LUCHA OBRERA N8 ESPECIAL FIDEL

 

Embed or link this publication

Description

Periodico oficial del SSIN

Popular Pages


p. 1

LUCHA OBRERA Año 0 – Nº8 La misma lucha, nueva era. Tercera temporada. Órgano oficial del SSIN - Socialismo Sanmartiniano de la Izquierda Nacional - diciembre 2016 1

[close]

p. 2

2

[close]

p. 3

Fidel demostró que ¡sí se pudo, sí se puede y sí se podrá! El presidente de Cuba, Raúl Castro, pronunció las palabras centrales en el homenaje póstumo al Comandante en Jefe, Fidel Castro en Santiago de Cuba... 5/12/2016 Bajo la conducción de Fidel dio una inolvidable lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución (ACN) Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto político en homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Casto Ruz, en la Plaza Mayor General Antonio Maceo Grajales, de Santiago de Cuba, el 3 de diciembre de 2016, “Año 58 de la Revolución”. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado) Estimados Jefes de Estado y de Gobierno; Destacadas personalidades que nos acompañan; Compatriotas que se encuentran hoy aquí en representación de las provincias orientales y el Camagüey; Santiagueras y santiagueros; Querido pueblo de Cuba: En la tarde de hoy, tras su arribo a esta heroica ciudad, el cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel, que reeditó en sentido inverso la Caravana de la Libertad de enero de 1959, realizó un recorrido por sitios emblemáticos de Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde, al igual que en el resto del país, recibió el testimonio de amor de los cubanos. Mañana sus cenizas serán depositadas en una sencilla ceremonia en el Cementerio de Santa Ifigenia, muy cerca del mausoleo del Héroe Nacional José Martí; de sus compañeros de lucha en el Moncada, el Granma y el Ejército Rebelde; de la clandestinidad y las misiones internacionalistas. A pocos pasos se encuentran las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, y de la legendaria Mariana Grajales, madre de los Maceo, y me atrevo a improvisar en este acto, que también madre de todos los cubanos y cubanas. Cercano también está el panteón con los restos del inolvidable Frank País García, joven santiaguero, asesinado por esbirros de la tiranía batistiana con apenas 22 años, un mes después de que cayera combatiendo en una acción en esta ciudad su pequeño hermano Josué. La edad de Frank no le impidió acumular una ejemplar trayectoria de combate contra la dictadura, en la que se destacó como jefe del levantamiento armado de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 1956, en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, así como la organización del decisivo envío de armamento y combatientes al naciente Ejército Rebelde en la Sierra Maestra. Desde que se conoció, ya tarde en la noche del 25 de noviembre, la noticia del deceso del líder histórico de la Revolución Cubana, el dolor y la tristeza se adueñaron del pueblo que, profundamente conmovido por su irreparable pérdida física, demostró entereza, convicción patriótica, disciplina y madurez al acudir de forma masiva a las actividades de homenaje organizadas y hacer suyo el juramento de fidelidad al concepto de Revolución, expuesto por Fidel el Primero de Mayo del año 2000. Entre los días 28 y 29 de noviembre millones de compatriotas estamparon sus firmas en respaldo a la Revolución. En medio del dolor de estas jornadas nos hemos sentido reconfortados y orgullosos, una vez más, por la impresionante reacción de los niños y jóvenes cubanos, 3

[close]

p. 4

que reafirman sus disposición a ser fieles continuadores de los ideales del líder de la Revolución. En nombre de nuestro pueblo, del Partido, el Estado, el Gobierno y de los familiares reitero el agradecimiento más profundo por las incontables muestras de afecto y respeto a Fidel, sus ideas y su obra, que continúan llegando desde todos los confines del planeta. Fiel a la ética martiana de que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, el líder de la Revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida, insistiendo en que, una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo. En correspondencia con la determinación del compañero Fidel, presentaremos al próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las propuestas legislativas requeridas para que prevalezca su voluntad. Con razón, el querido amigo Bouteflika, presidente de Argelia, expresó que Fidel poseía la extraordinaria capacidad de viajar al futuro, regresar y explicarlo. El 26 de Julio de 1989, en la ciudad de Camagüey, el Comandante en Jefe predijo, con dos años y medio de antelación, la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista, y aseguró ante el mundo que si se dieran esas circunstancias, Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo. La autoridad de Fidel y su relación entrañable con el pueblo fueron determinantes para la heroica resistencia del país en los dramáticos años del período especial, cuando el Producto Interno Bruto cayó un 34,8% y se deterioró sensiblemente la alimentación de los cubanos, sufrimos apagones de 16 y hasta 20 horas diarias y se paralizó buena parte de la industria y el transporte público. A pesar de ello se logró preservar la salud pública y la educación a toda nuestra población. Vienen a mi mente las reuniones del Partido en los territorios: oriental, en la ciudad de Holguín; central, en la ciudad de Santa Clara, y occidental, en la capital de la república, La Habana, efectuadas en julio de 1994 para analizar cómo enfrentar con mayor eficiencia y cohesión los retos del período especial, el creciente bloqueo imperialista y las campañas mediáticas dirigidas a sembrar el desánimo entre la ciudadanía. De esas reuniones, incluyendo la de occidente, que presidió Fidel, salimos todos convencidos de que con la fuerza y la inteligencia de las masas cohesionadas bajo la dirección del Partido, sí se podía y se pudo convertir el período especial en una nueva batalla victoriosa en la historia de la patria. Entonces pocos en el mundo apostaban por nuestra capacidad de resistir y vencer ante la adversidad y el reforzado cerco enemigo; sin embargo, nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel dio una inolvidable lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución. Al rememorar esos difíciles momentos, creo justo y pertinente retomar lo que sobre Fidel expresé el 26 de Julio de 1994, uno de los años más difíciles, en la Isla de la Juventud, hace más de 22 años, cito: “…el más preclaro hijo de Cuba en este siglo, aquel que nos demostró que sí se podía intentar la conquista del Cuartel Moncada; que sí se podía convertir aquel revés en victoria”, que logramos cinco años, cinco meses y cinco días, aquel glorioso Primero de Enero de 1959, esto último añadido a las palabras textuales que dije en aquella ocasión (Aplausos). Nos demostró “que sí se podía llegar a las costas de Cuba en el yate Granma; que sí se podía resistir al enemigo, al hambre, a la lluvia y el frío, y organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podían abrir nuevos frentes guerrilleros en la provincia de Oriente, con las columnas de Almeida y la nuestra; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la gran ofensiva de más de 10 000 soldados”, que al ser derrotados el Che escribió en su Diario de Campaña, que con esa victoria se le había partido la columna vertebral al ejército de la tiranía; “que sí se podía repetir la epopeya de Maceo y Gómez, extendiendo con las columnas del Che y Camilo la lucha desde el oriente hasta el occidente de la isla; que sí se podía derrocar, con el respaldo de todo el pueblo, la tiranía batistiana apoyada por el imperialismo norteamericano. “Aquel que nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas” y aún menos, “la invasión mercenaria de Playa Girón y proseguir al mismo tiempo la campaña para erradicar el analfabetismo en un año”, como se logró en 1961. Que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio, y cuando sus naves de guerra avanzaban hacia Cuba, tras las tropas de la brigada mercenaria; que sí se podía mantener con firmeza los principios irrenunciables de nuestra soberanía sin temer al chantaje nuclear de Estados Unidos en los días de la Crisis de los misiles en octubre de 1962. 4

[close]

p. 5

“Que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial, la agresión externa y el racismo. “Que sí se podía derrotar a los racistas sudafricanos, salvando la integridad territorial de Angola, forzando la independencia de Namibia y asestando un rudo golpe al régimen del apartheid. “Que sí se podía convertir a Cuba en una potencia médica, reducir la mortalidad infantil a la tasa más bajas del Tercer Mundo, primero, y del otro mundo rico después; porque en este continente por lo menos tenemos menos mortalidad infantil de menores de un año de edad que Canadá y los propios Estados Unidos (Aplausos), y, a su vez, elevar considerablemente la esperanza de vida de nuestra población. “Que sí se podía transformar a Cuba en un gran polo científico, avanzar en los modernos y decisivos campos de la ingeniería genética y la biotecnología; insertarnos en el coto cerrado del comercio internacional de fármacos; desarrollar el turismo, pese al bloqueo norteamericano; construir pedraplenes en el mar para hacer de Cuba un archipiélago cada vez más atractivo, obteniendo de nuestras bellezas naturales un ingreso creciente de divisas. “Que sí se puede resistir, sobrevivir y desarrollarnos sin renunciar a los principios ni a las conquistas del socialismo en el mundo unipolar y de omnipotencia de las transnacionales que surgió después del derrumbe del campo socialista de Europa y de la desintegración de la Unión Soviética. “La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación correcta de cada situación y no renuncia a sus justos y nobles principios.” Fin de la cita. Esas palabras que expresé hace más de dos décadas sobre quien, tras el desastre del primer combate en Alegría de Pío, del que pasado mañana se cumplirán 60 años, nunca perdió la fe en la victoria, y 13 días después, ya en las montañas de la Sierra Maestra, un 18 de diciembre del año mencionado, al reunir siete fusiles y un puñado de combatientes, exclamó: “¡Ahora sí ganamos la guerra! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Fidel, Fidel! ¡Ese es Fidel!”) Ese es el Fidel invicto que nos convoca con su ejemplo y con la demostración de que ¡Sí se pudo, sí se puede y sí se podrá! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Sí se puede!) O sea, repito que demostró que sí se pudo, sí se puede y se podrá superar cualquier obstáculo, amenaza o turbulencia en nuestro firme empeño de construir el socialismo en Cuba, o lo que es lo mismo, ¡Garantizar la independencia y la soberanía de la patria! (Aplausos.) Ante los restos de Fidel en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, ¡Juremos defender la patria y el socialismo! (Exclamaciones de: “¡Juramos!) Y juntos reafirmemos todos la sentencia del Titán de Bronce: “Quien intente apropiarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha! (Exclamaciones.) ¡Fidel, Fidel! ¡Hasta la Victoria! (Exclamaciones de: “¡Siempre!) (Exclamaciones de: “¡Raúl es Fidel! y de: “¡Raúl, tranquilo, el pueblo está contigo!” http://www.cubahora.cu/especiales/hasta-siempre-fidel/noticias/fidel-demostro-que-si-se-pudo-si-se-puede-y-si-sepodra 5

[close]

p. 6

"Dejémosnos de llorar y comencemos a luchar" Comandante Fidel Castro. Por Fernando Maurente Mi comandante no voy a llorarte, ni una lágrima va a caer. Los muertos mueren cuando abandonamos la lucha. Te recordaremos en las calles enfrentando al liberalismo, Te recordaremos en las fábricas, luchando por la dignidad. Cada momento de combate, estarás presente. La Historia de los pueblos no termina con tu sueño eterno, Continua. Desde mi trinchera seguiré haciendo, combatiendo con lo que mejor me sale, escribir, explicar, una y un millón de veces, sin descanso, contar nuestro pasado que es presente desazonzar, El cielo está llorando por mi, y por nuestro pueblo, como lloró cuando nos dejó Yrigoyen, Perón, Kirchner, y ahora con vos, mi querido CABALLO. Como decía aquel cartel de la JP en noviembre del 72 "Perón vuelve cuando se le canta las pelotas" No pudieron matarte, un millón de veces, no pudieron. Te fuiste cuando te pusiste de acuerdo con la naturaleza, "Fidel se murió cuando se le cantó las pelotas" No has muerto, acá y en todo el planeta, mi amado comandante, la lucha continua, hasta dar la libertad al último oprimido, No has muerto, no pienso llorarte, escucho truenos, la lluvia sigue. Es la bronca de los oprimidos que marcharán con tu estandarte, hacia la victoria final. porque como decimos los socialistas sanmartinianos, ESTAMOS EN MARCHA, y vos nos acompañás. 6

[close]

p. 7

Vengan a nosotros tus cenizas Comandante! Por Daniel Parcero Tus cenizas, Comandante, serán brotes de esperanza, como fue tu vida, eterna, en nuestra sangre multiplándose, latiente o derramada, pero jamás negociada. Tus cenizas Comandante, florecerán en cada acto de nuestra rebeldía organizada frente a las injusticias, honrando tu existencia, porque es posible ser dignos con la moral del esclavo y alcanzar la libertad. Tus cenizas, Comandante serán con tu ejemplo el legado a nuestros pueblos sometidos, a nuestros hijos, a nuestros nietos… Y que felicidad! Comandante que supera mi pena, poder decirles: que un 1º de Mayo del 93 en la Plaza de la Revolución te dije de frente: Presente, Comandante! en nombre de los trabajadores de prensa y los trabajadores de mi Patria Chica Y como hoy, Hasta la Victoria Siempre! La foto: En 1993, tuve el honor de representar a la FATPREN en la delegación argentina de la CGT a Cuba el 1ª de Mayo. Entre otros, me acompañaron 53 compañeros dirigentes. Entre ellos, dos compañeros y amigos personales, El Pepe Novoa, secretario general de la Federación Judicial Argentina, y Juan Manuel Loimil, secretario general de los visitadores médicos, quien fue mi escolta en el desfile –soy el de sombrero portando la bandera argentina- cuando como abanderado de la representación obrera nacional, saludamos, al compañero Fidel. 7

[close]

p. 8

A Fidel y su pueblo Roja estrella de mar Por Francisco Ramos Un pequeño mundo en medio del mar, un David colosal se levanta insolente cual faro y bandera, de la honestidad. Allí donde la libertad no es estatua, y los derechos, son mas humanos que en cualquier lugar. Una sola barcaza, sencilla y tenaz, desembarcó la ilusión, en un pantanal. Un gigante Ideal, estratega y audaz, mantiene en vilo a su majestad Imperial. Tu increíble coraza de amor solidario, se alza pre-potente contra tanta hostilidad, la mayor que recuerde esta mitad del siglo. Como una verdadera isla sitiada, por décadas violada y hostigada, se mantiene en pie, como un monumento a la dignidad. Mentiras, calumnias, presiones, bloqueo… Cochinos, gusanos, cerdos y demás, Intentaron quebrar la fortaleza de un pueblo ejemplar. Tu Hombre Nuevo, valiente, resiste con solemnidad, sin descuidar ni uno solo de los derechos que el Imperio suele pisotear. Ciclópea batalla de fuerza dispar, heroica epopeya de experto timón, sorteador de tormentas en tu rumbo de honor. Roja estrella de mar, no serás jamás, una más entre las barras, flota libre, única, sin par, ya no estas aislada, ya no sos, tan solo una estrella en el mar, sos garantía de VIDA, Patrimonio de la Humanidad! 8

[close]

p. 9

¡ HASTA LA VISTA ! Por Doris Cirigliano En Revolucionarios, a la altura de veinticinco del once de dos mil dieciséis se alzan banderas a media asta bajo el peso respetuoso de los pueblos que luchan. ¡Ha muerto Fidel ! Ha muerto el gran Dictador, rezan algunos diarios. Una pequeña isla está de luto. Nunca podrá entrar en la cabeza lo que antes no pase por la piel. ¡Ha muerto Fidel! El de la mente amplia y la mano firme. Ha muerto sin muerte que lo arranque. enraizada Revolución metida en el hueso. Cuando el hueso grita no hay titulares que valgan Descanse Comandante, su tarea está cumplida. La nuestra está encaminada tras sus huellas. Histórico homenaje a Fidel en La Habana: Cuba y el mundo le rinden honores 9

[close]

p. 10

por La Redacción , 30/11/2016 de Pagina Popular El pueblo cubano, presidentes y personalidades de todo el mundo rindieron homenaje al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro. Miles de cubanos, personalidades y líderes mundiales rindieron homenaje y dieron el último adiós al comandante Fidel Castro en la Plaza de la Revolución de La Habana. Con rostros de tristeza, los cubanos peregrinaron en todos los municipios del país desde el lunes en la mañana para despedir a su líder histórico en la Plaza de la Revolución, donde expresaron mensajes de amor, dejaron flores y juraron lealtad a los ideales del comandante. “¡El pueblo unido jamás será vencido!” y ¡Yo soy Fidel”, gritaron el pueblo cubano al unísono en la despedida de su líder histórico. El presidente de Cuba y hermano de Fidel, Raúl Castro, cerró la noche de alocuciones con un “¡Hasta la victoria siempre!” en honor del líder histórico de la Revolución Cubana. El presidente venezolano Nicolás Maduro aseguró que “decir Fidel es decir Chávez y Revolución Bolivariana”. “¡Qué viva Cuba! ¡Qué Viva Fidel!” Comenzó su discurso el carismático presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma. “La prensa burguesa preguntaba: ‘¿Y ahora qué hará Cuba sin un líder?‘ Pero hemos visto al pueblo cubano más unido que nunca”, dijo Evo y fue interrumpido por vítores de “¡Yo soy Fidel!”. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que el pueblo cubano saldrá adelante por sus principios revolucionarios, su extraordinario talento humano y su cultura de resistencia, que heredaron de Fidel. Correa aseveró que con el ejemplo de Fidel jamás el pueblo cubano permitirá que su país vuelva a ser colonia de ningún imperio. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, preguntó “¿Donde está Fidel?”. “¡Aquí!”, recibió un grito unánime por respuesta y luego regresaron los vítores de “¡Yo soy Fidel!”. “A 90 millas de los Estados Unidos se produjo el milagro”, dijo el mandatario sobre el triunfo de la Revolución cubana en 1959. “Fidel no dejaba un solo espacio descuidado”, añadió sobre cómo el Comandante en Jefe desarrolló todas las esferas socio- económicas en Cuba. El mandatario salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, destacó a Fidel Castro como inspiración para el proceso revolucionario en el país centroamericano y dedicar el gobierno al servicio de los pueblos. “Uno de los valores más preciados que nos dio Fidel es la unidad, decisiva para que en El Salvador nos uniéramos en una sola bandera por los pueblos, la del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)”, expresó. Los restos del líder de la Revolución Cubana partirán este miércoles desde La Habana hasta Santiago de Cuba, en el mismo recorrido de la Caravana de la Libertad. El próximo 4 de diciembre se realizará la ceremonia de inhumación en el cementerio de Santa Ifigenia. Fidel falleció el pasado 25 de noviembre a las 10:29 horas de la noche. El presidente Raúl Castro dio la noticia que conmocionó al mundo entero y mantiene a los cubanos en luto. Cuba es el único país latinoamericano sin desnutrición infantil, sin problemas por drogas, con la esperanza de vida más alta de América Latina, con una escolarización del cien por ciento y ningún niño viviendo en la calle. http://www.paginapopular.net/historico-homenaje-a-fidel-en-la-habana-cuba-y-el-mundo-le-rinden-honores/ 10

[close]

p. 11

Los padres del realismo mágico.. Por Sergio de Igarzabal 54° aniversario del triunfo de la Revolución Cubana "le tiran piedras a los aviones y viran los tanques boca arriba..asi pelean los pueblos por su libertad!!!". Fidel Castro desde su metro noventa y pico y con la firmeza de siempre en los ojos..un joven Fidel anuncia desafiante antes de partir rumbo al exilio " en el '56 volveremos y seremos libres o martires"..la memoria de los mas de 86 combatientes caídos en el asalto al Moncada, la opresión de un Pueblo sumergido en la dictadura son reivindicadas en sus palabras.. Solo esta tierra de barbudos y de indios..esta América que de tanto en tanto se vuelve insurgente, puede lograr este entrecruzamiento de lo mágico, con la mas cruel de las realidades y la mas firme de las voluntades para forjar algo tan extraordinario como la Revolución Cubana. Revolución que ha atravesado exitosamente absolutamente todos los sabotajes, intentos de magnicidio, amenazas de guerras nucleares, bloqueos..hay una anecdota, después de Alegría de Pio, poco después del desembarco, cuando mueren buena parte de los 82 expedicionarios..los sobrevivientes se dispersan en la jungla.se reencuentran quince días después..Fidel pasa revista..doce combatientes exhaustos!!, siete fusiles maltrechos..un parque de cien disparos..los sobrevivientes lo observan a Fidel que con la convicción aquella y la fe de siempre anuncia " ahora si.., ahora la Revolución va a triunfar!!!"..solo en esta América lo mágico suele ser tan real... ¿Murió Fidel Castro? Por Víctor Leopoldo Martínez - Periodista 07/12/2016 | Corrían los días de abril de 1961 y se realizaba la habitual Fiesta de la Virgen del Valle en la capital de mi Catamarca. Tenía yo 10 años y transitaba la peatonal Rivadavia (que tenía 2 cuadras, entre las calles Mota Botello y San Martín y de 18 a 21), cuando de pronto me encaran unos jóvenes que se identificaron como de la "Acción Católica” pidiéndome que firme un papel para pedir a Dios que no ingrese el demonio comunista en América Latina. Ocho años después tomé conocimiento de que por esos día se había producido el intento de invasión a Cuba por parte del imperialismo yanqui en Bahía de Los Cochinos, Playa Girón; intento que, a Dios gracias, fracasó. Hoy recuerdo los versos de Silvio Rodríguez que con cruda franqueza y frente a la injusticia social plantea: "Y al que diga que me aguante debajo de una sotana, le encajo una caravana de sentimientos gigantes.” (1) Así comenzó mi vinculación sentimental con la historia de América Latina. Castro ya comenzaba a ser 11

[close]

p. 12

ese héroe para los que amábamos la Patria Justa, Libre y Soberana y que los jóvenes habíamos decidido abrazar con fuerza la causa libertaria que el peronismo representaba en nuestro país. Entonces, la respuesta que reciba la pregunta del título será la mejor herramienta para entender cómo y desde dónde se toma, se siente y se juzga un hecho que el común de los mortales lo toma de manera dolorosa pero, a la vez con la necesaria resignación por ser algo naturalmente inevitable al formar parte de la existencia biológica humana. Murió físicamente Fidel Castro. Sin embargo la muerte de figuras como las de Martí, Sandino, Yrigoyen, Perón, Evita, el propio "Che”, Velazco Alvarado, Torrijos, Chávez, Néstor Kirchner y ahora Fidel Castro, con sus luchas y realizaciones políticas concretadas en vida, transforman ese cambio de estado material en algo más sencillo y noble; se reduce a una simple "desaparición física”. Sus conductas, acciones y concreciones políticas dejan esa impronta que los inmortaliza; siguen viviendo en el alma de los pueblos. En algunos casos hasta exceden el rol de grandes PATRIOTAS, trascienden fronteras y pasan a ser ejemplo para los luchadores de los pueblos oprimidos por cualquier imperio en cualquier parte del mundo. Evidentemente Fidel Castro, como Perón, fueron PATRIOTAS, y como todos los grandes patriotas – ellos lo fueron- no morirán jamás. Solo mediocres cipayos festejan estos hechos en la estúpida creencia de que "con la muerte del perro la rabia se acaba”. La estupidez de esta mediocridad radica en la ignorancia de dos cuestiones muy concretas: 1) "La rabia no es una enfermedad únicamente biológica y limitada a los perros; los hombre no son perros y la sienten. Y 2) La absurda negación que tienen para reconocer que son sus perversas acciones motorizadas por la codicia las que generan rabia en sus pares de especie. Los hombres pasan; son sus ideas y acciones, si fueron buenas -o malas- para el resto de los humanos, las que perduran. Son las causas que centralizan sus luchas en la defensa del respeto por la dignidad humana las que trascienden en el tiempo. Fidel Castro defendió esa causa con acciones concretas, claridad meridiana y un profundo amor por su patria. Para el cubano, Castro es la Patria porque la patria nunca se arrodilla ante ninguna fuerza invasora extranjera. Para los gusanos de Miami la patria es un negocio y por eso se fueron; y por eso celebran su muerte. Quién no recuerda aquella pintada que decía "Viva el cáncer” tras la muerte de Evita; o el deseo de un "progre” como José Pablo Feimann que Perón muriera antes de regresar de su exilio; o más recientemente "Néstor, por qué no te llevas a tu yegua también” por la expresidenta Cristina Fernández gritado por los "caceroleros”. El denominador común que une a los que manifiestan estos deseos es el ser la parte mediocre de los ejemplares que conforman la especie humana. Las oligarquías -en particular la nuestra- y los "tilingos que aspiran” conseguir ese status, constituyen el mayor flagelo para cualquier sociedad por su alto grado de ignorancia. El culto a la holgazanería hace el resto. Entonces no puede asombrar que un Rodríguez Larreta hable del "bajísimo nivel de desarrollo” de Cuba como país y que por eso "tanta gente se ha querido ir”. Solo un bruto de supina ignorancia puede desconocer las virtudes de un régimen que consiguió logros tan trascendentes en materia de salud, alimentación y educación por encima de los países más desarrollados del mundo, algo reconocido hasta por todos los organismos internacionales de Naciones Unidas hoy vigentes. Pero más grave aún es hacerlo desde una gestión de gobierno como la suya y la de su antecesor –el actual presidente Macri, otro ignorante elevado a la enésima potencia- que llevaron a la Caba a tener el peor servicio de salud y educación de los últimos 10 años, llegando al extremo de tener hoy indigentes poblando sus calles esperando la misericordia de congéneres y de la buena voluntad de Dios. Que otro bruto como el norteamericano pariente del Pato Donald -el "Tío Rico” Trump- amenace hoy a sus votantes cubanos que viven en Miami para que "regresen a su amada patria” después de sus burdos festejos aclarándoles que si no lo hacen, él los ayudará convenciéndolos con una patada en el trasero, tampoco debe asombrar a nadie. Es el destino de los pusilánimes. Y vuelvo a esa recordada canción de Silvio en la parte que dice: "Yo digo que no hay quien crezca más allá de lo que vale -y el tonto que no lo sabe es el que en zancos se arresta-. Y digo que el que se presta para peón del veneno, es doble tonto y no quiero ser bailarín de su fiesta.” FIDEL CASTRO VIVE EN EL CORAZÓN DE LOS OPRIMIDOS DE LATINOAMÉRICA, PUES ENTONCES, ¡QUE VIVA FIDEL!!! (1) Fragmento de la canción "Yo digo que las estrellas” – Silvio Rodriguez. 12

[close]

p. 13

“Te siento faro encendido” El joven poeta de Güines, Héctor Gutiérrez Jiménez, se considera un soldado de Fidel... Luis Ávila Armas 11/12/2016 Ha partido hacia la inmortalidad el Padre de la Revolución Fidel Castro Ruz: (Holguín, 13 de agosto de 1926- La Habana, 25 de noviembre de 2016) Líder histórico de la Revolución Cubana. Dirigió personalmente el Asalto al Cuartel Moncada y el proceso revolucionario que comenzó con el desembarco del Granma y aún hoy continúa. A lo largo de los años de ésta ha impulsado y dirigido la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revolucionario, su avance hacia el Socialismo, la unidad de las fuerzas revolucionarias y de todo el pueblo, las transformaciones económicas y sociales del país, el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, así como el enfrentamiento de las agresiones externas y la conducción de una activa política exterior de principios. Es domingo 4 de diciembre de 2016, el pueblo cubano está de luto. Ha partido hacia la inmortalidad el Padre de la Revolución. En el cementerio de Santa Ifigenia, en la indómita Santiago de Cuba, han sido colocadas sus cenizas. A mi memoria llegan los versos de un joven poeta de Güines. Muchas veces este repentista hizo vibrar de emoción al auditorio de las Tribunas Abiertas por el regreso de Elián González con sus décimas colmadas de patriotismo. Por esa razón, lo llamé a su casa y le pedí que compartiera con los lectores de Cubahora sus experiencias y emociones al lado de Fidel. — La décima cubana y el repentismo han sido siempre armas de combate de la Revolución. ¿Qué lugar ocupa Héctor Gutiérrez en ese combate? — Nosotros vivimos en un combate diario por defender las doctrinas de la Revolución. Estoy en la línea de los comprometidos, en la línea de los privilegiados, en el tiempo de Fidel. Un cubano de estos tiempos debe identificarse con la historia de Cuba. Los jóvenes deben identificarse con la línea de lo justo y de los pensamientos nobles de la Patria. Como joven cubano, yo me identifico con esa línea. — ¿Cuándo y cómo conoces personalmente a Fidel? — Vi por primera vez a Fidel muy cerca de mí el 12 de enero de 2000, en el Palacio de las Convenciones. Se celebraba allí una Tribuna Abierta protagonizada por trabajadores de la salud. Te cuento que cuando subí al escenario, en ese momento, más que ponerme nervioso, busqué fuerza en los ojos de Fidel. Y en su mirada encontré fuerzas y seguridad. Después, el 26 de mayo de 2002, era un domingo, Fidel invitó a un grupo de artistas a una cena. Yo fui con mi hija Claudia que sólo tenía 2 años en aquella oportunidad. Fidel, le escribió un mensaje a mi niña en una servilleta. El mensaje decía: “Para Claudia Gutiérrez estas líneas, como constancia de amistad para tu gran padre, que brilló como una estrella un día glorioso en la Tribuna Abierta celebrada en Sancti Spíritus el 25 de mayo de 2002. Lo demás él te lo contará muchas veces. Esperamos de ti una inspirada artista”. Mi hija Claudia creció, diciendo que Fidel era su abuelo, y con orgullo dice: “Mi padre es amigo de Fidel”. — Usted canta junto al poeta Aramís Padilla una canción dedicada a Fidel. ¿Cuál es el título de la canción y cómo fue el proceso de creación? — Aramís es un hermano que me dio la vida. Nosotros sólo de mirarnos sabemos lo que hay que hacer en escena. La canción se titula: “Soy tu soldado”. Esta canción se comienza a gestar en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebró en el 2013 en Ecuador. Allí nace esta canción. Aramís me expresó que el tema tenía el objetivo de llevarle el mensaje a Fidel acerca de lo que la juventud le debe a él. Aramís, su autor, fue puliendo ideas y la canción estuvo lista el 12 de agosto de 2016, un día antes del cumpleaños del 13

[close]

p. 14

Comandante. Ese día 12 en la Mesa Redonda que cerró el ciclo de programas dedicados al 90 cumpleaños de Fidel, se estrenó la canción con su video clip. — El 30 de noviembre las cenizas de Fidel reposaron toda la noche en el Memorial al Che Guevara, en Santa Clara, para al día siguiente continuar su marcha victoriosa hacia Oriente. ¿Podría decirme en versos que impresión tiene usted acerca de ese encuentro inolvidable entre Fidel y el Che? — Yo te diría: Recibe el Che al Caguairán En lo eterno, en lo más puro, Hay proyectos de futuro Entre Rosario y Birán. Ahora por la historia irán, Juntos hacia otra guerrilla Porque un dúo, que semilla De la juventud se sabe Es tanto, que no le cabe Al silencio de la arcilla. — Cuando se te escucha entonar tus versos, muchas veces mencionas a tu padre. Hoy 4 de diciembre, si tuvieras que cantarle al Padre de la Revolución. ¿Qué le dirías? — Con el corazón le digo a Fidel: No te creo de ceniza Te siento faro encendido, La muerte no siembra olvido En lo que el tiempo eterniza Mi voz, la humilde mambisa Que viste de guayabera, Será constante vocera Tuya, para que Martí Tenga un ramo junto a ti De flores y una bandera. Héctor Gutiérrez Jiménez, a quien se me ocurre llamar “El poeta de la juventud”, integró durante once años el Comité Nacional de la UJC. Participó en el octavo, noveno y décimo congresos de la Unión de Jóvenes Comunistas. Este domingo, su voz como su carácter, están más firmes que nunca. Voy a despedirme, pero su voz me detiene: “Periodista, no deje de escribir estas palabras: No te fallaré. Soy tu soldado, Fidel”. http://www.cubahora.cu/especiales/hasta-siempre-fidel/noticias/te-siento-faro-encendido Fidel Castro y la represión contra los intelectuales Por: Ignacio Ramonet 7 diciembre 2016 La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios occidentales- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país. Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes ? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama : ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión. Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema… en España y en Francia. Es lo que quiero contar. La represión contra mi persona empezó en 2006, cuando publiqué en España mi libro « Fidel Castro. 14

[close]

p. 15

Biografía a dos voces » -o « Cien horas con Fidel »(Edit. Debate, Barcelona), fruto de cinco años de documentación y de trabajo, y de centenares de horas de conversaciones con el líder de la revolución cubana. Inmediatamente fui atacado. Y comenzó la represión. Por ejemplo, el diario « El País » (Madrid), en el que hasta entonces yo escribía regularmente en sus páginas de opinión, me sancionó. Cesó de publicarme. Sin ofrecerme explicación alguna. Y no sólo eso, sino que –en la mejor tradición estalinista- mi nombre desapareció de sus páginas. Borrado. No se volvió a reseñar un libro mío, ni se hizo nunca más mención alguna de actividad intelectual mía. Nada. Suprimido. Censurado. Un historiador del futuro que buscase mi nombre en las columnas del diario « El País » deduciría que fallecí hace una década… Lo mismo en « La Voz de Galicia », diario en el que yo escribía también, desde hacía años, una columna semanal titulada « Res Publica ». A raiz de la edición de mi libro sobre Fidel Castro, y sin tampoco la mínima excusa, me reprimieron. Dejaron de publicar mis crónicas. De la noche a la mañana : censura total. Al igual que en « El País », ninguneo absoluto. Tratamiento de apestado. Jamás, a partir de entonces, la minima alusión a cualquier actividad mía. Como en toda dictadura ideológica, la mejor manera de ejecutar a un intelectual consiste en hacerle ‘desaparecer’ del espacio mediático para ‘matarlo’ simbólicamente. Hitler lo hizo. Stalin lo hizo. Franco lo hizo. Los diarios « El País » y « La Voz de Galicia » lo hicieron conmigo. En Francia me ocurrió otro tanto. En cuanto las editoriales Fayard y Galilée editaron mi libro « Fidel Castro. Biographie à deux voix » en 2007, la represión se abatió de inmediato contra mí. En la radio pública « France Culture », yo animaba un programa semanal, los sábados por la mañana, consagrado a la política internacional. Al publicarse mi libro sobre Fidel Castro y al comenzar los medios dominantes a atacarme violentamente, la directora de la emisora me convocó en su despacho y, sin demasiados rodeos, me dijo : « Es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas. » Traté de argumentar. No hubo manera. Las puertas de los estudios se cerraron por siempre para mí. Ahí también se me amordazó. Se silenció una voz que desentonaba en el coro del unanimismo anticubano. En la Universidad Paris-VII, yo llevaba 35 años enseñando la teoría de la comunicación audiovisual. Cuando empezó a difundirse mi libro y la campaña mediática contra mí, un colega me advirtió : « ¡Ojo ! Algunos responsables andan diciendo que no se puede tolerar que ‘el amigo de un dictador’ dé clases en nuestra facultad… » Pronto empezaron a circular por los pasillos octavillas anónimas contra Fidel Castro y reclamando mi expulsión de la universidad. Al poco tiempo, se me informó oficialmente que mi contrato no sería renovado… En nombre de la libertad de expresión se me negó el derecho de expresión. Yo dirigía en aquel momento, en París, el mensual « Le Monde diplomatique », perteneciente al mismo grupo editorial del conocido diario « Le Monde ». Y, por razones históricas, yo pertenecía a la ‘Sociedad de Redactores’ de ese diario aunque ya no escribía en sus columnas. Esta Sociedad era entonces muy importante en el organigrama de la empresa por su condición de accionista principal, porque en su seno se elegía al director del diario y porque velaba por el respeto de la deontología profesional. En virtud de esta responsibilidad precisamente, unos días después de la difusión de mi biografía de Fidel Castro en librerías, y después de que varios medios importantes (entre ellos el diario « Libération ») empezaran a atacarme, el presidente de la Sociedad de Redactores me llamó para transmitirme la « extrema emoción » que, según él, reinaba en el seno de la Sociedad de Redactores por la publicación del libro. « ¿Lo has leído ? », le pregunté. « No, pero no importa –me contestó- es una cuestión de ética, de deontología. Un periodista del grupo ‘Le Monde’ no puede entrevistar a un dictador. » Le cité de memoria una lista de una docena de auténticos autócratas de Africa y de otros continentes a los que el diario había concedido complacientemente la palabra durante décadas. « No es lo mismo -me dijo- Precisamente te llamo por eso : los miembros de la Sociedad de Redactores quieren que vengas y nos des una explicación. » « ¿Me queréis hacer un juicio ? Un ‘proceso de Moscú’ ? Una « purga » por desviacionismo ideológico ? Pues vais a tener que asumir vuestra función de inquisidores y de policías 15

[close]

Comments

no comments yet