Nosotros ahora - Septiembre 2013

 

Embed or link this publication

Description

Nosotros ahora No. 04 Septiembre 2013

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3

Índice Editorial Rosa María Catalá Rodes .............................................1 Editorial Hace 33 años (parece que fue ayer), conocí a Andoni Garritz en mi primer día de clases en la Facultad de Química de la UNAM; con tan sólo media hora de atender su desenfadado y cautivador estilo de enseñar, supe que con ese maestro me sentía como “en casa”. Y claro, ese mismo día me enteré que Andoni era ex alumno del Madrid y que desde hacía varios años ya, imprimía magistralmente el sello Madrid-UNAM de manera inequívoca en las aulas de mi querida FAQ (Fac. de Química). Eso sumado a su capacidad brillante de transmitir conocimiento, fue suficiente para saber también que había llegado al lugar correcto, que todo lo que estaba escuchando era lo que más me gustaba, de lo que quería saber más… Hoy, muchos años después, vuelvo a leer-escuchar a mi maestro a través de su artículo sobre la Química y el Arte, dos áreas de la cultura humana tan ligadas por medio del placer de trabajar y conocer los materiales —gracias a— y —a través— de sus propiedades. Como nos dice Andoni, el ser humano asumió muy pronto el papel de artista a lo largo de su historia y esa constante se mantiene a lo largo de todos los demás artículos de esta edición, ya que tras volver la página muy pronto descubriremos que son las expresiones artísticas las verdaderas protagonistas de este número de Nosotros Ahora. Y por ello, cabe aquí una pregunta: ¿Por qué nos apasionan la música, las artes plásticas, el teatro, la danza? Hace algunos años un excelente alumno, Jorge Trujillo, hoy joven pintor de creciente prestigio, a la pregunta de qué iba a estudiar me respondió que naturalmente se dedicaría a aquello que era “lo único que iba a salvar al mundo”… Artes. No cabía en sí mismo cuando me explicaba que la suya era una opción de vida que, por llegar tan hondo en los corazones de la gente, lo toca todo y a todos importa. Y de a qué niveles puede mover a los personajes influyentes y hasta exponerlos frente al público. De toda esta salvación humana y artística da cuenta Carlos Azar en sus divertidas anécdotas sobre el teatro y la política en el México posrevorlucionario. También la música se tiñe de literatura y viceversa en el análisis de Rayuela de Pedro Martín. Y si hablamos de salvar el mundo, las reflexiones de Ana Jiménez sobre el uso y el abuso del papel no deben dejarnos apáticos, este vehículo para expresar sentimientos, debe reciclarse al igual que todas las cosas buenas, porque y citando al Premio Nobel Roald Hoffmann, de manera natural buscamos la belleza y buscamos el bien. Javier Yankelevich hace un magnífico relato de las repercusiones de una obra, por demás estridente y polémica de Manzoni, ¿hay mensaje en esas latitas?... para los químicos que las abrieran sin duda lo habría, pero ni pensar en hacerlo. Las vidas, en ocasiones atribuladas e intensas de los artistas han inspirado a escritores por décadas, y grandes obras de la literatura se dedican a contarnos historias llenas de color y de paisajes unidos de forma indeleble a los personajes, algo de lo que nos hace conscientes Lourdes Aguilar en su siempre esperada entrega. Alejandra Vela, nuestra jovencísima maestra se pregunta si el veraneo y la pasión por las playas con chiringuito y tapas de los españoles pudiera llegar a ser realmente una receta que deberíamos aplicar para vivir mejor y yo a la vez me pregunto si ésta (junto con el estudio del arte y el reciclaje del papel) serían la mezcla ideal para lidiar con el mundo posmoderno y salvarnos todos, humanos, obras de arte y éste receptáculo sideral llamado Tierra, nuestro único planeta. Al final de la revista encontramos aportaciones que nos ayudan a pasar por la lectura en la otra lengua (another language, not the only one) que aprendemos y hablamos en el Colegio, Andrea nos habla de las palabras que cuentan historias, sueños, que cantan y ríen, que lloran en la convivencia y el diálogo que representaró las Sala de Lectura instalada este año en la campaña de Alfabetización en la comunidad de Guerrero, (municipio de Santiago de Anaya Hidalgo). Helia Bravo, de la mano de Rosa Zarzoza, cierra recordándonos desde su obra que los urbanitas de hoy debemos —y podemos hacerlo a través del arte— reapropiarnos del espacio público. Ello implica reconocer que de la vida y por ella, culturas y sociedades-estado como la Teotihuacana, de la que nos habla Natzín García, son logros grandiosos que hemos construido y atesorado como todo aquello que nos hace humanos, y que será sólo a través de nuestros esfuerzos para cultivarnos —y no olvidar todo lo que implica—, que podamos apreciarla mejor y logremos conservarla. v Química y arte Andoni Garritz.................................................................2 Reconocimiento al Doctor Mario Molina María Eugenia Colsa .....................................................4 ¿Cuál es la importancia de Teotihuacan? Natzín García Macías ...................................................5 El teatro, los teatros y los políticos en México Carlos Azar .......................................................................6 El ojo cuadrado Javier Yankelevich ..........................................................8 El jazz de Rayuela: más que un motivo Pedro Martín A. ..............................................................9 Oikos Ana María Jiménez A. ...................................................10 La literatura y el arte: un lugar común Lourdes Aguilar Salas ....................................................12 Read in english Lorena Stern ....................................................................13 Instrucciones para lidiar con el mundo posmoderno Alejandra Vela Martínez ..............................................14 Salas de lectura: vaivén de palabras. Proyecto de Alfabetización Andrea Escalona Prado.................................................15 Yo, Helia Bravo, investigo Rosa Zarzosa López .......................................................16 Junta de Gobierno Presidente Dr. Francisco José Barnés de Castro Lic. Jaime J. del Río Castillo Vicepresidente Dra. Alicia Martínez Dorado Secretaria Lic. Jaime Araiza Hernández, Dra. Mercedes de Agüero Servín, Dr. Juan Ignacio del Cueto Ruiz-Funes, Dr. Manuel Gil Antón, Ing. Roberto Ruiz Vilá, Ing. Juan José Russ García Vocales M. en C. Rosa María Catalá Rodes Directora General Lourdes Aguilar Salas, Ana María Jiménez Aparicio, Adriana Esteve G. Consejo Editorial Adriana Esteve G. Diseño Ernestina Loyo Cuidado editorial Nosotros ahora es una publicación trimestral editada por el Colegio Madrid A.C., Institución Mexicana de enseñanza, integrada a la red de Centros Españoles en el Exterior, fundada en 1941 por el Exilio Republicano Español con domicilio en Puente 224, Ex Hacienda San Juan de Dios, C.P. 14387, México D.F., tel. 5673 2347 Número 4 l septiembre 2013 Nosotros ahora v 1

[close]

p. 4

Química y arte Andoni Garritz Facultad de Química, UNAM Introducción El análisis químico de una obra pictórica, de una pintura rupestre o de un tapiz permite identificar la tintas, los pigmentos, aglutinantes, lubricantes, disolventes, estabilizadores, combustibles, adhesivos, barnices o fibras textiles utilizados por sus autores. Estos resultados posibilitan a un historiador conocer el origen y la época de una obra artística, la técnica utilizada, así como las intervenciones sufridas en ella posteriormente. A la hora de recuperar una pieza, los datos químicos son indispensables para encarar con responsabilidad las actividades de limpieza y restauración (Galván, 2011). La química y el arte han estado vinculados desde el primer momento en que un ser humano asumió el papel de artista. La búsqueda de caminos de expresión, de técnicas y materiales, ha ocupado al hombre desde hace milenios. Frecuentemente los primeros encuentros con sociedades del pasado se han dado a través de la obra de arte y su vinculación con la química ha sido permanente. Imagen 1. Tres amatistas pulidas Imagen 3. El mineral llamado vanaditina. De una muestra como ésta Andrés Manuel del Río en 1801 en la Nueva España, extrajo el vanadio, al que llamó eritronio, por el color rojizo del mineral. Imagen 2. Azufre cristalizado. Imagen 4. Un ágata. Uno de los minerales más hermosos. 2 v Colegio Madrid

[close]

p. 5

Arte en los compuestos y elementos químicos El oro que utilizaron los artistas indígenas para desarrollar diferentes figuras artísticas en la capital del imperio incaico en Cuzco, Perú, o en Tolima, Colombia; o el lapislázuli combinado con el oro en el antiguo Egipto del Faraón Tut-ench-Amun, constituyen ejemplos del uso de materiales para el desarrollo del arte en diferentes épocas de la humanidad. Roald Hoffmann (2003:1) nos recuerda cómo el arte está dentro de la química: La química, el arte, la artesanía, los negocios y ahora la ciencia de las sustancias y sus transformaciones, hoy en día corren parejas, en cada paso, con el conocimiento microscópico, adquirido con gran esfuerzo, de las moléculas y sus reacciones. La química es también una labor humana —incluso la química computacional de la que algunos de mis colegas teóricos dicen que será para un futuro sin olores, incluso ésta requiere de mucho trabajo. Los seres humanos dedicados a la química, tanto en su parte analítica como en la sintética, crean compuestos y significados e infunden indicios de belleza a las sustancias y a los pequeños pictogramas que dibujamos de ellas. ¿Por qué? Porque construir una base placentera para una labor difícil es una necesidad psicológica. Y porque de manera natural buscamos la belleza y buscamos el bien. Porque sin duda hay belleza también en una joya (véanse las amatistas en la imagen 1), en los elementos químicos (véase el azufre en la imagen 2), o aun en algunos minerales (véanse las imágenes 3 y 4). Con el tiempo, la visualización vía modelos entra en la química como un inevitable corolario de la visión macroscópica/microscópica que, confusa, aunque productivamente, se mezcla en la mente de los químicos modernos. Estratos de representaciones icónicas y simbólicas de las moléculas median como propulsores hacia la comprensión de por qué una disolución azul se transforma en un precipitado verde lima o cómo lograr la síntesis de tal o cual molécula (ver la imagen 5 con algunos ejemplos de modelos moleculares estéticos). Beyer y Behrends (2003) han recopilado las obras de arte (pinturas y esculturas, por ejemplo) en relación con la química. Hay muchos otros casos de químicos que a la vez han sido artistas, como Alexander Borodin, músico y químico. Canastano Cubano Fullereno Catenano Imagen 5. Algunas moléculas bellas. Todas ellas se han podido sintetizar. Desde la protección de la madera de los instrumentos hasta las lacas resistentes al agua, las pinturas y los barnices de los maletines donde se guardan y transportan (hechos de polímeros como nailon y forrados con espuma de poliuretano), la química está permanentemente ligada a la música y todo lo que rodea a esta maravillosa expresión artística. A Lomonósov, un químico ruso nacido a principios del siglo Xviii, hay quienes le atribuyen la ley de conservación de la materia (antes que a Lavoisier, quien la enunció casi al final de ese mismo siglo). Lomonósov era también ceramista (véase la la imagen 9). La cerámica y el arte siempre han Imagen 6. Portada del libro de Beyer y Behrends (2003). Nosotros ahora v 3

[close]

p. 6

Reconocimiento al Doctor Mario Molina María Eugenia Colsa G. Directora de Secundaria El pasado jueves 8 de agosto el presidente de los Estados Unidos otorgó al Doctor Mario Molina la Medalla Presidencial de la Libertad. Éste es el mayor honor civil que el gobierno de ese país concede “a aquellos hombres y mujeres que han dedicado sus vidas a enriquecer las nuestras”, señaló Barack Obama en un comunicado. El Doctor Molina recibió el Premio Nobel de Química en 1995 por sus trabajos en la comprensión de la química atmosférica, en lo relativo al comportamiento de los clorofluorocarbonos o CFC con el ozono de la estratósfera y desde hace unos años es uno de los de los asesores científicos del presidente. Adicionalmente el científico mexicano encabeza en nuestro país el centro de investigación “Centro Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente”. El Colegio Madrid se congratula de los éxitos del Doctor Molina y a la vez se enorgullece de que un científico de su talla, haya compartido con nosotros una interesante conferencia en noviembre de 2011 en la que dialogó con nuestros alumnos las causas y consecuencias del cambio climático. v Imagen 7. Retrato de Wilhelm Ostwald, un fisicoquímico reconocido con el Premio Nobel en 1909). Pintor de este retrato: Anton Klamroth, 1904 Imagen 8. Marina pintada por Ostwald en 1913. El autor iba en una carroza desde Leipzig, donde trabajaba, hasta Rostock y de allí llegaba al Parque Nacional Vorpommersche Boddenlandschaft, a 500 km de su casa, donde gozaba de vistas como la de este cuadro. Imagen 9. Mikhail Vasílievich Lomonósov condujo la elaboración de este famoso mosaico, conocido como “La Batalla de Poltava” del 28 de junio de 1709. Se encuentra en la Academia de Ciencias de San Petersburgo. Está el zar Pedro I sobre su caballo, mientras derrota a las fuerzas suecas de Carlos XII. 4 v Colegio Madrid

[close]

p. 7

estado relacionados, las primeras esculturas realizadas por el hombre fueron hechas de barro y la obra más famosa y controvertida del Arte Contemporáneo del siglo pasado está también realizada en cerámica (véase la imagen 10). Lo speziale (Der Apotheker o El boticario) es una ópera escrita por Franz Joseph Haydn, en donde también se mezclan el arte y la química, porque la ópera se desarrolla en la farmacia de Sempronio (un farmacéu- ¿Cuál es la importancia de Teotihuacan? Natzín García Macías Coordinador de Proyecto Académico Imagen 10. “Fuente” de Marcel Duchamp. Un ejemplo precursor del Dadaísmo. tico enamorado de la bella Grilleta) lo que da al compositor alas para escribir arias en las que el boticario y su auxiliar recetan interminables listas de remedios para diversas enfermedades. Otras obras operísticas (André, 2013) donde se mezcla la química y sus sustancias son: Il Campanello (Donizetti), Sor Angelica (Puccini), Tristán e Isolda (Wagner), Romeo y Julieta (Gounod), Lakmé (Delibes), Simon Boccanegra (Verdi), y Madame Curie (Sikora). Con este breve recuento basta para decir que arte y química han ido juntos en la historia de la humanidad. v Bibliografía André, João Paulo, “Opera and Poison: A Secret and Enjoyable Approach To Teaching and Learning Chemistry”, Journal of Chemical Education, vol. 90, núm. 3, pp. 352-357 (2013). Beyer, Lothar y Behrends, Rainer, De Artes Chemiae. Chemiker und Chemie an der Alma mater Lipsiensis. Kunstschätze, Buchbestände und Archivdokumente der Universität Leipzig und anderer Sammlungen, Leipzig, Passage-Verlag 2003. Galván-Madrid, José Luis, “La química y el arte: ¿Cómo mantener el vínculo?”, Educación Química, vol. 22, núm. 3, pp. 207-211 (2011). Hoffmann, Roald, “Thoughts on Aesthetics and Visualization in Chemistry”, HYLE-International Journal for Philosophy of Chemistry, vol. 9, núm. 1, pp. 7-10 (2003). Sin lugar a dudas, la ciudad mesoamericana de Teotihuacan es una de las más famosas e importantes de México, pero, ¿qué es lo que la hace tan importante? La respuesta sencilla aparentemente, puede prestarse a una serie de imprecisiones en el camino. Habrá quien opine que su importancia radica en su exacta planificación urbana que llegó a tener 100 mil habitantes en una extensión de 20 km2; por tener los murales más impresionantes del Valle de México; por ser considerada una de las zonas arqueológicas más importantes del país con dos de las pirámides más grandes de México (la del Sol y la de la Luna); por haber sido considerada como la Ciudad Sagrada para los mexicas; por ser el imperio más importante del Valle de México durante los primeros cinco siglos de nuestra era; o simplemente, porque su influencia cultural llegó a todas las civilizaciones de Mesoamérica. Argumentos habrá muchos, pero la importancia y trascendencia de esta zona arqueológica, va más allá de estás sencillas y lógicas respuestas. Teotihuacan es importante por su complejidad social, y por lo que en ella se desarrolló durante los primeros años de nuestra era. Esto la hace ser, no sólo la ciudad más importante del México prehispánico, sino una de las cinco culturas más importantes del mundo. Así es, en esta monumental ciudad que llegó a ser en su tiempo, la sexta ciudad más poblada después de Constantinopla y Alejandría, fue donde inició hace unos dos mil años el origen del Estado, es decir que la sociedad, tal y como la conocemos actualmente, nació en Teotihuacan, y que la forma de entender su desarrollo sólo puede explicarse en los lugares donde este proceso tan importante tuvo lugar. Algunos lugares del mundo en donde actualmente puede estudiarse el origen de la sociedad son: la antigua China, la zona de Mesopotamia, el Egipto prefaraónico, el área Andina y por supuesto, Teotihuacan; que no sólo es importante por todo lo que representa culturalmente, sino porque fue en ella, donde tuvo lugar el desarrollo del Estado, que es, y ha sido, uno de los grandes misterios de la humanidad. v Teotihuacan es una palabra llana o grave, aunque en náhuatl no se piensa en términos de agudas, graves y esdrújulas. Por ello muchos consideran que debe escribirse y pronunciarse Teotihuacan con el acento prosódico en huá. Para mayor información consultar http:// www.letraslibres.com/revista/letrillas/teotihuacan-o-teotihuacan. Nosotros ahora v 5

[close]

p. 8

El teatro, los teatros y los políticos en México Carlos Azar Profesor de Secundaria En 1928, Obregón, Vasconcelos y Alfonso Reyes invitaron a México al importante dramaturgo español Ramón del Valle Inclán, el creador del esperpento teatral, un género en el que se sustituye el plano real por la caracterización y la deformidad de los personajes. En ese viaje, el segundo que el escritor llevaba a cabo a México, Obregón lo invita a la ópera. Al final de la presentación, Valle Inclán, quien en 1896 había perdido el brazo izquierdo en una pelea contra otro escritor, Manuel Bueno, sentado a la izquierda de Obregón, le pide: “General, présteme su mano para aplaudir”. El presidente, quien a su vez había perdido la mano derecha en una campaña contra los villistas en Celaya, ésa en la que decidió, ante el escenario sangriento, que era mejor morir y descargó su pistola en su pecho, sin saber que estaba descargada porque uno de sus subalternos había decidido limpiarla. Curiosa coincidencia que afectara de tal manera la vida política de México. Decía, que ante la petición de Valle Inclán levanta la mano izquierda y contesta: “Aquí está”. Se cuenta también que cuando Obregón pretendía reprender a alguno de sus ministros, contactaba a las hermanas Moriones, empresarias del Teatro Nacional —ésas que mientras lanzaban al éxito a la gran actriz María Conesa tomaban chocolate con los gobernantes en turno—, y les entregaba una escena escrita por el mismo general, en la que se burlaba del trabajo del ministro en cuestión. Las hermanas acudían a sus compositores, sus coreógrafos y, finalmente, a sus tiples (las actrices que bailaban y cantaban cada noche en el teatro), para ensayar ese mismo día la escena y montarla para la función de la noche. Mientras tanto, consciente de que su invitación no podía ser rechazada, Obregón convocaba al ministro al teatro esa noche. El musical transcurría como de costumbre y en un momento dado, las actrices cantaban la escena citada. En ese momento, Obregón se volvía hacia el ministro y, molesto le decía: “¿ya ve lo que opina el pueblo de usted?” 6 v Colegio Madrid Estas escenas reflejan la importancia que ciertos políticos mexicanos le otorgaban a la representación, por lo tanto, al teatro. A partir de la independencia, en México se construyó una serie de foros a lo largo del país que fomen-

[close]

p. 9

tó el desarrollo teatral y operístico. La efervescencia del gobierno de Díaz y el entusiasmo por renovar las estructuras urbanas produjeron más de un centenar de teatros en todo el país. No hubo una ciudad de grande o mediana importancia que no tuviera un edificio estratégicamente situado en el centro de la población. Además del Teatro Principal de Puebla, construido a mediados del siglo XVIII, el primero de toda América Latina, destacan edificios cuya belleza y magnitud engrandecen a las ciudades. El Isauro Martínez de Torreón, el Peón y Contreras de Mérida, el Macedonio Alcalá de Oaxaca, el Teatro Degollado de Guadalajara, el Ángela Peralta de Mazatlán, el Fernando Calderón de Zacatecas, el Morelos de Morelia, el De la Paz de San Luis Potosí y el famosísimo Teatro Juárez de Guanajuato, por citar algunos. Sin embargo, no debemos olvidar que el principal escenario del país también se empezó a construir en ese entonces, para que el 29 de septiembre de 1934, tras los gobiernos de Obregón y de Calles, se inaugurara el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, con La verdad sospechosa de Ruiz de Alarcón (que a partir de entonces habría de convertirse en la obra obligada de las inauguraciones, y con ello el gobierno se evitaría desplazamientos, sentimientos de rivalidad y otras virtudes del gremio dramatúrgico). La representación estuvo a cargo de una compañía del mismo palacio, de efímera existencia, a cuyo frente iba Alfredo Gómez de la Vega y la espléndida actriz María Teresa Montoya, junto con Isabela Corona, Ricardo y Jorge Mondragón y Miguel Manzano, entre otros. Un nuevo presidente gobernaba México: Lázaro Cárdenas, quien no tardaría en enviar al exilio al caudillo anterior, Plutarco Elías Calles. La idea de que “la representación verídica de la realidad apresada en su dinamismo revolucionario”, seduce al gobierno mexicano. Esta situación influye para que Frida y Diego vuelvan al país. En ese momento, Rivera reproduce en Bellas Artes el mural que había pintado en Nueva York. Asimismo e inserto en esta misma tendencia, Carlos Chávez afianza su mexicanismo triunfante en varias de sus obras. Finalmente, en este momento nace lo que se conoce como “La época de oro del cine mexicano”. Dos hechos se destacan en esos primeros años del Palacio. El primero es el debut de la compañía española de Pepita Díaz y Manuel Collado, que estrena las obras Prohibido suicidarse en primavera y Nuestra Natacha, ambas de Alejandro Casona. Ese primer contacto con la obra de Casona influye ampliamente en la formación del melodrama mexicano. El segundo es el estreno de la obra Rayando el sol, dirigida por Roberto Soto “el panzón”, primera experiencia del teatro popular en llegar al máximo teatro oficial, hecho que provoca acaloradas discusiones sobre su pertinencia artística. El próximo año cumplirá 80 años el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. En el inicio, el máximo escenario nacional también hospedó al teatro, situación que duró hasta finales de los sesenta. Ahora, la música sinfónica, la ópera y el ballet folklórico lo tienen cooptado y difícilmente el teatro tiene la oportunidad de ocuparlo, sin que entendamos muy bien por qué. v Nosotros ahora v 7

[close]

p. 10

Javier Yankelevich Profesor de CCH El arte de la provocación El ojo cuadrado presenta: Es 1961 y Piero Manzoni (1933 - 1963) presenta en una galería de arte italiana su última creación: Mierda de artista. Se trata de 90 latitas selladas, numeradas y autografiadas por él que indican en la etiqueta “contenido neto 30 gramos, conservada al natural, producida y enlatada en mayo de 1961”. El creador fijó el precio de cada uno de estos objetos tomando como referencia el de su peso en oro. Desde entonces, han pasado más de 50 años y sobre estas latas, resguardadas en colecciones museísticas y privadas, e incluso esporádicamente vendidas a exorbitantes precios, pesan varios misterios. A mí el que me tienta es, ¿qué es lo que tienen dentro? Décadas después de la muerte de Manzoni, un amigo suyo declaró que las latas de Merda d’artista no tenían mierda, sino yeso. Otros afirman que han sentido una fragancia fétida emanar de ellas y se empeñan en creer que se trata de excrementos, mas no están seguros si de Manzoni o de alguien más. Por desgracia, es difícil hacerse de una de estas costosas latitas, así que estamos impedidos de adoptar una posición propia en torno a este polémico asunto, obsesión de quienes resguardan las piezas y deben decidir la temperatura óptima para su conservación. Sin embargo, nada nos impide, a modo de consuelo, usarlas como excusa para un juego mental. Si Manzoni hubiera rellenado sus herméticas latitas con su voz y dejado allí un mensaje en espera del valiente dispuesto a arruinar una costosísima obra de arte y de enfrentarse a la posibilidad de no hallar sino caca, ¿cuál sería? Yo me imagino que sería su risa, una descomunal carcajada, acrecentada cada vez que la lata fue comprada, subastada, exhibida, analizada y admirada a lo largo de medio siglo. Y al pensar en esto me sonrío y me doy cuenta de que si aquí hay arte, no es en la lata, sino afuera: la obra somos nosotros y nuestra capacidad para seguir cayendo en la ingeniosa broma de Manzoni. v 8 v Colegio Madrid

[close]

p. 11

Un hombre es siempre más que un hombre y siempre menos que un hombre, más que un hombre porque encierra eso que el jazz alude y soslaya y hasta anticipa, y menos que un hombre porque de esa libertad ha hecho un juego estético o moral, un tablero de ajedrez donde se reserva ser el alfil o el caballo, una definición de libertad que se enseña en las escuelas, precisamente en las escuelas donde jamás se ha enseñado y jamás se enseñará a los niños el primer compás de un ragtime y la primera frase de un blues, etcétera, etcétera [capítulo 17]1. El jazz de Se cumplen 50 años de la publicación de Rayuela: las riquísimas opiniones tienden al infinito en este pozo petrolífero cortazariano; empero, hay vestigios que aún nos soslayan en la casilla del juego de los buscadores/perseguidores del espíritu fragmentado que ansía la unidad perdida, la ubicuidad del deseo, libertad…, ¿por qué la obsesión de Cortázar por las obras artísticas como catalizadores de la propia?, ¿qué hay de la música en esta novela?, ¿es posible que una pieza musical se nos materialice con la mera descripción?, ¿qué función desempeña el jazz en la utopía y debacle existenciales de los personajes de Rayuela? Preguntas que todo “rayuelista” en potencia debe marcarse como hoja de ruta: su íntima clave de sol para comenzar a leer el mayor de los ritos de liberación del pasado siglo. El narrador atestigua, en su vertiginosa curiosidad, cómo un circense, esperpéntico grupo de amigos se reúne en el París de los sesenta para tratar los más diversos y polarizados temas filosóficos, para divagar en el erotismo de las ontologías hogareñas, para escuchar, en fin, el prodigio ancestral, telúrico, que significa la emanación de la música del jazz desde un tocadiscos destartalado: el rasgueo de los contrabajos, la invisible esfera del saxofón, timbales, timbales en lo profundo. Ellos son el Club de la Serpiente. Quien haya leído Rayuela no necesita ser un músico para descifrar la entrega de símbolos que Cortázar hace en su tragicomedia fónica: requiere, más bien, una agudeza semejante a la de Oliveira, hacerse cómplice de su angustia matemática; necesita el candor esperanzado de La Maga, su autonomía dignificante, esto es, ser un cronopio, creer en el libre albedrío del azar, ofrendar su alma y su cuerpo a una magnitud superior que nos embarga, la lúdica metafísica del caos…, pues, ¿qué es el jazz sino un sublime orden que se nos disfraza de caos? Sí, lectores, sí, en efecto, si tuviéramos que trazar, como psicoanalistas juguetones, el mapa del inconsciente de Rayuela, obtendríamos un pentagrama descerrajado, un corchete derretido entre paréntesis, qué decir, una pieza de jazz ora cadente, ora veloz, circular, arácnida: la trama del libro 1 Julio Cortázar, Rayuela, Madrid, Cátedra (edición de Andrés Amorós), 2011 (vigesimosegunda edición). Rayuela: más que un motivo Pedro Martín A. Ex alumno adquiere sentido en la medida en que nuestros oídos se impregnan del trópico danzante de Dizzy Gillespie, de la euforia submarina de Rollins, del secreto más humano que acecha en las irreverentes notas de Thelonious Monk. Desde ya (y hay que decirlo), borremos de nuestra cabeza la atávica idea de que las artes son escisiones especializadas de un mismo tronco aristotélico. No, no, Cortázar no tendría cabida entonces. Las artes poseen, como todo sustrato cultural trascendente, un arquetipo en común que las enlaza hasta límites insospechados, que las libera adentro de sí mismas. Es lo que sucede con el jazz en Rayuela (o, mejor dicho, con el jazz de Rayuela): la estructura de la novela, forma nigromántica que anticipa el vacío posmoderno, es una tocada de jazz. Rayuela es jazz y así debemos tomarla, no para descifrar sus “significados ocultos”, sino para enriquecer su lectura: Oliveira, un solo de sax que incendia la noche; Talita, la dolosa bocanada de la trompeta; Gregorovius, los platillos como cristal roto; Traveler, la tiniebla de las percusiones; La Maga, improvisación infernal, diabólico ascenso al Cielo que todos anhelamos, angélica improvisación, etcétera, etcétera. v Nosotros ahora v 9

[close]

p. 12

Papel Ana María Jiménez Aparicio Directora de Bachillerato CCH Oikos: ¿Se han detenido a pensar lo importante que es el papel en nuestras vidas? Cuando escribimos una nota, una carta, un pequeño mensaje, cuando tomamos apuntes de lo que ocurre en clase, cuando tenemos que hacer una operación complicada, cuando gozamos leyendo un libro o nos asombramos con una noticia del periódico, cuando nos limpiamos la boca, por no mencionar muchas otras actividades que están siempre ligadas al papel. El papel se ha convertido así, en el medio esencial para registrar y transmitir conocimientos, en una forma muy eficaz de comunicación entre los seres humanos —aunque parezca que está perdiendo relevancia, ya que los soportes digitales empiezan a ganar camino—. Sin embargo, su uso desmesurado, tiene un impacto muy negativo en el medio ambiente. Existen importantes motivos para que reduzcamos el uso del papel, en primer lugar, la materia prima necesaria para su fabricación es la madera y su producción masiva (que se asocia increíblemente al índice de calidad de vida en los países desarrollados) supone la tala de millones de árboles. Para fabricar una tonelada de papel son necesarios entre 13 y 17 árboles, dependiendo de la especie que se utilice. La industria papelera puede consumir hasta 4 000 millones de árboles al año, algunos de ellos procedentes de bosques primarios que no pueden sustituirse; para fabricar la pasta de esta cantidad de árboles, la industria vierte a los ríos 950 000 toneladas métricas de organoclorados (utilizados en el blanqueamiento del papel), emite a la atmósfera 100 000 tm de bióxido de azufre y 20 000 tm de cloroformo. La tecnología moderna para producir pasta para papel y papel, genera contaminantes muy tóxicos, consume mucha energía y grandes cantidades de agua fresca. 10 v Colegio Madrid La contaminación del aire con cloro y compuestos de azufre, entre otros, además del deterioro del suelo, el consumo y la contaminación del agua, así como la muerte de la fauna acuática, provoca lluvia ácida y deforestación, afecta la agricultura y otras actividades rurales, genera padecimientos asociados a los tóxicos y sustancias contaminantes que provocan alteraciones en la salud y enfermedades como problemas respiratorios, cáncer y enfermedades infecciosas, además de otras. En los últimos años, la práctica de reciclaje de papel se ha vuelto más común, sin embargo esto no ha tenido un impacto suficiente en la producción de papel nuevo, debido principalmente al aumento en su utilización en impresoras y fotocopiadoras, en la publicidad por correo y en el cosumo de productos de papel desechable. Por otro lado, menos de la mitad de toda la pasta que se produce en la actualidad se utiliza para producir papel de impresión o escritura. Más de 40 por ciento de esta producción es utilizada como material para empaquetar. La fabricación de papel es indispensable, ya que es un producto que necesitamos todos, sin embargo, cada uno de nosotros puede contribuir a hacer menor este problema, a salvar árboles y con ello bosques, a evitar la contaminación de suelos y agua, y a propiciar entre nuestra comunidad la responsabilidad por el medio ambiente. La primera y más importante medida para la gestión ambiental del papel es reducir su uso, esto podemos conseguirlo modificando nuestras actitudes y hábitos de consumo: del griego, lugar donde habitan

[close]

p. 13

• Utilizar siempre los dos lados de una hoja de papel. • Evitar en lo posible, el uso de servilletas y pañuelos desechables y otros productos como platos o vasos. • Consumir siempre papel reciclado, que aunque es menos blanco, evita la tala de árboles y el uso de sustancias químicas contaminantes. • Utilizar siempre que sea posible, el correo u otros medios electrónicos para comunicarnos. • No imprimir más que lo estrictamente necesario. Cuando imprimimos a doble espacio utilizamos el doble de papel. • Consumir artículos que contengan poco empaque. • Separar el papel del resto de la basura para permitir su reciclado. • Evitar el envío de publicidad a nuestras casas. • En lo posible, consultar el periódico por vía electrónica. • Sustituir las fotocopias, apuntes y libros de texto por una opción más barata y ecológica: colgar apuntes y ejercicios en la red y compartirlos. El papel es un vínculo cultural, que seguirá teniendo una gran importancia en nuestra vida diaria, ya que se ha convertido en un artículo personal insustituible. Cuando queremos escribir una carta personal, cuando queremos dibujar, cuando queremos expresar un sentimiento, el papel es el medio que utilizamos. Sin embargo, la problemática ambiental asociada a su producción es mayúscula. Por ello, pequeñas acciones como las que aparecen arriba, pueden ayudar a subsanarla, lo cual no implica que debamos renunciar al placer de arrastrar un lápiz sobre una hermosa hoja de papel reciclado. v

[close]

p. 14

La literatura y el arte: un lugar común Lourdes Aguilar Salas Unidad de Expresión Escrita y Biblioteca Para qué han de servir el lenguaje visual, la comprensión humana de la literatura y la armonía de lo irrepetible. Justamente el equilibrio que forma la tríada del arte más la lectura y la literatura son un concierto para los sentidos. La obra de arte y la literatura tienden a manifestarse en el tiempo, permanecer dentro de sus propios cánones por muy variantes que parezcan, justamente es ahí donde el acto de la lectura puede tornarse único e irrepetible. Cada vez que un lector entra en un lugar común para la obra de arte y la lectura que nos propone un autor, estamos cruzando un puente de significados, de sonidos, de colores, volúmenes, composiciones y puntos de vista caleidoscópicos. Así han funcionado grandes novelas que se sustentan en el arte mismo, por supuesto también colosales poemas; en esta ocasión nos limitamos a rememorar sólo novelas-arte que han llevado la “ecfrasis” en sus entrañas mismas, o sea, que han incluido en su creación literaria el arte mismo como objeto y su representación verbal. Cómo poder olvidar la magistral novela del irlandés Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray (1890), donde el pintor es un apasionado de su obra al extremo de lograr su máxima pintura aunque esto le cause el fin de la vida a manos del joven, siempre joven, joven Gray. O cómo no recordar otra novela donde también hace su aparición la pintura de una forma determinante en la temática y el argumento de la misma, me refiero a El Túnel del argentino Ernesto Sábato (1948), donde el pintor Juan Pablo Casatell siempre obsesionado por María justificará su crimen; una y otra vez los lectores seguimos sin entender el existencialismo o pesimismo del pintor frente a “la ventana del cuadro”. También hispanoamericana es la obra del escritor 12 v Colegio Madrid cubano Alejo Carpentier Los pasos perdidos (1953), donde el protagonista nos lleva en sus viajes de Nueva York a la selva y viceversa en busca de la música de la vorágine, de sus cantos e instrumentos musicales autóctonos y en busca de él mismo, de sus pasos, de su identidad que siente perdida en la metrópoli, pero también en la selva barroca como el mismo lenguaje de la novela. De la misma manera, en arte y música encontramos a uno de los íconos narrativos moder-

[close]

p. 15

nos, me refiero al escritor alemán Thomas Mann (1947) con su gran novela Doctor Fausto. Aquí Mann nos suma por un lado la filosofía de Friedrich Nietzsche y por otra parte el pensamiento estético de Arnold Schönberg con la vanguardia musical (y reminiscencias de Beethoven) y logrando una gran novela amorosa, filosófica e histórica de la Alemania nazi. En otro tenor, en tiempos más modernos, se suman al arte y la literatura, La catedral del mar (2006) donde su autor, el español Ildefonso Falcones, va ligando la trama en la Barcelona del siglo Xiv, donde se construye el templo a Santa María de la Mar, a pasajes feudales, construcciones góticas, intolerancia religiosa y mucho más, lo que da un concierto entre la obra arquitectónica y la novela misma. Y qué decir, por último, de una novela muy de actualidad de la escritora argentina-mexicana Sandra Lorenzano Fuga en mi menor (2012), es todo un conjunto artístico donde la música, la fotografía y la recreación narrativa nos conducen por el mundo personal del protagonista, un pianista, a través del cual llegamos a la historia del amor, de las partituras, de la poesía y finalmente a la doble fuga; la musical y la propia huida del personaje. Son muchas más las novelas, las poesías y los dramas que nos pueden llevar a la consolidación de lo artístico en la lectura. Cómo concebir un espacio lector sin esos sitios comunes y compartidos, ese transpirar del autor a la percepción del lector. Bienvenida la obra literaria, la artística y finalmente, ¡la lectura! v Read in English Flowers for Algernon Lorena Stern Coordinadora de Inglés En este curso escolar 2013-2014, te invitamos a colaborar desde la lectura y escritura con textos breves personales, reseñas, pequeñas notas, comentarios, semblanzas biográficas, celebraciones literarias para construir a ese lector que todos llevamos dentro: Nosotros ahora. Interesados dirigirse a la Biblioteca o a la Sala de lectura del Colegio Madrid Molinos de viento. Enviar textos y comentarios a: . Charlie Gordon is a man of low intelligence, living as best he can in New York City. His family had him committed to an institution, but a family friend got him out and gave him a job in his bakery. It is all Charlie really knows how to do, but he wants more. He goes to a class to try and learn how to read and ends up as an experimental test subject, after a successful experiment with a mouse, in which scientists believe they can improve human intelligence levels. The book is set up as a series of journal entries from Charlie as he undergoes the procedure, and all that comes after. This is just a brilliant piece of writing, and even though it is very taxing emotionally and really quite intense—it is very much worth it. It is a prime example of effective word choices that help the reader sense the character. There is so much that can be learned and discussed about it and also it is a pleasure to read. Recommended for teenagers between 15 and 18 years. Daniel Keyes (1927- ) wrote this science fiction novel and also has written The Minds of Billy Milligan. v Nosotros ahora v 13

[close]

Comments

no comments yet