Octubre 240

 

Embed or link this publication

Description

ML 240

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

5

[close]

p. 6

Editorial Octubre 2013 Pensando en el futuro Los problemas que atraviesa el sector agropecuario argentino en estos tiempos no deberían impedirnos pensar en el futuro. Lo que el sector pueda generar en el mediano y en el largo plazo es, en gran medida, su propia responsabilidad. Los frutos seguramente los recogerán nuestros hijos. La reflexión precedente surgió en medio de una jornada que organizó por tercer año consecutivo la Regional Monte Cristo de Aapresid, de nuestra provincia de Córdoba. La misma convoca a docentes y alumnos de escuelas no agrotécnicas de la región en un intento por poner a los jóvenes en contacto con los factores de la producción y derribar muchos de los mitos que políticos y ambientalistas han construido en los últimos años. El exitoso ensayo genera en los asistentes un interés que sobrepasa las expectativas iniciales de los organizadores e invita a repetir la experiencia. Durante años nos hemos manifestado a través de estas páginas en contra de las políticas agropecuarias que la administración K nos impuso, sin dejar de destacar la responsabilidad que nos toca a cada uno de los miembros de las distintas cadenas productivas para generar los cambios que consideramos necesarios. Apostar a la capacitación es una de las herramientas que mejor respuesta genera, a pesar de que el camino es lento y requiere mucha dedicación. Diariamente escuchamos comentarios sobre nuestra actividad productiva que nos indignan por su falsedad. Muchas veces sentimos impotencia al oír por radio o televisión afirmaciones de personas que sin conocimientos ciertos sobre la materia dan por verdades absolutas. La actitud de los miembros de la Regional Monte Cristo de Aapresid y el apoyo que recibieron por parte de la Secretaría de Agricultura provincial deberían repetirse en distintos ámbitos a donde es necesario hacer docencia. La respuesta asombrada de alumnos y docentes frente a los mensajes que los técnicos transmitían no hace más que reflejar la realidad de la población en general, obligándonos a los actores principales de esta película a redoblar los esfuerzos por contar nuestra verdad. El desconocimiento genera miedo frente a un mensaje que habla de “agrotóxicos” en lugar de fitoterápicos, genera rechazo cuando habla de sojeros arriba de sus 4x4 AÑO XXIII - Nº 240 Octubre de 2013 MAR­ A­LÍQUI­ A­AGRO­ E­ UA­ IA C D PC R ISSN­1668-9224 Primera publicación agropecuaria mensual gratuita para productores del Centro del País. Marca Líquida Agropecuaria es una publicación adherida a ADEPA en lugar de agricultores recorriendo los peores caminos que se conozcan, y finalmente genera indiferencia si el mensaje habla de falta de rentabilidad en lugar de menos trabajo para la región. En la actualidad la gente dispone de múltiples medios de comunicación para informarse, los cuales provocan diariamente una verdadera tormenta de noticias cuyo volumen impide reflexionar sobre lo que se escucha o se ve. El caso de la planta de Monsanto en Malvinas Argentinas es un claro ejemplo. El simple hecho de que sea Monsanto su propietaria produjo que muchos se atemorizaran gratuitamente frente a una planta clasificadora de semillas similar a las muchas –42 actualmente– que tapizan la pampa argentina. Las resonantes causas de Barrio Ituzaingó Anexo son otro claro ejemplo del efecto que produce sobre la gente el miedo. Aún no se ha conseguido probar científicamente la correlación de los casos de cáncer con ninguna sustancia, pero como los imputados fueron condenados en primera instancia –actualmente en proceso de apelación– por no haber respetado la reglamentación vigente en cuanto a las distancias y los productos utilizados para pulverizar sus cultivos, el imaginario popular ya dio por seguro que son los responsables de numerosos casos de cáncer, en una simplificación que fue promovida intencionalmente por grupos ambientalistas. Grupos con los cuales es imposible dialogar o intentar explicaciones de ningún tipo. Frente a la realidad descripta, sólo la educación y la capacitación son herramientas efectivas para alejar a la población no involucrada en los procesos productivos del lógico miedo que generan estos temas. Paralelamente, el conocimiento de los distintos factores que conforman las cadenas productivas y su impacto en la economía general de la región, mejorarán la percepción que se tiene sobre las actividades agropecuarias. No sirve producir entre personas que sienten que están siendo contaminadas y que son engañadas respecto de la calidad de los productos que consumen. No sirve que la población perciba que los productores agropecuarios son una casta rica, poderosa e inescrupulosa que todo lo hace por su exagerado afán de lucro, tal el mensaje que se les transmitió durante los últimos años. Es indispensable cambiar esa imagen, hay que acercar a la gente para que nos conozca, para que sepa cómo se producen los alimentos que consumimos y exportamos, para que entienda cómo estas actividades económicas impactan positivamente en sus vidas. Hay que hacerlo ahora si realmente estamos pensando en el futuro. Tirada: 15.000 ejemplares Prop. Int.: Nº 5033364 Propietario: Marca­Líquida­S.A. Los­ar­í­ u­os­fir­ a­ os­no­re­le­an­ne­ e­ a­ia­ en­e­la­opi­ ión­edi­o­ial, tc l m d f j c s r m t n t r y­son­co­a­ o­a­ io­ es­ad-ho­ o­em.­La­fir­ a­edi­o­a­no­se­res­ on­ a­ l b r c n n r m t r p s bi­i­ a­por­las­opi­ io­ es­ver­i­ as­en­los­ar­í­ u­os­fir­ a­ os,­co­ o­así lz n n td tc l m d m tam­ o­ o­del­con­e­ i­ o­de­los­avi­ os­pu­ li­ i­a­ios.­Se­au­o­i­ a­la­ p c t nd s b ct r t rz re­ ro­ uc­ ión­to­al­o­par­ ial,­siem­ re­que­se­ci­e­la­fuen­e. p d c t c p t t 6

[close]

p. 7

Autores: Carlos Ghida Daza y Olga Beatriz Urquiza, Grupo Economía de la EEA INTA Marcos Juárez - economiamj@mjuarez.inta.gov.ar Cultivos de verano Agricultura Análisis de costo-beneficio en cultivos de verano En la actualidad no está definida la situación de las variables fundamentales de los mercados de granos en el hemisferio Norte. Por ello es de interés considerar la situación económica esperada, para lo cual en este informe se evalúan los resultados de los principales cultivos en el área húmeda del sudeste de Córdoba. Ante las dudas sobre los niveles de producción y stocks finales en los EE.UU., probablemente el productor tienda a optar por una alternativa que en general ha implicado menor riesgo productivo y económico-financiero, es decir el cultivo de soja. De este modo, en las primeras estimaciones del nuevo ciclo se piensa que el área de la oleaginosa –que abarcó en el ciclo 2012/13 el 67% de la superficie de los cuatro principales cultivos (soja, maíz, girasol y trigo)– aumentará en el nuevo ciclo 2013/14 un 3%, llegando a 19,5 millones de hectáreas. A la vez, la producción, que en la última campaña correspondió al 55% del total de los cultivos mencionados, se proyecta que en soja se incrementará un 8%, alcanzando los 53,5 millones de toneladas. Esta proyección, que del punto de vista productivo y económico puede ser favorable para nuestro país, no lo es si consideramos aspectos ambientales en el análisis. Evaluación económica 2013/14 En el cuadro 1 se muestran los paquetes tecnológicos Cuadro 1. Estructura del costo directo total por hectárea de implantación y protección de los cultivos (*) modales empleados por productores con maquinaria propia en los cultivos que se trabajan en siembra directa. (*) Los paquetes tecnológicos son los modales de los productores de la zona, bajo siembra directa. En trigo, maíz y soja de 1ª y 2ª surgieron de un taller con productores agropecuarios del Dto. Marcos Juárez En sorgo y girasol corresponden a la opinión de técnicos del Área Suelos y Producción Vegetal EEA INTA Marcos Juárez (Ings. Agrs. C. Galarza, V. Gudelj y P. Vallone). (1) Glifosato 4 l, atrazina 2 l, acetoclor 2 l. (2) Cipermetrina 100 cc. (3) Urea Gran. 200 kg; PDA 50 kg. (4) Glifosato 8 l, metsulfurón metil 0,1 l. (5) Cipermetrina 100 cc; clorpirifos 1 l. (6) Superfosfato simple 50 kg. (7) pyraclostrobin + epoxiconazole 500 cc. (8) Glifosato 4 l. (9) Glifosato 2,5 l, atrazina 3 l, metaloclor 1 l. (10) Clorpirifos 280 cc. (11) Urea Gran. 80 kg, PDA 40 kg. (12) Acetoclor + flurocloridona 1 l, Haloxifop R-metil 1,1 l. (13) Cipermetrina 129 cc. (14) Fosfato monoamónico 35 kg. Sobre la base de la mencionada información se elaboraron los costos directos por hectárea y por cultivo. Para ello se utilizaron los costos de labores con maquinaria propia y los precios de insumos vigentes en la primera semana de agosto del corriente año (Márgenes Agropecuarios, 2013; Agromercado, 2013) (Cuadro 2). Entre ciclos, el aumento del índice de precios mayoristas (IPIM) fue del 12,6%, por lo que el incremento real del costo directo promedio fue leve (2,9%), aunque con gran variación entre rubros. Se muestra un significativo aumento en herbicidas (por la suba del precio del principal producto del barbecho químico de la siembra directa, ya que los otros agroquími- 7

[close]

p. 8

Agricultura Cultivos de verano ciclos, el maíz continúa siendo una actividad competitiva ya que en situación de rendimientos medios presenta una leve ventaja en la proyección del 2,9% sobre soja de primera. Si a esta comparación se le agrega el aspecto ambiental, medido por el valor del balance de nutrientes, de acuerdo con Ghida Daza habría que agregar $432 por hectárea como costo neto adicional en soja, con lo que la mejora sería mayor para el cereal. Consideraciones finales Las expectativas de las primeras proyecciones de la campaña 2013/14 muestran un panorama de cierta incertidumbre sobre la evolución del mercado mundial de granos y también a nivel local, teniendo en cuenta las perspectivas climáticas neutras. Como argumento positivo se puede mencionar que a nivel local, aunque los precios esperados son menores a los de la campaña pasada, aún están, en el caso del maíz, el 13% por encima del promedio trienal y en soja el 4%. La competitividad de los cultivos de verano muestra en la actualidad similitud desde el punto de vista económico entre maíz y soja de primera, con una leve ventaja financiera de la oleaginosa. Si se tienen en cuenta consideraciones ambientales y agronómicas, y la posibilidad de hacer maíz de segunda, la opción por maíz y el doble cultivo trigo–soja de segunda deberían considerarse también eficientes. Ante la alta proporción de la producción agrícola realizada en tierra alquilada, el análisis que incorpora este costo muestra un importante incremento del riesgo económico, especialmente ante cambios de productividad, en mayor medida en maíz que en soja. Finalmente, es importante considerar la sustentabilidad agronómica y económica de la empresa rural. Para ello, con el fin de disminuir el riesgo global, se debe planificar la diversificación entre actividades para acotar el riesgo productivo y la negociación de los alquileres buscando la sustentabilidad de la empresa, para lo que se deberían considerar mayores plazos y rotaciones en los contratos. Complementariamente, aumentando el uso de seguros agrícolas y las herramientas de los mercados de futuros y opciones se asegurará un rango de precio para bajar el riesgo económico de la empresa. Cuadro 2. Costo directo total por hectárea de implantación y protección hasta cosecha, considerando maquinaria propia (en $/ha). Cuadro 3. Análisis de costo beneficio para tres niveles de rendimiento por cultivo con manejo de siembra directa. cos sólo tuvieron leves incrementos). A su vez, se observa una baja en términos reales en los costos de fertilizantes, mientras que en semillas la suba fue algo menor al aumento del índice de precios. También otro rubro con aumentos reales fue el costo de labores debido a los incrementos de los precios de maquinaria, del combustible y el salario tractorista. Seguidamente se determinaron los márgenes brutos por hectárea y por peso gastado para cada cultivo. Se utilizaron tres hipótesis de posible rendimiento según distintas condiciones climáticas para observar la variabilidad de los resultados (Cuadro 3). Calculando el promedio general de todos los márgenes de cultivos de verano se observa una baja del 11,8% en el resultado esperado 2013/14 respecto de la media del ciclo 2012/13. El comportamiento es heterogéneo según cultivo, de este modo el de mejor resultado esperado es soja de primera con una suba leve del 3,3%, mientras que el resto tiene valores negativos: soja de segunda siembra -3% y maíz -11,2%. A pesar de la baja en los resultados comparativos entre 8

[close]

p. 9



[close]

p. 10



[close]

p. 11

Autor: Ing. Agr. Enrique Seia MP Nº 325, consultor ambiental (matricula habilitante Nº 080) Desmonte Actualidad Ley de Ordenamiento Territorial, una propuesta concreta Una de las medidas que propuse fue realizar, en la localidad de Quilino una reunión de “tranqueras abiertas”, en donde se pudieron observar los pros y los contras de prácticas adecuadas e inadecuadas de intervención de la cobertura boscosa nativa en un establecimiento típico de la zona, y posteriormente se llevó a cabo la jornada técnica a gabinete en donde se abrió el debate de lo observado a campo, para luego dar paso a las arduas negociaciones que concluyeron con la ley Nº 9814. Esta reunión contó con la presencia de los distintos actores sociales e institucionales, como productores, técnicos, asesores privados, legisladores, funcionarios provinciales (Secretaría de Ambiente, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación), académicos de la Universidad Nacional de Córdoba, miembros de la Asociación de Periodistas Agropecuarios de la Provincia de Córdoba y representantes de organizaciones campesinas. También realicé una serie de propuestas técnicas a la Mesa de Enlace de CARTEZ que, en representación del sector productivo primario involucrado, solicitó a diferentes profesionales. Entre estas propuestas figuraron algunas que a la fecha aún cobran vigencia a la hora de contribuir con esta discusión de fundamental importancia. Una de ellas fue que se realizara a modo de declaración jurada ambiental periódicamente, siguiendo el método desarrollado por el ingeniero agrónomo Viglizzo, denominado Agro Eco Index, con el propósito de que cada productor de la provincia transparentara su sistema de producción, si era lo suficientemente sustentable y menos contaminante. Otra fue que en los ambientes semiárido y árido provincial en los que se realizan rolados selectivos de bajo impacto (mal llamados desmontes o desmontes selectivos), destinados a la implantación de pasturas, puesta en valor de los pastizales naturales o para la producción ganadera fundamentalmente bovina, se sistematizarán los escurrimientos hídricos con bordos de absorción a nivel de dichas superficies, en un marco de producción sustentable en cuencas de captación hídricas predeterminadas, con el propósito de: * Minimizar las pérdidas de agua por escurrimiento y aumentar la infiltración en el perfil edáfico. * Morigerar los efectos de sequía incrementando la eficiencia de cosecha de agua. * Minimizar los procesos erosivos hídricos. Con una visión más productivista que fiscalista, propuse transformar al cuerpo de inspectores ambientales (hasta el momento se subutilizaban las capacidades individuales de personal técnico de la Secretaría de Ambiente solamente para sancionar las intervenciones en los bosques por parte de los productores) en un cuerpo de “gerentes ambientales” previamente capacitados, para que puedan manejar los sistemas productivos codo a codo con extensionistas de INTA, delegados del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, asesores de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), asesores técnicos independientes, etc. Así, en lugar de restringir la participación de los inspectores a recaudar multas, lograrían evitar las 11

[close]

p. 12

Actualidad Desmonte multas originadas por inadecuados manejos ambientales, logrando maximizar la productividad del sistema. Por último, y con el propósito de volver a dotar parte de la geografía de la provincia de Córdoba con la cobertura boscosa perdida, aunque sea parcialmente, propuse la restauración de la cobertura boscosa nativa en sus tres estratos en predios fiscales (rutas nacionales y provinciales; fundos improductivos de organismos estatales como son las Fuerzas Armadas, el Ferrocarril o el INTA; remanentes de los desguaces de empresas estatales, etc.). Esta restauración debería realizarse en concomitancia con los propietarios de campos, en particular en ambientes en que hubo en tiempos pretéritos bosques, arbustales y/o pastizales nativos, y que con el devenir de las distintas etapas de crecimiento de nuestro sector agropecuario fueron siendo sustituidos por aéreas productivas, erosionándose y perdiendo de esta manera biodiversidad y capacidad productiva. Como una manera de lograr incrementar y realizar corredores de restauración entre parches de bosques nativos, propuse forestar en un ancho no menor a los 50 metros, con especies nativas en un porcentaje no menor al 90% de las especies a implantarse, excluyendo absolutamente el empleo de especies invasoras, que por ser de zonas ecológicamente distintas, son consumidoras de grandes volúmenes de agua edáfica en márgenes, linderos o perimetrales de los campos productivos tanto agrícolas como ganaderos, en la red caminera primaria, secundaria y terciaria provincial , vías férreas, canales, arroyos, ríos, etc. Y para que esta iniciativa fuera atractiva económicamente para los productores por no producir en dicha área, propuse conformar junto a entidades intermedias (como consorcios camineros, consorcios canaleros, CREA, consorcios de regantes, agrupaciones de Cambio Rural de INTA, etc.) especies de uniones transitorias de empresas (UTE), es decir uniones transitorias de productores y consorcistas, para que, sumando hectáreas restauradas con forestación por parte de los productores, y acompañados por estos tipos de organizaciones, formen una adecuada masa crítica. En este sentido se contaría con una extensa superficie, requerimiento básico para lograr la certificación de Bonos Verdes en el mercado mundial. De esta manera se podría volver a dotar de una intrincada red o tela de araña mode- Como una manera de lograr incrementar y realizar corredores de restauración entre parches de bosques nativos, propuse forestar en un ancho no menor a los 50 metros, con especies nativas en un porcentaje no menor al 90% de las especies a implantarse. lada por los caminos, rutas, vías férreas, etc., pudiendo paliar la erosión eólica, paliar la erosión hídrica y las tormentas de tierra, lograr una gran reactivación de viveros de plantas autóctonas, ocupar gran cantidad de horas hombre para toda la cadena (desde la producción de plantines, plantas, plantación y atención de las mismas), sensibilizar a la población en general acerca de otras poblaciones del interior y de la importancia de la restauración ambiental, comprometer a los productores, etc. Conclusiones Resulta indispensable que las partes interesadas comiencen a dialogar, que las autoridades gubernamentales empiecen a tomar decisiones concretas que tengan efectos positivos reales sobre los productores y la población de las zonas involucradas. Fundamentalmente, que dichas decisiones se conviertan en políticas efectivas para el mejoramiento de la condiciones productivas y del bienestar de la población en general. Todo esto de manera perentoria porque las oportunidades pasan, el tiempo corre y la gente espera. 12

[close]

p. 13

Autor: Médico veterinario Guillermo Bavera Fuente: www.produccion-animal.com.ar Cría Ganadería Vaquillonas: manejo hasta el primer entore Manejo hasta los 6 meses El período de crecimiento y desarrollo hasta los 6 meses en general no ofrece mayores dificultades. Cuando los nacimientos se producen en la época adecuada en un año normal, el ritmo de crecimiento de los terneros de razas británicas bajo nuestras condiciones de pastoreo se puede estimar en un promedio de 650 g (550 a 800 g) de aumento de peso diario (APD). Estas cifras, y las que se darán más adelante, son para rodeos de vacas británicas de un peso adulto de 430 a 500 kg (peso otoño). Se toma el peso al comienzo del otoño porque en ese momento la gestación no influye en el mismo y la vaca, ya destetada, se tiene que encontrar en buena condición corporal (CC 2,5 a 3) para entrar al invierno. Para rodeos de otras razas y/o de pesos distintos será necesario adaptar los cálculos. Considerando un peso al nacer de 30 a 35 kg, a los 6 meses (5-7 meses) tendremos un peso de 150 kg en promedio: 180 días x 650 g + 30-35 kg al nacimiento = 150 kg El ritmo de crecimiento en estos 6 meses variará fundamentalmente de acuerdo con la aptitud materna, a la condición corporal de la vaca, al tipo de pastura, a la zona y al tipo de campo, al clima de ese año, a la suplementación o no al pie de la madre, a la edad del destete y a la alimentación desde destete hasta los 6 meses (si se hizo destete precoz o anticipado). Desde el parto la vaca debe contar con alimento suficiente en calidad y cantidad para producir la leche necesaria para el desarrollo y crecimiento normales del ternero. Al contar el rodeo de cría con pasturas adecuadas, el ternero comienza precozmente a pastorear, formando su flora y fauna ruminal y disminuyendo progresivamente el grado de dependencia materna. Este pastoreo precoz también se origina cuando, por falta de alimento para la vaca, ésta no produce suficiente leche y el ternero trata, en competencia desigual y sin lograrlo, de suplir lo que la madre no le da. Por otra parte, para la reposición del rodeo se seleccionan las terneras cabeza de parición, que siempre son las más pesadas a los 6 meses, y por lo tanto tienen pesos superiores a los 150 kg promedio. El ritmo de crecimiento después de los 6 meses es muy variable. En función de estas variaciones se podrá decidir la edad del entore. Manejo para entore a los dos años El llamado entore a los dos años, por la fecha de nacimiento de las terneras y entore de las mismas, en realidad se efectúa a los 25-27 meses. Desde los 6 meses hasta el primer entore (25-27 meses) transcurren unos 20 meses promedio, es decir 600 días. En ese lapso el aumento de peso tiene que ser de 120 a 150 kg, que sumados a los 150 kg que tenían las terneras a los 6 meses, totalizan al momento del comienzo del primer 13

[close]

p. 14

Ganadería Cría Desde los 6 meses hasta el entore, la vaquillona tiene que ganar permanentemente peso. En los 8-9 meses que faltan hasta el entore, el promedio de aumento de peso diario debe estar en el orden de los 350-450 g, requiriendo para ello buenas pasturas y/o suplementación. servicio unos 270-300 kg. Es decir que deben haber alcanzado alrededor del 60-66% de su peso adulto. Esto significa que la ganancia de peso diaria promedio desde los 6 meses hasta el entore tiene que ser del orden de los 220-250 g, valor fácilmente obtenible sin forzar la alimentación en los períodos críticos normales de escasez de forraje (invierno). Un esquema de la ganancia de peso en estos 20 meses podría ser: a) Primer invierno posdestete (180 días): ganancia de 150-200 g diarios, lo que nos da 30-35 kg de aumento de peso. Una restricción más severa a esta edad no es posible, pues se corre el riesgo de dañar permanentemente el desarrollo de la vaquillona. b) Octubre-abril: acompañando la abundancia de pasturas en esos 200 días, a un ritmo de ganancia de peso promedio de 400 g diarios, se obtienen unos 80 kg más, con lo que estarían las vaquillonas en 250-260 kg. c) Segundo invierno: sin aumento de peso. d) Octubre-noviembre: 500 g diarios promedio, obteniéndose unos 30 kg más. Esto completa un total al entore en noviembrediciembre de unos 150 + 30 + 80 + 0 + 30 = 290 kg. Por lo tanto, teniendo vaquillonas de un peso de otoño de 250-260 kg, se logra entorar la totalidad de las mismas en la primavera siguiente. Éste es un esquema que se puede realizar, pero es ajustado y debe tratar de mejorarse, sobre todo en los inviernos. Hay que tener en cuenta que durante los inviernos, al no ganar peso o ganar muy poco, como la vaquillona se encuentra desarrollando, perderá estado, y si bien en primavera-verano, en buenas pasturas efectuará un aumento compensatorio de peso, no es raro que las lluvias y/o los calores se retrasen, y por lo tanto también el crecimiento de las pasturas. Es por ello que este esquema debe flexibilizarse, sobre todo en invierno, haciéndoles ganar algo más de peso. Manejo para entore a los 15 meses Para entorar las vaquillonas a los 15 meses de edad, es necesario un manejo diferente. El peso a los 6 meses tiene que ser un poco mayor, de alrededor de los 170 kg, lo que implica una ganancia diaria promedio de peso de 700-800 g: 30-35 + 180 días x 750 g = 170 kg Si las pasturas y/o la aptitud materna no es suficiente para lograr estos aumentos de peso, se deberá ayudar con una suplementación al pie de la madre o suplementación si se hace destete precoz o anticipado. Por otra parte, téngase en cuenta que para la reposición se selecciona la cabeza de parición. Desde los 6 meses hasta el entore, la vaquillona tiene que ganar permanentemente peso. En los 8-9 meses que faltan hasta el entore, el promedio de aumento de peso diario debe estar en el orden de los 350-450 g, requiriendo para ello buenas pasturas y/o suplementación. Se obtendrá alrededor de los 100 kg, con lo que llegaríamos al entore con un peso de unos 270 kg: 170 + 240-270 días x 400 g = 270 kg. Éste es un buen peso para entorar vaquillonas de 15 meses de razas británicas. Sanidad Cualquiera sea la edad elegida para hacer el primer entore, es de extrema importancia mantener el buen estado sanitario de las terneras y vaquillonas. Será necesario confeccionar un buen calendario sanitario preventivo (vacunaciones contra mancha y gangrena, brucelosis, etc., tratamientos antiparasitarios internos y externos y suplementación mineral). 14

[close]

p. 15



[close]

Comments

no comments yet