Revista Terral - Número 25

 

Embed or link this publication

Description

Número 25 de la revista cultural Terral

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2

Editorial Lola Buendía Ramón Alcaraz Erena Burattini Enrique Bodero Estimados lectores y colaboradores de Terral: Era final de verano, hace ya algunos años. Un grupo de amigos, entusiastas de las letras, la imagen y la cultura en su sentido más amplio, nos reunimos, apurando las penúltimas cervecitas de las terrazas veraniegas de Benalmádena, para el proyecto de editar una revista. Se barajó la posibilidad de editarla en papel, pero se optó por el soporte digital: más operativo, con más libertad en el diseño, mayor número de páginas y sin la limitación en la distribución. Tras varias reuniones, determinamos las líneas generales, el ámbito, las secciones, el nombre…, que fuera un soporte para dar a conocer a escritores y artistas, sobre todo de Málaga. Celebramos ahora, en 2017, el lanzamiento del número 25, www.revistaterral.com recordando especialmente a los pioneros de tal proyecto: Lola Buendía, Erena B. Burattini, Enrique Bodero, María Jesús Campos, María Barrionuevo, Ramón Alcaraz, Ricardo Guadalupe, José Manuel Velasco… y algunos otros que apoyaron la idea y que siguen fieles a Terral. Durante estos años, Terral se ha presentado en la Biblioteca de Arroyo de la Miel (marzo 2011), Vila poética: festival internacional de escritores en Viladecans (Barcelona) (abril 2011), Librería Luces Málaga (noviembre 2011), Jornada literaria Torremolinos (mayo 2012), Centro Andaluz de las Letras (CAL) Málaga (enero 2015). El Equipo de Redacción: Enrique Bodero, Lola Buendía, Erena Burattini, y Ramón Alcaraz agradece a sus colaboradores y amigos lectores la participación, el seguimiento y ánimo que nos hacen llegar en cada lanzamiento de la revista.

[close]

p. 3

Hemeroteca PRESENTAN LA REVISTA TERRAL EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE ARROYO DE LA MIEL La Biblioteca Pública de Arroyo de la Miel abrió sus puertas para los creadores de la Revista digital Terral, una iniciativa cultural y educativa ya consolidada con un espíritu renovador y enormemente dinámico. Este medio nos ofrece un nuevo concepto de la revista cultural, distinguiéndose por su apuesta por una cuidada línea editorial, la amplia línea de secciones que abarcan Cine, Crítica literaria, Historia, Poesía Arqueología, Relatos, Música, Flamenco…, y muy especialmente la calidad reconocida de las numerosas colaboraciones con que cuenta. En este sentido, tenemos colaboradores expertos que trabajan con nosotros en las distintas secciones, que enriquecen enormemente el resultado de este proyecto, comentó la ilustradora María Jesús Campos, una de las personas que luchó para que esta iniciativa se llevase a cabo. Ya contamos con 4.000 lectores en tan sólo dos números, explicó Lola Buendía, escritora y una de las creadoras de Terral. El espíritu con el que nació esta revista es darle salida a los artistas malagueños y, sobre todo, hacer hincapié en la novela gráfica o el comic, aunque me gusta hablar más de tebeos, aclaró el artista Enrique Bodero, otro de los partícipes de la idea. Al acto acudieron, además del equipo de redacción de la revista, las poetas Inés María Guzmán y María del Carmen Guzmán que leyeron varios poemas, María del Carmen Martín Lara, directora de la propia Biblioteca Pública de Arroyo de la Miel, que colabora en la sección de Historia, entre otros. El broche final lo puso el grupo musical Buena sombra.

[close]

p. 4

Esta revista, que en tan sólo dos meses desde el lanzamiento del primer número ha alcanzado varios miles de lectores, nace con la ilusión de mantener un diálogo permanente con todos aquellos amantes de la cultura y el arte en todas sus facetas. Será un soporte online para la creatividad y la opinión; una forma de aproximar la historia, dar a conocer a los escritores y artistas, en especial de la provincia de Málaga, que quieran hacerse un hueco en el amplio soporte de la red de redes y un intercambio cultural fluido con los demás pueblos de habla hispana. El próximo lugar donde se presentará la Revista Terral, que tiene una periodicidad trimestral, será el 9 de abril en Viladecans, Barcelona, con motivo del Festival Internacional de poesía y microrrelato. Primer Festival de poesía y relato Viladecans Hemeroteca Presentación en la librería Luces de Málaga

[close]

p. 5

Jornada lúdico-literaria en Torremolinos Hemeroteca Presentación de Terral en el Centro Andaluz de las Letras de Málaga

[close]

p. 6

Sumario Terral 25 ©Todos los derechos reservados - ISSN 2253-9018 Edición: Lola Buendía López Equipo de redacción: Ramón Alcaraz, Enrique Bodero, Lola Buendía, Erena Burattini Diseño de portada: Juan Canales Molina Diseño y maquetación: Lola Buendía – Juan Canales Colaboradores en este número: Cine Ramón Alcaraz ¿Sabías que Jerry Lewis fue candidato a ganar el Premio Nobel de la Paz? Ricardo J. Gómez Tovar Un caballero de Boston Opinión/ Reflexiones Erena B. Burattini Las furias Lola Buendía Pertenecer a la masa Carmen Cantillo Del conocimiento de la sociedad a la sociedad del conocimiento. Empoderando a la mujer en la red Crítica literaria Ángel Silvelo Ray Loriga, Rendición: La transparente falacia del estado del bienestar en clave de Fábula y Lexatín.

[close]

p. 7

Crítica literaria Ricardo Guadalupe Laura y Julio, de Juan José Millás Poesía Coordina: Aurora Gámez Enríquez Poetas: – Ángelo Néstore Ferrande – Isabel Romero – Pura Fernández Segura – Mariella Huelmo – Aurora Gámez Enríquez Relato Pepa Calero Katsi de vino Carmen Andújar Conversación cara a cara Ser escritora Mar Solana Escribir Cuentos de Miedo para Niños Flamenco Rafael Silva Martínez Sobre el origen de la denominación Flamenco (IX) El viajero Pepa Calero Madrid de los escritores, calles de versos Arte para recomendar Carmen Andújar La otra realidad Mariano J. Vázquez Alonso Diseño web: Juan Canales Molina Terral 25 Sumario nº 25

[close]

p. 8

CINEXPLICABLE Cine/Terral 25 Ramón Alcaraz García. www.tallerliterario.net ¿Sabías que Jerry Lewis fue candidato a ganar el Premio Nobel de la Paz? Recientemente nos ha dejado el gran cómico Jerry Lewis, que el 20 de agosto de 2017 moría a la edad de 91 años. Jerry Lewis, en realidad llamado Jerome Levitch, ha sido el gran referente cómico en las décadas de los años 40, 50 y 60, tras los grandes del cine mudo y los Hermanos Marx. En la Segunda Guerra Mundial fue rechazado como soldado porque tenía un soplo en el corazón. A partir de 1946 comenzó a adquirir fama junto al actor Dean Martín, en una recreación moderna de la pareja de payaso serio y cómico. 10 años en los que rodaron 16 películas, tuvieron su propio espectáculo televisivo e incluso una serie de historietas de cómic editado por DC entre 1952 y 1957: Las aventuras de Dean Martin y Jerry Lewis. El problema vino cuando Jerry Lewis fue relegando a un segundo plano y acabó por eclipsar por completo a Martin, que se separó de él bastante enfadado y eso generó una enemistad entre ambos durante muchos años. Frank Sinatra logró reconciliarlos en un telemaratón benéfico de Lewis, que una vez resumió aquella ruptura en una simple frase: “Por qué rompimos, nunca lo sabré”.

[close]

p. 9

Cine/Terral 25 Jerry Lewis no solo fue actor, también grabó un disco y vendió medio millón de copias. Dirigió películas y fue alabado por Chaplin. Y DC siguió con una nueva serie de cómics está vez solo con él como protagonista: Las aventuras de Jerry Lewis, entre 1957 y 1971. Tuvo su propia productora y fue pionero en una idea que con el tiempo se fue consolidando: el maratón benéfico. Durante más de 40 años (de 1966 a 2010) ayudó a recaudar mucho dinero para niños con distrofia muscular. Esta idea y su labor solidaria le hizo ser candidato el Nobel de la Paz en el año 1977. Recaudó más de 2.500 millones con esa idea de los telemaratones. También colaboró con Cruz Roja y en proyectos para ayudar a niños en situación de desamparo y con traumas. Su contrato con Paramount fue el más elevado de la historia del cine en su momento: 10 millones de dólares más el 60% de las películas durante 7 años, una auténtica fortuna entonces. Su película más conocida como actor es El profesor chiflado. A partir de los años 70, su humor dejó de gustar a la juventud y se dedicó a la televisión y actuar en Las Vegas. Escribió uno de los libros más completos sobre realización cinematográfica, y grabó en vídeo cerca de 500 clases sobre cine. Este cómico ha sido el gran referente de otros que triunfan ahora. Sin embargo, Hollywood y el cine norteamericano nunca le dieron el tratamiento que merece. Donde sí fue muy alabado es en Francia, donde se llegó a decir: “Que los estadounidenses no puedan ver el genio de Jerry Lewis es desconcertante”. Y de él dijo el director Jean-Luc Godard, que lo calificó como el mejor director de Estados Unidos en los años 60: “En los Estados Unidos, el único que sabe lo que hace es Jerry Lewis, y él es consciente de ello”. Fue condecorado con la Legión de Honor francesa en 1984. Se mantuvo lejos de la política gracias a un consejo que le dio el presidente Kennedy: “No hagas nada político, no hagas eso porque usurparán tu energía”. De Donald Trump dijo que sería un gran presidente porque era un gran showman. Su salud fue siempre delicada, sufrió una lesión en la espalda en un número cómico con un piano en 1965, lo que le hizo adicto a un tipo de calmantes, a los que

[close]

p. 10

Cine/Terral 25 sumo otras adicciones a fármacos a lo largo de su vida. Tuvo su primer infarto en 1960, a los que siguieron algunos más a los que sobrevivió. También se vio afectado por una meningitis viral, además de un cáncer de próstata, una fibrosis pulmonar y diabetes. Sirva este artículo para rendir homenaje a alguien que, además de gran actor, fue un gran ser humano, valiente y comprometido. De él son estas frases: “He tenido gran éxito, siendo un total idiota”. “El hombre de negocios americano es un señor que durante toda la mañana habla de golf en su despacho y que el resto del día discute de sus finanzas en el campo de golf”. “Hay dos momentos tristes en la vida: el nacimiento y la muerte. Todo lo demás es rodar por tierra”. “Cuando dirijo, hago de padre; cuando escribo, hago de hombre; cuando actúo, hago el idiota”.

[close]

p. 11

Cine/Terral 25 Ricardo José Gómez Tovar Un caballero de Boston “Dicen que, con el tiempo, se puede superar cualquier cosa. No creo que esto sea posible, pero si a uno le conceden tiempo suficiente, puedes recolocar esas cosas donde pertenecen.” El escritor norteamericano John Philips Marquand (1893-1960), galardonado con el premio Pulitzer en 1938, fue uno de los narradores más populares de su época, lo que motivó que algunas de sus obras se trasladaran a la gran pantalla con admirables resultados. Este es el caso de Cenizas de amor y El mundo de George Apley, dos títulos ambientados en la Nueva Inglaterra natal de su autor y dotados de una descripción entre crítica y nostálgica de la alta burguesía bostoniana. Harry Moulton Pulham es el personaje central de Cenizas de amor (H.M. Pulham, Esq.), película rodada en 1941 por King Vidor para la MGM, en la que toma prestados los rasgos flemáticos y risueños de Robert Young, galán de moda por aquellos años. Estamos ante un film que ahonda mediante agradables imágenes (fotografiadas por Ray June en “glorioso blanco y negro”) en la psique de su personaje protagonista, un caballero de Boston, heredero de una familia de rancio abolengo, que se ve enfrentado a la nada despreciable tarea de redactar una pequeña biografía para una reunión de antiguos alumnos de Harvard. ¿Cómo encabezar el texto? ¿Quién es realmente H.M. Pulham? ¿Ha encontrado la felicidad en estos años? ¿Ha vivido la vida que realmente deseaba vivir?

[close]

p. 12

Cine/Terral 25 Como es de rigor en casos similares, se produce un salto atrás en el tiempo y la veterana cámara vidoriana, que aquí muestra una predilección por los planos simbólicos de relojes, se aventura a dibujar el retrato de la personalidad más profunda del Sr. Pulham. Así averiguamos que este bostoniano respetable, padre de familia y empresario ejemplar, no siempre llevó una existencia tan metódica, repartida entre sus horas de oficina y esos momentos de asueto que consisten en pasear a su perro Bitsey y dar de comer un puñado de nueces a las ardillas del parque. Hubo un tiempo en que Harry, recién desmovilizado de la I Guerra Mundial, quiso conocer algo más del mundo que le rodeaba y abandonar temporalmente el asfixiante espacio familiar al que sabía que estaba abocado tarde o temprano. La invitación de su buen amigo Bill King (encarnado con su acostumbrada solvencia por un joven Van Heflin) para entrar a formar parte de una empresa publicitaria de Nueva York será la piedra de toque que active ese intento de desapego de los ancestros bostonianos. En el cosmopolita ambiente neoyorquino, lejos del corsé atávico de su lugar natal, Harry se enamorará de una compañera de trabajo, la redactora Marvyn Miles (interpretada por la bella actriz austriaca Hedi Lamarr), quien le fascina por su carácter independiente y su inteligencia, a pesar de no responder exactamente a su tipo ideal de mujer. Marvyn parece compartir este sentimiento, aunque es consciente de la abismal diferencia que existe entre los mundos de los cuales ambos proceden. Lo que más le atrae de Harry es precisamente su naturalidad: “Cuando te vi por primera vez en la oficina, no sabía si eras tonto o listo. Ahora sé que eres algo que nunca había conocido: tú mismo”. Y es que el protagonista de este singular melodrama romántico solo ambiciona ser “una persona normal y corriente”, un graduado de Harvard que no destaca por ninguna habilidad especial, que tiende a preocuparse algo más de la cuenta por el curso de los acontecimientos, un privilegiado cuya acomodada posición familiar no le ha convertido en arrogante ni orgulloso. Pero el influjo del entorno tradicional que ha visto crecer a Harry Pulham no jugará a su favor en su relación con Marvyn. La brillante redactora publicitaria se ahoga bajo el peso de las convenciones de Westwood, el hogar familiar

[close]

p. 13

Cine/Terral 25 de los Pulham, y regresará a la contaminada Nueva York en busca de aire puro. Con la muerte del padre de Harry (al que da vida el genial Charles Coburn), se ensanchan las distancias entre los enamorados, al verse obligado éste a asumir el control de la empresa familiar de inversiones. Mientras tanto, Kay Motford (Ruth Hussey), una chica de su misma posición, amiga de la familia desde la infancia, va haciéndose hueco en el dolido corazón de Harry… El flashback termina al son de los acordes de Bronislau Kaper, y King Vidor nos devuelve a la actualidad. Harry ha conseguido redactar esos datos que recopilan toda una vida. Sin embargo, hay algo que le preocupa. Una voz del pasado, la de una mujer llamada Mrs. Ransome, rasgando el velo protector de la memoria, ha irrumpido en el presente a través del teléfono de su oficina. Marvyn Miles está en la ciudad y desearía verle. La mujer de Harry, Kay, ha contraído demasiados compromisos sociales como para poder acompañar a su marido en el viaje que éste lleva solicitándole desde hace días, una excursión hacia la intimidad perdida entre dos esposos, hacia la amnistía transitoria de las responsabilidades familiares. Harry, una vez más, se ve desbordado por la realidad. ¿Habrá algo en el Hotel Hadley, donde se aloja su ex amada, que pueda dar mayor sentido a su vida? Pero Cenizas de amor no es una historia de amores adúlteros, sino un film que sondea con mano tersa la personalidad de sus personajes a la búsqueda de pruebas genuinas de su felicidad. Y Harry, mostrando una lucidez que solo parecía estar aletargada bajo su capa de sopor cotidiano, comprende el significado de las palabras que le dedica Marvyn, la mujer a la que amó en días ya remotos y a la que es probable que siga queriendo aún: “Cariño, no podemos volver atrás. No habría funcionado.” No, el pasado no puede repetirse, subraya la prosa poética fílmica de Vidor, pero a veces ayuda a valorar más justamente el presente, por muy desapasionado que éste parezca. Y en su apacible normalidad, desenmascarada la inconsistencia de esas cenizas de amor, Harry, el caballero de Boston, descubre que es un hombre dichoso y que la vida que ha vivido, y que seguirá viviendo junto a Kay, es la más perfecta posible para alguien como él. https://celuloidealas5enpunto.blogspot.com.es/

[close]

p. 14

0pinión/terral 25 Las furias Erena B. Burattini Desde hace más de dos décadas, una cierta agresividad ha ido ganando espacio. Hoy ya está asentada y ha encontrado su mejor hábitat en las redes sociales como si estas sustituyeran el diván del psiquiatra. Allí se desfogan a gusto muy a disgusto de los que todavía mantenemos el decoro y el respeto al prójimo. Cuando se tiene la razón no es necesario desafinar, ni siquiera no teniéndola. En conversaciones o tertulias, ya sea entre amigos como en ámbitos públicos o en los medios, escasea cada vez más el tono pausado, conciliador. La actitud en boga es el tono airado, a menudo destructivo por lo crítico con posturas radicales. ¿Es destruir por destruir? Dudo que sea un factor humano ni siquiera español. ¿Qué es lo que está sirviendo de espoleta para esta ola de desencanto que, en ocasiones, revienta en ira? Ya no se trata tan solo de catarsis como los espectadores griegos ante las obras que se representaban en los anfiteatros. Esto es algo más profundo y complejo. El engranaje del sistema económico con su perversa incitación al consumo nos ha hecho perder el norte, adiós a las pequeñas cosas, cuanto más grande e imponente o estrambótico, más valioso. Y aunque no queramos, esto va haciendo mella y nos deshumaniza.

[close]

p. 15

0pinión/terral 25 Tendemos a desahogar nuestra frustración o agresividad quejándonos de que nada funciona, que todos están mal… menos el que habla. Hay una buena parte de verdad en esto, solo que olvidamos que cada uno de nosotros es responsable de algún modo. No puedo obviar esa ira desquiciada que se está apoderando de tantos seres infrahumanos que masacran sin ton ni son a personas que no son responsables de su paranoia. Pero este es otro tema lacerante y complejo que solo me limito a nombrarlo. Esta agresividad o ira generalizada me hace pensar en las Furias de la mitología romana, deidades primitivas que personifican la venganza y el concepto de castigo. Y aquí viene mi pregunta: ¿Venganza en los otros por la propia pequeñez que no se sabe aceptar ni tampoco mejorar? Sería una respuesta posible, aunque esta problemática sea más bien multifactorial.

[close]

Comments

no comments yet