Ana Maria Ponce - poemas

 

Embed or link this publication

Description

Ana Maria Ponce - poemas

Popular Pages


p. 1

ANA MARÍA PONCE POEMAS COLECCIÓN MEMORIA EN MOVIMIENTO VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS.

[close]

p. 2

ANA MARÍA PONCE / POEMAS

[close]

p. 3

Presidenta de la Nación Dra. Cristina Fernández de Kirchner Jefe de Gabinete de Ministros Dr. Aníbal Domingo Fernández Ministro de Justicia y Derechos Humanos Dr. Julio César Alak Secretario de Comunicación Pública Dr. Juan Manuel Abal Medina Secretario de Derechos Humanos Dr. Eduardo Luis Duhalde COlECCióN MEMORiA EN MOviMiENtO VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. 3

[close]

p. 4

Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación Secretaría de Comunicación Pública Poemas, de Ana María Ponce. 1a ed. - Buenos Aires: Jefatura de Gabinete de Ministros Presidencia de la Nación, 2011. 120 p. ; 14 x 20 cm. (Memoria en movimiento, voces, imágenes, testimonios) ISBN 978-987-20704-3-4 1. Derechos Humanos. I. Título. CDD 323 Fecha de catalogación: 14/06/2011 ANA MARÍA PONCE POEMAS COlECCióN MEMORiA EN MOviMiENtO VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS.

[close]

p. 5

Memoria en Movimiento Voces, imágenes, testimonios. La frase no hay sujeto sin memoria, que aparece como un paradigma inapelable habitado por los múltiples sentidos, propone el ejercicio constante de reflexión acerca de la identidad histórica. ¿Cómo se conforma nuestra identidad histórica? ¿Somos lo que hacemos, lo que amamos? ¿Somos lo que deseamos? ¿Cuáles son nuestros sueños? ¿Cómo pensamos nuestro futuro? Junto a una historia escrita, se encuentra una historia viva que se perpetúa o se renueva a través del tiempo y es allí en donde la memoria rescata del pasado esta realidad habitada por múltiples sentidos. La memoria, nuestra memoria, está en permanente movimiento, poniendo en evidencia nuestras contradicciones, la forma de pensarnos y soñar nuestro futuro. Durante el golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 la Argentina vivió su época más oscura. La persecución política e ideológica, la implantación del terror, el secuestro y desaparición de personas, la existencia de Centros Clandestinos de Detención y Exterminio, la apropiación de niños y el exilio, dejaron una profunda impronta en nuestra identidad. Transitar ese pasado a través de la palabra y el pensamiento de los actores sociales que formaron parte de la resistencia a la dictadura, posibilita la construcción de una sociedad sustentada en los valores de la VERDAD, la JUSTICIA y la MEMORIA. Desde hace más de 30 años, los referentes y militantes, sociales, políticos, culturales, los familiares de las víctimas del Terrorismo de Estado y los sobrevivientes, pusieron en marcha estrategias comunicacionales colectivas, a partir de las cuales cambiaron el mapa histórico de nuestra memoria reciente que hoy se constituye como un testimonio vivo de esa lucha. Esta colección busca interpretar y comprender ese territorio de la memoria, habitado por una pluralidad de voces, historias, acciones, recuerdos, imágenes, pensamientos, en definitiva, la palabra viva de sus protagonistas.

[close]

p. 6

Prólogo Escrito por el Presidente de la Nación Dr. Néstor Carlos Kirchner, para la primera edición que fue publicada en marzo de 2004. Alguna vez en esta Patria, hubo una generación signada por el deseo de desterrar de su suelo la desigualdad y la injusticia. Hija de las proscripciones y la intolerancia, bebedora juvenil de aquel mayo francés, avanzó en Argentina sin atender los límites de ese tiempo ni dejar espacio a la especulación. Soy parte de esa generación. También lo fue Ana María Ponce. Alguna vez juntos, compartimos en Ezeiza la vigilia ilusionada del retorno de Perón a la Argentina. Y en esa misma ocasión, juntos escapamos de las balas que enloquecidas volaban sobre nuestras cabezas. Ya ese día empezaron a mellar nuestros lozanos sueños y aquella Argentina imaginada empezó a acercarse lentamente a las tinieblas en las que habitaban la persecución, la tortura, la desaparición y la muerte. Como miles de jóvenes en aquellos aciagos años, Ana María Ponce fue arrancada de sus afectos, privada de su libertad y sometida al escarnio de sus carceleros. Los rincones de la macabra Escuela de Mecánica de la Armada supieron de sus angustias, de sus dolores y de sus infinitas penas. Aún así, tanta oscuridad no pudo apagar su alma. Y en esos mismos rincones en donde el pesar tantas veces la hizo presa, fue forjando en poemas el testimonio de quien camina amordazado hacia su inalterable destino. El amor por su compañero, el recuerdo permanente de su hijo, la evocación del tiempo en el que el sol brillaba y la ilusión del día en el que la libertad le fuera devuelta, fueron causas determinantes de cada una de estas letras que hoy retumban entre nosotros con la fuerza propia de lo imperecedero. Privada de sus amores, arrinconada por la irracionalidad y la barbarie, empujada sin piedad hacia su muerte, Ana María Ponce se dio un espacio para trascender esos años de plomo y llegar hasta aquí, tan sólida como entonces, tan presente, ejercitando nuestra memoria colectiva para que nadie más en esta Patria deba soportar tanto padecimiento.

[close]

p. 7

QUERIDA CRISTINA Carta de Luis Macagno a Cristina Fernández de Kirchner 11 de febrero de 2011 Querida Cristina: Mi nombre es Luis Macagno, soy hijo de los compañeros desaparecidos, Godoberto Luis Fernández y Ana María Ponce. Mi madre es la compañera desaparecida de la FURN (Federación Universitaria de la Revolución Nacional) que escribió los poemas durante su cautiverio en la ESMA y que el Dr. Kirchner decidió publicar y prologar en el año 2004. Él se reconoce en ese prólogo junto a mi madre como parte de esa “generación signada por el deseo de desterrar del suelo de la Patria la desigualdad y la injusticia”, yo también soy parte de una generación, una generación que se reconoce heredera de esa lucha y que combina los ideales y la voluntad de los setenta con la visión estratégica de construcción popular contra las corporaciones como nos enseñaron Néstor y vos. Somos una generación que no solo le encontró sentido a la política, sino que este proyecto le dio sentido a nuestras vidas. Muchos de nosotros a partir de ustedes y de este proceso somos mejores personas, personas más comprometidas con nuestras ideas, más sensibles frente al dolor de los humildes y más valientes a la hora de enfrentarse a los poderosos. El día que conocí a Néstor, me dijo dos cosas que quedaron grabadas en mi memoria: “hacé de cuenta que somos tus tíos”, y que si mis padres estuviesen vivos, estarían trabajando con él en este proyecto. A razón de su fallecimiento, ahora más que nunca, siento que tengo la responsabilidad de hacer que sus palabras cobren más sentido aún, y es por ello que me enorgullecería mucho como hijo y como militante que los poemas de mi madre pasen a ser del pueblo argentino, destina-

[close]

p. 8

tario último de todas sus acciones, acertadas o no, pero dirigidas, eso sí, al igual que las de Néstor, a erradicar de nuestra Patria la injusticia y el dolor de los desposeídos de bienes y derechos. Se están por cumplir 35 años del golpe más sangriento y doloroso que hayamos sufrido como país y los poemas escritos por mi madre son testimonio vivo de una época y parte de nuestra memoria colectiva. Gran parte de sus poemas están dirigidos a su pareja y hacia mí, pero también hablan de libertad, de esperanza, de dolor, de resignación y, al final, de aceptación del propio destino. Pero a pesar del horror sufrido día tras día, no hay en sus escritos ni una sola gota de odio hacia sus captores y torturadores, no hay sed de revancha ni resentimiento, y no hay tampoco, atisbo alguno de arrepentimiento de sus convicciones, lo que muestra a las claras que su compromiso y su dignidad fueron mantenidas con firmeza hasta el último día. Esto lo medité mucho. Mi deseo es entregarle al Estado Nacional y a tu persona como Presidenta de la Nación los derechos de publicación, reproducción y difusión de estos escritos, escritos que, fundamentalmente, componen al final de cuentas el testimonio de una Madre, una Mujer y una Militante que decide trascender a su tiempo a fuerza de voluntad, compromiso, amor y entrega. Luis Macagno Ana María PONCE Biografía Loli, como la conocían sus compañeros, nació en San Luis el 10 de junio de 1952. En su casa se hablaba de política: su abuelo fue fundador del Partido Laborista y sus padres profesores universitarios. Se recibió de maestra en la escuela pública, siendo medalla de oro de su promoción. Continuó su formación en la Universidad de la Plata. Allí encontró su gran compromiso: la militancia por una sociedad más justa, que vivió desde las filas de la Juventud Peronista y en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN). Ahí conoció a quien mucho más tarde la recordará con cariño: Néstor Kirchner. Godoberto Luis Fernández, “Lucho”, como lo conocían sus compañeros, nació en San Nicolás el 27 de enero de 1949. Egresó del Colegio Nacional de Olavarría y fue a La Plata a estudiar Diseño Industrial en la Facultad de Bellas Artes. Loli y Lucho se conocieron militando en la FURN. Se casaron en El Volcán, San Luis, en 1974. Un año después nació su hijo, Luis Andrés, conocido entre los compañeros como “el Piri”. Cuando la situación represiva se agudizó dejaron La Plata y se mudaron a Capital Federal. El 11 de enero de 1977 un grupo de tareas secuestró a Lucho. Poco se sabe sobre su destino, algunas versiones sostienen que estuvo en la ESMA. Y el 18 de julio de 1977, el día del cumpleaños del Piri, Loli fue secuestrada y llevada a la ESMA. De ella sabremos más por los compañeros sobrevivientes que la conocieron, respetaron y quisieron, pero lo que nos permite llegar a conocerla más profundamente son sus escritos elaborados en la ESMA. Loli fue vista con vida hasta el lunes de carnaval de 1978. Ese día se la llevaron. Ella intuyó algo y dejó su tesoro de palabras en papel a su compañera de cautiverio Graciela Daleo, quien logró sacarlos de la ESMA. Tiempo después Graciela Daleo y Alicia Milia hicieron llegar estos escritos a su familia. Solamente palabras y sin embargo… son vida, amor, compañerismo, desesperación, resistencia, lucha y un deseo superior por sobre todo: VIVIR, aun en medio y a pesar de la muerte.

[close]

p. 9

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. 14 poemas Esta obra fue transcripta textualmente de los originales que Graciela Daleo y Alicia Milia entregaron a los familiares de la autora. Por ese motivo hemos respetado fielmente el estilo de numeración, titulado y correlatividad en que fueron escritos.

[close]

p. 10

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. Para que la voz no se calle nunca, para que las manos no se entumezcan, para que los ojos vean siempre la luz, necesito sentarme a escribir en este preciso momento en que todo comienza a ser silencio, los trenes que pasan me llevan a lejanos territorios de lucha, y libertad, y el sol, el sol que me recuerda años de risa fácil, de pies descalzos, de manos en permanente búsqueda. A veces extraño lo que antes quise, lo inacabado, lo que ya no tiene razón de ser, en esta vida nueva que me alimenta, que me duele pero que me conduce hasta ese fin inesperado… No quiero detenerme en ningún momento, que todo pase, que mi ser se alimente de fugaces esperas, de encuentros cortos de palabras dichas con prisa, no quiero que el tiempo duela con el repiqueteo de los despertadores quiero gritar estas voces que estallan en mí, voces antiguas, que tal vez no vuelvan quiero los momentos felices hechos puro recuerdo, y la tristeza, la tristeza, deslizándose furtivamente entre las manos 16 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 17

[close]

p. 11

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. porque hay que buscar eternamente la luz, la interminable lucha por derrotar el dolor de los cuerpos, el hambre de los ojos, la desesperación de las voces acalladas, porque hay que descubrir el camino dejado por los pies que ya no caminan, porque hay que vencer el miedo desterrar la duda, llenar los insospechados rincones del cuerpo con el odio sublime de los perseguidos, de los hombres verdaderos. Ya no queda tiempo para contarte más, tengo que sumarme a la larga lista de los que en nada se detienen, tengo que continuar este grito guerrero de los explotados esta batalla anticipada hacia la libertad. 18 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 19

[close]

p. 12

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. Hay una cosa que me alimenta y son tus ojos, pequeño. Tus ojos de risa feliz, tus ojos de luz azul. Te miro, pero mis ojos no alcanzan para verte, no sirven para detener tu tiempo chiquito. Y ríes de la vida porque tu vida somos nosotros que necesitamos tus ojos azules para seguir, y ríes, y nunca dejes de reír, pequeño, que nosotros de tus ojos y de tu risa somos ... octubre 1976 20 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 21

[close]

p. 13

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. Busco la luz, aún encerrada entre paredes, busco el sol, la vida, los pájaros, la risa. Y me río, me río para poder vivir, para querer vivir; y quiero encontrar tus ojos, pero todo pasó. Sólo queda una sombra y un lugar vacío, sólo quedan las horas repitiéndose en mi cerebro, sólo quedan algunos recuerdos, algunas caricias, y algunas pocas palabras. Aún así, sigo buscando la vida. 12 de agosto de 1977 Y si de vos me dijeran que no exististe, les gritaría que me quedan, tus ojos tristes, tu caminar lento, tu sonrisa apenas esbozada, tu caricia leve, y una espera, una larga espera de la que no volveremos nunca, o tal vez si ... 12 de agosto de 1977 22 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 23

[close]

p. 14

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. No me dejes, necesito tus ojos, tu voz tus palabras. Necesito el tiempo que me regalas, necesito la risa el amor, los abrazos ... No me dejes, quédate allí, mirando, solamente mirando y si no quieres las palabras, déjalas que huyan no las obligues a callar, y si las caricias nos abandonan, no las busques, que se perderán solas, pero no dejes nunca, nunca que tu mirada se vaya, deja que ella me habite, me inunde, hasta que tus mismos ojos sean los míos propios. 31 de agosto de 1977 24 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 25

[close]

p. 15

MEMORIA EN MOVIMIENTO. VOCES, IMÁGENES, TESTIMONIOS. Cuando te vayas Quiero que te lleves una canción que te hable de mí, que te cuente que aún amo, y río y lloro, y me acuesto a tu lado para dormir sintiendo tu cuerpo y abro los brazos para anudarme a tu cuello y estiro mis piernas para caminar los lugares donde has estado, y cierro las manos con fuerza para apresar la firmeza de tus caricias y así, con todo este silencio voy construyendo un amor más grande que el que nos hemos dado, porque quiero, cuando te vayas quedarme con todo lo que me amaste y que vos te lleves todo lo que te he amado. 31 de agosto de 1977 26 ANA MARÍA PONCE / POEMAS 27

[close]

Comments

no comments yet