófica. Otros datos sobre el efecto de las bolsas de plástico en el medio ambiente, muestran lo siguiente: v Las bolsas plásticas causan más de 100 000 muertes de tortugas marinas cada año cuando estos animales las confunden por comida. v Para la elaboración de las bolsas plásticas, cada año se liberan miles de toneladas de emisiones atmosféricas que contaminan los cielos y favorecen al efecto invernadero. v Si se prohibiera el uso de las bolsas plásticas en el Reino Unido, equivaldría a retirar cerca de 18 000 automóviles de circulación que no contaminarían más. v Muchísimo más de 500 000 millones de bolsas son usadas cada año en el planeta (algo así como 1 000 000 de bolsas por minuto), demandándose entre 60 y 100 millones de barriles de petróleo para su fabricación. v La mayoría de las bolsas plásticas necesitan 400 años para ser biodegradadas si no son más de 1.000 años para haber “desaparecido” de la faz del planeta. En nuestro país, en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 18 de agosto de 2009 se publicaron, por la Asamblea Legislativa, modificaciones a la Ley de Residuos Sólidos que prohíben a los comercios empacar las mercancías en bolsas de plástico para entregarlas a los consumidores. En el decreto correspondiente se establece que el Instituto de Ciencia y Tecnología del D.F. debe crear un programa de sustitución de plásticos en un término máximo de seis meses a partir de la entrada en vigor del decreto. Como se puede deducir, el plazo ha llegado a su fin y en los supermercados, tiendas de abarrotes, departamentales y todo tipo de comercio, se nos sigue empaquetando nuestro consumo en bolsas de plástico. Por lo tanto, lo que nos queda es actuar por nuestra cuenta, ¿cómo?, llevando, cada vez que salgamos de compras, nuestras propias bolsas, que pueden ser de plástico no desechable, de tela de algodón, de vinil, de lona, y de un sinfín de materiales que podemos utilizar una y otra vez sin causar daños a nuestro entorno. Si se calcula que cada ciudadano gasta alrededor de 250 bolsas de plástico en promedio cada año, hagamos el cálculo de cuántas puede ahorrar nuestra familia si cambiamos nuestros hábitos. No olvidar nuestra propia bolsa es una acción muy sencilla que puede contribuir en mucho a cambiar la situación de nuestro entorno, cada uno de nosotros, desde lo individual puede emprender acciones que cambien nuestro futuro y el de nuestro medio, entonces, ¿por qué no, empezamos por las bolsas de plástico? v http://www.ecoosfera.com/2010/07/la-invasion-de-las-bolsas-de-plastico-ysus-consecuencias/ http://www.un.org/spanish/conferences/cumbre&5.htm http://www.comoves.unam.mx/assets/revista/138/papel-o-plastico.pdf http://www.natura-medioambiental.com/2010/07/las-bolsas-plasticas-unaplaga-que.html Nosotros ahora v 11

[close]

p. 12

Sigamos siendo comunidad En la pureza del azul, Pedro Martín Aguilar Ex alumno de César Guerrero: una reseña refundarse un universo que antes creíamos dividido: el Eros pone Orden otra vez sobre el Caos, la luz fluye como unidad rítmica del nuevo mundo, y esa unidad, poesía, impera como un color absoluto en la paz lactante del ser. El azul, el azul de Darío, el azul de Bataille, son los horizontes sosegados a los que aspira sublimarse la estrofa de César Guerrero. Un azul tan intenso de puro, un azul librado de corrupción mundana —pero sin olvidarse de nosotros, el mundo—, adquiere el contorno idéntico de la esperanza si es logrado distribuirse con las notas precisas, con las texturas y los pasos de danza más certeros, los más humanos. Cada lector de En la pureza del azul juzgará si este viaje con sed de absoluto logra cristalizarse como una pieza a considerar dentro de la gran escalera de artistas que llevan siglos ascendiendo, escalonando nuestra memoria celeste. Por lo pronto, cabe decir que, en cualquier caso, el viaje propuesto por el poeta tiene algo muy seguro: la defensa de la integridad humana, dignidad del ser consigo, y eso, en los tiempos que corren, ya es algo que celebrar: “Y así, desde el reino/ que gobierna el espacio/ de su cuerpo/ el hombre se ha sentado/ y sonríe…”. Sigamos siendo comunidad: leamos a nuestros ex alumnos. v Una de las más grandes virtudes del Colegio Madrid es la profunda formación humanística que ofrece. En un mundo cada vez más despojado de la concordia crítica, de la calidez del factor humano, lo que nos hace falta es lo que nos enseñó esta escuela: el rescate de la deliberación entre las personas, la pureza del diálogo. No es ocioso, pues, indagar en el quehacer de los egresados del Colegio, ya que muchos de ellos luchan diariamente por estos valores, desde sus particulares frentes de batalla: “Y de pronto no soy/ sino las huellas que recojo,/ las huellas que he dejado enterradas sin saberlo,/ olvidado en la memoria de otros”. Es el caso de la poesía de César Guerrero, que, en su tercer poemario, En la pureza del azul, publicado en 2005 por Ediciones Urdimbre, da cuenta del potencial creador que tiene una individualidad en constante búsqueda de sí misma… ¿Qué es la poesía? ¿Cuál es la poesía del ser, del ser individual en contacto con el mundo?, parecen ser las líneas de pensamiento que dirigen el libro, formalizadas en una estructura de hermosa sobriedad, de depuración cromática. A la usanza de Juan Ramón Jiménez, César Guerrero se afilia a la entrañable escuela de la armonía física: poesía es, al fin y al cabo, una aproximación mágica, animista, quirúrgica, al centro oculto de la materia, hallazgo de la palabra única para enunciar el núcleo deletéreo de eso que llamamos esencia, de ese componente que hace que las cosas sean sensorialmente reales, pero, al mismo tiempo, sin desasir su sombra fantasiosa, trasfondo mineral en que el pluralismo rellena los huecos divinos donde nacen los significados. “Elasticidad que es gracia,/ unidad que es forma,/ luz/ que decanta al discurso,/ que extiende el pergamino etéreo/ de la música”, en los versos de César Guerrero puede 12 v Colegio Madrid

[close]

p. 13

El piquete de la hormiga Rodrigo Perujo Profesor de CCH Ella de quince años, él rondando los cincuenta. —¿Sabes lo qué es el amor? —preguntó el hombre de mirada sincera. Se trataba de Francisco, quien siempre a la misma hora de la tarde dejaba sus ropas de trabajo para vestirse de camisa, zapatos y pantalón de vestir, completaba el conjunto con un peinado cuidadosamente dispuesto pues en su concepto la ocasión lo merecía. —No sé, creo que no, ¿cómo saberlo? —dijo ella—. ¿Cómo se siente el amor? —Es como un piquete de hormiga. —Pero tampoco me han picado nunca las hormigas, ¿da comezón? —No. Es algo que se siente en todo el cuerpo —sentenció él. Al día siguiente, ella se acercó a uno de esos agujeros pululantes de hormigas rojas, que a su alrededor dibujan un círculo de pequeña grava gris como si fuera una tierra arrasada. Metió el dedo y entonces sintió el piquete. Eso sucedió en el municipio de Santiago de Anaya en el Valle del Mezquital, donde la gente cría cabras y ovejas, raspa los magueyes y aprovecha las escasas lluvias de temporal para levantar sus milpas. Las comunidades de Guerrero, González Ortega y Cerritos recibieron entre junio y julio pasado al grupo de Alfabetización y Educación con Adultos del Colegio Madrid. La escuela primaria Vicente Guerrero —construida en 1953 por el gobierno de Adolfo Ruiz Cortínez, de estilo modernista, con salones de altos techos y un foro al aire libre—, fue el sitio que la comunidad de Guerrero prestó para el alojamiento de los 33 alfabetizadores, coordinadores y maestros de apoyo. La Delegación Municipal, con su amplio galerón, perfecto para las asambleas comunitarias, fue el espacio académico donde las clases de alfabetización, matemáticas, historia, biología y hasta paleontología acontecían. En ocasiones, el sonido de las lecturas en voz alta, las charlas o de las muestras de asombro ante el microscopio eras sustituidas por actos colectivos donde la comunidad se encontraba a sí misma y con el grupo de alfabetizadores. Los temas y dinámicas de las actividades comunitarias eran variados, como el de “plantas medicinales” donde la chamana del pueblo hizo valer el conocimiento de sus artes. También hubo un cineclub, clases de baile, música y teatro. Un sábado, los niños arrojaron al cielo a Blue Demon y a La Parca en paracaídas haciendo experimentos de física. Incluso un día, Teófila, Francisca, Timotea y Juana, cantaron con los alfabetizadores su lejana infancia en otomí y en español. Todo ello ocurría porque ahí nadie lo sabía todo, nadie lo ignoraba todo, se aprendía a leer el mundo en el diálogo conjunto para reapropiárnoslo. Igual que cuando Elena pudo escribir por primera vez su nombre en el empastado del cuaderno que le pertenecía. v Nosotros ahora v 13

[close]

p. 14

¡El puente más largo de mi vida! Claudia, Rodrigo y María José Nuestros colaboradores de primero, tercero y quinto de Primaria, nos presentan sus experiencias, las cuales reproducimos respetando su redacción y ortografía. v Claudia Renata Colín Medina 18 de Septiembre de 2013 María José Colín Medina 18/09/13 Acapulco ¡El puente más largo de mi vida! Llevamos 5 días aquí. Los primeros 4 no paraba de llover porque una tormenta tropical, llamada “Manuel”, tocó tierra cuando llegamos, pero ¡Qué íbamos a saber! Llegamos al departamento (el 203) a desempacar y luego nos fuimos al SORIANA a comprar cosas para el día siguiente. Luego fuimos a cenar al Toks. Ro y yo descubrimos que quitaron los viejos juegos y ahora pusieron un Wii, una tele y muchos cuentos y juegos de mesa. El juego que está en el Wii es MARIOKART y Ro y yo nos estamos volviendo expertos. Salimos a nadar al día siguiente, aunque estaba lloviendo. El domingo tratamos de irnos pero la carretera estaba cerrada pues hubo deslaves. Comimos en el ITALIANNIS de GALERIAS DIANA. Luego volvimos al departamento. El lunes llamamos a los de la carretera, pero seguía cerrada. Y así hasta hoy; lo bueno es que salió el sol e hicimos una amiga llamada Antonia (de 6 años) hija de una ex compañera de la facultad de mi mamá. Como siguen las noticias nos iremos para el viernes; pero por lo menos pudimos ir al mar y a nadar. v Estamos en Acapulco Por fin SALIO LE SOL des pues de mucha lluvia Estamos yendo al Tocs y a la alberca Amiga Antonia v Rodrigo Colín Medina 18 de Septiembre de 2013 Composición Yo llegue el viernes 13 de Septiembre. Nos tardamos 6 oras en llegar después acomodamos después fuimos a la tienda cuando salimos fuimos al Toks. Al día siguiente desayunamos fuimos a nadar e isimos una amiga llamada Antonia. Después fuimos al Toks ¡Está Mario cars! 14 v Colegio Madrid

[close]

p. 15

Un día en las carreras Ernesto Rico Coordinador de Extensión y Difusión Académica El domingo 13 de octubre nos levantamos temprano. La temporada de huracanes nos da un pequeño respiro: es un día despejado, soleado, aunque se siente el fresco de las siete de la mañana. Esteban y yo nos preparamos para la carrera, colocamos cuidadosamente los números en nuestras playeras con el elegante y llamativo diseño de la Carrera Madrileña de este año en blanco, amarillo y verde (mi guardarropa ya incluye cinco playeras con los diseños anteriores: la morada, la roja, la albo-naranja del año pasado y conmemorativa de los 10 años de la carrera, entre otras). Por supuesto que no hay tráfico; los 45 minutos que hago de mi casa al Colegio Madrid los días de clase se convierten en 12 minutos contados. A las siete treinta ya están colocadas las carpas de registro de la carrera, y los puestos de fruta, jugo, sándwiches y café apenas se están acomodando. Me compro un café en el puesto de alfabetización y éste decide firmar mi playera a todo lo largo de la redondez de mi barriga. Se siente un ambiente agradable donde se combinan el típico acelere de los organizadores que tienen que ver que todo esté en su lugar y los innumerables saludos y palabras de aliento con los compañeros de trabajo, los alumnos y los ex alumnos, los padres de familia, queridos amigos todos. A las ocho comienza la carrera de cinco kilómetros y los participantes pronto forman una cada vez más larga fila, dónde los más jóvenes y atléticos van hasta el frente a un paso rápido buscando el triunfo y los menos dotados corren rezagados con igual entusiasmo ante un reto personal. En las tribunas y los costados de la pista alentamos a todos con genuina empatía. Alrededor de 20 minutos después comienzan a llegar los más veloces en una larga llegada que toma poco más de 10 minutos; todos con la satisfacción del reto cumplido, arropados por un entusiasta público que los reconoce. Esteban decide participar conmigo en la caminata de cinco kilómetros libre y no correr en su categoría de cuarto de primaria. Poco antes de las nueve una entrenadora nos ayuda a calentar mediante ligeros estiramientos. Todos listos en la línea de salida bromeamos y reímos, curándonos en salud haciendo evidentes nuestras limitaciones. Comienza la carrera recorriendo los 200 metros del lado poniente de la pista y la primera curva donde nos internamos a las instalaciones del Colegio por un costado de la Unidad Cultural y hacia la Secundaria que atravesamos de norte a sur; salimos a la explanada general de este a oeste, donde hay un puesto que amablemente nos ofrece agua; torcemos hacia el septentrión para regresar rumbo a la cancha recorriendo los patios de primaria, acabando en la recta oriental de la pista, con las gradas atiborradas y escandalosas; y finalmente la curva norte ¡Es apenas la primera de cinco vueltas! Desde el principio hago mi mejor esfuerzo, llevo preparándome desde finales de agosto en el programa piloto ¡Actívate!, de acondicionamiento físico para el personal del Colegio, que desarrolla la Coordinación de Educación Física. Sin embargo la gran mayoría me rebasa con facilidad y en la cuarta vuelta los más adelantados comienzan a “lapearme”; ¡Ánimo!, me consuelo, pensando que estoy moviendo un tonelaje bastante más significativo que los demás; al cruzar la cancha la energía se incrementa con los gritos del público. Acabo la caminata de los últimos, agotado, pero muy contento con el esfuerzo realizado y el amoroso abrazo de la comunidad del Colegio Madrid. Esteban y yo nos hidratamos, pasamos a la mesa de premiación por nuestra medalla, y nos sacamos la foto en el podio (nótese la mancha de café). El domingo empezó excelente y así seguirá todo el día gracias a la energía del ejercicio realizado y el cariño recibido. v

[close]

Comments

no comments yet