Nº 43 HORIZONTE DE LETRAS

 

Embed or link this publication

Description

Revista digital de creación literaria. Editada por "Alfareros del Lenguaje"

Popular Pages


p. 1

#43 Revista digital de Revista digitEadlitdaedCarcperaoecrai:ócnióLnitleirtaerriaaria Sumario Nuestros socios (pág. 4) Relato (pág. 4) 19)Entrevista aMliacroe-srcelratioto(práag. Lusa GuerreORreposine,iñóanl(ipteárga.ri2a0) (pápgr. 2e4s)identa de la Sociedad CooperativaHPdoaieeksuíEa(p(spácágrg. .i2t26o8) )res IndepNeunesdtrioesnctoelsabEodraidcoiroenses (páPgr. o40u)st, promReolattoor(apáyg. 40) organizadorPaodeseía (pág. 46) Ensayo histórico (Pá“gL. 5I2T) ERANIA 2019” Opinión (pág. 58) Entrevistas (pág. 60) Entrevistas: Eva Mª Medina Michou Pourtalé Editada por Editada por: EJEMPLAR GRATUITO ©: Revista "Horizonte de Letras". Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 La Revista "Horizonte de Letras" no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes, además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. Abril/Junio 2019

[close]

p. 2

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 2 ©: Revista “Horizonte de Letras” Editada por: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 Dirección: Enrique Eloy de Nicolás Evaluación: Rafael Gálvez Enrique Eloy de Nicolás Ignacio León Fernando J.Baró Maquetación y coordinación: Enrique Eloy de Nicolás Patrocina: Para contactar con nuestra asociación: https://alfareroslenguajea.wixsite.com/alfareroslenguaje alfareroslenguaje.ane@gmail.com Para suscripciones y colaboraciones literarias: www.horizonte-de-letras.webnode.es horizontedeletras@gmail.com www.compraventacoleccion.com _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 3

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 Fundada en 2009 por Enrique Eloy de Nicolás SUMARIO NUESTROS SOCIOS (Pág. 5) RELATO “Interviú a una hormiga”, de Rafa Gálvez “Guerrero de fantasía”, de Santiago J. Miranda “La pasión enfermiza de Larra”, de Fernando J. Baró “Cuando el amor te encuentra”, de Enrique Eloy de Nicolás 3 NUESTROS COLABORADORES (Pág. 33) RELATO “Tres encuentros con Isaac Bábel”, de Juan Antonio Herdi “Ojiverde”, de José O. García MICRORELATO “A ciegas”, de José O. García “La carrera”, de Rafa Marín POESÍA Poemas, del libro “Elogio al poeta”, de Miguel Ángel Serrano Escalada Varios poemas, por Consuelo Rodríguez “Labios dulces”, de Aurora Varela R. Varios poemas, por Ana Romano “En las cunetas de mi España”, de Rafa Marín ENSAYO HISTÓRICO “Movimientos Centrífugos en España. Los procesos secesionistas en América. LOS PRÓCERES, SU DEPENDENCIA (I)”, de Cesáreo Jarabo Jordán OPINIÓN “Minia Clara de Santiago”, de Aurora Varela ENTREVISTA (Pág. 75) Lusa Guerrero, con motivo de LITERANIA 2019 Realizada por Enrique Eloy de Nicolás AMPLIACIÓN DEL PLAZO PARA RECEPCIÓN DE TEXTOS Convocatoria para próxima antología: (Pág. 81) “ARCANUM FABULIS” _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 4

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 4 Nuestros socios ________________________________________R__el_a_t_o_s _y_c_a_ll_e_ja_s_d__el_M__a_d_r_id__m_i_s_te_r_i_o_so______________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 5

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 5 RAFAEL GÁLVEZ OLMO Nace en Madrid en 1940. En el 55 trabaja ya para una Agencia de Publicidad en la que llega a ser uno de sus creativos gráficos durante más de cuarenta años. En el 58 le hacen su primera entrevista y ve publicado su primer relato en una revista “de academia”. Escribió desde muy joven y, motivado por esa inquietud se ha relacionado toda su vida con otros amantes de la literatura, por lo que le llevó a ingresar en la recién creada Agrupación Hispana de Escritores, donde fue director técnico de la publicación “Autores Lectores”, que él mismo confeccionó y modernizó durante el tiempo que perteneció a ella, publicando varios relatos (con seudónimo de Sinhué), en dicha revista, a finales de los 60 y principios de los 70. Un largo período de intenso trabajo en su profesión de creativo publicitario, le apartó del mundo literario, aunque no dejó de escribir hasta que, llegado su “relax laboral”, contactó con un grupo de jóvenes escritores con los que creó “La Voz de Ondarreta”, un periódico local (en Alcorcón), de una calidad literaria excepcional, pero de una vida muy efímera por cuestiones muy largas de exponer. Más estos mismos autores (amigos), deseaban seguir juntos escribiendo, culminando con la fundación de la ASOCIACIÓN CULTURALEDITORIAL VERBO AZUL, (en Alcorcón). Ha publicado diversos artículos y relatos en periódicos provinciales, y varios libros y relatos cortos en las diversas publicaciones de esta Editorial. Ha recibido varios premios literarios, así como en arte gráfico y fotografía. _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 6

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 6 INTERVIÚ A UNA HORMIGA “... Y para ello, como escribe Eliano, fabrican en aquel su soterráneo, tres lugares distintos: uno en el que ellas moran, otro que les sirve de despensa en que guardan la provisión de su mantenimiento, y otro que les sirve de cimiterio, en que sepultan a sus muertos. ¿Quién creyera esto si no se hubiera visto? De modo que, (como reflexiona Plinio), entre cuantos animales Dios creó, sólo el hombre y la hormiga entierra a sus muertos!”. Fray Luis de Granada Estoy tumbado sobre la hierba en pleno campo. Respiro la tranquilidad del ambiente y el aroma a verde y a flores. Contemplo el sol con tintes rojizos que trata de ocultarse tras un montículo. Ya ha cumplido con su singladura en el día de hoy. He venido a este rincón apacible y escondido de la “casa de campo” para disfrutar de algunos minutos de tranquilidad, sosegar mi ritmo de trabajo y, también, pensar en ello, pues no dejo de darle vueltas a todo lo “giratorio”, habido y por haber, para encontrar un nuevo tema, un tema distinto a todo lo que se halla escrito antes... y no lo encuentro. ¿De quién o de qué no se ha escrito nunca en un periódico?... Pienso, mientras apoyo la cabeza sobre las palmas de mis manos que, a su vez, aprisionan la hierba en donde estoy tumbado. Me siento comodísimo y relajado. De pronto noto un cosquilleo por entre mis dedos y que llega, incluso, al lóbulo de mi oreja. Doy un brinco, sólo por reflejo, me incorporo y trato de descubrir la causa. _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 7

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 Una infinidad de hormigas corretean de izquierda a derecha como una bandada de esquizofrénicos. Mi primera intención es la de darles un manotazo, acabar con aquel frenesí, y seguir con lo mío, pero... ¡qué sé yo!, de pronto me asaltan sentimientos de culpabilidad, ¿y por qué no?... alguien dijo que las hormigas eran los animales más parecidos al hombre en sus costumbres, pues eso, y tan sólo este pensamiento fugaz hizo despertar mi curiosidad. Olvidé las preocupaciones y toda mi atención fue a recabar sobre aquellos pequeños animalitos que parecían tener todos el “baile de San Bito”. Tiempo más tarde mis ojos estaban aburridos de observar el agujero por donde entraba y salía tanta hormiga, pero, mientras, algo bullía en mi mente que no acertaba a descifrar, hasta que... –¿Por qué no ayuda en vez de estar mirando como un tonto? Me quedé en blanco. No creí lo que había oído, pero una hormiga se alzaba sobre sus patas traseras, ante mis narices, y gesticulaba acompañando sus palabras... y, en medio de mi asombro, de pronto, ¡eureka!... ya lo tenía; una “interviú” a una hormiga no se había hecho nunca. Yo haría la primera. Así, de entrada, esto tenía algunos inconvenientes, pero yo había leído mucho a los grandes imaginativos que, con sólo saber decirlo, les valía todo, como lo hacía mi admirado George H. Wells; y también los reales, como Houdini, que hacía lo que le daba la gana riéndose de las leyes físicas. Bien, entonces el problema sólo estribaba en que mi enorme corpulencia no fuera impedimento en el trasiego de animalitos que salían y entraban en lo que parecía una fábrica de hormigas, pues lo que era entrar por una entrada, la tenía allí mismo. Con mil dobleces que hice a mi cuerpo, y la imaginación de los lectores, conseguí introducirme en el interior del hormiguero. Ya dentro de la “caverna” me encontré con una gran “puerta” que, supuestamente, daba a otra sala, la cual empujé y traspasé a continuación. Encorvado todo lo que daba de sí mi cuerpo observé la sala a la que había accedido. Esta no era más grande que una caja de puros “farias”. Al fondo, hacia la derecha, “charlaban”, muy animadamente, por cierto, una docena de los citados insectos. Al verme, con un respeto (¿o era susto?) del cual no les creía capacitadas, se levantaron (de sus granos de arroz), y me dieron las buenas tardes. Confundido por aquella atención contesté como pude: –Bueno, sí, buenas tardes... El que parecía presidir aquella reunión hizo una clara señal a sus acompañantes y estos desaparecieron como por encantamiento. Después nos estrechamos mano y pata e hicimos el social protocolo de preguntar por nuestras respectivas _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 7

[close]

p. 8

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 familias. A continuación le expuse mis intenciones y deseos. Le pareció de perlas, por lo que tomé mis apuntes y entré al trapo directamente –¿Cómo viven ustedes aquí? –Yo creo que sobraba tal deferencia, pero ante educación tan singular, yo correspondí. La contestación de la hormiga no se hizo esperar: –Le cuento... Habitamos cuevas que con el esfuerzo de todos y gran trabajo, vamos abriendo en el subsuelo de la tierra; como lo hicieron nuestros ancestros primero, al igual que sucederá con nuestra descendencia, porque ellos habitarán las que nosotros construyamos, y así sucesivamente generación tras generación. Me conduce por un estrecho pasadizo. –Nuestra vida en sí –continúa–, no se diferencia mucho de la de ustedes los hombres. ¿Ve? –Me señala un cubículo que entiendo como “habitación”–. Todo está dividido, deforma conveniente, para que lo habiten las “familias”. Yo, más encorvado que nunca y con dolores en todas mis articulaciones, traté de fijarme en las características del departamento. Como bien decía la hormiga, no se diferenciaba mucho de los nuestros. Todo lo que yo estaba harto de ver lo contemplé allí también, pero como si fuera una casa de muñecas, en total miniatura, y no podía dejar de admirar a las hormigas que hubieran realizado aquella supuesta “mesa” con una chinita cuadrada, o aquellas otras que la rodeaban, que sin duda debían ser “sillas” pues eran más pequeñas y rodeaban a la grande. Por algún lugar entraba un rayo de luz, que me hizo comprobar lo limpio que estaba aquel aposento, tanto como los anteriores que había visitado. Una hormiga vino de la oscuridad y se detuvo ante un “espejo”. Se atusó las antenas, con verdadero mimo, y volvió a desaparecer, en la penumbra, por el lado contrario. Siguiendo la serie de preguntas que había anotado en mi cuaderno, hago la siguiente: –¿Y de qué viven? ¿Qué alimentos consumen? –Cuando el tiempo es climáticamente bueno, salimos en grandes grupos y traemos todo cuanto encontramos y que nuestras escasas fuerzas nos permiten. El alimento más asequible y primordial es el trigo, en grano y ya convertido en “pan”, (sonríe al decir esto). Trabajamos mucho, sin cansarnos nunca, y por ello siempre tenemos la comida necesaria para nosotros y nuestras criaturas. Yo, la verdad, estaba desesperado por salir de allí. Si cualquiera de mis “animadoras” me hubiera visto con aquella postura la popularidad que me caracteriza se me hubiera ido a la mierda. Pero el deber es el deber y, sacrificado, opté por seguir mis preguntas: –Y ese alimento que con tanto esfuerzo recolectan ¿donde lo guardan? Me mostró otro nuevo departamento. Como ya he dicho anteriormente, las habitaciones de las hormigas eran realmente muy pequeñas, pero lo que contemplé allí hizo que aquellos animalitos se me mostraran con tal magnitud que desde ese mismo instante me planteé verlas ante un prisma muy diferente al que había utilizado hasta aquel momento. 8 _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 9

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 Encorvado, dolorosamente, pensando que, aunque lo intentase, jamás podría volver a ponerme derecho, aguanté y asistí a un espectáculo maravilloso: la recolección de los alimentos de las hormigas. Saliendo y entrando por parejas o en numerosos grupos, las hormigas transportaban sin cesar toda clase de viandas que perdurarían hasta el invierno. Era maravilloso contemplar el ir y venir, con la carga que transportaban sobre sus espaldas, camino del lugar adecuado para su almacenamiento, pues, era increíble, pero aquellos animalitos, tenían un orden que ya hubiera envidiado mi jefe, de haberlo visto, para aprender a tener la oficina, por lo menos al mismo nivel (organización y limpieza), que se mantenía aquel departamento... (Bueno, no deseo seguir hablando del tema porque luego este borrador se lo tendré que presentar a mi superior y en cuanto vea que le estoy criticando no quiero ni pensar en qué clase de insecto me puede convertir, así que prosigamos...) En el rincón de una gran sala se acumulaban todo tipo de migajas de pan que habían recolectado, (desde “cien kilómetros” a la redonda), para épocas de penuria. Al fijarme en la fila de hormigas que no paraba de llegar, una tras otra, observé a un grupo de ellas que transportaban un pedazo de miga tan grande que parecía imposible que no aplastase a alguna de ellas. Así me di cuenta de cómo una cojeaba considerablemente. Y esto también lo vio mi acompañante pues, acercándose, le susurró unas “palabras” y sujetó la parte que ella mantenía mientras la empujaba fuera de aquel esfuerzo. Este detalle, que yo entendí tiernamente, me causó una intensa emoción. Comprobé que la armonía y el compañerismo reinaba entre ellas y, olvidándome de su condición de insectos, no pude contener mi entusiasmo y admiración, pensando que eran más comprensibles, y por tanto más felices, que la mayoría de los humanos. Los nuevos alimentos fueron descargados en el lugar correspondiente y luego, cada una de las hormigas, sin gesto alguno de cansancio o protesta, volvían por el corredor hacia la salida para seguir buscando nuevas provisiones que llevar al “almacén”. Mi admiración no dejaba de crecer. No se tomaban ni un pequeño descanso, ni siquiera el necesario para empezar con nuevos bríos una nueva tarea. ¡No! ¡Las hormigas no se parecen en nada a nosotros los hombres! ¡Ya quisiéramos parecernos un poco a ellas! (No en el sentido de la forma ¿eh?, se entiende). La vieja hormiga continuó explicándome el trabajo de cada una, pero yo ya no la atendía. ¿Qué más explicaciones necesitaba si las estaba viendo con mis propios ojos? Cuando ella dio por terminada su historia hice otra pregunta, que no había anotado, pero que su ayuda a la hormiga herida me había hecho meditar: –Debe de existir muy buena armonía en un mismo hormiguero, ¿me lo parece? –Es socialmente obligado, ayudar a las más débiles. Ella hará lo mismo con otra que se encuentre en circunstancias parecidas. ¿O no lo hacéis los humanos así?... Yo continuaba sorprendiéndome por todo lo que aprendía de boca de aquella sabia hormiga. Por mi gusto no me hubiera ido nunca de allí, pero, la verdad, el _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 9

[close]

p. 10

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 estar tanto tiempo encorvado se hacía sentir y, a pesar de mis deseos de seguir, estaba loco por terminar, por lo cual hice mi última pregunta: –Y sobre las diferencias y luchas que mantienen con otros hormigueros, ¿qué me puede contar? –No diga nunca que posibles discusiones son causadas por culpa de alimento o terreno; aquí y en todo lugar se trabaja para buscar la comida y construir nuestros hogares, pero las rencillas entre familias y las grandes hormigas que pretenden ser caciques de las demás, son lo que nos lleva, a veces, a estar en guerra entre nosotras. Es como decir “quítame allá esa hormiga”, por lo molesta, no por nada serio. Me encantaba oír relatar la historia de las hormigas pero ya no aguantaba más el estar allí, por lo que, de la manera más amable que se puede hacer con una hormiga, la besé una antena y me despedí de ella. No estuvo ella menos simpática y me acompañó hasta la salida, y al despedirnos me dijo mientras en su cara flotaba una sonrisa: –Y te deseo un pronto restablecimiento del lumbago que te espera. Yo, aún doblado por la cintura, la sonreí mientras salía al exterior. Por más ejercicio de estiramientos que realicé para ponerme derecho, no lo conseguí, por lo que tuve que ir por las calles doblado a cuatro patas, con la esperanza de que poco a poco mis huesos aceptaran volver a su natural forma. Mientras tanto pensaba en el ejemplo que las hormigas, ¡las inigualables hormigas! (que tanto nos incordian cuando nos vamos a merendar al campo), nos dan al trabajar de una forma tan constante como pocos hombresm pueden emular. Y viene bien un consejo o moraleja: Cuando estéis merendando en el campo y veáis que una hormiga se lleva una miga de vuestro pan, no la martiricéis; recordad que lleva el alimento para todo un gran pueblo. 10 Marzo de 1958 _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 11

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 11 SANTIAGO J. MIRANDA JOVELLAR Nació en Zaragoza en una mañana de nieve que cubría de blanco las calles de la ciudad, un 2 de diciembre de 1959. Allí se crió, estudió y cursó la carrera de Magisterio en la rama de filología inglesa, finalizando la carrera en 1982, en pleno servicio militar. Trabajó en enseñanza concertada, privada y pública durante 25 años. Comenzó a escribir muy joven, pero durante diversos traslados de domicilio, se perdieron sus primeros textos, lo cual aún lamenta todavía. Al tiempo de residir en Alcorcón, pasó a formar parte de un grupo de amigos escritores, con los cuales cofundó la Asociación Editorial Verbo Azul. Actualmente se encuentra en otra asociación nueva, creada por el núcleo de aquellos creadores, cuyo nombre es Alfareros del Lenguaje y que edita la presente revista. El autor también posee un blog de reciente creación, llamado EON1930. Santiago cultiva el relato corto y la poesía, con algunos títulos como “EGO”, “Blue man”; Burbuja”; Barro I y Barro II; “Fuego”; sin olvidar el libro homenaje a su progenitor: “Mi padre y yo”. _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 12

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 12 GUERRERO DE FANTASÍA ´´Soy un guerrero de fantasía en un mundo de cruel realidad´´ (SANTY59) 1ª entrada. 14 de octubre de 2018 domingo YO, MOHICANO Al subir el ascensor al piso 33 como yo había vocalizado, he entrado al cine blanco con sus butacas blancas, su suelo, techos y paredes del mismo color, me he sentado como solía hacer en el cine de la ´´realidad´´ en la fila 4 butaca 4 mirando a la inmensa pantalla apagada y blanca... la maravillosa y reconfortante atmósfera también blanca pues no había nadie. En la alba pantalla se han encendido una miríada de pantallas pequeñitas con imágenes liliputienses, poco a poco... (no necesitaba mis obligadas gafas) he comenzado a discernir algo... una casita de campo al atardecer con un pequeño arroyuelo al lado... en segundos la misma ¿? casita con aspecto mongol en un amanecer radiante y fresco. Veía desde ´´arriba´´ gente trabajando los campos. Veo ´´flashes´´ del retrato al carboncillo pintado por la maravillosa Joyce Morgan para mí en el 98 cuando la segunda gran D; era por supuesto mi guía-mentor-ángel en la forma de un monje trapense de muy antaño al que llamaré Miguel (¿Quién cómo Dios/a?) observarme con su asomo de sonrisa enigmática mientras yo observo las imágenes de la gigantesca pantalla. TAREA PARA MAÑANA Ver en vo. ´´El último mohicano``, mientras escribo éstas notas estoy oyendo de fondo música del mismo film… preciosa música y cantos las que tenían mis hermanos (TODOS lo somos ¿no?) mohicanos, apaches, sioux, arapahoes, pies negros... etcétera hasta que las sucias botas del soldado blanco mancillaron todo (niños, viejos y mujeres incluidos) y a los supervivientes los utilizaron en sus luchas contra los otros soldados blancos, les enseñaron a beber el agua de fuego (en el mismo infierno destilada)… el otro bando de galos fue más lejos enseñándoles a cortar cabelleras.... _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras.

[close]

p. 13

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 Voy a hablar un poco de mis placeres y displaceres en cuanto a colores, desde siempre mi color el azul en todas sus gamas, el blanco y el negro; aborrezco sin embargo los marrones y verdes... me supera. Idiomas: pasé parte de mi infancia y toda mi adolescencia con el español y la lengua de Moliére que en un principio me chiflaba lo digo en pretérito imperfecto pues a partir de mis 15 algo extraño comenzó a gestarse en mi ya extraña y solitaria persona. Ello fue que con la llegada a nuestra casa de las primeras radios con FM (todo un lujo oiga) comencé a sintonizar sintonía en árabe que cortaba de inmediato porque todo lo que decían no es que me sonara a mandarín sino a amenaza y, claro yo me acojonaba y movía el dial buscando el inglés yanqui de la base de Zaragoza y a escuchar partidos de rugby, beisbol, música, etc. Lo que comenzó con 10 minutos diarios de escuchar una lengua de la que sólo conocía el YES y el NO, se mutó en una nueva obsesión (aparte de las sexuales claro) mía: entender algo de lo que decían esos tipos con la nariz más que con la boca y las cuerdas vocales... Esto me llevó a los 17 años a comprarme un cuaderno de la marca Sagitario (genio y figura... je je) y darle la lata día sí y día también a mi amigo R que era mayor que yo y ya estaba estudiando 1º de filología inglesa el tío, a que me enseñara inglés escrito y hablad… era un docente (y me consta que lo sigue siendo) magnífico y a los 19 en la escuela normal (se llamaba así, leñe) de magisterio en 2º me pasé de francés que éramos 100 y la madre del cordero, a inglés que éramos 7 (3 chicas)… que sí tú EL DE SIEMPRE que estaban buenas y eran la leche con el idioma... hasta el punto que los demás, desertores como yo, del franchute, nos intimidaban cantidubi. Aquello no era un curso de inglés, sino una simple matanza de gorrinos, nosotros incluyendo al cura disfrazado de obrero que resultó ser un cura agustino muy cachondo el chico, que decía alguna picardía (sinvergüenza pues yo era el único que conocía su oficio) y comía carne en viernes santo mientras, a hurtadillas, se escondía el llavero de Juan Pablo II, en el bolsillo. Sólo nos aprobaba, en septiembre, o en febrero si no le hacíamos ojitos Ms Day pues era como la Doris pero en fea y en gorda. NB: Yo era de los que aprobaban en Septiembre por aquello del fin justifica... Ahora en serio no tengo nada contra los árabes en general, ni su idioma, pero el alemán me dan pesadillas despierto literalmente con sólo oírlo pues me huele a chamusquina; por cierto, para los que me quieran buscar con esto las cosquillas R el amigo que me enseño inglés era judío. Otra de mis fobias, famosas entre los más allegados, mi familia (2) es el calor y otra los gritos y la gente que le gusta hablar a voces... lo siento, pero también me disgusta el olor del tabaco y el alcohol sobre todo entre nuestras compañeras... las mujeres en general, ninguna en particular... STOP _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 13

[close]

p. 14

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 GUERRERO DE FANTASÍA ´´Los sueños son un puente al arco-iris que la realidad dinamita´´. (SANTY59) ´´La amó a sangre fría, se leía en el epitafio´´. (SANTY59) 3.05 Día 15 de octubre de 2018. 2ª entrada. Macro sueño (nb: llevar cuaderno o grabadora a la cama próxima noche) hiper real del que se me han escapado ya muchos detalles y, con ellos, lo más importante, los recuerdos y las sensaciones de los mismos en mi alma. Pueblo pequeño de casas blancas... sur de España quizá muy bonito y agradable que me resulta muy familiar; me veo, de espaldas todo el tiempo y quizá desde arriba, más bajito, moreno, pelo largo sospecho que fino bigote típico de la época de Gable; no sé si soy maestro o no porque a mi alrededor, en la plaza, al sol, hay mucha gente, sobre todo niños, pero soy poeta y escritor SEGURO. Mi personaje es algo tímido y severo y enhiesto en su estatura (AHORA estoy viendo, no sé por qué un retrato de Bécquer que aparecía en algún billete que he llegado a conocer y a utilizar no hace tanto tiempo), me dispongo a buscar datos del billete en el pc... ¡ya está¡ te lo he enviado a tu página de Facebook... échale un vistazo cuando puedas. Pido perdón a la gente por mi comportamiento y les digo que soy más tímido que antipático, me responden que lo saben y que me quieren igual... Creo que hay una gran boda al aire libre, el tiempo es tibio y agradable, a la que estoy invitado... poco después me veo recortando la melena a un apuesto y alto joven que no sé si es familiar mío o no Hay en los rincones de la plaza niños/as que juegan a ser novios y se cambian de pareja todo el tiempo entre risas... Hago comentarios poco acertados, aunque los siento, sobre las fuerzas vivas del pueblo, semeja el ambiente un periodo pre bélico o bélico quizá en la Guerra Civil española; uno de ellos, el alcalde creo, amigo o figura muy familiar en mi pasado reciente, se disgusta. Otros, como los militares de tierra, parecen definitivamente del bando rebelde, antiguamente MAL LLAMADO nacional, se indignan también pero se calman cuando les matizo mis palabras (veo ahora cara de JL, antiguo compañero mío en el colegio privado rma con su aspecto y bigote marcial autoritario y siempre malcarado hasta estando de buen humor) excepto un militar que parece falangista o algo así, con muchas medallas y adornos, que se exalta, junto con otros, y se dirige amenazador hacia mí echando mano a su espada(parece como mínimo comandante) y … DESPIERTO… a las 2.40 con el corazón disparado y fuerte dolor de cabeza. _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 14

[close]

p. 15

“Horizonte de Letras” Nº 43 Abril-Junio2019 Algunas, iré añadiendo más sobre la marcha y las jornadas, de mis fobia : TODO TIPO DE HÁBITOS Y UNIFORMES, INCLUSO LOS BABYS DE LOS INFANTILES, salvo las BATAS BLANCAS DE DOCTORES/AS Y ENFERMEROS/AS...STOP. GUERRERO DE FANTASÍA 1.05 Día 16 de octubre de 2018 3ªENTRADA. No te molestes con el pozo que está seco porque no te da agua, mejor pregúntate porqué tu sigues insistiendo en sacar agua en donde ya ha quedado claro que no puedes encontrarla.´´ (El librero de Gutenberg). ´´Una leyenda japonesa dice que cuando no puedes dormir en la noche, es que tú estás despierto en el sueño de alguien más.´´ ´´Sigue tus sueños. Ellos saben el camino.´´ STOP ´´La sangre te hace pariente pero la lealtad te hace familiar´´. ´´Más impacta el lobo callado que el perro ladrando´´. ´´Dentro de diez años asegúrate de decir que elegiste tu VIDA, que no te conformaste con ella´´. ´´6 PRINCIPIOS DE LA VIDA Antes de rezar-cree. Antes de hablar-escucha. Antes de gastar-produce. Antes de escribir-piensa. Antes de rendirte-intenta. Antes de morir-vive´´. GUERRERO DE FANTASÍA 17.45 4ªentrada. ´´Cree en ti y serás imparable´´. ´´Ella sabe delinear las grietas de su corazón para que parezcan sonrisas``. (Ron Israel). ´´Aprendí que los principios dan miedo, que los finales son tristes y que lo que realmente importa es el camino´´ ´´Las personas especiales huelen a sencillez y reflejan un brillo en el centro del alma. ´´. ´´El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino.´´ ´´Llamaron alma a lo que no pudieron explicar del cuerpo, y llamaron poesía a lo que no pudieron explicar del alma.´´ (David Sant). ´´Reflexión budista: GUERRERO DE FANTASÍA 5ªentrada 23.36 Dormido, dormido... café despierto, ´´Prefiero la tranquilidad de la soledad que la decepción de una mala compañía´´ (@Candidman). El diablo susurró en mi oído: no eres lo suficientemente fuerte para resistir la tormenta.´´ _____________________________________________________________________________________________________ EJEMPLAR GRATUITO ©: “Alfareros del Lenguaje”. Asociación Nacional de Escritores de Alcorcón. Todos los derechos reservados. ISSN: 1989-6956 “Alfareros del Lenguaje” no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los autores participantes en este número; quienes además, serán responsables de la autenticidad de sus obras. 15

[close]

Comments

no comments yet