Primeras Palabras Diciembre 2013

 

Embed or link this publication

Description

¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana? Para compartir esta Palabra, la rabina Silvina Chemen (silvina.chemen@gmail.com), profesor muy querido nuestro, nos ayu

Popular Pages


p. 1

Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión Av. Directorio 440 – C.A.BA. www.sion.org.ar Una reflexión desde el judaísmo sobre las lecturas del Primer Testamento de la Liturgia Cristiana Dominical. Frecuentemente leemos y meditamos la primera lectura de la liturgia dominical desde el Evangelio o del Nuevo Testamento. Pero podemos dar un paso nuevo, diferente, y que sea acorde al carisma de Nuestra Señora de Sión: recibir el pensamiento judío sobre estas lecturas. ¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana? Para compartir esta Palabra, la rabina Silvina Chemen (silvina.chemen@gmail.com), profesor muy querido nuestro, nos ayudará a leer las lecturas del Primer Testamento que corresponden al mes de Diciembre de 2013. Esperamos brindar un aporte y un importante servicio a todos los hermanos con esta iniciativa. (NOTA: Los judíos no pronuncian ni escriben el nombre de Dios, por eso en algunos casos, verá en el escrito la palabra D''s en lugar de Dios). Domingo 01 de Diciembre de 2013- 1° Domingo de Adviento Is 2,1-5 Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén: Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos. Dirán: "Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén la palabra del Señor." Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra. Casa de Jacob, ven, caminemos a la luz del Señor. El profeta Isaías anuncia bella y poéticamente el signo de los tiempos cuando la humanidad esté redimida, y esos signos serán los siguientes: • • • • • • • • • • • Reconocer el dominio de Dios sobre todo y todos. Buscar a Dios, y no a los ídolos Reconocer la centralidad de Jerusalén, por haber sido el sitio elegido por el Dios para hacer reposar Su Nombre. Reconocer el insustituible valor de la palabra revelada de Dios. Apreciar a cada uno por su singularidad comprendiendo que hay espacio en este mundo para todos. Abandonar todas las acciones que lleven al dolor, muerte, guerra, maldad. Convertir los instrumentos y medios de destrucción, en medios de vida y edificación. Eliminar la tortura y el terror de las vidas. Extirpar toda educación o adoctrinamiento que promueve la muerte. Valorar el trabajo y la construcción, antes que la posesión y la conquista. Vivir en armonía y solidariamente. Algunos dirán que debemos esperar al redentor. Yo los invito a comenzar a transformar la realidad para invitar a la redención final como una realidad posible. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Diciembre 2013 - 1

[close]

p. 2

Los judíos no creemos que el Mesías haya llegado todavía. Los cristianos lo tuvieron en su momento y ahora están esperando su retorno, Mientras esperamos, juntos podemos hacer mucho. Y el profeta Isaías así lo enseña. Domingo 8 de Diciembre de 2013 – 2º domingo de Adviento. Is 11,1-10 Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor. Le inspirará el temor del Señor. No juzgará por apariencias ni sentenciará sólo de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con la vara de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas. Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastoreará. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará con la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente. No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de la ciencia del Señor, como las aguas colman el mar. Aquel día, la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos: la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada. Me importa destacar aquí el orden en el que surgirá el tiempo redimido, el tiempo mesiánico. Lo primero que destaca acá el profeta es la necesidad de quitar la maldad del mundo. Juzgar a los que hacen daño y proteger a los desamparados. Entonces, y sólo entonces, “habitará el lobo con el cordero”. Hay muchas cosas que deberán suceder para abonar el terreno de la armonía en la tierra. Y tienen que ver con la vara de la justicia, la erradicación de las inequidades y que a cada uno le toque su parte. Entonces el lobo habitará con el cordero..." (Ieshaiá / Isaías 11:4-6) Solamente cuando el Mesías haga estricta justicia, y los rebeldes al extremo desaparezcan de este mundo, solamente entonces y no antes... "el lobo habitará con el cordero..." Si en el mundo hay personas que abogan por la maldad, por el crimen, la vejación, la idolatría, la inmoralidad y otras atrocidades por el estilo, eso es señal de que el Mesías aún no tiene espacio en esta tierra. Insisto. Depende de cuánto nosotros estemos dispuestos a trabajar para su llegada. Domingo 15 de Diciembre de 2013 – 3° Domingo de Adviento. Isaías 35,1-6a.10 El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón: "Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará." Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor, vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán. ¿Quién era el profeta Isaías? Un poco más de su historia nos ayudará a comprender su profecía. Como se ha mencionado, Isaías, hijo de Amós, fue un miembro de la familia real. Hizo su primera Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Diciembre 2013 - 2

[close]

p. 3

aparición pública como el profeta divinamente inspirado en el año de la aflicción de Uzías con lepra, y él ministró a las personas por cerca de noventa años, durante los reinados de los reyes Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías. Isaías había visto el crecimiento de un nuevo imperio, Asiria y la caída del Reino del Norte de Israel. Judea quedó sola, y fue el último baluarte de la verdadera fe en un solo Dios. Isaías trajo al rey y al pueblo el mensaje de la santidad de Dios, el Eterno de los ejércitos, en momentos en que la idolatría parecía estar tomando posesión en la tierra de Judá. Predicó la justicia y la caridad en momentos en que la moral de la gente había decaído enormemente. La misión de Isaías era fue sólo amonestar a la gente para mantenerlos en el camino correcto. También inculcó ferviente fe en Dios en los corazones de sus fieles, y les insufló coraje y fortaleza en un momento en que estaban sufriendo el miedo mortal de la amenaza del nuevo imperio asirio. En este contexto las profecías sobre redención adquieren relevancia. Algo nuevo vendrá después de tanto sufrimiento. Debemos recuperarnos, sanarnos de nuestras iniquidades y la dignidad será recuperada. Domingo 22 de Diciembre de 2013 – 3º Domingo de Adviento Is 7,10-14 En aquellos días, el Señor habló a Acaz: "Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo." Respondió Acaz: "No la pido, no quiero tentar al Señor." Entonces dijo Dios: "Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros"." Siento que una vez más estamos en un punto, judíos y cristianos, que no nos aporta demasiado. Dirimir sobre este texto es volver cada uno a su vereda interpretativa para justificar que, por el lado cristiano hay un anuncia en el Primer Testamento sobre la llegada de Jesús como Redentor. Y del lado de la vereda judía, volver a explicar lo que significa virgen y nuevamente la dificultad de las traducciones. Intentaré una vez más, pero me aventuro a un nuevo fracaso, si mis lectores son cristianos y están legítimamente imbuidos por las convicciones y la fe de su tradición religiosa que respeto profundamente, aunque en este punto estemos separados inevitablemente. "He aquí que la virgen está embarazada y dará a luz un hijo. Ellos llamarán su nombre Emmanuel, " que traducido es "Dios está con nosotros. " La mayoría de otras traducciones traducen a Isaías 7:14 diferente, de esta manera: "Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí, la joven concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel. " La palabra hebrea utilizada es “almá” que significa “joven” - y “betulá” es “virgen” -lo que sí equivale a doncella-, que en ocasiones se pone como contraposición en un par de pasajes del Bereshit/Génesis, veámoslos: Primero Génesis 24:16: "la joven era de apariencia muy atractiva, virgen ( bethu-lah), y ningún hombre había tenido coito con ella". Bien ¿qué dice el texto? pues dice que “la joven (almá) era de apariencia muy atractiva, virgen (betulá), y ningún hombre había tenido coito con ella”, muy bien, eso no contradice en nada que la joven (almá) citada en Ieshaiá/Isaías 7:14 ya estuviese preñada. Resulta evidente que una mujer joven (almá) puede no ser virgen (betulá) o serlo. En el Génesis el texto dice que Rebeca era joven y virgen, el texto de Isaías nos dice que su propia joven no es virgen -entre otras cosas hay un pequeño dato que lo indica: ya está preñada-, ambos textos se refieren a mujeres jóvenes, una es virgen y la otra no. Isaac, según el texto del Génesis se casó con una virgen, pero el texto de Isaías lo que nos dice es que tenemos una joven que ya está preñada... en el tiempo de Acaz. Ni Génesis 24:16 ni 24:43 indican para nada que "almá" sea sinónimo de "betulá", lo que indican es que determinada joven -la futura esposa de Isaac- era virgen, vaya, que en su caso se reunían ambas condiciones, ni más ni menos Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Diciembre 2013 - 3

[close]

p. 4

Por tanto, puede decirse que Isaías no habla de vírgenes sino de jóvenes embarazadas. Isaías sí que habla en presente -una joven que está preñada en el mismo reinado de Acaz. Es más, hasta se puede presumir cuál es la joven a la que alude: cierta persona de la corte de Acaz-, lo único a ocurrir en el futuro que menciona Isaías en 7:14 es que la joven “dará a luz” -o “tendrá un hijo”-...cuando llegue el momento del parto. El problema se suscita con versiones posteriores de la traducción de los Setenta, la Septuaginta. La mayor parte de las traducciones griegas no forman parte de la Septuaginta original, porque la traducción de los Setenta se remitió a la Torá, al Pentateuco. Lo que se agregó posteriormente fueron agregados de otras “empresas de traducción” al griego que o tienen la misma autoridad (aunque figuren dentro de la Septuaginta). Para todos aquellos que están celebrando en estos días el nacimiento del Redentor, y encuentran en este versículo, a María y a Jesús, les deseo feliz Navidad, y que el espíritu de paz y fraternidad que inunda sus hogares contagie al mundo con esperanza. Domingo 29 de Diciembre de 2013 – Fiesta de la Sagrada Familia Salmo responsorial: 127 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos. Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien. Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa; tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa. Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor. Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida. Me permito una reflexión final, en la culminación de este año en el que he tenido el privilegio de acompañarlos en algunos comentarios. Que todos seamos bendecidos por Dios como lo dice este Salmo. Que seamos merecedores de los mejores frutos que no vendrán del azar sino del esfuerzo y la convicción de nuestras acciones. Que la fecundidad se traduzca en hijos, en proyectos, en amigos, en solidaridad, en emociones compartidas, en alegrías merecidos. Que siempre tengamos nuestras mesas rebosantes de familia, de amigos, de comunidad. Que siempre tengamos alimento para el cuerpo y el espíritu. Y que la prosperidad se traduzca en nuestros logros materiales pero fundamentalmente espirituales, al reconocernos después de este año como mejores personas, con mejores miradas y mejores almas. Gracias por todo Feliz año nuevo para todos. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.sion.org.ar - Primeras Palabras - Diciembre 2013 - 4

[close]

Comments

no comments yet