Trolororlo - Nº35 - Noviembre 2013

 

Embed or link this publication

Description

Publicación semanal de comunicación espontánea

Popular Pages


p. 1

Guillermo Uriel, Gregorio Sánchez Llamas, Francisco Jiménez, Llanos Córcoles, Agustín Martínez, Rafael Rodríguez, Jose Luis Linares Poker. EDITA: REVISTA TROLORORLO. LO HACEN POSIBLE: Las opiniones vertidas en esta Reproducciones Gráficas Albacete publicación son ficciones del autor y de ellas él es el reponsable. www.trolororlo.es Cualquier parecido con la realidad pudiera ser verdad. PUBLICACIÓN SEMANAL DE COMUNICACIÓN ESPONTÁNEA Impreso en: Depósito legal: AB-346-2011 Apdo. Correos 612 Código postal 02080 Albacete ESTE EJEMPLAR SE DISTRIBUYE GRATUITAMENTE POR LOS ANUNCIANTES NUEVA ÉPOCA NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013

[close]

p. 2

2 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 La principal fuente de tensión entre ideología y verdad y verdad reside por tanto, en la doble exigencia de los exponentes de la ideología: la unidad de creencia y la disciplinada adhesión de los seguidores. Ambas características de la orientación ideológica contribuyen a la rigidez dogmática y a la intolerancia para permitir que nuevas experiencias contribuyan al crecimiento de la verdad. Esta concepción se expresa también en la afirmación de que las ideologías tiene que suponer necesariamente una alteración de la realidad, puesto, que están movidas por consideraciones de ventajas futuras o de interés. Al igual que la orientación ideológica, la concepción que afirma la inevitabilidad de la falsa conciencia presupone que las normas y motivaciones cognitivas desempeñan un papel menor para la determinación del éxito o del fracaso en la captación de la realidad. Supone también que la formación para la observación y el análisis, y la disciplina en su ejercicio, el racionalismo crítico y la tradición intelectual son de escasa monta para la formulación de proposiciones sobre la realidad como un estrato intelectual capaz de liberarse de las deformaciones de la orientación ideológica a causa de su “no vinculación social”, y, en consecuencia, de su independencia con respecto a una clase; pero nunca considero que este distanciamiento pudiera ser el producto de la disciplina y de la formación moral e intelectual. G.U

[close]

p. 3

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 3 La historia nos habla de hechos pasados pero, en el teatro de la vida se convierte en una representación real. Las motivaciones de las mentes que crearon el pasado y respiraron su atmosfera surgen claramente y con rasgos auténticos. La verdad poética y no la verdad lógica es la que determina las acciones de los hombres. Podemos considerar qué siente el hombre inmenso en los acontecimientos, sin necesitar la fría imparcialidad del estudioso. A decir verdad y, pese a todas su licencias, la vida y su teatro nos ofrece un valor auténtico, además de un valor literal, porque refleja fuerzas profundas, no las superficiales. No es casual que la vida, en mayor o menor medida, en vez de preceder haya sido siempre detrás del criterio intuitivo del hombre, o que, en tantos casos el hombre sea el artista. El teatro es y no es la vida. Abarca la fantasía del hombre. Si es verdad que el hombre que el hombre no puede vivir sin fantasía y sin embargo debe mantenerse fiel a la realidad, la vida y el teatro satisfacer una necesidad humana. De esta manera, los autores han pasado directa y lógicamente de una definición de la sociedad a una concepción de las preocupaciones esenciales relativamente especificas. El telón de la vida propone, que los cambios sociales extremadamente rápidos, tales como ajustes, cospe dales, pepes, botellas y demás sin razones, tienden a ir acompañados de un crecimiento de las condiciones amenazadoras para la existencia de una sociedad: mortalidad, apatía, violencia y fraude.

[close]

p. 4

4 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 Esas primeras semanas una guerra, por decir así, antigua, tanto por los tipos humanos que se enfrentaban pistola en mano, como por las tácticas que empleaban las milicias civiles y los sectores sociales que movilizaban: una continuación, como todos evocaron en aquellos momentos, de las guerras civiles del siglo XIX, recordadas por su extrema crueldad, por la destrucción provocada en incendios de iglesias y edificios públicos, por matanzas cometidas en pueblos y ciudades, por los cadáveres abandonados en calles y caminos, o alineados a lo largo de las tapias de cementerios. Una guerra que comenzó como guerra civil, convertida luego en guerra europea, recupero desde la derrota republicana en el Ebro el carácter de guerra española. La cesión franco-británica ante Hitler en Múnich, en septiembre de 1938, dejó a Franco las manos libres para liquidar la guerra como bien quisiera. No lo hizo al modo de las guerras civiles del siglo XIX, con un nuevo abrazo de Vergara, en el que todavía confiaban algunos mandos militares republicanos. A Franco solo le satisfacía la derrota incondicional. Consumada, las escenas de militares, guardias civiles, falangistas, entrando en los últimos reductos de la resistencia, recibidos con el brazo en alto, eran claro anuncio de que lo peor estaba por llegar para los derrotados. Raíces muertas en el vientre de la tierra que espera la resurrección.

[close]

p. 5

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 5

[close]

p. 6

6 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 A los pies de los tiempos Hemos de hallar la tarde y la noche, Vergonzoso el mundo de fango en el barro, La máscara que ría de gozo al vernos de bufón Tú y yo Frágil cuerpo ante los dientes de los perros Porque me estoy tejiendo la mirada de olvido Sólo he aprendido alfabeto de viento, Como muere el amor bajo la tienda de la noche, esparcen el despojo Tú y yo Cual puñado de viento Que siembra semilla en esta tierra Fundirme todo en ti viene y no viene Tú y yo Frente la sola eternidad. Lluvia, lluvia Lluvia que corre desnuda Que nos llevaba abrazados al mar En un solo vientre Tú y yo El aire azul estalla en manos se enlazan Como si fueran aves que en aves se repiten Esta noche no volverá Pues el gallo de este amanecer murió Tú y yo Barrios de árbol habitados de nidos Hacer rodar el viento En esta esfera cerrada sin dueños tras las puertas, Como sombreros de nadie, colgando de los clavos Tú y yo G.U

[close]

p. 7

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 7 . ¿Servirán de algo los antecedentes honrosos del hipócrita? De nada, porque la mayoría lo condenó inmediatamente. Y no era esto lo peor para él, sino que al condenarlo absolvían implícitamente á Guillermo y á Exaltación Cruz, cambiando así la opinión pública lo mismo con respecto á los unos que á los otros. Los amigos del señor Jenaro se esforzaban para defenderlo y hablaban del documento cuya firma había desaparecido; pero esto les parecía á todos inverosímil y no producía el resultado que se deseaba. La verdad es que la defensa del señor de Jenaro tocaba en lo pueril y aun en lo ridículo, ó por lo menos podía ser calificada de candidez, porque candidez era defenderse con un recibo sin firma y de decir que esta había desaparecido como por encanto. ¿Qué clase de tinta era la que había usado Exaltación Cruz? Cuando esto se hablaba, los que oían se echaban á reír, y si había presente alguno que se hubiese dedicado al estudio de la química, era preguntado sobre aquella tinta maravillosa, que tan gran papel `podía representar en los cuentos de las Mil y una noche. Gracias a la jefa y querida redactora Llanos Corcoles a permitirme este articulo, tipo Tele cinco, para nuestros lectores de conciencia. El corresponsal del tiempo Era ya imposible ocultar lo que hasta entonces había sido un misterio impenetrable. Cundió con rapidez la noticia de la reclamación de Guillermo de Amado y del embargo, y aquella noche el señor de Jenaro fue objeto de todas las conversaciones. La virtud se pone siempre en duda, y para reconocerla es muy escrupuloso y exigente el mundo; pero en cambio las acusaciones se acogen fácilmente, y sin necesidad de pruebas, y si más fundamento que el de un simple rumor, el mundo juzga y falla contra la honradez del más honrado. Fácilmente acogió el mundo la calumnia contra Amado y Exaltación Cruz; pero con mucha más facilidad acogió también las acusaciones hechas contra el seños Jenaro. No hay que preguntar quién . había esparcido la noticia, porque el asunto fue público desde el momento que había ido a los tribunales de justicia.

[close]

p. 8

8 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 por Llanos Córcoles A estas alturas todavía hay resquicios franquistas en la “España Grande y Libre”… Si, aún quedan atisbos por ahí, con sus nombres y sus apellidos, que se han tomado la molestia de psicoanalizar al personaje que llevó al país a los infiernos, para después proclamar “Arriba España”. “Gente de orden” que lleva una vida “ordenadísima”, es la que ahora justifica lo que la historia no puede ocultar ni negar, y para ello rebuscan los profundos orígenes que marcaron su duro carácter sin empatía. Su padre lo maltrataba desde temprana edad, en esa etapa de la infancia en la que, según Freud es la que determina a la persona. Lamentablemente su padre lo llamaba “Paquita” cuando no le decía “marica” por su voz atiplada. Pero todo tiene su origen, y es que la causa de su peculiar voz fue una sinusitis, y su supuesta homosexualidad fue ignominiosamente causada por una pronunciada fimosis que nunca quiso operarse. El motivo de que su padre lo calificara de imbécil, botarate y tonto, es que el progenitor había tenido experiencias terribles como militar en la guerra de Cuba, motivo suficiente para caer en el alcoholismo y frecuentar prostíbulos. La bondad de una madre tan religiosa no pudo compensar los atributos de un padre violento y agresivo. Pero además, en su pueblo natal tuvo que contemplar las desgracias de los que volvieron de Cuba y Filipinas, combatientes destrozados y lisiados. Su condición física, baja estatura y voz aflautada, le generaron humillaciones en la academia militar. La poca piedad y compasión que le quedaban en sus entrañas, fue succionada por las vivencias de su destino militar en África. En resumidas cuentas, se trata de una persona con su lado humano que sufrió muchísimo en la etapa en la que se determina la personalidad, convirtiéndose en un “militar puro y duro”. Este ha sido un pequeño receso de la presentación del libro publicado recientemente, el cual por razones obvias, niego la mención del título y la autora. La familia del “personaje” protagonista del libro, está lógicamente molesta por la exhibición de algunas afirmaciones, a pesar de que el objetivo era mostrar (incomprensiblemente) una cara buena de un dictador y genocida tan malo. La Santa Iglesia Católica en España nunca lo acusó, sin embargo la Historia jamás lo absolverá. En el mausoleo de la vergüenza histórica yacen los restos todavía del siniestro enemigo de la España honrada y trabajadora; en un panteón nacional construido con cimientos de tortura, sangre y muerte, reposa aquél a quien Adolf Hitler y Benito Mussolini honraron con su reconocimiento y amistad generosa y supo corresponderles concediéndoles el título de Gran Caballero y el Collar de la Gran Orden Imperial. Lo que es nacional es público y por tanto, es de todos. Corresponde a la Administración Pública el mantenimiento del Patrimonio Público, así como las decisiones del uso y destino del mismo, corresponde a las instituciones políticas. Que, si bien éstas funcionan y se desarrollan democráticamente, serán la representación del Pueblo. Sin embargo, los herederos del dictador están decidiendo el destino de un edificio público desde hace 38 años. La Memoria Histórica no solo remueve rabias por injusticias del pasado, también reaviva la indignación por la ineptitud institucional del presente. Aquellos que fueron privilegiados en el antiguo régimen y los que hoy todavía veneran aquél sistema, como avestruces, no quieren ni oír hablar del tema. Dicen que el dictador está bien donde está, de la misma manera están en su sitio los que yacen en las cunetas. Sin ningún pudor a las familias, de quienes reposan en las zanjas, las acusan de acordarse de sus padres por las subvenciones que otorga la Ley de Memoria Histórica. La desfachatez y la soberbia, hacen demasiado daño. Cuando se maltrata a un país, se hiere a una fiera que puede defenderse. ¡Que no lo olviden! ¡España tiene memoria! O, NO PUEDE SER…

[close]

p. 9

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 9 Mario Camus ha demostrado, a lo largo de su dilatada carrera que adaptar una obra de cine, tal y como la recibe el lector, llevaría a cometer multitud de errores que irían desde el hermetismo al desconcierto. Se hace, pues, necesaria una reinterpretación de todos aquellos elementos, humanos y objetuales, que conforman el todo de la acción. Los santos inocentes, pues, se convierte en una reflexión, amable y agresiva, del desequilibrio social, de la marginación, el desconsuelo, de la negación, del sentimiento en favor de saludable despropósitos. Camus se encuentra con una novela que es todo un manantial de imágenes que se agolpan en la mente del lector que desliza su mirada por cada una de las líneas de la historia. A través de ella se descubren las dos formas de vivir: el que nace para servir y el que manda; y dos maneras de pensar: el que reconoce su condición de ignorante y el que vive siendo ignorante (aunque utilice su nivel cultural, la palabra, para dominar al asombrado criado, que siempre había tenido de sobra con la pequeña batalla librada con “las cosas de la gramática”). Los primeros han tenido la fatalidad de nacer a un mundo en que todo es miseria, enfermedad, locura, deformidad: los otros creen saber aprovechar su suerte. Paco, el Bajo y su familia se resisten a contrariar a su “señorito” y éste disfruta doblegando a cada instante la triste vida de los pobres infelices: es la santidad e inocencia de los pobres que mueren nada más nacer. Con todos estos elementos, y otros muchos más que se deslizan de su lectura, Mario Camus supo, con buen hacer, evitar cualquier matización posible. El drama emerge a través de las imágenes por su propio pie, nadie condiciona ni perfila la intención del mismo. La narración anima a cada instante ser partícipe de la historia. El acierto de una película está en conseguir, precisamente, y como ocurre en Los santos inocentes, este acercamiento individualizado. G.U

[close]

p. 10

10 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 A veces cuando se callaba el repiqueteo en blanco y negro de los acordes del Nodo, la mujer con sus arrugas al hombro, le daba la mano al Angelillo cantor, que apiadado la llevaba a pasear con la hija de Juan Simón para que ambas se contasen sus pesares. El acomodador tiraba los ojos y la luz blanca de su linterna hacia delante, desterrándola de aquella fila última del patio de butacas donde ella “echada a la vida” vendía los bordes de sus enaguas por cuatro perrillas, casi de balde, a cambio de un toqueteo ligero, que los días venían revueltos y había que cubrir el hueco de las barrigas que dormían en casa. Entre la atrevida humareda de los cigarros de picadura, la pantalla solía toser y las películas ajadas por los mil paseos por cines de pueblo, se quejaban y parpadeando hacían un alto, que los espectadores abroncaban con pitos y pies. Aún no era la hora de que entrase el hombre con la cesta de los altramuces y el paloduz y las “pollitas” con sus madres o primas no habían hecho todavía ganas de orinar. La imagen amedrentada regresaba, los actores resucitaban una vez más y el silencio del croar de pipas arropaba sin saberlo, si algún jadeo indiscreto se escapaba de las butacas del fondo, donde la aprendiza de ramera continuaba con su labor carnal. En ocasiones, si la chaquetilla ceñida y las ajorcas en la mirada de Miguel de Molina se dibujaban en el telón o la voz del Charro que enamoraba en igual medida a Jalisco y comadres, se escapaba hasta las sillas de enea desvencijada del gallinero, se daba fiesta la puta, que la concurrencia se volvía “mujeril” y no era día de negocio. Aunque si la fuerza de la costumbre la conducía hasta la sala del Cinema, se disfrazaba con toda la decencia de que era capaz y arrellanándose en uno de los asientos primeros, que soñaban con ser de cuero, se comía los restos del beso tachado, los amoríos blancos y hasta la letra de la “bien pagá” que siempre la hacía llorar. Y la luz llegaba de nuevo unos instantes, que la sesión era continua y enhebraba final con principio, mientras fuera, las tardes renegridas de miseria contemplaban la cartelera al pasar. Pepi González ESCENAS DE AYER

[close]

p. 11

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 11 EPISTOLAS DE LOS ALCORNOQUES El comer con exceso hace enfermar muchas veces del estómago y no hallar gusto en los manjares. Conversando con el filósofo Sócrates un rico ateniense, se quejaba éste de su inapetencia y de no hallar gusto en los manjares más exquisitos que se hacía servir a la mesa. Yo sé un medio infalible para vuestro mal le dijo el filósofo. Comed menos: los manjares os parecerán más agradables, disminuirán los gastos y estaréis mejor. Ricos hay inapetentes, A pesar de sus millones. ¡Con que apetito devoran Su frugal plato los pobres! Zeuxis fue uno de los más grandes pintores de la antigua Grecia. Pero Zeuxis halló un rival que, aunque más joven que él, tuvo el atrevimiento de hacerle competencia en los certámenes o juegos olímpicos de la época: este joven fue Parrasio. Dícese que queriendo mostrar el primero todo su talento en el colorido, pintó unos racimos de uvas tan perfectamente imitados, que los pájaros volaban a picotearlos. El otro pintó el pie de un vaso, y por encima una especie de velo como para cubrirlo. Zeuxis engañado, alargó la mano para separar el velo; pero al ver que era pintado, lleno de asombro, dijo: Verdaderamente, yo no he logrado engañar más que a los pájaros; pero tú has engañado a un pintor; tú me has vencido. Las nenas y los nenes de Trolororlo.

[close]

p. 12

12 NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 Tras la expulsión vino el olvido. Y con el olvido, la ignorancia y el más absoluto silencio. Algo más de cuatro siglos duró en este país la mala conciencia histórica respecto a los sefardíes: esos españoles que prefirieron, antes que renunciar a su fe judía, abandonar esta tierra suya en que nacieron y marchar a la dispersión y al exilio; de nuevo a la diáspora, calzando las sandalias de Abraham. SEPHARAD Sefarad evoca un recuerdo imborrable, de lo que una vez fue una nación culta, preñada de saber, donde sabios de todo el orbe llegaban a beber de las fuentes de la sabiduría, mientras el resto de la Europa cristiana estaba asumida en las tinieblas de la ignorancia y la barbarie. Deportados en el nombre de Dios, la mayor ignominia de la historia de España, donde la intransigencia y el fundamentalismo cristiano de unos monarcas, hizo desaparecer más de quince siglos de presencia judía en la Península. Pero España prefirió la gloria de su intransigencia y la grandeza en la ingratitud. “Los egipcios, los babilonios y los persas se elevaron, colmaron el planeta con ruido y esplendor, y luego se desvanecieron y desaparecieron; los griegos y los romanos siguieron, hicieron gran cantidad de ruido, y ya no están; otros pueblos han surgido y han mantenido su fuego por un tiempo, pero éste se consumió y ahora están en las tinieblas o han desaparecido. El judío los vio a todos, los derrotó a todos y aún es lo mismo que siempre fue, sin exhibir decadencia, ni achaque por la edad, ni debilitamiento de sus partes, ni disminución de sus energías, ni entorpecimiento de su viveza ni de su mente agresiva. Todas las cosas son mortales a excepción del judío; todas las fuerzas pasan, pero él permanece. ¿Cuál es el secreto de su inmortalidad?”. Mark Twain, Harpers Magazine, 1899 Cuando una gota siquiera de sangre judía podría correr por mis venas cristianas, he sentido que una inmensa ambición se despertaba en mí, como si esa gota de sangre fuera más preciosa en mí, que todo el resto de mi sangre cristiana. Aspiro a que el Edicto de Expulsión que arrojó de esta tierra a nuestros antepasados, sea anulado solemnemente un día y puedan volver de nuevo a su Sefarad los descendientes de los desterrados, los que aquí podrían señalar todavía el solar de una tumba o una casa ancestral, y podamos recibirles, como un hermano en los umbrales de esta patria que debe pertenecerles cual un patrimonio legítimo. Aspiro a que nuevamente comunidades israelitas puedan cobijar aquí, a la sombra de un techo hospitalario, sus rollos de la ley y encender esas luces jubilosas de Janucá. Y aspiro a que el pueblo español ame a estos compatriotas suyos y sienta el deseo de desagraviarles. Por: Rafael Rodríguez Rueda.

[close]

p. 13

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 13 SIGUIENDO CON MIS PÁJARAS MENTALES Buenos días pequeño. No te puedes imaginar lo que me alegra que disfrutaras de estar con tus amigos ayer, y ellos de verte feliz. ¿Estas más guapo que hace dos domingos? Es por prevención. Lo que me has dicho, es todo lo que hubiera podido querer oír. Sólo quiero que me quieras y me conozcas. De los mensajes que no te han llegado, prefiero que los imagines. Yo no recuerdo que pondrían, a lo mejor, que te quiero una pizca, o algo así. Cuando puedas, coméntame los comportamientos extraños que me has visto. Seguro que me ayudan a aprender y mejorar. En relación a la velocidad, no te asustes. No pretendo, ni quiero, ni he pensado que te ajustes a ninguna velocidad que no sea la tuya. No creo que pueda comentar nada de tus amigas. Mis amigos tienden a ser más maternales (que no hagan nada malo a la nena) que posesivos. Pero, ¿por qué pensaban eso de mí? Es simple curiosidad. “Tu tiempo y tu cariño” es el mayor tesoro al que puedo aspirar, porque eso es todo. Espero saber quererte bien. Te quiero mucho, mucho, mucho. Residencia de mayores Santa Esperanza.

[close]

p. 14

14 EXPLICACIÓN NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 “Pienso luego existo” Descartes El marketing es un producto más de oferta y demanda, técnica que ayuda a la circulación de compra-venta de artículos y servicios. Su versión oficial es recordar a los consumidores cuáles son sus necesidades. Pero en realidad, cada técnica de marketing empleada nace y se desarrolla para crear las necesidades que, en muchos casos son totalmente prescindibles. La política en general, también se hace un hueco en la clientela de las destrezas del marketing, adoptando los mismos patrones de método pero dirigidos a la acción de votar. Para ello se utilizan las emociones de los consumidores o los votantes, logrando que éstos hagan asociaciones positivas que les hagan sentir bien. Por eso, no hay nada mejor que prometer (aunque no sea verdad) que el producto, el servicio, o el voto, generará sensaciones de felicidad individuales y colectivas. Puede observarse los diferentes ambientes en los que se realizan las actividades comerciales o de captación de voto. Por ejemplo si se trata de artículos de bajo precio todo está dispuesto de forma compulsiva, donde la compra no se reflexiona para que se realice en cantidad y con rapidez. Sin embargo en artículos de alto precio o de mucho lujo, recrean ambientes selectos donde se envuelve a los clientes para que decidan su compra sintiéndose con distinción y buen gusto al alcance de muy pocos. Parecido ocurre con la tendencia de voto, que más parece la confirmación de querer pertenecer a un determinado estatus social, como si el explotado quisiera convertirse en explotador en vez de pretender la eliminación de la opresión comercial y política para después transformar una sociedad dirigida en un mundo realmente libre. La sociedad del consumo, del espectáculo y el sensacionalismo está entretenida en el despliegue televisivo ofrecido y manipulado por un neoliberalismo salvaje y cruel al servicio de la dictadura del mercado. Espectáculos grotescos que plasman la evidencia de su destino, despolitizar y distraer a la población para que no tenga el espacio de la reflexión y acción del pensamiento crítico. Vivir las emociones es favorable para el desarrollo personal, como lo es el ocio y el entretenimiento que tan necesarios son sobre todo, si se destinan para diseminar la cultura. Pero dejar que el mercado y los políticos las dirijan es otorgarle demasiado poder al capital. Pensar implica cuestionar. Si la realidad no aporta sensaciones agradables, el mecanismo del poder comercial, el mediático y el político, es crear una quimera sedante capaz de controlar la resignación social que nada cuestiona. El capitalismo tiene una partida ganada porque lo tiene todo pensado para que la sociedad no piense. El sistema conquista valiéndose de herramientas emocionales que provoca para lograr su objetivo, mientras la sociedad funciona insensata creyendo que decide algo en el mundo. Llanos Córcoles ¿Qué consumimos…? ¿Qué votamos…?

[close]

p. 15

NÚMERO 35 - NOVIEMBRE 2013 14-Z INFANTA DE ESPAÑA 15 Por nada del mundo quiero yo hacer juicios temerarios y mucho menos malmeter en los asuntos de una infanta de España, que bastante tiene la pobre con soportar los inconvenientes de su linaje para además, tener que verse menospreciada por los errores de otros. A ver, la cosa esta confusa pero trataré de explicarla lo mejor que pueda ,porque hay mucho malnacido pidiendo explicaciones y al final el runrún va a llegar a oídos de su padre Real y se va a liar la marimorena, porque su progenitor es un hombre recto, cabal, discreto y de muy buenos ademanes, pero como anda delicado de salud y tiene el cuerpo lleno de prótesis reales, sabe lo que es el dolor de huesos y no está dispuesto a consentir que a la infanta le den patadas en la espinilla porque una hija duele mucho y una coz en la espinilla también. Vamos a analizar el sujeto del conflicto. Hasta hace un tiempo cada ciudadano tenía un carnet con un numerito, o sea un hombre un carnet, un guardia civil un carnet, un obispo un carnet, una infanta un carnet y así sucesivamente. Sendos carnets con sendos números, uno para cada uno. ¿Hasta ahí todo claro? pues no queridos lectores. Resulta que una señora, cuya gracia es Angelita, tiene el mismo DNI que Doña Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia (capital Atenas). A mí que no me digan, que el funcionario que le expidió el carnet no tenía un problema de estrabismo de muchísimos bemoles. Las venturosas damas comparten el mismo número de documento el 00000014-z, lo que es sencillamente una putada. La muy bruja, me refiero a la señora anónima en cuestión, tenía 13 fincas con sus arbolitos, sus matas y sus aligustres y alguien con muy mala intención le ofreció unos €orillos por la venta de dicha hacienda. La señorona que debía ser una arpía infame pensó más vale pájaro en mano que ciento volando. Reunió notarios, registradores de propiedad y fedatarios que rubricaran el negocio y cuando contó €uro a €uro hasta llegar al millón y medio, dio por cerrado el trato. Como la muy pécora era una joven emprendedora (Angelita) y se había comprado junto a su esposo, que andaba embarcado en empresas de mucho lucro, una casita que le hizo una reformita. Contrató a unos búlgaros, que tiraron tabiques, alicataron, acuchillaron el parqué de tal manera que dejaron la chocita hecha un palacete, hasta el punto de acordar llamarle a la chabola "Palacio de Pedrales". Y queridos lectores ya podéis ver lo que son las coincidencias, vidas tan distintas unidas por un mismo número de DNI. Pero las cosas son claras y diáfanas, ante todo debéis saber que los funcionarios de la Agencia Tributaria son los culpables de todo. A quién se le ocurre atribuir a una infanta de "España y olé" la venta de propiedades que no son de ella, en qué cabeza cabe asignar a la hija del novio de Corina el mismo número de DNI que a una Angelita cualquiera. Hombre, por dios...a mí no se me pasa por mi cabeza que se cometan estos disparates tan afrentosos contra la Casa Real, vamos ni de coña .Ya está bien de agravios, imputaciones, achaques y acusaciones. Ella no ha sido, lo han dicho Notarios, Registradores de la propiedad, la Fiscalía, la propia Agencia Tributaria, hasta Montoro lo ha dicho y el que fue padre de la Sagrada Constitución, su abogado defensor por obra y gracia del Borbón mata elefantes (no volverá a ocurrir más )el señor Roca Junen. Sólo nos falta que lo digan los veterinarios. No hay derecho, como el Rey sufriera un desenlace fatal por estas maledicencias, no lo podríamos soportar los sufridos monárquicos. Tan grande es la devoción que le profeso que, a la tal doña Angelita se le va a caer el pelo. (Para mearse y no echar gota) SALUD Y REPÚBLICA… Luis Sáez Tomás

[close]

Comments

no comments yet