A SANGRE Y LANZA- TOMO 2 -TAPA A PAG 299

 

Embed or link this publication

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4

lobodon c a sanc o el ultimo del tragedia de la epopeya capil e del infort dest segunda porte ediciones florida 323

[close]

p. 5

lobodon garra a sangre ylanzao el ultimo combate del capitanejo tragedia de la epopeya e del infortunio desierto nehuen segunda parte ediciones florida 323 anaconda buenos aires 1969

[close]

p. 6

1-0 la n campam cÍxt a nadie viaj l una vez lo hic dil a sauce grande hí casas quemadas saque alguna estancia proteg zanjas y llena de muje dos ¡vaya un viaje l mos en medio de la al azul caían de todas galope tendido campes ballos jadeantes y cu espuma con el grito ¡los indios luego moria vienen las noch en el arroyo de los í quequén salado y en semana atravesando car do al paso caballos mu a sauce grande en tie a los indios huir arrean r ci los indios apareciero arreo de vacas yeguas alaridos con que azuza haciendo retemblar el c los mugidos junto con grandiosidad para des tenían a la vista rodeai trajeron un furioso ataqi dejando la chusma al i mación de media luna enormes lanzas y sacud grito de guerra jya y y echados sobre el pese una tromba que parecí ¡fueron dos atropelladí ímpetu con que acome por el sordo retemblar c

[close]

p. 7

0 la muralla de sangre campamento de pillahuinco grande -1870 ec t a nadie viajarÁ como l una vez lo hice del tandil a sauce grande hallando sólo casas quemadas saqueadas salvo alguna estancia protegida por las zanjas y llena de mujeres y heridos ¡vaya un viaje lo comenzamos en medio de la alarma en el azul caían de todas partes a galope tendido campesinos en caballos jadeantes y cubiertos de espuma con el grito aterrador ¡los indios luego en mi memoria vienen las noches pasadas en el arroyo de los huesos en quequén salado y en las tres horquetas y al fin después de una semana atravesando campos barridos de yeguas y de ganados encontrando al paso caballos muertos y cuerpos de hombres mutilados la llegada a sauce grande en tiempo para tomar parte en una escaramuza y ver a los indios huir arreando los pocos caballos que quedaban en el lugar r cunninghame graham reíatos del tiempo viejo los indios aparecieron como a las tres de la tarde con un inmenso arreo de vacas yeguas y caballos desde enorme distancia se oían los alaridos con que azuzaban a los animales que traían casi a la carrera haciendo retemblar el campo con el tropel de tanta hacienda al par que los mugidos junto con el grito de la indiada imponían por su pavorosa grandiosidad para descansar la hacienda y saquear la población que tenían a la vista rodearon los animales sobre la costa del arroyo y nos trajeron un furioso ataque dejando la chusma al cargo de la hacienda los indios de pelea en formación de media luna con el capitanejo en el centro blandiendo las enormes lanzas y sacudiendo sus cerdosas melenas lanzaron imponente grito de guerra ¡ya ya ya que hace temblar a los mismos animales y echados sobre el pescuezo de sus caballos se lanzaron al ataque como una tromba que parecía iba a arrollar cuanto encontraba por delante ¡fueron dos atropelladas espectaculares al par que terroríficas por el ímpetu con que acometían por los alaridos ensordecedores y salvajes por el sordo retemblar del suelo y la nube de tierra que los envolvía en

[close]

p. 8

medio de la cual más que bárbaros del desierto sus figuras parecían demonios sanguinarios j m s u Á r e z garcÍa historia del partido de lobería bomeeros aquÍ bomreros alla chasques por todas partes q u e ios indios son cien que los indios son mil que han entrado por aquí que van saliendo por allá que la rastrillada va a la izquierda no señor que va a la derecha que en tal punto hay una quemazón y que en tal otro hay otra quemazón ¡malditos chinos empelotados que cuando ejecutaban sus malones no había un momento de descanso tan pronto aquí tan pronto allá zas tras de repente el cañonazo de la alarma tronaba en la línea de fortines de la izquierda ¡a ensillar dele trote toda la noche a ese rumbo amanecía a husmear las sombras de los indios cañonazo por la derecha llega un chasque a todo escape los indios van por la loma del diablo por el lado opuesto a la dirección de la marcha ¡imposible alcanzarlos renegada era aquella vida de frontera que nunca fue recompensada ni con ascensos ni con medallas ni con nada en esa época en la que los indios echaban pie a tierra y se venían sobre los fusiles fulminantes a lanza limpia y a bola perdida f de vera j i garmendia cuentos de tropa

[close]

p. 9

¡campamento de pillahuinco grande también llamado fuerte general belgrano en la frontera de la costa sud de la provincia de buenos aires cubriendo un frente de 32 leguas entre bahía blanca y la frontera sud consistía en una fortificación cuyos cuatro costados formaban ángulos obtusos al norte y al sur y agudos al este y al oeste los costados tenían 160 varas alcanzando a 280 en la mayor longitud e n sus lados este y oeste existía un torreón saliente de 45 varas de circunferencia rodeado lo mismo que al frente de un foso de cuatro varas de boca por tres de profundidad los corrales para la caballada estaban entre el campamento y el arroyo pillahuinco defendidos por los fuegos de los torreones y por fosos de dos varas y media de boca por otras dos de profundi dad con pared de césped de una vara de altura encerrando en total un área de 22.500 varas cuadradas cada uno otro corral para la hacienda de abasto estaba situado del lado sur del arroyo así como las correspondientes cementeras de alfalfa y cebada en el centro del campamento se había levantado un edificio de ladrillo para la comandancia y cinco cuadras de adobe de 25 varas por 6 cada una un calabozo un depósito un hospital y una cuadra para maestranza también dos cuerpos de guardia dos cuartos de banderas uno para botica otro para el médico y seis para sargentos constaba además de veinte ranchos para alojamiento provisorio de oficiales y detall las maderas empleadas habían sido traídas en su mayor parte del arroyo sauce grande donde las habían cortado los soldados siendo transportadas por las carretas de la división aún faltaban construir los alc^jamientos para los jefes y oficiales así como un depósito de granos e l campamento correspondía al avance de las fronteras que antes estaban en el quequén salado 275

[close]

p. 10

w i la guarnición se componía de una brigada de artillería del regimiento general lavalle y de dos escuadrones de la guardia nacional con un total de más de 300 hombres buena parte de ellos provenían de los contingentes enviados recientemente desde buenos aires la línea de defensa que acompañaba al campamento de pillahuinco grande se componía del fortín pavón sobre el sauce grande a la altura de la sierra de la ventana guarnecido por diez hombres y un oficial el fortín general lamadrid sobre el arroyo pillahuinco chico en la tapera conocida por de iraola con quince hombres y un oficial el fortín coronel garcía a seis leguas del anterior situado en la falda de una loma de piedra bastante alta sobre la cual durante el día quedaba un centinela de vigilancia permanente el fortín coronel suárez a tres leguas y media al norte próximo a una laguna el fortín libertad a cinco leguas y media del anterior y finalmente el fortín necochea extrema derecha de la línea a cinco leguas y media del libertad y seis del general lavalle sur o sanquilcó que dependía del comando de la frontera sud con asiento en la blanca grande fuera de la línea y muy adentro de ésta también había dos fortines machado y de las horquetas existiendo asimismo otro con una guarnición de veinticinco hombres próximo a unos buenos campos de pastoreo para la invernada de la caballada compuesta de 250 animales a l norte de los fortines del sector costa sud seguían los fuertes y fortines del sud oeste y norte de la provincia de buenos aires y al sur los correspondientes al sector de bahía blanca después de los cuales seguían el fortín romero el mercedes sobre el río colorado y más lejos sobre el río negro el fuerte de carmen de patagones a su vez completado con el fortín invencible y la guardia mitre después de recorrer el sector correspondiente a la frontera sud costa sud y bahía blanca su jefe el general ignacio rivas habiendo salido del campamento de pillahuinco grande el 1° de abril de 1870 y después de haber pasado por los campos del sauce grande napostá chico y napostá grande hacía notar la necesidad de establecer un reducto fortificado cerca del cerrito del napostá grande porque por allí quedaba abierta una entrada por la que podían pasar los indios y también se refería a bahía blanca como el punto más estratégico e indicado para contener a los araucanos que se encontraban situados desde pigüé hasta salinas grandes por tratarse de un puerto seguro que se comunicaba ahora con buenos aires en dos días en los modernos vapores facilitando así todos los elementos necesarios para cualquier operación militar sobre aquellas fronteras porque la situación se presentaba siempre intranquila y precisamente por entonces desde bahía blanca se recibieron informes de que los indios habían avanzado una estancia en pleno día por el arroyo 276 sauce chico que residía a nes por lo q muerto como ninguna en los ii grande coror mayo de 187 manifestando cida en su ni extranjeros qi edad y los ai en cuanto al do casi en si gados adem correspondier trucción y di las tareas de exponerlo al de mar era apta pan en sus cuadr tencia a inc acción efecti los que hacíí por eso formaba que mente y de migo tan ast no bal comandante de piliahuin poral de viei empalizados ñaña del 15 libertad i partido del distante de desde fortín junte

[close]

p. 11

sauce chico considerándose culpable del hecho al cacique cañumil que residía a catorce leguas sobre el arroyo chileno quien recibía raciones por lo que sus toldos en represalia fueron sableados habiendo muerto como 40 de ellos sin que nuestra fuerza tuviera pérdida ninguna en los informes del comandante del campamento de pillahuinco grande coronel julio campos el último de los cuales era de fecha 27 de mayo de 1870 se daba cuenta del estado de las tropas de la guarnición manifestando que a la brigada de artillería se la consideraba muy reducida en su número estando además compuesta en su mayor parte por extranjeros que apenas sabían montar a caballo y muchos de ellos por su edad y los achaques resultaban inútiles para el servicio ~d campaña ^e en cuanto al regimiento general lavalle era aún muy bisoñe integrado casi en su totalidad por un contingente de entrerrianos recién llegados además se carecía de un buen cuadro de oficiales y de las clases correspondientes lo que no ayudaba a que el regimiento tuviera la instrucción y disciplina necesarias por lo cual no era posible emplearlo en las tareas de descubierta ni permitirle separarse a grandes distancias sin exponerlo al peligro de desbande o de una gran deserción de manera que de 287 hombres que tenía sólo la tercera parte era apta para el servicio porque el resto permanece todavía arrestado en sus cuadras una parte y la otra en el calabozo debido a su resistencia a incorporarse a las filas sólo quedaban como capaces de una acción efectiva los miembros de la reducida guardia nacional que eran los que hacían las descubiertas por eso el coronel campos al comunicar tales circunstancias informaba que era imposible cerrar nuestra inmensa pampa completamente y de tal manera que no pueda entrar y salir alguna vez un enemigo tan astuto osado y conocedor del terreno como el indio no habían alcanzado a transcurrir cuatro semanas desde que el comandante de la frontera costa sud con asiento en el campamento de pillahuinco grande pasara tal informe y luego de soportar un tem poral de viento y lluvia que duró trece días matando 97 caballos gordos empalizados y haciendo disparar 42 reses del abasto cuando en la mañana del 15 de junio de 1870 la descubierta que había salido del fortín libertad no encontró en el lugar convenido a la que debía haber partido del coronel suárez por lo que prosiguió su camino hacia éste distante de allí algo menos de dos leguas desde lejos los dos hombres de la descubierta pudieror^ivisar el fortín junto a la laguna en que se hallaba rodeado de la soledad más 277

[close]

p. 12

absoluta e l baluarte aparecía intacto aunque a nadie se veía apostado en el mangrullo tampoco se divisaba la caballada cuando estuvieron cerca notaron que el puente levadizo estaba bajo n i un ruido rompía el silencio sepulcral sólo alterado por el sonido del viento ¿no hay nadie en este fortín gritó el cabo que mandaba la descubierta desde el puente y ya alarmado como respuesta sólo recibió el toreo de un perro que salió a enfrentarlos y cuyo ladrido resonó siniestramente y en seguida avanzando sobre la zanja uno tras otro fue hallando los cadáveres de los hombres de la guarnición ¡quince soldados y un oficial yacían ultimados esparcidos por todo el perímetro y por las zanjas del fortín y aun dentro del rancho que mostraba huellas de lucha pero que no había sido incendiado de regreso al fortín libertad pronto se supo en éste que también el coronel garcía había sido asaltado quedando allí un herido y habiendo desaparecido el resto de la guarnición cuya suerte se ignoraba serían alrededor de las 12 del día cuando el campamento de pillahuinco grande fue conmovido por un toque de generala presagio siempre de graves acontecimientos se levantó el arresto de los que se encontraban en las cuadras y se abrió el calabozo muy poco después toda la división se puso en marcha al galope en dirección a los fortines atacados a donde habrían de llegar varias horas más tarde se decía que los indios que habían avanzado sobre el fortín coronel garcía eran como 300 habiendo seguido luego en dirección a los tres arroyos aunque otros sostenían que los atacantes llegaban a mil era el golpe temido que siempre podía esperarse de un enemigo tan astuto osado y conocedor del terreno como el araucano ya en el trayecto el coronel campos recibió el parte de un oficial que había destacado hasta el coronel garcía en el que comunicaba encontrarse ocupando el fortín después de haber tomado todas las precauciones necesarias antes de entrar con las tropas a sus órdenes v que al hacerlo había hallado todo en el mayor desorden de la guarnición sólo quedaba un individuo herido quien pudo expresar que en la mañana anterior se habían presentado al fortín como 300 indios con lanzas por lo que los tomaron por malones pero que al acercarse manifestaron que venían como amigos y no a pelear por lo que el teniente a cargo del fortín les franqueó la entrada permitiéndoles también vincularse con la tropa pero que de repente se alzaron acometiéndolo cuatro de ellos a lanzazos y cuando el teniente y los soldados trataron de defenderse los sacaron del fortín ignorando la suerte que habían corrido era avanzada ya la tarde cuando la división del coronel julio campos llegó al fortín coronel garcía recogiendo al herido y prosiguiendo 278

[close]

p. 13

luego al coronel suárez donde los soldados fueron puestos en la triste tarea de sepultar los 16 muertos desde allí el coronel campos despachó a su superioridad un parte en el que decía pongo en conocimiento de v s para que se sirva elevarlo a s e el sr ministro de la guerra que en la tarde del 14 según la nota original que acompaño fueron sorprendidos los fortines de esta frontera coronel garcía y coronel suárez hiriendo en el primero a un soldado y llevándose cautivos al oficial teniente 2° benjamín rivero y catorce individuos de tropa y en el segundo asesinando bárbaramente al oficial y quince individuos de tropa hoy se les ha dado sepultura y ha sido guarnecido este fortín por im oficial y veinte soldados yo permaneceré aquí con la división porque yendo para adentro las rastrilladas y en dirección de los tres arroyos éste es el punto más a propósito para salirles al encuentro a su regreso por el mal estado de la caballada y su poco número no he podido montar más de 300 hombres 25 del regimiento general lavalle y 85 de la brigada de artillería con este número tengo de sobra si ios invasores no son más que 300 indios como se dice he destacado la partida de baqueanos en observación para que no puedan salir sin ser sentidos a l juez de paz de los tres arroyos me he dirigido avisándole de la invasión al mismo tiempo que le hago presente que la división está casi a pie por si él quisiera hacer algo de su parte a fin de subsanar la falta de un elemento tan esencial y ese mismo día 15 de junio de 1870 por todo el partido de tres arroyos comenzó a circidar la terrible noticia ¡los indios habían rebalsado la línea de fortines y avanzaban a sangre y lanza por las estancias la nueva se extendió como reguero de pólvora dando a la invasión proporciones inusitadas también llegaban chasques a la carrera informando sobre la entrada de los atacantes en los lugares más alejados y comprometidos se sabía que habían alcanzado desde la esquina de santa isabel por campos conocidos como de naveyra sobre el claromecó hasta el fortín machado por tres lagunas y el hueso y aun parecían haber llegado al mismo arroyo cristiano muerto en una extensión aproximada de veinte leguas saqueando las estancias asesinando los pobladores cautivando las mujeres y arreando todos los animales los datos que corrían de boca en boca entre los que ocasionalmente se encontraban o se reunían para la defensa de las estancias eran gravísimos ante la temible novedad cada estancia trató de transformarse en un fortín e n la juanita rodeada de zanjas se juntaron muchos vecinos y según el código establecido en estos casos todos los que solicitaban hospitalidad eran bien recibidos ¡cómo no mi amigo decía el encargado aquí tíene un buen refugio y me alegro que haya llegado 279

[close]

p. 14

tan a tiempo así aumenta el número de los defensores la única condición era que el último que arribaba cubría la entrada en el portalón de acceso más de una carreta también servía allí de defensa ya que por no haber podido salvar el puente levadizo quedaba como castillo avanzado para la defensa también la diligencia de la protegida la empresa de goñi y cervera que precisamente llegaba ese día desde dolores entonces punta de rieles del ferrocarril del sud después de pasar por pila rauch y tandil y hacer 22 leguas desde necochea había tenido que buscar refugio en el fortín machado conducida a la carrera por el mayoral antonio astuburuaga llegando allí justo a tiempo para ogrario reducidos en sus posibilidades de defensa frente a una invasión que llegaba a 700 ó 1.000 lanzas conducida por los caciques antemil líefcurá y marihual y ante la inmo áiidad del jefe de la frontera costa sud que se había quedado en su línea a esperar la salida del malón así como la impotencia de las fuerzas de los fortines machado y las horquetas desde donde al principio se trató de enfrentar infructuosamente a los indios los pobladores iban pasando de una a otra de las más terribles alternativas en tales circunstancias el juez de paz sustituto resolvió despachar un comunicado urgente a las autoridades provinciales santa isabel junio 16 de 1870 a l sr ministro de gobierno dn antonio malaver habiendo tenido en la mañana de hoy un aviso del alcalde de que habían invadido ayer los indios esta parte del partido procedí a reunir los hombres que fuera posible y en seguida marché al paraje en que me indicaba la entrada he seguido por la costa del arroyo cuyo nombre lleva este partido hasta el fortín de las horquetas encontrando en el trayecto de seis leguas que hay de aquí a allí las casas completamente solas y saqueadas y los campos despoblados de haciendas según los informes que me han suministrado hasta este momento la cantidad de indios invasores ha sido bastante considerable pues la invasión ha sido desde aquí hasta fortín machado que dista doce leguas internándose hasta muy cerca del arroyo cristiano muerto con esta misma fecha el que firma ha despachado chasques dando la noticia de la invasión a los jefes de las fronteras sud y costa sud e igualmente ordena a los alcaldes tomen en sus cuarteles los más exactos informes de las desgracias ocurridas y de lo que daré cuenta a v s a la mavor brevedad a medida que el tiempo transcurría las noticias que llegaban sobre las desgracias sobrepasaban todo cálculo y llenaban a los pobladores de honda consternación los indios habían saqueado totalmente las cuatro casas de negocio de los vecinos pedro trota blas duran hilario ondarra y vázquez hermanos habían muerto considerable número de vecinos y estancieros de la zona c hipólito rÍa tomás core vado cautiva una hija pe pinto y mu el pob mientras deí varan a su rr peralta hab para juárez con otros trt ciendo uno ciño peralta corrida por la suerte de en el trayec sus caballos municiones atacar los ir se cale más de 50 mientr alcanzaba al to a donde allí contesta que firma r no haciendí donde he es nota y en partido en t permanecid las últimas quén saladc en ct división pai dos del mejc establecimie vados por lo con las hacii oh vera dos di arreo y el 1 campos los 280

[close]

p. 15

de la zona como jacinto rodríguez raymundo morales tomás irusta hipólito rivero román carabajal timoteo cisneros carlos juárez tomás coronel basilio carrizo damián tolosa etc se habían llevado cautivas a secundina morales y sus dos hijas plácida molina y una hija petrona neyra de morales y tres hijas eloísa lópez rosario pinto y muchas más el poblador segundo morales había sido acribillado a lanzazos mientras defendía su vivienda tratando de evitar que los indios se llevaran a su mujer y sus tres hijas como aconteció otro poblador cosme peralta había salido precisamente esa mañana conduciendo un arreo para juárez con dos peones dejando en su campo a su hijo de 23 años con otros tres hombres donde tuvo que defenderse de los indios pereciendo uno de aquellos despojado de su arreo por la invasión el vecino peralta regresó tan pronto como pudo para enterarse de la suerte corrida por su hijo y tratar de auxiliarlo en tanto que éste inquieto por la suerte de su padre también partía en su busca a l hallarse luego en el trayecto se abrazaron con tanta efusión que ambos cayeron de sus caballos por su parte en la juanita habían agotado todas las municiones y afortunadamente después de ocurrir esto no volvieron a atacar los invasores se calculaba que los animales arreados por los indios llegaban a más de 50.000 cabezas 44.598 vacas 1.447 caballos y 7.500 ovejas mientras tanto el parte del jefe de la frontera costa sud recién alcanzaba al juez de paz sustituto el día 18 en el arroyo cristiano muerto a donde se había trasladado tratando de organizar la defensa desde allí contestaba cristiano 18 de junio de 1870 5 de la tarde e l que firma recibe en este momento la nota de v s del 16 del presente no haciendo aún tres horas que había llegado de los tres arroyos donde he estado por la invasión desde el día cuya fecha trae su referida nota y en el que di aviso a v s de haber entrado los indios en este partido en el íua anterior que fue el mismo de la retirada de ellos he permanecido aquí todo el tiempo que dejo dicho y habiendo sabido por as últimas descubiertas que los indios no se avistaban más allá de quequén salado desde el día de la invasión he regresado a este punto en cuanto a las caballadas con que v s pide se auxilie a esa división para perseguir a los indios el que firma y el vecindario animados del mejor deseo no la podrán enviar por cuanto la mayor parte de los establecimientos han quedado completamente a pie por haber sido llevados por los indios en esta invasión casi todas las caballadas juntamente con las haciendas vacunas y yeguarizas dios guarde a v s ezequiel olivera dos días más tarde los indios trataban de forzar la salida con el arreo y el botín a través de la línea de la frontera donde el coronel campos los esperaba primeramente desde el fortín libertad se re281

[close]

Comments

no comments yet