Diálogos 94

 

Embed or link this publication

Description

Revista del Departamento de Filosofía Universidad de Puerto Rico

Popular Pages


p. 1

D 2013 Año XLV Número 94 Diciembre, 2013 diálogos 1 R evista del Departamento de Filosofía Universidad de Puerto Rico SILVANA VIGNALE: Foucault actitud crítica y modo de vida ANDRÉS RODRÍGUEZ RUBIO: El cuidado de sí foucaultiano en la senectud o acercamiento a una estética de la senectud OSCAR DÁVILA: Ética, poder y educación. Paulo Freire y Michel Foucault CARLOS ROJAS OSORIO: Foucault y Heidegger FRANCISCO JOSÉ RAMOS: Michel Foucault: Memorias y Elucidaciones RAÚL DE PABLOS ESCALANTE: Pensar la tierra para recuperar el territorio: Ludwig Schajowicz y la cultura como iniciativa RESEÑAS

[close]

p. 2

D ISSN 0012-2122 Tipografía y montaje Revista Diálogos Universidad de Puerto Rico COPYRIGHT 2013 DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA FACULTAD DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

[close]

p. 3

Diálogos es la revista del Departamento de Filosofía de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico. Presidente de la Universidad de Puerto Rico Uroyoán Ramón Emeterio Walker Ramos Rectora del Recinto de Río Piedras Ethel Ríos Orlandi Decana de la Facultad de Humanidades Dra. María de los Ángeles Castro Director invitado Carlos Rojas Osorio Junta Editora Pierre Baumann Étienne Helmer Anayra Santory Jorge José Silva de Choudens Raúl de Pablos Miembros consultivos Carla Cordua Roberto Torretti

[close]

p. 4



[close]

p. 5

diálogos Revista del Departamento de Filosofía Universidad de Puerto Rico SUMARIO _______________________________________________ SILVANA VIGNALE Foucault: Actitud crítica y modo de vida ......................... 6 ANDRÉS RODRÍGUEZ RUBIO El cuidado de sí foucaultiano en la senectud o acercamiento a una estética de senectud .................................. 33 OSCAR DÁVILA Ética, poder y educación: Paulo Freire y Michel Foucault ...................................................................... 60 CARLOS ROJAS OSORIO Foucault y Heidegger ..................................................... 94 FRANCISCO JOSÉ RAMOS Michel Foucault: Memorias y Elucidaciones............... 118 RAÚL DE PABLOS ESCALANTE Pensar la tierra para recuperar el territorio: Ludwig Schajowicz y la cultura como iniciativa ................... 133 RESEÑAS Francisco José Ramos En torno al libro The remains of being ................................ 160 Carlos Rojas Osorio Carla Cordua ¿Relativismo de la verdad? ........................... 177

[close]

p. 6

NOTA EDITORIAL La presente edición de la revista Diálogos sale por primera vez en forma digital, sin eliminar la edición impresa. Este número de la revista se ha dedicado a ensayos sobre la obra de Michel Foucault, de quien próximamente se conmemora tres décadas de su fallecimiento (1984). El artículo del Dr. Francisco José Ramos no es solo un comentario erudito sobre aspectos de la obra del filósofo francés, sino sobre todo un sentido testimonio de la especial experiencia de haberlo escuchado en uno de sus cursos (1978-1979), precisamente el curso que trata de la biopolítica, tema que ha conocido amplios y profundos desarrollos posteriores en autores como Giorgio Agamben, Antonio Negri o Roberto Espósito. Se incluyen también en este número tres trabajos que reflejan la vida académica del Departamento de Filosofía del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Uno, del Dr. Raúl de Pablos Escalante, sobre la vida y obra de Ludwig Schajowicz, conmemorando una década de su fallecimiento, en actividad organizada por el Departamento; otro, del Dr. Francisco José Ramos, es una reseña de uno de los libros del profesor visitante de nuestra facultad Santiago Zabala, reseña que en realidad fue la presentación del libro del mencionado profesor, actividad organizada y promovida por el Departamento de Filosofía; finalmente, mi artículo «Foucault y Heidegger», fue una conferencia dentro de un ciclo organizado como parte de las actividades de nuestros estudiantes de filosofía. Agradezco en todo lo que vale a nuestra estudiante de filosofía Naomí Quiñones su trabajo para la edición digital y a Ruby Stella Rojas su trabajo en la diagramación. Carlos Rojas Osorio

[close]

p. 7

6 Diálogos, 94 (2013) pp. 006 D94 FOUCAULT, ACTITUD CRÍTICA Y MODO DE VIDA SILVANA P. VIGNALE1 Resumen El último de los desplazamientos de Michel Foucault, luego de su arqueología del saber y genealogía del poder, bien puede considerarse una crítica del sujeto. En esta etapa se ocupa de los modos de subjetivación o formas de actividad sobre sí mismo mediante las cuales nos constituimos en sujetos de nuestra propia existencia. Es una preocupación ética, en cuanto esa formación y transformación de sí mismo es en desobediencia de los principios de individualización del saber y del poder. La noción de «crítica» en este último periodo hace alguna referencia a Immanuel Kant, aunque Foucault la presenta como una actitud o ethos a través del cual conducirse, y que busca determinar las condiciones y posibilidades indefinidas de transformación del sujeto. Esta filosofía crítica tiene por función realizar un diagnóstico de lo que somos, una ontología de nosotros mismos. En cuanto actitud, se trata de formar una subjetividad en el pensamiento. En este sentido, los últimos trabajos de Foucault no son sólo una reflexión acerca de la manera en que los sujetos se producen y transforman, sino también la posibilidad de producirse y de transformarse a sí mismo, mediante una actitud crítica y un modo de vida. 1 Silvana P. Vignale es Profesora de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.

[close]

p. 8

2013 FOUCAULT, ACTITUD CRÍTICA Y MODO DE VIDA 7 Hacia la década del ´80, y luego de varios años de silencio, las prácticas mediante las cuales el sujeto se constituye no aparecen reducidas a las técnicas de dominación como en Vigilar y castigar o en La voluntad de saber. En escena se encuentran en su lugar las prácticas de sí mismo o técnicas de sí, mediante las cuales el sujeto se constituye a sí mismo, proceso que en el marco de sus últimos trabajos, puede denominarse como «subjetivación». Foucault, entonces, no dedica su trabajo a desentrañar qué es el sujeto; tampoco ha descripto a un sujeto que hubiere aparecido en diferentes momentos históricos, sino que más bien se ha preocupado y ocupado de los procesos mediante los cuales los seres humanos llegan a ser sujetos, es decir, por los modos de objetivación y subjetivación. Su preocupación ha girado en torno a las prácticas que los constituyen. Aún así, en esta tercera etapa de su obra, parece estar más preocupado por la posibilidad de un nuevo sujeto ético. Porque, dicho en sus palabras, no hay resistencia posible al poder si no es reinventando la relación consigo mismo. De cualquier modo, no puede entenderse esta resistencia como una mera respuesta o reacción a un tipo de formación disciplinaria de la subjetividad; ni tampoco una concatenación entre los procesos de objetivación y subjetivación, sino que en los procesos de formación de la subjetividad se darían estos modos entramados en un juego dinámico, dentro del marco de lo histórico y de la actualidad. La actitud crítica, en cuanto ethos que busca determinar las condiciones y posibilidades indefinidas de transformación del sujeto, supone un desplazamiento metodológico en el pensamiento foucaulteano. Mientras que muchas veces se ha denominado la etapa de las últimas investigaciones de Foucault como «ética», consideramos que es necesario –y mediante el criterio con el cual el mismo autor había denominado ya su arqueología del saber y

[close]

p. 9

8 SILVANA P. VIGNALE D94 su genealogía del poder– nombrar este último trabajo como una crítica del sujeto, en cuanto ya no se trata sólo de arqueología y genealogía, que manifestaban la relación entre el presente y el pasado, sino de una crítica que busca tensionar el presente con un futuro abierto en términos políticos. Esta filosofía crítica es la que permite realizar una ontología o diagnóstico del presente, que es ya y en sí mismo, parte del trabajo de su transformación. El propósito de la misma es historizar la constitución de nuestra subjetividad como posibilidad de emergencia de un nuevo sujeto ético. En una segunda parte de este escrito, no podemos sino referirnos al sujeto «Foucault» como aquél que hace en sí mismo la experiencia de su pensamiento: de lo que se trata es de formar una subjetividad en el pensamiento. Entonces, los últimos trabajos de Foucault no son sólo una reflexión acerca de la manera en que los sujetos se producen y transforman, sino también la posibilidad de producirse y de transformarse a sí mismo, mediante una actitud crítica y un modo de vida. Los últimos cursos en el Collège de France y un buen número de entrevistas, conferencias y artículos de los últimos años de trabajo de Michel Foucault nos fue legado no sólo para sorprendernos, una vez más, respecto de la ductilidad de su pensamiento, de proceder transformándose a sí mismo, sino también para finalmente ayudarnos a comprender mejor y desde una perspectiva ampliada, toda su obra. Esta producción de los últimos años nos permite una nueva problematización acerca de la subjetividad y sus modos de constitución, a la vez que nos propone pensar en la posibilidad de nuevas formas de subjetivación. Si la interpretación más reconocida de Foucault ha insistido en su trabajo arqueológico y genealógico sobre el

[close]

p. 10

2013 FOUCAULT, ACTITUD CRÍTICA Y MODO DE VIDA 9 desacierto de continuar pensando al sujeto como constituyente, a partir de 1976 puede observarse un giro en sus investigaciones, sin abandonar la idea de un sujeto constituido y atravesado por la historia. Por nuestra parte, consideramos que no se trata sólo de un cambio de enfoque y de periodos respecto del trabajo que había realizado hasta La voluntad de saber. Aparece en sus nuevos trabajos la necesidad de realizar la pregunta de modo situado, desde el propio presente del cual forma parte, acompañado del cuidado de cierta actitud filosófica, cuidado relativo también a cierto aspecto biográfico. Si bien Foucault desconfió en algún momento de la figura del autor, es necesario decir también que su filosofía no deja de desarrollarse en el interior de una búsqueda relativa a los propios laberintos del pensamiento, que en su caso, son los que elaboran las experiencias de la propia vida, que la gestan y transforman. De modo que en sus últimas investigaciones, la reflexión de Foucault se dirige a un plano de la subjetivación relativo al aspecto de sí mismo que interviene de modo activo en la constitución de la subjetividad. Este plano «ético» no es abordado por Foucault como una mera curiosidad teórica –algo que no puede reprochársele en ningún caso–, sino a partir de una inquietud política vinculada a la actualidad, que supone no tanto responder a la pregunta kantiana del tipo «quiénes somos en este momento», sino a otra diferente: «siendo hoy los que somos, ¿qué debemos hacer de nosotros mismos?», para lo cual se hace necesario realizar un diagnóstico del presente que sirva para su transformación. Es una pregunta que ante todo indaga por las condiciones y posibilidades de formación y transformación del sujeto por sí mismo, si asumimos que existe primero –desde el punto de vista lógico– una formación y transformación del sujeto por aquello que Foucault denominó «dispositivos de poder», que

[close]

p. 11

10 SILVANA P. VIGNALE D94 producen al sujeto en su identidad e individualidad. Sin abandonar los aspectos arqueológicos y genealógicos, esta pregunta, además, manifiesta una inquietud ético-política por la actualidad que tensiona el pasado, el presente y el por-venir. Esto último en el marco de la tarea que le es propia a la filosofía, y que lejos de ser aquella que alza su vuelo al atardecer, se encuentra anclada en la actualidad, e indagando desde el punto de vista político sobre la propia subjetividad. A lo largo de su obra, y en ejercicio de un escepticismo sistemático hacia todos los universales antropológicos, Foucault habla siempre de sujetos empíricos, atravesados por la historia y constituidos en su interior. Su reflexión sobre la constitución del sujeto no es un mero ejercicio especulativo, en la medida en que parte de un estudio de las prácticas que constituyen a los sujetos como tales. Y si bien a lo largo de su trabajo se ha ocupado de ver cómo el sujeto se constituye en orden al saber –al modo en que ha sido objetivado por las ciencias humanas–, y en orden a prácticas sociales que le condicionan en tanto que normas «exteriores» a las que está sujeto, su reflexión no ha dado respuesta a cómo salir de la sujeción, o cómo emancipar un sujeto que se encontraría en situación de opresión o dominación. Esto en parte por su propia concepción del poder, que va a contrapelo de una concepción vertical en términos de dominación y opresión, de forma que no se trata tanto de emancipación como de libertad. Por otra parte, es consecuente con su posicionamiento como intelectual, cuyo rol dice no ser el de legislar lo que debe hacerse, sino el de realizar un diagnóstico. La transformación, piensa Foucault, a nivel político, vendrá dada por las masas, que no necesitan un portavoz. Sin embargo, entiende que es desde el punto de vista ético y político que puede producirse una transformación en los modos de subjetivación.

[close]

p. 12

2013 FOUCAULT, ACTITUD CRÍTICA Y MODO DE VIDA 11 La crítica, un desplazamiento metodológico Entre 1976 y 1984 Foucault no publicó ningún libro desobedeciendo compromisos editoriales que había tomado y al propio proyecto que se había trazado. El proyecto original de Historia de la sexualidad constaría de seis tomos. Luego de ser editado en 1976 el primero de ellos, La voluntad de saber, no vuelve a editar hasta 1984, con la aparición de los tomos II y III, que corrige antes de que lo alcance la muerte. El uso de los placeres y La inquietud de sí revelan un giro en sus investigaciones. El sigilo fue convirtiéndose en una nueva escritura, en una nueva experiencia de sí mismo, en una nueva formulación sobre la función de la filosofía. Aunque se trató de un silencio relativo, en la medida en que proliferaron por aquellos años una buena cantidad de ensayos, artículos en revistas, conferencias, entrevistas y especialmente los cursos dictados en el Collège de France. En este periodo realiza un desplazamiento –además de los ya mencionados– en cuanto a su relación con la historia. Hay una tercera figura, que ya no es la arqueología ni la genealogía, sino la crítica, que nos obliga a revisar la relación de Foucault con la historia. Esta noción de «crítica» es pensada por Foucault como una cierta actitud, y si bien se vincula a la tradicional noción de crítica kantiana, también se desplaza de la misma. Foucault busca una filosofía crítica «que no determine las condiciones y los límites de un conocimiento del objeto sino las condiciones y posibilidades indefinidas de transformación del sujeto». Se trata «de realizar una historia de lo que hemos hecho que es, al mismo tiempo un análisis de lo que somos; un análisis teórico que tenga un sentido político; me refiero a un análisis que tenga sentido para lo que queremos aceptar, rechazar, cambiar de nosotros mismos en nuestra actualidad» (FOUCAULT, 2001: 497).

[close]

p. 13

12 SILVANA P. VIGNALE D94 De modo que entre los desplazamientos en sus últimos trabajos se encuentra el pasaje de una genealogía del poder a una crítica del sujeto. Pero atendamos la cuestión de la crítica. Foucault se ocupa en tres momentos específicos acerca de la crítica, y lo hace mediante el análisis del texto de Immanuel Kant «¿Qué es la Ilustración?». Con ello se dirige a problematizar el vínculo entre la interrogación filosófica por el presente del que se forma parte, el modo de ser histórico y la constitución de sí mismo. El primero es una conferencia en 1978, en la Société Française de Philosophie. El segundo es en 1983, en el Collège de France, en la clase introductoria del curso El gobierno de sí y de los otros. El tercero, en 1984, aparece en un volumen en Estados Unidos, bajo la dirección de Paul Rabinow. En los tres, la crítica es caracterizada bajo la forma de una actitud, y muestra una cierta relación con la historia que difiere del modo en que Foucault ha procedido en su trabajo hasta el momento. Mientras su trabajo ha sido historizar los acontecimientos, objetos y conceptos, es decir, hacer una historia de los sistemas de pensamiento, la crítica se presenta como una actitud que puede encontrarse en diferentes momentos históricos, es decir, bajo una especie de transhistoricidad. Esta nueva filosofía crítica y análisis histórico con sentido político es aquello que Foucault denomina como una «ontología del presente» u «ontología de nosotros mismos», tal como es señalado en el curso de El gobierno de sí y de los otros. Antes de entrar completamente en el análisis de la parrhesia, que será central en ese curso, Foucault dedica la primera clase a analizar Was ist Aufklärung? de Kant, en cuanto abarca para Foucault la relación entre el gobierno de sí y el de los otros. Analiza la definición de Ilustración, uso público y minoría de edad, y muestra también las

[close]

p. 14

2013 FOUCAULT, ACTITUD CRÍTICA Y MODO DE VIDA 13 contradicciones en las cuales recae el mismo Kant hacia el final del escrito. Este texto es de interés para Foucault porque aparece con él una nueva cuestión en el campo de la filosofía: la cuestión concerniente a la historia. Lo que aparece por primera vez es la pregunta por la actualidad, por la pertenencia a un presente, y el modo en que el individuo mismo que habla, en cuanto pensador, en cuanto filósofo, forma parte de ese presente y constituye un «nosotros». De este modo, la filosofía en el discurso de la modernidad aparece con otro matiz, como interrogación del sentido filosófico de la actualidad, como interrogación por parte de éste, de ese «nosotros» del que él forma parte y con respecto al cual tiene que situarse. Con lo cual Foucault niega a inscribirse en una tradición kantiana que va en pos de una analítica de la verdad (que tiene por fin establecer reglas universales a fin de prevenir las desviaciones de una razón dominadora), para sí optar por lo que denomina una «ontología del presente», es decir, provocar el presente a partir de un «diagnóstico de lo que somos». El texto de la Ilustración, según Foucault, significa para la filosofía una manera determinada de tomar conciencia, a través de la crítica de la Aufklärung, de los problemas que eran de la Antigüedad, los de la parrhesia, y que van a resurgir en los siglos XVI y XVII y a tomar conciencia de sí mismos en la Ilustración. De este modo, Foucault habla de una filosofía que no tiene un origen radical, sino recomienzos y de una actitud crítica que se encuentra presente en distintos momentos históricos. En cuanto a aquél «nosotros», en una entrevista realizada en mayo de 1984, Foucault señala que los problemas que pueden ser elaborados a partir de experiencias como la locura, el crimen o la sexualidad, no suponen un «nosotros», o al menos, no debe ser previo a la cuestión, sino «elaborando la cuestión, hacer posible la formulación futura de un «nosotros»». «No puede ser sino el

[close]

p. 15

14 SILVANA P. VIGNALE D94 resultado –y el resultado necesariamente provisional– de la cuestión tal como se plantea en los términos nuevos que ésta se formula» (FOUCAULT, 2010, 994). Esto comprueba el íntimo vínculo entre la actitud crítica, el diagnóstico del presente y la necesidad de emergencia de un nuevo sujeto, o mejor, de nuevas formas de subjetivación, de una nueva experiencia de sí mismo. Trasformaciones de nosotros mismos por nosotros mismos, que no señalan solamente la dimensión de la individualidad, sino la dimensión social, aquella mediante la cual podemos constituir un futuro y siempre provisional «nosotros», «nosotros» que nos reúne a partir de los problemas que podemos plantear a la política, desde la relectura histórica del pasado, que nos hace un presente diferente. De la misma manera, esta expresión «hacer posible la formulación futura de un «nosotros»», señala como carácter de la crítica un futuro abierto, una reflexión que lejos de prescribir un deber-ser en torno a lo político, abre espacios de inquietud y cuestionamiento, que pueden a su vez constituir un «nosotros». Aunque de ese «nosotros» no pueda aún decirse nada. Y la reflexión se dirija al horizonte de la incertidumbre, y en esto radica la diferencia en la relación con la historia respecto de la arqueología y la genealogía, que miran, desde el presente, el pasado. Volviendo a la novedad que introduce para Foucault el texto de Kant, ésta reside en que es una reflexión sobre el hoy como diferencia en la historia y como motivo para una tarea filosófica particular; cuestión que bien puede llamarse «actitud de modernidad». Dice: «Con respecto al texto de Kant, me pregunto si no se puede considerar la modernidad más bien como una actitud que como un período de la historia. Por actitud quiero decir un

[close]

Comments

no comments yet