CULTIVAR EL HUMOR EN LAS ORGANIZACIONES

 

Embed or link this publication

Description

ARTÍCULO

Popular Pages


p. 1

CULTIVAR EL HUMOR EN LAS ORGANIZACIONES por Amaia Prieto y Jesús Jara _ Escuela de Payasos LOS HIJOS DE AUGUSTO www.escueladepayasosloshijosdeaugusto.es Artículo publicado en la Revista DIRIGIR PERSONAS de AEDIPE y en el Levante Mercantil Valenciano LA SEMILLA Desde hace tiempo se va consolidando la idea de que la risa y el buen humor facilitan la comunicación interpersonal y, por tanto, favorecen las relaciones en el entorno laboral. Reír es una manifestación y reacción humana que alivia el estrés y mejora la disposición personal y grupal para afrontar retos. Según el psicólogo, escritor y consultor Eduardo Jáuregui “trabajar con sentido del humor fortalece la motivación individual y colectiva, estimula la innovación y optimiza la comunicación interna”. Así pues, practicar el humor en el entorno de la empresa, favorece las relaciones y fomenta la confianza entre sus componentes, a la vez que crea las bases para desarrollar un trabajo en equipo óptimo y eficaz. Siempre refiriéndonos al tipo de humor positivo, que es el que permite reírnos sin molestar, ofender, agredir o dañar a nadie (ni siquiera a uno mismo). Reímos por timidez, por educación, por liberar tensiones, por ignorancia, por conocimiento, por nerviosismo, por no llorar, para llevarnos bien, para alcanzar objetivos, para agradar, para crear vínculos, porque sentimos el ridículo propio y ajeno, porque nos identificamos con una situación o con alguien, porque no lo podemos evitar... reímos porque somos humanos…, incluso en el ámbito laboral (aunque, en ocasiones, se nos olvida). Son muchos los trabajos científicos que corroboran los beneficios que el humor aporta en la salud, en las relaciones, en la motivación, en la resolución de problemas, en la disposición al cambio… Desde aquí, nos atrevemos a asegurar, con simple sentido común, que cualquier persona puede comprobar en sus carnes, venas, neuronas, hormonas y papilas, gustativas (o no), que con buen humor nos disponemos de una manera más relajada, animada y optimista a afrontar cualquier tarea. Tenemos muchos ejemplos en nuestro día a día para confirmar que esto es así: las labores del hogar las hacemos mejor si estamos de buen humor, cuando tenemos buen ánimo asumimos de manera óptima las responsabilidades familiares, preferimos comprar pan o fruta a alguien sonriente, nos gusta cuando alguna de nuestras amistades nos hace reír recordando anécdotas o confrontando nuestros argumentos… y, en el ámbito laboral, afrontamos mejor la jornada si se respira buen humor. Además, como muy bien dice Guillem, con 12 años de edad: “cuando la clase es divertida, se te pasa más rápido el tiempo”. Esto es algo que todo el mundo ha constatado alguna vez cuando ha estado “a gusto”, cuando se ha reído, cuando ha habido una ambiente lúdico… el tiempo se nos ha pasado volando, aunque estuviéramos trabajando. www.escueladepayasosloshijosdeaugusto.es

[close]

p. 2

LA PLANTA Desde 2002, en La Escuela de Payasos LOS HIJOS DE AUGUSTO, recibimos personas de todos los ámbitos laborales (ingenieros, dentistas, consultores, economistas, terapeutas, sanitarios, coachs, monjas, empresarios, educadoras, informáticas, humoristas, pasteleros, policías, decoradores, gestores, informáticos, doulas, comerciales…) que buscan ampliar o mejorar sus recursos personales y profesionales a través del humor. El humor nos brinda la posibilidad de distanciarnos de nosotros mismos y de nuestro entorno para tener una perspectiva diferente que nos permite abordar las situaciones adversas con un talante positivo y constructivo. El sentido del humor activa y potencia, también, el pensamiento lateral, prioritario para el desarrollo de la creatividad. La risa, la sonrisa, el humor… fortalecen la confianza que cada persona tiene en sí misma y nos permite tener una mirada fresca, abierta, nueva ante nuestro entorno y el resto de personas que nos rodean. Cuando reímos, nuestro cuerpo se revitaliza a través de la activación de endorfinas, la relajación de los músculos y de la mente, la inhibición del dolor… Cambios físicos beneficiosos y baratos, sin ninguna contraindicación médica, que previenen el estrés, el burn out (“quemazón”, para entendernos), la intolerancia a la frustración, el hastío, la depresión, la apatía, la desilusión… Esto no quiere decir que las cosas haya que tomárselas a risa siempre, pero sí quiere decir que tener un talante positivo y una mirada sonriente, (por ejemplo, la que nos permite el clown) facilita que nos tomemos la vida personal, familiar, social y también laboral de una manera constructiva y posibilitante. EL ABONO Incorporar el humor en las organizaciones supone una apuesta, pero no de las más costosas ni complicadas. Se trata de permitir y fomentar que se activen determinados estímulos y respuestas que acompañan a las personas cuando están en sociedad y quieren relacionarse con otras personas. Fomentar las relaciones cordiales entre las personas que trabajan en una organización, supone reforzar la confianza en las posibilidades de cada persona de la empresa y en las del entorno. Esto es así porque cuando reímos con alguien, establecemos vínculos emocionales, nos sentimos en cercanía, empatizamos y nos reconocemos como seres humanos que, al fin y al cabo, estamos en el mismo barco. Promover o, en ocasiones, simplemente permitir el desarrollo del sentido del humor positivo es beneficioso para las personas y para los equipos, y algunos estudios concluyen que aumenta la productividad. En todo caso, nos atrevemos a decir, por la experiencia y la evidencia que nos acompaña y los ecos que nos llegan de tantos lugares, personas y organizaciones, que “trabajar con buen humor NO baja la productividad”. El humor en las organizaciones puede ser un instrumento más, que potencie y optimice el trabajo, tanto individual como grupal. Se trata de una herramienta que podemos www.escueladepayasosloshijosdeaugusto.es

[close]

p. 3

considerar como cualquier otra: un ordenador, una grapadora, un teléfono… Tenemos que saber cómo y cuándo usarla, y aprovechar nuestro potencial humano y animal para desarrollarla. Además, consideramos que el uso del humor en las organizaciones tiene que ser bidireccional: las personas responsables de las organizaciones pueden velar por crear un ambiente cómodo, relajado, alegre, alentador a través del humor para que el resto de personas trabajadoras puedan aprovechar ese estímulo con motivación, activación, compromiso, creatividad, lealtad, implicación y agradecimiento. Cultivar el buen humor en las estructuras empresariales puede parecernos demasiado arriesgado… Quizá pensemos que “se nos va a ir de las manos”, “que nos van a perder el respeto”, “que la gente no se va a tomar el trabajo en serio”…, pero también podemos pensar como Charles Chaplin: “Vista de cerca, la vida parece una tragedia; pero vista de lejos, parece una comedia”. LOS CUIDADOS La Escuela de Payasos Los Hijos de Augusto nació hace más de diez años con el propósito de contribuir al crecimiento de la presencia del clown, y lo que representa, en nuestra sociedad. En este camino, se ha puesto en evidencia lo que el humor puede aportar, a través del payaso, en aspectos tan presentes en el mundo empresarial como la negociación, la creación, la innovación, los recursos humanos, la gestión de conflictos, los objetivos… La práctica de estos años nos hace fortalecernos en la idea de que a través del espíritu clown, con sus múltiples cualidades (autenticidad, creatividad, imaginación, ilusión, pasión, confianza, espontaneidad, acción, atrevimiento, entusiasmo, compromiso, vitalidad, sensibilidad, voluntad, honestidad, determinación, resolución, espíritu positivo…) el humor es un valor en alza en el mundo empresarial. Efectivamente, uno de los mayores transmisores del humor es el CLOWN, por lo que es uno de los mejores comunicadores que tiene la humanidad. El descubrimiento del clown supone conocer y desarrollar aspectos de nuestra personalidad aletargados por la rutina, los fracasos y la presión social. Por eso tiene tanto sentido permitirle acercarse a nuestra práctica profesional. El clown siempre está instalado en el presente, el pasado ya ocurrió y el futuro está por venir; por eso nos aporta una nueva mirada. Experimenta lo que le ocurre desde el aquí y ahora. Con su humor, activamos una novedosa forma de percibir, que permite una expresión y comunicación directa, y la incorporación de nuevas perspectivas para entender y aceptar una realidad cambiante y dinámica. Desde un punto de vista cognitivo, el humor del clown permite una reflexión alternativa sobre lo que ocurre, un procesamiento distinto de la información a través de un análisis plural que permite pensar de otra manera. Y desde ahí, impulsamos el pensamiento creativo y lateral que favorece la activación, la experimentación y la innovación, tan necesarias en las empresas del siglo XXI. www.escueladepayasosloshijosdeaugusto.es

[close]

p. 4

El clown es un experto en navegar por las emociones y en afrontar conflictos con inteligencia emocional, convirtiendo lo ordinario en extraordinario. Desde un punto de vista afectivo, el humor del clown nos ayuda a querernos más, nos permite desbloquearnos, ver la botella medio llena y ser más transigentes con los fracasos (propios y ajenos), aprendiendo de ellos. Las personas que son capaces de sacar lo bueno de cada situación, de fluir con los acontecimientos, de encontrar en la calamidad una oportunidad, asumiendo las dificultades con optimismo, son profesionales eficaces y resilientes, imprescindibles en la creación de equipos solventes en cualquier sector empresarial. El comportamiento del clown permite experimentar e incorporar nuevas formas de estar, de relacionarnos con el espacio, los objetos y las personas, desde la autoestima, para poder actuar ante determinadas situaciones con seguridad, confianza y determinación. Para enfrentar el cambio, se necesitan organizaciones que diversifiquen puntos de vista y que gestionen con entusiasmo y creatividad su potencial de adaptación e improvisación, resolución y posicionamiento. Y esto nos lleva a recordar a Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio”. LOS FRUTOS Introducir el humor en la empresa, confiar en la naturaleza humana y su potencial creativo, reír para aprender y desaprender pueden mejorar una organización sin necesidad de grandes cambios. Supone aumentar en optimismo, flexibilidad y compromiso. Es una cuestión de actitud y de convicción, se trata de apostar por una cualidad que tenemos como seres humanos y que aporta positivismo, pasión y buen ambiente. Aventurarse por el humor es una decisión que no nos asegura de inmediato que mejore nuestra cotización en bolsa, ni nuestra producción, ni nuestros ingresos… pero sí nos asegura que mejoraremos y reforzaremos nuestras personas, equipos y departamentos, y sus vínculos. Ante nuevos tiempos, nuevos retos y nuevos descubrimientos. Y, sí, claro, al final es cuestión de confiar y probar, “de si no lo veo, no lo creo”. Pues vamos a ello: ¿Qué tal si mañana compartes un chiste con alguien de tu equipo? ¿O mandas un video gracioso como postdata de un mail a alguna persona de la plantilla? ¿Qué tal si mañana te pones una nariz roja un rato? ¿Por qué no? Efectivamente, es un desafío… pero si has llegado a este punto del artículo, estás muy cerca de hacerlo posible... Prueba. Disfruta. Apasiónate. Ríe… Cuando las personas de tu alrededor (ya seas jefe o no) comprueben que apuestas por el humor, por mejorar el clima laboral, por tener una mirada nueva y optimista, sabrán que te preocupas por ellas, sabrán que ellas te importan y, sin duda, apostarán por ti. Porque, como muy bien dice Mario Moreno “Cantinflas”: “La primera obligación de todo ser humano es ser feliz; la segunda: hacer feliz a los demás” www.escueladepayasosloshijosdeaugusto.es

[close]

Comments

no comments yet