IIMagina - Revista de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo - Numero 10

 

Embed or link this publication

Description

IIMagina - Revista de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo - Numero 10

Popular Pages


p. 1

AÑO VIII | NÚMERO 10 | ENERO DE 2017 REPORTAJE: EN BUSCA DEL BIENESTAR TESTIMONIO: FRANCISCO ALAMEDA SÁNCHEZ CRÓNICA: CAMPUS DE PAZ RELACIONES INSTITUCIONALES HOMENAJES: 11M 2016 ACTIVIDADES CAMPAMENTO DE VERANO SOCORRISMO FIESTA DE NAVIDAD

[close]

p. 2



[close]

p. 3

enero 2017 Sumario| 3 SALUDO................................................... 05 Eulogio Paz Fernández Presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo NUEVA JUNTA DIRECTIVA...................... 06 CARTA DE DESPEDIDA............................ 08 Pilar Manjón TESTIMONIO........................................... 13 Francisco Alameda Sánchez EN BUSCA DEL BIENESTAR..................... 18 HOMENAJES............................................ 24 11M 2016 Manuel Barbero CHARLA EN PUERTO REAL...................... 29 EXPOSICIÓN TRAZOS Y PUNTADAS....... 30 ASAMBLEA EXTRAORDINARIA............... 32 ACTIVIDADES......................................... 34 Campamentos de verano Socorrismo Fiesta de Navidad RELACIONES INSTITUCIONALES............ 40 ARCHIVO DEL RECUERDO:..................... 44 El llanto de las flores Sofía Gandarias Monumentos Palabras para Daniel Eulogio Paz Fernández Edición y dirección: Asociación 11-M // buzon@asociacion11m.org Coordinación y redacción: Manuel Barbero Rodrigo, Paloma Leira Jiménez, Vera de Benito Ortega. Colaboradores: Eulogio Paz, Pilar Manjón, Francisco Alameda, Pedro Pérez, Carmelo Vázquez, Carolina Marín, Gonzalo Hervás, Mar Gómez, Vito (coordinador campamento), Juan Carlos Aguayo. Maquetación e impresión: Unigráficas GPS Depósito Legal: M-5110-2010 Todos los derechos reservados. Los contenidos y el diseño de esta publicación no podrán ser reproducidos, distribuidos ni comunicados públicamente de forma alguna sin previa autorización de la asociación editora. Ejemplar gratuíto. Prohibida su venta.

[close]

p. 4

Hostería del Huerna Información y reservas Tlf. 91 527 02 29 Fax: 91 530 41 85 e-mail: reservas@hosteríadelhuerna.es www.hosteriadelhuerna.es

[close]

p. 5

Eulogio Paz Fernández Saludo | 5 Saludo po y recursos materiales. Ayudas que son posibles también por la solidaridad de personas que no disponen de tiempo, pero que son conscientes de la importancia de nuestra tarea y colaboran económicamente para mantenerla. Ayudas que son posibles también con el apoyo, asistencia y colaboración económica –importante pero no suficiente– de algunas instituciones estatales, autonómicas y municipales. Sabemos el momento en el que estamos: el momento de ayuda a las víctimas en los aspectos médicos, sociales, psicológicos y jurídicos. Sabemos el origen de nuestra Asociación: los atentados de terroristas yihadistas del 11 de marzo de 2004 en cuatro trenes de cercanías de Madrid: estación de Santa Eugenia, estación de El Pozo, junto a la calle Téllez y en la estación de Atocha. Unos execrables ataques ejecutados contra personas inocentes e indefensas. Unos atentados perpetrados con invocaciones varias: una de ellas –a decir de los propios terroristas islamistas–, la represalia por la participación de España en la guerra de Irak, declarada en marzo de 2003 por Georges W. Bush (Estados Unidos), Tony Blair (Reino Unido), José María Aznar (España), en presencia de José Manuel Durao Barroso (Portugal). Una declaración de guerra que ha quedado inmortalizada en la foto de la Cumbre de las Azores. Sabemos el momento en el que estamos: el momento de ayuda a las víctimas en los aspectos médicos, sociales, psicológicos y jurídicos. El momento de acción de diversas actividades que contribuyan a la mejora de las víctimas. Ayudas todas ellas realizadas gracias al esfuerzo y dedicación de socios colaboradores y voluntarios que aportan trabajo, tiem- Sabemos que estamos también en un mayor y mejor reconocimiento por parte de la sociedad en su conjunto, de nuestra Asociación, después de que la fuerza de los hechos probados y otros atentados posteriores en diferentes lugares, llevados a cabo por el terrorismo yihadista, ha hecho que sean muchos los que reconsideren la postura inicial de hostilidad hacia nuestra Asociación. Eso sí, todavía quedan los que mantienen un discurso manipulador y mentiroso, y esto, hay que decirlo así, se traduce en falta de apoyos por parte de los consumidores de dichas manipulaciones y mentiras. Y estamos también en el momento de concienciación hacia el interior de nuestra Asociación, y hacia exterior, hacia el conjunto de la sociedad. Una concienciación que nos lleva a tareas de educación y prevención de las personas para que éstas no se vean arrastradas a la órbita del terrorismo yihadista. Y una concienciación que, pasados ya más de doce años desde los atentados, nos lleva a la construcción de la narración, de la memoria, de la Memoria Histórica del 11M, para que el relato que se divulgue en colegios, institutos, universidades y todo tipo de organismos e instituciones oficiales, sea objetivo y acorde con lo ocurrido antes, durante y después del 11-M, y no sea un relato contaminado y tergiversado por teorías conspirativas que tanto daño han hecho y siguen haciendo a víctimas y al conjunto de la sociedad.

[close]

p. 6

6 | Saludo La nueva junta directiva Presidente Eulogio Paz Fernández. Padre de Daniel Paz Manjón, asesinado en El Pozo La nueva junta directiva Pasados doce años después del 11 de Marzo de 2004, fecha de los atentados del terrorismo yihadista en los trenes de cercanías de Madrid -el mayor atentado terrorista cometido en Europa-, Pilar Manjón Gutiérrez tomó la decisión de no presentarse para presidir el nuevo periodo de cuatro años de la Asociación, por lo que la Asamblea Extraordinaria celebrada el 18 de junio de 2016, eligió una nueva Junta Directiva compuesta por los siguientes miembros: Vicepresidente Juan Carlos Cabrero Rojo. Padre de Rodrigo Cabrero Pérez, asesinado en Atocha. Tesorero Francisco Javier García-Castro Martín. Secretario Francisco Alameda Sánchez. herido en Téllez Vocal Doinita Violeta Luca Huci. herida en Santa Eugenia

[close]

p. 7

El compromiso de la nueva Junta Directiva, acompañada por los miembros del Equipo que apoyaron la candidatura, continuará las tareas que hasta la fecha se han venido realizando en favor de las víctimas: Ayudas sociales: 51. Ayudas médicas: 103. Ayudas escolares: 117. Ayudas de formación: 36. Ayudas derivadas a la Fundación Víctimas del Terrorismo: 12 (entre médicas y sociales). Ayudas derivadas al Ministerio del Interior: 5 (médicas) Atención psicológica: cerca de 1.230 sesiones de terapia realizadas en 2016 entre las psicólogas que trabajan con nuestra Asociación. Realización también de la Jornada “EN BUSCA DEL BIENESTAR” dentro del Proyecto Psicológico en Personas Afectadas por el Terrorismo. Asesoramiento jurídico y penal de los abogados que trabajan con nuestra Asociación: cerca de 55 citas, además de los muchos asesoramientos vía telefónica o vía correo electrónico, así como los correspondientes seguimientos de las diferentes consultas y casos. Organización de actividades infantiles-juveniles: campamento de verano, fiesta de Navidad y curso de socorrismo. Talleres (Patchwork, Meditación y Relajación y diferentes conferencias realizadas por los profesionales del Área Psicológica. Información sobre programas de empleo y orientación laboral. Conferencias y debates en las universidades o centros de enseñanza donde somos requeridos. Edición de la revista 11MAGINA como canal de comunicación e información con todos nuestros socios. La nueva junta directiva Saludo | 7 Reuniones con diversos organismos como la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, la Defensora del Pueblo, el Juez de Vigilancia Penitenciaria, la Fundación Víctimas del Terrorismo, representantes de partidos políticos, sindicatos, asociaciones culturales o integrantes de otras asociaciones de víctimas del terrorismo. La exposición de cuadros, esculturas, poemas, patchworks y demás objetos que componen nuestro patrimonio, no tanto por el valor económico sino por el valor moral y educativo que atesoran. Visitando ciudades y sirviendo de concienciación social nacional e internacional en una cultura de paz. Asistiendo a los homenajes de víctimas del terrorismo a los que somos invitados, ya sea en la Comunidad de Madrid o fuera de ella. Organizando los actos In Memoriam de los atentados del 11 de Marzo en distintos puntos de Madrid. Seguimiento en la Audiencia Nacional de los procedimientos abiertos, personación en los mismos, asistencia a los juicios, etc. La nueva Junta Directiva trabajará también porque los derechos de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo sean reconocidos en igualdad de condiciones no sólo en la reparación moral, sino también en lo económico, sin tener que sentirse discriminada viendo como a otras asociaciones les son concedidos locales de forma gratuita o viendo como las ayudas económicas son recortadas sin que haya razones suficientes que lo justifiquen. La nueva Junta Directiva trabajará para conseguir también un local donde poder tener una Exposición permanente del patrimonio citado anteriormente. Todas estas actuaciones corresponden al año 2016 Otro asunto muy importante que la nueva Junta Directiva va a impulsar con determinación es la MEMORIA HISTÓRICA DEL 11-M. Vamos a trabajar para que en los colegios, institutos, universidades y demás organismos e instituciones oficiales se divulgue un relato acorde con lo ocurrido objetivamente antes, durante y después del once de marzo de dos mil cuatro, y no un relato contaminado y tergiversado por teorías conspirativas de determinados medios de comunicación y determinados políticos, que tanto daño han hecho y siguen haciendo a víctimas y al conjunto de la sociedad.

[close]

p. 8

8 | Carta de despedida Pilar Manjón carta de despedida de Pilar Manjón Madrid, 14 de junio de 2016 Queridos socios: Aún sabiendo que espero veros a muchos de vosotros en la asamblea del día 18 de junio, me he decidido a escribir esta carta que no es un adiós, sino un hasta siempre. Espero que, sobre todo, el hasta siempre lo sea en vuestros corazones. ¡No dimito¡, ¡no me echan!, simplemente he pensado que después de 12 años, por estética, hay que cambiar de caras, y por ética, si pedimos por ejemplo, a los políticos que se vayan y no se aferren a sus cargos pasado un tiempo lógico y prudencial, también nos lo debemos pedir a nosotros. Es difícil ponerse a escribir sobre casi 12 años, difícil y muy duro porque se necesita traer, de lo más recóndito de la memoria, hechos que aún duelen al volver a escribir sobre ellos. Tenemos un cuadro precioso al que llamamos el de “Las Hormiguitas”, que se compone de 4 cuadrados: en el primero se ven unas pocas hormigas y dispersas, en el segundo van llegando más, en el tercero llegan más y se van organizando y en el cuarto muchas y unidas forman un 11 M. Creo que resume los inicios de nuestra historia como víctimas, la unión, la unidad desde el dolor y el no perder la perspectiva de quienes somos y por qué estamos aquí fue lo que dio lugar al nacimiento de nuestra Asociación. Cada fallecido es un proyecto vital, un parto ilusionado, una adolescencia conflictiva, un cúmulo de ilusiones, de afectos, de amores y luchas. Lo primero que recuerdo son nuestros pasos perdidos por Santa Eugenia, dispersos, sin saber qué hacer cuando te ataca el terror y logrando encontrarnos en la Asociación de Vecinos “La Colmena”. Primero muy pocos, después fueron llegando aquellos que se iban encontrando un poco mejor, hasta que se dio el paso de constituir nuestra Asociación, que surge como reacción al silencio administrativo (había un cambio de gobierno y ninguna respuesta por parte de los que salían ni llegaban). Alquilamos el mismo local que hoy tenemos y dejamos las puertas muy abiertas al dolor, el llanto y hasta la rabia, al entrar un abrazo, en qué tren ibas, cómo te encuentras… Poco más necesitábamos, sólo encontrar unos ojos que te entendieran; así nos fuimos congregando una serie de afectados, que fueron el núcleo de la Asociación. Dimos nuestros primeros pasos: 16 parejas de hecho para las que aun sin abogados pero con muchas reuniones, conseguimos sus derechos amparándonos en la experiencia del YAK 42; empezaron las primeras declaraciones de testigos dibujando en un tren en qué asiento iban y qué vieron, las mutuas patronales visitando los hospitales para cambiar el parte de baja de los heridos por partes de baja de accidente laboral, total para podernos dar de alta cuando ellos lo quisieran; empezamos a ser conscientes de la terrible magnitud de nuestra tragedia cuando seguían llegando socios a la Asociación. Los familiares de los asesinados tuvimos que gestionar la muerte de ventanilla en ventanilla; en una te pedían el certificado de defunción (maldito papel) y en

[close]

p. 9

Pilar Manjón Carta de despedida | 9 la siguiente la partida de nacimiento, como si para matarte no tuvieras que estar vivo. El 15 de diciembre de 2004 nos invitaron a participar en la Comisión de Investigación que se estaba llevando a cabo en el Parlamento, recuerdo que dudamos si ir o no, ya que pensábamos que, a nosotros como víctimas, nos lo debían dar todo investigado. Pero vetaron nuestra intervención, cuando de lo que hablaban era de nuestros muertos y de nuestro dolor y eso hizo que allí nos presentáramos. Nuestra intervención en la Comisión de Investigación representa un hito en nuestra singladura como organización. Aprovechamos los días en que intervinieron Aznar y Zapatero para concentrarnos ante las Cortes; increíblemente allí surgieron los primeros insultos, seguramente de gente que, el día 14 de marzo en la manifestación, iba de doliente detrás de la pancarta, insultos tan brutales como: “meteros a vuestros muertos por el culo”. Pese a todo, la fuerza de la unidad nos permitió decir en el Parlamento: “Vamos a tratar de ser la voz de los ausentes y de los heridos, que aun a fecha de hoy, siguen su calvario de dolor, entrando y saliendo de los distintos hospitales. Para que su voz, apagada en la inmensidad del dolor, pero viva y poderosa en nuestro recuerdo, resuene en el interior de estas paredes. fica levantarse cada día con una pérdida vital. Acostarse cada día con una pérdida vital, “el esfuerzo enorme que conlleva aceptar lo inexplicable”. Y ahí seguimos, unidos como una piña, haciendo frente a los maledicentes y no dejando ver el daño que nos producían, porque son sádicos y disfrutan del dolor ajeno. Pero no han podido con nosotros los linchamientos, la saña de las campañas de desprestigio, ni las delirantes interpretaciones de la verdad porque entendemos que son seres sin alma, desalmados que no saben que uno vence cuanto más lo derrotan, que sabemos despreciar lo despreciable. Hemos aprendido a sentir dignidad en vez de miedo, a sentirnos libres en vez de victimizados y a plantar cara y corazón a la perversidad, en lugar de acatarla. Queremos mirar a los ojos de los otros sin odio, sin miedo y con ilusión. La elección de una nueva Junta Directiva, donde ya entré de Presidenta y la aprobación de nuestros Estatutos marcarían los principios y la filosofía de nuestra Asociación. Hemos compartido también experiencias que jamás hubiéramos querido vivir, elegimos desde la Junta Directiva a aquellos abogados que creímos los mejores para representarnos y que aceptaron sin saber si cobrarían (las Administraciones nunca han sido espléndidas con nosotros) y nos enfrentamos al arduo trabajo de leer 250.000 folios del sumario 20/04. Aún escucho a Antonio diciéndome: Pilar los autos de remisión no hace falta que te los leas. Una que no entiende… Recuerdo con cariño a Amanda y sus fotocopias para que no se nos perdiera ni un papel o dejáramos fuera a algún socio, a Antonio, a José María, a María, a Paula, a todos ellos debemos dar gracias infinitas por su trabajo desinteresado e intenso y por los resultados. Cuatro meses y medio en el juicio celebrado en la Casa de Campo, cada día con la lista de asistentes llevada por David, con la consigna, no escrita, de estar pendientes de quiénes iban por primera vez y se iban a encontrar de cara con la pecera y los asesinos, para que si alguno desfallecía hubiera alguien que los sacara de la sala y los acompañara. No les regalamos Comparecemos personas y familias enteras agrupadas en la Asociación. Cada fallecido es un proyecto vital, un parto ilusionado, una adolescencia conflictiva, un cúmulo de ilusiones, de afectos, de amores y luchas. Vidas repletas y ahora truncadas. Vivas en nosotros. 191 fallecidos, 1.500 heridos. Una simple cifra para muchos de ustedes. Todo un mundo para todos y cada uno de nosotros. Espero que entiendan lo que signi-

[close]

p. 10

10 | Carta de despedida Pilar Manjón ni una de nuestras lágrimas, todas llenaron nuestros hombros en un cálido abrazo fuera de la sala, esa sala en la que nuestro sitio siempre fue, según entras a la izquierda, fila 2, a partir de la silla 2 y al lado siempre los mismos. Hoy los añoro, creo que mientras unos subieron demasiado tarde a este tren de los sueños rotos, otros por sus propias razones lo abandonaron también demasiado pronto. La vida es así de imprevista y a veces así de injusta. Hemos vivido juntos la sentencia la de Audiencia Nacional y la del Tribunal Supremo, que rebajó las penas a algunos condenados y de los pocos juzgados dejó en libertad a tres sirios. Y como hoy ya han pasado 12 años desde que nos rompieron la vida y que luchamos juntos, al ser las penas tan cortas, estamos viviendo el goteo de la salida de los escasos que van quedando encarcelados. Nuestro país jamás adaptó el código penal al terrorismo yihadista, por eso las penas fueron tan leves para un crimen tan brutal, no estaban tipificadas como delito muchas actuaciones -captación, adoctrinamiento- de este nuevo terrorismo. Hemos visto salir, a los 10 años, en el mismo mes de marzo, a dos marroquíes, uno tenía orden de extradición y para el otro conseguimos que saliera, vía helicóptero la misma noche de su liberación, hacia Casablanca. Condenados a 12 años tenemos 5, uno ya ha salido y está en Marruecos, el resto saldrán a lo largo de este año. Es imprescindible una actuación desde la Asociación, como hicimos en los casos anteriores, para que no permanezcan en nuestro país ni un segundo más de lo estrictamente legal. Esa era una de mis tareas, lo penal y el control penitenciario. Tarea que espero poder seguir haciendo, además de proporcionar a la nueva Junta la colaboración y los apoyos necesarios. Sin querer ser “Santiago Matamoros” hemos comparecido en todos y cada uno de los juicios que han tenido relación con los atentados (inductores, falsificadores de documentos, los que dieron cobijo a los 6 huidos, el bibliotecario, restos de la célula de Abu Dahdah, aquellos que les enviaron dinero, etc.). Los juicios del 11-M, trabajadores del Hospital Gregorio Marañón afectados por el 11M y personal del IFEMA (personal de apoyo el 11 marzo). La frase de que cualquiera pudo ir en aquellos trenes fue algo que entendió todo un pueblo, cohesionándose multitudinariamente contra el horror, en el rechazo a la violencia indiscriminada, en contra de los terrorismos y en contra de las guerras. Somos la acusación popular del atentado contra el restaurante “El Descanso” reivindicado por la Yihad. Pero además hemos abierto la Asociación a todos los atentados producidos en el extranjero con víctimas españolas, el de la Embajada de España en Guatemala,  el de Bolonia, el de la Casa de España en Casablanca (Marruecos), Bogotá (Colombia) el de Sharm El Seij (Egipto), el de Yemen, el de Paris y el de Bruselas. Todas estas víctimas son de las del 40% de la Ley Integral. Quiero decir que la ley de víctimas prevé que si eres un civil y sufres un atentado en el extranjero, sólo percibirás el 40% de lo que marca la Ley. También tenemos socios de atentados de Grapo o de ETA: de dos atentados de Pamplona, del de la Plaza de Ramales (Madrid), del de la calle José Silva (Madrid) y hemos sido parte en el juicio del atentado de la T4 (Barajas) y del atentado en Ondarroa contra una casa cuartel de la Ertzainza, también de ETA. Algo habremos hecho bien para que se llame a nuestra puerta para la defensa de las víctimas. Transcurrido un tiempo, y justo cuando se empezaron a cobrar las indemnizaciones, volvimos a tener que buscar a otro amigo abogado (Juanma) porque los bancos nos estaban esperando para engañarnos con los depósitos tóxicos y las preferentes. A día de hoy creo que cada afectado ya ha ganado la sentencia y cobrado su dinero. En unas condiciones inmejorables negociadas por la Asociación. No puedo pasar por alto que la frase de que cualquiera pudo ir en aquellos trenes fue algo que entendió todo un pueblo, cohesionándose multitudinariamente contra el horror, en el rechazo a la violencia indiscriminada, en contra de los terrorismos y en contra de las guerras. Este es un pueblo pacífico impregnado de deseos de paz, con vocación de diálogo en sus entrañas. Han sido múltiples los gestos de afecto de la sociedad civil. Desde el mismo día 11 de marzo. Ese día se bajaron las persianas, se cerraron las ventanas y en ellas se colgaron lazos negros, los comercios también hicieron un espacio para colocar el suyo, muchos vecinos no tenían a mano un trozo de tela o cartón negro, pero dibujaron su luto en toallas y sábanas blancas que colgaron en los balcones. Los cirios alumbraban la intemperie sin dar espacio a la oscuridad, los relojes se pararon. Las vallas de las obras callejeras se trasformaron en gigantescos murales con recuerdos venidos de todo el mundo. Las estaciones eran santuarios seglares, el llanto de

[close]

p. 11

Pilar Manjón Carta de despedida | 11 entre las gentes y los pueblos del mundo es el de la paz. las farolas y los paraguas se confundían con las lágrimas de los rostros. A partir de ese día hemos recibido múltiples reconocimientos, cientos de poemas, de cuadros, de litografías, de menciones, placas, libros de condolencias que recogieron las firmas de solidaridad de los ciudadanos en sus ayuntamientos; hemos inaugurado calles, plazas, sembrado árboles en su memoria, maravillosos patchwork. Todos y cada uno los hemos recibido con el mismo amor con el que han sido realizados y regalados a nuestra Asociación. Hoy constituyen nuestro patrimonio material en forma de exposición, el inmaterial lo constituye el cariño recibido de todo el mundo. Nuestra Asociación ha servido como punto de encuentro para diluir las tensiones, abrazarnos y apoyarnos, compartir la lucha por la verdad y la justicia democrática, propiciar encuentros y convivencias, compartir nuestro dolor y el de otros que sufren, luchar por conseguir los derechos que corresponden a cada uno de los afectados, ayudarnos y alentarnos poniendo nuestros anhelos en el horizonte. Hemos tenido la capacidad de aceptar ideas, opiniones distin- tas de las propias, hemos aprendido el respeto por las ideas de los otros, principalmente en el campo de lo político y religioso. Hemos trabajado juntos para romper los círculos de violencia y de venganza, incluso las internas, porque nunca, hasta ahora, hemos perdido la perspectiva de que somos una Asociación de Víctimas, personas frágiles y heridas por el dolor. Que nuestro mayor valor es y ha sido la unidad (si no hubiera sido así ya no existiríamos como organización) y con el compromiso de honrar la memoria de las víctimas y la dignidad de los supervivientes. Lo más importante ha sido hallar los puntos de encuentro, sin hurgar en las diferencias y manteniéndonos equidistantes de ideologías políticas, razas y religiones. Con esa filosofía hemos intentado quitar argumentos para que nadie, en nuestro nombre, nos conduzca al terror o la guerra y buscado la forma de concienciar a la sociedad de que todos queremos y podemos construir un mundo más justo, plural y libre, donde los únicos que no tienen cabida son los intolerantes y radicales, y que el único camino que conduce a la hermandad No quería dejar la Presidencia (ha sido un honor compartir con vosotros, trabajar para y con vosotros), sin repetiros hasta siempre. Nos seguiremos viendo en este doloroso camino. Porque me gusta la gente que conoce el valor de la alegría y de la tristeza, procura no lastimar, ni herir a los demás, regala sonrisas y ofrece su oxígeno cuando alguien se queda sin aire. Las personas que me gustan contagian sinceridad y hablan con franqueza, son  fieles, leales, y persisten para alcanzar sus sueños. Son personas de las que me encanta rodearme porque juegan con valores que me hacen sentir bien y sanan las heridas del pasado. Son personas que crean alegría y hacen llevadera la pena, las que no intoxican nuestra vida, ni tienen declarada la guerra al mundo, las que se atreven a guiar sus relaciones por el aprecio y no por la utilidad, las que no se avergüenzan de reconocer sus defectos, las que aceptan sus errores y aprenden de ellos, y yo tengo muchos. Espero que sepáis perdonarlos y haber sido en vuestras vidas una de estas personas positivas que me gustan. Os espero a todos, el sábado 18. Y a los que no podáis acudir recibid un fuerte abrazo. Largo ha sido nuestro camino en común, pero aún queda mucho por hacer. Porque el sol no se ha puesto aún por última vez, en el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, esperamos una aurora sonriente. Aún nos queda la esperanza. Besos.

[close]

p. 12



[close]

p. 13

Francisco Alameda Sánchez Testimonio | 13 Testimonio Francisco Alameda Sánchez Yo también iba en los trenes ese 11 de marzo del 2004. Esos trenes que fueron utilizados por los terroristas islamistas. para llevar a la práctica su particular yihad. Me llamo Francisco Alameda Sánchez. Vivo en Alcalá de Henares (Madrid). Nací en Cabezas del Villar (Ávila). Yo también iba en los trenes ese 11 de marzo. Esos trenes que fueron utilizados para llevar a la práctica su particular yihad. Les relataré mis días antes y posteriores al atentado ante todo gracias a la Asociación por pedirme que lo cuente. Ese día me levanté como cualquiera para ir a mi trabajo en el río Manzanares (Conservación del río Manzanares). Como tanta otra gente que íbamos en el tren a trabajar o hacer cualquier otra cosa, cogí el tren, como todos los días, en Alcalá de Henares, y me senté en el mismo sitio, más o menos, de todos los días; como salía de Alcalá podía elegir sitio en el tren, casualidad que elegí ese sitio o puro azar. Mi vida personal en ese momento no iba de la mejor manera posible; hacía poco tiempo que me había separado de mi mujer después de 15 años juntos, con 2 preciosas niñas, Elsadai ahora de 28 y Yasodhara, de 17, que eran y son mi fuerza para seguir junto con quien hoy es mi mujer, Audrey, para seguir en esta vida que a veces no es tan sencilla. Menos mal que tenía un billete de avión para conocer a una persona maravillosa, Audrey, el sábado 13 de marzo. Salí para Venezuela para conocerla físicamente, nos conocimos por internet. Volviendo al día de los atentados cogí el tren en Alcalá, como ya he dicho, y me quedaba dormido hasta la estación de Entrevías, sonaba la alarma de mi teléfono, me despertaba y como la siguiente parada era Atocha el destino donde me tenía que bajar, cuando sonaba el despertador lo apagaba y me volvía a recostar en el cristal sin dormirme, o sea no me enteré mucho, llegando ya casi a Atocha se paró el tren como un par de minutos, yo miré el reloj diciéndome para mí: vámonos ya que llego tarde a trabajar si sigues parado aquí. Arrancó y en ese momento escuché unas explosiones, cuando abrí los ojos estábamos en el suelo del tren y no se veía nada, con humo dentro del tren, sin puertas ni ventanas en el vagón, donde iba sentado junto a un padre y dos niños le ayudé a levantar a los niños. Bajamos del tren sin saber qué había pasado, me toqué la cara y no tenía las gafas subí a por ellas y estaban en el suelo un poco torcidas pero bien, las arreglé de momento. Cuando bajé otra vez y vi los demás vagones también con unos destrozos grandísimos, dije: esto ya no es de las catenarias, que eso creía yo al principio que era, ni se me ocurrió en ese momento pensar en un atentado, pero viendo más tarde que sí. Explotó cerca de la calle Téllez. Como no tenía aparentemente mucho daño, me puse a ayudar a la gente herida, la primera persona que ayudé a llevarla cerca de la calle Téllez fue a una señora mayor que estaba como histérica y yo diciéndole, mientras la llevaba de la mano, pero señora tranquilícese por lo menos estamos vivos le dije; mire ese señor o esa señora, no hijo no quiero mirar, yo se lo decía para ayudarle a tranquilizarse, pero creo que no lo conseguía, la dejé allí con otros señores y me fui otra vez al principio a seguir ayudando a la gente herida después pasados unos días o meses me pregunté por qué yo me salvé y otros no, no sé; empecé a ayudar a la gente, a darle ánimos, etc. nos quedamos más gente a ayudar a los heri-

[close]

p. 14

14 | Testimonio Francisco Alameda Sánchez cias, me costó dormir esa noche. Al día siguiente fui al médico de familia, me dio la baja y quedamos en vernos más adelante. Esa tarde le informo a Elsadai, mis sobrinos y hermanos que me voy de viaje, si sobreviví sería para conocer a Audrey. dos. Como no teníamos manera de llevar a los heridos cogimos como camillas las puertas de los trenes, que de lo que pesaban teníamos que llevarla entre seis personas, pero seguimos hasta que llegaron los de Servicios de Emergencia, ayudándoles también un buen rato. Me acuerdo que íbamos junto con un policía mirando a los heridos, a los muertos no, cuando había una señora tumbada al lado de las vías del tren sin ningún daño aparente y le digo al policía y esta señora que la dejamos aquí, el policía se acerco la tocó y dijo: está muerta ya no se puede hacer nada más. Me quedé un momento ahí como ido, pero bueno hay que seguir con los demás ayudando. Fuerza Paco, me dije yo mismo. Vi de todo, gente chillando, llorando, sin piernas, con el cuerpo quemado, etc. Un desastre como nunca ni en sueños había visto; yo en ese momento actué muy tranquilo ayudando a la gente sin ponerme nervioso; más tarde pensando en esos momentos no sé cómo actué tan fríamente, ni yo lo sé, vi mucho sufrimiento y dolor. Lo peor que todavía me queda ese olor a carne quemada, que alguna vez me vuelve a aparecer el olor al hacer una barbacoa, por ejemplo. Me cuesta hacerla. Me costó volver a coger un tren como un par de años. Estuvimos ayudando junto a otro chaval de Vallecas hasta las 11 de la mañana, más o menos, que nos llevaron al Gregorio Marañón, porque nos dolían muchos los oídos. Al principio de explotar los trenes llamé a mi hija mayor Elsadai, que vivía conmigo, para contárselo y que pusiera la televisión para ver qué decían las noticias y me dijo no dicen nada. Seguimos hablando y me dice ahora sale un texto de explosiones de trenes pero nadas más, nos despedimos. Llamé a mi ex porque salió que el colegio donde estudiaba mi hija pequeña, Yasodhara, apareció la furgoneta, me tranquilizó que habían sacado a los niños del colegio por si acaso pasaba algo con la furgoneta. Llamé a mi familia, al trabajo y a Venezuela la que iba a ser mi mujer Audrey, y le conté lo que había pasado como una hora o dos allí, eran 6 horas menos que en España era muy temprano, al mediodía hablé otra vez con ella y hasta en Venezuela ya sabían que había sido un atentado islamista o yihadista y no de ETA, como algunos querían que creyésemos, las teorías conspiratorias. Me miraron los oídos en hospital y me dieron unos calmantes para el dolor y que fuera al médico de familia. Llegué a casa, estaba mi hija Elsadai, nos abrazamos, besamos, y le conté todo lo que había pasado y cómo lo había vivido, vimos las noti- El sábado 13 me fui a Venezuela a conocer a mi futura mujer, pasé allí como 10 días que me vinieron muy bien para olvidarme un poco de todo. Le di un papel a mi hija para que se lo diera a la doctora de familia diciéndole que me diera el alta, que cuando llegara de Venezuela me pasaría a verla. Cuando llegué de allí fui a verla y me quería dar pastillas para poder dormir y ver al psicólogo, yo le dije: lo paso yo poco a poco. Pasé unos días bellísimos en Venezuela, gracias amorcito. Fui un par de veces a la Seguridad Social a ver cómo estaba y al juzgado a ver si había visto algo raro, yo les contesté la verdad, no vi nada porque me dormía hasta llegar a Entrevías. Pasado unos años, me apunté a la Asociación 11M Afectados del Terrorismo, porque estaba viendo que se intentaba que el atentado se olvidara y a partir de ahí, he puesto mi granito de arena para que no se olvide. Las teorías conspiratorias en aquellos años hicieron mucho daño a las víctimas y todavía algunos siguen erre que erre con lo mismo. Dejadlo ya, fue un atentado yihadista. Gracias a todos y a la Asociación por dejarme contar mis vivencias de ese día y otros tan duros que vinieron, para mí y para toda España. Besos y abrazos para todos, a seguir luchando porque esto no se olvide, que algunos así lo desean, y cuidemos porque se mantenga la verdad de la Memoria Histórica del 11M. Gracias a mucha gente que me dio ánimos para seguir luchando y a la gente que ayudé en los trenes que me lo agradeció ese día, los que pudieron.

[close]

p. 15

Pedro Pérez Área social | 15 Asistencia a las víctimas desde la Asociación 11M Afectados del Terrorismo Un año más desde la Asociación 11M Afectados del terrorismo seguimos dando cobertura a las necesidades que tienen nuestros socios y que les hacemos llegar a través de proyectos de asistencia directa, dirigidos a atender sus necesidades sociales, escolares y de formación, laborales, psicológicas, sanitarias y jurídico-penales de las víctimas del terrorismo y sus familias. Tras casi trece años del brutal atentado yihadista del 11 de marzo de 2004, sigue habiendo víctimas necesitadas de atención en diversas áreas como consecuencia de las secuelas tanto físicas como psicológicas producidas por dicho atentado, en muchos casos y por el agravamiento surgido con el tiempo en otros tantos; de ahí que demos especial atención a la ayudas sociales y sanitarias. En este sentido desde la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, en el año 2016, hemos ofrecido 51 ayudas sociales para víctimas con dificultades económicas, provocadas principalmente por la falta de empleo, que sir- ven como apoyo puntual al pago de facturas de luz, gas, agua, hipoteca y alquiler de vivienda o manutención. Esta ¨secuela laboral¨, a mi entender, debería de ser objeto de un estudio y análisis más profundo. Las consecuencias de este atentado no se quedaron solamente en la repercusión física o psicológica de las secuelas, sino que a un número considerable de víctimas le afectó de manera directa en la relación laboral que tenían en ese momento. Como consecuencia de ello muchas víctimas perdieron su empleo tras el atentado, sobre todo las víctimas inmigrantes, que en su mayoría no tenían regularizada su situación en España. Otras víctimas perdieron su empleo posteriormente, ya que tras un primer momento de comprensión, en algunos casos pasaron a sufrir un hostigamiento laboral como consecuencia de las ausencias provocadas por la asistencia psicológica o médica, que desencadenaron en la mayoría de los casos en despidos con dudosa justificación. Esta pérdida de empleo tuvo sus consecuencias económicas ne- gativas en las familias de estas víctimas, provocando en algunos casos la pérdida de la vivienda adquirida por no poder hacer frente al pago de la hipoteca. En este sentido tenemos varias víctimas que a pesar de haber perdido su vivienda, tienen que seguir pagando la diferencia del préstamo hipotecario. A día de hoy la situación laboral de muchas víctimas AYUDA ESCOLAR (117) AYUDA FORMACIÓN (36) AYUDA MÉDICA (103) AYUDA SOCIAL (51)

[close]

Comments

no comments yet