RMP Volumen 35 Numero 1

 

Embed or link this publication

Description

RMP Volumen 35 Numero 1

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3

REVISTA MEXICANA DE PSICOLOGÍA Volumen 35 • Número 1 Órgano Oficial de Comunicación Científica de la Sociedad Mexicana de Psicología, A.C. y el Colegio Mexicano de Profesionistas de la Psicología, A.C. • Enero-junio 2018 • ISSN en trámite CONTENIDO Personalidad, estado emocional y ansiedad: Una revisión sistemática de su influencia sobre las falsas memorias Adriana Selaya-Berodia, Raúl Quevedo-Blasco y Carmem Beatriz Neufeld  ......................................   5 Modelo de medida del constructo “subempleo” en jóvenes trabajadores en España Lorena García Castro, Esperanza Rocabert Beut, Jesús Yeves y José M. Peiró  ......................................  26 Afrontamiento al estrés: Impacto del género, la edad y los acontecimientos estresantes en adultos con discapacidad intelectual María Begoña Medina-Gómez y Laura Rubio-Rubio  ..............................................  38 Compromiso escolar: Desarrollo y validación de un instrumento Laura Lara, Mahia Saracostti, Juan-José Navarro, Ximena de-Toro, Edgardo Miranda-Zapata, Jennifer Marie Trigger y Jaime Fuster  ......................  52 Intenciones de comportamiento de los usuarios de servicios deportivos en función de las variables sociodemográficas Ainara Bernal-García, Jerónimo García-Fernández, Alberto Grao-Cruces, Rosario Teva-Villén y Alberto Nuviala-Nuviala  ......................................  63 Sociedad Interamericana de Psicología: Historia y proyección estratégica Miguel Gallegos, Gonzalo Salas, Rubén Ardila, Tomas Caycho-Rodríguez y Carmen Burgos  ....................................................  72 Variables psicojurídicas que influyen en el cumplimiento de la ley: Una muestra de adolescentes Martha Frías Armenta y Martha Serrano Arias  ........  88

[close]

p. 4



[close]

p. 5

MEXICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGY Volume 35 • Issue 1 • January-June 2018 • ISSN Pending CONTENTS Personality, Mood and Anxiety: A Systematic Review of its Influence on False Memories Adriana Selaya-Berodia, Raúl Quevedo-Blasco, and Carmem Beatriz Neufeld  .................................    5 Measurement model of the construct “underemployment” in young workers in Spain Lorena García Castro, Esperanza Rocabert Beut, Jesús Yeves, and José M. Peiró  ................................   26 Stress Coping: Impact of Gender, Age and Stressful Life Events in Adults with Intellectual Disability María Begoña Medina-Gómez, and Laura Rubio-Rubio  .........................................   38 School Engagement: Development and Validation of an Instrument Laura Lara, Mahia Saracostti, Juan-José Navarro, Ximena de-Toro, Edgardo Miranda-Zapata, Jennifer Marie Trigger, and Jaime Fuster  ................   52 Behavioral Intentions of Sports Services Consumers According to the Social and Demographic Variables Ainara Bernal-García, Jerónimo García-Fernández, Alberto Grao-Cruces, Rosario Teva-Villén, and Alberto Nuviala-Nuviala  .................................   63 Interamerican Society of Psychology: History and Strategic Projection Miguel Gallegos, Gonzalo Salas, Rubén Ardila, Tomas Caycho-Rodríguez, and Carmen Burgos  ...............................................   72 Psycho-Juristic Variables Related to Law Compliance: An Adolescent Sample Martha Frías Armenta and Martha Serrano Arias  ......................................   88

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Revista Mexicana de Psicología, enero-junio 2018 Volumen 35, Número 1, 5-25 Personalidad, estado emocional y ansiedad: Una revisión sistemática de su influencia sobre las falsas memorias Personality, Mood and Anxiety: A Systematic Review of its Influence on False Memories Adriana Selaya-Berodia, Raúl Quevedo-Blasco* Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento, Universidad de Granada, España Carmem Beatriz Neufeld Departamento de Psicologia, Faculdade de Filosofia, Ciências e Letras de Ribeirão Preto, Universidade de São Paulo, Brasil Citación: Selaya-Berodia, A., Quevedo-Blasco, R., & Neufeld, C. B. (2018). Personalidad, estado emocional y ansiedad: Una revisión sistemática de su influencia sobre las falsas memorias. Revista Mexicana de Psicología, 35(1), 5-25. Resumen: Explicar qué variables llevan a una producción mayor de falsas memorias es actualmente de gran interés en el ámbito jurídico. El objetivo de esta revisión es dar una visión global de la relación de este fenómeno con los rasgos de personalidad, estados emocionales y ansiosos. Para ello, se realizó una búsqueda bibliográfica en Web of Science, Scopus, Medline, PsycInfo, Cochrane, Teseo y Google Académico, de documentos publicados entre 2010 y 2017 (noviembre). Un total de 64 documentos cumplieron con los criterios de inclusión y se los analizó. Diversos rasgos de personalidad propician un mayor número de falsas memorias. Se ha comprobado cómo breves estados emocionales negativos protegen frente a errores de memoria. Estados con elevada ansiedad (incluso patologías) llevarían a menos falsas memorias producidas. Aunque ciertos rasgos o estados generan más falsas memorias, se debe seguir investigando. Palabras clave: recuerdos espurios, neuroticismo, esquizotipia, depresión, estrés postraumático. Abstract: To explain which variables lead to a greater production of false memories is currently of great interest in the legal field. This review objective is to give a global view of the relationship of this phenomenon with personality traits, mood and anxious states. A bibliographic search was carried out in Web of Science, Scopus, Medline, PsycInfo, Cochrane, Teseo and Google Scholar, of documents published between 2010 and 2017 (November). 64 documents met the inclusion criteria and were analyzed. Various personality traits lead to a greater number of false memories. Brief negative moods protect against memory errors. High anxiety states (even related pathologies) would lead to fewer false memories. Although certain features or states generate more false memories, research must continue. Keywords: spurious remembrances, neuroticism, schizotypy, depression, post-traumatic stress. Las falsas memorias son recuerdos creados de algo que no se ha vivido o la modificación de recuerdos reales en los que se incluyen aspectos de otros recuerdos (Mirandola, Toffalini, Ciriello y Cornoldi, 2017), como aspectos de tiempo, lugar, compañía, etc., que producen consecuencias reales en quien las experimenta (Bernstein, Laney, Morris y Loftus, 2005). Estos “recuerdos” se producen sobre eventos relevantes para la persona, aunque se trataren de even­ tos poco plausibles o probables (Reyna, Corbin, Weldon y Brainerd, 2016). Existen dos tipos de falsas memorias, las espontáneas, las cuales se producen de forma autosugestiva, y las inducidas, las cuales se producen intencional * Dirigir correspondencia a: Dr. Raúl Quevedo-Blasco. Facultad de Psicología, Universidad de Granada, Campus de Cartuja, s/n (C.P. 18011), España. Correo electrónico: rquevedo@ugr.es 5

[close]

p. 8

6 Selaya-Berodia et al. o accidentalmente por un agente externo (Stein y Neufeld, 2001). Para el estudio de las falsas memorias se han desarrollado diversos métodos. Los más empleados son el DeeseRoediger-McDermott o drm (Reyna et al., 2016), el efecto de la información engañosa de Loftus (Doughty, Paterson, MacCann y Monds, 2017; Porter, Bellhouse, McDougall, Ten Brinke y Wilson, 2010) mediante entrevistas o preguntas sugestivas (Shaw y Porter, 2015) o la imaginación de situaciones y la posterior reexposición a dicha información (Frenda, Knowles, Saletan y Loftus, 2013). El interés por las falsas memorias se ha dirigido en las últimas décadas hacia el estudio de las diferencias individuales que facilitan su producción, puesto que se ha demostrado que la memoria está determinada por las vivencias individuales en interacción con las emociones y afectividad de la persona (Feldman, Barrett y Russel, 1999, como se citó en Balda Aspiazu, 2015). Así, el estudio de las diferencias individuales se ha centrado mayoritariamente en las generadas por el desarrollo madurativo debido a la edad (Hyman y Billings, 1998), aunque numerosos investigadores han señalado la importancia del estudio de otras características (Dasse, Juback, Morissette, Dolan y Weaver, 2015; Gallo, 2006, como se citó en Zhu et al., 2010a; Loftus, 2005; Ost et al. 2013; Reyna, Holliday y Marche, 2002; Roediger y McDermott, 2000). Esta importancia es tal debido a que diferentes procesos cognitivos o rasgos de personalidad producen diferentes recuerdos y, por consiguiente, diferentes falsas memorias (Zhu et al., 2010b). Otra diferencia ampliamente investigada más recientemente es la generada por el estado emocional, donde se postula que los eventos emocionales son mejor recordados y menos vulnerables a las falsas memorias, máxime cuando es un estado emocional negativo (Bookbinder y Brainerd, 2016). Además, se han relacionado las falsas memorias con diversos factores de personalidad (Frost et al., 2013) como los planteados en el modelo big five (Ávila y Stein, 2006; Frost et al., 2013) o la agresividad (Laney y Takarangi, 2013), entre otros, así como síntomas de ansiedad, y se han encontrado diferentes resultados para cada una de las características evaluadas. Se ha constatado la falta de un único protocolo eficaz para la investigación de este fenómeno, así como una gran cantidad de investigaciones similares en cuanto a objetivo y resultados sin haber llegado a esclarecerse aún los parámetros que definen y producen las falsas memorias. Por esta razón, el objetivo del presente estudio fue hacer una revisión de las publicaciones a partir de la revisión realizada por Gallo (2010) hasta la actualidad (2017), con el fin de poder dar una visión global reciente sobre el fenómeno de las falsas memorias en relación tanto a características “normales” como a aspectos psicopatológicos. La hipótesis de partida fue que existirían ciertos patrones de interacción que favorecen o protegen frente a la producción de falsas memorias. Método Diseño y procedimiento Se ha realizado una revisión sistemática (siguiendo las pautas de Perestelo-Pérez, 2013), de las publicaciones (artículos y revisiones) indexadas en las bases de datos científicas Web of Science (colección principal), Scopus, EBSCOhost, Medline, PsycInfo y Cochrane. Para paliar el posible sesgo de publicación que se produce al buscar sólo artículos y revisiones en las fuentes bibliográficas indicadas (y por ello se haya podido excluir estudios que, por carecer de resultados significativos, no estén indexados en las bases analizadas), la búsqueda se completó con Google Académico y Teseo (incluyéndose únicamente artículos y revisiones y tesis doctorales). Las palabras, truncadores y booleanos incluidos en las ecuaciones de búsqueda en las bases de datos científicas fueron “false* memor*” OR “misinformation effect” OR “memor* distor*”, y además en Web of Science se utilizó también en diferentes búsquedas AND “individual differ*”; AND “mood”; AND “anxiety”; AND “stress”; AND “emotion*”; AND “affect”; AND “personality”; todas ellas en tema (incluye título, resumen y palabras clave). Para Google Académico y Teseo, se utilizó como elemento de búsqueda “false memories” y “falsa memoria”, respectivamente. Por último, se incluyeron artículos no encontrados con la fórmula anterior, mediante el efecto bola de nieve, es decir, comprobando las referencias de cada artículo y seleccionando manualmente los que no se habían incluido previamente. El periodo temporal analizado fue del año 2010 (debido a que en ese año se publicó la revisión realizada por Gallo, en la cual se incluyen publicaciones de 15 años) hasta noviembre de 2017. Las búsquedas se realizaron en abril de 2017 y se actualizó en noviembre de 2017. Primero se efectuaron las búsquedas en las diferentes bases de datos utilizando las fórmulas antes descritas. De cada una de esas búsquedas, se realizó un primer análisis mediante la lectura del resumen de cada publicación. A continuación, se seleccionaron las publicaciones que en el primer análisis cumplieran los criterios de inclusión y exclusión. Después, se procedió a la creación de listas de Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 9

Falsas memorias y variables asociadas 7 publicaciones y a su exportación para la comprobación uno a uno de los artículos seleccionados y eliminar los duplicados base por base. Posteriormente, se obtuvieron dichas publicaciones para el segundo análisis. Con el total de artículos a analizar, se crearon diferentes bases de datos en función de las categorías establecidas tras la obtención de las publicaciones que cumplían con los criterios de inclusión y exclusión, con el fin de agruparlas y hacer el trabajo más accesible. Las bases de datos se crearon agrupando estudios similares según el factor evaluado en cada uno. Seguidamente, se procedió a la lectura completa de los artículos seleccionados, eliminándose algunos por detectarse que no cumplían algún criterio establecido. Después, se seleccionaron de las bases de datos creadas únicamente los artículos que reflejaban diferencias generadas por factores de personalidad, estados, trastornos y/o síntomas sobre ansiedad, estrés y estado emocional. Todo este proceso de depuración se puede ver en la figura 1. Por último, se evaluó la calidad metodológica de estos artículos mediante los SQUIRE Guidelines 2.0 (SQUIRE, 2017), ya que está diseñada para todo tipo de estudios, independientemente del diseño empleado. Se establecieron tres categorías de calidad: baja, media y alta, para eliminar los que tuvieran baja calidad, aunque se comprobó que todos tenían una calidad media-alta, por lo que no se realizó ninguna eliminación. Búsquedas bibliográficas N = 6,329 Búsquedas en bases de datos (WoS, Scopus, PsycInfo. EBSCOhost-Medline, Cochrane) N = 2,896 Búsqueda en Teseo N = 63 Búsqueda Google Académico N = 3,460 Efecto “Bola de nieve” N=3 Excluidos por no cumplir criterios de inclusión / exclusión N = 63 Excluidos por no cumplir criterios de inclusión / exclusión N = 3,458 Incluidos en Primer Análisis (Título / Resumen) N = 295 Excluidos por no cumplir criterios de inclusión / exclusión N = 2,511 Incluidos en Segundo Análisis (Lectura completa) N = 104 Inclusión final (Personalidad, Ansiedad y Estado Emocional) N = 64 Figura 1. Diagrama de flujo de depuración de las publicaciones. Excluidos -Comparación edad: n = 23 -Dif. Externas: n = 5 -Proc. Cognitivos: n = 18 -Crit. Inc. / Exc.: n = 74 -Consumo de sust.: n = 2 -Duplicados: n = 69 Excluidos -Demencias: n = 15 -T. Psicóticos: n = 15 -Sueño: n = 10 Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 10

8 Selaya-Berodia et al. Criterios de inclusión y exclusión Los criterios de inclusión de los estudios en la revisión fueron: 1) que relacionaran alguna diferencia individual —determinada por variables de personalidad o estados o trastornos psicológicos o sus síntomas— con la producción de falsas memorias; 2) que los datos de indexación en las bases de datos fueran en inglés, seleccionando los artículos publicados en dicho idioma, así como en español, francés o portugués; 3) que estuviera publicado en el rango temporal de enero de 2010 a noviembre de 2017; 4) que el tipo de documentos fueran artículos, revisiones o tesis doctorales. Asimismo, los criterios de exclusión fueron: 1) que la diferencia evaluada estuviera determinada por elementos puramente biológicos (áreas cerebrales, hormonas, neurotransmisores, etc.); 2) que la distorsión de memoria evaluada no fuera una falsa memoria (p.ej., sugestionabilidad); 3) que la diferencia fuera ajena a factores individuales (se tratare de una diferencia generada por el contexto, p.ej., nivel educativo); 4) que el estudio no contara con las variables necesarias para el análisis de este trabajo; 5) que el tipo documento fuera diferente a los especificados en los criterios de inclusión. Resultados Se han analizado un total de 64 publicaciones (divididas en tres grupos por su afinidad en la variable analizada) que cumpliesen con todos los criterios de inclusión, exclusión y calidad. En lo que se refiere a los rasgos de personalidad que han sido investigados en estos últimos años (ver la tabla 1), se puede afirmar que la dependencia u orientación hacia otros es un factor común en todos los rasgos productores de una mayor probabilidad de falsas memorias. Esto ocurre también con los rasgos asociados a un nivel elevado de imaginación (p.ej., propensión a la fantasía, creatividad, introversión, etc.) o a rasgos potencialmente patológicos (psicopatía, esquizotipia, ansioso-depresivos). En cuanto al estado emocional, parece haber consenso al afirmar que los estados emocionales hacen más exacta la memoria, con lo que protegen de las falsas memorias, sobre todo el estado emocional negativo (ver la tabla 2), pero que cuando se prologan en el tiempo, producirían sesgos de memoria (p.ej., el trastorno depresivo mayor). Por último, en lo que a síntomas de ansiedad se refiere, cuando se activa dicha emoción de forma momentánea (p.ej., con la experiencia de un evento estresante o traumá- tico), se producen menos falsas memorias, lo que protege de su aparición. Sin embargo, cuando la ansiedad se cronifica y se da con disociación cognitiva o reexperimentación (trastorno de estrés postraumático), lo cual se asocia a memorias visuales, se produce un mayor número de falsas memorias, aunque no ocurre con otro tipo de trastornos, como el trastorno obsesivo-compulsivo (ver la tabla 3). Discusión Las revisiones sistemáticas son cada vez más usadas para cumplir con objetivos de investigación específicos (ver p.ej., Cano-Montalbán y Quevedo-Blasco, 2018; ChecaMoreno y Quevedo-Blasco, 2017). El objetivo de esta revisión fue comprobar cómo afectan los factores de personalidad, el estado emocional y los trastornos que de él se derivan, así como la ansiedad y algunas de sus psicopatologías derivadas, en la producción de falsas memorias. Se ha comprobado cierto grado de acuerdo en los estudios revisados, a pesar de las diversas metodologías empleadas, la adecuación a diferentes teorías de cada estudio y las limitaciones propias de cada investigación. En total, 64 publicaciones han sido analizadas. Importante señalar que en este trabajo no se han incluido artículos analizados en otras revisiones afines (como el trabajo de Otgaar, Muris, Howe y Merckelbach, 2017), por no cumplir con algún criterio de inclusión o exclusión requerido en esta revisión; por ejemplo, por tratar de sugestionabilidad (p.ej., Chae, Goodman, Eisen y Qin, 2011) o de áreas cerebrales (p.ej., Hayes et al., 2011). La depresión ha sido objeto de interés en estudios de diversa índole (p.ej., García-Villamisar, Sáez-Suanes y García-Martínez, 2017). Se ha constatado en esta revisión que un estado de ánimo negativo durante un evento protege ante elementos incluidos posteriormente; esto es, se producen menos falsas memorias. Este efecto se ha observado también en otras revisiones previas, como la realizada por Kaplan, Van Damme, Levine y Loftus (2016), en la cual se afirma que este efecto ocurre por la necesidad de atender más a eventos negativos por la relevancia futura que pudieran tener. Existen estudios que mantienen que este efecto se produce únicamente para detalles centrales de una experiencia, ocurriendo el contrario para detalles periféricos (Van Damme y Smets, 2014). Aun así, no sólo el estado de ánimo entra en juego durante el recuerdo, sino que la intensidad de dicha emoción y la motivación también modulan la memoria (Kaplan et al., 2016). No obstante, se ha constatado este efecto en publicaciones cuya metodología Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 11

Falsas memorias y variables asociadas 9 incluía las listas drm, no siendo así para las que utilizaban el efecto de la información engañosa (Porter et al., 2010). Se ha comprobado también que el efecto protector de la emocionalidad negativa en las falsas memorias no se produce cuando dicho estado de ánimo se prolonga en el tiempo. En trastornos como la depresión mayor o la disforia, se observa una mayor producción de falsas memorias cuando el material empleado es relevante para la condición que presenta la persona (Yeh y Hua, 2009). Esto se debe al efecto de este tipo de psicopatologías sobre la memoria, las cuales se ha demostrado que producen sesgos cognitivos (Fernández-Rey y Merino Madrid, 2002). Estos resultados son los obtenidos también en cuanto al efecto de congruencia producido entre el estado de ánimo presente y la emoción que genera el material en la producción de falsas memorias: este fenómeno se produce en mayor medida cuando esta congruencia existe. Estos síntomas o trastornos se relacionan directamente con rasgos de personalidad ansioso-depresivos, los cuales se han asociado con una mayor predisposición a padecer trastornos afectivos y de ansiedad y a producir mayor número de falsas memorias. Esta relación se debe a su anclaje al evento o material negativo, con lo que se valora más tiempo sus posibles consecuencias y por tanto se realiza un mayor número de inferencias, que llevan a mayor confianza en información no presentada (Toffalini, Mirandola, Drabik, Melinder y Cornoldi, 2014). Es llamativo que individuos con neuroticismo elevado, caracterizados por inestabilidad emocional (ansioso-depresiva) e inflexibilidad cognitiva, sean menos susceptibles a la producción de falsas memorias, lo que se explica en mayor medida por tratarse de individuos más vulnerables al estrés (Digman, 1990; McRae y Costa, 1990; como se citó ambos trabajos en Doughty et al., 2017). Bien es cierto que hay que señalar la inconsistencia (aunque no se constata en este trabajo) que existe sobre la relación entre sugestionabilidad y neuroticismo (Haraldsson, 1985, como se citó en Doughty et al., 2017). Por otro lado, diversas investigaciones han relacionado el neuroticismo con el perfeccionismo (García-Fernández, Vicent, Gonzálvez, Sanmartín e Inglés, 2016), rasgo que propicia dirigir la atención hacia el evento concreto y por tanto disminuir la producción de falsas memorias. A pesar de eso, en este trabajo se ha evidenciado que cuando el perfeccionismo se basa únicamente en preocupaciones sobre el desempeño sobre una tarea, se producen más falsas memorias. El perfeccionismo se relaciona con individuos orientados hacia los demás, es decir, que tengan una baja auto- nomía, alta afiliación y alta agradabilidad, ya que ambos rasgos presentan una elevada deseabilidad social (Neufeld, Brust-Renck, Rocha, Sossella y Rosa, 2013). Esto lleva a una mayor producción de falsas memorias, por tender a aceptar la información (engañosa o no) aportada por otros. Existirían así, ciertos trastornos que harían a estas personas más susceptibles de tener falsas memorias, como el trastorno de ansiedad social (Neufeld et al., 2013), lo cual se ha comprobado también en este trabajo. Siguiendo con otros trastornos de ansiedad o estrés como el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno de estrés postraumático, se ha comprobado cómo no parece que propicien más falsas memorias, a pesar de lo observado con los rasgos ansioso-depresivos de personalidad, aunque concuerda con lo observado con el neuroticismo. En todos los estudios analizados en este trabajo se ha constatado cómo una exposición a eventos traumáticos protege frente al efecto de la información engañosa, con lo que se producen menos falsas memorias. Este efecto se ha observado también en el trastorno de estrés postraumático, ya que se producen menos falsas memorias en muestra clínica, quizá explicado por el neuroticismo y la inflexibilidad psicológica con los que se relaciona. Una excepción es el estudio de Pardilla-Delgado, Alger, Cunningham, Kinealy y Payne (2016), en el que se observa el efecto contrario. Cabe destacar que las falsas memorias que se producían en la muestra con trastorno de estrés postraumático se debían a los síntomas disociativos producidos. Esto puede relacionarse con lo también observado en la esquizotipia (Fumero, Rodríguez, Roa y Peñate, 2017), en los cuales se producía un mayor número de falsas memorias. Los sujetos con elevada esquizotipia presentan además un mayor número de conductas problema, como conductas agresivas (Paíno-Piñeiro, López Rodrigo, Inda-Caro, Martínez-Suárez y Lemos, 1997, como se citó en Fonseca-Pedrero, Muñiz, Lemos Giráldez, García-Cueto y CampilloÁlvarez, 2007). Esto concuerda además con lo observado en esta revisión en cuanto a personas con elevada agresividad, a los que es más fácil producirles falsas memorias sobre agresiones cometidas. De este modo, en lo referente a rasgos psicopáticos (asociados también a conductas agresivas) se ha observado dicha tendencia: se producen también más falsas memorias, pudiendo deberse a déficits atencionales en el procesamiento de información emocional (Levenston et al., 2000; Lorenz y Newman, 2002; Sutton et al., 2002; Williamson et al., 1991; como se citó los cuatro trabajos en Peace y Constantin, 2016). Atribuirían erróneamente a los detalles del evento la condición de aspecto central o aspecto periférico (Peace y Constantin, 2016). Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 12

10 Selaya-Berodia et al. Tabla 1. Resultados sobre rasgos de personalidad (n = 14) Autores y año a Rasgo estudiado Características de la muestra Ben-Artzi y Raveh (2016) Perfeccionismo Israel N = 97; 71 mujeres M = 26.25; dt = 8.7 Calvillo (2014) Rasgos de personalidad (tipi) y dependencia de campo Estados Unidos N = 75; 59 mujeres M = 20.15 Dewhurst, Thorley, Hammond y Ormerod (2011) Creatividad, evaluada con tareas rat (pensamiento convergente) o aut (pensamiento divergente) — N = 55; 41 mujeres M = 21; dt = 5.29 Doughty, Paterson, MacCann y Monds (2017) Rasgos de personalidad (tipi) — N = 99; 70 mujeres M = 20.08; dt = 5.24 Frost et al. (2013) Rasgos de personalidad big five (neo-pi-3; Creative Experience Questionnaire, ceq) Estados Unidos N = 72 M = 19.8 Hodgetts, Hausmann y Weis (2015) Esquizotipia y nivel de estradiol (o-life) — 73 mujeres M = 23; dt = 4.86 Alto (n = 37) y bajo (n = 36) nivel de estradiol. Desorganización cognitiva: baja (0 a 4) y alta (5 a 11). Laney y Takarangi (2013) Agresividad (Agression Questionaire, aq) Inglaterra N = 187; 153 mujeres M = 20; dt = 4.4 Neufeld, Brust-Renck, Rocha, Sossella y Rosa (2013) Rasgos de personalidad (Inventario Factorial de Personalidad de Pasquali) Brasil N = 134; 114 mujeres M = 23.3; dt = 5.86 Peace y Constantin (2016) Rasgos psicopáticos (Psychopathic Personality Inventory— Revised, ppi-r) con material emocional y falsas memorias — N = 334; 236 mujeres M = 20.7; dt = 4.78 Saunders, Randell y Reed (2012) Esquizotipia (o-life) Gales N = 40; 24 mujeres M = 21.3; dt = 3.5 Thijssen, Otgaar, Howe y De Ruiter (2013) Toffalini, Mirandola, Coli y Cornoldi (2015) Rasgos psicopáticos en niños (Antisocial Process Screening Device, apsd) Rasgos ansiosos (Q-Pad) Holanda N = 46; 20 niñas MNN211 = = = 24 altas puntuaciones; 22 bajas 10.1; M2 = 9.7 Italia N = 68 MNex=p = 34; 22 mujeres 19.34; dt = 2 MNco=n = 34; 17 mujeres 19.39; dt = 1.99 Toffalini, Mirandola, Drabik, Melinder y Cornoldi (2014) Rasgos ansioso-depresivos (Q-Pad Questionnaire) Italia N = 60; 44 mujeres NMex=p = 30; 22 mujeres 18.38; dt = 1.19 MNco=n = 30; 22 mujeres 18.29; dt = 1.21 Zhu et al. (2010b) Rasgos (Temperament and Character Inventory—Revised, China tci-r; Dissociative Experiences Scale, des; bdi-ii; bai; Brief N = 436; 248 mujeres Fear of Negative Evaluation, bfne; Brief cope) M = 19.83; dt = 0.96 aNROoetravdsie:snNtaedxpMo=s eatxlafmiacbaaéñntiocaadmdeelanPtmesi.uceosltoragíeaxperimental; Ncon = tamaño de la muestra control. Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 13

Falsas memorias y variables asociadas 11 Principales resultados Limitaciones Más esfuerzos por el perfeccionismo tuvieron mayores aciertos de memoria que los que puntuaron Poca validez ecológica del paradigma Deese-Roediger-Mc- más alto en preocupaciones, que tuvieron mayor número de falsas memorias. Dermott; muestra muy homogénea (sólo universitarios). Dependencia de campo: recordaban más información erróneamente introducida; ningún rasgo de Baja validez del tipi; intervalos de tiempo muy cortos entre personalidad predecía estos efectos. la codificación, la introducción de la información errónea y la prueba; muestra homogénea (la mayoría mujeres jóvenes). Creatividad produce más falsas memorias puesto que se basa en activación de asociaciones semán- — ticas, como en la ilusión Deese-Roediger-McDermott. Apertura, extraversión, neuroticismo y amabilidad elevados, más resistencia a falsas memorias; Baja fiabilidad del tipi; grupos no contrabalanceados; muestra responsabilidad no se encontró nada. pequeña. Propensión a la fantasía (apertura) favorece la producción de falsas memorias en reconocimiento — demorado (1 semana) y conformidad (afabilidad) con reconocimiento inmediato. Niveles altos de desorganización cognitiva (esquizotipia) producen menos falsas memorias cuando — tienen niveles altos de estradiol (comparado con alta desorganización y bajo estradiol). Individuos más agresivos, más fácil implementarles falsas memorias de agresiones cometidas acom- — pañadas de emociones tan fuertes como con memorias verdaderas. Índices extremos de afiliación (alta y baja) y baja autonomía interfieren en el recuerdo de palabras No se controló el intervalo de tiempo entre presentación del de contenido emocional. Se producen más memorias verdaderas cuando afiliación es alta o baja en material y prueba de memoria; muestra pequeña. palabras de contenido emocional negativo. Imágenes emocionales y neutras producían igual número de falsas memorias; más falsas memorias Algunas imágenes mostradas eran más fáciles de recordar que en personas con rasgos psicopáticos. otras. Esquizotipia produce más falsas memorias en los tipos de experiencias inusuales y desorganización Se encontró que la escala del spq se asociaba con reducción cognitiva. Más ideación delirante, más falsas memorias. de falsas memorias. Niños con puntuaciones altas en la prueba presentan menos falsas memorias con material negativo La muestra se eligió de la comunidad, no de muestra clínica; comparado con neutras. los rasgos psicopáticos medidos fueron por medio de una úni- Menos falsas memorias en general en niños que puntúan más alto en rasgos psicopáticos que niños ca fuente de información; muestra muy pequeña; no se con- con puntuaciones más bajas. troló el arousal de los niños. No hay diferencias en memorias verdaderas. Rasgos altamente ansiosos (incluso sin rasgos depresivos) producen más falsas memorias con material No diferenciaron entre rasgos ansiosos y depresivos. Tamaño emocional negativo, pero no con positivo o neutro. muestral pequeño. Rasgos ansioso-depresivos producen más falsas memorias en material cotidiano emocional y no — en neutral. Baja evitación del dolor, alto cooperacionismo, dependencia de recompensa y autodireccionismo y No tuvieron en cuenta el orden de presentación de las imágepersistencia producen más falsas memorias (autotrascendencia no); rasgos ansiosos, más falsas me- nes y narraciones, ni los intervalos de tiempo, el efecto de usar morias; más active coping, más falsas memorias; rasgos depresivos no clínicos, menos falsas memorias. pruebas de reconocimiento o de recuerdo y tipos de eventos. Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 14

12 Selaya-Berodia et al. Tabla 2. Resultados de los estudios sobre trastornos/síntomas del estado de ánimo y afectivos (n = 31) Autores y año a Trastorno / síntoma / estado estudiado Características de la muestra Balda Aspiazu (2015) Valencia emocional del material — N = 31; 15 mujeres I.E. = 18-36 años Valencia emocional del material — N = 56; 28 mujeres I.E. = 18-25 años Baugerud, Howe, Magnussen y Melinder (2016) Niños maltratados y valencia emocional Noruega MNex=p = 26; 10 niñas 10.34; dt = 1.77 MNco=n = 31; 11 niñas 10.16; dt = 1.65 Bland, Howe y Knott (2016) Emociones negativas similares en valencia y arousal (miedo y enfado) con palabras relacionadas con miedo, enfado o control — N = 83; 58 mujeres M = 18 Bookbinder y Brainerd (2016) Revisión: Producción de falsas memorias con contenido o contexto emocional NNtaortta=l =228,472 Bookbinder y Brainerd (2017) Brainerd, Holliday, Reyna, Yang y Toglia (2010) Choi, Kensinger y Rajaram (2013) Dehon, Larøi y Van der Linden (2010) English y Nielson (2010) Gong, Xiao y Wang (2016) Grassi-Oliveira, Gomes y Stein (2011) Hess, Popham, Emery y Elliott (2012) Valencia del material controlando arousal Edad y contenido emocional valencia y arousal Estado emocional y recuerdo inmediato Estado emocional y recuerdo demorado Valencia emocional del material en reconocimiento Valencia emocional del material en recuerdo libre Arousal tras aprendizaje Valencia emocional del material visual (fotos) Depresión mayor (dsm-iv) y negligencia (subescala Emotional Neglect del Childhood Trauma Questionnaire) en infancia Edad con inducción de estado ánimo — N = 68; 46 mujeres M = 19.59 — MN1 = = 53 7.9 niños NN32 = = 54 57 preadolescentes adultos jóvenes M M = = 11 20.5 Estados Unidos N = 48 Estados Unidos N = 48 Bélgica N = 36; 16 mujeres M = 21.59; dt = 2.72 Bélgica N = 54; 30 mujeres M = 20.21; dt = 1.78 — N = 251; 165 mujeres M = 19.27; dt = 1.92 — N = 29; 14 mujeres M = 22.6; dt = 2.7 — N = 42 mujeres I.E. = 22-56 años — MN1 = = 96 mayores; 48 68.9; dt = 6.2 mujeres NM2 = = 96 jóvenes; 48 19.6; dt = 2.1 mujeres Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

p. 15

Falsas memorias y variables asociadas Principales resultados Se producen menos falsas memorias con valencia emocional negativa, siendo además recordadas — con mayor facilidad e intensidad. Limitaciones 13 Peor recuerdo correcto y mayor número de falsas memorias cuando han sufrido maltrato conti- — nuado en el tiempo. Más falsas memorias espontáneas cuando estado de ánimo y material son congruentes, se observa — esto en emociones muy similares en valencia y arousal. Estados de ánimo positivos incrementan falsas memorias y estados de ánimo negativos las reducen; — sin embargo, si el contenido de la información es negativo, se producen más falsas memorias en reconocimiento (no en recuerdo). Se ha visto aun así que las falsas memorias aumentan cuando el estado de ánimo inducido y el contenido de la información son ambos negativos. Población clínica: depresión y trastorno de estrés postraumático (estado de ánimo negativo persistente), más falsas memorias que controles y también con información negativa relacionada con su situación. Contenido emocional negativo con bajo arousal y cotidiano, más falsas memorias. — Contenido emocional negativo, más falsas memorias y reduce las verdaderas, además, con más edad, El contenido emocional era medio, no muy intenso en compa- más falsas memorias. Esto es, valencia negativa hacía que se produjeran más falsas memorias y se ración con situaciones reales, por lo que no se puede generalizar redujeran los aciertos. demasiado: no es ético exponer a niños pequeños a imágenes sobre crímenes brutales. Menos falsas memorias con estado emocional (negativo y positivo) frente a neutro en recuerdo — inmediato. Menos falsas memorias con estado emocional (negativo y positivo) frente a neutro en recuerdo demorado de 24 horas. Material emocional, más falsas memorias, más “recuerdo de haberlo estudiado” con material ne- — gativo. Igual producción de falsas memorias con material emocional y neutro, pero tienen más problemas en determinar la fuente del recuerdo con listas con contenido emocional. Menos falsas memorias con elevado arousal tras aprendizaje. — Más falsas memorias en contenido emocional negativo en reconocimiento. No utilizaron material con igual arousal para condición negativo y positivo. Menos falsas memorias en mujeres con depresión mayor y negligencia en infancia que mujeres con Todas las participantes eran de nivel socioeconómico bajo, por depresión sin maltrato y que controles sin depresión ni maltrato; a mayor negligencia en la infancia, lo que no se puede generalizar a otros niveles. menos susceptibilidad a falsas memorias. Más falsas memorias en contenido emocional negativo y más cuando aumenta la edad. Además, — cuando la motivación por la tarea era alta (estado de ánimo dominante) correlaciona negativamente con falsas memorias (alta motivación, menos falsas memorias). Revista Mexicana de Psicología Vol. 35, Núm. 1, enero-junio 2018

[close]

Comments

no comments yet