Osservatore Romano 2229

 

Embed or link this publication

Description

Osservatore Romano 2229

Popular Pages


p. 1

Número suelto € 1,00. Número atrasado € 2,00 L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL Unicuique suum EN LENGUA ESPAÑOLA Non praevalebunt Año XLIII, número 38 (2.229) Ciudad del Vaticano 18 de septiembre de 2011 Al clausurar el Congreso eucarístico de Italia, el Papa alerta del riesgo de prescindir de Dios en la estructura social Las piedras y el pan El vino de la fiesta GIOVANNI MARIA VIAN Los medios italianos, al informar de la visita de Benedicto XVI a Ancona, se han detenido en la preocupación del Papa, que es obispo de Roma y primado de Italia, por la falta y la precariedad del trabajo. Una elección informativa comprensible sobre todo en este tiempo de crisis y que ha subrayado la cercanía del Pontífice —expresada también en los momentos de encuentro con algunos representantes de los trabajadores y de quien vive en mayor dificultad— y la participación en la visita papal de exponentes de la vida pública presentes significativamente sin distinciones de afiliación política. Pero el viaje de Benedicto XVI y sus discursos tienen mayor amplitud. Como siempre, el Papa —que ha clausurado el vigésimoquinto Congreso eucarístico nacional italiano— ha ido a la raíz de las cuestiones. Y ha exhortado a reflexionar sobre las consecuencias históricas de los intentos de ordenar la sociedad por parte de ideologías que «han pretendido organizar la sociedad con la fuerza del poder y de la economía» dejando a Dios de lado, porque como resultado se han obtenido «piedras en lugar de pan». Es por lo tanto la primacía de Dios aquello que hay que restablecer, pues el hombre necesita el pan para vivir. El pan de cada día, ciertamente; pero sobre todo aquél verdadero, que es Cristo mismo. He aquí la centralidad de la Eucaristía y de sus consecuencias que, parafraseando un célebre título de Jean Daniélou, se podrían definir políticas. Del sacramento que está en el corazón de la fe cristiana nacen de hecho —dijo el Papa— una nueva asunción de responsabilidad comunitaria y «un desarrollo social positivo, que tiene en el centro a la persona, especialmente a la pobre, enferma o necesitada». A la meditación sobre el pan, Benedicto XVI ha sumado, en el encuentro con los novios —no usual, como el otro que ha reunido en la catedral a matrimonios y sacerdotes—, aquella sobre el segundo signo eucarístico, el vino. En particular acerca del de la fiesta, que falta durante el banquete de bodas en Caná del cual Jesús era invitado con su madre. También hoy falta este vino, pero también hoy, como aquel día, Cristo lo quiere brindar a cada uno. En la amistad que ofrece a todo ser humano. VISITA PASTORAL A ANCONA, PÁGINAS 6 A 9 Carta de Benedicto XVI en el décimo aniversario de los ataques contra los Estados Unidos Nada justifica el terrorismo A los diez años de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el Papa envió al arzobispo de Nueva York Timothy M. Dolan, presidente de la Conferencia episcopal de los Estados Unidos, la siguiente carta. ¡Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo! En este día, mis pensamientos se dirigen a los sombríos sucesos del 11 de septiembre de 2001, cuando se perdieron tantas vidas inocentes en la brutal agresión contra las torres gemelas del World Trade Center y los ataques sucesivos en Washington D.C. y Pensilvania. Me uno a vosotros al encomendar a las miles de víctimas a la infinita misericordia de Dios Omnipotente y al pedir a nuestro Padre celestial que siga consolando a quienes lloran la pérdida de sus seres queridos. La tragedia de aquel día se agravó aún más por la reivindicación de sus autores de actuar en nombre de Dios. Una vez más, se debe afirmar inequívocamente que ninguna circunstancia jamás puede justificar actos de terrorismo. Cada vida humana es preciosa ante los ojos de Dios y no se debería escatimar ningún esfuerzo en el intento de promover en todo el mundo un respeto genuino por los derechos inalienables y la dignidad de los individuos y los pueblos en todo lugar. El pueblo americano debe ser elogiado por la valentía y generosidad que mostró en las operaciones de rescate y por su tenacidad para seguir adelante con esperanza y confianza. Es mi ferviente plegaria que un compromiso firme por la justicia y una cultura global de solidaridad ayuden a liberar al mundo del rencor que tan a menudo desencadena actos de violencia; y creen las condiciones de mayor paz y prosperidad, ofreciendo un futuro más luminoso y seguro. Con estos sentimientos, extiendo mi más afectuoso saludo a usted, a sus hermanos en el episcopado y a cuantos están encomendados a su cuidado pastoral, y con mucho gusto les imparto mi bendición apostólica como prenda de paz y serenidad en el Señor. Vaticano, 11 de septiembre de 2011 BENEDICTO XVI

[close]

p. 2

página 2 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 18 de septiembre de 2011, número 38 Benedicto XVI a los prelados de la India en visita «ad limina» Calidad de educación para auténticas escuelas católicas Palabras de aliento del Papa a obispos de la India para «seguir prestando atención a la calidad de la educación de las escuelas» a fin de «garantizar que sean auténticamente católicas». El jueves 8 de septiembre Benedicto XVI recibió, en la sala del Consistorio del palacio pontificio de Castelgandolfo, al sexto grupo de prelados del subcontinente indio, deteniéndose, en su discurso, en las instituciones eclesiásticas de los Estados de Maharashtra, Karnataka, Gujarat y Goa —de donde procedían los obispos— y en la «contribución inestimable» que estas ofrecen «al bienestar de la sociedad en general». La audiencia tuvo lugar, como explicó el cardenal Oswald Gracias —arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia episcopal india— recordando el atentado del 6 de septiembre contra el tribunal supremo de la capital india y a la decena de víctimas mortales, «a la sombra del ataque terrorista» en Nueva Delhi, «pero también a la luz de la fiesta de la Natividad de María, que nos ha dado al Príncipe de la paz». Por esta doble ocasión, «oramos por la paz de nuestro país y de nuestra región», invitó el purpurado al dirigir al Pontífice su saludo en nombre de los obispos de la región occidental y de Karnataka. Y enumeró algunos desafíos pastorales comunes: Maharashtra «está realizando grandes progresos a nivel industrial, pero se han registrado también hambre y suicidios causados por la falta del monzón en las zonas rurales»; Gujarat «está considerado como un ejemplo de eficacia administrativa, pero ha sido igualmente testigo de importantes tendencias anti minorías por parte de algunas autoridades gubernamentales»; «Goa tiene una fuerte presencia católica, aunque ésta ha disminuido debido a la emigración local y a la inmigración, y se ha transformado en una importante meta turística internacional», cosa que «ha comportado grandes problemas relativos a la moralidad y al abuso de sustancias estupefacientes»; mientras que Karnataka cuenta con «una buena planificación incluso para las áreas rurales, pero ha sido testigo de actos de violencia contra los cristianos». Publicamos el discurso que pronunció Benedicto XVI. Eminencia, queridos hermanos en el episcopado: Os doy una cordial y fraterna bienvenida con ocasión de vuestra visita «ad limina Apostolorum», una nueva ocasión para profundizar en la comunión que existe entre la Iglesia en la India y la Sede de Pedro, y una oportunidad para alegrarse por la universalidad de la Iglesia. Agradezco al cardenal Oswald Gracias las amables palabras pronunciadas en vuestro nombre y en el de quienes están encomendados a vuestro cuidado pastoral. Dirijo también un saludo cordial a los sacerdotes, a los religiosos y a las religiosas, así como a los laicos, de quienes sois pastores. Os pi- do que les aseguréis mis oraciones y mi solicitud. La Iglesia en la India ha sido bendecida con una multitud de instituciones que quieren ser expresión del amor de Dios por la humanidad a través de la caridad y el ejemplo del clero, de los religiosos y los fieles laicos que las gestionan. Mediante sus parroquias, escuelas y orfanatos, así como sus hospitales, clínicas y dispensarios, la Iglesia da una inestimable contribución al bienestar no sólo de los católicos, sino también de la sociedad en general. Entre esas instituciones de vuestra región ocupan un lugar especial las escuelas, que son un testimonio excepcional de vuestro compromiso a favor de la educación y la formación de nuestros queridos jóvenes. Los esfuerzos llevados a cabo por toda la comunidad cristiana a fin de preparar a los ciudadanos jóvenes de vuestro noble país para la construcción de una sociedad más justa y próspera son, desde hace mucho tiempo, un signo de la Iglesia en vuestras diócesis y en toda la India. Para ayudar a madurar las facultades espirituales, intelectuales y morales de sus alumnos, las escuelas católicas deberían seguir desarrollando una capacidad de sano discernimiento e introducirlos en la herencia que les han transmitido las generaciones precedentes, promoviendo así el sentido de los valores y preparando a sus educandos para una vida feliz y productiva (cf. Gravissimum educationis, n. 5). Os animo a seguir prestando atención a la calidad de la educación de las escuelas presentes en vuestras diócesis, a garantizar que sean auténticamente católicas y, por tanto, capaces de transmitir las verdades y los valores necesarios para la salvación de las almas y el progreso de la sociedad. Las escuelas católicas, ciertamente, no son los únicos instrumentos con los que la Iglesia trata de instruir y edificar a su pueblo en la verdad intelectual y moral. Como sabéis, todas las actividades de la Iglesia están ordenadas a glorificar a Dios y a comunicar a su pueblo la verdad que nos hace libres (cf. Jn 8, 32). Esta verdad salvífica, en el corazón del depósito de la fe, debe seguir siendo el fundamento de todos los esfuerzos de la Iglesia, propuesta siempre a los demás con respeto pero también sin componendas. La capacidad de presentar la verdad con amabilidad, pero también con firmeza, es un don que debe cultivarse especialmente entre quienes enseñan en los institutos católicos de educación superior y entre quienes están encargados de la tarea eclesial de formar a los seminaristas, a los reli- giosos o a los fieles laicos, tanto en la teología como en los estudios catequísticos o en la espiritualidad cristiana. Quienes enseñan en nombre de la Iglesia tienen la obligación particular de transmitir fielmente las riquezas de la tradición, de acuerdo con el Magisterio y de modo que responda a las necesidades de hoy, mientras que los estudiantes tienen el derecho de recibir la plenitud de la herencia intelectual y espiritual de la Iglesia. Habiendo recibido los beneficios de una sólida formación y habiéndose dedicado a la caridad en la verdad, el clero, los religiosos y los líderes laicos de la comunidad cristiana estarán mejor capacitados para contribuir al crecimiento de la Iglesia y al progreso de la sociedad de la India. Así pues, los diversos miembros de la Iglesia darán testimonio del amor de Dios por la humanidad cuando entren en contacto con el mundo, proporcionando un sólido testimonio cristiano de amistad, respeto y amor, y luchando no para condenar al mundo sino para ofrecerle el don de la salvación (cf. Jn 3, 17). Alentad a quienes están comprometidos con la educación, tanto a los sacerdotes y religiosos como a los laicos, para que profundicen su fe en Jesucristo crucificado y resucitado de entre los muertos. Capacitadlos para que expliquen a su prójimo que, mediante sus palabras y ejemplo, pueden proclamar de modo más eficaz a Cristo como camino, verdad y vida (cf. Jn 14, 6). Un significativo papel en el testimonio de Jesucristo desempeñan en vuestro país los religiosos y las religiosas, que a menudo son héroes desconocidos de la vitalidad de la Iglesia en el ámbito local. En cualquier caso, más allá de sus actividades apostólicas, los religiosos y la vida que llevan constituyen una fuente de fecundidad espiritual para toda la comunidad cristiana. Cuando se abren a la gracia de Dios, los religiosos y las religiosas inspiran a otros a responder con verdad, humildad y alegría a la invitación del Señor a seguirlo. A este respecto, queridos hermanos en el episcopado, sé que sois conscientes de los numerosos factores que impiden el crecimiento espiritual y vocacional, en particular entre los jóvenes. Pero sabemos que es Jesucristo el único que responde a nuestros anhelos más profundos y da verdadero significado a nuestra vida. Solo en él nuestro corazón puede encontrar verdaderamente descanso. Por tanto, seguid hablando a los jóvenes y animadlos a considerar seriamente la vida consagrada o sacerdotal; hablad con los padres de su papel indispensable para alentar y apoyar dichas vocaciones; y guiad a vuestro pueblo en la oración al Señor de la mies, para que mande más trabajadores a su mies (cf. Mt 9, 38). Con estos pensamientos, queridos hermanos en el episcopado, os renuevo mis sentimientos de afecto y estima. Os encomiendo a todos a la intercesión de María, Madre de la Iglesia. Asegurándoos mis oraciones por vosotros y por aquellos encomendados a vuestro cuidado pastoral, me alegra impartiros mi bendición apostólica como prenda de gracia y paz en el Señor. Gracias por vuestra atención. L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL Unicuique suum EN LENGUA ESPAÑOLA Non praevalebunt 00120 Ciudad del Vaticano ed.espanola@ossrom.va http://www.osservatoreromano.va TIPOGRAFIA VATICANA EDITRICE «L’OSSERVATORE ROMANO» GIOVANNI MARIA VIAN director Carlo Di Cicco subdirector Arturo Gutiérrez L.C. encargado de la edición don Pietro Migliasso S.D.B. director general Redacción via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano teléfono 39 06 698 99410 telefax 39 06 698 81412 Servicio fotográfico photo@ossrom.va Publicidad Publicinque s.r.l. via Fattori 3/C, 10141 Torino, torino@publicinque.it Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00. Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164, e-mail: suscripciones@ossrom.va. En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios, 222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 5594 11 25, + 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va. En Argentina: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (B), Argentina; teléfono y fax + 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com. En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82; e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.

[close]

p. 3

número 38, domingo 18 de septiembre de 2011 L’OSSERVATORE ROMANO página 3 Ante el viaje de Benedicto XVI a Alemania del 22 al 25 de septiembre La unidad ecuménica en la profundidad de la fe KURT KOCH* unidad. Nadie puede negar hoy la existencia de ambos peligros. Esto hace aún más impor- En su primer mensaje tras la elección al solio tante localizar en el ecumenismo la profundi- pontificio, ya Benedicto XVI definía como su dad de la fe. El ecumenismo puede, en efecto, «causa prioritaria» la tarea de «trabajar con el crecer en amplitud sólo si se arraiga en profun- máximo empeño en el restablecimiento de la didad. unidad plena y visible de todos los discípulos Quien lleva a cabo un recorrido semejante de Cristo». Es normal, por lo tanto, que en sus en profundidad logra ver, como hace Benedic- primeros dos viajes a Alemania se hayan cele- to XVI, en acción en las divisiones históricas de brado encuentros ecuménicos: en 2005 en Co- la Iglesia no sólo los pecados humanos, sino, lonia y en 2006 en Ratisbona. El próximo viaje en el sentido de las misteriosas palabras de san tendrá un acento ecuménico especial, pues Be- Pablo —quien dice que «es necesario» que su- nedicto XVI visitará también Erfurt, donde vi- cedan las divisiones (1 Co 11, 19)—, percibe ahí vió el reformador Martín Lutero como monje también una dimensión «que corresponde a un agustino: allí encontrará el Papa a representan- proyecto divino». En esta convicción de fe, el tes del Consejo de la Iglesia evangélica de Ale- Papa ha exhortado con fuerza creciente a en- mania y oficiará una celebración ecuménica. contrar la unidad ante todo «a través de la di- Con Benedicto XVI llega a Alemania un Papa versidad», lo que significa extraer el veneno de que, por su experiencia personal, conoce muy las divisiones, acoger lo que en ellas hay de bien este importante país de la Reforma y que, fructífero y tomar lo positivo precisamente de ya como teólogo ya como cardenal, se ha em- la diversidad, naturalmente en la esperanza de pleado mucho en la promoción del diálogo que la división al final deje de ser tal. De he- ecuménico en Alemania y mundialmente. cho, «el auténtico amor no anula las diferen- Recordemos, a título de ejemplo, el impor- cias legítimas, sino que las armoniza en una tante papel desempeñado por el cardenal Rat- unidad superior, que no se impone desde fuera; zinger en la Comisión ecuménica conjunta ins- más bien, desde dentro, por decirlo así, da for- tituida tras la visita del beato Papa Juan Pablo ma al conjunto». II a Alemania en 1980 y copresidida por el car- Dado que Benedicto XVI está convencido de denal Ratzinger junto al obispo protestante que nosotros, como cristianos, podemos «ser Eduard Lohse. Ellos avanzaron entonces la una sola cosa, aunque estemos separados», él propuesta —que dió después sus frutos en las nos muestra el ecumenismo cada vez más a la décadas sucesivas— de emprender en los diálo- luz de su realización, a fin de que reconozca- gos ecuménicos un estudio orientado a definir mos el carácter provisional de nuestras propias si las condenas doctrinales recíprocas del siglo acciones y no nos obstinemos en hacer lo que XVI tenían aún un impacto en las partes en diá- sólo puede realizar el Cristo de la parusía. El logo y continuaban dividiendo a las Iglesias. sentido —sencillo pero fundamental— del ecu- Al respecto, el entonces obispo protestante Jo- menismo reside en el hecho de que «en camino hannes Hanselmann ha recordado con gratitud hacia Cristo, estamos en camino hacia la uni- que hay que atribuir al cardenal Ratzinger el dad», y en una sociedad cada vez más seculari- gran mérito de haber logrado que, después de zada tenemos la tarea común de testimoniar a varias dificultades, pudiera firmarse por fin la Dios, que nos ha revelado su rostro en Jesu- Declaración conjunta sobre la doctrina de la cristo. justificación en Augsburgo en 1999. En este sentido, quien entiende que el fun- Este compromiso ecuménico siempre se ha damento del ecumenismo no es simplemente acompañado de una intensa reflexión teológica interrelacional y filantrópico, sino profunda- sobre temáticas ecuménicas, a las que Joseph mente cristológico, entiende el ecumenismo co- Ratzinger ha dedicado particular atención des- mo una participación en la oración sacerdotal de sus tiempos de profesor universitario. El de Jesús mismo, «para que todos sean uno» gran capítulo sobre el ecumenismo en el volu- (Jn 17, 21). En esta profundidad de la fe, nos men de su Opera omnia dedicado a la doctrina hallamos ya en el espacio vital del ecumenis- de la Iglesia es un testimo- mo. En efecto, actúa ecumé- nio elocuente del fundamento de cuanto se afirma en la amplia tesis del teólogo protestante Thorsten Maasen, publicada este año en El pensamiento de Joseph Ratzin- Logotipo y lema de la inminente visita de Benedicto XVI a la República Federal de Alemania «Donde está Dios, ahí hay futuro» nicamente no tanto quien tiene siempre en sus labios esta palabra, sino quien, aún sin pronunciar el término, penetra en la profundidad de la confesión cristológica y ger sobre el ecumenismo, don- allí encuentra la fuente co- de se dice que el Papa es mún de la unidad de la Igle- «ejemplar en su esfuerzo de sia. Benedicto XVI recorre practicar sin componendas coherentemente este camino una teología ecuménica ho- no sólo en su magisterio co- nesta» y que «ha puesto el tidiano, sino también con su acento con tal fuerza» en la publicación en dos volúme- necesidad del ecumenismo nes sobre Jesús de Nazaret, que «éste deberá encontrar que puede leerse como con- firmemente su lugar en el fesión de fe del sucesor de centro de la Iglesia/de las Pedro. Enraizando en la Iglesias». confesión cristológica la ta- De hecho, para Benedicto rea ecuménica de la búsque- XVI el ecumenismo tiene un papel central en la da de la unidad visible de los discípulos de Iglesia y en la teología. Así que se puede com- Cristo, él se deja guiar por una visión cristoló- prender que hoy vea el ecumenismo amenaza- gica del ecumenismo. De ello se alegraría de do en dos frentes: por un lado, por un «confe- corazón Martín Lutero. Tenemos buenos moti- sionalismo de la división», que se asienta en lo que tiene de específico precisamente ahí donde su especificidad se contrapone a la de los de- vos para esperar que sus herederos hagan hoy lo mismo. más; y por otro lado, por una «indiferencia sobre cuestiones de fe», que considera la búsqueda de la verdad como un obstáculo para la *Cardenal presidente del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos 600 libros de Joseph Ratzinger - Benedicto XVI Palabras que ayudan a encontrar el camino Están las traducciones en chino de Dios y el mundo, la edición rumana de La sal de la tierra, pero también los libros del profesor Ratzinger con los que numerosísimos estudiantes del mundo se han formado en teología. Junto a los títulos más recientes se pueden contemplar muchos que ya se consideran clásicos, como Dogma y predicación, Introducción al cristianismo y San Buenaventura. La teología de la historia. Son cerca de 600 volúmenes de Joseph Ratzinger — Benedicto XVI, publicados en más de 25 países, reunidos en una exposición única en su género. El jueves 15 de septiembre se organizó en la sala de los Suizos del palacio pontificio de Castelgandolfo. Inauguró la muestra Benedicto XVI. «Os agradezco mucho que os hayáis encargado con tanto empeño para hacer visible —dijo el Papa a los organizadores—, precisamente con ocasión de mi viaje a Alemania, “el gran mundo de los libros” que he originado y que para mí es motivo de reflexión sobre cuánto puedo hacer, a través de mi ministerio, por el mundo y por la Iglesia». El Pontífice se confesó emocionado, e incluso algo inquieto, al constatar la cantidad de libros nacida de su pensamiento. «Espero que pueda ser útil a los hombres —añadió—; que no sean sólo palabras que pasan en vano, sino que sean palabras que puedan ayudar a encontrar el camino». «Debo dar las gracias a todos los editores, y a vosotros en primer lugar, como a cuantos se han encargado de mis libros: sé qué significa revisar un libro, qué trabajo silencioso se necesita para que el libro salga al mundo de manera adecuada», recalcó. «El autor hace su parte y adquiere notoriedad; los demás permanecen ocultos y realizan su trabajo sin aparecer, pero en el silencio todos están presentes: dar las gracias cordialmente por todo esto es para mí, en este momento, una verdadera necesidad», concluyó el Papa. Promueve esta iniciativa la editorial Herder, en colaboración con la Libreria Editrice Vaticana (LEV), varias bibliotecas y otras casas editoras, en vísperas del viaje apostólico de Benedicto XVI a Alemania. Los volúmenes expuestos se refieren principalmente a monografías de Joseph Ratzinger hasta su elección pontificia en 2005. Pero hallan amplio espacio también las obras que ha escrito sucesivamente. Los locales del Campo Santo Teutónico, en el Vaticano, fueron sede de la exposición el 16 de septiembre. A continuación, coincidiendo con el viaje apostólico a Alemania, la muestra se traslada a Friburgo, a la sede de la casa editora Herder.

[close]

p. 4

página 4 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 18 de septiembre de 2011, número 38 Benedicto XVI al embajador de Gran Bretaña Políticas para la equidad Una sociedad sana defiende la vida y la familia El Pontífice recibió el viernes 9 de septiembre, a las 11, en solemne audiencia en el palacio pontificio de Castelgandolfo, a su excelencia el señor Nigel Marcus Baker, nuevo embajador de Gran Bretaña ante la Santa Sede, con ocasión de la presentación de sus cartas credenciales. Publicamos el discurso del Papa al diplomático. Excelencia: Me complace acogerle y recibir las cartas que le acreditan como embajador extraordinario y plenipotenciario del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ante la Santa Sede. Al mismo tiempo le agradezco las afectuosas palabras con las que me ha expresado la cercanía de Su Majestad, la Reina, y le ruego que transmita mis mejores recuerdos en la oración por su salud y su prosperidad. Me complace también enviar mis más cordiales saludos al Gobierno de Su Majestad y a todo el pueblo británico. ponsables de los tres principales partidos políticos y de tratar con ellos cuestiones de mutuo interés. Como sabe, un motivo particular de mi visita fue la beatificación del cardenal John Henry Newman, un gran inglés que admiro desde hace muchos años y cuya elevación a los honores de los altares fue el cumplimiento de un deseo personal. Estoy convencido de la importancia de las ideas de Newman acerca de la sociedad, porque, actualmente, Reino Unido, Europa y Occidente en general afrontan desafíos que él identificó con notable claridad profética. Espero que una renovada conciencia de sus escritos traerá nuevos frutos entre quienes buscan soluciones a los problemas políticos, económicos y sociales de nuestra época. Como ha observado justamente en su discurso, señor embajador, la Santa Sede y el Reino Unido siguen compartiendo un interés común por cial atención a los más necesitados y aquellos a quienes se les niegan los derechos naturales. Respecto a la cuestión de la paz, me complace mucho constatar el buen éxito de la reciente visita de Su Majestad a la República de Irlanda, una importante piedra miliar en el proceso de reconciliación que se está consolidando cada vez más en Irlanda del Norte, no obstante los desórdenes que se verificaron allí este verano reciente. Una vez más, aprovecho la ocasión para exhortar a todos aquellos que recurrirían a la violencia a dejar a un lado su rencor y procurar, en cambio, un diálogo con sus vecinos por la paz y la prosperidad de toda la comunidad. Como usted ha señalado en su discurso, su Gobierno desea emplear políticas basadas en valores duraderos que no se pueden expresar simplemente en términos legales. Esto es particularmente importante a la luz de los acontecimientos de este verano. Cuando las políticas no suponen ni promueven valores objetivos, el consiguiente relativismo moral, en vez de conducir a una sociedad libre, justa, equitativa y compasiva, tiende a producir frustración, desesperación, egoísmo y desprecio Mirando más allá, su Excelencia ha mencionado varias áreas en las que la Santa Sede y el Reino Unido han ya concordado y cooperado, incluyendo iniciativas para la reducción de la deuda y el financiamiento del desarrollo. El desarrollo sostenible de las poblaciones más pobres del mundo a través de una asistencia bien focalizada permanece un objetivo válido, ya que las poblaciones de los países en vía de desarrollo son nuestros hermanos y hermanas, de igual dignidad y valores, y merecedores de nuestro respeto en todo sentido; y dicha asistencia debería siempre mirar a mejorar sus existencias y perspectivas económicas. Como sabéis, el desarrollo a su vez beneficia a los países donantes, no sólo por la creación de mercados económicos, sino también a través de la promoción del respeto recíproco, de la solidaridad y, sobre todo, de la paz por medio de la prosperidad para todos los pueblos del mundo. Promover modelos de desarrollo que comprometan conocimientos modernos para administrar sabiamente los recursos naturales será asimismo beneficioso para proteger mejor el medio ambiente de los países emergentes y ya industrializados. Por ello, el año pasado, en Westminster Hall, La Santa Sede y el Reino Unido han gozado de relaciones excelentes en los treinta años que han transcurrido desde el establecimiento de plenas relaciones diplomáticas. El estrecho vínculo entre nosotros se reforzó ulteriormente el año pasado, durante mi visita a su país, una ocasión única en el curso de una historia compartida entre la Santa Sede y los países que hoy componen el Reino Benedicto XVI preside la solemne misa por la beatificación del cardenal Newman (Cofton Park, Birmingham, 19 de septiembre de 2010) Unido. Por ello quiero comenzar mis observaciones reiterando mi gratitud al pueblo británico por la calurosa acogida que me reservó durante mi estancia. Su Majestad y Su Alteza Real, el duque de Edimburgo, me recibieron de la manera más afable y me complació encontrar a los res- la paz entre las naciones, por el desarrollo integral de los pueblos en todo el mundo, en especial por los más pobres y los más débiles, y por la difusión de derechos humanos auténticos, en particular mediante el estado de derecho y un correcto gobierno participativo, con una espe- El nuevo embajador de Gran Bretaña El señor Nigel Marcus Baker nació el 9 de septiembre de 1966. Está casado y tiene un hijo. Licenciado en historia (Gonville & Caius College, Cambridge, 1988), obtuvo un máster en la misma materia en 1992 y, sucesivamente, se dedicó a la investigación científica (Verona, Nápoles, Cambridge, París). Emprendió la carrera diplomática en 1989, desempeñando los siguientes cargos: funcionario en el Ministerio de Asuntos exteriores (19891991); secretario de embajada en Praga (1992-1993); subjefe de la mi- sión diplomática británica en Bratislava (1993-1996); secretario de embajada en el Ministerio de Asuntos exteriores (1998); jefe del departamento de seguridad y defensa europea en el Ministerio de Asuntos exteriores (1998-2000); consejero del príncipe de Gales para los Asuntos exteriores y la Commonwealth, para las cuestiones interreligiosas, el arte y el desarrollo (2000-2003); subjefe de la misión diplomática británica en La Habana (2003-2006) y embajador en Bolivia (2007-2011). por la vida y por la libertad de los demás. Quien toma las decisiones políticas, por lo tanto, hace bien en buscar urgentemente nuevas modalidades para sustentar la excelencia en la educación, para promover oportunidades sociales y movilidad económica, para examinar modos de favorecer la ocupación de larga duración y distribuir la riqueza de manera mucho más equitativa y amplia en la sociedad. Además, la promoción activa de los valores esenciales de una sociedad sana, a través de la defensa de la vida y de la familia, la sana educación moral de los jóvenes y una solicitud fraterna por los pobres y los débiles, contribuirá ciertamente a recrear un sentido positivo del deber propio, en la caridad, hacia amigos y desconocidos en la comunidad local. Tenga la seguridad de que la Iglesia católica en su país está deseosa de seguir ofreciendo su contribución sustancial al bien común mediante sus oficinas y sus agencias, en conformidad con sus principios y a la luz de la visión cristiana de los derechos y de la dignidad de la persona humana. observé que el desarrollo humano integral, y todo lo que este comporta, es una iniciativa que realmente merece la atención del mundo y es demasiado grande como para consentirse un fracaso. De allí que la Santa Sede acoge de buen grado el reciente anuncio del primer ministro David Cameron, acerca de su intención de blindar el presupuesto de asistencia de Gran Bretaña. Por lo demás, Excelencia, lo invito durante su mandato a estudiar modalidades para promover la cooperación en el desarrollo entre su Gobierno y las agencias caritativas y de desarrollo de la Iglesia, en particular, aquellas con sede en Roma y en su país. Finalmente, señor embajador, al transmitirle mis más fervientes deseos por el éxito de su misión, permítame asegurarle que todos los organismos de la Curia romana están dispuestos a apoyarle en el desempeño de sus tareas. Sobre usted, su familia y sobre todo el pueblo británico invoco de corazón abundantes bendiciones de Dios.

[close]

p. 5

número 38, domingo 18 de septiembre de 2011 L’OSSERVATORE ROMANO página 5 Mensaje del Papa al cardenal arzobispo de Munich y Freising El vínculo esencial entre religión y paz «La religión, centrada en el encuentro del hombre con el misterio divino, está vinculada de manera esencial a la cuestión de la paz». Lo recuerda Benedicto XVI en un mensaje al cardenal arzobispo de Munich y Freising, Reinhard Marx, con ocasión del encuentro internacional de oración por la paz celebrado del 11 al 13 de septiembre en Munich y organizado por la Comunidad de San Egidio. A mi venerado hermano cardenal REINHARD MARX arzobispo de Munich y Freising Dentro de pocas semanas será el aniversario de los veinticinco años de la invitación dirigida por el beato Juan Pablo II a los representantes de las diversas religiones del mundo a reunirse en Asís para un encuentro internacional de oración por la paz. A partir de aquel memorable acontecimiento, año tras año, la Comunidad de San Egidio realiza un encuentro por la paz, para profundizar en el espíritu de paz y de reconciliación, con el fin de que Dios, en la oración, nos transforme en hombres de paz. Me alegra que el encuentro de este año se realice en Munich, ciudad de la que fui obispo, en vísperas de mi viaje a Alemania y en preparación a la ceremonia de conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la oración mundial por la paz en Asís, que tendrá lugar el próximo mes de octubre. Con mucho gusto aseguro mi cercanía espiritual a los organizadores y a los participantes en el encuentro de Munich y dirijo de corazón a ellos to- dos mis mejores deseos para que este acontecimiento sea bendecido. El tema del encuentro por la paz «Bound to live together» / «Convivir - nuestro destino» nos recuerda que nosotros, seres humanos, estamos vinculados unos a otros. Este vivir juntos es, en definitiva, una sencilla predisposición que deriva directamente de nuestra condición humana. Por lo tanto, nuestra tarea es darle un contenido positivo. Vivir juntos puede transformarse en un vivir los unos contra los otros, puede llegar a ser un infierno si no aprendemos a acogernos los unos a los otros, si cada uno no quiere ser otra cosa que sí mismo. Pero abrirse a los demás, estar disponible para los demás puede ser también un don. Así, todo depende de la forma de entender la predisposición a vivir juntos como compromiso y como don, de encontrar el camino verdadero de la convivencia. Este vivir juntos, que en otros tiempos podía limitarse a una región, hoy se vive a nivel universal. El sujeto de la convivencia es hoy toda la humanidad. Encuentros como el que tuvo lugar en Asís y el que se realiza ahora en Munich son ocasiones en las cuales las religiones pueden interrogarse a sí mismas y preguntarse cómo llegar a ser fuerzas de la convivencia. Cuando nos reunimos entre cristianos, recordamos por la fe bíblica que Dios es el creador de todos los hombres; sí, Dios desea que formemos una única familia, en la cual todos somos hermanos y hermanas. Recordamos que Cristo anunció la paz a los lejanos y a los cercanos (Ef 2, 16 s). Debemos aprenderlo continuamente. El sentido fundamental de estos encuentros es que nosotros debemos dirigirnos a los cercanos y a los lejanos con el mismo espíritu de paz que Cristo nos ha mostrado. Debemos aprender a vivir no los unos al lado de los otros, sino los unos con los otros; o sea, debemos aprender a abrir el corazón a los demás, permitir que nuestros semejantes compartan nuestras alegrías, esperanzas y preocupaciones. El corazón es el lugar donde el Señor se hace cercano a nosotros. Por ello, la religión, centrada en el encuentro del hombre con el misterio divino, está vinculada de manera esencial a la cuestión de la paz. Si la religión fracasa en el encuentro con Dios, si abaja a Dios a nuestro nivel en lugar de elevarnos hacia él; si lo hace, en cierto sentido, una propiedad nuestra, entonces, de esta forma, puede contribuir a la disolución de la paz. En cambio, si la religión conduce a lo divino, al creador y redentor de todos los hombres, entonces se convierte en una fuerza de paz. Sabemos que también en el cristianismo existen distorsiones prácticas de la imagen de Dios, que han llevado a la destrucción de la paz. Con mayor razón estamos todos llamados a dejar que el Dios divino nos purifique, para convertirnos en hombres de paz. Nunca debemos desfallecer en nuestros esfuerzos comunes en favor Encuentro entre la Congregación para la doctrina de la fe y la Fraternidad sacerdotal San Pío X El miércoles 14 de septiembre mantuvieron un encuentro, en la sede de la Congregación para la doctrina de la fe, el cardenal prefecto William Levada, presidente de la Comisión pontificia «Ecclesia Dei», el arzobispo secretario Luis Ladaria, S.J., monseñor Guido Pozzo, secretario de la Comisión pontificia «Ecclesia Dei», con su excelencia monseñor Bernard Fellay, superior general de la Fraternidad sacerdotal San Pío X, y los reverendos Niklaus Pfluger y Alain-Marc Nély, respectivamente primer y segundo asistente general de la misma. Tras la súplica enviada por parte del superior general de la Fraternidad sacerdotal San Pío X el 15 de diciembre de 2008 a Benedicto XVI, el Papa había decidido levantar la excomunión a los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebvre y, al mismo tiempo, abrir las conversaciones doctrinales con dicha Fraternidad a fin de clarificar los problemas de orden doctrinal y llegar a la superación de la fractura existente. Observando las disposiciones del Pontífice, una comisión mixta de estudio, formada por expertos de la Fraternidad sacerdotal San Pío X y por expertos de la Congregación para la doctrina de la fe, se reunió en ocho encuentros celebrados en Roma entre el mes de octubre de 2009 y el mes de abril de 2011. Estos coloquios, cuyo objetivo era exponer y profundizar en las dificultades doctrinales esenciales sobre temas controvertidos, lograron la finalidad de aclarar las respectivas posturas y motivaciones al respecto. Teniendo asimismo en cuenta las preocupaciones y las instancias presentadas por la Fraternidad sacerdotal San Pío X en orden a la custodia de la integridad de la fe católica frente a la hermenéutica de la ruptura del concilio Vaticano II respecto a la tradición, de lo que hizo mención Benedicto XVI en el discurso a la Curia romana del 22 de diciembre de 2005, la Congregación para la doctrina de la fe considera como base fundamental para la consecución de la plena reconciliación con la Sede Apostólica la aceptación del texto del Preámbulo doctrinal que fue entregado durante el encuentro del 14 de septiembre. Tal Preámbulo enuncia algunos principios doctrinales y criterios de interpretación de la doctrina católica, necesarios para garantizar la fidelidad al magisterio de la Iglesia y el sentire cum Ecclesia, dejando al mismo tiempo al legítimo debate el estudio y la explicación teológica de expresiones determinadas o formulaciones presentes en los documentos del concilio Vaticano II y del magisterio sucesivo. En la misma reunión se han propuesto algunos elementos de una solución canónica para la Fraternidad sacerdotal San Pío X, consecutiva a la eventual y deseada reconciliación. de la paz. Por ello, las múltiples iniciativas en todo el mundo, como el encuentro anual de oración por la paz de la Comunidad de San Egidio, y otras semejantes, tienen un gran valor. El campo en el cual debe prosperar el fruto de la paz debe ser cultivado siempre. A menudo no podemos hacer otra cosa más que preparar incesantemente y con numerosos pequeños pasos el terreno para la paz en nosotros y en torno a nosotros; pensando también en los grandes desafíos con los que no sólo cada uno se confronta, sino toda la humanidad, como las migraciones, la globalización, las crisis económicas y la tutela de la creación. En fin, sabemos que la paz no puede ser simplemente «hecha», sino que siempre es también «donada». «La paz es un don de Dios y al mismo tiempo un proyecto que realizar, pero que nunca se cumplirá totalmente» (Mensaje para la Jornada mundial de la paz de 2011, 15: L’Osservatore Romano, edición en lengua española, 19 de diciembre de 2011, p. 5). Precisamente por esto es necesario el testimonio común de todos aquellos que buscan a Dios con corazón puro, para realizar siempre más la idea de una convivencia pacífica entre todos los hombres. Desde el primer encuentro de Asís, hace 25 años, se desarrollaron y se desarrollan muchas iniciativas para la reconciliación y para la paz, que colman de esperanza. Lamentablemente, se han perdido muchas ocasiones, se han dado muchos pasos hacia atrás. Terribles actos de violencia y terrorismo han sofocado, en repetidas circunstancias, la esperanza de la convivencia pacífica de la familia humana en los albores del tercer milenio, antiguos conflictos anidan bajo las cenizas o estallan nuevamente y a ellos se suman nuevos enfrentamientos y nuevos problemas. Todo esto nos muestra claramente que la paz es un mandato permanente confiado a nosotros y, al mismo tiempo, un don que se ha de pedir. Es en este sentido que el encuentro por la paz de Munich y los coloquios que tendrán lugar allí pueden contribuir a promover la comprensión recíproca y la convivencia, preparando así un camino siempre nuevo a la paz en nuestro tiempo. Por esto, invoco sobre todos los participantes en el encuentro por la paz de este año en Munich la bendición de Dios todopoderoso. Castelgandolfo, 1 de septiembre de 2011

[close]

p. 6

número 38, domingo 18 de septiembre de 2011 L’OSSERVATO En Ancona el Papa clausura el Congreso eucarístico nacional alertando de un modelo de desarrollo que no tenga al hombre en su centro Las piedras y el pan Queridísimos hermanos y hermanas: Hace seis años, el primer viaje apostólico en Italia de mi pontificado me llevó a Bari, con ocasión del 24° Congreso eucarístico nacional. Hoy he venido a clausurar solemnemente el 25°, aquí en Ancona. Doy gracias al Señor por estos intensos momentos eclesiales que refuerzan nuestro amor a la Eucaristía y nos ven reunidos en torno a la Eucaristía. Bari y Ancona, dos ciudades que se asoman al mar Adriático; dos ciudades ricas de historia y de vida cristiana; dos ciudades abiertas a Oriente, a su cultura y su espiritualidad; dos ciudades que los temas de los Congresos eucarísticos han contribuido a acercar: en Bari hemos hecho memoria de cómo «sin el Domingo no podemos vivir»; hoy, nuestro reencuentro se caracteriza por la «Eucaristía para la vida cotidiana». Antes de ofreceros alguna reflexión, quiero agradecer vuestra coral participación: en vosotros abrazo espiritual- mente a toda la Iglesia que está en Italia. Dirijo un saludo agradecido al presidente de la Conferencia episcopal, cardenal Angelo Bagnasco, por las cordiales palabras que me ha dirigido también en nombre de todos vosotros; a mi legado para este Congreso, cardenal Giovanni Battista Re; al arzobispo de AnconaÓsimo, monseñor Edoardo Menichelli, a los obispos de la provincia eclesiástica de Las Marcas y a los que han acudido numerosos de cada parte del país. Junto con ellos, saludo a los sacerdotes, los diáconos, los consagrados y las consagradas, y a los fieles laicos, entre los cuales veo muchas familias y muchos jóvenes. Mi agradecimiento va también a las autoridades civiles y militares y a cuantos, de diversas maneras, han contribuido al buen éxito de este acontecimiento. «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» (Jn 6, 60). Ante el discurso de Jesús sobre el pan de vida, en la Sinagoga de Cafarnaún, la reacción de los discípulos, muchos de los cuales abandonaron a Jesús, no está muy lejos de nuestras resistencias ante el don total que él hace de sí. Porque acoger verdaderamente este don quiere decir perderse a sí mismo, dejarse fascinar y transformar, hasta vivir de él, como nos ha recordado el apóstol san Pablo en la segunda lectura: «Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor; así que ya vivamos ya muramos, somos del Señor» (Rm 14, 8). «Este modo de hablar es duro»; es duro porque con frecuencia confundimos la libertad con la ausencia de vínculos, con la convicción de poder actuar por nuestra cuenta, sin Dios, a quien se ve como un límite para la libertad. Y esto es una ilusión que no tarda en convertirse en desilusión, generando inquietud y miedo, y llevando, paradójicamente, a añorar las cadenas del pasado: «Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en la tierra de Egipto», decían los israelitas en el desierto (Ex 16, 3), como hemos escuchado. En realidad, sólo en la apertura a Dios, en la acogida de su don, llegamos a ser verdaderamente libres, libres de la esclavitud del pecado que desfigura el rostro del hombre, y capaces de servir al verdadero bien de los hermanos. «Este modo de hablar es duro»; es duro porque el hombre cae con frecuencia en la ilusión de poder «transformar las piedras en pan». Después de haber dejado a un lado a Dios, o haberlo tolerado como una elección privada que no debe interferir con la vida pública, ciertas ideologías han buscado organizar la sociedad con la fuerza del poder y de la economía. La historia nos demuestra, dramáticamente, cómo el objetivo de asegurar a todos desarrollo, bienestar material y paz prescindiendo de Dios y de su revelación concluyó dando a los hombres piedras en lugar ante todo el primado de Dios lo que debemos recuperar en nuestro mundo y en nuestra vida, porque es este primado lo que nos permite reencontrar la verdad de lo que somos; y en el conocimiento y seguimiento de la voluntad de Dios donde encontramos nuestro verdadero bien. Dar tiempo y espacio a Dios, para que sea el centro vital de nuestra existencia. ¿De dónde partir, como de la fuente, para recuperar y reafirmar el primado de Dios? De la Eucaristía: aquí Dios se hace tan cercano que se convierte en nuestro alimento, aquí él se hace fuerza en el camino con frecuencia difícil, aquí se hace presencia amiga que transforma. Ya la Ley dada por medio de Moisés se consideraba como «pan del cielo», gracias al cual Israel se convierte en el pueblo de Dios; pero en Jesús, la palabra última y definitiva de Dios, se hace carne, viene a nuestro encuentro como Persona. Él, Palabra eterna, es el verdadero maná, es el pan de la vida de pan. El pan, queridos hermanos y (cf. Jn 6, 32-35); y realizar las obras de hermanas, es «fruto del trabajo del hombre», y en esta verdad se encierra toda la responsabilidad confiada a nuestras manos y nuestro ingenio; pero Dios es creer en él (cf. Jn 6, 28-29). En la última Cena Jesús resume toda su existencia en un gesto que se inscribe en la gran bendición pascual a Dios, gesto que él, como hijo, vive en acción el pan es también, y ante todo, «fruto de gracias al Padre por su inmenso de la tierra», que recibe de lo alto sol y amor. Jesús parte el pan y lo comparte, lluvia: es don que se ha de pedir, quitándonos toda soberbia y nos hace invocar con la confianza de los humildes: «Padre (...), danos hoy nuestro pan de pero con una profundidad nueva, porque él se dona a sí mismo. Toma el cáliz y lo comparte para que todos pueden beber de él, pero con este gesto él dona la «nueva alianza en su sangre», cada día» (Mt 6, 11). se dona a sí mismo. Jesús anticipa el acto de amor supre- Quien sabe arrodillarse ante la Eucaristía, quien mo, en obediencia a la voluntad del recibe el cuerpo del Señor no puede Padre: el sacrificio no estar atento, en el entramado ordinario de los días, a las situaciones indignas del hombre de la cruz. Se le quitará la vida en la cruz, pero él ya ahora la entrega por sí mismo. Así, El hombre es incapaz de darse la vi- la muerte de Cristo no se reduce a una da a sí mismo, él se comprende sólo a ejecución violenta, sino que él la trans- partir de Dios: es la relación con él lo forma en un libre acto de amor, en un que da consistencia a nuestra humani- acto de autodonación, que atraviesa dad y lo que hace buena y justa nuestra victoriosamente la muerte misma y rea- vida. En el Padrenuestro pedimos que firma la bondad de la creación salida sea santificado su nombre, que venga de las manos de Dios, humillada por el su reino, que se cumpla su voluntad. Es pecado y, al final, redimida. Este in- menso don es accesible a nosotros en el Sacramento de la Eucaristía: Dios se dona a nosotros, para abrir nuestra existencia a él, para involucrarla en el misterio de amor de la cruz, para hacerla partícipe del misterio eterno del cual provenimos y para anticipar la nueva condición de la vida plena en Dios, en cuya espera vivimos. ¿Pero qué comporta para nuestra vida cotidiana este partir de la Eucaristía a fin de reafirmar el primado de Dios? La comunión eucarística, queridos amigos, nos arranca de nuestro individualismo, nos comunica el espíritu de Cristo muerto y resucitado, nos conforma a él; nos une íntimamente a los hermanos en el misterio de comunión que es la Iglesia, donde el único Pan hace de muchos un solo cuerpo (cf. 1 Co 10, 17), realizando la oración de la comunidad cristiana de los orígenes que nos presenta el libro de la Didaché: «Como este fragmento estaba disperso sobre los montes y reunido se hizo uno, así sea reunida tu Iglesia de los confines de la tierra en tu reino» (IX, 4). La Eucaristía sostiene y transforma toda la vida cotidiana. Como recordé en mi primera encíclica, «en la comunión eucarística, está incluido a la vez el ser amados y el amar a los otros», por lo cual «una Eucaristía que no comporte un ejercicio concreto del amor es fragmentaria en sí misma» (Deus caritas est, 14). La historia bimilenaria de la Iglesia está constelada de santos y santas, cuya existencia es signo elocuente de cómo precisamente desde la comunión con el Señor, desde la Eucaristía nace una nueva e intensa asunción de responsabilidades a todos los niveles de la vida comunitaria; nace, por lo tanto, un desarrollo social positivo, que sitúa en el centro a la persona, especialmente a la persona pobre, enferma o necesitada. Nutrirse de Cristo es el camino para no permanecer ajenos o indiferentes ante la suerte de los hermanos, sino entrar en la misma lógica de amor y de donación del sacrificio de la cruz. Quien sabe arrodillarse ante la Eucaristía, quien recibe el cuerpo del Señor no puede no estar atento, en el entramado ordinario de los días, a las situaciones indignas del hombre, y sabe inclinarse en prime-

[close]

p. 7

ORE ROMANO páginas 6/7 ra persona hacia el necesitado, sabe partir el propio pan con el hambriento, compartir el agua con el sediento, vestir a quien está desnudo, visitar al enfermo y al preso (cf. Mt 25, 34-36). En cada persona sabrá ver al mismo Señor que no ha dudado en darse a sí mismo por nosotros y por nuestra salvación. Una espiritualidad eucarística, entonces, es un auténtico antídoto ante el individualismo y el egoísmo que a menudo caracterizan la vida cotidiana, lleva al redescubrimiento de la gratuidad, de la centralidad de las relaciones, a partir de la familia, con particular atención en aliviar las heridas de aquellas desintegradas. Una espiritualidad eucarística es el alma de una comunidad eclesial que supera divisiones y contraposiciones y valora la diversidad de carismas y ministerios poniéndolos al servicio de la unidad de la Iglesia, de su vitalidad y de su misión. Una espiritualidad eucarística es el camino para restituir dignidad a las jornadas del hombre y, por lo tanto, a su trabajo, en la búsqueda de conciliación de los tiempos dedicados a la fiesta y a la familia y en el compromiso por superar la incertidumbre de la precariedad y el problema del paro. Una espiritualidad eucarística nos ayudará también a acercarnos a las diversas formas de fragilidad humana, conscientes de que ello no ofusca el valor de la persona, pero requiere cercanía, acogida y ayuda. Del Pan de la vida sacará vigor una renovada capacidad educativa, atenta a testimoniar los valores fundamentales de la existencia, del saber, del patrimonio espiritual y cultural; su vitalidad nos hará habitar en la ciudad de los hombres con la disponibilidad a entregarnos en el horizonte del bien común para la construcción de una sociedad más equitativa y fraterna. Queridos amigos, volvamos de esta tierra de Las Marcas con la fuerza de la Eucaristía en una constante ósmosis entre el misterio que celebramos y los ámbitos de nuestra vida cotidiana. No hay nada auténticamente humano que no encuentre en la Eucaristía la forma ade- cuada para ser vivido en plenitud: que la vida cotidiana se convierta en lugar de culto espiritual, para vivir en todas las circunstancias el primado de Dios, en relación con Cristo y como donación al Padre (cf. Exhort. ap. postsin. Sacramentum caritatis, 71). Sí, «no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mt 4, 4): nosotros vivimos de la obediencia a esta palabra, que es pan vivo, hasta entregarnos, como Pedro, con la inteligencia del amor: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios» (Jn 6, 68-69). Como la Virgen María, seamos también nosotros «regazo» disponible que done a Jesús al hombre de nuestro tiempo, despertando el deseo profundo de aquella salvación que sólo viene de él. Buen camino, con Cristo Pan de vida, a toda la Iglesia que está en Italia. Amén. Dignidad a los días del hombre Un modelo de organización social que apunta sólo al bienestar material prescindiendo de Dios acaba por «dar a los hombres piedras en lugar de pan». Una imagen evangélica elocuente que empleó Benedicto XVI para recordar que los sistemas ideológicos y políticos basados únicamente en la «fuerza del poder y de la economía» no han superado la criba de la historia. Son palabras de la homilía que pronunció el domingo 11 de septiembre en Ancona —donde llegó por la mañana procedente de Castelgandolfo—, durante su visita pastoral para clausurar el XXV Congreso eucarístico italiano. De hecho, como subrayó el Papa, la Eucaristía es el punto de partida «para recuperar y reafirmar la primacía de Dios»; es «vía para restituir dignidad a los días del hombre y a su trabajo». Una llamada explícita a la difícil realidad social y laboral de la región que el Pontífice tocó durante el almuerzo al término de la misa. A su mesa, veinte representantes de las categorías más golpeadas por la crisis que ha puesto en jaque una parte considerable de la economía marquisana: subsidiados, precarios, desempleados, pobres. A quienes recalcó Benedicto XVI: «Conozco vuestros problemas; estoy cerca de vosotros. Toda la Iglesia está cerca de vosotros». Unas cien mil personas participaron en la Eucaristía que presidió el Papa en la zona porturaria de Ancona, un escenario de elección no casual, porque este centro propulsor de la economía local en los últimos tiempos está en crisis. La celebración de la misa y la gran participación en ese espacio se percibió como una inyección de esperanza. Entre los concelebrantes, los cardenales Bagnasco —presidente de la Conferencia episcopal italiana—, Re —enviado especial del Pontífice al Congreso eucarístico—, el arzobispo Menichelli —de Ancona-Ósimo—, más de 150 obispos de las diócesis italianas y numerosos sacerdotes. En el Ángelus el recuerdo del 11-S La violencia no es solución Queridos hermanos y hermanas: Antes de concluir esta solemne celebración eucarística, la oración del Ángelus nos invita a reflejarnos en María santísima para contemplar el abismo de amor del que proviene el sacramento de la Eucaristía. Gracias al «fiat» de la Virgen, el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Meditando el misterio de la Encarnación, nos dirigimos todos, con la mente y el corazón, al santuario de la Santa Casa de Loreto, del que nos separan sólo pocos kilómetros. Toda la tierra marquisana está iluminada por la presencia espiritual de María en su histórico santuario, que embellece y dulcifica más aún estas colinas. A Ella encomiendo en este momento la ciudad de Ancona, la diócesis, Las Marcas e Italia entera, para que en el pueblo italiano esté siempre viva la fe en el misterio eucarístico que en cada ciudad y en cada pueblo, desde los Alpes hasta Sicilia, hace presente a Cristo Resucitado, fuente de esperanza y de consuelo para la vida cotidiana, especialmente en los momentos difíciles. Hoy nuestro pensamiento se dirige también al 11 de septiembre de hace diez años. Al recordar al Señor de la Vida a las víctimas de los atentados perpetrados aquel día y a sus familiares, invito a los responsables de las naciones y a los hombres de buena voluntad a rechazar siempre la violencia como solución de los problemas, a resistir a la tentación del odio y a obrar en la sociedad inspirándose en los principios de la solidaridad, de la justicia y de la paz. Finalmente, por intercesión de María santísima, ruego al Señor que recompense a cuantos han trabajado en la preparación y organización de este Congreso eucarístico nacional, y a ellos dirijo de corazón mi más vivo agradecimiento.

[close]

p. 8

página 8 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 18 de septiembre de 2011, número 38 Familias y sacerdotes con el Papa en la catedral de San Ciríaco en Ancona De la fuente eucarística una misión común En la catedral de San Ciríaco, en Ancona, el Papa mantuvo un encuentro, el domingo 11 de septiembre por la tarde, con las familias y los sacerdotes. Les dirigió el siguiente discurso. Queridos sacerdotes y queridos esposos: El monte sobre el que está construida esta catedral nos ha permitido una bellísima vista sobre la ciudad y sobre el mar; pero al cruzar el majestuoso portal, el ánimo queda fascinado por la armonía del estilo románico, enriquecido por una trama de influencias bizantinas y elementos góticos. También en vuestra presencia —sacerdotes y esposos procedentes de las diversas diócesis italianas— se percibe la belleza de la armonía y de la complementariedad de vuestras diferentes vocaciones. El conocimiento mutuo y la estima recíproca, al compartir la misma fe, llevan a apreciar el carisma del otro y a reconocerse dentro del único «edificio espiritual» (1 P 2, 5) que, teniendo como piedra angular al propio Jesucristo, crece bien ordenado para ser templo santo en el Señor (cf. Ef 2, 20-21). Gracias, pues, por este encuentro: al querido arzobispo, monseñor Edoardo Menichelli —también por las expresiones con las que lo ha introducido—, y a cada uno de vosotros. Deseo detenerme brevemente en la necesidad de reconducir orden sagrado y matrimonio hacia la única fuente eucarística. Los dos estados de vida tienen, en efecto, en el amor de Cristo —que se da a sí mismo para la salvación de la humanidad—, la misma raíz; están llamados a una misión común: la de testimoniar y hacer presente este amor al servicio de la comunidad, para la edificación del Pueblo de Dios (cf. Catecismo de la Iglesia católica, n. 1534). Esta perspectiva permite ante todo superar una visión reductiva de la familia, que la considera como mera destinataria de la acción pastoral. Es cierto que, en esta época difícil, la familia necesita particulares atenciones. Pero no por ello hay que disminuir su identidad ni mortificar su responsabilidad específica. La familia es riqueza para los esposos, bien insustituible para los hijos, fundamento indispensable de la sociedad, comunidad vital para el camino de la Iglesia. En el plano eclesial, valorar a la familia significa reconocer su relevancia en la acción pastoral. El ministerio que nace del sacramento del matrimonio es importante para la vida de la Iglesia: la familia es lugar privilegiado de educación humana y cristiana, y permanece, por esta finalidad, como la mejor aliada del ministerio sacerdotal; ella es un don valioso para la edificación de la comunidad. La cercanía del sacerdote a la familia, a su vez, la ayuda a tomar conciencia de la propia realidad profunda y de la propia misión, favoreciendo el desarrollo de una fuerte sensibilidad eclesial. Ninguna vocación es una cuestión privada; tampoco aquella al matrimonio, porque su horizonte es la Iglesia entera. Se trata, por lo tanto, de saber integrar y armonizar, en la acción pastoral, el ministerio sacerdotal con «el auténtico Evangelio del matrimonio y de la familia» (Directorio de pastoral familiar, Conferencia episcopal italiana, 25 de julio de 1993, n. 8) para una comunión eficaz y fraterna. Y la Eucaristía es el centro y la fuente de esta unidad que anima toda la acción de la Iglesia. Queridos sacerdotes, por el don que habéis recibido en la ordenación, estáis llamados a servir como pastores a la comunidad eclesial, que es «familia de familias», y, por lo tanto, a amar a cada uno con corazón paterno, con auténtico desprendimiento de vosotros mismos, con entrega plena, continua y fiel: vosotros sois signo vivo que remite a Jesucristo, el único Buen Pastor. Conformaos a él, a su estilo de vida, con ese servicio total y exclusivo del que el celibato es expresión. También el sacerdote tiene una dimensión esponsal; es identificarse con el corazón de Cristo Esposo que da la vida por la Iglesia, su esposa (cf. Exhort. ap. postsin. Sacramentum caritatis, 24). Cultivad una profunda familiaridad con la Palabra de Dios, luz en vuestro camino. Que la celebración cotidiana y fiel de la Eucaristía sea el lugar donde se obtenga la fuerza para donaros vosotros mismos cada día en el ministerio y vivir constantemente en la presencia de Dios: es él vuestra morada y vuestra herencia. De esto debéis ser testigos para la familia y para cada persona que el Señor pone en vuestro camino, también en las circunstancias más difíciles (cf. ib., 80). Alentad a los cónyuges, compartid sus responsabilidades educativas, ayudadles a renovar continuamente la gracia de su matrimonio. Haced a la familia protagonista en la acción pastoral. Sed acogedores y misericordiosos, también con quienes les cuesta más cumplir con los compromisos asumidos con el vínculo matrimonial y con cuantos, lamentablemente, han faltado a ellos. Queridos esposos, vuestro matrimonio se arraiga en la fe de que «Dios es amor» (1 Jn 4, 8) y que seguir a Cristo significa «permanecer en el amor» (cf. Jn 15, 9-10). Vuestra unión —como enseña el apóstol san Pablo— es signo sacramental del amor de Cristo por la Iglesia (cf. Ef 5, 32), amor que culmina en la Cruz y que «se significa y se actualiza en la Eucaristía» (Exhort. ap. postsin. Sacramentum caritatis, 29). Que el misterio eucarístico incida cada vez con mayor profundidad en vuestra vida diaria: sacad inspiración y fuerza de este sacramento para vuestra relación conyugal y para la misión educativa a la que estáis llamados; construid vuestras familias en la unidad, don que viene de lo alto y que alimenta vuestro compromiso en la Iglesia y en la promoción de un mundo justo y fraterno. Amad a vuestros sacerdotes, expresadles aprecio por el generoso servicio que realizan. Sabed soportar también sus limitaciones, sin renuncia jamás a pedirles que sean entre vosotros ministros ejemplares que os hablan de Dios y que os conducen a Dios. Vuestra fraternidad es para ellos una ayuda espiritual valiosa y un apoyo en las pruebas de la vida. Queridos sacerdotes y queridos esposos, que sepáis encontrar siempre en la santa misa la fuerza para vivir la pertenencia a Cristo y a su Iglesia, en el perdón, en el don de uno mismo y en la gratitud. Que vuestro hacer cotidiano tenga en la comunión sacramental su origen y su centro, a fin de que todo se realice para la gloria de Dios. De este modo, el sacrificio de amor de Cristo os transformará, hasta haceros en él «un solo cuerpo y un solo espíritu» (cf. Ef 4, 4-6). La educación de las nuevas generaciones en la fe pasa también a través de vuestra coherencia. Dadles testimonio de la belleza exigente de la vida cristiana, con la confianza y la paciencia de quien conoce el poder de la semilla sembrada en la tierra. Como en el episodio evangélico que hemos escuchado (Mc 5, 21-24.35-43), sed, para cuantos están encomendados a vuestra responsabilidad, signo de la benevolencia y de la ternura de Jesús: en él se hace visible cómo el Dios que ama la vida no es ajeno o distante de las vicisitudes humanas, sino que es el Amigo que nunca abandona. Y en los momentos en que se insinúe la tentación de que todo esfuerzo educativo es vano, sacad de la Eucaristía la luz para reforzar la fe, seguros de que la gracia y el poder de Jesucristo pueden alcanzar al hombre en cualquier situación, incluso la más difícil. Queridos amigos, os encomiendo a todos a la protección de María, venerada en esta catedral con el título de «Reina de todos los santos». La tradición vincula su imagen al exvoto de un marinero, en agradecimiento por la salvación del hijo, sano y salvo de una tempestad marina. Que la mirada materna de la Madre acompañe también vuestros pasos en la santidad hacia un arribo de paz. Gracias. Sacerdotes y familias de hoy y de mañana Alegrías, esperanzas, desilusiones, pero sobre todo una petición de ayuda, de orientación segura para contemplar el futuro con menos aprensión. Todo esto pusieron los jóvenes de Las Marcas en manos de Benedicto XVI, quien en su visita pastoral a Ancona quiso incluir un encuentro con los novios que han iniciado el camino para construir la familia del mañana. Massimiliano y Fabbiana se hicieron portavoces de las inquietudes propias y de sus coetáneos. Entre otras reflexiones, expresó el joven: «La precariedad y la inseguridad acerca de nuestro futuro nos retienen a dejar a nuestras familias de origen; la dificultad para encontrar un trabajo estable nos ha llevado a alargar los tiempos de la decisión; la fragilidad de los vínculos que vemos deshacerse con facilidad a nuestro alrededor nos turba. Muy a menudo se espera que todo esté bien definido y definitivo: una casa, un trabajo seguro; pero al mismo tiempo, el aspecto definitivo de la relación de algún modo resulta ser motivo para no elegir y fuente de incertidumbre. Le preguntamos: ¿de dónde sacar la valentía para enfrentar estos desafíos, para ir más allá de la «certeza de las cosas materiales» y hallar la confianza en la Providencia del Padre?». Y de Fabbiana también se oyó: «Queremos preguntarle, Santo Padre, ¿con qué actitudes la pareja de novios puede testimoniar el amor de Dios? ¿Cuál es el testimonio que los novios pueden dar en y a la comunidad y cómo pueden vivirla con una especificidad propia?». En la plaza del Plebiscito, de Ancona, 500 jóvenes parejas de novios acogieron las palabras del Papa en su último encuentro vespertino. Poco antes, Benedicto XVI había acudido al encuentro con los matrimonios y los sacerdotes de diversas diócesis italianas en la catedral de San Ciríaco.

[close]

p. 9

número 38, domingo 18 de septiembre de 2011 L’OSSERVATORE ROMANO página 9 En la plaza del Plebiscito el encuentro con los novios La plenitud del amor humano La visita del Papa a Ancona concluyó la tarde del domingo 11 de septiembre con el encuentro dedicado a los novios, en la plaza del Plebiscito. Respondiendo a los interrogantes que le plantearon dos de ellos, Benedicto XVI pronunció el siguiente discurso. Queridos novios: Me alegra concluir esta intensa jornada, culmen del Congreso eucarístico nacional, encontrándoos a vosotros, casi para querer confiar la herencia de este acontecimiento de gracia a vuestras jóvenes vidas. Además, la Eucaristía, don de Cristo para la salvación del mundo, indica y contiene el horizonte más verdadero de la experiencia que estáis viviendo: el amor de Cristo como plenitud del amor humano. Doy las gracias al arzobispo de Ancona-Ósimo, monseñor Edoardo Menichelli, por su cordial y profundo saludo, y a todos vosotros por esta vivaz participación; gracias también por las preguntas que me habéis dirigido y que acojo confiando en la presencia, en medio de nosotros, del Señor Jesús: ¡sólo él tiene palabras de vida eterna, palabras de vida para vosotros y vuestro futuro! Lo que planteáis son interrogantes que, en el actual contexto social, asumen un peso aún mayor. Deseo ofreceros sólo alguna orientación por Dios es bueno. Por esto es importante que el encuentro con Dios, sobre todo en la oración personal y comunitaria, sea constante, fiel, precisamente como es el camino de vuestro amor: amar a Dios y sentir que él me ama. ¡Nada nos puede separar del amor de Dios! Estad seguros, además, de que también la Iglesia está cerca de vosotros, os sostiene, no cesa de miraros con gran confianza. Ella sabe que tenéis sed de valores, los valores verdaderos, sobre lo que vale la pena construir vuestra casa. El valor de la fe, de la persona, de la familia, de las relaciones humanas, de la justicia. No os desaniméis ante las carencias que parecen apagar la alegría en la mesa de la vida. En las bodas de Caná, cuando falta el vino, María invitó a los sirvientes a dirigirse a Jesús y les dio una indicación precisa: «Haced lo que él os diga» (Jn 2, 5). Atesorad estas palabras, las últimas de María citadas en los Evangelios, casi su testamento espiritual, y tendréis siempre la alegría de la fiesta: ¡Jesús es el vino de la fiesta! Como novios estáis viviendo una época única que abre a la maravilla del encuentro y permite descubrir la belleza de existir y de ser valiosos para alguien, de poderos decir recíprocamente: tú eres importante para mí. Vivid con intensidad, gradualidad y verdad este camino. No renunciéis rriendo un camino de conocimiento, de respeto, de atenciones que jamás debéis perder: sólo con esta condición el lenguaje del amor seguirá siendo significativo también con el paso de los años. Educaos, también, desde ahora en la libertad de la fidelidad, que lleva a custodiarse recíprocamente, hasta vivir el uno para el otro. Preparaos a elegir con convicción el «para siempre» que connota el amor: la indisolubilidad, antes que una condición, es un don que hay que desear, pedir y vivir, más allá de cualquier situación humana mutable. Y no penséis, según una mentalidad extendida, que la convivencia sea garantía para el futuro. Quemar etapas acaba por «quemar» el amor, que en cambio necesita respetar los tiempos y la gradualidad en las expresiones; necesita dar espacio a Cristo, que es capaz de hacer un amor humano fiel, feliz e indisoluble. La fidelidad y la continuidad de que os queráis bien os harán capaces también de estar abiertos a la vida, de ser padres: la estabilidad de vuestra unión en el sacramento del matrimonio permitirá a los hijos que Dios quiera daros crecer con confianza en la bondad de la vida. Fidelidad, indisolubilidad y transmisión de la vida son los pilares de toda familia, verdadero bien común, valioso patrimonio para toda la sociedad. Desde ahora, fundad en ellos vuestro camino hacia el matrimonio y testimoniadlo también a vuestros coetáneos: ¡es un valioso servicio! Sed agradecidos con cuantos, con empeño, competencia y disponibilidad os acompañan en la formación: son signo de la atención y de la solicitud respuesta. En ciertos aspectos nuestro tiempo no es fácil, sobre todo para vosotros, los jóvenes. La mesa está surtida de muchas cosas deliciosas, pero, como en el episodio evangélico de las bodas de Caná, parece que falta el vino de la fiesta. Sobre todo la dificultad de encontrar un trabajo estable extiende un velo de incertidumbre sobre el futuro. Esta condición contribuye a posponer la toma de decisiones definitivas, e incide de modo negativo en el crecimiento de la sociedad, que no consigue valorar plenamente la riqueza de energías, de competencias y de creatividad de vuestra generación. Falta el vino de la fiesta también a una cultura que tiende a prescindir de criterios morales claros: en la desorientación, cada uno se ve impulsado a moverse de manera individual y autónoma, frecuentemente en el único perímetro del presente. La fragmentación del tejido comunitario se refleja en un relativismo que mella los valores esenciales; la consonancia de sensaciones, de estados de ánimo y de emociones parece más importante que compartir un proyecto de vida. También las elecciones de fondo se vuelven entonces frágiles, expuestas a una perenne revocabilidad, que a menudo se considera como expresión de libertad, mientras que más bien señala su carencia. Asimismo, pertenece a una cultura carente del vino de la fiesta la aparente exaltación del cuerpo, que en realidad banaliza la sexualidad y tiende a que se viva fuera de un contexto de comunión de vida y de amor. Queridos jóvenes, ¡no tengáis miedo de afrontar estos desafíos! No perdáis nunca la esperanza. Tened valor, también en las dificultades, permaneciendo firmes en la fe. Estad seguros de que, en toda circunstancia, sois amados y estáis custodiados por el amor de Dios, que es nuestra fuerza. a perseguir un ideal alto de amor, reflejo y testimonio del amor de Dios. ¿Pero cómo vivir esta etapa de vuestra vida, testimoniar el amor en la comunidad? Deseo deciros ante todo que evitéis cerraros en relaciones intimistas, falsamente tranquilizadoras; haced más bien que vuestra relación se convierta en levadura de una presencia activa y responsable en la comunidad. No olvidéis, además, que, para ser auténtico, también el amor requiere un camino de maduración: a partir de la atracción inicial y de «sentirse bien» con el otro, educaos a «querer bien» al otro, a «querer el bien» del otro. El amor vive de gratuidad, de sacrificio de uno mismo, de perdón y de respeto del otro. Queridos amigos, todo amor humano es signo del Amor eterno que nos ha creado y cuya gracia santifica la elección de un hombre y de una mujer de entregarse recíprocamente la vida en el matrimonio. Vivid este tiempo del noviazgo en la espera confiada de tal don, que hay que acoger reco- que la comunidad cristiana os reserva. No estáis solos: sed los primeros en buscar y acoger la compañía de la Iglesia. Deseo volver de nuevo sobre un punto esencial: la experiencia del amor tiene en su interior la tensión hacia Dios. El verdadero amor promete el infinito. Haced, por lo tanto, de este tiempo vuestro de preparación al matrimonio un itinerario de fe: redescubrid para vuestra vida de pareja la centralidad de Jesucristo y de caminar en la Iglesia. María nos enseña que el bien de cada uno depende de la escucha dócil de la palabra del Hijo. En quien se fía de él, el agua de la vida cotidiana se transforma en el vino de un amor que hace buena, bella y fecunda la vida. Caná, de hecho, es anuncio y anticipación del don del vino nuevo de la Eucaristía, sacrificio y banquete en el cual el Señor nos alcanza, nos renueva y transforma. Y no perdáis la importancia vital de este encuentro: que la asamblea litúrgica dominical os encuentre plenamente partícipes: de la Eucaristía brota el sentido cristiano de la existencia y un nuevo modo de vivir (cf. Exhort. ap. postsin. Sacramentum caritatis, 72-73). No tendréis, entonces, miedo al asumir la esforzada responsabilidad de la opción conyugal; no temeréis entrar en este «gran misterio» en el que dos personas llegan a ser una sola carne (cf. Ef 5, 31-32). Queridísimos jóvenes, os encomiendo a la protección de san José y de María santísima; siguiendo la invitación de la Virgen Madre —«Haced lo que él os diga»— no os faltará el sabor de la verdadera fiesta y sabréis llevar el «vino» mejor, el que Cristo dona para la Iglesia y para el mundo. Deseo deciros que también yo estoy cerca de vosotros y de cuantos, como vosotros, viven este maravilloso camino de amor. ¡Os bendigo con todo el corazón!

[close]

p. 10

página 10 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 18 de septiembre de 2011, número 38 Colegio episcopal Monseñor Barthélemy Adoukonou, obispo titular de Zama minore RENUNCIA: El Papa ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Rabaúl (Papúa Nueva Guinea) que monseñor KARL HESSE, M.S.C., le había presentado en conformidad con el canon 401 § 1 del Código de derecho canónico. Le sucede en el gobierno pastoral de la archidiócesis el coadjutor, monseñor FRANCESCO PANFILO, S.D.B. Karl Hesse, M.S.C., nació en Wosswinkel, archidiócesis de Paderborn (Alemania), el 15 de agosto de 1936. Recibió la ordenación sacerdotal el 23 de mayo de 1963. Pablo VI lo nombró obispo titular de Naratcata y auxiliar de la archidiócesis de Rabaúl el 27 de abril de 1978; recibió la ordenación episcopal el 15 de agosto del mismo año. Juan Pablo II lo nombró obispo residencial de Kavieng el 24 de octubre de 1980; y lo promovió a la sede de Rabaúl el 7 de julio de 1990. Francesco Panfilo, S.D.B., nació en Schilpario, diócesis de Bérgamo (Italia), el 23 de noviembre de 1942. Recibió la ordenación sacerdotal el 27 de abril de 1974. El Papa Juan Pablo II lo nombró obispo de la diócesis de Alotau-Sideia (Papúa Nueva Guinea) el 15 de junio de 2001; recibió la ordenación episcopal el 8 de septiembre sucesivo. Benedicto XVI lo promovió a arzobispo coadjutor de la sede de Rabaúl el 18 de marzo de 2010. Orden ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén El Santo Padre ha aceptado la renuncia que le había presentado el cardenal JOHN PATRICK FOLEY al cargo de gran maestre de la Orden ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, y ha nombrado pro-gran maestre de la mencionada Orden ecuestre a monseñor EDWIN FREDERICK O’BRIEN, hasta ahora arzobispo de Baltimore (Estados Unidos). John Patrick Foley nació en Darby, archidiócesis de Filadelfia (Estados Unidos), el 11 de noviembre de 1935. Recibió la ordenación sacerdotal el 19 de mayo de 1962. Se doctoró en filosofía en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. El 5 de abril de 1984 Juan Pablo II lo nombró arzobispo titular de Neapoli di Proconsolare y presidente de la entonces Comisión pontificia para las comunicaciones sociales; recibió la ordenación episcopal el 8 de mayo del mismo año. En el mes de agosto sucesivo fue nombrado también presidente del Consejo de administración del Centro televisivo vaticano, cargo que desempeñó hasta diciembre de 1989. Benedicto XVI lo nombró pro-gran maestre Orden ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén el 27 de junio de 2007; lo creó cardenal del título de San Sebastián en el Palatino en el consistorio del 24 de noviembre del mismo año; y lo nombró gran maestre de dicha Orden ecuestre el 22 de diciembre sucesivo. En la Curia romana es miembro de las congregaciones para el culto divino y la disciplina de los sacramentos y para la evangelización de los pueblos. Edwin Frederick O’Brien nació en Nueva York el 8 de abril de 1939. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de mayo de 1965. Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Tizica y auxiliar de Nueva York el 6 de febrero de 1996; recibió la ordenación episcopal el 25 de marzo sucesivo. El Santo Padre lo nombró arzobispo coadjutor del Ordinariato militar para Estados Unidos el 8 de abril de 1997. Pasó a ser Ordinario militar el 12 de agosto sucesivo, y el 7 de marzo de 1998 renunció a la sede titular de Tizica. Benedicto XVI lo nombró arzobispo metropolitano de Baltimore el 12 de julio de 2007. EL PAPA HA NOMBRADO: —Obispo titular de Zama minore a monseñor BARTHÉLEMY ADOUKONOU, secretario del Consejo pontificio para la cultura. Barthélemy Adoukonou nació en Abomey (Benín) el 24 de agosto de 1942. Recibió la ordenación sacerdotal el 16 de diciembre de 1966. Estudió sociología religiosa en París y se doctoró en teología en la Universidad de Ratisbona. Benedicto XVI lo nombró secretario del Consejo pontificio para la cultura el 3 de diciembre de 2009. En la Curia romana es consultor del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos. El Santo Padre, en conformidad con el canon 185 § 1 del Código de cánones de las Iglesias orientales, concedió su asentimiento a la elección, realizada canónicamente por el Sínodo de los obispos de la Iglesia patriarcal maronita, de monseñor HANNA ALWAN, hasta ahora prelado au- Academia pontificia para la vida El Papa ha nombrado canciller de la Academia pontificia para la vida al presbítero RENZO PEGORARO, profesor de bioética en la Facultad teológica del Trivéneto y director científico de la Fundación Lanza de Padua. Renzo Pegoraro nació en Padua (Italia) el 4 de junio de 1959. Recibió la ordenación sacerdotal en 1989. Se doctoró en medicina en Padua y se licenció en teología moral en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; además, se especializó en bioética en Georgetown, Washington. Es profesor de bioética en la Facultad teológica del Trivéneto, director científico de la Fundación Lanza de Padua, miembro del comité ético del Instituto oncológico véneto y director de la Asociación europea de centros médicos de ética médica. ditor del Tribunal de la Rota romana, a obispo de Curia, asignándole la sede titular de Sarepta de los maronitas; y del presbítero corepíscopo CAMILLE ZAIDAN, hasta ahora protosincelo de la archieparquía de Antelias de los maronitas, a obispo de Curia, asignándole la sede titular de Tolemaide de Fenicia de los maronitas; a continuación de la dimisión presentada al mismo Sínodo por monseñor ROLAND ABOUJAOUDÉ, obispo titular de Arca de Fenicia de los maronitas, y por monseñor SAMIR MAZLOUM, obispo titular de Callinico de los maronitas, a tenor del canon 210 §§ 1-2 del Código de cánones de las Iglesias orientales. Hanna Alwan nació en Aytou (Líbano) el 20 de septiembre de 1954. Ingresó en la la congregación de los Misioneros Libaneses Maronitas, donde recibió la ordenación sacerdotal el 18 de julio de 1981. Se doctoró en «utroque iure» en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma. Ha sido juez en el Tribunal unificado maronita, procurador general y ecónomo de su congregación, profesor y decano en el Instituto superior «La Sagesse» de Beirut. En 1991 fue llamado a prestar servicio en el Tribunal de la Rota romana, donde ha sido, sucesivamente, promotor de justicia adjunto, defensor del vínculo y prelado auditor. Además, ha sido rector del Colegio maronita de Roma. Es consultor de la Congregación para las Iglesias orientales. Camille Zaidan nació en Kassaibé, archieparquía de Antelias el 9 de marzo de 1944. Recibió la ordenación sacerdotal el 23 de octubre de 1971. Se doctoró en filosofía y en teología en Washington. Ha sido profesor universitario, vicerrector y luego rector del «St. Joseph School» de Kornet Chehwan, responsable del Secretariado de enseñanza católica en Líbano y miembro de algunas asociaciones en ámbito educativo, vicario parroquial, párroco y protosincelo de la archieparquía de Antelias. Audiencias pontificias Lutos en el episcopado —Monseñor BERNARD W. SCHMITT, obispo emérito de Wheeling-Charleston (Estados Unidos), falleció el 16 de agosto. Nació en Wheeling el 17 de agosto de 1928. Era sacerdote desde el 28 de mayo de 1955. Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Walla Walla y auxiliar de Wheeling-Charleston el 27 de mayo de 1988; recibió la ordenación episcopal el 1 de agosto del mismo año. El Santo Padre lo nombró obispo residencial de Wheeling-Charleston el 29 de marzo de 1989; y aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis el 9 de diciembre de 2004. —Monseñor CLEMENTE JOSÉ CARLOS DE GOUVEA ISNARD, O.S.B., obispo emérito de Nova Friburgo (Brasil), falleció el 24 de agosto. Nació en Río de Janeiro el 8 de julio de 1917. Era sacerdote desde el 19 de diciembre de 1942. El Papa Juan XXIII lo nombró obispo de Nova Friburgo el 23 de abril de 1960; recibió la ordenación episcopal el 25 de julio del mismo año. Juan Pablo II aceptó su renuncia al gobierno pastoral de dicha sede el 17 de julio de 1992. —Monseñor BRUNO GAMBERINI, arzobispo de Campinas (Brasil), falleció el 28 de agosto. Nació en Matão, diócesis de São Carlos, el 16 de julio de 1950. Era sacerdote desde el 11 de diciembre de 1974. Juan Pablo II lo nombró obispo de Bragança Paulista el 17 de mayo de 1995; recibió la ordenación episcopal el 16 de julio sucesivo. El mismo Papa lo promovió a arzobispo metropolitano de Campinas el 2 de junio de 2004. —Monseñor ANDREW ZOLILE BROOK, obispo emérito de Umtata (Sudáfrica), falleció el 5 de septiem- bre. Nació en Fort Cunningham, diócesis de Queenstown, el 22 de noviembre de 1929. Era sacerdote desde el 8 de diciembre de 1957. Juan Pablo II lo nombró obispo de Umtata el 12 de febrero de 1979; re- cibió la ordenación episcopal el 5 de mayo del mismo año. El Santo Padre aceptó su renuncia al gobier- no pastoral de dicha sede el 7 de enero de 1995. EL SANTO PADRE HA RECIBIDO EN AUDIENCIA: Viernes 9 de septiembre —Al nuevo embajador de Gran Bretaña ante la Santa Sede, Nigel Marcus Baker, con ocasión de la presentación de las cartas credenciales. —A monseñor Bruno Musarò, arzobispo titular de Abari, nuncio apostólico en Cuba. —A monseñor Vincenzo Paglia, obispo de Terni-Narni-Amelia (Italia), con el profesor Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio. Sábado, día 10 —Al cardenal Marc Ouellet, P.S.S., prefecto de la Congregación para los obispos.

[close]

p. 11

número 38, domingo 18 de septiembre de 2011 L’OSSERVATORE ROMANO página 11 El Papa dedica al Salmo 22 la audiencia general del miércoles 14 de septiembre Ese grito de angustia que abre los cielos Queridos hermanos y hermanas: En la catequesis de hoy quiero afrontar un Salmo con fuertes implicaciones cristológicas, que continuamente aparece en los relatos de la pasión de Jesús, con su doble dimensión de humiliación y de gloria, de muerte y de vida. Es el Salmo 22, según la tradición judía, 21 según la tradición greco-latina, una oración triste y conmovedora, de una profundidad humana y una riqueza teológica que hacen que sea uno de los Salmos más rezados y estudiados de todo el Salterio. Se trata de una larga composición poética, y nosotros nos detendremos en particular en la primera parte, centrada en el lamento, para profundizar algunas dimensiones significativas de la oración de súplica a Dios. Este Salmo presenta la figura de un inocente perseguido y circundado por los adversarios que quieren su muerte; y él recurre a Dios en un lamento doloroso que, en la certeza de la fe, se abre misteriosamente a la alabanza. En su oración se alternan la realidad angustiosa del presente y la memoria consoladora del pasado, en una sufrida toma de conciencia de la propia situación desesperada que, sin embargo, no quiere renunciar a la esperanza. Su grito inicial es un llamamiento dirigido a un Dios que parece lejano, que no responde y parece haberlo abandonado: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? A pesar de mis gri- tos, mi oración no te alcanza. Dios mío, de día te grito, y no me respondes; de noche, y no me haces caso» (vv. 23). Dios calla, y este silencio lacera el ánimo del orante, que llama incesantemente, pero sin encontrar respuesta. Los días y las noches se suceden en una búsqueda incansable de una palabra, de una ayuda que no llega; Dios parece tan distante, olvidadizo, tan ausente. La oración pide escucha y respuesta, solicita un contacto, busca una relación que pueda dar consuelo y salvación. Pero si Dios no responde, el grito de ayuda se pierde en el vacío y la soledad llega a ser insostenible. Sin embargo, el orante de nuestro Salmo tres veces, en su grito, llama al Señor «mi» Dios, en un extremo acto de confianza y de fe. No obstante toda apariencia, el salmista no puede creer que el vínculo con el Señor se haya interrumpido totalmente; y mientras pregunta el por qué de un supuesto abandono incomprensible, afirma que «su» Dios no lo puede abandonar. Como es sabido, el grito inicial del Salmo, «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», es citado por los evangelios de san Mateo y de san Marcos como el grito lanzado por Jesús moribundo en la cruz (cf. Mt 27, 46; Mc 15, 34). Ello expresa toda la desolación del Mesías, Hijo de Dios, que está afrontando el drama de la muerte, una realidad totalmente contrapuesta al Señor de la vida. Abandonado por casi todos los suyos, traicionado y negado por los discípulos, circundado por quien lo insulta, Jesús está SIGUE EN LA PÁGINA 12 Cuando el mundo teme la discapacidad genética La eliminación del imperfecto CARLO BELLIENI Nos damos cuenta cuando observamos la situación: ya no vemos niños «imperfectos», o sea, portadores de enfermedades genéticas. Censurados por los medios, mantenidos por las familias a resguardo de una sociedad que no les acepta a pesar de tantas proclamas, pero sobre todo abortados. Se les busca con lupa antes de que nazcan y, una vez identificados, con demasiada frecuencia se les impide el nacimiento. Y lo grave es que nosotros, de esta criba y selección, ya no nos sorprendemos: es la norma. Los datos son significativos. El registro sobre malformaciones congénitas de Emilia Romagna —entre las pocas fuentes italianas consultables— revela que la tasa de aborto de fetos con síndrome de Down supera el 60 por ciento del total (y más del 70 si consideramos sólo a las mujeres italianas); por encima del 50 por ciento de las niñas con síndrome de Turner (baja estatura y baja fertilidad) son abortadas. En el primer caso se trata de un retraso de desarrollo intelectual; en el segundo, de un retardo físico: ¿motivos suficientes para eliminarlos? Del registro europeo Eurocat incluso se desprende que en los casos de esquisis orofacial —una lesión del labio o del paladar, por lo tanto una condición leve y operable— la tasa de abortos supera el 10 por ciento. En Francia el 96 por ciento de los fetos Down es abortado, y recientemente un diputado parisino declaraba en el Parlamento: «La verdadera pregunta que me hago es: ¿por qué queda el 4 por ciento?». En la revista «Archives de Pédiatrie» en 1996 se lanzaba un j'accuse contra la supresión prenatal de los fetos sobre la base de una futura baja estatura, también ésta una característica drásticamente disminuida en el panorama social, y no ciertamente porque se haya encontrado un tratamiento. La denominan prevención secundaria, y se multiplican los servicios para incrementarla. En muchos Estados se propone a todas las mujeres em- barazadas la búsqueda de factores indicativos de síndrome de Down (pliegue nucal, tabique nasal) durante las ecografías de rutina, llevando a cabo así un screening genético prenatal indirecto. Padres y médicos deberían reflexionar: buscar un veredicto directo o indirecto sobre los cromosomas del feto cuando aún se está a tiempo de abortar, pero no absolutamente a tiempo de tratar, es por lo menos ambiguo, si es que se cree en la sacralidad de la persona humana. La desaparición de individuos con discapacidad genética del panorama social se debe también a otro motivo: la incapacidad de la sociedad de aceptar culturalmente al que es distinto, y al pudor de las familias, que se sienten en una especie de destierro legal genético, y por lo tanto mantienen entre las paredes domésticas al hijo enfermo. La caída numérica resultante de la selección prenatal o marginación social produce una consecuencia: bloquea la búsqueda de terapias. Si existiera una inversión económica para tratar las enfermedades genéticas semejante a la que se destina para que no nazcan los enfermos, obtendríamos progresos nota- bles. Ciertamente las enfermedades genéticas son in- deseables, pero no deben hacer indeseable al enfermo mismo. Abren perspectivas de una vida dura, ¿pero en serio tan invivible como se pinta? Estudios científicos muestran que paradójicamente los enfermos, si las condiciones externas no son de rechazo, dan a su vida una puntuación de calidad más alta que otros coetáneos suyos. Es el caso de los adolescentes con espina bífida («Quality of Life Research», 2006) o de aquellos con grave discapacidad física («Quality of Life Research», 2005). Igualmente la calidad de vida de los sujetos Down es mucho mayor de cuanto los medios muestran, según lo que escribe la importante revista «Social Science and Medicine» (septiembre de 2001). Esto significa que el enfermo no está definido por su enfermedad, sino más bien por el ámbito social en el que está inmerso, como evidencia un estudio sobre la valoración de la vida de los discapacitados mentales recién publicado en los Estados Unidos. Es en este plano donde se debe intervenir económica y culturalmente. Más solidaridad, pues. Y solidaridad significa también información, que tan frecuentemente en cambio es desequilibrada; hasta el punto que, por ejemplo, en Francia las asociaciones de enfermos —esto es, quienes realmente tienen el pulso de la enfermedad— son tenidas por ley alejadas del itinerario informativo de las mujeres que afrontan un embarazo que puede convertirse en no deseado por la imperfección del feto. Y los medios dibujan un retrato de la discapacidad que raramente se aparta de la estéril compasión, cuando no incluyen al discapacitado en emisiones sensacionalistas de dudoso gusto. En cambio perjudica más la realidad imaginada que la verdadera. Y en un mundo atemorizado y prevenido, la búsqueda de la imperfección y la eliminación del paciente «imperfecto» se transforman en norma social común que todos conocen: una banalidad del mal que ya no parece turbar a nadie.

[close]

p. 12

página 12 L’OSSERVATORE ROMANO domingo 18 de septiembre de 2011, número 38 Ese grito de angustia que abre los cielos El beso del Papa al crucifijo a su llegada a la catedral de San Ciríaco en la visita pastoral a Ancona (11 de septiembre de 2011) VIENE DE LA PÁGINA 11 bajo el peso aplastante de una misión que debe pasar por la humillación y la aniquilación. Por ello grita al Padre, y su sufrimiento asume las sufridas palabras del Salmo. Pero su grito no es un grito desesperado, como no lo era el grito del salmista, en cuya súplica recorre un camino atormentado, desembocando al final en una perspectiva de alabanza, en la confianza de la victoria divina. Puesto que en la costumbre judía citar el comienzo de un Salmo implicaba una referencia a todo el poema, la oración desgarradora de Jesús, incluso manteniendo su tono de sufrimiento indecible, se abre a la certeza de la gloria. «¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?», dirá el Resucitado a los discípulos de Emaús (Lc 24, 26). En su Pasión, en obediencia al Padre, el Señor Jesús pasa por el abandono y la muerte para alcanzar la vida y donarla a todos los creyentes. A este grito inicial de súplica, en nuestro Salmo 22, responde, en doloroso contraste, el recuerdo del pasado: «En ti confiaban nuestros padres, confiaban, y los ponías a salvo; a ti gritaban, y quedaban libres, en ti confiaban, y no los defraudaste» (vv. 5-6). Aquel Dios que al salmista parece hoy tan lejano, es, sin embargo, el Señor misericordioso que Israel siempre experimentó en su historia. El pueblo al cual pertenece el orante fue objeto del amor de Dios y puede testimoniar su fidelidad. Comenzando por los patriarcas, luego en Egipto y en la larga peregrinación por el desierto, en la Eucaristía y misión Llegado de Castelgandolfo para la audiencia general del miércoles 14 de septiembre —en el aula Pablo VI del Vaticano—, Benedicto XVI, en sus saludos a los peregrinos, propuso el ejemplo de una religiosa italiana a pocas horas de su inclusión en el catálogo de los beatos. «Hoy, en Cosenza —expresó—, se proclama beata a sor Elena Aiello, fundadora de las Hermanas Mínimas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Inmediatamente después del Congreso eucarístico nacional de Ancona, la Iglesia en Italia se alegra por la elevación a la gloria de los altares de un alma eminentemente eucarística. Ilustre hija de la tierra de Calabria, sor Elena Aiello solía decir: «La Eucaristía es el alimento esencial de mi vida, el aliento profundo de mi alma, el sacramento que da sentido a mi vida, a todas las acciones del día». Que el ejemplo e intercesión de la nueva beata acreciente en todos el amor por el admirable sacramento del altar». Entre los participantes en la audiencia, para recibir la bendición del Papa, cuarenta de los misioneros salesianos que partirán a países de presencia católica reciente y algunas naciones europeas necesitadas de nueva evangelización. Además es la primera vez que seis hijas de María Auxiliadora viajarán para fundar una obra en Sudán. Y en el corazón de Europa se busca reavivar la fe cristiana con otras actividades pastorales, como la que promueve la archidiócesis polaca de Cracovia con dos años de peregrinación de las reliquias del beato Juan Pablo II y de una imagen de Jesús misericordioso. Una iniciativa que presentó al Pontífice el obispo Jan Zając, rector del santuario de la Divina Misericordia, de Cracovia. permanencia en la tierra pro- metida en contacto con pobla- ciones agresivas y enemigas, hasta la oscuridad del exilio, toda la historia bíblica fue una historia de clamores de ayuda por parte del pueblo y de res- puestas salvíficas por parte de Dios. Y el salmista hace refe- rencia a la fe inquebrantable de sus padres, que «confia- ron» —por tres veces se repite esta palabra— sin quedar nun- ca decepcionados. Ahora, sin embargo, parece que esta ca- dena de invocaciones confia- das y respuestas divinas se ha- ya interrumpido; la situación del salmista parece desmentir toda la historia de la salvación, haciendo todavía más dolorosa la realidad presente. Pero Dios no se puede retractar, y es entonces que la oración vuelve a describir la triste situación del orante, para inducir al Señor a tener piedad e intervenir, come siempre había hecho en el pasado. El salmista se define «gusano, no un hombre, vergüenza de la gente, desprecio del pueblo» (v. 7), se burlan, se mofan de él (cf. v. 8), y herido precisamente en la fe: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre si tanto lo quiere» (v. 9), dicen. Bajo los golpes socarrones de la ironía y del desprecio, parece que el perseguido casi pierde los propios rasgos humanos, como el siervo sufriente esbozado en el Libro de Isaías (cf. Is 52, 14; 53, 2b-3). Y como el justo oprimido del Libro de la Sabiduría (cf. 2, 12-20), como Jesús en el Calvario (cf. Mt 27, 39-43), el salmista ve puesta en tela de juicio la relación con su Señor, con relieve cruel y sarcástico de aquello que lo está haciendo sufrir: el silencio de Dios, su ausencia aparente. Sin embargo, Dios ha estado presente en la existencia del orante con una cercanía y una ternura incuestionables. El salmista recuerda al Señor: «Tú eres quien me sacó del vientre, me tenías confiado en los pechos de mi madre; desde el seno pasé a tus manos» (vv. 10-11a). El Señor es el Dios de la vida, que hace nacer y acoge al neonato, y lo cuida con afecto de padre. Y si antes se había hecho memoria de la fidelidad de Dios en la historia del pueblo, ahora el orante evoca de nuevo la propia historia personal de relación con el Señor, remontándose al momento particularmente significativo del comienzo de su vida. Y ahí, no obstante la desolación del presente, el salmista reconoce una cercanía y un amor divinos tan radicales que puede ahora exclamar, en una confesión llena de fe y generadora de esperanza: «desde el vientre materno tú eres mi Dios» (v. 11b). El lamento se convierte ahora en súplica afligida: «No te quedes lejos, que el peligro está cer- ca y nadie me socorre» (v. 12). La única cercanía que percibe el salmista y que le asusta es la de los enemigos. Por lo tanto, es necesario que Dios se haga cercano y lo socorra, porque los enemigos circundan al orante, lo acorralan, y son como toros poderosos, como leones que abren de par en par la boca pa- ra rugir y devorar (cf. vv. 13-14). La angustia altera la percepción del peligro, agrandándolo. Los adversarios se presentan inven- cibles, se han convertido en animales feroces y peligrosísi- mos, mientras que el salmista es como un pequeño gusano, impotente, sin defensa alguna. Pero estas imágenes usadas en el Salmo sirven también para decir que cuando el hombre se hace brutal y agrede al hermano, algo de animalesco toma la delantera en él, parece perder toda apariencia humana; la violencia siempre tiene en sí algo de bestial y sólo la intervención salvífica de Dios puede restituir al hombre su humanidad. Ahora, para el salmista, objeto de una agresión tan feroz, parece que ya no hay salvación, y la muerte empieza a posesionarse de él: «Estoy como agua derramada, tengo los huesos descoyuntados [...] mi garganta está seca como una teja, la lengua se me pega al paladar [...] se reparten mi ropa, echan a suerte mi túnica» (vv. 15.16.19). Con imágenes dramáticas, que volvemos a encontrar en los relatos de la pasión de Cristo, se describe el desmoronamiento del cuerpo del condenado, la aridez insoportable que atormenta al moribundo y que encuentra eco en la petición de Jesús «Tengo sed» (cf. Jn 19, 28), para llegar al gesto definitivo de los verdugos que, como los soldados al pie de la cruz, se repartían las vestiduras de la víctima, considerada ya muerta (cf. Mt 27, 35; Mc 15, 24; Lc 23, 34; Jn 19, 23-24). He aquí entonces, imperiosa, de nuevo la petición de ayuda: «Pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme [...] Sálvame» (vv. 20.22a). Este es un grito que abre los cielos, porque proclama una fe, una certeza que va más allá de toda duda, de toda oscuridad y de toda desolación. Y el lamento se transforma, deja lugar a la alabanza en la acogida de la salvación: «Tú me has dado respuesta. Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré» (vv. 22c-23). De esta forma, el Salmo se abre a la acción de gracias, al gran himno final que implica a todo el pueblo, los fieles del Señor, la asamblea litúrgica, las generaciones futuras (cf. vv. 24-32). El Señor acudió en su ayuda, salvó al pobre y le mostró su rostro de misericordia. Muerte y vida se entrecruzaron en un misterio in- separable, y la vida ha triunfado, el Dios de la salvación se mostró Señor invencible, que todos los confines de la tierra celebrarán y ante el cual se postrarán todas las familias de los pueblos. Es la victoria de la fe, que puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo del dolor en fuente de esperanza. Hermanos y hermanas queridísimos, este Salmo nos ha llevado al Gólgota, a los pies de la cruz de Jesús, para revivir su pasión y compartir la alegría fecunda de la resurrección. Dejémonos, por tanto, invadir por la luz del misterio pascual incluso en la aparente ausencia de Dios, también en el silencio de Dios, y, como los discípulos de Emaús, aprendamos a discernir la realidad verdadera más allá de las apariencias, reconociendo el camino de la exaltación precisamente en la humillación, y la manifestación plena de la vida en la muerte, en la cruz. De este modo, volviendo a poner toda nuestra confianza y nuestra esperanza en Dios Padre, en el momento de la angustia también nosotros le podremos rezar con fe, y nuestro grito de ayuda se transformará en canto de alabanza. Gracias.

[close]

Comments

no comments yet