Septiembre 239

 

Embed or link this publication

Description

Revista Agropecuaria de distribución gratuita del centro de la republica Argentina

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4

4

[close]

p. 5

Septiembre 2013 Editorial Con los votos no alcanza La soberana paliza que los votantes le dieron a la administración Kirchner en las elecciones primarias no parece ser un mensaje suficientemente efectivo para conseguir cambios en las políticas que afectan al sector agropecuario argentino. La importante derrota que el Frente para la Victoria sufrió en las principales provincias agroganaderas del país no alcanzó ni siquiera para que la Mesa de Enlace fuera invitada a la reunión “con los titulares” que organizó tardíamente la presidente de la Nación –ni el también derrotado ministro Yauhar la recibe–. Allí el único que simulaba representar al campo fue lamentablemente un comprovinciano de Morteros, apenas capacitado para reproducir el libreto que prolijamente le arman los cuadros K, como a ellos les gusta llamarse. Y aplaudir cualquier ocurrencia de la presidente, ¡eso sí le sale bien! El sector agropecuario nacional sólo resulta importante a este gobierno a la hora de recaudar impuestos. Tiembla cada vez que desde Chicago se anuncian bajas en el precio de la soja, pero resultan invisibles para sus ojos los justos reclamos del campo. El Estado nacional se queda con el 73,7% de la renta agrícola nacional, y del total de impuestos que los productores pagan, apenas el 19% queda en manos de las provincias –véase nota página 15–. Esto explica por qué es tan difícil producir con márgenes razonables que justifiquen el riesgo asumido, y por qué las condiciones de infraestructura en el interior del país no han evolucionado significativamente en los últimos 50 años. El resultado de las elecciones primarias ha movilizado a la presidente y a su corte a generar algunos cambios rápidamente. La suba de los mínimos para el impuesto a las ganancias de la cuarta categoría, tan firmemente resistida antes por los funcionarios de la AFIP, se resolvió en horas. De repente esos recursos antes imposibles de reemplazar, aparecieron casi mágicamente frente a la magra cosecha de votos K. De paso, y para no perder el rumbo de las políticas antiproducción y antiinversión que viene aplicando el payasesco equipo económico K –¿alguien puede explicarse de qué se ríe Marcó del Pont?–, se aplicará un 10% de impuesto a los AÑO XXIII - Nº 239 Septiembre de 2013 MAR­ A­LÍQUI­ A­AGRO­ E­ UA­ IA C D PC R ISSN­1668-9224 Primera publicación agropecuaria mensual gratuita para productores del Centro del País. Marca Líquida Agropecuaria es una publicación adherida a ADEPA dividendos de las empresas, una medida claramente inconstitucional según dicen los especialistas porque genera doble imposición. Pero a quién le importa si dentro de cinco años un tribunal hace lugar a los reclamos, lo importante son las elecciones de octubre. Para completar la obra, a las pocas horas de haberse conocido el fallo desfavorable del juez Griesa en Nueva York, de un plumazo y sin más trámite CFK envió un proyecto de ley al Congreso de la Nación –cadena nacional mediante– para reabrir el canje de deuda, tirando por la borda miles de horas de discursos en los que la propia presidente juraba por “él” y los Santos Evangelios que no les pagaría ni una moneda. En medio de tanto despropósito se conocieron las cifras finales del área sembrada con trigo –3,9 millones de hectáreas– y se confirmó que el milagro no se produjo. Parece que definitivamente ya nadie cree en las promesas gubernamentales de devolver retenciones. Lamentablemente los principales perjudicados son los productores y la cadena del trigo. Técnicos y representantes del sector han intentado hasta el cansancio explicarles a los burócratas K que eliminando las retenciones y las regulaciones para exportar trigo el Estado recaudaría más impuestos, y la frágil economía del interior productivo recibiría con alivio los importantes beneficios que un mayor volumen de producción genera. Imposible que lo entiendan si ni siquiera se sientan a conversar. Como todos los años, durante septiembre y octubre se realizan exposiciones rurales en todo el país. Una oportunidad única para que dirigentes y productores se pongan en contacto y planifiquen nuevas vías de acción. No sirve de mucho que en encendidos discursos los dirigentes nos recuerden lo que todos sabemos. No sirve de nada que los medios de difusión mostremos sorprendidos el enojo de la gente del campo. Nadie moverá ni un dedo en la administración K por más fuerte y lúcido que suene un discurso, se necesitan acciones concretas. Y no lo dice quien redacta estas líneas, sino que lo dicen todos los productores. Lo dicen los que ponen gran parte del dinero –vía impuestos– que le permite al Gobierno manejar los destinos del país generando a la vez políticas que los perjudican cada días más. Todos reclaman acciones concretas y medidas de fuerza porque parece que con los votos no alcanza. Tirada: 15.000 ejemplares Prop. Int.: Nº 5033364 Propietario: Marca­Líquida­S.A. Los­ar­í­ u­os­fir­ a­ os­no­re­le­an­ne­ e­ a­ia­ en­e­la­opi­ ión­edi­o­ial, tc l m d f j c s r m t n t r y­son­co­a­ o­a­ io­ es­ad-ho­ o­em.­La­fir­ a­edi­o­a­no­se­res­ on­ a­ l b r c n n r m t r p s bi­i­ a­por­las­opi­ io­ es­ver­i­ as­en­los­ar­í­ u­os­fir­ a­ os,­co­ o­así lz n n td tc l m d m tam­ o­ o­del­con­e­ i­ o­de­los­avi­ os­pu­ li­ i­a­ios.­Se­au­o­i­ a­la­ p c t nd s b ct r t rz re­ ro­ uc­ ión­to­al­o­par­ ial,­siem­ re­que­se­ci­e­la­fuen­e. p d c t c p t t 5

[close]

p. 6

Agricultura Fitosanitarios Autor: Ing. Agr. Pedro Daniel Leiva - Esp. en Protección Vegetal, INTA Pergamino (Bs As, Argentina). Fuente: www.engormix.com Inteligencia en la aplicación Estadísticas internacionales demuestran que de la producción total potencial de alimentos, las plagas se llevan el 42% de lo ya producido, aun con el uso de fitosanitarios. Si dejáramos de usar plaguicidas se perdería el 28% adicional, es decir que la producción alcanzable sería de sólo el 30% de ese potencial. Queda claro entonces que con los actuales conocimientos en agricultura, no puede prescindirse de los fitosanitarios. El riesgo por uso de plaguicidas es una ecuación que multiplica la toxicidad por la intensidad de uso. Cabe entonces preguntarse dos cosas: a) ¿todos los plaguicidas tienen la misma toxicidad? y b) ¿cuáles de ellos se utilizan en mayor cantidad? Los insecticidas disponibles en la Argentina resultan entre 7 y 8 veces más tóxicos que herbicidas y funguicidas. Más aún, si consideramos sólo aquellos plaguicidas de mayor uso en el país, los insecticidas resultan entre 23 y 27 veces más tóxicos que herbicidas y funguicidas, respectivamente. Estadísticas elaboradas por el suscripto para el partido de Pergamino, Buenos Aires, indican que la intensidad de uso de plaguicidas asciende a 3 millones de l/kg-año, con el 89% de herbicidas, el 9% de insecticidas y el 2% de funguicidas. Cuantificando riesgos, los insecticidas multiplican el riesgo 2,3 veces respecto de herbicidas y 120 veces respecto de funguicidas. No caben dudas de que el mayor impacto en reducir riesgos está en la selección y buenas prácticas aplicadas al uso de insecticidas. El modo de acción predominante de los insecticidas más utilizados en la Argentina afecta el sistema nervioso (neurotóxicos creados entre 1944 y 1956). En la actualidad, nuevas familias de insecticidas de baja toxicidad han aparecido, reguladores de crecimiento (IGR) y bisamidas (entre 1980 y 2009). El primer grupo actúa a nivel de los sistemas hormonales y el segundo afecta el funcionamiento muscular. Dado que el sistema hormonal de los insectos difiere del de las aves y mamíferos, todos los IGR son banda verde, y las bisamidas oscilan entre banda verde y azul (baja toxicidad). Si comparamos la DL50 (dosis letal) del insecticida mundialmente más utilizado (clorpirifós) con cualquier IGR (e.g. metofenoxide, nc Intrepid), 217 vs. 5.000 (mg/kg PV), concluimos que con el uso de IGR bajamos la toxicidad de insecticidas a nivel de un glifosato. Manejo de los reguladores de crecimiento Dentro de esta familia de productos existen dos variantes: los compuestos aceleradores de la muda (CAM) y los inhibidores 6

[close]

p. 7

Fitosanitarios de quitina (IQ). Son principalmente efectivos para controlar larvas de lepidópteros en desarrollo, y como consecuencia de su modo de acción controlan formas juveniles incipientes (larvas pequeñas). Los CAM aceleran el pasaje de un estadio del insecto a otro, con la consecuencia de producir larvas deformes, pupas que terminan muriendo o adultos de menor fecundidad. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los EE.UU. los clasifica como biopesticidas. Un ejemplo de este tipo de productos es el metofenoxide (diacil hidracina), comercializado como Intrepid 24% SC. Los IQ inhiben la formación de quitina luego del cambio de estadio, por lo tanto el tegumento no puede proteger al insecto, con las consecuencias de producir larvas deformes, adultos de menor fertilidad: sin desarrollo embrional de huevos o las larvas nacen muertas. Existen varios ejemplos comerciales de productos puros (pa lufenurón, Match 5% CE de Syngenta Agro; pa teflubenzurón, Nomolt 15% SC de BASF; pa triflumurón, Alsystin 48% SC de Bayer Crop Science). Ejemplos de mezclas: Inmiunit, Curyon y Certero Duo, de las empresas BASF, Bayer y Syngenta, respectivamente. Un factor común de los IGR es que la larva rápidamente deja de comer y es presa de enemigos naturales (parásitos y predadores) que multiplican su población gracias a la presencia de plagas que pierden su potencial de daño. Los IGR actúan por ingestión, deben usarse con larva chica, unos 4 mm de longitud (L3, entre 3 y 10 días de nacidas) que se encuentran ubicadas en los estratos medios y bajos del follaje. Se trata de compuestos de alta residualidad (aunque ésta se reduce cuando hay desarrollo de nuevo follaje) y mucha selectividad hacia los insectos benéficos. Otras propiedades físicas a destacar es que no se lavan con las lluvias ni son afectados por las altas temperatura ni el pH del agua de pulverización. Además, algunos de ellos, como las diacilhidracinas, tienen acción translaminar, afectando insectos ubicados en la cara opuesta de la hoja tratada. Los distintos tipos de IGR se diferencian básicamente por su tiempo de reacción y residualidad. Los CAM son de acción más lenta que los órganos fosforados y carbámicos, pero poseen muy buena residualidad; los IQ, en cambio, son mucho más lentos y bastante menos residuales comparados con los CAM. La lentitud de ambos respecto de aquellos insecticidas que afectan el sistema nervioso es un motivo adicional para realizar aplicaciones tempranas; y la escasa residualidad de los IQ, un motivo fundamental para usarlos en mezcla (tanto con piretroide como órgano fosforado y carbámico). Como desventaja, asociada a la extrema especificidad del modo de acción de todos los IGR, es la generación de resistencia bajo condiciones de insectos de mucha prolificidad y en ambientes con ventanas de producción amplia (zona subtropical del norte argentino), asociadas con altos promedios de temperatura. Como conclusión de toda esta información podemos resumir las siguientes condiciones de manejo: cuando deben usarse IGR no se visualiza daño ni se pueden ver Agricultura Estadísticas recientes demuestran que de la producción total potencial de alimentos, las plagas se llevan el 42% aun con el uso de fitosanitarios. Si dejáramos de usar plaguicidas se perdería el 28% adicional, sólo dispondríamos del 30% de ese potencial. larvas; en consecuencia, no puede recurrirse a los NDE (niveles de daño económico, número de insectos por metro que produce un daño igual al costo de control) para decidir la aplicación de una medida de control. Si bien es una conclusión algo extremista, desde el punto de vista práctico es realista, ya que los daños iniciales son muy poco perceptibles por la escasa ingesta de la plaga y se ven muy pocas larvas del total existente, por su pequeño tamaño (4 mm) y color poco contrastante. Dado que el insecticida debe ser ingerido por larvas de escasa movilidad y ubicadas en el envés de hojas de estratos inferiores, para asegurar una óptima calidad de aplicación debe trabajarse con muchas gotas pequeñas. Si el producto queda arriba sólo será ingerido por larvas de mayores tamaños y capaces de generar daños significativos. Identikit y prontuario La condición básica para realizar un manejo integrado de plagas (MIP) es el monitoreo. ¿Qué significa esto? Monitoreo es la revisión semanal de lotes, identificación de especies, recuento y registro de las mismas, así como también de la fenología del cultivo y condiciones ambientales. Existen dos tipos de monitoreos no excluyentes: a campo y con trampas de luz. Para el caso que nos ocupa, resulta imprescindible el uso de trampas de luz (TL) para una detección temprana de adultos, donde posteriormente las hembras colocarán huevos que darán lugar a larvas, siendo éstas el objetivo de control. El sexado de las especies permite, además, inferir con una mayor precisión la aparición de larvas, dado que presionando el aparato reproductor de las hembras pueden observarse si hay o no hembras oviplenas. 7

[close]

p. 8

Agricultura Fitosanitarios por la época de realizar los tratamientos. Además, se generan los mayores problemas de deriva, a consecuencia de una significativa mayor proporción de trabajos aéreos comparado con herbicidas, junto a condiciones de alta temperatura y baja humedad relativa ambiente. El monitoreo con trampas de luz permite el empleo eficaz de insecticidas banda verde, los reguladores de crecimiento (conocidos como IGR). El éxito del uso de los IGR está fuertemente asociado al correcto momento de uso y a un estricto control de calidad de aplicación. El precio relativo de los IGR supera al de los neurotóxicos convencionales (piretroides y órgano fosforados), dado que esta nueva familia de insecticidas vio la luz 24 años después de la aparición de los carbamatos. Mientras que antes se desarrollaba una nueva familia de insecticidas cada 7 años, los IGR demoraron 3 veces más. Esto revela los altos costos involucrados en el proceso de desarrollo de estos insecticidas banda verde. En compensación por mayores costos, su uso correcto permite un ahorro por menor número de tratamientos, dado su mayor efecto residual al respetar y promover el desarrollo de insectos benéficos. Adicionalmente, si los tratamientos son oportunos, no existe pérdida de rinde en los cultivos. El INTA Pergamino, y otros ofrecen un servicio de alerta donde monitorean el ambiente con trampas de luz y divulgan el alerta en forma gratuita. Todos ellos aceptan suscripciones por e-mail. El servicio técnico que ofrece el INTA Pergamino detalla la hoja de ruta con los pasos a seguir una vez emitido el alerta, que consiste en información sobre correctos procedimientos de monitoreo de cada plaga –en particular los NDE (niveles de daño económico) para el caso de usar insecticidas convencionales (no IGR)–, producto y dosis alternativas, volumen y sistema de pulverización más conveniente, uso de coadyuvantes, etc. Después de esta larga perorata, ¿se considera usted capaz de “develar el enigma” y profesionalizar los trabajos de monitoreo de los cultivos que le interesan? ¿Conoce si en su zona hay una trampa de luz? Para el caso de una respuesta negativa a la pregunta anterior, ¿estaría dispuesto a monitorear una trampa de luz y compartir la información con nuestro Sistema de Alerta? Resulta prioritario identificar y recontar las polillas (mariposas con hábitos nocturnos) que caen en una trampa de luz; es decir, saber cuál es la plaga potencial y qué hace. Para ello resulta importante contar con un identikit y prontuario. El INTA lo ha desarrollado en forma de libro con 140 imágenes fotográficas que se agrupan por relación de semejanza, de modo tal que cualquier persona pueda realizar el trabajo sin necesidad de contar con conocimientos de sistemática. Algo similar ocurre con la identificación de malezas en estado de plántula, estadio donde deben usarse los herbicidas posemergentes. ¿Cuántas especies de larvas afectan a los 6 cultivos más importantes de la Argentina? No más de 32 especies con presencia desde el barbecho a la cosecha de los cultivos señalados. ¿Qué validez territorial tiene la “clave pictórica de polillas de interés agrícola”? Muy amplia, desde La Quiaca (Jujuy) hasta Bahía Blanca (BA), y desde Mendoza a Buenos Aires. Este libro pasó a cubrir una actualización inexistente en los últimos 45 años. Además del libro, el INTA Pergamino ofrece capacitación en identificación con material fresco y entrega una caja entomológica. En la práctica, y para los cultivos extensivos de la región pampeana, lo que no figura en la clave pictórica, ¡no tiene importancia agrícola! El monitoreo de TL requiere un recuento diario (todas las mañanas bien temprano) para detener el deterioro por descamación de los adultos al caminar unos sobre otros dentro del canasto de la TL. Lo primero que debe hacerse es matar los insectos capturados con un insecticida piretroide potenciado con DDVP. Luego, recontar y registrar los recuentos. Además de insectos, deben registrarse tres parámetros meteorológicos que afectan la dinámica poblacional de los adultos. Al igual que las abejas, las polillas no vuelan cuando hace frío, mucho viento o llueve. A modo de epílogo De todo el desarrollo conceptual que se acaba de exponer deben quedar en claro los aspectos fundamentales de la estrategia propuesta. Sin monitoreo no hay posibilidad de bajar el nivel de contaminación ambiental por plaguicidas. En insecticidas es donde la contaminación es mayor, por la propia toxicidad de los productos neurotóxicos como 8

[close]

p. 9



[close]

p. 10



[close]

p. 11



[close]

p. 12



[close]

p. 13

Autor: Arturo Navarro Fuente: www.arturonavarro.com.ar Mercado interno Ganadería Al exportar abastecemos mejor el mercado interno de carnes Para lograr una política de desarrollo virtuosa tenemos que transformar los granos en proteína animal en clústeres regionales, para optimizar los costos de producción, transformación, comercialización y exportación. Una marca registrada en el mundo como es la carne vacuna argentina, la estamos rifando por falta de la implementación de una política de Estado moderna para aumentar las producciones de carnes, que nos permita abastecer mejor la mayor demanda mundial de proteína animal. Esta performance negativa del país es por las nefastas políticas económicas aplicadas los últimos años, que le han quitado competitividad para producir y exportar a todas las actividades. La situación del sector ganadero se agravó, al tener que soportar desde hace tantos años todo tipo intervenciones discrecionales en el negocio empresarial, en defensa de la mesas de los argentinos, que terminaron limitando las inversiones en toda la cadena pecuaria desde el campo a la góndola. Culturalmente la mayoría de nuestra dirigencia sigue pensando que el país tiene que producir y consumir carne vacuna solamente y ser exportadora del saldo. Mientras nosotros seguimos con estas políticas, Brasil, Uruguay y Paraguay evolucionaron y se adaptaron a las nuevas reglas de juego mundial, que les permitió ser exportadores confiables de carnes en cantidad, sin bajar el consumo interno y superándonos como exportadores. Culturalmente tampoco es sostenible que nuestros dirigentes sigan defendiendo una política de producción de carne vacuna aislada de las otras producciones. Tienen que asumir que los grandes exportadores de carne vacuna son también importantes productores y exportadores de carnes de ave y de cerdo si se pretende concretar una política de carne sostenible en el tiempo. Esta acción –granos + carnes–, si se generaliza, es la base fundamental para promover un desarrollo moderno en cada región del país, por medio del complejo agroindustrial junto a los otros sectores de la economía. ¿Cuál es la alternativa para cambiar nuestro sistema de producción y hábito de consumo? Que nuestra dirigencia –pública y privada– cambie definitivamente lo que viene haciendo hace 70 años, promoviendo políticas de Estado en conjunto que necesita el sector pecuario para darle previsibilidad a quien invierte. La base principal de dichas políticas sería definir el marco institucional que permita aumentar la producción y exportación de proteínas animales en forma previsible a todos los mercados, para poder abastecer mejor el mercado interno. Entre algunas de las principales medidas para concretar un marco institucional puedo mencionar:  Establecer por ley la prohibición al Estado de intervenir en el negocio empresarial. Fue lo que hizo Uruguay para concretar la actual política de carnes: exporta a los países de mayor poder adquisitivo los cortes de mayor valor y atiende el consumo interno con la barata, sin tener que reducir el consumo.  Establecer por ley un mínimo estándar sanitario para todas las plantas de faena. Transparentar el mercado de las carnes es un objetivo prioritario para que exista una sana competencia y vengan nuevas inversiones.  Establecer un sistema mínimo de trazabilidad que responda a los estándares internacionales y profundizar todas las campañas sanitarias para estar libre de toda epizootia. Hay que desarrollar simultáneamente un sistema moderno de bienestar animal en todos sus procesos, desde el campo hasta la góndola.  Establecer un sistema moderno de comercialización por cortes, para aprovechar mejor el 100% de la media res. De esa forma se atiende en forma competitiva las diferentes demandas de cada zona y la exportación, optimizando los costos de los fletes.  Una industria frigorífica muy atomizada tiene un alto costo fijo, y terminan pagando productores y consu- 13

[close]

p. 14

Ganadería Mercado interno midores dicha ineficiencia. Habrá que planificar en una política de desarrollo la necesidad de reformular y relocalizar las industrias frigoríficas, según sean las nuevas zonas de producción como el NEA y NOA, entre otras con una determinada escala.  Promover el aumento de la producción de cerdo y su consumo en cantidades similares al pollo, para ayudar a cambiar el hábito de consumo de carnes y permitir, de esa forma, poder aumentar y sostener el crecimiento de la exportación de carne vacuna.  La existencia de un plan universal nacional es fundamental para atender a los habitantes que están debajo de la línea de pobreza. De esa forma se asegura que todos los necesitados puedan acceder a su cuota básica de proteínas. Subsidiar la carne vacuna a los 40 millones de argentinos como lo hemos hecho hasta ahora, no asegura que lleguen dichos beneficios a los más necesitados que están fuera del mercado. Conclusiones Una política de carnes moderna necesita estar incluida en un plan nacional de desarrollo, con visión estratégica para el arraigo de la gente en todas las regiones del país. En este sentido es fundamental la integración de la producción de granos y de carnes, promoviendo su transformación en el lugar de origen en clústeres regionales. Dichas producciones no son antagónicas sino complementarias porque agregan valor a las exportaciones y optimizan el costo de flete. Hay que ponderar el desarrollo que tuvo la producción avícola con este Gobierno, pero no es repetible en otros sectores ni debe continuar el sistema, de intervención y subsidios, porque lo hizo a costa de muchas inequidades, corrupciones y frenó el aumento de la producción del maíz, que este año recién pudimos superamos las 25.000 toneladas. Sin derechos de exportación, sin subsidios e intervenciones discrecionales, seguramente en el actual ciclo 2013-2014 se hubieran logrado 40 millones de toneladas. La meta no es volver a comer 72 kg de carne vacuna por persona. La meta de un consumo de 50 kg es razonable siempre que la complementemos con carne de aves, cerdo o pescado. Cuando menor sea la cantidad de carne vacuna que se consume internamente, Establecer un sistema moderno de comercialización por cortes, permitiría aprovechar mejor el 100% de la media res. Así se atendería en forma competitiva las diferentes demandas de cada zona y la exportación, optimizando los costos de los fletes. más importante serán los volúmenes de exportación. Cuando más cortes caros se exporten, mayor cantidad y más barata podría ser la carne general que va al consumo interno. Hay que implementar una campaña de comunicación generalizada para estimular el cambio de la dieta de los argentinos, incentivando el consumo de las otras carnes, para poder exportar el 30% de la producción de carne bovina de mayor valor que es la única forma de mejorar la performance del negocio y bajar el precio para el consumo interno. Proponer, debatir y consensuar otra ideas a esta propuesta debería ser un trabajo de toda la cadena pecuaria en una acción interdisciplinaria en el ámbito del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentino (IPCVA) para convertirnos nuevamente en un país exportador de carne vacuna. Seguir con las actuales políticas, sin nuevas propuestas para que el país definitivamente se adapte a las modernas políticas de carnes mundial, me hace dudar de la existencia de un IPCVA en una nación que consume más de 60 kg/hab. y el 95% de la carne vacuna que se produce. 14

[close]

p. 15

Fuente: Fundación FADA Email: info@fundacionfada.org Rentabilidad Agricultura Distribución de la renta agrícola en la Argentina Participación del Estado. Índice FADA. Distribución Federal de impuestos. La participación del Estado es medida por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) con una frecuencia trimestral. La primera medición, efectuada en marzo de 2013, fue del 76,3%, es decir mayor en 2,6 puntos a la presente actualización. La reducción de la participación del Estado se debe principalmente a una caída circunstancial de los costos de intervención, causada por la reducción de la brecha entre el precio teórico (FAS) del maíz y el precio del disponible. Este variación es causada por una mayor demanda por parte de los exportadores debido a la súbita y temporal apertura de una gran cantidad de permisos para exportar (ROE), provocando una mayor competencia transitoria entre dichos compradores. La reducción de lo que en este trabajo denominamos “costo de intervención” y su impacto sobre el Índice FADA son una fuerte manifestación de las distorsiones que se generan en el mercado con este tipo de medidas discrecionales. Asimismo, otro factor de relevancia en la variación de la participación del Estado fue el aumento de la renta agrícola como consecuencia del incremento del valor bruto de producción causado por un aumento del precio de la soja y del tipo de cambio mayor al aumento de costos, y a la disminución del precio de los demás granos considerados. Para la construcción de este índice se consideran los cuatro principales cultivos de la Argentina: soja, trigo, maíz y girasol. Para cada uno de ellos se analiza la estructura de ingresos, costos e impositiva para una hectárea de uso propio con costos de fletes promedio a nivel nacional. Se utilizan los rendimientos nacionales promedio de las últimas cinco campañas y los precios de junio de 2013. Estos datos se ponderan con las participaciones de los cultivos en la superficie implantada y, de esta manera, se obtiene la distribución del valor bruto de producción agrícola para una hectárea representativa promedio a nivel nacional. Luego, a partir de ésta, se calcula la distribución de la renta agrícola generada por dicha hectárea. Acerca de FADA La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) nace en el seno del sector agropecuario con el objetivo de elaborar y contribuir a implementar propuestas de política pública que propicien el desarrollo del potencial del sector agropecuario y agroindustrial, y que permitan mejorar la calidad de vida de los argentinos. Las publicaciones de FADA son de distribución gratuita y se encuentran disponibles en el código QR que se encuentra abajo y en www.fundacionfada.org. Consultas sobre la metodología: davidmiazzo@fundacionfada.org. Contacto: e-mail: info@fundacionfada.org - Teléfono: (0358) 421.0341 Dirección: San Martín 2593 (5800) - Río Cuarto, Córdoba, Argentina. fundacionfada.org - facebook.com/fundacionfada twitter.com/fundacionfada - linkedin.com/company/fundacion-fada youtube.com/fundacionfada 15

[close]

Comments

no comments yet