Periódico Soldados - #235

 

Embed or link this publication

Description

Héroes de Argentina 35 años después

Popular Pages


p. 1

www.ejercito.mil.ar • Año XXII • Número 235 • Abril de 2017 • • Precio en todo el país $ 30.00 • Publicación mensual • • Tirada de esta edición 50.000 ejemplares • 1982 - 2017 35Héroes de Argentina años después • ESTE ES TU EJÉRCITO •

[close]

p. 2

2 TERCERA EDICIÓN 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES PENSAMIENTO INSTITUCIONAL El Ejército Argentino a 35 años de la Gesta de Malvinas E ste año se conmemora el 35° aniversario de la Gesta de Malvinas. La causa nacional que une a todos los argentinos bajo un único axioma “Las Malvinas son argentinas”. Como integrantes de éste, nuestro Ejército, tenemos dos tareas esenciales cuales son mandar y educar a los nuestros, Malvinas es el mejor modelo en la vida institucional moderna, para operacionalizar estos conceptos con espíritu crítico para mejorarlos. El tiempo nos permite gradualmente una valoración más elevada de la dimensión de hazaña de los que combatieron en las islas en condiciones muy desfavorables. Esa actitud de entrega es la más alta expresión de virtud ciudadana, así reconocida universalmente desde tiempos históricos para los veteranos de guerra, porque contribuye a inspirar ese espíritu de sacrificio y solidaridad que conforma el sustento más valioso de las naciones. En ese sentido, nuestros veteranos constituyen un capital social de inestimable valor para afirmar nuestros sentimientos de comunidad, cimenta- dos sobre el ejemplo heroico de aquellos que estuvieron dispuestos a los máximos sacrificios. Es injusto, para propios y extraños, no otorgar a nuestros veteranos el título de héroes, son nuestros, son hijos de esta tierra y no son de ningún modo anónimos. Socialmente Malvinas atravesó distintas etapas, la primera, la inicial de alegría y júbilo en la recuperación, que se convirtió inmediatamente en frustración y recriminaciones en la derrota. La respuesta al dolor fue silencio y negación, pero paulatinamente la Gesta de Malvinas fue emergiendo en el imaginario colectivo como uno de los hechos históricos que más exalta nuestra identidad nacional. Hoy los veteranos son la expresión más auténtica de la nobleza y grandeza del amor a la Patria, por ello un reconocimiento sincero surge cada vez con mayor fuerza del corazón de los argentinos y cala hondo en la conciencia colectiva. Cada guerra, ganada o perdida, cobra un precio de muerte, deja secuelas dolorosas y plantea situacio- nes difíciles que afectan a muchas personas para siempre. Sin embargo, se aprende de ellas porque templan, endurecen y hacen crecer en el sentido amplio de estas palabras. El Ejército Argentino ha asimilado lo aprendido, y sin perder de vista esas lecciones, se adiestra y se alista día a día, en las guarniciones a lo largo del país, para defender los intereses vitales de la Nación. Es oportuno tambien señalar que la historia guarda el mejor lugar de honor para aquellos que quedaron en nuestras tierras usurpadas, como así también para los que volvieron habiendo dejado su testimonio de grandeza. Tomemos el compromiso cierto de no olvidar y fundamentalmente honrar a nuestros veteranos, en nosotros descansa la tarea de reconocer su entrega y pasión por la libertad de nuestras Islas Malvinas. Recordar a estos héroes sin distición de jerarquías, con el englobador título de soldados de la Patria es coadyugar a la unión de todo el pueblo de la Nación. Las causas justas y compartidas unen y moldan sociedades Staff Año XXII • Nº 235 • Abril de 2017 FUNDADO EL 1º DE NOVIEMBRE DE 1995 APARICIÓN MENSUAL DISTRIBUCIÓN EN TODO EL PAÍS Registro de la Propiedad Intelectual Nº 700.598 Editado por la Fundación SOLDADOS Av Santa Fe 4815 1º Piso CP 1425 - CABA - Argentina ACTIVIDADES OPERACIONALES DE MONTAÑA Las los Elemento de las brigadas de montaña VI y VIII realizaron diversas actividades durante la temporada estival Páginas 6 a 8 LOS FUTUROS CUADROS DEL EJËRCITO SE ADIESTRAN EN EL TERRENO Los cadetes del Colegio Militar de la Nación y los aspirantes de la Escuela de Suboficiales del Ejército “Sargento Cabral” realizaron numerosos cursos y cursillos de especialización Páginas 9 a 11 PROYECTO DE SISTEMA DE PUNTERÍA DE TIRO NOCTURNO PARA MORTEROS El Batallón de Arsenales 604 se encuentra realizando una serie de modificaciones a los morteros que facilitarán el tiro con escasa visibilidad Página 12 EL EJËRCITO EN VOLCÁN El Ejército Argentino se hizo presente en la localidad jujeña a fin de paliar la crisi sufrida por el alud de barro - Páginas 14 y 15 CEREMONIAS DE ASCENSOS DE CORONOLES Y GENERALES En sendas ceremonias fueron ascendidos los nuevos oficiales superiores y generales de la Fuerza Páginas 16 y 17 EL CRUCE POR LA LIBERTAD Entrevistamos al General de Brigada (R) Rafael Barni, director del Instituto Argentino de Historia Militar, quien nos habló del nuevo libro lanzado por la Fuerza con motivo de los 200 años del Cruce de Los Andes Página 22 EL EJÉRCITO EN LA FERIA DEL LIBRO Nuevo stand, nuevos libros, más presentaciones. Todo lo que hay que saber de la 43º Feria Internacional del Libro en Buenos Aires Página 27 SUPLEMENTO ESPECIAL MALVINAS 35 AÑOS Secretaría General del Ejército Grl Br Martín Deimundo Director General Cnl Juan Pablo Alsina Director Ejecutivo y Editor Responsable My Maximiliano Ferrutti Jefe de Redacción Lic Daniel Alejandro Tello Secretario de Redacción Lic Ricardo Carrizo Suárez Redacción Pablo Senarega • Lic Teresita Fernán- dez • Matías Alfonzo • Lic Francisco Reyes • Rosario Quijano • Fátima Marcone • Tamara Itoiz • Paula Moreton Corrección Lic Marcia Giberti Diseño Gráfico DG Martín Díaz Cortez DG Florencia Mc Loughlin ISSN 0329-4358 Azopardo 250 2º Piso (1328) C.A.B.A. Teléfonos / Fax: 4346 - 6227 y 4346 - 6100 Internos 2584 y 1268 revistasoldados@gmail.com Publicidad, Ventas, Circulación y Suscripciones fundacionsoldados@gmail.com Teléfonos 4346 - 6100 Internos 1099, y 2874 Distribución a los suscriptores Transfarmaco S.A. Distribución DISA: Pte. Luis Sáenz Peña 1836 C.A.B.A. Tel: (011) 4305 - 0114 DISTRIRED S.R.L.: Av. Belgrano 634 4to.I C.A.B.A. Tel: (011) 4302 - 0022 Los artículos firmados no representan necesariamente la opinión de esta publicación

[close]

p. 3

TERCERA EDICIÓN - 2017 3 MALVINAS 35 AÑOS Reconocimiento eterno a los veteranos de Malvinas A 35 años del Conflicto del Atlántico Sur, SOLDADOS le rinde homenaje a los héroes, particularmente a aquellos que desde las islas nos recuerdan que las Malvinas son un derecho irrenunciable para los argentinos. Como parte del homenaje recogimos los testimonios del General de Brigada VGM Alberto Corvalán, del General de Brigada (R) VGM Roberto Reyes y del ex soldado conscripto Esteban Tríes, quienes nos relataron sus días en el archipiélago, sus sentimientos y deseos en relación a Malvinas. Sus testimonios, sumados a aquellos de todos los que regresaron al continente, son aportes importantísimos para la historia argentina y para la del Ejército. GENERAL DE BRIGADA VGM ALBERTO CORVALÁN P arece mentira que hayan pasado 35 años. Ciertamente, el tiempo pasa y va acomodando las ideas. Los años han ido acercando a los veteranos de Malvinas a la ciudadanía, los han ido respetando, los han ido reconociendo, entendiendo. Me parece que eso es muy justo. Está fuera de discusión el desempeño de nuestros soldados en la guerra. Siempre tenemos que respetar y recordar a nuestros muertos, tomarlos como ejemplo. Creo que todo ciudadano de bien merece respeto, pero ésas fueron circunstancias extremas y difíciles. La llamada del deber A mí me tocó vivir la situación de guerra apenas comencé mi segundo año de subteniente, tenía 22 años recién cumplidos. Mi primer destino fue el Grupo de Artillería 141, con asiento en José de la Quintana, en Córdoba, a 23 km de Altagracia. Desde allí fui movilizado con el Grupo de Artillería Aerotransportado 4. Estando en Malvinas, pasé a depender del Grupo de Artillería 3. Dentro del cual estuve con los cañones del Grupo de Artillería 101. Me entero que tenía que viajar a las islas el 22 de abril. Durante una reunión en el Casino de Oficiales, el jefe nos informa que había llegado la primera misión de combate para el Grupo y que por la mañana saldríamos para Malvinas. De la Unidad fuimos tres oficiales movilizados como observadores adelantados, ese era el rol de combate. Yo me sentía como si hubiese ganado la lotería. Mis padres vivían en Río Tercero, a 70 km de donde estaba destinado, así que me subí a un auto y fui a la casa de mis padres que estaban durmiendo. Cuando enciendo la luz del dormitorio, mi padre abrió los ojos y me dijo “ya sé te vas a Malvinas”. Estuvimos charlando como hasta las cuatro de la mañana. Luego volví a la Unidad, pero obviamente fue imposible dormir. Empecé a preparar las cosas. Cerca del mediodía salimos para Córdoba. La alegría que tenía era tan grande que cuando regresé de la guerra, mientras estaba internado en Bahía Blanca, mi madre se acercó, me agarró de la mano y me dijo: “Estabas tan contento cuando te fuiste que estaba segura que ibas a volver”. La alegría era espontánea y muy grande. Misión de combate A mediados de mayo llegan a las islas los cañones 155 mm. El alcance de nuestros cañones, desde tierra, no era suficiente para mantener a los barcos alejados. Veíamos como todos los días los barcos tiraban hacia las islas, y no había manera de reprimir el ataque sin la aviación. En algunas oportunidades, a la aviación le costaba operar por las condiciones climáticas, por lo que era bastante común ver los barcos tirar y no tener cómo responder. Era muy desgastante esa impotencia de no poder dar respuesta. Cuando los cañones llegaron, se los utilizó como defensa costera para mantener los barcos más alejados. Uno de los cañones estaba en Supper Hill, a nosotros nos daba de comer el Batallón de Infantería de Marina 5, entramos en posición al costado del camino. Éramos 10 soldados, un jefe de pieza, el cabo primero, y yo que me sumé a ese grupo. Estos cañones eran muy buscados porque les generaban problemas a los ingleses. Recuerdo que la noche en la que caigo herido tiraban con una precisión admirable. Fue un milagro haber sobrevivido por- que yo estaba fuera de los pozos. Teníamos un lugar que habíamos construido con las planchas de aluminio que se usan en las pistas de aterrizaje. Armamos con eso unas casillas para tener la ropa medianamente seca y para descansar los que estábamos con la pieza. Por la noche, sobre la base del cerro se había hecho un lugar para descanso de los soldados, así que de los diez soldados cuatro quedaban con la pieza y el resto descansaba. Llegó la misión de combate esa noche, yo estaba en la pieza, conmigo estaban el cabo primero, los 4 soldados, y el teniente primero con el teléfono de campaña recibiendo las voces de mando para el tiro desde el puesto comando. Al cargar los datos de tiro se interrumpe la comunicación de la radio que estaba manteniendo con el tenientete primero. Salgo corriendo en dirección a él para recibir el dato cuando cae la primera bomba. Nos agarró desprotegidos. No sé exactamente cuándo fue el momento en el que recibo la esquirla porque fue todo confuso. La noche, el barro, la oscuridad y las bombas que seguían cayendo. Me hirió la parte superior del talón, después se infectó y finalmente derivó en mi evacuación. Llegué al continente el 8 de junio. Las planchas de aluminio que estaban detrás de nosotros fueron atravesadas por esquirlas de 10 a 15 cm, así que uno se imagina que nos tendrían que haber partido en dos. Son experiencias muy fuertes, siendo tan temprana la vida, siendo tan joven. Ese agradecimiento uno lo intenta traducir todos los días con un compromiso muy fuerte en el trabajo, con la familia y con los amigos. Todas las experiencias intensas, ya sean buenas o malas, uno las tiene que traducir en hechos. Volver al continente Me internaron en el hospital de Bahía Blanca. Allí recibí muchísimo cariño por parte de la gente, fue impresionante tanto cariño de golpe después de la experiencia que acababa de vivir. Yo pensaba en la gente que había quedado allá, por otro lado me costó muchísimo normalizar el sueño, porque dormíamos de día y estábamos despiertos de noche. Luego me trasladaron al Hospital de Campo de Mayo, donde me atendieron de maravillas y de hecho le encontraron la solución a la infección. Lamentablemente, no me puedo acordar el apellido del capitán médico que me atendió en ese momento. Estas experiencias generan un quiebre. Uno aprende muchísimo. Siempre me siento en deuda, es tanto lo que recibí que me parece poco lo que di. En el `84 deciden mandar a institutos de formación a oficiales que habían estado en Malvinas. Fui destinado a la Escuela de Suboficiales del Ejército “Sargento Cabral”, compartí con muchos veteranos esa experiencia de transmitir a los aspirantes todo lo que teníamos para dar. Fue uno de mis mejores destinos, además porque en ese entonces conocí a mi actual esposa. Creo que la vida es así, cuando uno tiene la tranquilidad espiritual de haber hecho lo que a uno le tocó hacer, esa tranquilidad te prepara para el instante siguiente. Vivo agradecido y pendiente de aquello que puedo hacer por la institución, la familia y los amigos. Ser veterano de Malvinas hoy Este 2 de abril, mi hija que tiene 29 años me mandó un mensaje muy bonito, el título era “héroe” y terminaba diciendo que soy el papá héroe de cada día. Es una palabra muy fuerte y que de algún modo nos genera muchos compromisos. Cuando pienso en esa palabra inmediatamente se me representan los que murieron. Está bueno el reconocimiento a los que tuvimos la posibilidad de volver por lo que significa la participaron de tantos hombres y mujeres en la guerra. Yo creo que el héroe es aquel que murió, el que dio su vida. A ellos debemos recordar como héroes y a quienes debemos respetar cada día y ser cuidadosos con lo que decimos respecto a ellos. Debemos recordar a quienes tuvieron el deber de representarnos y arriesgar sus vidas por nosotros. Las Malvinas son nuestras y todo lo que se haga para recuperarlas vale. Tiene que hacerse con inteligencia y una estrategia bien definida, teniendo muy en claro el objetivo final. Quién no quiere recuperarlas ¿no?

[close]

p. 4

4 TERCERA EDICIÓN - 2017 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES GENERAL DE BRIGADA (R) VGM ROBERTO REYES Y o era subteniente en la compañía del Regimiento de Infantería 25 en Sarmiento, Chubut. Ahí compartía destino con un número importante de oficiales, en ese momento teníamos una compañía completa. A fines de marzo nos reúne el jefe del regimiento con la condición de no develar lo que se iba a decir en esa reunión y nos imparte la orden para la recuperación de las islas, de nuestras Malvinas. Así empezó el preparativo de toda la Unidad, de todo el regimiento, designando quienes iban a desembarcar en la fuerza de tarea anfibia, quienes iban por aire, conformando la Compañía C. Para mí es un orgullo haber sido parte de la Compañía C, integrada por el jefe de compañía, Teniente Primero Esteban, ahora Coronel Esteban, el Teniente Primero post mortem Néstor Estevez y el entonces Subteniente Gómez Centurión. En aquel momento mi sentimiento fue ¡Qué oportunidad! ¡Qué glorioso que es lo que me está pasando! Pensaba que realmente era un afortunado por estar en esa operación junto a la Infantería de Marina para recuperar nuestras Malvinas. Preparado para la guerra Los militares nos preparamos para la guerra, quien no lo ve así está mirando equivocadamente la profesión. La ventaja que tenemos con respecto a los soldados voluntarios y soldados de aquella época, es que nuestra formación en el Colegio apunta a que nos preparemos y nos adiestremos para hacer bien la guerra. Ser buenos profesionales. Nadie desea la guerra porque conoce sus miserias pero ése es nuestro trabajo. En cambio los soldados, no. Ellos llegan, los formamos, se adiestran, se entrenan y, la ley de la vida, se van y si están contratados se quedan como está sucediendo ahora. Pero les puedo asegurar que los famosos chicos de la guerra fueron soldados profesionales con dos meses de formación. Sinceramente, estoy muy orgulloso de ellos. Mi experiencia en Malvinas La compañía C integró la fuerza de desembarco. Mi sección estaba en el ARA Cabo San Antonio, es un buque de desembarco de vehículos anfibios oruga y a rueda. Mi sección, la sección denominada Gato, desembarcó el 2 de abril formando parte de la cabeza de vanguardia de la fuerza de desembarco. Las otras dos secciones de la Compañía C estaban en la Santísima Trinidad con otra misión: la de llegar a Darwin después de que se recuperara Puerto Argentino. Puedo afirmar que fue uno de los momentos más intensos que viví. Cuando salimos del buque, subimos a un vehículo anfibio oruga. Una vez que las orugas del vehículo tocaron la gradiente, la playa, es el traqueteo del vehículo, más que el pie en tierra, fue el tronar de los vehículos que estaban avanzando hacia Puerto Argentino. Esos primeros movimientos fueron inolvidables. Otro momento cúlmine fue el 21 de mayo cuando ingresa la fuerza de tarea anfibia inglesa en San Carlos, nosotros estábamos estableciendo esa emboscada o esas posi- ciones defensivas con la misión principal de dar la alerta al escalón superior y en cierta manera de demorarlos con las armas de apoyo que teníamos. Estábamos desprendidos del lugar de nuestro jefe con el resto del pelotón comando de la compañía y el resto de mi sección. A partir de ahí, del 21 de mayo comienza un repliegue inicial y después una evasión y escape para llegar a Puerto Argentino. El enemigo fue duro, nos hirieron ese día, tuvimos heridos, hombres que por las explociones de la artillería naval quedaron aturdidos y heridos y por ende prisioneros de guerra. Aquel día dio lugar a la peor jornada: la rendición. El 11 de junio, en una localidad habíamos logrado seguir caminando para llegar a Puerto Argentino. Éramos solo 7 soldados de los 20 que comenzamos esa misión y fuimos rodeados. La munición ya estaba agotada desde el 21 de mayo. Entonces determiné rendirnos porque habíamos perdido totalmente la capacidad para combatir, no estábamos en actitud para combatir. Famélicos, rotos, desgastados, no tenía sentido seguir. La relación numérica con quienes nos íbamos a enfrentar era superior. Fue una muy difícil decisión que tuve que tomar. Mis compañeros son mis hermanos de armas Muchas veces cuando uno busca los fundamentos por los cuales lucha, siempre dice: “la Patria, hay que defender a la Patria. Tenemos una misión”. De última, uno combate por la misión que tiene, porque la tiene clara y la tiene que cumplir y por esos camaradas, muere por ellos, da la vida y mata por ellos. No existe otra razón. Porque a lo largo de todo lo que va pasando en el conflicto se genera esa camaradería y esa hermandad. Se ve sufrir, lo ven sufrir a uno, lo ven controlar los miedos tanto los superiores como los subalternos. Se logra una camaradería tal que pasado el tiempo se habla de otra manera, hoy por hoy yo puedo hablar de mis compañeros como hermanos de armas, hermanos de la guerra por todo lo que compartimos, por todo lo que sufrimos, por todo lo que hicimos. Mensaje para los jóvenes militares Tenemos que ser nosotros el ejemplo. Hay que empezar a involucrarse, no hay que quejarse tanto. Corregir lo malo, pero empieza por nosotros y no por los jóvenes porque nosotros debemos generar las condiciones para que aquellos militares jóvenes exploten sus ganas de ser líderes, de mandar, de que se equvoquen en la paz y de que vean el ser soldado como una profesión digna, que realmente lo es. Mi mensaje para los militares jóvenes que se están formando es que aprovechen las oportunidades, que estudien y que la carrera no es llegar a general, no hay que confundirse. El militar no solo tiene que pretender llegar a general, a coronel, a teniente coronel; la carrera del cadete es ser un buen subteniente, ser el mejor oficial subalterno y de esa manera ir respondiendo. Para ello es necesario estudiar, hay que estar convencido que es lo mejor que nos puede pasar. Yo sé que hay muchas profesiones, pero ser militar, responder a la Patria como lo hacemos los militares, realmente, es hermoso. Creo que es un tema de vocación. Estoy orgulloso de ser militar EX SOLDADO CLASE 62 VGM ESTEBAN TRÍES M e fui de baja en noviembre, en la primera baja, como dragoneante. Empecé a estudiar para hacer el curso de ingreso de la UTN, para Ingeniería Electrónica. Estaba de novio, jugaba al futbol para divertirme. Esa era mi vida. Para el 2 de abril, yo estaba trabajando en una empresa de decoración de interiores, en Pueyrredón y Santa Fe, advertí que había movimiento de gente en la calle. Pasé por un local con televisores en la vidriera. Así fue que me enteré que se habían recuperado las Malvinas. La gente estaba feliz, tocaban bocina, salìan con banderitas a la calle. Empezamos a caminar y aparecí en Plaza de Mayo. Fue realmente fuerte, mucha euforia, alegría y festejo. Éramos todos. No importaba nada, todos nos abrazábamos. Suerte pibe Así comenzó mi historia. Ese jueves santo, cuando me despedí de mi familia, lo ví llorar a mi papá. Después relacioné todo. Él sabía quiénes eran los ingleses y cómo eran sus fuerzas ya que había perdido a su mamá en la Segunda Guerra Mundial. Y yo tan iluso le decía “no pasa nada papá”. Partí en tren desde la estación de Villa Ballester. En la mano llevaba un papelito que me habían enviado que decía “del lugar del país donde esté no tiene que pagar pasaje”, me agrandé. Cuando vino el guarda pidiendo boletos, le muestro el papel, lo lee, me mira a los ojos, me palmea en el hombro, y me dice “Suerte pibe”….”ay la pucha qué leyó este tipo que no vi”. En suelo argentino Hace poco empecé a hablar con mis compañeros para saber qué habían sentido ese 11 de abril cuan- do llegaron a las islas. Personalmente yo sentí lluvia, frío… Nos quedamos sentados al lado de la pista esperando que lleguen los aviones con el resto de los integrantes del Regimiento de Infantería 3. El único que nos empezó a arengar fue el Teniente Primero Víctor Hugo Rodríguez. Nos decía: “Soldados prepárense. Tenemos que concientizarnos”. Yo no entendí a qué se refería y pensé que estaba chapita. Habremos caminado fácil 10 km en dos días, con todos los pertrechos, armamentos, municiones. No había nada preestablecido de dónde nos íbamos a asentar. Aprendimos un montón de cosas, no tenía tiempo para el ocio. Por suerte, yo estaba tranquilo y murmuraba “éstos no vienen”. Dejé de estar tranquilo el 1 de mayo a las cuatro de la mañana, cuando los escuché volar por arriba de nuestras cabezas. Cayeron las bombas en el aeropuerto. No podíamos hacer nada. Ese día empezaron dos cosas muy difíciles de sobrellevar: la impotencia de no poder hacer nada y la incertidumbre de no saber qué va a ser lo siguiente. Fue la incertidumbre luego de la guerra, de la rendición, de volver al cuartel. La hermandad de la guerra Yo disfruté la guerra, cada instante. De la nieve, de buscar algo para comer, de caminar contra el viento, contra la nieve, disfrutar de ver los ataques de los aviones ingleses…en realidad era disfrutar que estábamos vivos. El Sargento Villegas, que para nosotros fue un líder extraordinario, a veces salía de todo lo reglamentario y nos autorizaba a carnear una oveja. Todo era nuevo para mí. Yo era un tipo de clase media, empecé la colimba y aparecí en la guerra. Destaco el compañe- rismo, la manera de complementarnos. Con el que no sabía leer ni escribir, nosotros les leíamos sus cartas y se las contestábamos. Hay que tener corazón, sentido común, amor, sentimiento. Eso rescato de la guerra, valores humanos. Cuando el Sargento Villegas nos preguntaba cómo nos sentíamos, si estábamos bajoneados nos levantaba el ánimo. A veces lo veíamos bajoneado a él y le preguntábamos qué le pasaba y nos contestaba “hoy recibí una carta con un dibujo de mi hija de tres años”. Entonces en ese momento surgía el espíritu de equipo. Eso siempre, en todos los órdenes de la vida, es extraordinario saber que podés contar con alguien en una situación tan especial. Recuerdo un momento que me marcó de por vida cuando estábamos volviendo. Fue el día que dejamos de combatir porque yo no hablo de rendición, hablo de dejar de combatir. Resulta que los ingleses nos hicieron ver cómo arriaban su bandera. Ese 14 de junio, ya habíamos regresado del combate y desconocíamos cuantos heridos y muertos teníamos. El furriel, el tipo con el listado, empezó a marcar, cuando vi que me marcó a mí. Vi la lista en la que figuraban 30 de los 180. Fue un momento terrible, esperar a que volvieran. Cuando llegaron nos empezamos a abrazar. Esa fracción de tiempo fue interminable. Después cuando caí prisionero me sentí desnudo de alma. Tuvimos 4 muertos y 27 heridos. La historia de un pueblo Puedo afirmar con el corazón que fue peor volver de la guerra que estar en ella. Cuando se está en un lugar con una misión a cumplir uno lo hace de la mejor manera posible. Cumpliste con vos, con tu compa- Desde 2002 participa en el programa “Sólo Héroes” de FM Soldados y hoy conduce el progrma “Malvinas, su historia”. También expone sus vivencias en numerosas charlas y debates en escuelas de la ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires. Actualmente integra el equipo del Programa de Salud para ex combatientes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, trabajando para la prevención y el acompañamiento del veterano de Guerra y su grupo familiar. Es uno de los protagonistas de “14 de junio: lo que nunca se perdió”, documental de cine y emitido en TV, donde se rescatan el valor y la amistad de una sección de combates en Malvinas. ñero, con tu jefe inmediato. Esperás el reconocimiento, las gracias. 35 años esperamos para que nos digan gracias. Yo tardé 20 años en hablar, ni con mis hijos, ni con mis padres, ni con mis amigos hablé de la guerra. Me alejé de todo lo que era Malvinas. Creo que ni la sociedad ni el Estado estaban preparados para recibirnos. Mi papá y mi mamá estaban esperando que yo contara algo de mi experiencia. Veinte años estuve sin hablar hasta que una persona me dijo: “Esta no es más tu historia, es la historia de un pueblo que tiene que saber qué pasó en Malvinas”. Lloré mucho y de a poco empecé a hablar. A tal punto que empecé a contar mi historia en las escuelas donde los chicos me hacían preguntas, querían saber. De esta manera fui haciendo catarsis, me comuniqué con otros veteranos, con los civiles, con mis compañeros. Todos tenemos el orgullo, el honor, la pasión, el sentir del deber cumplido y eso le hace muy bien al veterano. Es una pasión popular, una gesta nacional. Después de tanta lucha: "Hoy Malvinas se respira con honor, con mucho respeto y un gran compromiso"

[close]

p. 5

TERCERA EDICIÓN - 2017 5

[close]

p. 6

6 TERCERA EDICIÓN - 2017 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES BRIGADAS DE MONTAÑA VI y VIII Actividades operacionales Durante el período estival las Unidades del Ejército realizan actividades operacionales en uno de los ambientes geográficos más adversos: la montaña. Entre los distintos cursos y ascensiones realizadas, se destaca la cumbre en el Aconcagua efectuada en consonancia con los 200 años del Cruce de los Andes por los efectivos de la Compañía de Cazadores de Montaña 8. Curso de montaña estival La Escuela Militar de Montaña, ubicada en San Carlos de Bariloche, Río Negro, dictó el curso de montaña estival. La capacitación está destinada al personal de cuadros de las distintas Unidades de montaña y de las Fuerzas de Operaciones Especiales de nuestro Ejército más invitados de la Armada Argentina. Durante dos meses, los cursantes reciben instrucción sobre técnica de escalada en roca y hielo; vida, movimiento y supervivencia en montaña y combate en montaña; entre otras materias. En el terreno, los cursantes efectúan trabajos de cordada, escalando diversas rutas en las palestras “Virgen de las Nieves”, ”Piedras Blancas” y en el Cerro López. Compañía de Cazadores de Montaña 6 La Subunidad de tropas de operaciones especiales de la Brigada de Montaña VI ejecutó un ejercicio de rescate y de instrucción en la montaña semiboscosa de la provincia de Neuquén. Su principal finalidad fue la de poner en práctica los conocimientos, habilidades y destrezas básicas necesarias para rescatar a víctimas que sufrieron accidentes en la montaña. Dicha actividad tuvo la participación del personal de la patrulla de rescate de la Subunidad que está compuesta casi en su totalidad por instructores de andinismo, los cuales aplicaron diferentes técnicas para la recuperación de heridos. Todo el trabajo se inició con la orden de alistamiento y luego se planteó una situación en la cual se debía operar, para finalizar con la crítica de lo realizado. En continuidad con dicho entrenamiento, la Compañía de Cazadores de Montaña 6 utilizó botes neumáticos Zodiac para adiestrarse en navegación lacustre, en el lago Aluminé. Los efectivos se instruyeron en natación y flotación, en el manejo de kayaks, de navegación en botes y de reconocimientos costeros. De esta manera, sus integrantes pudieron ampliar conocimientos y habilidades técnicas para el transporte en los lagos de altura. Asimismo, la Compañía alcanzó las cumbres de los volcanes Tromen y Copahue. Los andinistas partieron de la Guarnición Militar Primeros Pinos a las 6 de la mañana, y se dirigieron a la base del volcán con una marcha motorizada. El total de 20 suboficiales y soldados cazadores coronaron el volcán Copahue, de 2.953 msnm. La otra cordada, de cuatro cazadores realizó el ascenso del volcán Tromen, de 4.117 msnm. Batallón de Ingenieros de Montaña 8 Los integrantes del Batallón de Ingenieros de Montaña 8 llevaron a

[close]

p. 7

TERCERA EDICIÓN - 2017 7 de montaña cabo actividades estivales en la montaña mendocina. En el marco de las actividades operacionales programadas, una patrulla de la Unidad realizó la apertura del refugio “Real de la Cruz”. En primer lugar, efectuaron la aproximación por la Quebrada Manantiales pasando por el Manzano Histórico hasta llegar al refugio “Scarabelli”, ubicado a 3.200 msnm. Luego, montados en mula, marcharon siete horas atravesando el portillo argentino. Finalmente, llegaron al refugio “Real de la Cruz” ubicado a 2.890 m. Cabe destacar que el comandante de la Brigada de Montaña VIII, General de Brigada Gerardo Claudio Ferrara y el jefe del Batallón de Ingenieros de Montaña 8, Teniente Coronel Cristian Carlos Mirabelli, participaron de la jornada acompañando los movimientos de la patrulla de combate. Regimiento de Infantería de Montaña 26 Durante el periodo estival, 20 efectivos del Regimiento de Infantería de Montaña 26 conquistaron la cima del volcán Lanín, a 3.774 msnm tras varias horas, y gracias al apoyo del personal del refugio RIM 26. También la Unidad realizó un reconocimiento de distintos pasos cordilleranos de la provincia de Neuquén. La actividad se llevó a cabo en vehículo y a pie, en el sector de los pasos Rulil 1 y 2. Los efectivos partieron desde el sector de Quillén, donde debieron atravesar densos cañaverales y frondosa vegetación para reconstruir la senda. Regimiento de Infantería de Montaña 10 Los integrantes del Regimiento de Infantería de Montaña 10, con SIGUE EN LA PÁGINA 8 Equipamiento de las patrullas de rescate de montaña E l Comando de la División de Ejército 2, con el asesoramiento del Departamento de Tropas de Montaña, adquirió material técnico marca Ansilta por medio de la Comisión de las Tropas de Montaña “Virgen de las Nieves”. El nuevo material tiene como objetivo equipar a las patrullas de rescate de la Brigada de Montaña V, Brigada de Montaña VI y Brigada de Montaña VIII, para modernizar a las mencionadas fracciones y hacer frente a las actividades de adiestramiento técnico de montaña 2017. El nuevo equipamiento fue entregado en la ciudad de San Juan por la empresa Ansilta, que cuenta con tecnología de punta a nivel mundial y cuyos productos son utilizados por otros ejércitos. Dentro del material se destaca: indumentaria individual refractaria (para una fácil identificación ante condiciones meteorológicas adversas), cascos de protección, espejos de señales, cuerdas, mantas de supervivencia, calentadores y GPS

[close]

p. 8

8 TERCERA EDICIÓN - 2017 BRIGADAS DE MONTAÑA VI y VIII asiento en Covunco Centro efectuaron reconocimientos en la provincia de Neuquén y ascendieron el volcán Tromen, de más de 4.000 msnm. Cabe destacar que, durante varias jornadas, las rigurosas condiciones climáticas pusieron a prueba las capacidades de los efectivos, así como su espíritu de camaradería. Para complementar y mejorar el entrenamiento de combate, este regimiento efectuó un curso para perfeccionar las destrezas de su personal. El curso se realizó en proximidades del refugio militar “Pino Hachado” y fue destinado a soldados voluntarios. Los cursantes pertenecían al propio regimiento, a la Compañía de Cazadores de Montaña 8, al Grupo de Artillería 16 y a la Base de Apoyo Logístico Neuquén. Luego de catorce días de arduo entrenamiento en la montaña, 44 soldados obtuvieron la aptitud de Escalador Militar Básico 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES La Compañía de Cazadores de Montaña 8 en la cumbre del cerro Aconcagua en el bicentenario de la Batalla de Chacabuco E n conmemoración a los 200 años del Cruce de los Andes y en homenaje a la Batalla de Chacabuco, 14 cazadores de la Compañía de Cazadores de Montaña 8 gritaron “¡Cumbre!”, en el Coloso de América. A lo largo de seis meses, la Subunidad de Tropas de Operaciones Especiales, en el ámbito de la Brigada de Montaña VIII, planeó, organizó y coordinó la operación. Luego de una aclimatación que duró una semana en el Campamento de Plaza de Mulas (4.300 msnm) donde se ejecutaron instrucciones, ascensiones y la correspondiente adaptación al equipo y materiales, se ocupó el campamento de Nido de Cóndores (5.300 msnm). El concepto de la operación inicial debió ser modificado para atacar la cumbre directamente desde el campamento, debido a que solo iba a haber unas horas de buen tiempo el 12 de febrero. La misión de la Subunidad era intentar, de ser posible, alcanzar la cumbre del cerro Aconcagua el mismo día del Bicentenario de la Batalla de Chacabuco, es decir, el domingo 12 de febrero” y hacia ese objetivo estaban dirigidos todos los esfuerzos, pero en definitiva sería la montaña la que decidiera. El personal que marchó a la cumbre, luego de un estricto control y chequeo por parte de los médicos del Hospital Militar Mendoza, se definió en un total de 14 hombres divididos en una patrulla de ataque de 8 hombres y una patrulla de rescate de 6 hombres. El clima de la noche anterior se presentó con una suave brisa en el ascenso y con una temperatura de -15º C, además presentaba luna llena, la que facilitó la aproximación al objetivo. Se logró la tan anhelada cumbre a las 10 de la mañana del 12 de febrero, con todo el personal que había comenzado la ascensión. Los apoyos previos y durante la operación estuvieron materializados mediante la Compañía de Comunicaciones de Montaña 8 a través del Cabo Skamelska y del Sargento Ayudante Mathiot, asegurando los enlaces y el invalorable apoyo aéreo del LAMA AE - 390, de la Seción de Aviación de Ejército de Montaña 8, con sus pilotos Subteniente Canzonieri, Capitán Monje Bottino, Teniente Coronel Juarez y Coronel Azagra, tanto para el transporte de material como para el apoyo sanitario. Una vez en la cumbre, el jefe de la expedición llamó vía teléfono satelital al Comandante de la Brigada de Montaña VIII que se encontraba en la Cuesta de Chacabuco en la República de Chile, en la formación de cierre del Cruce de Los Andes, para informar del éxito de la misión. Lista del personal que alcanzó la cumbre: Tcnl Cecchini: jefe de expedición Patrulla de ataque Subof Pr Zap Estrada: jefe de patrulla/ Guía Cap Enriz Tte Ponso Cbo Painetru SV Padilla SV Andrada Cbo Baq Pani Patrulla de rescate Sarg 1ro Ortubia: jefe de patrulla/Guía Sarg Bustos Sarg Sekeres Cbo 1ro Flores Cbo Baq Leal Cbo Baq Funes Finalmente, cabe destacar que la Compañía de Cazadores de Montaña 8 ejecutó esta misión con autosuficiencia táctica y logística, solo con su personal y medios. El Ejército agradece el vital aporte del meteorólogo Pedro Mazza y de Miguel Doura, que con sus invalorables predicciones sobre el clima y el comportamiento del cerro Aconcagua guiaron a los efectivos a la cumbre y a su conquista segura. Destacamos el apoyo de la patrulla de rescate de la Policía de Mendoza que estuvieron presentes frente a todos los requerimientos y el apoyo incondicional del piloto de helicóptero Horacio Freschi. Cabe aclarar que en tres años consecutivos esta Subunidad independiente ha alcanzado la cumbre del cerro Aconcagua asegurando la llegada exitosa de 74 montañeses de nuestro Ejército Argentino. La presencia del Ejército Argentino y de las Tropas de Montaña son sostenidas por las tradiciones de esta Subunidad de Tropas de Operaciones Especiales siempre guiados por su patrono, San Francisco de Asís, y por el lema: DONDE NADIE SE ATREVE

[close]

p. 9

TERCERA EDICIÓN - 2017 9 COLEGIO MILITAR DE LA NACIÓN Y ESCUELA DE SUBOFICIALES DEL EJÉRCITO Los futuros cuadros del Ejército Los cadetes del Colegio Militar de la Nación y los se adiestran en el terreno aspirantes de la Escuela de Suboficiales del Ejército “Sargento Cabral” recibieron instrucción en distintas dependencias del Ejército. L a Escuela Militar de Monte realizó un cursillo de adaptación al monte, en una de las zonas de mayor biodiversidad de nuestro país: la selva paranaense, en Puerto Iguazú y Puerto Península. La finalidad del cursillo es capacitar al personal para vivir, moverse y combatir en el ambiente geográfico particular de monte, integrando fracciones de nivel sección en la ejecución de procedimientos de combate. La instrucción se dividió en tres etapas: vida en el monte, durante la cual se aprende a utilizar los recursos del medio; desplazamiento en el monte, momento en el que se navega con brújula a monte traviesa; y una fase de combate y tiro en el monte. Durante una semana de intensas e interminables lluvias transcurrió la fase de ejecución de procedimientos de combate, tanto diurnos como nocturnos. Cadetes y jóvenes aspirantes, de ambos sexos y de todas las Armas, con un alto espíritu de sacrificio, conformaron una verdadera patrulla de monte, incorporando día a día las enseñanzas del terreno. En esta fase aplicaron los distintos procedimientos de combate: infiltración, exploración, golpe de mano y emboscada. También recibieron una intensa instrucción tanto de FAL (Fusil Automático Liviano) como de pistola. Con visión reducida a pocos metros, se ejecutó tiro batiendo blancos fugaces y a corta distancia, situaciones propias del combate de encuentro, característico de este ambiente geográfico particular. El tiro realizado fue de reacción, mientras los cadetes y aspirantes se encontraban transitando una senda en el monte; allí debían reconocer la amenaza, adquirir un blanco y ejecutar el tiro sin mediar ninguna orden. El último desafío que dio cierre a estas actividades fue un ejercicio de supervivencia de dos días y medio, enmarcado en una situación táctica, en la selva. Debieron aplicar las técnicas de supervivencia cuando, por situación, se vieron limitados e impedidos de recibir abastecimientos logísticos: las patrullas quedaron aisladas. Para mantener sus condiciones psicofísicas como combatientes, en el ejercicio efectuado por SIGUE EN LA PÁGINA 10

[close]

p. 10

10 TERCERA EDICIÓN - 2017 VIENE DE LA PÁGINA 9 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES fracciones, los cadetes se desempeñaron como jefes de patrulla y los aspirantes, como encargados. Cabe recordar que la supervivencia de una fracción es una de las situaciones más difíciles para el ejercicio del mando. Los jefes de patrullas organizaron sus fracciones en distintos equipos encargados de la obtención y purificación de agua, la recolección de frutas y raíces, la confección de trampas para cazar y/o pescar, la cocción de los alimentos, del alojamiento y de la seguridad. Las tres patrullas cumplieron sus objetivos de supervivencia bajo la permanente guía y presencia de los instructores y subinstructores de la escuela, quienes resaltaron la importancia de estar siempre ubicados geográficamente, elaborar un plan, cuidar su salud y no descuidar la seguridad de la patrulla. Por otra parte, los cadetes de cuarto año participaron de un cursillo en la sección hípica que estuvo a cargo de oficiales del Curso de Maestro de Equitación, integrantes del Equipo Militar de Equitación y oficiales del Arma de Caballería del Colegio Militar de la Nación. Durante dos semanas, los futuros oficiales de la Fuerza se ejercitaron en hipología, herrería, ensillado y destrezas de equitación y realizaron un recorrido de obstáculos en la pista de salto, con excelentes resultados. A fin de incorporar nociones básicas sobre Infantería Mecanizada, tanto cadetes como aspirantes recibieron instrucción en las instalaciones de la Guarnición Militar Arana, donde realizaron un Cursillo

[close]

p. 11

11TERCERA EDICIÓN - 2017 básico de mantenimiento y conducción de Infantería Mecanizada que incluyó ejercicios en la ciudad bonaerense de La Plata. En la oportunidad, fueron instruidos por los efectivos pertenecientes al Regimiento de Infantería Mecanizado 7, quienes de esa manera contribuyeron con el continuo crecimiento profesional de los cadetes. También en Arana, los oficiales y suboficiales del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1 dictaron clases teóricas y prácticas acerca del material de dotación, el armamento de la Unidad (TOW – MK19), sus vehículos Hummer y los equipos de comunicaciones Harris. Además, conocieron técnicas de empleo, acción inmediata y procedimientos que allí se ejecutan. Luego, se llevaron a cabo ejercicios de combate urbano restringido y de exploración en el campo de instrucción. Para finalizar, los futuros oficiales también pudieron utilizar los Hummers en la pista de manejo. Asimismo, como parte de las actividades operacionales, se efectuó el Cursillo básico de buceo en el Batallón de Ingenieros Anfibios 121, el cual estuvo a cargo de la División Escuela de Capacitación Anfibia. En esta ocasión, se adiestraron 15 cadetes y 12 aspirantes. Implicó instrucción en materias como natación, buceo teórico-práctico, búsqueda y salvamento, fisiopatología, cámara hiperbárica, combate anfibio y adiestramiento físico. Finalmente, los cursantes ejecutaron una actividad práctica de buceo en el río y natación en aguas abiertas

[close]

p. 12

12 TERCERA EDICIÓN - 2017 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES BATALLÓN DE ARSENALES 604 - HOLMBERG Proyecto de sistema de puntería de morteros para tiro nocturno Personal del Batallón de Arsenales 604, de la localidad cordobesa de Holmberg, diseñó un dispositivo que permite mejorar la precisión de los morteros durante el tiro nocturno. SOLDADOS entrevistó a la jefa del taller de óptica de esa Unidad, quien nos explicó cómo surgió y de qué se trata esta innovación El proyecto estuvo encabezado por la Sargento Laura Jimena Urreta, quien revistaba en el Batallón de Arsenales 604 como jefa de taller de óptica de la compañía de mantenimiento. El sistema en cuestión adapta el aparato de puntería de los morteros de 81 y 120 mm, para facilitar la operación de los morteros en la oscuridad de la noche. Surge de un trabajo de investigación que comenzó con el fin de motivar a los cabos pasantes del año 2015 para que se interesen en la especialidad de óptica. Ante la problemática para el correcto uso de los morteros en la noche, el taller de óptica comenzó una investigación utilizando miras de otras Fuerzas como ejemplos. De esta manera encontraron una solución duradera y económica: crearon un adaptador que no modifica el peso y ni el tamaño del aparato de puntería. El adaptador mejora el alojamiento del retículo del sistema óptico, ya que se le reemplaza la línea reticular por fibra óptica y se le instala una luz de led que es sólo visible para el apuntador del mortero. Además, se le pintan con barnices fotoluminiscentes el tambor milimétrico de derivas y el sector de ángulos de tiro, y se optimizan también los jalones con un acople de aluminio que se fija en su parte media, lo que permite montar una linterna del lado del apuntador sin que el haz de luz sea visible desde la profundidad. Luego de que se desarrollara un prototipo de este sistema, el batallón procedió a su comprobación, instalándolo sobre un mortero de 81mm, y se ejecutó tiro nocturno. En la oportunidad, se ubicó el primer jalón a una distancia de 10 m desde la placa base. Al encender el dispositivo, se iluminó el retículo y no se produjo un efecto de encandilamiento lo que, consecuentemente, mejoró la puntería. A su vez, se practicó puntería recíproca y, gracias a los acoples colocados sobre los jalones del nuevo dispositivo, la línea en que están dispuestos los aparatos de puntería pudo observarse sin dificultad. Todas estas modificaciones facilitaron las tareas del apuntador y mejoraron significativamente la eficacia del tiro nocturno. Cabe destacar que esta invención permite operar con una complejidad tecnológica conocida, cuyo costo es bajo ya que los insumos son de uso normal en el medio civil y tiene, además, una vida útil aproximada de 20 años Francisco Reyes

[close]

p. 13

13TERCERA EDICIÓN - 2017 EN TODO EL PAÍS Ceremonias por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas Con motivo de la conmemoración de los 35 años de la Gesta del Atlántico Sur en todos los Elementos de la Fuerza se realizaron ceremonias en donde se recordó y brindó homenaje a los Veteranos y Caídos en la Guerra de Malvinas Campo de Mayo - Buenos Aires San Salvador de Jujuy - Jujuy Posadas - Misiones Antártida Argentina Olavarría - Provincia de Buenos Aires Ciudad de Salta - Salta Comodoro Rivadavia - Chubut Ciudad de Mendoza - Mendoza Estadio Monumental - Ciudad de Buenos Aires Ciudad de Neuquén - Neuquén Tandil - Provincia de Buenos Aires Mercedes - Provincia de Buenos Aires San Miguel de Tucumán - Tucumán San Andrés de Giles - Provincia de Buenos Aires Ciudad de La Rioja - La Rioja

[close]

p. 14

14 TERCERA EDICIÓN - 2017 2017 - AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES BRIGADA DE MONTAÑA V - JUJUY El Ejército en Volcán Una vez más el Ejército dio su apoyo a la comunidad de Volcán tras haber sufrido un alud de lodo y piedras que enterró bajo dos metros de barro parte del pueblo. Desde allí, el Presidente Macri realizó el acto inaugural del ciclo lectivo 2017 E l 10 de enero entre las 8 y 10 de la mañana llovió más de 200 mm, obligando a que baje el volcán, como la comunidad llama al alud, fenómeno que dio nombre al pueblo. Daiana Canizares, una de los 1.400 habitantes de la localidad, relató a SOLDADOS lo vivido esa mañana de enero en la que se encontraba en su casa con su bebé de 7 meses y su sobrino de 9 años. Sus padres y marido, habían viajado a San Salvador de Jujuy para ir a trabajar. "Esa mañana empezó a llover despacito y después mucho más fuerte. De pronto sonó la alar- ma del pueblo, llamé a emergencias pero daba ocupado. Y veo que por la calle bajaba el agua como un río y la gente empezó a salir corriendo, con plásticos con capas, me asusté mucho. Yo supuse que solo era agua pero abro la puerta y pasó el barro para adentro". Canizares pudo salir junto a su hija y sobrino, gracias a la ayuda de un vecino. La joven vivía en un sector que luego el Centro Operativo de Emergencias (COE) calificó como zona roja por ser la más afectada y donde fallecieron dos personas luego de que el barro alcanzara los dos metros de altura y cubriera su casa por completo. El alud bloqueó la ciudad por más de 10 horas, prohibiendo la entrada de familiares y ayuda. Inmediatamente, 70 efectivos de distintas Unidades del Ejército Argentino presentaron su apoyo para la limpieza y habilitación de la ruta 9, a fin de dar acceso al pueblo a familiares y organizaciones civiles dispuestas a brindar asistencia a los afectados. Por dicha reacción y la reconocida ayuda en distintas ocasiones al pueblo jujeño, el gobierno provincial pidió a la Fuerza que tomara el control del Centro Operativo de Emergencias, quedando a cargo del Mayor Fabián Torrengo quien encaró el apoyo a la comunidad jujeña como una operación militar. Al día siguiente, más de 140 efectivos entre oficiales, suboficiales y soldados del Regimiento de Infantería de Montaña Periódico SOLDADOS

[close]

p. 15

15TERCERA EDICIÓN - 2017 20 junto al Grupo de Artillería de Montaña 5 y la Compañía de Cazadores de Montaña 5, pertenecientes a la Brigada de Montaña V del Ejército Argentino llevaron adelante la organización, el rescate de personas, la limpieza de las calles y la remoción del barro de casas y edificios públicos. La primera actividad fue rescatar a las personas que no pudieron salir de sus casas puesto que el barro había bloqueado las puertas. Lamentablemente, dos personas fallecieron como consecuencia del alud. Seguidamente, el COE identificó las zonas más afectadas. Preparó y organizó la evacuación de más de 1.000 personas. El Ejército recibió a más de 70 familias en el Regimiento de Infantería de Montaña 20, en San Salvador de Jujuy, los otros evacuados se instalaron en casas de familiares en pueblos cercanos. Tras asegurar el bienestar de los ciudadanos, los efectivos, defensa civil y vecinos comenzaron con la limpieza de las calles y remoción del barro. En la zona más crítica se trató de recuperar los elementos que los propietarios consideraban de valor (camas, cocinas industriales y varios otros elementos personales: cuadros, títulos de propiedad, entre otras). "Se iba ingresando en la zona roja que tenía la particularidad de que había lodo por sobre la altura de la cabeza. Por lo tanto, el trabajo era sobre los techos; levantando las chapas e ingresando por arriba, sacando los objetos por los techos. Luego de tres semanas de dicho trabajo, sacamos el material que los propietarios querían recuperar de las edifica- ciones: chapas, alfajías y tirantes y también se estuvo trabajando con esa actividad", explicó el Mayor Torrengo. Terminado el trabajo en las casas, los efectivos pusieron todo su esfuerzo en la limpieza y reconstrucción de la Escuela Nº 17 "25 de Mayo" a fin de que los niños puedan volver a la normalidad y trabajen en conjunto la situación traumática sufrida. El trabajo concluyó a tiempo. Desde allí, el Presidente Macri inauguró el ciclo lectivo 2017 junto al gobernador de la provincia, Gerardo Morales; el Jefe del Ejército, Teniente General Diego Luis Suñer y otras autoridades. El 6 de marzo, luego de que la comunidad educativa recibiera a las autoridades, se entonaron las estrofas del Himno Nacional. Posteriormente habló el director de la escuela quien se refirió a la importancia de este día en el que los alumnos volvieron a ver su escuela tal cual como cuando iniciaron las vacaciones. Seguidamente el gobernador de la provincia, contador Gerardo Morales, destacó y agradeció al personal y autoridades del Ejército Argentino por la labor realizada durante los dos meses de apoyo y colaboración: "Al Ejercito, muchísimas gracias porque han sido los que han tenido a su cargo el centro operativo de emergencias y han trabajado con las otras agencias. El Ejército ha estado con una gran cercanía con el pueblo, además han sido los pintores de la escuela. Escuela que se ha pues- Testimonios to en condiciones a partir del trabajo colectivo de las distintas organizaciones". Finalizando el acto, el presidente se refirió al significado especial de este día al poder ver que los alumnos de la escuela volvían a clases, también hizo referencia a la necesidad de cuidar el medio ambiente para evitar este tipo de catástrofes naturales y anunció un nuevo plan de obra para la localidad de Volcán. Una vez que el acto concluyó, el General Suñer recorrió la zona roja para ver la magnitud del trabajo realizado por personal de las Unidades que integran la Guarnición Militar Jujuy, manifestando estar totalmente satisfecho por la labor que se llevó a cabo y que todavía continúa Texto: Fátima Marcone Fotos: Cnl Daniel D´Angelo Nicolasa de Martínez, vecina de Volcán “Realmente recibimos mucha ayuda, el Ejército estuvo todo el tiempo hasta que se logró sacar el barro de las calles, de las casas e incluso los vi trabajar en la escuela. Es algo lindo porque por lo menos los chicos van a poder empezar las clases. Yo vi como había quedado la escuela: un desastre. Fue una ayuda inmensa. El Ejército no sólo ayudó a sacar las cosas, contuvo a los vecinos. Muchos no podían creer que su casa ya no estaba y entrar y arriesgarse y sacar esas cosas materiales que a veces significan mucho, es algo muy bueno, se siente lindo”. Cabo José Cañizares “Llegue y encontré a mi papá, a mi mamá, a mi hermano en la casa. El barro nos llegaba hasta la cintura. Mi mamá estaba llorando porque se habían echado a perder muchas cosas. Lo único que pude decir es: “Ya está, lo importante es que estamos todos bien, que lo material va y viene”. Como dicen en el cuartel, lo único que te queda es trabajar”. Cañizares se ofreció para salir en el primer camión que fuese hacia su pueblo natal y donde aún vive su familia. Trabajó incesantemente a pesar de que su licencia comenzaba el 12 de enero. Teniente Primero Domínguez “Yo siento mucho aprecio por Volcán porque fue el hogar de mis abuelos y toda la familia de mi padre es de este lugar. Uno siente algo bastante particular y lo hace con más cariño sabiendo de donde viene uno. Yo particularmente trabajo con un tono distinto con todo lo que es Jujuy. Cuando hicimos lo de Molulo cuando iba caminando en el medio de los cerros y veía una casa en un cerrito y después veía otra casa en otro cerrito uno se imagina la magnitud de eso. Un chico va a la escuela y tiene que hacer ese recorrido. Joven argentino, jujeño. Uno lo mira distinto que en otro lugar, tengo un sentido de pertenencia de lo que es Jujuy, muy particular”. Domínguez es el jefe de la Compañía de Infantería de Montaña A del Regimiento de Infantería de Montaña 20 y volvió de sus vacaciones para trabajar en la casa de sus abuelos pero no se olvidó de ofrecer su ayuda a los que estaban en circunstancias parecidas. Ya reincorporado a su Unidad se encargó de su subunidad y continuó el apoyo a la comunidad de Volcán

[close]

Comments

no comments yet