Embed or link this publication

Popular Pages


p. 1

Número 9 El MadrugadorElMadrugador Noviembre 2016 Gaceta del Bachillerato del Colegio Madrid /Número11/Noviembre 2016 Publicación digital EN MEMORIA DE ROGELIO DÍAZ MARTÍNEZ A nuestros lectores: Por motivos de organización interna El Madrugador dejará de ser una publicación bimestral para volverse trimestral. En este número debutan dos nuevas secciones, a cargo de los proyectos de vinculación social de Ecotecnias y Alfabetización Rural. Gracias. La Redacción Busca los números anteriores de El Madrugador Digital a Color http://www.colegiomadrid.edu.mx/index.php/padres/publicaciones

[close]

p. 2

Número 11 El Madrugador EDITORIAL Rogelio Díaz Martínez. In memoriam. De la redacción Noviembre 2016 El pasado 15 de septiembre de 2016, falleció, debido a un infarto de las arterias mesentéricas, el maestro del Colegio Madrid Rogelio Díaz Martínez. Su enfermedad e internamiento tomaron a todos por sorpresa. Pronto, la Sociedad de Exalumnos convocó a la solidaridad de la comunidad, solicitando donadores de sangre. La respuesta fue masiva. Una madre de familia compartió a este periódico que personal del Hospital Ángeles de Acoxpa declinó su donación. Le comentaron que por primera vez en la historia se encontraban rebasados por el número de voluntarios, y se limitaron a requerirle sus datos para contactarla en la eventualidad de que se necesitaran más donadores. En el nosocomio se formó una guardia permanente de maestros –sobre todo de secundaria- pendientes de la evolución del paciente y las necesidades de su familia. Su prematura muerte consternó profundamente a toda la comunidad madrileña. En los días y semanas siguientes se han multiplicado las manifestaciones de pesar. Colegas, alumnos y exalumnos han expresado su tristeza de las formas más diversas: la asistencia al funeral, celebrado en los velatorios del IMSS, fue muy nutrida; las coronas del velorio fueron colocadas en la Puerta de las Letras y después en una de las jardineras de la explanada; el lunes inmediato a su muerte numerosos estudiantes y profesores acudieron vestidos de luto a la escuela; la ceremonia cívica de secundaria se dedicó a recordar al maestro; se colgaron fotos y pequeños textos; se crearon en secundaria y bachillerato espacios murales donde se han compartido reflexiones, poemas e imágenes; se creó una página en Facebook donde se han publicado todo tipo de materiales, una ofrenda en el marco del Día de Muertos está dedicada al profesor. Todos nos hemos sentido afectados. Rogelio significó diferentes cosas para diferentes personas; fue maestro de Química, de Astronomía, de laboratorio, asesor, coordinador de alfabetización, colaborador y amigo. Otros apenas lo conocieron, o no tuvieron el privilegio. En este número de El Madrugador se busca dejar registro, crear memoria, darlo a conocer, hacerle un modesto y respetuoso homenaje. Con este fin se recogen diversos textos de alumnos, exalumnos, colegas y amigos. El equipo de El Madrugador expresa su solidaridad a todos los afectados por la muerte de Rogelio, y especialmente a su familia. Fotografía: Facebook. Grupo Público. “En memoria de Roger Díaz Martínez” 2

[close]

p. 3

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Rogelio Díaz, esbozo biográfico. De la redacción. Rogelio Díaz Martínez nació el 15 de agosto de 1970 en Torreón, Coahuila, pero pasó la mayor parte de su vida en el Distrito Federal. Cursó sus estudios de Primaria en el Centro Escolar Cedros y la Secundaria en la escuela “Salvador Díaz Mirón”. Completó el bachillerato en la preparatoria 1 de la UNAM, paso previo a entrar en la carrera de Química en Alimentos en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México; donde fue alumno de María Eugenia Colsa, la actual directora de la secundaria del Colegio Madrid. El Roger, como lo conocían afectuosamente alumnos y colegas, también era aficionado al ciclismo de ruta, actividad que compartió con otros maestros del Colegio. muchos alumnos. El Roger no llevaba mucho tiem- po trabajando en el Colegio cuando se acercó al Proyecto de Alfabetización Rural, con el que colaboró primero como maestro de apoyo. Fascinado por este trabajo y su sustento en las propuestas pedagógicas de Paulo Freire –cercano a la Teología de la Liberación– éste fue el comienzo de una larga participación en Alfa. A la postre, Rogelio fue coordinador del proyecto durante cerca de ocho años, con algunas intermitencias, entre 1998 y 2006, participando en muchas campañas – Romita, Jayacatlán, Neri, Pocitos, etc. Rogelio siempre fue políticamente activo, se involucró en diversos movimientos sociales y tuvo una gran afinidad por la Teología de la Liberación, una corriente cristiana cuya preocupación central es la dignidad humana y la liberación económica, política, social e ideológica de los pobres. Surgida del Concilio Vaticano II y la Conferencia de Medellín de 1968, la Teología de la liberación ha tenido mucha influencia en América Latina y exponentes muy importantes. Rogelio también tuvo inquietudes artísticas. Le encantaba la música –con un espectro de gustos muy amplio, que comprendía desde el Metal y el Gótico hasta la Nueva Canción Latinoamericana– e intentó tocar la guitarra, empresa en la que, al parecer, no tuvo mucho éxito. También disfrutaba mucho de ir a conciertos y, en sus primeros años de maestro, no era extraño que coincidiera ahí con algunos de sus alumnos. Fotografía: Facebook. Grupo Público. “En memoria de Roger Díaz Martínez” En 1993 se acercó al Colegio Madrid a solicitar trabajo como maestro de Química, y le tocó que lo entrevistara Maru Colsa, su antigua maestra en la Facultad. “Transmitía mucha pasión”, cuenta Maru, y eso fue lo que la decidió a contratarlo. Rogelio dio la materia de Química en la Preparatoria, y después el CCH, entre 1993 y 2010, desempeñándose también como maestro del Laboratorio de Química. A partir de 1998, trabajó también en la Secundaria, impartiendo un módulo de Astronomía, la materia de Química y sirviendo como asesor a Igualmente, fue responsable de crear un proyecto gemelo de Alfabetización Urbana con base en el Colegio, del que se beneficiaron muchos trabajadores de nuestra institución que eran analfabetas o no habían tenido la posibilidad de terminar sus estudios. Rogelio estaba cualificado como maestro por el Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA) y apoyó a muchos en la preparación de sus exámenes de certificación. El 15 de septiembre de 2016, Rogelio Díaz murió debido a una isquemia intestinal, después de estar internado por un tiempo muy breve en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Ángeles de Acoxpa. Lo sobreviven su esposa, Mónica Gutiérrez, y su hija María Renée, alumna de nuestro Colegio. 3

[close]

p. 4

Número 11 El Madrugador Los logros al revés de Peña Nieto La Nopalera/p4 Divididos por el Ángel La Nopalera/p6 Nueva Cafetería El Cubículo de Leo/p7 Práctica a Tepotzotlán El Cubículo de Leo/p8 Noche de Cuadrilátero El Cubículo de Leo/p9 A Roger... El Cubículo de Leo/p11-16 World Press Photo Cultura/p 17 Noviembre 2016 La cosa está bien rara Cultura/p 20 ¿La cruzazearon peor que nunca? Deportes /p. 20 Análisis etnográfico: Hipódromo de las Américas Deportes /p. 21 La Hoja Verde está con Rogelio La Hoja Verde/p. 22 El proyecto de vinculación social. “Ecotecnias” Ecotecnias/p.23 Transgénicos alrededor y en el interior. Ecotecnias/p.24 Honrar la educación Alfabetización/p 25 Niñopa en Xochimilco Cultura/p 18 Deceso del Divo Cultura/p 19 4 Ser otro por un día El Gallinero /p.27 Ofrenda del día de Muertos Contraportada

[close]

p. 5

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Los logros al revés de Peña Nieto Emiliano Peña. 3er semestre CCH Foto: CLARO OSCURO “Las tiranías fomentan la estupidez”, dijo Borges en algún momento. Enrique Peña Nieto nació en 1966, en pleno mandato de Gustavo Díaz Ordaz, y vivió su infancia en un país dirigido por tiranos; es así como nos damos cuenta de por qué nuestro presidente es como es. Si nos ponemos a pensar más, mientras sigamos teniendo este tipo de gobiernos, de corte tiránico, dizque democráticos, pseudo-representativos, vamos a seguir fabricando -como país- una élite democrática de la misma calidad a la actual. Para cambiar esto, hay que arrancar la planta desde la raíz, pero los cambios políticos y lo que queremos y podríamos hacer con nuestro país dan mucho de qué hablar, y no son el tema que nos concierne ahora. Hablando de nuestro presidente (o casi presidente) actual, podemos tomar dos posturas no necesariamente antagónicas: la de la sátira y la burla -porque ya es el colmo- y la del enfado, por la misma razón. Cuatro años en el poder. Más de la mitad de su sexenio -diría que por suerte, pero 2018 no se ve nada mejor- y no parece que haya logrado cosas importantes. México ha sido catalogado como país surrealista porque realmente lo es; en nuestro país, los logros los contamos al revés. Veamos: empezando con cosas “sencillitas”, el dólar, en su punto más alto este año, alcanzó los 19.5 pesos , eso sin duda es uno de los grandes logros de las políticas económicas y hacendarias del gabinete de Peña Nieto. Otros de estos logros invertidos son, por ejemplo, la corrupción, que nos ha costado muy caro a los ciudadanos. Nuestro gobierno no ha hecho ningún intento real, cuyos intereses fueran más allá del impacto mediático, de eliminar el tan arraigado sistema de corrupción mexicano (tal vez nos quedaríamos sin políticos). Los baches en tu calle, los faroles que no encienden, los robos que denuncian y cuyos casos no proceden; los políticos que manejan el dinero y se “clavan” la mitad de la lana y quieren vernos cara de ingenuos. Los narcogobiernos a nivel local y federal. Los muertos y los asesinos, los desapareci- dos y los olvidados. 43 es un número de mala suerte, pero es un número que nos inspira la suficiente indignación para seguir protestando después de dos años, y por los años que haya que hacerlo. Todos estos son aquellos logros invertidos, que figuran en la parte más disgustante de nuestro surrealismo. ¿Y este año? Lo tenemos más fresco, ¿no? Podemos recordar que tenemos una Secretaría de Educación dirigida por un hombre que no es pedagogo ni mucho menos; podemos recordar que tenemos un sistema educativo realmente deficiente, en el que los niños de seis para abajo son los burros y los niños de diez son los listos; si me preguntan, en vez de crear exámenes para ver “cómo vamos” como país, como el famoso ENLACE -ahora PLANEA-, deberían dejar de catalogar a los alumnos mexicanos en una gráfica con las categorías “deficiente, promedio, regular, buenos y excelentes”, porque si nuestro sistema de educación y las reformas educativas fueran al grano y satisficieran las necesidades mexicanas, todos seríamos excelentes a nuestra manera. La evaluación de maestros debería ser contextual; este país necesita diariamente profesores que ejerzan en ámbitos rurales y urbanos, de menores o mayores recursos, cumpliendo tareas que varían entre lo muy específico y lo muy general. Todo esto nos llevaría -con un mínimo de sentido común- a la conclusión de que no podemos evaluar a todos los docentes con el mismo examen. Podemos recordar Nochixtlán, y cómo la CNS y presidencia se hicieron 1. http://mx.investing.com/currencies/usd-mxn-historical-data, consultado el 1 de septiembre de 2016. 5

[close]

p. 6

Número 11 El Madrugador Noviembre 2016 bolas decidiendo si se había abierto fuego o no, cuando existía evidencia audiovisual de ello. Nos acordamos también, del plagio de la tesis de nuestro señor presidente y de la respuesta de la Universidad Panamericana que nos dejó a todos con el estómago hirviente. ¿Cómo puede ser que nuestro presidente haya plagiado su tesis, y no se haga nada, y además haya gente que lo tome como una ofensa menor, como algo insignificante? ¿No era ya para que los miembros del Congreso de la Unión se dieran cuenta de que realmente es una persona incapaz de dirigir un país? Algo más cercano fue la orquesta (informe) de gobierno que tuvo lugar hace unos meses, un ver- dadero escupitajo, atole con el dedo; nuestro presidente, con este informe “interactivo”, no tuvo que rendir cuentas a nadie. El clímax de esta historia, cuando menos hasta ahora, -porque es una historia que seguimos leyendo, para nuestra desgracia- y cada vez se supera a sí misma, fue la invitación a Donald Trump. No me termino de explicar cómo, quién, por qué invitó al norteamericano que más nos ha ofendido en los últimos años, y por qué pensaron que iba a ser una buena idea. La semana que ocurrió esto, intelectuales, periodistas, extranjeros, artistas, y casi todo mexicano con acceso a redes so- ciales (y sin él) mostró su descontento, su indignación, su reprobación y hasta su asco. Leí: “Nunca hubo un Peña Nieto más lejano al sentir popular” . Le di vueltas y vueltas a esta frase en mi cabeza, y cada vez estuve más de acuerdo con ella. El mensaje es claro, y es que Peña Nieto nunca fue cercano al sentir popular, pero la invitación a Trump fue el acabose. Esto lo expresó, nunca en mejores palabras, el cineasta Alejandro González Iñárritu: “Tras este acto, y como mexicano, Enrique Peña Nieto no me representa más”. Caricatura: @FragaComics 2 Camarena, Salvador, Un día de furia… y de tristeza, en El Universal, http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/un-dia-de-furia-y-de-tristeza.html (consultado el 1 de septiembre de 2016) 3 González Iñárritu, Alejandro, Nunca he visto a un mexicano pidiendo limosna en Estados Unidos, en Tribuna, El País, 6

[close]

p. 7

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Divididos por el Ángel Alejandro Contreras Carvajal. 1er semestre CCH El domingo 24 de septiembre, dos marchas opuestas se encontraron en lados opuestos del Ángel de la Independencia. A espaldas del monumento, se encontraban los simpatizantes del Frente Nacional Cristiano por la Familia (FNCA), liderados por dos presentadores, un hombre y una mujer, los cuales se encontraban arriba de un escenario. Utilizando micrófonos y bocinas para que se sus voces se escucharan a lo largo de Reforma, repetían las consignas “Queremos una educación sin ideologías” y “Eeeh, ¡Familia!” (Parodiando el grito que se usa en los partidos de fútbol cuando el portero hace un despeje). Aunque había gente de todas las edades, la gran mayoría se encontraba arriba de los cuarentas. Todos vestían una playera blanca, a veces, incuso una gorra y pantalón de ese mismo color. Eso sí, no todos los asistentes eran creyentes: algunas personas omitían la palabra “Cristiano” en los carteles del movimiento. Foto: Alejandro Contreras Carbajal Foto: Alejandro Contreras Carbajal Del otro lado del monumento, a solo unos cuantos metros de distancia, miembros y seguidores de la de la Fundación Arcoíris por el Respeto a la Diversidad Sexual se encontraban congregados por los derechos de la comunidad LGBTTTI (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero e intersexuales). Más que una manifestación, el ambiente era de una celebración: la gente se encontraba alegre y amigable. Aunque tenían consignas serias, como: “La opción de unos no debe ser la norma para otros”, también había unas cuantas con tono burlón, por ejemplo: “La culpa es de los heteros que siguen teniendo hijos gays” y “Relax, los gays no queremos casarnos con ustedes”. A las 3:30 pm, sin previo aviso, un contingente neonazi se presentó del lado del FNF. Además de que causaron una confrontación verbal en las instalaciones del Metro cuando empezaron a gritar “¡Están podridos!” a miembros de la comunidad LGBTTTI. Por fortuna, durante la marcha no hubo violencia armada ni física por parte de ningún grupo; ¿será que esto significa un progreso, aunque sea leve, hacia un ambiente de respeto entre ambos grupos? 7

[close]

p. 8

Número 11 El Madrugador Noviembre 2016 Nueva Cafetería Dino del Cueto Beato. 6to semestre CCH La remodelación de la cafetería es una de las nuevas adiciones a las instalaciones del Colegio Madrid. Con estas adecuaciones se espera que haya un servicio más rápido y eficiente para los usuarios y mejores condiciones de trabajo para los empleados. Las cafeterías y áreas de preparación y consumo de alimentos son esenciales en todo lugar público, ya que son un punto de reunión muy importante para la gente que los frecuenta. Entrevista con el arquitecto Juan Ignacio del Cueto (Miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Madrid). Entrevistador (E)-¿Por qué se decidió renovar la cafetería? Juan Ignacio del Cueto (JIDC)– Ya era necesario. Desde hace por lo menos 5 años se tenía un proyecto para ampliar la cafetería. Ésta no era lo suficientemente grande como para que se pudiese trabajar de una manera cómoda, incluso se tenían que hacer las comidas para Primaria y Preescolar en otro lugar del Colegio. El proyecto plantea un mejor uso del espacio de cafetería y de esta manera reacondicionar el lugar de trabajo de los empleados del Colegio. Al principio se pensó hacer una cafetería cerrada, pero se fue replanteando la idea y al final se decidió hacer uso de una velaria la cual mantendrá al área de comidas en un lugar abierto pero protegido por una cubierta textil. Uno de los puntos importantes del proyecto es que es una obra de buena calidad y económica. La cafetería es un punto muy trascendente al cual no se le da importancia, éste es la rótula entre la entrada al Colegio, el CCH y la Foto: Leopoldo Guzmán Gómez Secundaria. E -¿A quién se le encargó el pro- yecto y quienes asesoraron en su construcción? JIDC– Se llamó a un ex alumno del colegio llamado Marcos Ontiveros (gen 88), quien es actualmente el coordinador de la Especialización en Diseño de Cubiertas Ligeras en la Facultad de Arquitectura de la UNAM (FA). Entre algunos de sus proyectos destacan la colaboración con el Dr. Juan Gerardo Oliva (director del Laboratorio de Estructuras de la FA) en el diseño y construcción de las velarias del Palacio de Minería y de la Facultad de Medicina de la UNAM, entre otras. Con la velaria que planteó, se van a cubrir en total 250 metros cuadrados, y cubrirá desde el acceso de Secundaria hasta su área de comidas y las mesas ubicadas en CCH. Una de las cosas remarcables es que la velaria no toca un solo árbol, lo cual ahorra muchos problemas y mantiene parte del patrimonio natural del Colegio. El punto de partida fue conservar los cuatro apoyos de la estructura principal, mantener el mural y los muros aledaños, derribar otros muros y la antigua prefecturía de secundaria, para construir un solo bloque muy eficiente. Aparte de Ontiveros, otro ex alumno que aportó para la planeación de la remodelación del edificio fue Manuel Arjonilla (gen 82) dueño de los restaurantes “La Posta”, quien ayudó en el planteamiento de un espacio donde se hacen muchas comidas en un mismo momento. Además otra ex alumna, nutrióloga, diseñó el nuevo menú de la cafetería, el cual , nuestra querida Marujita estará sirviendo dentro de poco tiempo. E-¿Por qué se decidió usar el presupuesto en este proyecto? JIDC–El presupuesto que tiene el Colegio se tiene que usar constantemente, ya que es una Asociación Civil (sin fines lucrativos) la cual debe de mantener en buen estado sus instalaciones y condiciones de trabajo de sus empleados. Se decidió este año remodelar la cafetería y en los siguientes se remodelarán o añadirán otras cosas. El plan principal es, paulatinamente, mejorar y remodelar las instalaciones del Colegio. Esto no debe de ser visto como un gasto, sino como una inversión. 8

[close]

p. 9

Número 9 El Madrugador PLANO DE CAFETERÍA COLEGIO MADRID Noviembre 2016 9

[close]

p. 10

Número 11 El Madrugador Noviembre 2016 Práctica a Tepotzotlán Natalia Oblitas López Portillo. 1er semestre CCH Salimos en los camiones del colegio a las 7:00 am. Estuvimos atrapados tres largas horas en el periférico hasta que por fin llegamos a la carretera, pero no era mucha la diferencia ya que seguíamos en el transporte, y como siempre la gente jugaba con las comodidades del camión (baño, máquina de café, luces, etc.). cómo se fundó este colegio, cómo se hizo autosuficiente gracias a donaciones y sus sistemas de colecta de agua pluvial. Nos hablaron de cómo era su vida en el convento y de un personaje muy importante para ellos que era Don Pedro Ruíz de Ahumada quien a su muerte donó recursos para concluir la construcción del colegio. En la carretera estuvimos alrededor de una hora y media picándonos los ojos de aburrimiento (algunos); aunque en el camión dio tiempo de dormir y socializar (aunque ese día tuvimos mucho tiempo para convivir) o hacer cualquier cosa que se nos viniera a la mente y nos preparara para un largo día en camión. Llegamos al convento a las 11:00 de la mañana, al bajar del camión, el lugar se llenó de camisetas rojas moviéndose por todas partes, unos comprando dulces y otros tantos acariciando a los perros de la plaza. Los maestros hicieron un “ intento” por juntarnos , organizarnos, formarnos por grupos para que nos digan “si tienen alimentos o mochila déjenlos en paquetería” y otra vez el revoltijo que como era la primera parada, todos traían TODO. Después de esperar aproximadamente una hora, para que todos los que tuvieran que dejar algo en paquetería lo hicieran, pasamos en “grupos” por el detector de metales y formamos nuevos equipos con los que comenzamos el recorrido. En mi grupo iniciamos en el claustro de los Aljibes. Era un jardín donde los novicios hacían sus deberes. Ahí nos dieron una explicación de Foto: Hilda Solìs Después fuimos a un pasillo donde se exponían retratos de mujeres del día que se coronaban para encerrarse en el convento, ya que sus familias adineradas donaban recursos. Las pinturas nos permitieron observar la vestimenta y adornos de la época virreinal. Es una muestra titulada: “Monjas coronadas”, en la que se muestra a las niñas que se retiraban al convento y los retratos que les hacían el día que las coronaban. El tercer cuarto que visitamos fue una iglesia que tenía el convento exclusivamente para evangelizar al pueblo. Habían diez retablos bañados en oro con estilo barroco, representando a los personajes importantes de la religión católica y de la congregación. Los novicios tenían prohibido entrar a esta capilla, ya que ellos asistían a los servicios religiosos en otra parte del conven- to a la que fuimos posteriormente. Por último, nos mostraron lo que era el huerto en donde hay una estatua de un perro que trajeron de Oaxaca (“el perro enclaustrado”) y cuenta la leyenda que cobra vida en la noche y ronda por la ex escuela. A partir de ese momento, tuvimos la oportunidad de completar las actividades de nuestro manual. Salimos del museo para encontrarnos con una pequeña plaza arbolada con jardineras que sirvieron para sentarnos y dibujar la fachada principal, haciendo anotaciones de las características y elementos que la conformaban. Fue muy agradable observarse en ese espacio, ya que había una pequeña feria con juegos mecánicos, puestos de comida y dulces mexicanos. Aunque no había ninguna persona del poblado, el contingente rojo se dedicó a comprar y curiosear todo lo que ahí vendían. Después, nos juntamos en grupos para caminar a los camiones e irnos al parque de Xochitla. El lugar era arbolado, espacioso y con muchas mariposas blancas. Algunos decidieron subirse a bicicletas para iniciar un recorrido, otros decidieron hacer equipos de fútbol o voleibol o simplemente pequeños grupos que platicaban o terminaban apresuradamente su manual. Esta parte de la práctica tenía como fin la convivencia entre toda la generación. Comimos un bufet (pienso que el mejor de todas mis prácticas desde 4° de primaria) y cuando todos concluimos, nos subimos a los camiones directo al tráfico del periférico para llegar a la escuela a las 9:00 pm. 10

[close]

p. 11

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Noche de cuadrilátero Diego Estrella Martín. 6to semestre CCH Era un viernes como cualquier otro; el día escolar se daba por concluido y varios emprendíamos la marcha hacia nuestros hogares sólo para, unas horas después, tener que volver al Colegio. Todo en nombre de lo que Malinowski nombró el trabajo de campo pues, me corrijo, no era un viernes cualquiera, era un viernes de lucha libre. Eran un poco pasadas las seis de la tarde y todos ya nos encontrábamos reunidos en el estacionamiento del Colegio, listos para partir. Nos subimos cada quien a nuestro respectivo camión, a excepción de unos cuantos de opción A, quienes tuvieron que ser reubicados en otros, debido a la alta densidad poblacional de su respectivo vehículo. Una vez dentro nos colocamos en nuestros asientos, recibimos nuestras credenciales y sin perder un minuto más se prendieron los motores y emprendimos el viaje rumbo a la Arena México. El camino de ida fue mucho más corto de lo que yo esperaba. Esto resultó bastante placentero, pues nadie disfruta de permanecer sentado en un camión durante largos periodos de tiempo, sin importar que tan grata sea la compañía, simplemente resulta cansado tanto física como mentalmente. Llegamos a la colonia Doctores alrededor de las 7:15 PM, aún no oscurecía, recorrimos un corto tramo a pie antes de llegar a la tan esperada Arena. En ella fuimos recibidos por numerosos puestos llenos de artilugios relacionados a la lucha libre, tales como máscaras, gorras, llaveros y playeras. La comida chatarra también hizo fuerte presencia. Una vez en la entrada principal de la arena, nos dieron tiempo para recorrer la periferia de la instalación; así podríamos interactuar tanto con los vendedores como con la gente que asistía al evento e inclusive tuvimos la oportunidad de hablar con los encargados de la seguridad, ya sea mediante entrevista o por el acto de mera observación. Todo lo anterior con la condición de volver puntuales al lugar designado por los maestros. Llegó la hora. Tras observar máscaras, intentar entrevistar a una mujer japonesa sin éxito alguno –debido a una gran barrera llamada lenguaje– y exitosamente, entrevistar a unos cuantos vendedores, por fin íbamos a entrar a la Arena. La parte emocionante del trabajo apenas comenzaba… Ingresamos a la Arena y realmente se podía sentir el entusiasmo de la gente. Ni veinte segundos llevábamos dentro cuando fuimos emboscados por los acomodadores de lugares, quienes lejos de facilitar la localización de estos, hicieron de la tarea todo un alboroto lleno de confusiones. Al final ¿estuvimos en los asientos que nos correspondían? Eso, me temo, nunca lo sabremos. Una de mis primeras observaciones fue el cuadrilátero. Éste resulto ser mucho más pequeño de lo que yo había imaginado y visto alguna vez en la tele y otros medios. También fue un poco desalentador saber que sólo la lucha estelar sería transmitida por televisión. Al menos tuvimos total libertad de sacar nuestra bestia interior sin el temor de ser grabados a nivel nacional, hasta la lucha estelar. La gente estaba ya sentada en sus asientos y los vendedores no se hicieron esperar; como moscas, aparecían ofreciendo todo clase de cosas a precios realmente desorbitados, como bolsas de papas a 50 pesos y otras barbaridades que ustedes ya podrán imaginarse. No tuvimos que esperar mucho antes de que comenzara el evento. La música resonaba por toda la arena con una calidad de audio deplorable, inclusive ausente en ocasiones. Los luchadores entraban pavoneándose al cuadrilátero realizando demostraciones de gloria y poder ante el público y sin más, comenzaban a lanzarse unos contra otros en elaboradas coreografías. Todo comenzó con la pelea de los llamados “minis”, después, lucha tras lucha aumentaba la calidad de la coreografía en proporción la fama y habilidad de los combatientes. En cuanto a nosotros, cabe decir que no pasó mucho tiempo para que uno a uno fuéramos cayendo en las garras de la así llamada presión social (Durkheim), tras unos minutos ya nos encontrábamos gritando toda clase de insultos y vulgaridades hacia los combatientes. La euforia colectiva hizo del ambiente algo verdaderamente divertido e hizo de la experiencia algo muy grato y liberador para nosotros, inclusive Daniel Nudelman se encontraba en su asiento con gran satisfacción en su rostro. Las luchas llegaron a su fin y era hora de retornar a los confines del Colegio, así pues caminamos a los camiones, abordamos y dimos marcha. 11

[close]

p. 12

Número 11 El Madrugador Gracias Víctor Colín Guzmán. Maestro de Geografía, Secundaria y CCH. Noviembre 2016 Te fuiste sin que te diéramos, tal vez pocos, las gracias. Las gracias por haber existido, por haber compartido, por ser el amigo, por ser el maestro. Las gracias por ser comprometido, por ser el padre y gracias por siempre estar ahí. Las gracias por saber y enseñar, también las gracias por pedir, así como por llorar. Las gracias por Jayacatlán, Romita, Zapata, Neri, por alfabetizar. Gracias por la rebeldía, por incomodar, por traer el pelo largo y la bata rota, pintada y desraída. Gracias por enseñarme a manejar, por ser parte de mi familia, por reír y por quererme a mí y a mis hijos. Gracias por toda la alegría. Gracias por tantos años, gracias por la vida. Gracias por los tragos de vino y por el humo compartido, por la música de Delgadillo, por la honestidad, por la sinceridad, por los libros, el cine y el tiempo conmigo, gracias hermano, gracias amigo. Te voy a extrañar…el buc 16 sep. 2016 12

[close]

p. 13

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Carta de Majo a Roger Majo Colín. Alumna Secundaria ¿Cómo se supone que superas algo así? ¿Cómo se supone que sigues adelante? ¡¿Cómo?! Rogelio es (porque sigue siendo) como un segundo papá para mí. “Hermano” o “primo” de mi mamá, o de mi papá. Es parte de la familia. Es una presencia que siempre ha estado ahí, desde el principio; y que siempre debería estar ahí. Estuvo ahí cuando nací, y cuando me cuidó cuando mis papás fueron a un concierto. Estuvo ahí cuando empecé a hablar para no callarme nunca, cuando aprendí a gatear y más tarde a caminar. Cuando la amiga leona tuvo su época de esplendor. Estuvo cuando fui la yegua de Candebayi en la obra de preescolar y cuando entré a primaria. Estuve yo ahí y él también, cuando me dijo que a su hija le iba a poner como yo, “María”. Estuvo cuando salí de primaria y entré a secundaria. Estuvo cuando me quejaba de las tareas de mate, y me ayudaba a resolverlas. Estuvo ahí en Tlayacapan, nadando, riendo, en su bici, asando bombones y salchichas en la chimenea. Estuvo cuando entré a tercero y me dijo que no quería ser mi maestro, pero en realidad sí quería. Estuve ahí, aguantando todas las críticas que me decían de él, como si de mi papá se tratase. Estuvo ahí la semana pasada, cuando no sabía como resolver un problema de matemáticas y él, al teléfono, me explicó muy pacientemente como resolverlo paso por paso. Estuvo el lunes cuando me paré a saludarlo en las escaleras. Estuvo el martes, cuando yo no me paré a saludarlo porque iba tarde a una clase. ¿Qué iba a saber yo? ¿Por qué no pude llegar tarde a cambio de un último abrazo? Cómo le voy a explicar a mi pequeña yo, a la amiga leona; que no va a haber más abrazos seguidos de un “te quiero jojorito”? ¿Que no va a haber más llamadas en la tarde para resolver dudas de mate? ¿Que Tlayacapan nunca será lo mismo? ¿A quién le voy a preguntar sobre mate y química? Ya no habrán esas veces en las que pasaba junto al laboratorio y él estaba regañando a alguien afuera con su bata, pero siempre se volteaba hacia mí y me sonreía. ¿Jamás volveré a ver esos ojos llenos de alegría? ¿Esas manos inquietas y llenas de energía que jugaban con su anillo? ¿De verdad nunca lo volveré a ver en moto? ¿Ni llegando a la escuela en el coche naranja? ¿Jamás volveremos a discutir de las películas de DC y de Star Wars y de Star Trek y de El Señor de los Anillos? ¿Jamás me volverá a explicar su amor por la tecnología? ¿Nunca lo volveré a ver dándole clases a mi primo? ¿Jamás me ayudará él si lo necesito?, ¿Nunca lo volveré a ver sentado tras su Mac con el ceño fruncido y su paliacate en la cabeza? ¿Jamás lo volveré a ver llegar con su sonrisa y sus mil y un cangureras? ¿Nunca volveré a oírlo gritar mientras da clase, su voz llena de emoción, de pasión por hacer algo que ama? ¿Jamás le voy a poder decir Roger de nuevo? No podrá ver Rouge One, y yo se cuán emocionado estaba. No podrá ver ninguna otra película de Marvel, no sabrá como terminará Infinity War, ni las próximas películas que salgan... No seguirá con el Halcón Milenario ni con la Enterprise. Es que no va a estar ahí cuando salga de la secundaria. Ni cuando entre al CCH, ni cuando salga. Ni cuando entre a la universidad, ni cuando me titule. Ni después. Sólo habrá estado antes, pero no después. Nunca después. Majo. Fotografía: Facebook. Grupo Público. “En memoria de Roger Díaz Martínez” 13

[close]

p. 14

Número 11 El Madrugador Noviembre 2016 Un maestro entrañable Amanda Nudelman Speckman. Alfabetización Urbana y Rural, 2002-2005. Generación 2005 La pérdida reciente de Rogelio trajo a mi memoria dulces recuerdos de una época muy feliz y formativa de mi vida, de la que me gustaría compartir algunos momentos. Cuando yo conocí a Rogelio, en primero de CCH, en el Proyecto de Alfabetización Urbana, no tenía planes definidos, no sabía que algún día me convertiría en médico, que haría el servicio social en los Altos de Chiapas y menos que juntaría medicinas para llevar a Acteal. Los valores, la intención de transformar la realidad estaban ahí, y las bases marxistas de Freire y la teología de la liberación lograron encausarlas. Rogelio, en su función incansable de coordinador del Proyecto, fue el primero en mostrármelas, y así iniciamos un proceso liberador de enseñanza-aprendizaje con la mediación del mundo que transformó mi realidad y me convirtió en el ser humano que soy hoy. Mis compañeros y yo encontramos ahí un espacio de libertad, de recreación, de búsqueda, de independencia y de solidaridad. Roger y yo compartimos juntos la emoción indescriptible que se siente cuando una alumna pudo escribir su nombre y el de sus hijos por primera vez; el día en que mi alumna Zenaida, trabajadora de limpieza del Colegio, se graduó de prepa en el INEA (y luego de paramédico, ¡las complicaciones en las que me metió!); incontables atascos en el lodo de la camioneta de alfa; que su mamá viniera a tomar clases con nosotros; las peripecias de Mario y Lino, alumnos e intendentes del Colegio; verbenas completas vendiendo pizzas; las clases de ciencias con mi alumna Edith que trabaja en el laboratorio de biología; los paseos de estudio a Universum con todos los alumnos; la publicación del librito de cuentos de nuestros alumnos... Y, por si fuera poco, gracias a él me convertí en la “Reina de la Primavera” del CCH. Por ser un maestro entrañable, lo extrañaremos y recordaremos siempre. Y aquí seguiremos, en el proceso permanente de liberación, como muchas veces lo dialogamos. Con mucho cariño, Amanda Nudelman Speckman. Con todo mi cariño María-Renée Peñalosa, exalumna generación 1998 Me gusta imaginar que la vida es como el origami, donde todos al nacer somos una hoja de papel que aunque vacía, contiene todas las posibilidades. Con el tiempo nos llenamos de dobleces, transformaciones y líneas de intersección con nosotros mismos y con otros, y así estas geometrías nos dan forma de aves, dragones y peces. Me gusta imaginar que al igual que en el origami algunos dobleces tienen que ser un registro muy fuerte en el papel para permitir que siga la transformación, me gusta recordar que Rogelio es en mi diseño una de esas marcas, de las que se imponen con su fuerza de relámpago, con su mirada intensa, con sus pasos de brinco y esas carcajadas que llenan espacios. Sé con certeza que muchos compartimos estas líneas, trazos dejados en nuestra memoria por alguien que de alguna forma u otra sabía que era la base para el siguiente doblez. Y así lo llevaré siempre conmigo, agradecida por el tiempo que tuvimos juntos y por haber dejado en mi una marca más que me ha ayudado a ser quien soy hoy. Con todo mi cariño, María Renée. 14

[close]

p. 15

Número 9 El Madrugador Noviembre 2016 Rogelio, el camarada entre los astros Jorge Trujillo, alumno de Rogelio en Astronomía, secundaria. Generación 2006 Desde su afición por los astros hasta las moléculas de todo lo que nos conforma, Rogelio se apasionaba y buscaba ser un camarada hacia el cual uno podía acercarse de otra manera. Su juventud hacía que uno pudiese confiar de otra manera en él, al menos hablar de otra manera, sin miedos, sin tabúes, al menos de manera mas transversal. De Rogelio aprendí a ser tenaz, pues me lo provocaba. Gracias por eso. Hubo admiración cuando me enseñaba en la secundaria en la clase de Astronomía muchas cosas relativas a los astros. Ahora ya es uno con ellos. Ya no ha de haber miedo a nada. Segui- rá donde él esté mostrando caminos. Pues eso fue, un gran camarada con sus destellos lumínicos para que uno aprendiese a crecer, aún cuando uno no tuviese claro todo eso que es el adquirir experiencia y empezar a brillar por uno mismo. Se convirtió en momentos en un hermano mayor cuando uno pasaba por malos momentos. Idealista como muchos, pero sí que gustaba de tomar al toro por los cuernos y no tan fácilmente se dejaba cornear. Eso se lo admiré siempre. Ahora, sólo puedo decirte: hasta pronto, dedicándote la canción de “Fearless” de Pink Floyd que seguro escuchaste alguna vez. Gracias por tu tiempo aquí con uno, ese fue un gran obsequio. Lamento la distancia… las desveladas, pero sin miedo, porque ahora por las noches, en ese cielo estrellado uno se acordará siempre de esa luz que sí transmitiste en mí y que uno a veces no veía, entre las ideas, la tierra en los botas, los métodos y la pasión de una alquimia llamada vida. Gracias por estar más allá de un momento en mi vida. Gracias, hermano. Gracias maestro. Gracias amigo, gracias camarada. Querido Roger Alonso Morales Servín. 6to semestre Yo fui y soy uno de muchos pero él fue uno de todos. La aguja en el pajar de la vida. Expreso por nosotros que las palabras quedan cortas y los momentos incontables. Una persona ejemplar para observar. Con principios tan estrictos tan repletos por afectos. Con una seguridad que no era casualidad. Con una sonrisa que era una visa para entrar a nuestra vida. Para ser más preciso, su carisma era sensacional. Nos hizo pensar, observar, cuestionar, cambiar, llorar. Un pilar para detenernos, descansar y reflexionar. Señalaba en nuestros mapas lo que nadie lograba. Siempre estaba ahí y nos alentaba. Una enseñanza que es escasa y no encuentras escrita. Para el exterior, un ser ordinario, pero sabemos que es legendario. Una persona que todos necesitan, pero muy pocos encuentran. Afortunados y privilegiados somos. Él era una persona que por donde pasaba dejaba huella, por eso fue único. Pero sigue con nosotros. Los invito a reconocerlo, juntos. Toco mi corazón cierro mis ojos siento la palpitación y escucho mi verdadera voz, la de ustedes y la de Rogelio. Por un minuto escuchémoslo otra vez. Gracias Rogelio. 15

[close]

Comments

no comments yet