Pautas de oración No. 65

 

Embed or link this publication

Description

Dios padre

Popular Pages


p. 1

      Cuadernillo No. 65 Contenido   INTRODUCCIÓN ............................................................................................. 2  FORMACIÓN .................................................................................................. 4  SEMANA I: EL MUNDO SE PREGUNTA POR SUS ORÍGENES ....................... 6  SEMANA II: NUESTROS RASGOS SON DEL AMOR ..................................... 12  SEMANA III: DIOS PADRE: FUENTE DE AMOR ............................................ 19  SEMANA IV: TUS CAMINOS LOS HAGO MÍOS ........................................... 26       

[close]

p. 2

Introducción   Es el Dios inmutable, en quien no hay cambio    «Toda  don  perfecto  viene  de  lo  alto,  desciende  del  Padre  quien  nos  engendró  por  su propia  voluntad,  con  Palabra  de  verdad, para  que  fuésemos  como  las  primicias  de  sus  criaturas»  (St  1,17‐18).  Así  parece  haberlo  experimentado  Teresa  de  Ávila:  «Todo  se  pasa,  Dios  no  se  muda».  Es  el  Dios  inmutable,  que,  al  preguntarle  Moisés  cuál  es  su  nombre, le responde: «Yo soy el que soy» (Ex 3,14).    Es  el  Creador  de  mi  ser,  es  el  que  es,  «Y  dijo  Dios:  “Hagamos  al  hombre a nuestra imagen y semejanza”» (Gn 1,26). «El hombre vale más  por lo que es que por lo que tiene» (GS 35). Es el Ser plural: «hagamos».  Dios en tres Personas que me participan su propio ser, me auto donan su  ser,  su  imagen;  pero  al  hacerlo  da  al hombre  la  capacidad  de su  propio  ser  libre,  y  ha  dejado  en  nuestras  manos  la  libertad:  «Él  fue  quien  al  principio  hizo  al  hombre  y  le  dejó  en  manos  de  su  propio  albedrío»  (Si  15,14).  Mas  no  me  deja  libre  fuera  de  sí,  sino  que  me  gesta  y  me  abriga,  me  alimenta  y  me  cuida  en  su  propio  seno.  «No  se  encuentra  lejos  de  cada uno de nosotros; pues en él vivimos, nos movemos y existimos […].  Porque  somos  también  de  su  linaje»  (Hch  17,27‐28).  «En  efecto,  ¿hay  alguna  nación  tan  grande  que  tenga  los  dioses  tan  cerca  como  lo  está  Yahveh nuestro Dios siempre que le invocamos?» (Dt 4,7). ¿Y hubo acaso  Creador  tan  bueno  como  Él,  cuyo  ser  es  bondad,  amor  infinito?  Porque  «Dios  es  Amor.  […].  Y  nosotros  hemos  conocido  el  amor  que  Dios  nos  tiene y hemos creído en Él. Dios es Amor y quien permanece en el amor,  permanece en Dios y Dios en Él» (1 Jn 4,8.16).    Nos  predestinó  a  reproducir  la  imagen  de  su  Hijo  pues,  en  su  inmenso amor, quiso que participáramos de su misma vida: «Y tanto nos  amó  Dios,  que  nos  dio  a  su  Hijo  único  y  nos  lo  envió,  para  que  creyéramos  en  Él»  (cf.  Jn  3,16‐17);  «En  esto  hemos  conocido  lo  que  es  amor,  en  que  él  dio  su  vida  por  nosotros»  (1  Jn  3,16).  Y  este  «Hijo  único  que  está  en  el  seno  del  Padre,  él  lo  ha  revelado,  nos  lo  ha  contado»  (Jn  1,18),  «Él  es  Imagen  de  Dios  invisible,  Primogénito  de  toda  la  creación»  (Col 1,15). Es la Palabra de este Dios «que se hizo carne y puso su Morada  entre nosotros, por el que hemos contemplado su gloria, que recibe del 

[close]

p. 3

  Padre  como  Hijo  único,  lleno  de  gracia  y  de  verdad.  […].  Y  de  esta  plenitud hemos recibido todos gracia sobre gracia» (cf. Jn 1,14.16).     En  Él  nos  llamó  nuestro  Dios  y  nos  predestinó  a  reproducir  la  imagen  de  su  Hijo,  quedando  así  Él,  para  que  fuera  Él  el  primogénito  entre  muchos  hermanos.  «En  Él  nos  predestinó,  nos  justificó  y  nos  glorificó»  (cf.  Rm  8,28‐30).  «Él  me  ha  dicho:  “Tú  eres  mi  hijo;  yo  te  he  engendrado  hoy.  Pídeme  y  te  daré  en  herencia  las  naciones,  en  propiedad los confines de la tierra”» (Sal 2,7‐8). Somos, pues, imagen en  la Imagen, hijos en el Hijo. «Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para  llamarnos  hijos  de  Dios,  pues  ¡lo  somos!»  (1  Jn  3,1).  Nos  ama,  pues,  el  Padre como ama a Jesús: «El Padre mismo os quiere» (Jn 16,27). «Los has  amado a ellos como me has amado a mí» (Jn 17,23).    Este  mes,  además  de  participar  de  una  espiritualidad  que  nos  permite  llamarle  a  Dios  “Papá”,  estamos  llamados  a  hacer  una  evaluación  con  respecto  a  esta  verdad  de  Fe,  y  a  lo  largo  de  nuestra  oración podemos tener de fondo las siguientes preguntas:    1. ¿Cuál es mi experiencia personal de Dios Padre?  2. ¿Creo que es el Creador de mi ser, creado por el Amor y para amar?  3. ¿Deseo y pido que conquiste mi libertad, que Él deja en mis manos?  4. ¿Cómo concreto la tarea de reproducir la imagen de su Hijo?  5. ¿Es  la  paternidad  de  Dios  manantial  de  mi  misión  paterna  y  materna?          Página 3  

[close]

p. 4

Formación: EL ABC DE LA ORACIÓN Actitudes fundamentales — ¿Qué se necesita para orar?   Lo primero que se necesita para orar es querer. Dios está siempre  dispuesto. El que quiere busca y pone medios… actúa, le dedica  tiempo, renuncia a otras cosas, etc.    La fe viva es vital Cf. Hb 11,1∙6   La  humildad  Cf.  Lc  18,9‐14  (humildad  es  andar  en  la  verdad  completa).      En todo mirar el fin — ¿Para qué orar?   Oramos  para  solucionar  problemas,  gozar  de  los  frutos  del  Espíritu,  para  actuar  mejor,  para  conocer  la  voluntad  de  Dios  y  tener la fuerza para realizarla, etc.   Principalmente  oramos  para  ser  santos  (ser  uno  con  Cristo).  El  objetivo  personal  de  la  oración  es  la  identificación  con  Cristo:  pensar, sentir, actuar y amar cómo y con Él.   El fin último de la oración cristiana es el Reino de Dios (objetivo  comunitario), que se manifiesta en la vida fraterna: un mundo de  hermanos, hijos del mismo Padre (Dios).      La amistad con Dios — ¿Qué es orar?   «Es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada al cielo,  un  grito  de  agradecimiento  y  de  amor  tanto  desde  dentro  de  la  prueba como desde dentro de la alegría» (Santa Teresa del Niño  Jesús).   «Es  tratar  de  amistad,  estando  muchas  veces  a  solas  con  quien  sabemos nos ama» (Santa Teresa de Jesús).   «La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y  de la sed del hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed  de él» (San Agustín). 

[close]

p. 5

   No es lo mismo rezar que orar (las dos cosas son importantes). Al  rezar  repetimos  oraciones  hechas  y  establecidas.  Al  orar  expresamos,  con  espontaneidad  y  lenguaje  propio,  lo  que  profundamente sentimos y pensamos.      Consejos prácticos — ¿Cómo orar?   Lugar  tranquilo,  silencioso,  para  el  recogimiento;  en  habitación,  oratorio o capilla: ‘es el lugar propio de la oración’ (Cf. CEC 2691).  Puede ayudar el contacto con la naturaleza (siempre y cuando te  lleve  al  encuentro  y  diálogo  con  Dios  y  al  fruto  sugerido  en  las  pautas).   La postura que más ayude al recogimiento y que exprese lo que  profundamente  estamos  orando  (puede  ser  de  rodillas,  de  pie,  sentado,  postrado,  caminando,  etc.).  También  hay  que  tener  en  cuenta a los demás, que tu postura no los distraiga.    Pasos  a  seguir:  “Olvido  de  lo  creado  (silencio),  memoria  del  Creador  (presencia),  atención  al  interior  (escucha),  y  estar  amando al Amado (Amor)”.   Para  escuchar  a  Dios  es  necesario  poner  atención  a  nuestra  conciencia,  pues  en  ella  resuena  la  voz  de  Dios  (aunque  no  siempre, por lo que se hace necesario el discernimiento y la recta  formación de la misma).    Otro  elemento  fundamental  para  escuchar  a  Dios  es  la  Sagrada  Escritura:  a  Dios  escuchamos  cuando  leemos  su  Palabra  (rectamente  interpretada  por  el  Magisterio  de  la  Iglesia).  Recomendamos orar siempre con la Biblia en mano.   Para  mejor  aprovechar,  en  cuanto  está  de  nuestra  parte,  conviene  ejercitarnos  en  un  método  de  oración  (por  ejemplo  la  lectio divina) siempre en libertad de Espíritu.        Página 5  

[close]

p. 6

Semana I: El mundo se pregunta por sus orígenes XX Domingo Ordinario, 20 de agosto de 2017: Que te alaben, Señor, todos los pueblos (Mt 15,21-28) HOMILÍA   Jesús sale del territorio judío y va a Fenicia, donde ocurrirá algo  que  replanteará  toda  la  relación  entre  Dios  y  los  hombres.  La  protagonista esta vez es una mujer gentil: era fenicia (se le llama gentil a  la persona que no es de raza judía). El motivo de acercarse a Jesús no es  otro que el pedirle, el suplicarle, que sane a su hija gravemente asediada.    Para  entender  con  hondura  este  Evangelio  es  necesario  saber  que  los  judíos  de  la  época  creían  que  solamente  ellos,  los  de  raza  judía,  se  iban  a  salvar.  Dios  había  venido  para  ellos  y  los  demás,  los  gentiles,  serían  unas  razas  inferiores  privadas  de  salvación  y  de  consuelo  divino.  Jesús, una vez más, viene a romper los esquemas de su tiempo y ofrece  gratuitamente la curación y la salvación a todo aquel, judío o gentil, que  acepte la obra que Dios hace en su vida.     El  Evangelio  empieza  con  una  comparación  un  tanto  desconcertante:  se  compara  a  la  mujer  con  un  perro.  Entre  los  semitas  uno  de  los  mayores  insultos  es  llamar  a  alguien  ‘perro’.  Fue  la  desgracia  de  un  familiar  lo  que  llevó  a  esta  mujer  al  encuentro  con  Cristo;  en  un  primer  momento  el Señor se hace el sordo  con  esta  mujer  y  no  le  respondía.  Son  misteriosos  los  silencios 

[close]

p. 7

Pautas de Oración Semana del 20 al 26 de agosto     de Jesús ante los gritos de la mujer. ¿Cuántas veces en tu vida has pedido  al  Señor  casi  gritando  y  te  daba  la  impresión  que  Dios  se  quedaba  callado?  ¿Te  duele  en  tu  vida  el  silencio  de  Dios?  ¿Cómo  habla  Dios?  La  mujer le dice: “¡Señor, ayúdame!” ¡Qué súplica más grande al reconocer  en Jesús al Dios que puede ayudar!    Muchas  veces  cuando  vamos  por  la  calle  vemos  personas  que  nos  piden  nuestra  ayuda,  quizás  unas  monedas,  quizás  una  mirada,  quizás unas sonrisas o unas simples palabras de saludos… ¡Qué egoístas  de humanidad nos hemos vuelto! La mujer insiste. Sabemos que no toda  oración  aceptada  es  una  oración  inmediatamente  contestada.  Hay  personas  que  creen  que  incluso  ese  aparente  silencio  de  Dios  es  indiferencia ante el mundo y sus problemas, pero esto no es así: hay que  descubrir el cómo habla Dios en nuestro mundo para entender qué es lo  que nos quiere decir.    En  aquella  madre  dolida  por  el  agobio  de  su  hija  encontramos  muchos elementos que nos sirven para nuestro caminar cristiano de hoy.  Una  pagana  nos  da  una  magnífica  lección  de  cómo  acercarnos  a  Dios  y  cómo tratarle. En ella descubrimos:   Amor:  era  pagana  pero  amaba  a  su  hija.  ¡Cuántas  veces  pensamos  que  los  paganos  de  hoy  no  aman  ni  quieren  a  los  suyos!   Fe en Él: se confió a Él sin vergüenzas ni miedos.   Una  fe  que  adoraba:  empezó  a  seguirle,  pero  acabó  de  rodillas  delante de Él. Empezó haciéndole una petición y acabó haciendo  una oración.   Gran perseverancia: una y otra vez insistía la mujer ante el Señor  y  los  suyos  y  no  paró  hasta  conseguirlo.  Sus  gritos  se  transformaron en agradecido silencio.      Termina  Jesús  admirándose  de  la  fe de  aquella  mujer  que  había  demostrado  otras  buenas  cualidades:  sabiduría,  humildad,  mansedumbre,  paciencia…,  pero  bien  sabe  el  Señor  que  todo  ello  era  producto de su fe.      Página 7  

[close]

p. 8

Pautas de Oración     Lunes 21 de agosto de 2017: Semana del 20 al 26 de agosto La Vida y el Amor no son algo casual (Sal 27)   Hoy abrimos una puerta muy especial: la de nuestro corazón. Nos  adentraremos en lo más profundo de nosotros para llegar al origen de la  Vida y el Amor que tanto anhelamos. Tanta Vida y tanto Amor no pueden  ser un invento del azar, un casualidad, que surjan de la nada.    Ninguna  teoría  humana,  por  minuciosa  que  sea,  llegará  a  desvelarnos la realidad del origen de este Amor pues —como decía Louis  Pasteur— “poca ciencia nos aleja de Dios, mucha ciencia nos conduce a  Él”. Cuando nos referimos a ‘ciencia’ no hablamos de cuestiones físicas o  químicas, sino del Don del Espíritu Santo que nos permite a todos ir más  allá  de  lo  que  nos  dicen,  a  aventurarnos  hasta  descubrir  en  nosotros  la  razón primera de nuestra existencia.     Una búsqueda difícil, que ha estado en la mente de la humanidad  desde  su  creación,  se  resume  en  la  pregunta  “¿de  dónde  vengo?”.  Una  búsqueda que no se termina hasta que el hombre se encuentre con Dios:  “El  deseo  de  Dios  está  inscrito  en  el  corazón  del  hombre,  porque  el  hombre  ha  sido  creado  por  Dios  y  para  Dios,  y  no  cesa  de  atraer  al  hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha  que no cesa de buscar” (CEC, 26). Más que una búsqueda fría o científica,  nuestra  búsqueda  tiene  el  fin  de  sentirnos  amados  y  así  colmar  nuestra  sed de Vida (Sal 42,2‐3) para poder habitar en su presencia durante toda  nuestra existencia (Sal 27,1).    Es necesario entrar con una actitud de confianza ante la realidad  de  un  Dios  Padre  que  es  fuente  de  Amor  y  que  por  puro  Amor  nos  ha  creado.  Saber  que  nuestra  existencia  es  un  don  implica  conocerlo  y  cuidarlo.   Martes 22 de agosto de 2017: Nuestra vocación es la comunión con Dios (Ex 33,7-11)   Es  más  que  un  deseo  puntual,  o  un  capricho  de  un  alma  y  un  corazón vacío, es nuestra más alta razón de vivir, “pues nuestra vocación  es  la  comunión  con  Dios”  (GS  19).  Fruto  de  esa  comunión  es  que  todas    Página 8  

[close]

p. 9

Pautas de Oración Semana del 20 al 26 de agosto     nuestras preguntas cobran una respuesta generosa, una relación “cara a  cara”  (Ex  33,11),  un  diálogo  de  amigos,  es  esa  común‐unión,  el  Amor  divino al encuentro del hombre.     Un encuentro que se da de múltiples maneras, el encuentro con  la naturaleza, con el hermano, pero sobre todo con el hombre mismo.    “Interroga a la belleza de la tierra, Interroga a la belleza del mar,  interroga  a  la  belleza  del  aire  que  se  dilata  y  se  difunde,  interroga  a  la  belleza del cielo, interroga a todas estas realidades. Todas te responden:  Mira,  nosotras  somos  bellas,  y  aunque  somos  bellas  estamos  sujetas  al  cambio  ¿Quién  nos  ha  hecho  sino  la  Suma  Belleza  no  sujeta  al  cambio?”  (San Agustín, Sermón 241, 2).    Toda  esta  belleza  de  la  vida  la  podemos  palpar  más  generosamente en nuestra oración diaria, en ese cultivar la amistad con  aquel que sabemos que nos ama. Es todo un reto encontrarnos con Dios  y  su  amistad  en  medio  de  un  mundo  que  ha  disfrazado  la  belleza  en  consumo,  o  que  está  regida  por  la  ley  del  placer.  La  imagen  o  la  concepción  de  belleza  está  tan  deteriorada  que  el  interior  de  las  cosas  bellas  o  la  belleza  que  habla  de  Dios  es  opacada  y  hasta  despreciada.  Nuestra oración tiene que quitar las barreras que nos impiden ver a Dios,  y  descubrir  en  cada  rostro,  en  cada  gesto  de  caridad  que  El  Amor  tiene  rostro de Padre.  Miércoles 23 de agosto de 2017: ¿Conoces a tu Creador? (Hch 17,24-30)   La  razón  humana  puede  —por  sus  fuerzas  y  luz  naturales—  llegar  a  un  conocimiento  verdadero  de  un  Dios  personal,  que  protege  y  gobierna  el  mundo  por  Su  providencia,  así  como  de  una  ley  natural  puesta  por  el  creador  en  nuestras  almas.  Hay,  sin  embargo,  muchos  obstáculos  que  impiden  a  esta  misma  razón  el  usar  eficazmente  y  con  frutos  de  Amor  esta  ley  natural,  pues  la  Verdad  del  Amor  de  Dios  sobrepasa  el  orden  de  las  cosas  sensibles  y  cuando  deben  traducirse  en  actos y proyectarse en un cambio de Vida, exigen una mayor adherencia  al Amor.    Por  eso  en  esa  búsqueda  es  fácil  quedarnos  a  medias,  e  incluso    Página 9  

[close]

p. 10

Pautas de Oración Semana del 20 al 26 de agosto     en  la  ignorancia:  de  ahí  que  Dios  da  a  los  hombres  la  capacidad  de  un  cambio en sus vidas que le lleven a Él (Hch 17,30).    Busca cada día ese encuentro amoroso, no te quedes con lo que  ya  sabes  de  este  Dios,  pues  no  estás  llamado  sólo  a  saber,  sino  a  gustar  de este Amor, y mejorar tu calidad de Vida  Jueves 24 de agosto de 2017: El origen está más cerca de lo que crees (Mt 7,21-27)   Sólo el que sabe que de Dios ha venido y a Dios vuelve, puede ir a  más  cada  día.  Sólo  el  que  conoce  a  Dios  como  creador  de  su  Vida,  su  origen y destino, puede seguir las huellas de su Amor; de lo contrario, “la  unión  íntima  y  vital  con  Dios  puede  ser  olvidada,  desconocida  e  incluso  rechazada explícitamente por el hombre” (CEC, 29).    Aunque  hay  diversas  razones  para  que  el  hombre  rechace  su  origen,  en  el  fondo  también  está  la  falta  de  esfuerzo  que  exige  esta  búsqueda, la rectitud de voluntad, que no se desanime frente a cualquier  obstáculo.  “No  podemos  construir  sobre  la  arena  movediza  del  sentimiento”  (cf.  Mt  7,24‐27),  de  lo  contrario  cualquier  teoría  o  fábula  o  enseñanza nos pueden hacer rechazar nuestro origen.    Si  bien  hay  muchos  que  rechazan  explícitamente  el  origen  del  que  han  sido  creados,  muchos  otros  son  los  que  estamos  llamados  a  testimoniar con nuestra Vida que en la fe que vivimos nada nos mueve y  por eso permanecemos firmes (Flp 4,4). Sólo cuando construimos sobre  la  roca  firme  de  la  fe  y  la  voluntad,  no  nos  moverá  cualquier  oleaje  o  viento de doctrina.  Viernes 25 de agosto de 2017: Un regalo, una forma de recibirlo (Ef 1,3-6)   Creer que la Vida es un regalo no es una fe sencilla y corriente: es  la pura verdad, la expresión que se ajusta a nuestro vocabulario y a la vez  tiene mucha profundidad.    Dios,  que  “habita  en  la  luz  inaccesible”  (1  Tim  6,16),  quiere    Página 10  

[close]

p. 11

Pautas de Oración Semana del 20 al 26 de agosto     comunicar su propia Vida divina a los hombres libremente creados por Él,  para  hacer  de  ellos,  en  su  Hijo  único,  sus  propios  hijos  (Ef  1,3‐6).  Al  revelarnos  Su  Amor,  quiere  hacer  de  nosotros  hombres  capaces  de  responderle, de conocerle y de amarle más (cf. CEC, 52).    Como  dice  San  Ignacio,  la  razón  para  que  nos  acerquemos  al  diálogo con Dios todos los días es para que, al contemplar el regalo de la  Vida,  más  le  conozcamos,  más  le  amemos,  más  le  sigamos  y  —como  discípulos Verbum Dei— más le anunciemos.     “Nos  acercamos  a  la  oración  para  disponer  nuestro  corazón  a  recibir los regalos que desde antes se nos han dado” (San Agustín), y el  mejor regalo es la Vida.  Sábado 26 de agosto de 2017: Llamados a reflejar el Amor (Rm 8,18-21)   Es  más  que  una  carrera  o  profesión  cualquiera,  más  que  una  tarea  adquirida  o  impuesta,  es  más  que  una  ilusión.  Es  lo  que  nos  hace  vivir lo que somos (Rm 8,18‐21), lo que el mundo espera, de quienes han  reconocido el regalo de la Vida y del Amor. Es como darlo gratis porque  lo recibimos gratis (Mt 10,8)    Dar la Vida y el Amor es dar a los demás la razón de su esperanza,  es  ayudarles  a  descubrir  su  origen,  ayudarles  a  desenredarse  de  tantas  teorías,  sacadas  de  la  telaraña  del  sinsentido,  y  poder  todos  caminar  juntos a reconocer en la creación la obra de Dios. Por eso Dios nos llama  a  reflejar  el  Amor,  porque  estamos  hechos  de  Amor,  y  mientras  más  lo  recibimos en la oración, más podemos darlo y ayudar a los hermanos con  nuestra experiencia de Vida.    No  podemos  entrar  a  la  oración  desde  una  actitud  fantasiosa  o  ingenua.  Nos  encontramos  con  un  desconocimiento  social  muy  alto  del  Amor,  y  las  estructuras  de  odio  están  tan  arraigadas  que  sólo  la  permanencia  a  tiempo  completo  en  este  amor,  sin  la  intención  de  fugarnos  de  la  realidad,  pueden  significar  una  cambio  en  nuestros  ambientes.      Página 11  

[close]

p. 12

Semana II: Nuestros rasgos son del Amor XXI Domingo Ordinario, 27 de agosto de 2017: Señor, tu amor perdura eternamente (Mt 16,13-20) HOMILÍA   A  todos  nos  gusta  saber  qué  opinan  los  demás  sobre  nosotros.  En  la  época  de  Jesús  esto  también  era  así.  La  gente  daba  mucha  importancia  a  la  opinión  ajena  ya  que  en  esa  opinión  se  transmitían  los  logros y las obras de cada persona. La fama era tan importante como la  propia vida.    El Evangelio está lleno de preguntas que le hacen al Señor; Él se  encargaba  de  responder  de  la  mejor  manera  posible  para  que  le  entendieran, pero en la lectura de hoy es Jesús quien pregunta: “¿Quién  dice  la  gente  que  es  el  Hijo  del  hombre?”.  No  pregunta:  “¿Qué  dicen  los  escribas  y  fariseos  sobre  quién  soy  yo?”;  ellos  eran  los  entendidos,  los  que  de  verdad  sabían  a  qué  atenerse  en  los  siempre  difíciles  y  complicados  temas  de  la  fe.  Pregunta:  “¿Quién  dice  la  gente…?”.  La  gente  era  precisamente  quien  le  rodeaba,  quien  le  había  visto  actuar,  predicar y obrar milagros.    Los  fariseos  despreciaban  a  la  gente;  Jesús  quiere  oír  la  voz  de  los  despreciados.  Muchas  veces  nosotros  olvidamos  las  voces  cercanas  que nos interpelan y nos pueden ayudar y dar luz en nuestro camino de  la  vida  de  fe.  Puede  ser  incluso  que  creamos  que  los  santos  están  siempre  lejos  de  nosotros,  lejos  de  nuestra  vida  y  de  nuestra  realidad;  pero  nunca  debemos  olvidar  que  es  posible  que  en  aquel  al  que  menos  tenemos  en  cuenta,  al  que  parece  que  no  posee  ninguna  cualidad  relevante,  pueda  estar  Dios  actuando  en  lo  profundo  de  su  ser  y  de  su  corazón. Hay que ir al corazón de las personas. 

[close]

p. 13

Pautas de Oración Semana del 27 de agosto al 2 de septiembre       La respuesta que dieron los discípulos fue variada. Había distintas  opiniones.  Todos  coincidían  que  Jesús  era  de  uno  los  profetas  antiguos  que había resucitado. A pesar de las obras que había hecho el Señor no le  reconocían  como  autor  de  las  mismas,  sino  que  realmente  eran  los  grandes  profetas  que  le  habían  precedido  los  que  estaban  actuando en Él.    Tal  como  hoy,  la  figura  de  Jesús  siempre  produce  una  opinión.  Para  unos  es  el  primer  comunista,  para  otros  un  buen  psicólogo  y  pedagogo,  otros  lo  ven  como  un  líder  revolucionario,  pero  es  más,  mucho  más  que  todo  eso.  El  Señor  va  mucho  más  allá  y  ahora  les  toca  a  ellos,  a  sus  íntimos,  el  definirse  ante  su  maestro:  “Y  ustedes,  ¿quién  dicen  que  soy  yo?”.  Una  nueva  pregunta  que  tiene  otro  contenido  totalmente  distinto  pues  es  más íntima: va dirigida a un círculo más cerrado, con el que ha intimado y  al que les ha explicado las parábolas.    Pedro  responde  en  nombre  de  los  demás.  Cuando  les  preguntó  sobre la gente fueron todos los discípulos los que contestaron, ahora es  Pedro quien se hace portavoz del grupo y hace una confesión de fe: “Tú  eres  el  Mesías,  el  Hijo  de  Dios  viviente”.  Inmediatamente  Jesús  le  llama  bienaventurado  (feliz)  porque  había  sabido  captar  perfectamente  quién  es  el  Señor.  Pedro  es  bienaventurado  porque  tenía  fe.  La  fe  sólo  la  da  Dios. Interviene la educación y la formación que hemos recibido, pero la  fe la da sólo Dios. Y es muy importante vivir desde la fe en Cristo ya que  el  estado  espiritual  de  una  persona  depende  de  sus  convicciones  con  respecto a Jesús.  Lunes 28 de agosto de 2017: A los ojos de tu Creador (Gn 1,31)   Toda  la  creación,  culmina  con  la  creación  del  hombre,  todo  lo    Página 13  

[close]

p. 14

Pautas de Oración Semana del 27 de agosto al 2 de septiembre     anterior a él ha sido creado a los ojos de Dios como algo bueno (Gn 1, 31),  pero el hombre le ha parecido crearlo muy bueno, a quien ha dotado de  sus mimos rasgos de Amor. Y esto es muy grande, si los rasgos humanos  nos  delatan  de  que  cultura,  de  que  familia,  de  que  padre  o  madre  en  particular  somos,  pues  también  tenemos  rasgos  inefables  que  nos  delatan  la  procedencia  de  algo  que  no  se  improvisa.  Por  eso  no  es  anormal,  ver  a  alguien  que  nunca  haya  escuchado  del  Amor  de  Dios,  ayudando  a  otro  ser  humano,  a  alguien  que  en  medio  de  su  pecado,  pueda  dar  Amor  a  sus  hijos,  a  alguien  que  estando  en  actividades  delictivas, pueda al menos sentir respeto por la Vida.    Y nosotros, los que hemos reconocido nuestro amoroso origen,  ¿qué  rasgos  de  Amor,  le  presentamos  a  la  gente?,  ¿cómo  desvelamos  el  rostro de Dios?    “Quien me ve a mí, ve al Padre” (Jn 14,9) dice Jesús, y Jesús mismo  al serle solicitado la revelación del Padre, se presenta a sí mismo como su  imagen.  No  se  trata  de  rebajar  el  mensaje  evangélico,  pero  es  necesario  hacer  la  anotación  de  que  nuestra  condición  de  criaturas  implica  presentar una imagen de ese Amor en camino, en construcción, es decir  que  nos  encontramos  con  una  autocrítica  a  veces  muy  dura,  al  ver  el  ideal de la Vida de Dios fuera de nuestro alcance. Pero cuando entramos  en  la  dinámica  de  misericordia,  reconocemos  que  el  que  trabaja  en  restaurar  su  imagen  en  nosotros  es  el  mismo  Dios,  podemos  tener  la  certeza  que  quien  inició  la  buena  obra  en  nosotros  la  llevará  a  feliz  término (Flp 1,6).  Martes 29 de agosto de 2017: Reflejo de Amor (Col 1,15)   Es  una  realidad  que  estamos  creados  a  Su  imagen  y  semejanza,  (Gn 1,26‐27) y, por ello, llamados a cultivar esa doble dimensión pues no  somos sólo imagen (lo que implica don y tarea, es decir que como regalo  tenemos  esa  imagen,  pero  también  es  tarea  pues  necesitamos  buscar  cada  día  el  dialogo  que  nos  lleve  a  ir  reflejando  la  imagen  de  Amor  que  necesita  este  mundo):  a  su  vez  somos  semejanza,  es  decir,  que  aunque  no veamos la imagen terminada en nosotros, no estamos del todo lejos.    Página 14  

[close]

p. 15

Pautas de Oración Semana del 27 de agosto al 2 de septiembre       ¿Cómo entonces no desesperar por no ver realizada, en nosotros  la  imagen  de  la  que  hemos  sido  creados?  Si  solo  fuésemos  imagen  ya  terminada,  no  tendríamos  nada  que  buscar,  nada  novedoso  cada  día  en  la oración, y no es que Dios nos dé Su imagen a gotas, sino que nos hace  participes  de  contemplar  Su  obra  en  cada  oración,  en  cada  gesto  de  Amor: estamos llamados a ver la obra de Dios en nuestras vidas.    Tampoco  somos  una  semejanza  que  nunca  alcanzará  nada  nuevo,  pues  entonces  estaríamos  trabajando  en  una  obra  que  no  quedará  concluida,  pero  lo  que  vayamos  trabajando  en  este  cuerpo  mortal  es  asumido  por  Jesús,  que  asumió  nuestra  imagen  y  semejanza,  dándonos a conocer el misterio que el Padre quiere realizar en nosotros.  (Col 1,15).  Miércoles 30 de agosto de 2017: Amor que Crea y recrea (Is 51,2)   Aunque  encontremos  en  nuestras  vidas  un  campo  por  ir  transformando  en  la  imagen  y  semejanza  de  la  que  fuimos  creados,  la  llamada  es  que  cada  día  podamos  mantener  los  ojos  fijos  en  quien  nos  creó  (Is  51,2).  Levanta  los  ojos  de  tu  mente  y  corazón,  no  desesperes:  Dios  solo  necesita  de  tu  colaboración.  Implica  constancia,  cualquier  artista  trabaja  con  materiales  que  no oponen  resistencia  o  que  carecen  de  voluntad,  y  el  resultado  final  depende  de  la  destreza  y  disciplina  del  artista.  Pero  Dios,  además  de  ser  un  artista  que  construye  nuestra  vida,  ha  querido  en  su  Amor  respetar  nuestra  libertad,  abriéndonos  la  perspectiva de cocreadores, o colaboradores de su creación.     Tu poder multiplica la eficacia del hombre,  y crece cada día, entre los sus manos,  la obra de tus manos.  Nos señalaste un trozo de la viña y nos dijiste:  “Venid y trabajad”  Nos mostraste una mesa vacía y nos dijiste:  “llenadla de pan”  Nos presentaste un campo de batalla y nos dijiste:    Página 15  

[close]

Comments

no comments yet