Luciérnaga UV

 

Embed or link this publication

Description

Luciérnaga UV es una plaqueta de poemas de César Espino Barros que llevó originalmente el título de "Luz Negra". Esta es la versión corregida.

Popular Pages


p. 1

luciérnaga uv poemas de césar espino barros 2006-2007 1

[close]

p. 2

honda es la torre honda es la torre y la escalera de los huesos lunea lánguida sangre del cielo en afán inabarcable de escindirse de privar a los demás de su mirada y volverse ropa ajena y cara fuera del alcance de los nombres y sus miembros ausente por inercia en el lavaplatos de la felicidad 2

[close]

p. 3

tiempo lineal se amaban ¿por qué no decirlo hasta donde les era probable letra por letra a veces sí a veces menos en oleadas de indiferencia ocupando los muebles huecos del vacío en un querer llegar hasta la señal misma no sólo irse tomados de las manos en el puente como en el cine se amaban y entonces sucedía lo inevitable había coincidencia de labios intersecciones de espacio y de tiempo tan difícil pero ellos se amaban inseguros sin porfía hasta que los separaban las voces y alcanzaron el sueño perfecto sólo un momento en la pendiente o unos días pero un instante o unos siglos como historias desnudos y concientes de la luz unidos por los hilos de oro del no llegaron hasta donde pudieron llegar hasta donde lo permitieron las olas llegaron a soñarse en el laissez faire de los inicios cuando la orden era odiar y ser voluble cuando la orden era odiar a manos llenas 3

[close]

p. 4

estatuaria florece la piedra en la ciudad de niebla sus pómulos de líquido albedrío y cristaliza el azar en aluviones de pétalos escritos pero este cauce seco desprende las caricias de los meses y da al viento una faz de siete orbes y llaves que abren puerta en las paredes en la danza quieta de las flores caen levísimas las túnicas al suelo el bronce inmóvil que desteje las mareas de la luna se vuelve músculo y se vuelve piel y tiempo que parece no importarle lo que sucede adentro o lo que vendrá después sólo un hilo luminoso une en línea recta las estaciones de los cuerpos en un tren instantáneo y geométrico que anuncia su llegada con silencio de músicos enfermos y metales de rocío sonrisas en el flujo traen cristales de una estrella muerta y aparecen en la espuma de los versos objetos para el tiempo podrido las agendas que nos dicen qué no hicimos la señal de los demás para marcharse la quietud o un silbo con sordina y ahí está el amor en esa orilla tomado de la mano en el espejo de otro nombre que busca la añoranza de su juego y palabras que sueñan con los ojos e iglesias que a la esfera dan la espalda 4

[close]

p. 5

flash cortas los brazos del que mira desde los hombros los suprimes y lo dejas a merced de tiburones con altibajos en la bolsa de valores la carne de planeta revertida y el corazón desparramado como un líquido tirado por la borda de otro templo cortas los brazos de la isla y bebes el caparazón de los espejos e inmóvil queda uno como estatua que ha perdido su equipaje asido al mirador de ese otro mundo y con los brazos haces barcos de volar cortas los brazos de quien ama de quien besa los brazos cortas 5

[close]

p. 6

duermo de unos ojos que me miran no percibo coexistencia en las paredes ni imagino por supuesto sus historias las ventanas guiñan los párpados para mi aunque me dan la mano y también la espalda y bailan conmigo en tímidos giros camino por las manos del asfalto y el leve suspirar de las hojas no me sueña nada no me desoye no me desdice ¿qué le sucede a mi sentimiento el nudo verrugoso de los árboles canta la vanagloria del olvido y esas llamadas psst psst cuelgan ignoradas de las ramas y arden entre el pasado y el jamás como pañuelos firmados los labios del viento me cuestionan y en las historias de las mujeres que pasan se adivina el interior del ala con sus senos delineados de verde el vuelo de las miradas en bandada hacia el acercamiento del rostro y de la magia ni siquiera siento de los verbos la piel y para mi no existen más montes que otros astros aunque a diario se crucen con mi rostro aunque a ratos se abran con los besos con el paso de las muertes en sepelio con el fuego y los desvelos y tenga que decir ¡no es cierto ver la tierra pegada a la pupila ver el lienzo ropa de dormir que reviste los oídos de los versos y negar el motor de la advertencia que predice vives enfrente de un ojo gigantesco cuando sangra te desnudas para él desde un espejo te arropas cada noche con sus sueños 6

[close]

p. 7

del tren bala al charco gigante de la salvedad he echado a flotar mi isla de papel nuevos conciencias parten con la geografía de que la tierra es inmersa que las mentiras piadosas arropan a los hijos del polvo eres del poco se me hace el mar y en la bañera de las alas perdidas reposa sin razón el cinturón de estrellas la bandera galáctica de al final es cierto ¿hasta cuándo flotaré a la deriva del sena colectivo que llevamos dentro podrido en esta agua podrida en las barricas mismas del vértigo para que una mano rescate mi boca de vidrio ardiendo de la orilla la brisa de pintura ha teñido la pupila de mis tiempos la imagen en nuestras solapas es de unos círculos concéntricos que giran y registran su disolverse en la materia y la historia en la sustancia del ser en el fondo yacerán con su geometría de muchedumbres ardorosas y discursos al fuego cráneos para las criptas del parís interior desnudo en la placenta del invierno 7

[close]

p. 8

breuer la catarsis brota del estilo limpia la chimenea de los delirios con la parálisis del teatro yerto el corazón se hunde en la tonalidad de la tristeza y los ojos creen que escriben pero en realidad hablan hablan para el analista el anarquista que hipnotiza con el ámbar de la voluntad arrojada al torbellino de cemento a la escuadra de los alimentos de este ayuno vuelvo en un dilema de esta histeria en cinco idiomas huyo por el túnel del tiempo a la complicada tierra de gigantes a la misión imposible del recuerdo ¿en qué mortaja yace ahora el espectro ¿en cuál bazar empeñó su palabra y cedió su sombra al portero de noche ¿qué zapatos usó para surtir la nieve del averno esta narración de mis temores absuelve la letrina del tiempo de sus nombres clarea el estanque que sufre su obsesión y su ignominia la serpiente se arropa de mis miembros y cruza el prisma y se quiebra huye de las palabras que la atizan que le roban la razón de su veneno que la venden en bailes a los muertos y abandona aunque sólo un momento el cuerpo en su aguafrágil 8

[close]

p. 9

el grito en el esfuerzo limpia quedó la ciudad de los desvelos en la calle se estacionan los divanes políglotas genéricos en espera del mesero en bata blanca el intérprete de sueños que busque fobias busque incestos y pula el orbe corporal de la terapia con las notas que roba del silencio con las rosas que infla del no-viento con las cosas con las fojas con las fosas 9

[close]

p. 10

charlatanerío desnudas acartonadas descompuestas carroña para el occiso que trabaja nadería lengua camaleón de fe monedas que bien valen un chisme una broma al revés la electricidad re vive a los muertos desnudos pautados les hace recordar su habilidad para esconderse la fantasía sin ton ni son de vivir por vivir espuma de amor inagotable la musa engarzada entretejida que rescata imágenes del fondo muy hondo en lo diáfano de las piedras lapidarias y nos echa los brazos al fuego 10

[close]

p. 11

inteligible decanta esferas en plenitud fugaz estado de sitio de las siglas sueltas cuando caen de la conciencia y los espíritus tomados de las manos en la telekinesis que acontece cada noche ignota sublimados por el tono del que escribe del que pone la voz de centinela o de tranviario en la pública improvisación del no tengo nada qué sentir ni quiero es sólo brillantina de mi pelo logorrea pasta y pepperoni o un espacio del rollo de mis sueños en que la información se desentiende la historia oculta pudorosa el mármol intrascendente de sus partes íntimas caracolea por la espera tutelar del no hacer nada que no sea venderse en mal momento y vivir de la palabra y de la pausa colgada de los cuadros de batalla sobre todo del espacio entre las cosas símbolos que hablan y se acoplan y liberan arcanos de una llave en nirvanas de piel y camouflage y cambian con los días paradigmas de mendicidad los días hembra las manadas descansan los periódicos y se pierden en el sino de estudiarse a portadas cerradas bailan besos y se sumergen en el aire del absinta o se tienden a esperar que las abracen que las tomen por sorpresa por la espalda y les digan sin piedad yo sé qué falta el sonido metálico las noches nacen aguas dispersas en los cuerpos del que habla al oído de las voces que rasgan los bolsillos y los codos y hunden los recuerdos en las lágrimas 11

[close]

p. 12

desierto andante de un alma la espuma del champaña y los nombres propios sin más instrumento que azar salvo excepciones ni espejismo ni dogma unos cuantos de todos muchos menos cada vez más nadie jamÁs porque el paisaje es un perfil labrado con esencias e infortunios un golpe de dados invisible un prohibido enorme y más tequiero /que empuña en delirio la asonancia el versolibrismo de aún me escuchas te copio con la sangre el mismo suelo y roban de metáforas las flores impávidas al salto del felino porque la canción es el miedo que enluta las crisálidas feroz donación de caídas y aquelarres en el agujero móvil del esfuerzo tenue bifurcación de armonías ríen pero el amor es amor y no sabemos ciega los libros del invierno la armonía que nos enferma por encargo no hace más hablar de más a un tiempo se riega cuela gotea y nos mueve a un otro sitio constelación de lenguas y de espaldas chismorreo de súcubos y ángeles sexo imaginario de los cuerpos se exilia se proscribe 12

[close]

p. 13

retrocede y regresa más púdica que nunca a los brazos de todos 13

[close]

p. 14

y bien turquesa y constelado cristal que nos circunda levísimo apenas perceptible adhiere vicisitudes por escrito y prepara las vidas en botones de brisa oleadas de cielo revierten sus costras y las maletas abiertas al encuentro sugieren mutaciones de polvo entre las tareas pendientes de la sombra flotando en interiores que nunca volverán porque sus rutas han perdido todo contacto con la luz y la savia la cadencia de la ropa abre sus alas dudosa no hay más barreras perdidas que la ducha y el sueño la música es un árbol que desnuda con la mirada la nostalgia hasta el nombre del helio se pierde entre el humo y las ventiscas con las póstumas sonrisas de la luna fría con el tímido flujo de estrellas a través de la seda del cuerpo 14

[close]

p. 15

hitler in paris llegué hasta la torre misma a la hora prevista y miré en todas direcciones esperando encontrar alguna secreta resistencia o una giganta en una botella de champagne abandonada vestido de civil fui como quien sale muy temprano a batirse pero mi sola presencia fue garantía de una partida anticipada o de un no existe nadie en realidad sólo el nido insomne de las luces no había nada una antena silenciosa evita por principio los suicidios con sus redes y una tierra intenta recordar algunos nombres por sus claves y sus lágrimas fue una cita a ciegas con el ánima que hace arder el gas de nuestras venas y el ave primorosa nunca asiste y la madre del olvido se ha esfumado mis pasos resonaron en concreto busqué el azur con la mirada e hizo frío 15

[close]

Comments

no comments yet