Directorio de los sacramentos de la Iniciación Cristiana

 

Embed or link this publication

Description

DDSIC

Popular Pages


p. 1

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA Valladolid Archidiócesis

[close]

p. 2

Diócesis de Valladolid 2013 Foto de portada: Pila bautismal de la Iglesia parroquial del Santísimo Salvador, en Valladolid. En el año 1390 fue bautizado en ella san Pedro Regalado, patrón de la ciudad de Valladolid. —2—

[close]

p. 3

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA Publicación de la Archidiócesis de Valladolid 15 de noviembre de 2013 Fiesta de santa Teresa de Jesús, patrona de la provincia eclesiástica de Valladolid Impreso en Imprenta MAAS Maquetación: EdA (Delegación Diocesana de MCS) —3—

[close]

p. 4

Diócesis de Valladolid 2013 —4—

[close]

p. 5

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA ÍNDICE PRESENTACIÓN .................................................................... 7 INTRODUCCIÓN ................................................................ 11 Parte primera LA INICIACIÓN QUE COMIENZA CON EL BAUTISMO DE PÁRVULOS. 21 1º Itinerario: BAUTISMO-EUCARISTÍA-CONFIRMACIÓN ............... 23 (sin interrupción en su proceso de Iniciación) A. BAUTISMO DE PÁRVULOS o INFANTES ......... 23 B. LA PRIMERA COMUNIÓN .............................. 32 C. LA CONFIRMACIÓN ...................................... 38 Niños que, tras la 1ª comunión, continúan su catequesis hasta la Confirmación. Iniciación a la participación en la Eucaristía 2º Itinerario: CONFIRMACIÓN DE ADOLESCENTES Y JÓVENES .... 44 3º Itinerario: CONFIRMACIÓN DE ADULTOS .................................. 48 Parte segunda LA INICIACIÓN DE PERSONAS NO BAUTIZADAS DE PÁRVULOS. 53 4º Itinerario: INICIACIÓN CRISTIANA DE ADULTOS....................... 55 5º Itinerario: INICIACIÓN DE LOS NIÑOS EN EDAD ESCOLAR ....... 61 —5—

[close]

p. 6

Diócesis de Valladolid 2013 —6—

[close]

p. 7

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA E l Concilio Vaticano II, a través de la Constitución Sacrosantum Concilium, restauró el catecumenado e impulsó la revisión de los rituales de los sacramentos. Fruto también del Concilio fue la reforma del Código de Derecho Canónico que regula, en lo fundamental, todo lo relativo a la pastoral sacramental. Desde esas dos referencias básicas, nuestra Diócesis elaboró un Directorio para favorecer la mejor aplicación práctica de la normativa referida y asegurar unas directrices comunes en las nuevas circunstancias sociales y pastorales. Así, después de más de un año de reflexión en todos los arciprestazgos y delegaciones y consejos diocesanos implicados, el Sr. Arzobispo D. José Delicado Baeza promulgó el “Directorio diocesano de los sacramentos de Iniciación cristiana” el 8 de septiembre de 1986. Quince años después, el Plan pastoral diocesano del trienio 2000-2003 pedía “revisar y adaptar los directorios de los sacramentos en clave de misión”. Así se hace y el Sr. Arzobispo promulga esta revisión el 8 de septiembre de 2001, texto que mantiene la estructura y el contenido esencial del primer Directorio, con un acento en la dimensión misionera y urgiendo la aplicación de las directrices comunes por parte de todos. En los primeros años de este siglo empiezan a aparecer algunos adultos que solicitan el bautismo, niños que son presentados a la preparación para la primera Comunión sin estar bautizados y centenares de novios que sin estar confirmados quieren celebrar el Sacramento del matrimonio. Ante estas nuevas situaciones, por una —7—

[close]

p. 8

Diócesis de Valladolid 2013 parte, el Sr. Arzobispo D. Braulio Rodríguez Plaza instaura en la Diócesis el catecumenado por Decreto de 25 de julio de 2006, y por otra, el Consejo del Presbiterio de 11 de junio de 2007 propone unos criterios respecto a la Confirmación de adultos y bautismo de niños en edad escolar. Ninguna de estas nuevas situaciones se contemplaban en el Directorio entonces vigente. Los asuntos citados y los desafíos que en la transmisión de la fe suscitan las nuevas circunstancias de la familia y la sociedad españolas, urgen la puesta en marcha de una reflexión compartida con las Diócesis vecinas de Iglesia en Castilla en los Encuentros de arciprestes de Villagarcía de los años 2007, 2008 y 2009. A partir de la experiencia diocesana y de las conclusiones de los Encuentros de Villagarcía, el Plan de Pastoral 2008-2012 recomienda la redacción de un nuevo Directorio de Iniciación cristiana; en junio de 2009 D. Braulio presenta un borrador para comenzar el trabajo de elaboración del mismo. Su traslado a Toledo, con la consiguiente sede vacante, hace que el estudio del mismo no comience hasta el año 2012. Para este trabajo contamos con el borrador existente como punto de partida. El Consejo del Presbiterio de 17 de diciembre de 2012 recoge las aportaciones de los arciprestazgos y encarga a un equipo la redacción de un nuevo borrador. Éste es trabajado de nuevo en los arciprestazgos y se avanza en el discernimiento en la reunión del Consejo presbiteral de 13 de abril de 2013. En este momento son consultados también los responsables de la Escuela católica en nuestra Diócesis y el recién constituido Consejo Pastoral Diocesano; con —8—

[close]

p. 9

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA estas aportaciones y las recibidas de los arciprestazgos, el Consejo del Presbiterio de 17 de junio elabora un texto final con el encargo de que, perfilado por la Comisión Permanente del mismo, se ofrezca al Sr. Arzobispo para su promulgación. La elaboración del Directorio que ahora se promulga ha sido un ejercicio de discernimiento para realizar, del mejor modo posible, la relación entre la fidelidad al don recibido a través de los sacramentos, instituidos por el Señor y confiados a la Iglesia, y la novedad de nuestra época. La colaboración es indispensable también ahora en su aplicación. Confiamos que la puesta en práctica de las orientaciones y normas contenidas en el Directorio será una ayuda valiosa para la nueva evangelización. Pido a todos los presbíteros, diáconos, religiosos y religiosas, catequistas y padres de familia un esfuerzo concertado para iniciar a las nuevas generaciones en la fe, en los sacramentos, en el seguimiento del Señor y en la oración. Mírenos a María, nuestra Madre, para abrirnos como ella a la acción del Espíritu Santo. Invoquémosla, para que con su mediación llevemos a cabo esta maternal misión de la Iglesia. Valladolid, 15 de octubre de 2013, fiesta de Santa Teresa de Jesús en el año de la fe. Ricardo, Arzobispo de Valladolid —9—

[close]

p. 10

Diócesis de Valladolid 2013 — 10 —

[close]

p. 11

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA INTRODUCCIÓN I. Don de Dios y respuesta del hombre. La Iniciación cristiana es iniciativa de Dios, por la mediación de la Iglesia, y pide la libre respuesta del hombre. La Iglesia realiza esta mediación maternal a través de personas, en lugares y con acciones diversas: a. El Obispo, los presbíteros, los diáconos, los padres, los catequistas y padrinos, con la fuerza de la Palabra de Dios y del Espíritu Santo, son verdaderos iniciadores en la fe. b. La Iglesia de Dios, presente en la Iglesia particular o Diócesis, inicia a la fe en lugares como: - la parroquia, donde actúan las realidades esenciales de la Iglesia de Cristo: Palabra de Dios, Eucaristía y los demás sacramentos, la oración, la caridad, el ministerio ordenado y la misión; - la familia cristiana, cuya vida misma, si está radicada en el Señor, se hace itinerario vivo de iniciación a la fe; - la Acción Católica, asociaciones, cofradías, movimientos y comunidades que son espacios propicios para el crecimiento de la fe y el testimonio público del creyente en la sociedad; - la escuela católica y la enseñanza religiosa escolar que, colaborando con los planes — 11 —

[close]

p. 12

Diócesis de Valladolid 2013 diocesanos, son lugares relevantes formación humana y cristiana. de c. La Iglesia realiza, además, para la Iniciación cristiana dos acciones esenciales y unidas entre si: la catequesis y la liturgia. - La catequesis prepara para la celebración de los sacramentos de la fe, los cuales “no solo la suponen, también la fortalecen, la alimentan y la expresan con palabras y acciones” 1. - Y la liturgia, obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, transmite eficazmente el don de Dios. Los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía constituyen la iniciación junto con las celebraciones de la Palabra y los escrutinios. Además, inspira una forma necesaria de catequesis, llamada mistagógica, que introduce al Misterio de Cristo, procediendo de lo visible a lo invisible, del signo al significado, de los ´Sacramentos´ a los ´Misterios´ 2. II. Los sacramentos de la Iniciación cristiana. “Por los sacramentos de la Iniciación cristiana, Bautismo, Confirmación y Eucaristía, los hombres libres del poder de las tinieblas, muertos, sepultados y resucitados con Cristo, reciben el Espíritu de hijos de adopción y celebran el memorial de la muerte y 1 2 SC 59. Cf. IC nº 32 y ss. — 12 —

[close]

p. 13

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA resurrección del Señor con todo el pueblo de Dios.” (AG 14) En efecto, incorporados a Cristo por el Bautismo, constituyen el pueblo de Dios, reciben el perdón de todos sus pecados y pasan de la condición humana en que nacen como hijos del primer Adán al estado de los hijos adoptivos, convertidos en nueva criatura por el agua y el Espíritu Santo. Por esto se llaman y son hijos de Dios. Marcados luego en la Confirmación por el don del Espíritu, son más perfectamente configurados con el Señor y llenos del Espíritu Santo, a fin de que, dando testimonio de él ante el mundo, cooperen a la expansión y dilatación del Cuerpo de Cristo para llevarlo cuanto antes a su plenitud. (AG 36) Finalmente, participando en la asamblea eucarística, comen la carne del Hijo del hombre y beben su sangre, a fin de recibir la vida eterna y expresar la unidad del pueblo de Dios; y, ofreciéndose a sí mismos con Cristo, contribuyen al sacrificio universal, en el cual se ofrece a Dios, a través del Sumo Sacerdote, toda la ciudad redimida; y piden que, por una efusión más plena del Espíritu Santo, llegue todo el género humano a la unidad de la familia de Dios. Por tanto, los tres sacramentos de la Iniciación cristiana se ordenan entre sí para llevar a su pleno desarrollo a los fieles, que ejercen la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo” 3. 3 RICA 2; Cf. Misal Romano, Prefacio de la celebración de la Confirmación. — 13 —

[close]

p. 14

Diócesis de Valladolid 2013 III. La actual situación cultural y social nos pide un nuevo impulso evangelizador. La situación cultural y social que desde hace años venimos experimentando es tan nueva y con cambios tan profundos, que quizá aún no percibimos plenamente sus desafíos a la fe y a la misión de la Iglesia. La secularización, la indiferencia religiosa y el cansancio de la fe vienen impregnando nuestro ambiente, que se vuelve así poco propicio para la Iniciación cristiana: - Nuestra Iglesia sigue engendrando y educando nuevos hijos de Dios. Pero esta función maternal se resiente de limitaciones provenientes de la falta de vigor en la fe, en el sentido eclesial y misionero de las propias comunidades cristianas y también del ámbito de las familias que acusan los efectos de la ruptura entre la fe y la vida. - La iniciación pide integración y pertenencia plena, fidelidad, paciencia, etc., pero la cultura dominante promueve pertenencias parciales, modificables y de resultados inmediatos. - Las familias de nuestra Diócesis desean mayoritariamente el Bautismo para sus hijos y su participación en la Eucaristía; y muchos adolescentes y jóvenes solicitan el sacramento de la Confirmación, pero, al mismo tiempo, aumentan los niños no bautizados y jóvenes y adultos sin confirmar. Es preocupante la poca perseverancia en la vida eclesial de quienes reciben por primera vez la Eucaristía y de los confirmados. — 14 —

[close]

p. 15

DIRECTORIO DIOCESANO DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA - Observamos que no pocos católicos manifiestan una fe cristiana débil, y se identifican parcialmente con la Iglesia, lo cual no les retrae a la hora de solicitar los sacramentos para sus hijos. - Sin embargo en el actual pluralismo de situaciones hay personas y familias que desean vivir la fe en plenitud y con responsabilidad, lo cual es motivo de gratitud y de estímulo. Esta situación pone de manifiesto que los medios de evangelización realizados hasta ahora se muestran ocasionalmente insuficientes; necesitamos, por ello, buscar nuevos caminos para iniciar en la fe a las nuevas generaciones. El momento actual es de fuerte purificación y vigorosa llamada a la evangelización 4. Esta perspectiva apostólica y misionera ha de ser la clave de lectura del presente Directorio 5. No podemos quedar atrapados en la discusión de cuestiones menores. Invoquemos la ayuda del Señor para responder a lo que nos pide a través de las personas que se acercan a nosotros y encontrarnos en el camino. IV. El Catecumenado como modelo de todo itinerario de Iniciación cristiana. El Catecumenado descrito en el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos (RICA) debe ser el 4 5 Cf. Encuentros XVI-XXVIII de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la Iglesia en Castilla en Villagarcía de Campos (Valladolid) años 2007-2009. Cf. IC 62-68 — 15 —

[close]

Comments

no comments yet