Concurso Literario 2017

 

Embed or link this publication

Description

Revista con los relatos premiados

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2

Editorial ‘Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia,’ El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Cervantes. No es utópico creer que con nuestras palabras podemos marcar la diferencia. Diferencia que nuestros alumnos tienen y valoran. El valor de la palabra. El valor de la libre expresión. Con respeto, con ilusión. Ha sido un placer contar con todos los textos que han participado, en cada palabra encontramos vuestros valores. ¡Enhorabuena chicos! Disfrutad de lo textos ganadores del concurso literario. 2

[close]

p. 3

Categoría Segundo de Primaria Segundo Premio PrCimoernocdue rPsriomaLriiaterario Cr2ea0c1ió6n c-ole2ct0iv1a7 LOS COMEQUESOS Había una vez una rata que vivía en las alcantarillas. Un día salió y se encontró a un gato. Se saludaron y se hicieron amigos, porque a los dos les gustaba mucho el queso. Una mañana fueron a un parque a buscar queso y a jugar, se encontraron con un pajarito misterioso. El pajarillo les contó que si no recuperaba una pluma mágica, de oro, que le habían robado, pasaría algo horrible en el mundo. Esa pluma de oro estaba en otro país. En América. Se fueron en un barco y en avión y tardaron 80 días en llegar. Necesitaban ir a un sitio donde nadie había ido jamás para conseguir esa pluma, tenían que ir a un lugar llamado LA VICTORIA. Cuando llegaron la rata cayó en una trampa. Pisó la trampa y una cuerda la dejó boca abajo y el gato la rompió con sus uñas. Continuaron el camino, se encontraron con una caseta, abrieron la puerta. Estaba llena de trampas para ratas y gatos, al final estaba la pluma. No sabían cómo llegar hasta la pluma. El gato tuvo una idea. Pasaron juntos haciendo movimientos de karate y cogieron la pluma. La pluma era mágica e hizo que corrieran como Flash y llegaran en un segundo al avión para volver a casa. Tardaron otros 80 días de vuelta en avión y barco. Cuando llegaron fueron al parque. Miraron en todos los árboles, llamaron al pajarito y no lo encontraron. Al final le encontraron en un árbol muy viejo. Le dieron la pluma y se puso muy contento. El gato y la rata le preguntaron al pajarillo que para que quería la pluma. Les dijo que el ogro del invierno le había robado y que había que recuperarla para que volviera la primavera. Hizo una poción para que llegara la primavera y le funcionó. Empezó a hacer más calor, las flores crecieron y los insectos salieron de su escondite. Vivieron felices, sudando y viendo estrellas por las noches, y comieron quesos. FIN 3

[close]

p. 4

Concurso Literario 2016 - 2017 Categoría Segundo de Primaria Primer Premio Emma Martínez Walley EL RATÓN MANDÓN Érase una vez un ratón llamado Monch pero era muy mandón y su madre le dice todos los días ¡hijo no seas tan mandón! ¡tengo todo el derecho para hacerlo! ¡no! Y así hasta el anochecer y por el día igual y un día se escapó al bosque lejos, lejos, lejos a Marruecos en el desierto y vivían en Francia en Andaluz, Pero allí vivía Coco el cocodrilo en un río seco. Un día Monch se acercó al río seco donde vivía Coco y cuando vio la cueva de Coco se acercó, entró vio a Coco asustado y con fuerza le dijo ¿qué te pasa? Pues que soy muy mandón. -¡No te preocupes yo también soy! Estoy aquí contigo ¿Te apuntas? -¡Sí! ¡ pues vamos! Y salieron de la cueva. ¡Coco allí hay alguien para mandar! -¡Vamos!. Aquel bicho era un saltamontes azul, le dijeron que le den agua. ¡No! Dijo el saltamontes ¡ni de broma, ni en sueños! ¡Sí! ¡no! ¡Sííí!. Y el saltamontes se fue. -¡Espera, espera!, gritaron Monch y Coco y el saltamontes llamado Salti esperó y dijo: Esperad aquí, voy a llamar a mi amigo Rana para que os enseñe a no ser mandones. Rana ya vino y les dijo: Ya estoy aquí a ver..sí sois tan mandones vais a perder amigos ¿vale? ¡Vale! Y se fueron a casa y Coco vivió con Monch. Fin 4

[close]

p. 5

Categoría Segundo de Primaria Segundo Premio Rosa Bustos Maté Concurso Literario 2016 - 2017 LOS GATOS CURIOSOS ¡Hoy es día 11 de diciembre! ¡No, es 13 de diciembre! -No discutáis, dijo uno de ellos porque es día 24 de diciembre. ¡Hoy viene Papa Nöel! Pasaron 9 horas y: - ¿qué hacemos?. - Ya era por la noche; - vamos a cenar. - vale. - ¿pero cuándo viene Papa Nöel? - Pues debería venir a las 12 de la noche. - Pues hay que irnos a la cama. - ¡Oye!, esa es mi cama. Dijo uno. - HURRRR ZZZ, HURRR ZZZ... - ¡No ronques que despiertas a todo el mundo! - Apagar la luz, plis - ¡Mirad esa estrella, ¿qué tipo de estrella es esa? - Pues no lo sé - ¡Qui qui riqui! - Ya era hora de levantarse - ¿Y los regalos? - No sé. - ¿Por qué no los buscamos, podrían estar escondidos? - ¡Es verdad! pues vamos. - A lo mejor puede estar en Japón, yo que sé, en fin. - A buscar...¿y cómo?. - Pues muy fácil. - ¡Sí claro! - ¡Cómo si fueran a darnos los pasos! Pues no sabes. - Y ahora empezamos, ¿por dónde? - Voy a mirar el reloj, mira si es la hora de comer y nosotros sin regalos - aaaghhh es injusto, aunque somos gatos y a los gatos no les traen regalos. - Pues es verdad, entonces ¿qué hacemos? - Pues...no sé y ¿por qué no hacemos un regalo para cada uno? - Buena idea. - Yo ya he terminado ¡toma!. ¿Te gusta? - Síííí, mucho. ¿Y el mio? - Síííí también y..... FIN 5

[close]

p. 6

Concurso Literario 2016 - 2017 Categoría 3º y 4º de Primaria Primer Premio Sofía Gutíerrez Sanz 4º de Primaria LA CUEVA MISTERIOSA Esta historia comienza en un pueblo en el que todos temían a una caverna que había en la montaña más cercana al pueblo, pero aún así los habitantes eran felices. En el pueblo vivía una familia, ni muy pobre ni muy rica. El padre se llamaba José, la madre María y los hijo se llamaban Carlos y Anna. María trabajaba en una mercería y el resto de la familia la ayudaba. Carlos y Anna iban a la escuela, pero en este caso estaban de vacaciones. Un día Carlos y Anna se aburrieron de estar en casa y le preguntaron a su madre: Mamá, ¿podemos llamar a Mateo y Viky para ir a jugar?. Sí, respondió María. - Pero debéis volver antes de las 8 h. y llevaros la merienda. Los dos niños, radiantes de felicidad fueron calle abajo hasta la calle de Mateo y Vicky. Din don - llamaron a la puerta. - ¿Quién es?.- Respondió la madre de Viky y Mateo. Carlos y Anna, ¿Están Mateo y Viky? Sí enseguida bajan – respondió la madre de Viky. Carlos y Anna estuvieron esperando, unos cinco minutos. Hola Anna – dijo Viky Hola – respondió Anna Nos vamos ya – dijo Mateo Sí – respondieron los demás El camino fue muy divertido, Carlos y Mateo iban delante y Anna y Viky detrás. Pararon en un río y se bañaron, rieron y jugaron al pilla-pilla pero no se daban cuenta que se acercaban a la cueva y se hacía de noche. De repente se dieron cuenta de que era de noche y estaban a cinco kilómetros de la cueva. -¡oh no! - dijo Carlos – No sabemos volver. Pues...¿qué hacemos? - dijo, con voz temblorosa Mateo. Había empezado a chispear y Anna y Viky estaban congeladas. -Bueno, lo mas cercano es la, Cu-Cueva. -Pero ¡ no tenemos comida! - dijeron Anna y Viky -Bueno, tenemos los bocadillos – dijo Mateo ¡Nos las apañaremos! Dijo Viky. De repente empezó a llover mucho. Correr, a la cueva. Anna, viky, rápido. Estaban a nada de entrar cuando se oyó un grito espantoso. Se reunieron todos y entraron a la vez. La cueva era espaciosa y húmeda, se adentraron y de repente, se cerró la entrada, Anna soltó un grito: 6

[close]

p. 7

Categoría 3º y 4º de Primaria Primer Premio Sofía Gutíerrez Sanz 4º de Primaria Concurso Literario 2016 - 2017 -Ahh -No pasa nada pero ¡chiss! - dijo su hermano. Pero, unos instantes después Anna y Viky se quedaron petrificados. -¡Qué os pasa a las dos! ¡solo es una cueva! - dijo un poco enfadado Mateo. Pero Viky, levantó su dedo tembloroso y apuntó a una esquina de la cueva, y dijo: -Ahí. Todos miraron y en ese rincón había unos ojos grandes y verdes. -Ho-Hola -dijo Carlos. Hola – dijo aquel extraño ser. No os asusteís, y no griteís. Se dejo mostrar. Era un poco más grande que un gato, con orejas pequeñas, y de un color negro. Tenía una herida muy grande en una de las patas delanteras. Mi nombre es Muly y soy de una raza extraña, no conocida por el ser humano. -¿Te podemos ayudar? - dijo Carlos. Sí ¿Cómo? Pues vereis, yo, es decir, los de mi raza solo podemos sobrevivir comiendo tréboles de 4 hojas. Estan debajo de aquel agujero, si no, nos van saliendo heridas como estas. Enseñó su herida y dio un pequeño grito. Pues, ¿si te curamos esa herida ya no darás más gritos? No. Entonces ¡a que esperamos! Mateo organizo al equipo. Anna, Viky curar a Muly. Vale – dijeron las dos niñas muy contentas. Las niñas curaron a Muly y los niños subieron a los 5 minutos con 20 tréboles. Gracias – dijo Muly ¿Puedo hacer algo por vosotros? ¿Podrías retroceder en el tiempo? Sí ¡¿En serio?! Y tan enserio. ¿Lo podrías hacer para nosotros? Sí ¿Cuánto tiempo quereís retroceder? Cuatro horas. Vale. De repente todo fue para atrás y se encontraron en casa. ¡Lo hemos conseguido! dijeron Anna, Viky, Mateo y Carlos. Mateo y Viky se fueron a su casa muy contentos y desde entonces todas las tardes iban a ver a Muly. Fin 7

[close]

p. 8

Categoría 3º y 4º de Primaria Segundo Premio Paula Gutíerrez Sanz 3º de Primaria Concurso Literario 2016 - 2017 ¿QUIÉN ES EL AMIGO DE ALICIA? Había una vez una niña llamada Alicia tenía el pelo castaño, los ojos de color marrón verdoso, era alta y muy graciosa. Su casa era muy grande y bonita. Un día por la tarde, su madre le pidió que si podía ir al bosque a recoger unos pocos frutos, ella le dijo que sí. Fue a ponerse las zapatillas de deporte y se fue cuando iba caminando, se encontró con su padre y le preguntó. -¿Qué haces por aquí? Y él le respondió: Nada, solo quería dar un paseo. Alicia quería que le acompañase su padre y se lo dijo. El padre la acompañó y cuando fueron a por la fruta ¡¡no había!!. Cuando volvieron a casa se lo dijeron a la madre y se quedó alucinada, no se lo creía entonces quiso ir a verlo, y cuando llegó no vío nada, empezó a agitar los árboles a escalarlos, pero nada, no había fruta. Alicia decidió que ella iba a descubrir lo que pasaba. Al día siguiente, desayunó super rápido, se puso las zapatillas de deporte y se fué al bosque. La verdad es que tenía un poco de miedo, porque pensaba que a lo mejor podía haber sido un hechizo de una bruja, o un monstruo. Alicia estaba pensando un montón de cosas, pero al final lo superó. Se fue acercando poquito a poquito al bosque. Buscó, se subió a los árboles, a algunos árboles lés dejó sin hojas peron nada, no había nada. Se quedó ahí sentada debajo de un árbol. Pasó un rato, ya estaba aburrida cuando empezó a vibrar el árbol. Se levantó de un salto ¡¡era alucinante!! Un mini alien de color morado con manchas negras. La verdad es que era muy bonito. Se fue corriendo a su casa a decirselo a sus padres, se quedaron alucinados. Su madre casi se desmaya, le daba mucho asco. Alicia escaló el árbol, asomó un poco la cabeza hasta ver al alien. Luego decidió asomar toda la cabeza, se quedó alucinada cuando vió al alien en su casita. Alicia, con un poquito de miedo le preguntó si podía quedarse allí. Él también con un poquito de miedo, le dijo que sí. Se lo dijo a sus padres, pero su madre no estaba de acuerdo. Le parecía que era un alien sucio, guarro y peludo, pero al final lo tuvo que aceptar. Alicia le preguntó al alien si le había cogido toda la fruta de los árboles. Él le dijo que sí. ¿Por qué? Preguntó Alicia. Él le dijo que es que todos los árboles estaban llenos de aliens como él, solo que de distinto color: amarillos, verdes, azules...Y como yo he organizado una fiesta tenía que preparar la comida. Ella, Alicia, se quedó alucinada y le preguntó si podía ir a visitarlos y luego ir a la fiesta. Él le dijo que sí pero él debería ir el primero porque les podía asustar. Pasado un rato, cuando ya había pasado por todos los árboles a visitarlos, se celebró la fiesta, se lo pasó genial, y cuando acabó se tuvo que despedir. Pero lo bueno es que les podía ver cuando quisiera. Al día siguiente Alicia le contó a sus padres lo que había hecho en la fiesta, le dijo a qué jugaron, qué comieron y de qué hablarón. Todos los días los padres de Alicia la dejaban ir a ver a los aliens. Para verlos, jugar y cantar. Fin 8

[close]

p. 9

Categoría 5º y 6º de Primaria Primer Premio Manuel Sánchez Balsera 5º de Primaria Concurso Literario 2016 - 2017 LA CUARTA CUERDA Jimmy tiene 12 años. Vive en Patagonia, en el sur de Argentina. Su familia es muy pobre y su padre murió hace dos años. Vive con su su hermano mayor, Will. Un día, su madre se puso muy enferma y tuvo que ir en busca de medicinas con Will a la ciudad más cercana, Ushuaia. Llevaban 5 horas andando y ya estaban exhautos. Empezaron a ver borroso y cayeron al suelo agotados. Una familia de armadillos andaba por allí. El padre pensó que estaban muertos e intentó llevárselos a su madriguera para comérselos. Como no podía con los dos, decidió llevarse solamente a Jimmy. -¿Dónde estoy? ¿Qué es este sitio tan oscuro? -¡Está vivo!- gritaron los armadillos al unísono. -¿Quién ha hablado? -Nosotros. -¿Quiénes sois? -Yo soy Gremm; ella es mi mujer, Lan y el es Jeff, mi hijo. Somos armadillos. ¿Y tú? -Yo soy Jimmy, soy un humano. Jeff le enseñó a Jimmy la madriguera. -Y aquí están las cosas que no sirven para nada -¿Eso qué es, Jeff? -¡No te acerques! Es un animal muy raro y cuando lo tocas hace sonar un sonido muy extraño. Jimmy se acercó al animal y lo cogió. Entonces hizo pasar la mano por el animal y sonó aquel sonido. A Jimmy le encantó el sonido. Repitió el gesto una y otra vez y se dio cuenta de que, depende de como pasara la mano por el animal, el sonido era diferente. Entonces, lo hizo sonar de una manera tan horrible, que las paredes de la madriguera temblaron. Sin embargo, a él le encantó y entonces fue cuando pasó algo que nunca se supo si fue un sueño. Jimmy, ve a su padre y le dice "Papá, estás aquí", y su padre se va, y Jimmy le persigue, y entonces se encuentra con su hermano, que le sigue y le dice "Sigue, sigue corriendo. Persigue tus sueños, corre, vuela, no mires para atrás, haz sonar tu guitarra una vez más...". Entonces Jimmy mira para atrás, su hermano ya no está. Se vuelve, mira hacia delante, su padre tampoco está. A su alrededor solo ve vastas extensiones con praderas, y a lo lejos el horizonte. Jimmy toca su guitarra, la hace sonar. No pasa nada. Nada sucede. Entonces empieza a correr. Corre, vuela, persigue el horizonte. Sigue corriendo. Dos semanas después muere su madre. Ahora sí que está solo. Entonces deja de correr. Se mira. Mira a su alrededor. Ve el horizonte, se vuelve a mirar y dice: -Aquí estoy yo. Cae al suelo agotado, sin esperanza. Cuando despierta mira la guitarra. La ve y toca aquel particular sonido que hizo aparecer a su padre. Esta vez aparece en la ciudad. Jimmy empieza a tocar. Ve que ahora su guitarra solo tiene tres cuerdas, no cuatro. Ve que la cuarta desapareció al perder la esperanza. Entonces recuerda las palabras de su hermano: "Persigue tus sueños, corre, vuela, no mires para atrás, haz sonar tu guitarra una vez más...". Entonces Jimmy agarra la guitarra, aprieta los dedos, los aprieta bien fuerte y... la guitarra no suena, ya no está. Jimmy recupera esperanza, busca la guitarra, pero no la encuentra. Entonces, piensa en aquel sonido especial. Aprieta fuerte los dedos y movió la muñeca como si tocara la guitarra. Eso fue lo único que hizo sonar la cuarta cuerda de la guitarra. FIN 9

[close]

p. 10

Concurso Literario 2016 - 2017 Categoría 5º y 6º de Primaria Segundo Premio: Irene L’hotellerie-Fallois Juarros 5º de Primaria LA MELODíA DE LA NATURALEZA Esta historia comienza en un tiempo muy |ejano...Por aquel entonces el mundo fantástico estaba dividido en cuatro reinos: el Reino lnvernal, que estaba en las nubes que, por cierto, eran tus amigas; el Reino del Verano, que estaba bajo el agua y en unas islas tropicales y el océano era tu amigo; el Reino Otoñal, donde el viento era tu amigo y se podía volar; el Reino Primaveral, en donde había fauna y flora en abundancia y Ia naturaleza era tu amiga. Aquel día las cuatro ninfas (Ártica, Marina, Flora, Semira) iban a hablar con su madre, la diosa Luzma. Para ello tenían que reunir las cuatro perlas de la naturaleza que custodiaban ellas mismas. Pero... ¿Por qué? Os estaréis preguntando...Pues porque habían recibido un mensaje de socorro de parte de su madre diciendo que se encontraba débil. Como habían acordado, se encontraron en Ia crisálida de la creación (que era como una flor gigante de mil colores). AI llegar se sorprendieron mucho,pues ya no era tan colorida y se estaba marchitando. Decidieron entrar ya, puesto que no había tiempo que perder. Cuando entraron, se llevaron una gran sorpresa, pues su madre, que normalmente estaba llena de colores, y las esperaba leyendo o algo por el estilo, se encontraba tumbada casi inconsciente, y muy pálida. - ¡Mamá! -Grítaron todas al unísono, y corrieron a socorrerla.» ¿Estás bien? — Sí- contestó, con una voz muy débi.— Pero tenéis que escucharme. El motivo de que yo esté así es que en nuestro mundo mucha gente ya no escucha la melodía de Ia naturaleza que da vida y me da fuerzas, que mantiene el equilibrio en nuestro mundo. Necesito que mostréis Ia belleza de esa melodía a vuestros pueblos. Hay algo más: esta crisálída en la que yo resido no se marchita nunca a menos que alguien la ataque desde sus raíces. Vuestra misión es ésta: descubrir quién está haciendo esto a nuestro mundo y que lo traigaís delante de mí para que entienda el daño que está causando. - ¡Lo haremos, madrel- exclamó Ártica. - Por ti y por nuestro reino- continuó Flora. - ¿Por dónde empezamos?- preguntó Marina. - Lo primero es lo primero - dijo Semira. - Tenemos que ayudar a nuestra madre. 10

[close]

p. 11

Categoría 5º y 6º de Primaria Segundo Premio: Irene L’hotellerie-Fallois Juarros 5º de Primaria Concurso Literario 2016 - 2017 - Volved a vuestros reinos y enseñadles a todos la belleza de nuestro mundo.— dijo Luzma, esperanzada. Así, cada una volvió a su reino y reunió a todos sus habitantes para mostrarles Ia belleza que les rodeaba, cerrar los ojos y escuchar el trinar de los pájaros, el viento en las hojas de los árboles...,en fin, la melodía de la naturaleza. Pero pronto las ninfas se dieron cuenta de que en todos los reinos algunos habitantes no habían acudido a su llamada. Así que regresaron a la crisálída de la creación y se pusieron de acuerdo en que había que llegar a las raíces para detener a los culpables. - ¿Y cómo llegamos a ellas?- preguntó Semira. Así pues, bajaron y recorrieron los túneles en dirección a Ias raíces de la crisálida. Cuando Ilegaron, pudieron distinguir en la penumbra a dos mujeres, dos hombres y cuatro niños. En el fondo había una anciana con aspecto de estar enferma. Mientras que los adultos cortaban Ias raíces de la crisálida los niños cuidaban de la anciana y preparaban una infusión. Pronto se dieron cuenta de la situación y decidieron asumir Ias consecuencias y seguir a las ninfas. Una vez arriba, en la crisalída... -¿Por qué estabais cortando Ias raíces de la crisálida?—Pregunto Luzma, que ya se encontraba mucho mejor. —Por qué la abuela está muy enferma y escuchamos que la cura más eficaz es una infusión con las raíces de la crisálida. —Pero yo Ia habría hecho sentir mucho mejor simplemente con tocarla.-Respondió Luzma. Cuando la familia se hubo ido, a las ninfas aún les quedaban dos dudas... —Madre, -dijo Marina -¿Por qué la gente había olvidado la melodía de la naturaleza? —Porque habían oído hablar de otros mundos donde la gente tiene todo tipo de lujos a costa de acabar con la naturaleza y ellos también querían más a pesar de que ya viven muy bien. 11

[close]

p. 12

Concurso Literario 2016 - 2017 Categoría 5º y 6º de Primaria Segundo Premio: Irene L’hotellerie-Fallois 5º de Primaria —Madre, yo también tengo una duda,—dijo Semira - ¿Por qué Ia crisálida aun no estáé restaurada? -Para restaurarla hay que realizar un ritual mágico con las cinco perlas de la naturaleza. Cada una de nosotras custodia una. El ritual debe realizarse al son de la melodía de Ia naturaleza para la completa restauración de la crisálida. Y asi realizaron el ritual. Primero una luz Ias envolvió a todas, luego Ias perlas se elevaron en el aire, después Ias perlas empezaron a girar en torno a la más grande (la de Luzma) y por último, hubo un fuerte resplandor dorado y el sonido de un tintineo. Cuando abrieron los ojos, Ia crisálida estaba mejor que nunca. Desde ese momenta reinó Ia paz en los cuatro reinos y nunca nadie volvió a olvidar la melodia de la naturaleza. Fin. 12

[close]

p. 13

Categoría 1º y 2º de Secundaria Primer Premio Miguel García Duat 2º de Secundaria Concurso Literario 2016 - 2017 SALVANDO EL AMAZONAS Era primavera, aquella tarde hacía un sol radiante y Marta estaba volviendo del trabajo. Trabajaba en un jardín cuidando plantas, estaba cansada así que al llegar a casa fue directamente al sofá, sin darse cuenta de que algo la observaba desde los árboles. Marta vivía a las afueras, en una casa de madera al lado del bosque amazonas. Cuando se quedó dormida en el sofá, el amazonas empezó a expandirse, crecía a una velocidad descomunal, del suelo salían pequeños brotes que al rato se habían convertido en formidables pinos, robustos robles y encinas descomunales que rodeaban la casa de Marta, la cual se había despertado sobresaltada ante aquel enorme estruendo, corrió a la ventana y observó con una expresión de terror que el bosque se aproximaba a una velocidad altísima, apagó la tele ignorando la noticia que daban sobre un doble homicidio de unos leñadores en el amazonas. Salió corriendo por la puerta y se vió rodeada por un frondoso bosque y se acercó y empezó a buscar algo que pudiese darle respuestas. Al final halló algo que la miraba desde la maleza y que desapareció al instante, se adentró en el bosque en busca de aquel ser pero él la encontró antes. Una mujer de color verde con marcas por todo el cuerpo de un tono más oscuro y el pelo del mismo tono se irguió delante suyo y empezó a mirarla con cierto asco, empezó a caminar y Marta la siguió sin pensarlo dos veces. Al rato el ser se detuvo en un árbol ancho con un agujero, hizo un gesto para que Marta entrara, ella titubeó un poco pero al final cedió. Marta alucinó con aquella casa dentro del árbol, aunque no era gran cosa, solo había una cama hecha con hojas y ramitas y un gran tronco resplandeciente con un color verde fantasmal, pero lo que más le gustó fue la decoración con plantas que había por todas partes. El ser con apariencia de mujer la guió a la mesa, en la que había un mapa en relieve del bosque de un color verde fantasmal. La criatura tocó una parte del mapa y automáticamente ambas aparecieron ahí. Una grúa enorme iba hacia ella, trató de correr, pero no pudo moverse, y la grúa la atravesó como si fuera un fantasma, de repente despertó en la habitación del árbol otra vez con el ser verde. -¿Qué ha sido eso?- preguntó Marta -Estabas viendo a través de los ojos de un árbol- respondió la criatura Marta estaba sorprendida y decepcionada a la vez, pero la criatura no borró de su rostro la expresión de asco que tenía ya desde hace un rato. 13

[close]

p. 14

Concurso Literario 2016 - 2017 Categoría 1º y 2º de Secundaria Primer Premio Miguel García Duat 2º de Secundaria -¿tienes nombre?-Preguntó Marta para romper el hielo - Los nombres no son un dato importante de los seres vivos, pero puedes llamarme Luna- respondió -Tú puedes llamarme Marta-está bien Marta, necesito que me ayudes- Dijo tendiéndole una hoja con palabras escritas -Encuentra esto para salvar el bosqueMarta se preguntó por qué no podría ir Luna pero pensó que ella tendría otras cosas más importantes que hacer. Marta aún extrañada por lo que acababa de pasar fue al bosque a buscar los ingredientes pensando en cómo iba a encontrarlos porque Marta conocía muchas plantas, pero justo esa que estaba escrita no, no había oído hablar de ella en la vida. En la hoja escrita ponía que debía encontrar una flor de estrella, las cuales no se podían arrancar si no era absolutamente necesario. Justo debajo ponía una advertencia, Marta debía tener cuidado con unos lagartos los cuales defienden esa flor hasta la muerte, cuando uno de esos lagartos halla la flor nunca pierde de vista su tesoro. Al cabo de un rato de haber caminado Marta halló uno de esos lagartos se lo imaginaba mucho más grande, pues no era más grande que una lagartija, así que decidió seguirlo a ver si así encontraba la flor. Al poco tiempo de haberlo seguido en lagarto se metió debajo de una roca y segundos después salió un lagarto enorme detrás de la roca y cogió a Marta con la cola. El Lagarto dio unos pasos más y detrás de un arbusto Marta vio la flor que buscaba -¿Intentabasssss sseguirme?- -no, yo solo buscaba una flor…-Lo sssabía, ¡veníasss a por mi flor!-¡Pero tengo que cogerla para salvar el bosque ante la amenaza humana!-¿porque iba una humana a sssalvarnosss de los humanossss?antes de que el lagarto acabase la frase, la flor se despegó del suelo y voló hasta la mano de Marta, el lagarto anonadado dejó a Marta en el suelo -tantoss añoss intentando arrancarla y vienesss tu y lo hacesss ¡sin tan solo intentarlo!- sollozó el lagarto que se volvía a hacer pequeño, aunque marta no pudo verlo muy bien porque ya se dirigía apresuradamente hacia la habitación del árbol. Luna le dijo a Marta que machacara la flor y lo vertiese sobre el mapa, Marta volvió a preguntarse porque no lo podía hacer luna y decidió preguntarle -¿hay algún motivo por el que tu no puedas hacer esto?- 14

[close]

p. 15

Categoría 1º y 2º de Secundaria Primer Premio Miguel García Duat 2º de Secundaria Concurso Literario 2016 - 2017 -sí- respondió desanimada -lo que ponía en la hoja que te dí no era del todo cierto, no es que no puedas arrancar la flor si no es absolutamente necesario, es que esa flor crea un campo protector el cual no puede ser atravesado por nadie que haya matado, y yo hace dos dias me vi obligada a matar a dos leñadores que se adentraron en el bosque para talar árboles, por eso te necesitaba y te sigo necesitando para crear un campo que no puedan atravesar esas grúasMarta no se lo pensó dos veces, empezó a machacar la flor, que al rato se había convertido en un polvo azul, Luna le indicó con un gesto que vertiese el polvo en la zona del mapa. Marta fue a coger un puñadito del polvo pero no pudo, era como si se hubiese creado una capa de cristal super resistente encima de el polvo -ya no puedes tocarla, acabas de matar un ser vivo- dijo Luna Marta entristecida volcó el bol sobre el mapa, y al instante vio cómo se formaba una muro azul fantasmal en aquel límite del bosque -bueno Marta, muchas gracias ahora debo partir en busca de más personas como tu, para proteger todos los límites del bosque- FIN 15

[close]

Comments

no comments yet