Diario de la Virgen Nº 43 - Suplemento Copacabana

 

Embed or link this publication

Description

Suplemento del Diario de la Virgen Nº 43, sobre las festividades de la Virgen de Copacabana

Popular Pages


p. 1

Noviembre de 2017 - Año 7 - N° 43 - Tel 41 39 04 02 - http://diariodelavirgen.blogspot.com.ar Este ejemplar es de distribución gratuita.

[close]

p. 2

2 Capillas EL DIARIO DE LA VIRGEN | SUPLEMENTO La comunidad de Copacabana La fiesta de Charrúa, como todos los años, es muestra de una de las fiestas de devoción popular y cultura boliviana más grandes de nuestro país. En ella, el sentimiento de unión, fe y raíces de un pueblo son semilla para el crecimiento de un barrio que, en estas fechas, recibe a personas de todo el país, para compartir la vida junto a la Virgen de Copacabana E s domingo de fiesta, y mientras trompetas y bombos marcan con melodías el paso de las fraternidades de baile por la avenida Cruz, la Virgen de Copacabana espera sobre la calle Charrúa, en la capilla, acompañada por la comunidad del Barrio General San Martín. Los morenos, caporales o diablos que van llegando, se inclinan respetuosamente frente a ella, en la entrada, mientras las niñas del catecismo de la capilla Copacabana recorren las calles cercanas repartiendo estampitas que rezan “Querida Madre nuestra, señora de Copacabana, tú que nos amas y nos guías todos los días…”. Ese mismo día, junto con el sol de la mañana, salieron los grupos del Hogar de Cristo y el Movimiento Infantil a la calle, armando las vallas y colocando bocinas, mientras las hornallas de la capilla Copacabana se encendieron para calentar el agua del desayuno. Cuando el barrio se despierta, en la calle, la parroquia y la capilla, el trabajo continuo de los vecinos encuentra a la hermana Gloria de pie, atenta, ayudando en la organización. “El domingo comenzamos con los preparativos a las cinco de la mañana, pero para llegar a esta fiesta no alcanza sólo con un día”, nos adelanta, al tiempo que, haciendo memoria, nos transporta meses atrás, de octubre a mayo. La hermana Gloria, junto con Johana y Cristina, son de la congregación de las Hermanas Franciscanas Angelinas, y están en la capilla Copacabana desde el año 2005. Ellas se encargan del trabajo cotidiano en la capilla, y el trabajo es doble

[close]

p. 3

EL DIARIO DE LA VIRGEN | SUPLEMENTO 3 cuando se trata de organizar la fiesta de Charrúa. “Se empieza desde mayo, dando servicio a las fraternidades. Por ejemplo, las morenadas vienen a la misa y catequesis con los pasantes, fundadores, bailarines. Y cada año son nuevos, porque cambian”, puntualiza la hermana Gloria desde la cocina de la capilla, mientras se escucha por fuera el eco de los bombos de una banda que va llegando a paso lento. “Acompañamos entonces desde el antes, todo el año. Junto a las fraternidades hablamos de la Virgen María, explicamos el sentido de las flores, las velas, y el porqué de la veneración del pueblo hacia ella. Ellos entonces abren el corazón y le piden permiso a la Virgen para mañana, haciendo los recordatorios, preparando los adornos, los guiones. Le llamamos el grupo de colaboradores. Son adultos, jóvenes y adolescentes que están siempre disponibles, sin interés, sólo por el deseo de servir. Y lo hacen por la Virgen.” En el barrio General San Martín, los años vieron crecer tres o más generaciones, las familias se unieron en las calles de lo que fue alguna vez Villa Piolín, para contar ahora con casas de construcciones firmes. Ni el fuego los pudo separar. “Un grupo de señoras pensó, hace 45 años, traer una imagen de la Virgen “El boliviano tiene la danza en la sangre como los argentinos el fútbol, por lo tanto, se hizo esta fiesta en su honor, en la que todos quieren participar” bailar, humildemente. Es una fiesta religiosa, y cuando eso queda comprendido, todos vienen a darle más flores.” En Copacabana se crean grupos organizados de vecinos de Charrúa encargados de la liturgia, de los souvenires, de la cocina, del trabajo en el interior y exterior de la capilla el día de fiesta, acompañan en la misa de los nueve días y durante todo el año. La hermana Gloria nos explica: “Los vecinos vienen por la noche, después del trabajo, y prestan su servicio a veces hasta las doce o una de la de Copacabana para unir a los vecinos. Y por eso trajeron de Bolivia esta imagen. El boliviano tiene la danza en la sangre como los argentinos el fútbol, por lo tanto, se hizo esta fiesta en su honor, en la que todos quieren participar, incluidos los más chiquitos. No hay otra fiesta de fe popular y cultura boliviana como ésta en Argentina. Algunos no pueden creer que esta imagen de Copacabana, que es chiquita de tamaño, genere todo esto. Pero es ella, es la patrona de Bolivia. Es la virgen la que convoca, es por ella por quien vienen.” ■

[close]

p. 4

4 Testimonio EL DIARIO DE LA VIRGEN | SUPLEMENTO POR LA SENDA DE FRANCISCO La hermana Gloria nos habla desde el alma y nos cuenta cuál es la misión que las tres hermanas franciscanas angelinas, Gloria, Johana y Cristina, llevan adelante en la capilla Copacabana “Llegamos como congregación el año 2005, con la intención de acompañar a la comunidad boliviana y al barrio en general. A la comunidad boliviana en particular porque nosotras somos bolivianas, y de manera especial en esta capilla a los que vienen por devoción a Copacabana.” “Todo el año hacemos catequesis para niños, adolescentes y jóvenes, coordinada por una de nosotras. Tenemos también el Movimiento Infantil, el Grupo de Jóvenes, organizamos junto a los vecinos ferias del plato y juegos de bingo para los abuelos, entonces es necesario organizarnos. Yo coordino la catequesis parroquial, de Madre del Pueblo, por lo cual también tenemos relación con los catequistas de todas las capillas (Itatí, San Antonio, San Juan Bautista, San Francisco), acompañando, resolviendo dificultades, proponiendo.” “De niña conocí a una hermana de la congregación. Yo sabía de San Francisco de Asís por una tía y, cuando vi a esa hermana, me llené de preguntas. Hablando con ella, en una relación de años y varias cartas, comprendí lo que esto significa, que es seguir a Cristo. Comprendí que no me iba a casar con nadie, que no iba a tener amor solo por una persona, sino que iba a estar al servicio de los demás. Comprendí también que tenemos que estar abiertas al signo de los tiempos. Nuestro amor no es para alguien en especial. En mi corazón y mente tengo tantos rostros que guardo, que recuerdo. Mi corazón tiene que estar ensanchado para todos. Es una entrega generosa, gratuita, porque es sólo por Dios. Servís a los hermanos y amás a Dios en el hermano que tenés al lado. San Juan dice ‘¿Cómo puedo amar al Dios que no veo si no amo al hermano que veo, que tengo enfrente mío?’” ■

[close]

Comments

no comments yet