Cuaresma 2017

 

Embed or link this publication

Description

Pautas de oración

Popular Pages


p. 1

Contenido MENSAJE DEL PAPA PARA LA CUARESMA  ................................................. 2 SEMANA I (del 26 de febrero al 4 de marzo):  BUSCA EL REINO DE DIOS............................................................................. 7 SEMANA II (del 5 al 11 de marzo):  EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA .................................................................. 14 SEMANA III (del 12 al 18 de marzo):  ORACIÓN QUE TRASFIGURA ...................................................................... 24 SEMANA IV (del 19 al 25 de marzo):  GUARDA LA FE PARA TI Y PARA MUCHOS ................................................ 33 SEMANA V (del 26 de marzo al 1º de abril):  CREE Y VIVIRÁS ............................................................................................ 42

[close]

p. 2

Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2017 La Palabra es un don. El otro es un don      Queridos hermanos y hermanas:      La  Cuaresma  es  un  nuevo  comienzo,  un  camino  que  nos  lleva  a  un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre  la  muerte.  Y  en  este  tiempo  recibimos  siempre  una  fuerte  llamada  a  la  conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl  2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad  con  el  Señor.  Jesús  es  el  amigo  fiel  que  nunca  nos  abandona,  porque  incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con  esta  espera,  manifiesta  su  voluntad  de  perdonar  (cf.  Homilía,  8  enero  2016).    La  Cuaresma  es  un  tiempo  propicio  para  intensificar  la  vida  del  espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno,  la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en  este  tiempo  se  nos  invita  a  escuchar  y  a  meditar  con  mayor  frecuencia.  En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el  pobre  Lázaro  (cf.  Lc  16,19‐31).  Dejémonos  guiar  por  este  relato  tan  significativo,  que  nos  da  la  clave  para  entender  cómo  hemos  de  comportarnos  para  alcanzar  la  verdadera  felicidad  y  la  vida  eterna,  exhortándonos a una sincera conversión.      1. El otro es un don      La  parábola  comienza  presentando  a  los  dos  personajes  principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se  encuentra  en  una  situación  desesperada  y  no  tiene  fuerza  ni  para  levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen 

[close]

p. 3

  de  su  mesa,  tiene  llagas  por  todo  el  cuerpo  y  los  perros  vienen  a  lamérselas (cf. vv. 20‐21). El cuadro es sombrío, y el hombre degradado y  humillado.    La  escena  resulta  aún  más  dramática  si  consideramos  que  el  pobre  se  llama  Lázaro:  un  nombre  repleto  de  promesas,  que  significa  literalmente «Dios ayuda». Este no es un personaje anónimo, tiene rasgos  precisos y se presenta como alguien con una historia personal. Mientras  que  para  el  rico  es  como  si  fuera  invisible,  para  nosotros  es  alguien  conocido y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal, es un don, un tesoro  de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque  su condición concreta sea la de un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero  2016).    Lázaro nos enseña  que  el  otro  es  un  don.  La  justa  relación  con  las  personas  consiste  en  reconocer  con  gratitud  su  valor.  Incluso  el  pobre  en  la  puerta  del  rico,  no  es  una  carga  molesta,  sino  una  llamada  a  convertirse  y a cambiar de vida. La primera invitación que nos hace esta parábola es  la de abrir la puerta de nuestro corazón al otro, porque cada persona es  un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La Cuaresma es un  tiempo  propicio  para  abrir  la  puerta  a  cualquier  necesitado  y  reconocer  en él o en ella el rostro de Cristo. Cada uno de nosotros los encontramos  en  nuestro  camino.  Cada  vida  que  encontramos  es  un  don  y  merece  acogida,  respeto  y  amor.  La  Palabra  de  Dios  nos  ayuda  a  abrir  los  ojos  para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. Pero para hacer  esto  hay  que  tomar  en  serio  también  lo  que  el  Evangelio  nos  revela  acerca del hombre rico.      2. El pecado nos ciega      La  parábola  es  despiadada  al  mostrar  las  contradicciones  en  las  que  se  encuentra  el  rico  (cf.  v.  19).  Este  personaje,  al  contrario  que  el    Página 3

[close]

p. 4

pobre  Lázaro,  no  tiene  un  nombre,  se  le  califica  sólo  como  «rico».  Su  opulencia  se  manifiesta  en  la  ropa  que  viste,  de  un  lujo  exagerado.  La  púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso  estaba  reservada  a  las  divinidades  (cf.  Jr  10,9)  y  a  los  reyes  (cf.  Jc  8,26).  La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter  casi  sagrado.  Por  tanto,  la  riqueza  de  este  hombre  es  excesiva,  también  porque  la  exhibía  de  manera  habitual  todos  los  días:  «Banqueteaba  espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la  corrupción  del  pecado,  que  se  realiza  en  tres  momentos  sucesivos:  el  amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).    El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males»  (1  Tm  6,10).  Esta  es  la  causa  principal  de  la  corrupción  y  fuente  de  envidias,  pleitos  y  recelos.  El  dinero  puede  llegar  a  dominarnos  hasta  convertirse  en  un  ídolo  tiránico  (cf.  Exh.  ap.  Evangelii  gaudium,  55).  En  lugar  de  ser  un  instrumento  a  nuestro  servicio  para  hacer  el  bien  y  ejercer  la  solidaridad  con  los  demás,  el  dinero  puede  someternos,  a  nosotros  y  a  todo  el  mundo,  a  una  lógica  egoísta  que  no  deja  lugar  al  amor e impide la paz.    La  parábola  nos  muestra  cómo  la  codicia  del  rico  lo  hace  vanidoso.  Su  personalidad  se  desarrolla  en  la  apariencia,  en  hacer  ver  a  los  demás  lo  que  él  se  puede  permitir.  Pero  la  apariencia  esconde  un  vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión  más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).    El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El  hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios,  olvidando  que  es  simplemente  un  mortal.  Para  el  hombre  corrompido  por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso  las  personas  que  están  a  su  alrededor  no  merecen  su  atención.  El  fruto  del  apego  al  dinero  es  una  especie  de  ceguera:  el  rico  no  ve  al  pobre  hambriento, llagado y postrado en su humillación.    Cuando  miramos  a  este  personaje,  se  entiende  por  qué  el  Evangelio  condena  con  tanta  claridad  el  amor  al  dinero:  «Nadie  puede  estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro;  o,  al  contrario,  se  dedicará  al  primero  y  no  hará  caso  del  segundo.  No  podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).        Página 4

[close]

p. 5

  3. La Palabra es un don      El  Evangelio  del  rico  y  el pobre  Lázaro  nos  ayuda a  prepararnos  bien para la Pascua que se acerca. La liturgia del Miércoles de Ceniza nos  invita  a  vivir  una  experiencia  semejante  a  la  que  el  rico  ha  vivido  de  manera  muy  dramática.  El  sacerdote,  mientras  impone  la  ceniza  en  la  cabeza,  dice  las  siguientes  palabras:  «Acuérdate  de  que  eres  polvo  y  al  polvo volverás». El rico y el pobre, en efecto, mueren, y la parte principal  de la parábola se desarrolla en el más allá. Los dos personajes descubren  de repente que «sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él»  (1 Tm 6,7).    También  nuestra  mirada  se  dirige  al  más  allá,  donde  el  rico  mantiene  un  diálogo  con  Abraham,  al  que  llama  «padre»  (Lc  16,24.27),  demostrando que pertenece al pueblo de Dios. Este aspecto hace que su  vida  sea  todavía  más  contradictoria,  ya  que  hasta  ahora  no  se  había  dicho  nada  de  su  relación  con  Dios.  En  efecto,  en  su  vida  no  había  lugar  para Dios, siendo él mismo su único dios.    El  rico  sólo  reconoce  a  Lázaro  en  medio  de  los  tormentos  de  la  otra vida, y quiere que sea el pobre quien le alivie su sufrimiento con un  poco de agua. Los gestos que se piden a Lázaro son semejantes a los que  el rico hubiera tenido que hacer y nunca realizó. Abraham, sin embargo,  le explica: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su  vez,  males:  por  eso  encuentra  aquí  consuelo,  mientras  que  tú  padeces»  (v.  25).  En  el  más  allá  se  restablece  una  cierta  equidad  y  los  males  de  la  vida se equilibran con los bienes.    La parábola se prolonga, y de esta manera su mensaje se dirige a  todos  los  cristianos.  En  efecto,  el  rico,  cuyos  hermanos  todavía  viven,  pide a Abraham que les envíe a Lázaro para advertirles; pero Abraham le  responde: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen» (v. 29). Y,  frente  a  la  objeción  del  rico,  añade:  «Si  no  escuchan  a  Moisés  y  a  los  profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto» (v. 31).    De  esta  manera  se  descubre  el  verdadero  problema  del  rico:  la  raíz  de  sus  males  está  en  no  prestar  oído  a  la  Palabra  de  Dios;  esto  es  lo  que  le  llevó  a  no  amar  ya  a  Dios  y  por  tanto  a  despreciar  al  prójimo.  La  Palabra  de  Dios  es  una  fuerza  viva,  capaz  de  suscitar  la  conversión  del  corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón  al  don  de  Dios  que  habla  tiene  como  efecto  cerrar  el  corazón  al  don  del    Página 5

[close]

p. 6

hermano.    Queridos  hermanos  y  hermanas,  la  Cuaresma  es  el  tiempo  propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en  los sacramentos y en el prójimo. El Señor ―que en los cuarenta días que  pasó  en  el  desierto  venció  los  engaños  del  Tentador―  nos  muestra  el  camino  a  seguir.  Que  el  Espíritu  Santo  nos  guíe  a  realizar  un  verdadero  camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser  purificados  del  pecado  que  nos  ciega  y  servir  a  Cristo  presente  en  los  hermanos  necesitados.  Animo  a  todos  los  fieles  a  que  manifiesten  también  esta  renovación  espiritual  participando  en  las  campañas  de  Cuaresma  que  muchas  organizaciones  de  la  Iglesia  promueven  en  distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en  la  única  familia  humana.  Oremos  unos  por  otros  para  que,  participando  de  la  victoria  de  Cristo,  sepamos  abrir  nuestras  puertas  a  los  débiles  y  a  los  pobres.  Entonces  viviremos  y  daremos  un  testimonio  pleno  de  la  alegría de la Pascua.    Vaticano, 18 de octubre de 2016  Fiesta de san Lucas Evangelista.      Francisco      Página 6

[close]

p. 7

  Semana I: BUSCA EL REINO DE DIOS VIII Domingo Ordinario, 26 de febrero de 2017: El Reino que nos reclama (Mt 6,24-34) Homilía   Leyendo  las  Escrituras  queda  por  demás  claro  que  la  propuesta  del  Evangelio  no  es  sólo  la  de  una  relación  personal  con  Dios.  Nuestra  respuesta  de  amor  tampoco  debería  entenderse  como  una  mera  suma  de  pequeños  gestos  personales  dirigidos  a  algunos  individuos  necesitados,  lo  cual  podría  constituir  una  «caridad  a  la  carta»,  una  serie  de  acciones  tendentes  sólo  a  tranquilizar  la  propia  conciencia.  La  propuesta  es  el  Reino  de  Dios  (cf.  Lc  4,43);  se  trata  de  amar  a  Dios  que  reina en el mundo. En la medida en que Él logre reinar entre nosotros, la  vida  social  será  ámbito  de  fraternidad,  de  justicia,  de  paz,  de  dignidad  para  todos.  Entonces,  tanto  el  anuncio  como  la  experiencia  cristiana  tienden a provocar consecuencias sociales. Buscamos su Reino: «Buscad  ante  todo  el  Reino  de  Dios  y  su  justicia,  y  todo  lo  demás  vendrá  por  añadidura»  (Mt  6,33).  El  proyecto  de  Jesús  es  instaurar  el  Reino  de  su  Padre; Él pide a sus discípulos: «¡Proclamad que está llegando el Reino de  los cielos!» (Mt 10,7).    El Reino que se anticipa y crece entre nosotros lo toca todo y nos  recuerda  aquel  principio  de  discernimiento  que  Pablo  VI  proponía  con  relación al verdadero desarrollo: «Todos los hombres y todo el hombre».  Sabemos  que  «la  evangelización  no  sería  completa  si  no  tuviera  en  cuenta  la  interpelación  recíproca  que  en  el  curso  de  los  tiempos  se  establece  entre  el  Evangelio  y  la  vida  concreta,  personal  y  social  del  hombre». Se trata del criterio de universalidad, propio de la dinámica del  Evangelio, ya que el Padre desea que todos los  hombres se salven y su  plan  de  salvación  consiste  en  «recapitular  todas  las  cosas,  las  del  cielo  y  las  de  la  tierra,  bajo  un  solo  jefe,  que  es  Cristo»  (Ef  1,10).  El  mandato  es:  «Id por todo el mundo, anunciad la Buena Noticia a toda la creación» (Mc 

[close]

p. 8

Pautas de Oración     Semana del 26 de febrero al 4 de marzo  16,15), porque «toda la creación espera ansiosamente esta revelación de  los hijos de Dios» (Rm 8,19). Toda la creación quiere decir también todos  los aspectos de la vida humana, de manera que «la misión del anuncio de  la  Buena  Nueva  de  Jesucristo  tiene  una  destinación  universal.  Su  mandato de caridad abraza todas las dimensiones de la existencia, todas  las personas, todos los ambientes de la convivencia y todos los pueblos.  Nada  de  lo  humano  le  puede  resultar  extraño».  La  verdadera  esperanza  cristiana, que busca el Reino escatológico, siempre genera historia.  (De la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium  del papa Francisco, nos. 180‐181.)  Lunes 27 de febrero de 2017: “Ustedes son la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mt 5,13-15)   «Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal deja de ser sal, ¿cómo  podrá ser salada de nuevo? Ya no sirve para nada, por lo que se tira afuera  y es pisoteada por la gente. Ustedes son la luz del mundo: ¿cómo se puede  esconder una ciudad asentada sobre un monte?» (Mt 5, 13‐15).     La sal da sabor a las comidas. Si somos fieles, podemos hacer que  el  hermano  (al  acogerlo)  le  encuentre  sabor  y  gusto  a  su  vida.  Muchas  veces vemos personas que viven sin sentido, sin gusto por la vida: ¿quién  les da un sentido para vivir? Dios a través nuestro puede darle sentido a  su vida, predicándole, pues «Te destiné a ser profeta de las naciones» (Jr  1,  5).  Somos  luz  del  mundo,  podemos  iluminar  su  vida  con  la  verdad,  ya  que «la verdad os hará libres» (Jn 8, 32).    Podemos  mostrarles  que  la  realidad  no  es  sólo  lo  negativo  que  ven, que hay una realidad de fe, esperanza y amor; podemos enseñarles  a leer su historia como la lee y la ve Dios: con la luz de la fe, llena de amor  y, así, llevarles al encuentro con Dios como nos han llevado a nosotros.    Podemos  llevarles  la  buena  noticia  de  que  puedes  hablar  con  Dios, de que tu vida tiene un sentido porque a Dios le es útil tu vida, que  Dios tiene el amor que le falta al mundo, y que si le prestas tu vida podrá  irradiar su amor a la humanidad a través de ti. Pidámosle esa conciencia  de  ser  sal  y  luz  del  mundo  para  llevar  a  los  hermanos  al  encuentro  con    Página 8

[close]

p. 9

Pautas de Oración Semana del 26 de febrero al 4 de marzo    Dios desde el principio.    Martes 28 de febrero de 2017: “¿De qué te sirve ganar el mundo si pierdes tu vida?” (Lc 9,25)   «¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si se pierde o  se  disminuye  a  sí  mismo?»  (Lc  9,  25).  Todos  deseamos  vivir,  ser  felices,  todos  tenemos  un  “mundo”  en  el  que  pensamos  que  cuando  lo  ganemos  seremos  felices:  “un  buen  puesto  de  trabajo”,  “una  buena  carrera”,  etcétera.  El  mundo  nos  muestra  caminos  para  encontrar  la  felicidad,  pero  que  a  la  larga  no  satisfacen  plenamente:  “ten  una  secundaria,  luego  una  prepa,  luego  una  carrera,  luego  una  maestría,  luego  un  doctorado,  luego...”;  “ten  un  buen  trabajo,  luego  sube  de  puesto, luego llega a gerente, luego...”.    Esos  caminos  no  te  garantizan  la  felicidad:  hay  que  estudiar,  sí,  pero  ningún  ratón  de  biblioteca  se  atrevería  a  proponerse  de  ejemplo  por sus hijos sólo por estudiar; hay que trabajar, sí, pero ningún gerente  de  empresa  quiere  que  sus  hijos  sean  esclavos  del  trabajo  como  él.  ¿De  qué te sirve acumular riquezas, título o comodidades si pierdes lo vital de  tu  vida  que  es  el  amor?  La  diferencia  entre  vivir  para  trabajar  y  trabajar  para vivir está en la actitud: ¡qué diferente es trabajar sólo para ganarse  el  pan  a  trabajar  porque  quieres  colaborar  a  mejorar  la  sociedad!,  como  dice Luis Enrique Ascoy en una de sus canciones (¿Cómo te explico?):     “Ni el mejor de los salarios, ni el mayor de los aumentos  Ni vivir para el trabajo, ni morir en el intento  Ni ser genio titulado, ni una beca al extranjero  Ni el más razonable y entendible apego  Ni tus ahorros en el banco, ni el seguro más completo  Ni el más estruendoso aplauso, ni el más codiciado puesto  Ni siquiera un ser amado, ni el más ardiente deseo  Ni el prestigio ni la fama ni el dinero  ¿Cómo te explico que nada, nada, nada de lo que es nada  Nada de nada vale la pena sin Jesús    Página 9

[close]

p. 10

Pautas de Oración     Semana del 26 de febrero al 4 de marzo  Nada, nada, nada de lo que es nada, nada de nada  Vale la pena si no está Jesús?”      Pidámosle a Dios la conciencia de lo valiosa que es nuestra vida y  la  de  los  que  Dios  nos  confía,  para  que  nos  ayude  a  cuidarla  y  desarrollarla según su voluntad por encima de todo. «Escoge la vida, para  que vivas, tú y tu descendencia» (Dt 30, 19).  MIÉRCOLES DE CENIZA, 1º de marzo de 2017: “No te hagas esclavo: vive” (1 Co 7,23)   «Ustedes  han  sido  comprados  a  un  precio  muy  alto;  no  se  hagan  esclavos de otros hombres» (1 Co 7, 23), el mundo de hoy te esclaviza bajo  el  pretexto  de  la  moda  (“si  no  tienes  o  haces  esto  no  vales”)  y  el  de  la  costumbre  (“todos  lo  hacen”);  y  predica  una  falsa  libertad:  “haz  lo  que  te dé la gana”, que en otras palabras es “sé esclavo de tus gustos”.    Pero  Pablo  dice:  «Ustedes  han  sido  comprados  a  un  precio  muy  alto». El precio de esa compra es la entrega incondicional de Jesús en la  cruz,  pero  no  como  algo  del  pasado:  hoy,  cada  día,  Jesús  sigue  apostando por ti; tu valor no está en lo que la sociedad dice o piensa de  ti, tu valor está en la vida que se ha invertido en ti, la de Cristo.    Jesús  quiere  que  seamos  libres  para  poder  escoger  objetivamente  todas  las  opciones,  no  sólo  las  que  el  mundo  o  nuestros  gustos  valoran.  Sólo  cuando  ejerces  plenamente  tu  libertad  puedes  vivir  con intensidad tu vida, y sólo serás feliz si — viviendo plenamente tu libertad— optas por  ceñirte  a  lo  que  Dios  te  ha  llamado,  si  optas  por aquella misión que Dios te confía, y para  la  cual  te  ha  comprado.  No  creas  que  esa  misión es algo raro, imposible para ti: la primera misión de todo hombre  es VIVIR con mayúsculas, vivir amando, disfrutar de la vida que Él nos da.    Atarte  al  mundo  te  quita  la  libertad  y  te  hace  esclavo  de  los  hombres. ¿Por qué nos esclavizamos? Porque creemos que nuestro valer  está en referencia a sus opiniones, porque les damos poder al creer que    Página 10

[close]

p. 11

Pautas de Oración Semana del 26 de febrero al 4 de marzo      les debemos algo; sin embargo, al único a quien debemos algo es a Cristo  y Él no nos pide imposibles, no nos pide que seamos diferentes a quienes  somos, sino que vivamos de cara a Él y no de cara a los hombres.    Atarte  a  Dios  completa  tu  libertad  y  te  plenifica,  así  como  a  los  que  Dios  te  confía.  Pidámosle  a  Dios  plenificar  nuestra  vida  en  Él,  pues  «El que cree en Él no quedará defraudado» (Rm 10, 11).  Jueves 2 de marzo de 2017: “Si no tengo amor nada soy” (1 Co 13,3)   «Si no tengo amor nada soy»: estas palabras expresan la realidad  de todo ser humano. Habrá quienes digan “no es cierto”, pero es porque  en  el  fondo  no  quieren  admitir  la  necesidad  que  las  personas  tienen  de  sentirse  amadas;  el  tener  el  amor,  el  sentirse  amadas,  es  lo  primordial  para  toda  persona.  San  Pablo  dice:  «Aunque  hablara  las  lenguas  de  los  hombres  y  de  los  ángeles  …  Aunque  tuviera  el  don  de  profecía,  y  conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de  fe como para trasladar montañas … Aunque repartiera todos mis bienes,  y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad nada soy» (1 Co 13,  1‐3).     Podremos  tener  todos  los  bienes  materiales  o  estar  muy  bien  económicamente,  pero  si  falta  el  Amor  nada  nos  aprovecha  y  todo  queda  vacío;  podremos  ser  muy  inteligentes  o  muy  espirituales,  pero  si  no está el Amor, todo es vacío. Sin embargo, podremos no tener nada en  este  mundo,  en  esta  vida,  pero  si  en  nuestro  corazón  está  el  Amor  podremos decir que lo tenemos todo.     «Aunque  repartiera  todo  lo  que  poseo  e  incluso  sacrificara  mi  cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve»  (1  Co  13,  3).  De  nada  sirve  sacrificar  el  cuerpo  si  sólo  lo  hago  por  alabanzas y no por amor; de nada sirve trabajar muy duro si lo hago sólo  por  reconocimiento  y  no  por  amor:  El  amor  de  Dios  es  lo  único  que  trasciende pues «es fuerte el amor como la muerte» (Ct 8, 6).    Dios no te preguntará qué modelo de auto usabas;  ...te preguntará a cuánta gente llevaste para ayudarla.  Dios no te preguntará los metros cuadrados de tu casa;    Página 11

[close]

p. 12

Pautas de Oración     Semana del 26 de febrero al 4 de marzo  ...te preguntará a cuánta gente recibiste en ella.  Dios no te preguntará la marca de la ropa en tu armario;  ...te preguntará a cuántos ayudaste a vestirse.  Dios no te preguntará cuán alto era tu sueldo;  ...te preguntará si vendiste tu conciencia para obtenerlo  Dios no te preguntará cuál era tu título;  ...te preguntará si hiciste tu trabajo con lo mejor de tu capacidad.  Dios no te preguntará cuántos amigos tenías;  ...te preguntará cuánta gente te consideraba su amigo.  Dios no te preguntará en qué vecindario vivías;  ...te preguntará cómo tratabas a tus vecinos.  Dios no te preguntará el color de tu piel;  ...te preguntará por la pureza de tu interior.      Dios  te  preguntará  cuánto  has  amado.  Pidámosle  aumentar  la  calidad de nuestro amor para reflejar Su amor en todo lo que hagamos.  Viernes 3 de marzo de 2017: “Si no amo estoy muerto” (1 Jn 3,14)   «El  amor  a  nuestros  hermanos  es  para  nosotros  el  signo  de  que  hemos pasado de la muerte a la vida. El que no ama está en un estado de  muerte» (1 Jn 3, 14‐15). Necesitamos el amor, pues es el único que puede  devolvernos la vida: muchos adultos se mueven por amor a sus hijos, un  novio vive por amor a su novia, por eso en la prepa es un tortura ver que  a tu alrededor todos tienen novio(a) y tú no.    Nuestra  vida  está  llamada  a  vivir  con  un  amor  muy  grande,  un  amor que sólo lo llena Dios a través de los hermanos y a través nuestro:  ¡qué diferente es la vida de una chava cuando ésta se embaraza y asume  responsablemente  su  maternidad,  si  antes  la  veías  mirarse  el  ombligo  ahora  la  ves  desvivirse  por  su  hijo!  El  amor  a  su  hijo  le  da  un  nuevo  y  mayor sentido a su vida, porque necesitamos del amor para vivir.    Esto también se ve cuando se ama a un animal, a unas plantas, a  una  empresa:  necesitamos  amar  a  alguien  y  ser  amados,  y  cuando  amamos  a  los  hermanos  es  cuando  nos  “sentimos  vivos”;  no  es  sólo  un  sentimiento,  es  una  verdad.  «El  que  ama  a  su  hermano  permanece  en  la    Página 12

[close]

p. 13

Pautas de Oración Semana del 26 de febrero al 4 de marzo      luz» (1 Jn 2, 10). Pidámosle a Dios la gracia de vivir motivados por el amor,  y correspondiéndole a su amor amándole en los hermanos.  Sábado 4 de marzo de 2017: “El amor lo soporta todo” (1 Co 13,4-7)   «El  amor  es  paciente  y  muestra  comprensión.  El  amor  no  tiene  celos,  no  aparenta  ni  se  infla.  No  actúa  con  bajeza  ni  busca  su  propio  interés,  no  se  deja  llevar  por  la  ira  y  olvida  lo  malo.  No  se  alegra  de  lo  injusto,  sino  que  se  goza  en  la  verdad.  Perdura  a  pesar  de  todo,  lo  cree  todo, lo espera todo y lo soporta todo» (1 Co 13, 4‐7). “El amor lo soporta  todo”, se lee muy fácil, pero ¡cuánto nos cuesta vivirlo! Eso se debe a que  la  vivencia  no  depende  de  cuánto  sabemos,  sino  de  cuánto  hemos  asimilado lo que sabemos.     “Me  miraron  feo”  y  me  quedo  sentido.  Esto  se  ve  frecuentemente,  pero  refleja  que  “no  soporto  que  me  miren  feo”,  y  sin  embargo  «el  amor  lo  soporta  todo».  No  sólo  ocurre  con  “me  miraron  feo”,  también  con  “no  me  saludaron”,  “no  se  despidió  de  mi”,  “me  azotaron  la  puerta”,  “me  regañaron”,  “me  dijeron  vieja”…  Fácilmente  nos  sentimos,  no  es  mucha  la  falta  de  delicadeza  que  soportamos,  y  sin  embargo «el amor lo soporta todo».    El primer paso para poder soportar más, es 1 Co 13, 4: «el amor es  paciente  y  muestra  comprensión».  La  clave  está  en  trabajarnos  la  comprensión: si “me miraron feo” puedo intentar comprenderlo, “quizá  le  fue  mal  en  su  trabajo”;  “no  me  saludaron”,  “quizá  estaba  tan  despistado que no me vio”; “no se despidió de mí”, “tal vez yo debí estar  más  al  tanto  de cuando  se  iba”;  “me regañaron”,  “me  quiere  salvar  de  un trancazo”; “me dijeron vieja”, “está probando qué tan libre soy de mi  edad”.    Pidámosle  a  Dios  ejercitarnos  en  el  amor  comprensivo,  para  rescatar la buena intención y separarla de la mala forma; para compensar  nosotros  la  falta  de  delicadeza  que  veamos,  y  para  poder  sobrellevar  mejor  el  sufrimiento,  que  a  todos  nos  tocará  llevar  el  sufrimiento  en  compañía de Dios y su amor.     Página 13

[close]

p. 14

  Semana II: EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA I Domingo de Cuaresma, 5 de marzo de 2017: “El Reino de Dios está cerca” (Mt 4,1-11) Homilía   «Entonces  Jesús  fue  llevado  por  el  Espíritu  al  desierto  para  ser  tentado  por  el  diablo».  Esta  es  una  afirmación  muy  clara  y  rotunda:  JESÚS  FUE  TENTADO.  ¿Qué  es  la  tentación?  Dice  el  diccionario  que  ‘tentación’ es: “Impulso o estímulo espontáneo que nos empuja a hacer  algo,  especialmente  una  cosa  mala  o  que  no  es  conveniente”.  Pero,  ¿podía  Jesús  realmente  sentir  ese  impulso  a  hacer  algo  que  no  es  conveniente? La Palabra de Dios nos dice que sí. Y la razón es que Jesús  quiso dejarse afectar por las consecuencias de nuestro pecado y una de  las  consecuencias  del  pecado  es  la  tentación,  y  esa  cierta  inclinación  al  mal que llamamos concupiscencia.     Jesús  no  pecó,  pero  nos  amó  tanto  que  experimentó  lo  que  nuestra  carne  de  pecado  siente:  la  tentación,  el  dolor,  la  angustia,  la  soledad  y  el miedo.  Y  Jesús  va  por  delante  venciendo  la  tentación  para  hacernos partícipes de su victoria.    Primera Tentación:    «Y  después  de  hacer  un  ayuno de cuarenta días y cuarenta  noches,  al  fin  sintió  hambre.  Y  acercándose  el  tentador,  le  dijo:  “Si  eres  Hijo  de  Dios,  di  que  estas  piedras  se  conviertan  en  panes”».  Esta  la  tentación  de  querer  hacer  uso  de  nuestro  privilegio  de  hijos  de  Dios,  de  discípulos  de  Cristo,  para  evitar  el  sufrimiento  o  las 

[close]

p. 15

Pautas de Oración Semana del 5 al 11 de marzo      dificultades.  Se  manifiesta  con  expresiones  como  “Señor  ¿por  qué  me  haces esto, si te estoy siguiendo?” “¿Por qué permites que me pase esto,  si  te  estoy  cerca  a  ti?”  y  a  veces  hasta  quisiéramos  “castigar  a  Dios”  alejándonos de Él porque no nos ayuda, como si por el hecho de seguir a  Jesús ya no tuviéramos que pasar por las dificultades propias de todo ser  humano. Jesús nos enseña a ser pacientes en la adversidad.    Segunda Tentación:    «Entonces  el  diablo  le  lleva  consigo  a  la  Ciudad  Santa,  le  pone  sobre  el  alero  del  Templo  y  le  dice:  “Si  eres  Hijo  de  Dios,  tírate  abajo,  porque  está  escrito:  ‘A  sus  ángeles  te  encomendará,  y  en  sus  manos  te  llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna’”». Es la tentación  de pedir a Dios que haga cosas extraordinarias para que los otros crean.  Según  la  tradición  de  los  judíos,  el  Mesías  tenía  que  aparecer  parado  en  el alero del templo; si Jesús se paraba ahí y se aventaba, supuestamente  todos iban a creer en él de manera rápida. Jesús estaba tentado por una  eficacia  mundana,  al  estilo  de  los  hombres  sin  fe.  Se  manifiesta  con  peticiones a Dios como: “Si quieres que vaya a orar, quítame el sueño” o  “si  quieres  que  vaya  a  los  retiros,  que  me  aumenten  el  sueldo”  y  Jesús  nos recuerda: «no tentarás al Señor tu Dios».    Tercera Tentación:    «Todavía  le  lleva  consigo  el  diablo  a  un  monte  muy  alto,  le  muestra  todos  los  reinos  del  mundo  y  su  gloria,  y  le  dice:  “Todo  esto  te  daré  si  postrándote  me  adoras”.    Dícele  entonces  Jesús:  “Apártate,  Satanás, porque está escrito: ‘Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás  culto’”».    Es la diabólica tentación de apartar el corazón de Dios y ponerlo  en bienes pasajeros e inferiores. Esta tentación divide nuestro corazón y  lleva  a  anteponer  las  riquezas  por  encima  de  Dios.  Es  la  idolatría  bajo  el  nombre  de  codicia,  avaricia,  amor  desordenado  a  alguna  persona,  etc.  Jesús  nos  enseña  que  el  corazón  entero  debe  ser  para  Dios,  y  no  pretender amar a dos patrones al mismo tiempo.    Finalmente  Jesús  nos  enseña  a  combatir  la  tentación  con  la  fuerza de la oración.    Página 15

[close]

Comments

no comments yet