Bomberos 080 Nº 5 Noviembre 2016

 
no ad

Embed or link this publication

Description

Revista profesional de bomberos

Popular Pages


p. 1

BOMBEROS 080 RERVEIVSITSATAPRPORFOEFSEISOINOANLALDEDEBOBMOBMEBREORSOS Nº 5 NovNiºe1mMbarerz2o0210616 Editorial. Segunda actividad en los Servicios de Bomberos (1ª parte: discapacidad) Cortoplacismo y desconexión. Bases de un modelo para el mantenimiento de la precariedad Seguridad en cabinas. Procedimiento genérico de seguridad en cabina para Servicios de Bomberos El cabrestante o winch. Uso en los Servicios de Bomberos Contenedor de pesados. Equipos para el rescate en vehículos pesados La fragilidad de la vida. Ni siquiera, la muerte es igual para todos Los Centonarii de Híspalis. Los bomberos de la Roma Imperial Marsella 1938. El incendio de Nouvelles Galeries El sueño de una vida mejor. Rescates de personas ocultas en vehículos Qué es el Core y por qué trabajarlo. Entrenamiento Personal Alicante (EPA)

[close]

p. 2

REVISTA DIGITAL FUENTE PORTADA Gonzalo y Rafa. Curso Selectivo de Formación Básica del SPEIS de Melilla EDITA Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales. CUBP Huesca. 2016 ISSN: 2530-3953 DISEÑO Y MAQUETACIÓN Bernardo Castillo Rojas Jose M. Botía Nortes REDACCIÓN, CONTACTO Y PUBLICIDAD Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales Apdo 109, 22080 Huesca, España redacción@cubp.es Bomberos 080 y CUBP no se identifican necesariamente con las opiniones incluidas en los artículos de esta revista Prohibida la reproducción total o parcial de esta revista sin previa autorización 080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 3

SEGUNDA ACTIVIDAD EN LOS SERVICIOS DE BOMBEROS (1ª PARTE: DISCAPACIDAD) Se puede decir que, de un tiempo a esta parte, todos somos conscientes de que la inversión en bomberos (y en los SSPP en general) es cada día más ajustada, que debido a la falta de reposición, nuestras plantillas están envejecidas y son claramente escasas, y en consecuencia, las AAPP son reacias a implantar medidas de adaptación laboral por razones de salud o de edad en los servicios de bomberos que amenacen con modificar la disponibilidad de mínimos en los turnos de guardia. En este sentido, los ejecutivos cuando legislan, y las AAPP cuando reglamentan, intentan poner todas las trabas posible para “quitarse de encima” al trabajador que no “sirva a los objetivos de déficit” y, entre otras cosas, están contemplando sistemáticamente la “incompatibilidad” entre la incapacidad permanente y la adaptación del puesto de trabajo; cuestión que viola flagrantemente la Ley de SS, como ahora veremos, y que muchos bomberos y policías a los que se lo aplicaron han ganado ante los tribunales. Por otro lado, aquellos servicios que implementan la segunda actividad con sus respectivos reglamentos, en la mayoría de ocasiones imponen “sacar del turno habitual al bombero afectado”, pasándole a horario de oficina fuera de su turno sistemáticamente, tenga el problema que tenga, y apartarlo de sus compañeros y de la intervención, en aras de hacer lo menos atractivo posible tales puestos, y que el personal aguante todo lo posible en el turno con tal de no pasar por ese aro. Es decir, tenemos dos frentes, o mejor dicho, nos hacen frente de dos formas distintas: 1- Negando el derecho al reconocimiento de una discapacidad compatible con un puesto adaptado, y 2- bloqueando todo lo posible la adaptación de los trabajadores mediante la regulación de la 2ª actividad en el turno de procedencia en la mayoría de servicios de bomberos. Así, si hiciéramos un viaje por el Estado, visitando los casi 700 parques y sus respectivos turnos (así como las comisarías de policía local y autonómica), podríamos darnos cuenta de la magnitud de lo que estamos hablando, tirando por tierra esa idea tan marcada en el imaginario colectivo social entre bombero y hombre joven, fuerte y musculoso, porque la realidad es www.cubp.es BOM1BEROS 080

[close]

p. 4

muy distinta, y podríamos comprobar que un porcentaje considerable de la plantilla está francamente mayor, y que muchos funcionarios padecen lesiones o enfermedades que dificultan su labor de forma considerable y que no solicitan la segunda actividad, o bien porque es inexistente en sus servicios, o porque de estar regulada, normalmente son separados del turno en el que vienen prestando servicio durante décadas. Ni que decir tiene sobre la solicitud del reconocimiento de una incapacidad compatible con el desempeño de un puesto adaptado. Este enorme problema está “pasando desapercibido” ante nuestras narices, y los únicos que han tomado cartas en el asunto de forma fehaciente y seria han sido las propias AAPP para intentar cortar por lo sano, haciendo caso omiso de las leyes nacionales, europeas y de las recomendaciones internacionales sobre prevención de riesgos laborales con tal de que les salgan las cuentas sin tener que invertir ni un sólo euro más en estos servicios públicos esenciales. Con estos preliminares damos paso al desarrollo de este asunto tan importante. Incapacidad permanente Respecto a la primera cuestión de la discapacidad, distintas leyes autonómicas de bomberos han incluido artículos que intentan hacer incompatible la situación de incapacidad con el mantenimiento de un puesto de segunda actividad, echando a la calle automáticamente al funcionario en cuanto solicita tal condición ante la Seguridad Social. Con esta forma de proceder están obligando a que se tenga que recurrir judicialmente de modo individual, con lo largo y penoso que puede resultar para una persona que además acaba de empezar a lidiar física y psicológicamente con un problema de salud, garantizando así un balance positivo de cara a la Administración. La cual, por otra parte, es muy consciente de que está forzando la legislación en contra del interés de los trabajadores con alguna merma en su salud. Los policías están siendo tratados de la misma forma, y para que nos hagamos una idea, solamente en Cataluña, unos 2000 mossos están escondiendo dis- capacidades para evitar ser expulsados del cuerpo, al igual que está ocurriendo en bomberos. En muchos de nuestros servicios se están realizando un copia y pega de dichos párrafos, que incompatibiliza la discapacidad con un puesto adaptado en segunda actividad, siendo firmados por la parte social sin que se hayan mesurado las repercusiones psicológicas, sociales y familiares de los afectados, y la patada a los derechos de los trabajadores que se está permitiendo y apoyando. Y este desconocimiento está fomentando la pasividad del colectivo en este asunto tan importante. Además, existen SPEIS que simplemente han echado al funcionario a la calle en cuanto le ha sido reconocida una discapacidad, sin que exista necesariamente una ley de bomberos que plasme dicha incompatibilidad, porque existe la tendencia a creer que si a uno le es reconocida la incapacidad permanente “ya no puede trabajar”, lo cual es absolutamente falso. Este es un derecho que ya reconoce la Ley de la Seguridad Social y, en muchos casos, una necesidad, ya que los gastos que suponen algunas minusvalías son elevadas y periódicas. Veamos algunos ejemplos de este despropósito: Ley 7/2011 de 1 de abril de los SPEIS de la Comunitat Valenciana en su artículo 40.2: 2. La segunda actividad será incompatible con la declaración de incapacidad absoluta o gran invalidez resuelta por el Instituto Nacional de la Seguridad Social. De igual forma la segunda actividad será incompatible con la declaración de incapacidad permanente que dé lugar al percibo de pensión del sistema de seguridad social. Ley 2/2002 de Gestión de Emergencias de Andalucía en su artículo 44.1: Pasarán a la situación de segunda actividad, sin la limitación de edad establecida en esta Ley, aquellos funcionarios de los Servicios de Prevención y Extinción de Incendios y Salvamento que tengan disminuidas las aptitudes físicas o psíquicas necesarias para el desempeño de las funciones operativas ante siniestros, conforme a dictamen de tribunal médico, y sin que dicha disminución constituya causa de 2080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 5

incapacidad permanente… Reglamento del SEI del Ayto de Albacete Art. 26. Si por razón de enfermedad o por disminución de las facultades físicas, previa consulta con Salud laboral o informes técnicos, la Dirección del Servicio estimara que un determinado miembro del mismo no estuviera en condiciones normales para desempeñar sus funciones, y la edad o el grado de incapacidad no fueran determinantes de la jubilación, podrá adscribirse al interesado a alguna otra función dentro del propio Servicio Contra Incendios, o en otro Servicio del Ayuntamiento previo consentimiento del afectado. Sin embargo, sorprende que en algunos servicios, como por ejemplo el Consorcio de Murcia, en su acuerdo marco de relaciones de trabajo contemplen la siguiente redacción: Artículo 42. Capacidad disminuida. En los supuestos de declaración de incapacidad permanente total para la profesión habitual de los funcionarios en activo, el Consorcio procurará siempre que exista plaza, acoplar al trabajador objeto de la incapacidad, en otro puesto de trabajo compatible con su estado físico, manteniendo las retribuciones del puesto de origen, aunque el nuevo puesto sea de inferior categoría. Reglamento del SEI del Ayto de Jaén Articulo 22. Causas. Se pasará a la situación de segunda actividad: 2. Por disminución de aptitudes psicofísicas para el desempeño de las funciones que les son propias, que no sean causa para ser declarados en situación de invalidez permanente absoluta o total. Reglamento del SPEIS de Ceuta Cuando se entienda que las circunstancias que motivaron el pase a esta situación por dicha causa hayan variado, ya sea por disminución o incremento de las insuficiencias psicofisicas, se procederá de oficio o a instancia de parte, a su revisión por el Servicio de Prevención, a fin de determinar si procede dejar sin efecto la segunda actividad del interesado pasando a desempeñar los servicios correspondientes a su puesto anterior, la instrucción del expediente de jubilación o la continuación en aquella situación. Reglamento del SPEIS del Ayto. de Granada Artículo 160. Procedimiento para el pase a segunda actividad por disminución de las aptitudes psicofísicas. 1. Pasarán a la situación de Segunda Actividad... siempre que la intensidad de la referida disminución no sea causa de jubilación por incapacidad permanente para el ejercicio de sus funciones... ¡Esa es la línea a seguir! Quizá hayáis sido testigos de cómo a un compañero que ha sufrido un accidente o una enfermedad literalmente le han echado del servicio de bomberos en el momento en el que solicita la incapacidad, y sobre todo ante una incapacidad absoluta o gran invalidez. Y que ante tal atropello “nadie hace nada”. Por ello os instamos a que vigileis la legislación en vuestras CCAA, los acuerdos reguladores de las condiciones de trabajo, y los reglamentos de segunda actividad, y verifiquéis cuál es el tratamiento que se le da a este asunto, tanto ahora como en el futuro. Porque, a pesar de lo que plasme la normativa autonómica (alguna con dudosa vocación de servicio bajo el respeto a la jerarquía jurídica estatal y europea)... La Ley General de la Seguridad Social, en el Real Decreto Legislativo 1/1994, 20 de junio, define claramente en el artículo 141 que en caso de incapacidad total para la profesión habitual, la pensión vitalicia correspondiente será compatible con el salario que pueda percibir el trabajador en la misma empresa o en otra distinta. El art. 198 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social mantiene la misma redacción. www.cubp.es BOM3BEROS 080

[close]

p. 6

Dicho artículo en su punto 1 dice literalmente: 1. En caso de incapacidad permanente total, la pensión vitalicia correspondiente será compatible con el salario que pueda percibir el trabajador en la misma empresa o en otra distinta, siempre y cuando las funciones no coincidan con aquellas que dieron lugar a la incapacidad permanente total. Hay que decir que recientemente el Tribunal Supremo ha reconocido, en una de sus sentencias, que es compatible la prestación de una incapacidad permanente Absoluta o Gran Invalidez con el trabajo y con un horario ordinario. La base jurídica es el mencionado artículo 141 en su punto segundo, el cual dice así: 2. Las pensiones vitalicias en caso de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez no impedirán el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del incapacitado y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión. Es decir, que es absolutamente compatible la situación de segunda actividad, desempeñando un puesto compatible con el estado psicofísico del trabajador, con el reconocimiento de una incapacidad permanente por parte de la Seguridad Social. Y no tiene ningún sentido que una persona con discapacidad pueda acceder a la función pública y un funcionario de un servicio de bomberos o un cuerpo de policía con una discapacidad sobrevenida se quede sin trabajo en cuanto lo solicita, máxime cuando no se cumple la ratio del 2% de trabajadores con discapacidad que marca el RDL 1/2003 de 29 de noviembre en prácticamente ningún servicio. Por otro lado, esta norma nacional deriva de la Convención de la ONU firmada por España sobre los Derechos de las Personas con una Discapacidad, publicada en el Boletín Oficial del Estado el 21 de abril de 2008, así como la Directiva 2000/78 / CE, de 27 de noviembre de 2000, relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el trabajo y el empleo, dentro del Tratado de la Unión Europea, así como el resto de las normas en relación a los derechos de las personas con discapacidad. Y como no, la propia LPRL 31/1995, que establece que se debe “adaptar el trabajo a la persona”, y no al revés, como se está haciendo en demasiadas ocasiones, obligar a una persona a adaptarse a un puesto de trabajo absolutamente al margen de sus funciones profesionales, por el mero hecho de no existir un reglamento de segunda actividad, o aplicar criterios disuasorios que nada tienen que ver con la PRL. Lo que la normativa vigente nacional y europea viene a regular es la integración de personas con alguna discapacidad (ya sea reconocida como tal por la Seguridad Social como incapacidad o simplemente un problema médico certificado como ocurre con la segunda actividad) y la adaptación de estos trabajadores para que puedan participar todo lo posible en la empresa en igualdad de condiciones que el resto. Y sobre todo, clarificando la compatibilidad entre la incapacidad y la segunda actividad en las empresas y AAPP. El hecho es que, mientras habían pasado desapercibidos por la mayoría de nosotros estos derechos vulnerados, muchos compañeros han sido echados a la calle, y se han visto obligados a asociarse o a emprender una lucha individual para denunciar, de forma que, gracias a la valentía de estos compañeros, a día de hoy diversas sentencias, que crean jurisprudencia, han obligado a distintas AAPP a readmitir a estos bomberos y policías que habían sido injustamente despedidos por haber solicitado la incapacidad, obligando a las AAPP a hacer compatible tal condición con el desempeño de un puesto de trabajo acorde con sus capacidades psicofísicas. Un ejemplo son los compañeros catalanes de Ailmed (https://ailmed. wordpress.com/). No ha tenido que ser nada fácil para ellos, y hemos de agradecerles que hayan sentado las bases para que los demás podamos abrir los ojos en este aspecto. Por lo tanto, para cerrar este apartado, ha de quedarnos claro que por mucho que las leyes de bomberos u otras normas autonómicas, acuerdos o reglamentos 4080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 7

intenten cercenar este derecho a los trabajadores, la normativa europea e internacional ratificada por España y transferida al BOE, y la propia Ley General de la Seguridad Social lo contempla, y estamos en nuestro derecho de compatibilizar, si así lo demandan nuestras circunstancias personales, un puesto adaptado compatible con el reconocimiento de una discapacidad. Si alguno se encuentra en esta situación le aconsejamos que acuda a unos servicios jurídicos de confianza y sea debidamente asesorado. Equipo de redacción B080 SEGUNDA ACTIVIDAD REGULADA EN LOS TURNOS COMPATIBILIDAD CON LA DISCAPACIDAD NO A LAS HORAS EXTRA PARA CUBRIR TURNOS DIMENSIONAMIENTO Y REPOSICIÓN DE PLANTILLAS DESARROLLO DE COMPETENCIAS EN LOS SPEIS DESARROLLO DE LA PRL EN LOS SPEIS REGULACIÓN BÁSICA ESTATAL www.cubp.es BOM5BEROS 080

[close]

p. 8

TACBOLNATDEENIDOS PARTE DE NOVEDADES Cortoplacismo y desconexión. Bases de un modelo para el manteniemiento de la precariedad Ejecutiva de la CUBP 8 MANUAL DE PREVENCIÓN Seguridad en cabinas. Procedimiento genérico de seguridad en cabina para Servicios de Bomberos Julián Moreno 12 REVISIÓN DE MATERIALES El cabrestante o winch. Uso en los Servicios de Bomberos José Manuel Botía Nortes 20 FORMACIÓN DIARIA Contenedor de pesados. Equipos para el rescate en vehículos pesados Kike Ramírez 28 GUARDIA EN EL PARQUE La fragilidad de la vida. Ni siquiera, la muerte es igual para todos Joaquín Sáez Murcia 32 Los Centonarii de Hispalis. Los bomberos de la Roma Imperial Alberto Bernabé Salgueiro 34 6080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 9

TACBOLNATDEENIDOS 48 52 PRIMERA SALIDA Marsella 1938. El incendio de Nouvelles Galeries Equipo de redacción Bomberos 080 El sueño de una vida mejor. Rescates de personas ocultas en vehículos Bernardo Castillo Rojas 58 PREPARACIÓN FÍSICA Qué es el Core y por qué trabajarlo. Entrenamiento Personal Alicante (EPA) Sergio Rosa Escribano 62 TABLÓN DE ANUNCIOS www.cubp.es BOM7BEROS 080

[close]

p. 10

PANRTOEVEDDEADES Cortoplacismo y desconexión Bases de un modelo para el mantenimiento de la precariedad La definición de “cortoplacismo” de reciente inclusión por la RAE en su diccionario, hace alusión al “hábito o práctica de actuar a corto plazo” y cortoplacista hace referencia a lo “perteneciente o relativo al corto plazo, así como a aquel o aquello partidario del cortoplacismo”. En otras palabras: “Pan para hoy y hambre para mañana”. Por otro lado, el término “desconexión” hace alusión a la “falta de relación o unión entre varias personas o cosas”, la que viene motivada por el ostracismo, el cual proviene del griego “ostrakismos” que significa “destierro” y hace referencia al alejamiento (impuesto o voluntario) de un individuo del medio social o de la participación en actividades comunes. Si unimos estos términos podemos visualizar un poco mejor cuál es la situación sostenida en el tiempo que estamos viviendo en los cuerpos de bomberos españoles. Por un lado, existe una tradicional falta de unión entre servicios de bomberos, los cuales se han configurado como servicios estancos tanto en funcionamiento y regulación como en representación de los trabajadores. Esto ha venido ocurriendo incluso entre servicios de la misma provincia, los cuales casi que no se conocen unos a otros, suelen tener incluso conflictos territoriales, y que incluso hasta hace pocos años apenas colaboraban entre sí, existiendo una total y absoluta desconexión entre los distintos cuerpos de bomberos españoles, salvo reuniones 8080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 11

y acuerdos puntuales, como el Congreso de Zaragoza o la reivindicación de la jubilación anticipada coordinada por la PUB. Por lo demás, lo que ocurra en un servicio poco o nada importa al resto, salvo si puede servir para comparar y sacar tajada de alguna manera copiando o reivindicando lo mismo para sí (y de lo cual muchas veces nos enteramos por casualidad o a través de las redes sociales). Siguiendo con la desconexión, es tal el arraigo y el calado que tiene en nuestra profesión, que incluso ha trascendido la frontera interservicios, y dentro de cada servicio ha continuado lastrando nuestro progreso manteniendo una constante desconexión y enfrentamiento entre secciones sindicales que está detrás de muchos de los problemas que tenemos, ya que de ello han sabido aprovecharse los políticos para mantenernos enfrentados. El escaso progreso que hemos experimentado se ha logrado debido a los avances de la técnica (equipos, materiales y vehículos que se modernizan y que se adquieren a través de UNESPA), a la legislación que de rebote nos ha incluido en algún aspecto, o cuando ha habido una cierta colaboración entre sindicatos, y en ellos han existido compañeros con la suficiente dignidad como para mirar por el colectivo y pararle los pies a más de uno. Si no hubiera sido porque los equipos se modernizan y necesariamente son de por sí mejores cada día, y que los paga UNESPA, que la legislación ha ido avanzando, y muchas veces sin pretenderlo nos afecta de forma casi automática, y al trabajo de unos cuantos compañeros que se han dejado la piel, han sabido “conciliar” y se han dejado atrás todo tipo de miras personales, estaríamos todavía muchísimo peor. Aquí es cuando entra en juego el cortoplacismo que viene a ser aquella forma de ver las cosas con una baja amplitud de miras, centrándose en el aquí y ahora, reaccionando sobre todo en términos de ascensos, dinero y tiempo libre. Aunque suene ridículo, la inmensa mayoría de los conflictos que han logrado atraer a “la masa” se han basado en reivindicaciones que se solían solucionar o con más tiempo libre o con más ingresos.Y en menor medida y menor capacidad de convocatoria, debido al déficit de personal o con- diciones de trabajo de interinos. Mientras tanto, muchísimos problemas iban pasando desapercibidos dando la sensación de que carecían de interés para cualquiera de nosotros a “corto plazo”. Asuntos como la proliferación de voluntarios; el desvío de fondos para incendios para crear otros servicios contra incendios bajo la fórmula de contrata pública; la creación de unidades militares; la prestación del servicio de bomberos a través de empresas privadas; la ausencia de una normativa común que clarifique nuestras competencias, los ratios de profesionales por población, la homologación de los servicios en cada una de las CCAA a través de leyes propias, el incumplimiento de la LPRL y la indefinición y falta de desarrollo profesional mediante guías y notas técnicas oficiales; la completa ausencia de instituciones estatales que administren, representen y amparen al colectivo de bomberos, realicen las estadísticas, coordinen servicios y ofrezcan servicios de asesoría al colectivo; la inexistencia de un foro oficial en el que se reúnan los cuerpos de bomberos en el Estado y un largo etcétera de cuestiones que son imposibles de visualizar debido al necesario cortoplacismo y la desconexión que subyace al hecho de que cada uno deba preocuparse por su entorno inmediato municipal, y no quieran que veamos más allá porque en tal caso quizá seríamos demasiado molestos. Para terminar de arreglarlo, nos encontramos con la existencia de múltiples sindicatos en los servicios, la mayoría enfrentados entre sí por definición (muchas veces con claros objetivos corporativos a los cuales algunos se prestan, olvidando que antes de eso son bomberos). Los objetivos personales de algunos que saben aprovechar el enfrentamiento para culpar a otros del estancamiento en las negociaciones, la heterogeneidad, estanqueidad y la atomización de servicios, regulados de forma dispar, unido a un déficit normativo común que marque unas reglas de juego a nivel estatal para todos los cuerpos de bomberos, sin duda, está detrás de una parte considerable de nuestros problemas. Y haríamos bien en tomar conciencia de este asunto para ponerle remedio de forma legal y legítima. www.cubp.es BOM9BEROS 080

[close]

p. 12

En resumen, nos hemos convertido en servicios pasivos, desconectados, individualistas y egocéntricos, con un colectivo que está a la espera de que le lleguen leyes o normas que les afecten y puedan aplicar en su servicio de forma automática, e incluso en su parque, careciendo de interés cómo afectará o si llegará eso al resto mientras a mí me suponga una mejora a corto plazo. De todo esto, que nadie se extrañe que hayan surgido plataformas de bomberos, asociaciones profesionales, sindicatos profesionales y todo tipo de soluciones tendientes a UNIR AL COLECTIVO frente a los verdaderos problemas que tenemos, que no son otros que el CORTOPLACISMO y la DESCONEXIÓN. Con este diagnóstico, cualquier médico que se precie haría bien en proponer un tratamiento libre de prejuicios o miras personales basadas en beneficios provenientes de réditos farmacéuticos. Y en ese proceder estamos seguros que si queremos tener éxito es necesario que las asociaciones profesionales trabajen conjuntamente con los sindicatos, que entre todos se alcance un consenso en este aspecto tan importante, para que logremos aunar esfuerzos, se acerquen posturas, y logremos alcanzar una propuesta de regulación estatal que pueda ser reivindicada por igual ante las instituciones y los medios. La división, el in- 10080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 13

dividualismo y la competitividad entre organizaciones sólo han contribuido, quizá más que otro aspecto, a la atomización, la desregulación y la precariedad de los servicios de bomberos y ha servido de caldo de cultivo para el clientelismo y el beneficio personal. Necesitamos una norma que regule los cuerpos de bomberos en el conjunto del Estado. Que nos provea de unas instituciones de cooperación comunes, y establezca unas reglas de juego dignas para todos en todo aquello que nos afecte. Ha llegado el momento del diálogo, del consenso y el trabajo conjunto, del abandono de siglas e intereses personales, y de poner la vista en un futuro próximo que, ahora más que nunca, exige fijar el objetivo sobre la base de que lo más importante es que todos somos bomberos, y que estamos obligados a cooperar entre nosotros si queremos cambiar las cosas. Junta Directiva de la CUBP www.cubp.es BOM1B1EROS 080

[close]

p. 14

MPARNEUVAELNDCIEÓN Seguridad en cabinas Procedimiento genérico de seguridad en cabina para Servicios de Bomberos Los accidentes de tráfico y sus enormes consecuencias humanas, sociales y económicas constituyen un problema de seguridad pública, un problema de salud pública y un problema social. En 2010, el 34,8% de los accidentes mortales de trabajo fueron accidentes de tráfico (264), lo que supone que 3 de cada diez accidentes laborales mortales son accidentes de tráfico. Desgraciadamente el colectivo de bomberos no queda al margen de esta problemática actual puesto que pueden sufrir y de hecho han sufrido acci- dentes de tráfico durante sus desplazamientos tanto en emergencias como ordinarios. La prevención de los riesgos laborales está basada en el trabajador, la máquina y el entorno, similar a la prevención de los accidentes de tráfico en los que el factor humano, el vehículo y la infraestructura son los elementos sobre los que descansa este tipo de políticas. Por tanto, la mejora de la seguridad de los desplazamientos relacionados con el trabajo constituye una línea de acción estratégica tanto de la política de seguridad vial como de la política de 12080 BOMBEROS Nº 5 Noviembre 2016

[close]

p. 15

prevención de riesgos laborales, por lo que parece razonable incorporar la cultura de la seguridad vial a las empresas como una buena práctica en la política de prevención de riesgos laborales. Los cuerpos de Bomberos tienen como uno de sus objetivos relacionados con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el establecer dentro del Plan de Prevención, los procedimientos e instrucciones de trabajo que definan las medidas de seguridad a aplicar en cada una de las situaciones de riesgo que se den en la actividad del bombero. Para ello la dirección técnica de cada servicio, a través de su departamento de PRL, ha de establecer mediante un procedimiento operativo, aquellas normas de seguridad a adoptar en la cabina de conducción y en el compartimento de la dotación, el protocolo de actuación del personal y los equipos de protección individual a utilizar, así como a canalizar aquellas propuestas de mejoras en esta materia que trasladen los trabajadores, ya que ha de ser una prioridad de los servicios, fomentar la participación y consulta de sus trabajadores en temas relacionados con el sistema de gestión de la calidad, medioambiente y seguridad y salud en el trabajo como establece la ley 31/1995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y que define en sus articulados: Artículo 18. Información, consulta y participación de los trabajadores. “Los trabajadores tendrán derecho a efectuar propuestas al empresario, así como a los órganos de participación y representación previstos en el capítulo V de esta Ley, dirigidas a la mejora de los niveles de protección de la seguridad y la salud en la empresa” Artículo 29. Obligaciones de los trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales. “4. Informar de inmediato a su superior jerárquico directo, y a los trabajadores designados para realizar actividades de protección y de prevención o, en su caso, al servicio de prevención, acerca de cualquier situación que, a su juicio, entrañe, por motivos razonables, un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores” Artículo 34. Derechos de participación y representación. “1. Los trabajadores tienen derecho a participar en la empresa en las cuestiones relacionadas con la prevención de riesgos en el trabajo” Procedimiento genérico Este procedimiento genérico tiene como objeto sentar las bases de actuación del personal de los servicios de bomberos durante el empleo de los vehículos del parque móvil, en lo referente a: • Condiciones técnicas de seguridad en cabina. • Protocolo de actuación del personal. • Equipos de protección individual a utilizar. Justificación El Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, en su artículo 5.3, establece que: “Cuando la evaluación exija la realización de mediciones, análisis o ensayos y la normativa no indique o concrete los métodos que deben emplearse, o cuando los criterios de evaluación contemplados en dicha normativa deban ser interpretados o precisados a la luz de otros criterios de carácter técnico, se podrán utilizar, si existen, los métodos o criterios recogidos en: • Normas UNE. • Guías del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, del Instituto Nacional de Silicosis y protocolos y guías del Ministerio de Sanidad y Consumo, así como de Instituciones competentes de las Comunidades Autónomas”. Es aquí donde encontramos la referencia legal que nos lleva a la aplicación de la norma UNE 1846-2: Vehículos contra incendios y de servicios auxiliares. Parte 2: Especificaciones, seguridad y prestaciones de Febrero 2003. www.cubp.es BOM1B3EROS 080

[close]

Comments

no comments yet