Diario de la Virgen - Edición Especial - Ordenación Episcopal Mons. Gustavo Carrara

 

Embed or link this publication

Description

Edición especial del Diario de la Virgen en ocasión de la ordenación episcopal de Mons. Gustavo Carrara, 16 de diciembre de 2017

Popular Pages


p. 1

Diciembre de 2017 - Año 7 - Edición Especial - Tel.: 4139-0402 - http://diariodelavirgen.blogspot.com.ar Este ejemplar es de distribución gratuita.

[close]

p. 2

2 Un paso más EL DIARIO DE LA VIRGEN | EDICIÓN ESPECIAL El Bajo Flores entrega un Obispo “Somos enanos en los hombros de un gigante” Las palabras de Gustavo Carrara respondían a cómo se sentía tener la herencia de la labor de sacerdotes como Botán, Carlos Mugica o el Padre Rodolfo Ricciardelli. N ació en Buenos Aires el 24 de mayo de 1973, fruto de una familia de clase media, hijo de Irene Ana Kibicki y de José Oscar Carrara. Es el mayor de cuatro hermanos: Tamara, Gabriel y Alejandro. Sus abuelos maternos, Iadwiga y Eduardo, eran polacos; y los paternos, María y Mateo, vivían en Rosario del Tala, en la Provincia de Entre Ríos. Es tío de su único sobrino, Matías Agustín, hijo de su hermano menor, Alejandro, a quien él mismo bautizó. Miembro de una familia católica y mariana, fue bautizado con apenas 4 meses en la Basílica de Luján, santuario de nuestra Madre del Pueblo, el día 13 de octubre de 1973. Sus padrinos fueron dos de sus tíos: Zulema y Juan Carlos. Vivió gran parte de su infancia y toda su adolescencia en el barrio de Lugano, y fue en la Parroquia del Niño Jesús en donde dio sus primeros pasos en la fe católica. Allí tomó su Primera Comunión, y también su Confirmación. Desde muy chico concurrió a misa y formó parte de grupos de jóvenes comprometidos con la fe. Durante su escuela primaria concurrió al Instituto Parroquial Canónigo Honorario Mario Fabián Alsina, instituto de la parroquia de su infancia. La secundaria la cursó en el Comercial XII. Durante toda su juventud participó en grupos parroquiales en la Parroquia del Niño Jesús. Realizó campamentos, convivencia y misiones en dicha parroquia. Además acompañó a diferentes grados del colegio a campamentos, para colaborar con los docentes del instituto en diversas actividades. En 1991, a sus 17 años, ingresó Este cura tuvo que jugar un partido más importante que el que va a jugar ahora: cubrir el puesto de cura al Seminario Metropolitano Inma- párroco de la Parroquia Madre del Pueblo. Y su frase no hablaba culada Concepción de la arqui- tanto de él sino de la inmensidad de un hombre cuya figura crece diócesis de Buenos Aires, en Villa más y más con el tiempo. Hace dos años, cuando no aparecía en Devoto. el horizonte su nombramiento como obispo, en una entrevista le Realizó sus estudios eclesiásticos en la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Cató- pidieron que dijera cómo se veía dentro de diez años. “Visitando el barrio, viendo el progreso de los vecinos. Encontrándome con una lica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA). Durante el último año fue diácono de Nues- tra Señora de la Misericordia, en el barrio de Mataderos. Fue ordenado sacerdote el 24 de octubre de 1998 por la imposición de manos del arzobispo de Bue- nos Aires, monseñor Jorge Mario Bergoglio SJ. Tras su ordenación presbiteral, cumplió los siguientes ministerios y oficios: de 1999 a 2003, vicario parroquial de Nuestra Señora de Luján de los Patriotas (Mataderos); de 2003 a 2006, vicario parroquial del santuario San Cayetano (Li- niers); de 2006 a 2007, vicario pa- rroquial de la Inmaculada Concep- ción (Belgrano); de 2007 a 2009, primero administrador parroquial y Carta de un amigoluego párroco de Virgen Inmacu- lada (Villa Soldati); y de 2009 a la actualidad, párroco de Santa María, Madre del Pueblo, en la Villa Padre Pedro Baya Casal 1-11-14 del Bajo Flores. CEn 2002 fue responsable en la co- misión arquidiocesana de Pastoral de Juventud; de 2006 a 2009, vice onocí a Gustavo en marzo de 1991 cuando ambos comenzamos, junto a otros compañe- pues yo venía de un ámbito muy distinto. Durante los primeros años de estudio, asesor del Consejo Arquidiocesa- ros, el año introductorio del Semina- ya en villa Devoto, de a poco fue cre- no del área Jóvenes de la Acción rio de Buenos Aires. ciendo la amistad por la afinidad en el Católica Argentina; de 2007 a Unos años menor que yo, siempre fue gusto por el estudio y la lectura. 2011, responsable para la pasto- una persona de carácter reflexivo y Fanático siempre de Boca, también ral en las villas de emergencia; de pacífico. En esos primeros años lo re- jugaba con los compañeros al fútbol 2012 a la actualidad, vicario epis- cuerdo más bien tímido, jugador de para tomar un poco de aire de los copal para las villas de emergen- ajedrez, gran lector y profundamente libros y así fue manifestando más y cia; de 2011 y hasta el presente, cristiano en su pensamiento y en su más la riqueza de su personalidad. miembro del Consejo Presbiteral; piedad. Recuerdo cómo disfrutaba de Recuerdo especialmente su entereza y de 2012 a 2014, decano del De- su vida en la parroquia Niño Jesús para atravesar el momento más difícil, canato 20 Soldati. ■ de Lugano, cosa que me asombraba cuando murió su mamá, una señora de

[close]

p. 3

EL DIARIO DE LA VIRGEN | EDICIÓN ESPECIAL 3 comunidad que sigue creciendo”. Ante la pregunta de si pensaba irse de la Villa 1-11-14, contestó “Creo que algún día me iré. Los tiempos y el sacerdocio son así. Como San Martín es el padre de la Patria, el padre del Bajo Flores es Rodolfo Ricciardelli. Los demás somos otra cosa”. Gustavo nunca apareció colocándose en un lugar de privilegio, en el centro de los reflectores. Su camino fue silencioso. Dijo mucho más recibiendo, abrazando, acompañando. Habló por las obras que realizó junto a su comunidad. Tal vez uno de los rasgos que lo definen más sea el de asumirse como pastor, pero entenderse como una oveja más del rebaño. La verdad está en la unión de un líder con su pueblo. No hay un líder genial que empuja a una comunidad apagada, ni existen comunidades encendidas que puedan caminar si no encuentran a un líder que esté a su altura. Es un encuentro que necesita de ambas piezas para funcionar. Y luego del encuentro Bajo Flores-Ricciardelli, llegó esta comunión entre el Barrio y Gustavo. Hay mucho para decir de todos estos años, cada hora, cada minuto de esta comunión valen la pena para ser contados. Parece que el espíritu iluminado de Francisco quiso hacerle otro regalo a esta patria chica del Bajo Flores (que contiene en su esencia a la Patria Grande) para que un solo acto resuma todo: el Bajo Flores recibió a un sacerdote y entrega un obispo. La realidad habla de la comunidad, y también de su pastor. ■ Cesar Torres, P. Fernando Osti, nosotros dos como seminaristas y… ¡hasta la cocinera! Allí la historia volvía a comenzar en una nueva comunidad donde había mucho por hacer. Recuerdo de ese tiempo dos cosas: los campamentos con los chicos del colegio y un curso que nos lanzamos a dar sobre el Nuevo Catecismo que acababa de salir. Gustavo era exacto en los temas y los horarios, yo me alargaba y me iba por las ramas hasta que Gustavo me hacia una seña para cortar. De ese tiempo también era nuestro taller de lectura en el Seminario. Nos organizábamos para leer algunos textos interesantes de la literatura clásica y después charlábamos sobre eso entre los compañeros, buscando siempre el lado cristiano. Después, las vidas fueron tomando su propio rumbo, aunque siempre conservamos una buena amistad tanto en el seminario como durante los años de sacerdocio. Recuerdo el revuelo que se armó en el santuario San Cayetano de Liniers cuando Gustavo empezó a atender a los pibes de la calle. Ya había empe- zado a crecer en él esa alegría del evangelio que nace al compartir con los pobres, y que fue guiando luego su ministerio y su servicio pastoral. Nunca olvidaré un día en que nos juntamos a almorzar por Mataderos y me contó que le habían propuesto una parroquia nueva, Virgen Inmaculada en el Barrio Ramón Carrillo. “¿La conocés?” le pregunté, “Todavía no” me respondió. “¡Vamos!” dije yo. “¿Ahora?... –Sí, ahora mismo”... Y allí nomás pagamos la cuenta y nos fuimos en el auto hasta la que es ahora mi casa desde hace ocho años. Recorrimos sus calles, hablamos con algunos vecinos y se veía que Gustavo se salía de la vaina para irse a vivir allí. Y así sucedió desde marzo de 2007 hasta marzo de 2009. En esa fecha el Cardenal Bergoglio decidió que Gustavo era la persona capaz de llevar adelante la pastoral en la parroquia Madre del Pueblo. ¡Y no se equivocó! Querido Gustavo, gracias por entusiasmarnos con la alegría del evangelio y que, en tu nueva etapa al servicio de la Iglesia, la Virgen te siga bendiciendo en su pueblo humilde. ■ quien guardo un cálido recuerdo, y cómo Gustavo enseguida se hizo cargo de acompañar a su papá y a sus hermanos más pequeños. Fue por ese motivo que el seminario decidió que durante el Lectorado permaneciera cerca de la familia y fuimos enviados juntos a la Parroquia Nuestra Señora de la Misericordia de Mataderos. ¡Qué lindos recuerdos de ese tiempo compartido! Me acuerdo que hacíamos algo muy divertido los días domingo. Mientras el párroco, padre Juan Torrella, celebraba la misa de 11, Gustavo y yo, junto a los y las catequistas, armábamos la “liturgita”, una celebración de la palabra adaptada a los niños que hacíamos durar hasta el momento de las ofrendas cuan- do entrábamos a la misa con todos los chicos. Aprendí mucho de él en ese tiempo, sobre todo el ritmo de la vida parroquial, que era nuevo para mí. Compartíamos también la cena y las actividades con los jóvenes. De ese tiempo también recuerdo un programa de radio que armábamos juntos para el seminario, que se llamaba “Solo el amor”, como la canción, en el que tratábamos distintos temas en forma de diálogo y la pasábamos muy bien. También hicimos radio en la FM Misericordia. Nuestra sorpresa fue grande cuando nuestro párroco es nombrado en la parroquia Nuestra Señora de las Nieves. Allí nos trasladamos el equipo entero de Misericordia: P. Juan Torrella, P. Querido Gustavo: Gracias por vivir el Evangelio de Jesús. Por seguir a Jesús pobre y para los pobres. Por tu servicio sencillo, alegre y gratuito a los más pequeños y pobres. Por el último Cristo. “El evangelio se toma o se deja... no necesita justificación.” Gracias por dejarte tomar por la Mística Evangélica. La Virgen de Luján, la Madre del Pueblo, te dé la gracia de llegar a la cumbre, de hacer que vos disminuyas para que Él crezca. Padre “Tano” (Nicolás Angellotti)

[close]

p. 4



[close]

Comments

no comments yet