LUCHA OBRERA 7

 

Embed or link this publication

Description

Periodico del SSIN

Popular Pages


p. 1

LUCHA OBRERA Año 0 – Nº7 La misma lucha, nueva era. Tercera temporada. Órgano oficial del SSIN - Socialismo Sanmartiniano de la Izquierda Nacional - noviembre 2016 + 300 días presa!! ESCRIBEN: Alberto Franzoia - Daniel Parcero Norberto Alayon - Francisco Ramos Fernando Maurente - Doris Cirigliano Enrique Lacolla - Adriana Ortiz Hugo Presman - Jorge Alvez Contacto: luchaobrera2016@gmail.com 1

[close]

p. 2

INDICE: Editorial No al voto electrónico… F. Maurente Sindicalismo de Liberación Volver a Saul. D. Parcero Homenaje a Ubaldini en la FGB. Comunicado de la CFT. Encuentro de mujeres sindicalistas. CFT Emergencia Social, comunicado del “FSAB” Marcha al Congreso, la CFT dio el presente. La Voz del Obrero Informa. Para Pensar La “oposición” cómplice. F. Ramos Derechos Humanos Un Trump de entrecasa. Enrique Lacolla. Repudio a los dichos xenófobos…Norberto Alayon. Reportaje a M. Sala. D. Villaruel. Socialismo Sanmartiniano en marcha III Jornada de SSINENCUENTRO. Militantes de la Izquierda Nacional Alberto Franzoia x Franzoia. Que es la Izquierda Nacional. A. Franzoia Internacional Una brecha en el sistema. Enrique Lacolla Batalla por el pensamiento nacional La lucha de clases… Adriana Ortiz La política del pasado Contradicciones históricas. Hugo Presman Letras para los hombres. Poesías. D. Cirigliano y J. Alvez Contacto: luchaobrera2016@gmail.com “Cuando la Patria está en peligro, todo está permitido excepto no defenderla” 2

[close]

p. 3

3

[close]

p. 4

No al voto electrónico. Sí, a la soberanía política. Por Fernando Abel Maurente En la editorial Nro. 6 de Lucha Obrera, los Socialistas Sanmartinianos comenzamos a tocar este tema que suele ser soslayado por quienes se consideran la oposición al régimen macrista. El kirchnerismo casi no ha tocado este tema estratégico que define quiénes están y participan del PUC, Partido Único de la Colonia y quienes como los SSIN y otras fuerzas hemos decidido avanzar porque estamos convencidos que no existe la neutralidad entre la Patria y la Colonia. El NO AL VOTO ELECTRÓNICO tiene para nosotros varias aristas. No estamos en contra del avance tecnológico en tanto y en cuanto no lesione la soberanía popular. La cuestión tiene, según nuestro punto de vista, un fundamento histórico, una cuestión técnica y una salida ético-política. Repasemos la cuestión técnica en primer lugar. Lo que cuestionamos no es el uso de la informática que ha sido utilizada ante la emisión del sufragio como por ejemplo la difusión de los padrones y todo lo que tiene que ver con la logística de las elecciones. Los datos, recordemos, son cargados para el conteo de los votos y la comunicación de los resultados han sido sin duda un gran avance donde se utiliza la ciencia informática. Aquí se ha demostrado la agilidad y la eficiencia. En ese sentido afirma Angela Densi de la Asociación Grupo de Estudio e Investigación Académica en Derecho, Economía y Negocios en la Sociedad de la Información, miembro de ADIAR (Asociación de Derecho Informático de Argentina) afirma “El voto electrónico no da transparencia ni seguirdad, no es más barato y tampoco más eficiente”. Joseph Thompson (del Centro de Asesoría de Promoción Electoral) afirma tajantemente: “Se dice que el voto electrónico puede ser un mecanismo para garantizar e incrementar la participación electoral. Incluso, a veces se nos dice como una forma más precisa: „…Es una forma de bajar la abstención‟, porque la gente va a llegar a votar por la novedad de hacerlo en medio electrónico. No hay evidencia empírica de eso”. Alemania, Austria, Dinamarca, Holanda, Finlandia, Irlanda, y el Reino Unido utilizaron alguna forma de voto electrónico y lo abandonaron a favor de la boleta única en papel, por tres aspectos centrales del sistema: el secretro del voto que deja de serlo, y la integridad de la voluntad del votante. Elimina el acto de auditoría humana, solo la elite de expertos en electrónica e informática estarían en condiciones para controlar la eficiencia y vulnerabilidad del sistema, lo que elimina la democracia participativa del ciudadano en el control. El voto electrónico genera el analfabetismo colectivo ciudadano, dependientes de la oligarquía intelectual informática. El fundamento histórico y la propuesta ético-política diferencia a los Socialistas Sanmartinianos de todos aquellos que circunscriben la cuestión del voto electrónico a una cuestión técnica. Sin duda, el Partido Único de la Colonia ha decidido echar al sesto de papeles décadas de lucha del pueblo argentino de fines y principios del siglo XX. La lucha de Don Hipólito Yrigoyen, que poco recuerdan los radicales macristas y alfonsinistas, como bandera del voto secreto, universal y obligatorio son lesionados por esta “pandilla del barranco” del siglo XXI que se ha apropiado de todos los poderes públicos y negocia la dependencia con la alegría de que sus cuentas off shore crecen exponencialmente entregando el país. Ese es nuestro fundamento histórico. Y la salida éticopolítica es no solo levantar el NO AL VOTO ELECTRÓNICO sino la rebelión ciudadana para el 2017 que implica la abstensión electoral. Si el cristinismo no se suma a esta salida ético-política se transforma cómplice de esta verdadero fraude preelectoral y se coloca objetivamente como el ala izquierda del PUC. La intransigencia ciudadana, es para los SSIN, el único camino para evitar esta nueva aberración a la democracia que se suma al programa de desindustrialización del país, a la destrucción del consumo popular y la condena al hambre, la marginación y el empobrecimiento de los argentinos. DONALD TRUMP, UNA APROXIMACIÓN. . El hecho político más sorpresivo y significativo la comunidad internacional lo signficia el triunfo del millonario Donald Trump en las elecciones norteamericanas. En esta Editorial vamos a ensayar una aproximación. Será para el número 8 que abordaremos el tema como más elementos. La progresía en Argentina se puso del lado de Hilary Clinton porque era del partido demócrata. Es importante que veamos con claridad lo que representa Donald Trump para el pueblo norteamericano. Una primera lectura , una primera impresión es que este 4

[close]

p. 5

magnate representa al ideal de la burguesía norteamericana, esa que ya no existe porque ha emigrado a China desindustrializando a su propio país y se dedica a las finanzas, último estadío del capitalismo. Me animaría a afirmar que Trump (este fascista empedernido) representa brutalmente el deseo re-industrialización de los EEUU, la necesidad perentoria de dar trabajo a millones de norteamericanos. Trump y el senador Bernie Sanders, uno por derecha y el otro por izquierda, representan la brutal crisis, diría la exuberante crisis estructural, por la que atraviesa EEUU. Al quedar fuera de juego el senador Sanders, el pueblo norteamericano, en silencio, porque no se reflejaba en las encuestas, decidió jugarse por este insólito burgués que prometía en campaña dar trabajo, volver al viejo sueño norteamericano del pleno empleo, grandes salarios, en síntesis al sueño norteamericano de fines de la Segunda Guerra. Una de las cosas que nos lleva a la reflexión es que el monstruoso aparato mediático norteamericano le dió la espalda, cosa que no ocurrió con la Clinton que contaba con el visto bueno de Wall Street. Convengamos que hace ya muchas décadas que los presidentes norteamericanos ni pinchan ni cortan. Es la Reserva Federal, que no pertenece a los EEUU la que maneja el mundo de las finanzas. Tampoco estamos afirmando que alentamos alguna, digamos ninguna, esperanza que los cambios en EEUU van a ser favorables a nuestra Nación Iberoamericana. Con este bruto a pedal seguramente vamos a enfrentarnos a las TRUMPadas. Estamos en una etapa de transición de la desaparición de los Estados Nacionales que dieron origen al capitalismo impulsado por la burguesía revolucionaria inglesa y francesa. De todos modos nuestra militancia debe ser más incisiva en el estudio de las elecciones en EEUU y los daños colaterales para nuestro país y nuestra América del Sur. Esta es una reflexión muy superficial. Los revolucionarios sudamericanos deben estudiar estos cambios. Aun no hemos evaluado los cambios con el alejamiento de Gran Bretaña del Mercado Europeo. Estudiemos y preparémosnos para afrontarlos. Lo seguro es que está pendiente la UNIDAD SUDAMERICANA y solo la lograremos si somos capaces de construir el PARTIDO AMERICANO por el cual lucharon Bolivar y San Martín. No saldremos solos adelante. QUE HACER, POR DONDE EMPEZAR Queda claro que los SSIN no pretendemos hacer periodismo político. Somos parte de la realidad y buscamos modificarla. Estamos insertos en el Movimiento Nacional y constituimos la continuidad militante del Socialismo de Izquierda Nacional. Este QUE HACER Y POR DONDE EMPEZAR será un subtítulo permanente, una forma de ubicarnos en la realidad y desde allí operar sobre ella organizando la energía popular. En principio es un objetivo de los SSIN formar y organizar a nuestros cuadros para encarar creativamente las tareas que los distintos frentes nos reclaman. Ese es el primer paso de nuestro largo camino. En este tránsito hacia la Liberación Nacional y Social aspiramos a confluir con todas las organizaciones que se consideran de Izquierda Nacional deponiendo cualquier tipo de sectarismo o cuestiones que nos separen. En ese sentido el “marchar separados y golpear juntos” nos obliga a la reunificación con otras organizaciones por considerar estratégica la unidad de la Izquierda Nacional. Definimos desde aquí en varias oportunidades el tema del apoyo crítico hacia el nacionalismo burgués que ha sido un gran organizador de derrotas: 1955, 1976, 1983, 2007, 2009, 2013 y 2015. En ese sentido estamos convencidos de la necesidad de construcción de un poderoso BLOQUE DE IZQUIERDA NACIONAL que siga nuestra tradición centenaria entendiendo que el apoyo crítico no es un apoyo crónico ni tampoco un cheque en blanco hacia la burguesía. Que ese apoyo crítico tiene que ver con dos aspectos centrales: la relación de fuerzas dentro del Movimiento Nacional y la definición a cada paso del camino de quién es el enemigo principal. En ese sentido nuestro QUE HACER Y POR DONDE EMPEZAR coloca a esta confluencia en un paso esencial para la organización del poder popular. Ese BLOQUE de IZQUIERDA NACIONAL, esa confluencia, será una señal muy importante hacia los distintos sectores del Movimiento Nacional, un llamado amplio a la construcción de un Frente de Liberación Nacional sustentado en un tipo de organización popular capaz de llevar adelante un programa revolucionario que haga posible la concreción de las tres banderas nacionales a la que sumaremos una cuarta: la del gobierno de los trabajadores y el pueblo. ESTAMOS EN MARCHA. 5

[close]

p. 6

Volver a Saúl Por Daniel Parcero, Sec. Gral. FSAB – Frente Sindical “Alberto Belloni” (SSIN) Sec. Prensa de la CGT Regional Sur Lomas capaces de hacer por nosotros mismos. Así lo hizo en el 59‟, a partir del 76, y durante la batalla de Malvinas en el 82, también a la hora de instalar un programa de gobierno desde la clase trabajadora con espíritu de liberación nacional ganada la democracia, rodeada de limitaciones liberales, y con el respaldo alcanzado por la alianza plebeya que logro concentrar promediando los 80. También años después, cuando se dispusiera a confrontar políticamente por la Gobernación de Buenos Aires con el candidato peronista Eduardo Duhalde, porque ése “peronismo” no le era confiable. Como tampoco le resultara simpático el Presidente Ménem, peronista alvearizado, al que no tuvo titubeos en confrontar. A 10 años de su partida, entrego a los lectores parte del prólogo de mi próximo libro biográfico –escrito junto a Margarita Muñóz de Ubaldini- sobre la vida de Saúl Querido, de quien pude ser amigo personal y a quien acompañara, desde Mar del Plata, en parte de su trayectoria sindical y también en un corto tramo de su incursión por la política. ¿Dónde estaría Saúl Ubaldini hoy? Es una pregunta perversa en busca de oportunistas respuestas. Para quienes lo conocimos de cerca, no cae otra respuesta que: estaría al lado de los que sufren sufriendo con ellos, sin conformarse en la esperanza de que alguien haga algo por nosotros que no seamos …La “bendición” por parte del líder metalúrgico Lorenzo Miguel, aquella madrugada del 4 de diciembre de 1980 en su domicilio de la calle Murguiondo 3550 de Villa Lugano, hacia la persona de Saúl para erigirlo en prenda de unidad de la dirigencia obrera, fue un acierto con impensada proyección. La resolución de la urgencia coyuntural de la dirigencia del movimiento obrero por dar con “el hombre”, lejos de valorizar compromisos de clase, sentimientos insobornables, y conducta intachable, se basó en la búsqueda de un “personaje” relacionado al quehacer sindical que no tuviese cuestionamientos, ni relevancia, pudiendo convertirse en prenda de unidad. 6

[close]

p. 7

“Después, se iría resolviendo sobre la marcha”. Hasta el momento de la “elección” final, el candidato era Hugo Curto, hombre del palo sindical del “Loro” Miguel, secretario general de la seccional Caseros de la UOM. Era la propuesta del ala progresista del sindicalismo, surgida como producto de nueva selección de cuadros que nacía al calor de la confrontación con la dictadura cívico militar eclesiástica, instaurada el 24 de marzo de 1976, que se agrupaba en la denominada Comisión Nacional de los 25. La idea no le disgustaba al dirigente metalúrgico, ya que contaba con su confianza y su comportamiento le era garantizado en su propio “poder” de mando. Pero había otra propuesta. Esta provenía de parte de los ortodoxos y por boca de Diego Ibáñez, el jefe de los petroleros estatales (SUPE), quien el mismo día y llegada la mañana, proponía para sellar la unidad la figura histórica de los obreros papeleros, el tibio Fernando Donaires, lo que no conformó al dueño de casa. Ni lerdo ni perezoso, Ibáñez, dejó salir su as de la manga, dispuesto a aceptar para su candidato un seguro segundo lugar, con el fin de consensuar. Hasta la calificación dada a Saúl, por parte del petrolero marpaltense, fue cariñosamente minimizada: “También pensamos en El Pibe”. Como refiriéndose a una persona que atraviesa la etapa de la niñez u adolescencia. Lorenzo consintió. Se trataba de un dirigente que no era de primera línea en el gremio de los cerveceros, jóven, simpático, dócil en apariencia. El dirigente tabacalero Roberto Digón y su par de los taxistas, Roberto García, también aceptaron, siendo portadores de una mirada menos peyorativa hacia la personalidad de Saúl, de quien advertían nobles actitudes de solidaridad obrera que les garantizaba lealtad. Para Miguel y la ortodoxia, será una sorpresa. Saúl, no era “un pibe”. Ya estaba desarrollado. Pero no solamente en el aspecto físico, sino socialmente. Quizá, lo primero que no advirtieron Ibáñez y Lorenzo, fuera aquel segundo aspecto en el desarrollo de la vida del compañero Ubaldini, y que despertara muchos años atrás: el sentimiento de solidaridad de clase que lo acompañara tempranamente en el crecimiento de su personalidad y su físico. Para parafrasear a Angel Cairo, magnífico dirigente “Maldito” que perteneciera al gremio de los trabajadores del hielo : Saúl “sabía de donde venía, por ello tenía en claro, donde pisaba, y hacia donde iba”. Tan en claro, que mientras la dirigencia máxima de su gremio, junto a otros impresentables pares, se distraían en otros menesteres, él permanecía en su lugar atendiendo sus responsabilidades sindicales. También ahí era “subestimado” como “el pibe”; lejos de la inocencia de aquellos padres que se niegan a ver crecer a sus hijos. Saúl, ya habiendo pasado los 40 años de edad, en su introvertida personalidad tenía en claro varias cosas. “Nuestro compromiso es con la moral del esclavo que busca su libertad, y no con la moral del amo, que impone la esclavitud”. Y éste sentimiento estaba incorporado a la piel de Saúl. Sin haber exteriorizado jamás sus aspiraciones individuales, su conducta crecía a la par de los compromisos que asumía, sabía que : “Uno, no es solo lo que depositan sobre la cuna al nacer, sino también lo que decide cuando baja de ella”. De cuna obrera emplazada en Mataderos, bajó de ella en ése mismo hogar obrero en pleno desarrollo de la primera década infame, luego de haber nacido entre los ecos del estupor por el asesinato, el 23 de julio de 1935 (Saúl nace en diciembre del 36) del senador demoprogresista Enzo Bordabehere, en el recinto del Senado de la Nación, y en un fallido intento por asesinar a su par Lisandro de la Torre tras la exposición de éste denunciando la corrupción y los negociados a favor de los intereses británicos en ocasión del debate de las carnes. Para el 38, en los días del “fraude patriótico” que instalara en la presidencia de la Nación al radical antipersonalista, Roberto Ortiz y el conservador Ramón Castillo, Saúl, ya daba sus primeros pasos esforzándose por soltarse de la mano de su madre. Para el momento de ocurrido el golpe militar del 4 de junio de 1943, que pusiera fin a la infame partidocracia en el poder, el pibe, sí era entonces un pibe, y tenía siete años, próximo a dejar la niñez en la plenitud del Estado de Bienestar y Participación. La adolescencia lo encontrará dando comienzo sus primeros pininos laborales y militantes a paso firme al lado de su padre, paradójicamente, en el Frigorífico que llevara el nombre de Lisandro de la Torre, en la histórica huelga en su defensa, una vez proyectada su venta por parte del Gobierno radical de Arturo Frondizi, a la Corporación Argentina de Productores de Carne (CAP). A la edad de 23 años, luego de una destacada intervención en una asamblea de trabajadores del frigorífico había sido electo delegado (...) 7

[close]

p. 8

Cinco mil trabajadores fueron despedidos. “El pibe”, se iba haciendo hombre a empellones, solidario y rebelde por convicción. La causa defendida no tendrá el mejor de los resultados, pero la experiencia acumulada no será motivo de desaliento para el joven Saúl Ubaldini, sino de crecimiento de la rebeldía organizada. No cualquier rebeldía. Aquellos brotes darían frutos. “El pibe” que veía en 1980 el controvertido líder petrolero, ya era un muchacho pasadas las 20 primaveras en 1959, que venía de solidarizarse con los trabajadores de la carne en un hecho no solo de injusticia, sino de franca antipatria. Una semana después, en una reunión llevada a cabo en el gremio cervecero, es cuando se oficializa su posicionamiento al frente de la central obrera, siendo acompañado por Donaires, tras haber dado la bienvenida a los presentes y hacer un breve discurso en el que resalta la necesidad de “permanecer unidos sin soberbia y con humildad…Así venceremos y ganará la Patria”. No había sido aquella su primera intervención ante fogueados dirigentes -habiendo estado presentes, José Rodríguez por los mecánicos, el gallego Pérez por camioneros, el legendario Diz Rey de viajantes, y otros que formarían parte de la directiva cegetista autoproclamada-, sino la segunda. En la memoria de “los Robertos” (Digón y García) estaba presente el encuentro de fin de año de 1978, al que asistieron unos 300 sindicalistas, luego que la Copa del Mundo volviese a Sudamérica con el triunfo de la selección de argentina de futbol, en una reunión celebrada en el salón de los cerveceros que sirviera de algo así como “Jabonería de Vieytez” de Los 25. Allí Saúl expresó “la necesidad del sindicalismo de lanzarse a la participación política y apartarse de actitudes profesionalistas superadas por la historia…el movimiento obrero debe aspirar a participar de las grandes decisiones nacionales, en pié de igualdad con los restantes sectores sociales”. Habiendo llegado rápidamente la letra discurseada a oídos de intervención militar que usurpaba la sede de Azopardo 802, los referentes principales del nucleamiento que ya anticipaban aires de confrontación con los mandos militares, recibieron el primer “tirón de orejas”. Para 1979, el gobierno había sancionado la Ley 22.105 de Asociaciones Profesionales, con la que expresaba de manera concreta sus intenciones para con el sindicalismo. La ley disolvía la CGT y prohibía el funcionamiento de cualquier otra institución similar. Entre otras medidas, se prohibían las actividades políticas de los sindicatos y se separaba a las obras sociales de sus estructuras naturales. Además, limitaba el derecho de reunión: no se podía realizar asambleas o congresos sin la previa autorización. Los dirigentes más destacados de la “Comisión de los 25” –corriente combativa nacida en marzo de 1977eran Roberto García , José Rodríguez, Fernando Donaires, Osvaldo Borda y Saúl Ubaldini, cuya presencia ya se destacaba. Desde esta Comisión nació la Primer Huelga General Nacional contra la Dictadura, el 27 de abril de 1979, cuando desde la politiquería tradicional solo se percibía su silencio y el movimiento obrero hace oír su voz. Este hito marcó un duro golpe a la dictadura, provocando que salieran a la luz los reclamos de, entre otros, los organismos de Derechos Humanos, y que la partidocracia comenzara a exponerse. Ya en el desafío asumido de ser prenda de unidad de la dirigencia obrera, sin contar las simpatías de una parte de la dirigencia, una vez nacida la CGT Brasil, Ubaldini convoca el 7 de noviembre de 1981 a una manifestación por las calles de Liniers, que concentra la participación de 10.000 personas frente a la Iglesia de San Cayetano, siendo esta la primera movilización presencial masiva en contra de la dictadura. El 30 de marzo de 1982 protagoniza la manifestación a Plaza de Mayo, que resultará duramente reprimida. Y durante el conflicto bélico con Gran Bretaña por nuestros soberanos derechos sobre las Islas Malvinas y Archipiélagos del Atlántico Sur, se planta en territorio recuperado reafirmando nuestra soberanía. Sabía que “Para liderar, se debe contener, y para contener, se requiere de un programa nacional y revolucionario de acción programática sostenido desde las bases”. Y eso fueron los 26 puntos y la propuesta de no pago de la deuda externa, frente a la democracia formal del Presidente Raúl Alfonsín. El mismo presidente que había ganado las elecciones el 30 de octubre de 1983, tras siete cruentos años de dictadura, y que asumiría el 10 de diciembre de ese año asegurando que “con la democracia, se cura, se come y se educa” y que intenta imponer una reforma laboral que es rechazada multitudinariamente, tras las convocatoria efectuada por el ascendente líder sindical a la Plaza de los Dos Congresos en febrero de 1984. Saúl volverá a ser “ninguneado”. Esta vez por la máxima expresión institucional de la democracia recuperada, esencialmente gracias al protagonismo de la clase trabajadora y de una dirigencia que lo tenía 8

[close]

p. 9

como central exponente: “el país no está para mantequitas ni llorones”, declamará Alfonsín, aunque sin mencionarlo, pero aludiendo a su persona. Ni lerdo, ni perezoso, ni en llanto, ni entristecido, y memorioso, recordando las palabras de aliento de una anciana que lo cruzara en su trayecto, tras alentar su pregón, respondió frente a la alianza plebeya que supo representar, coronando su discurso con la oración expresada por aquella mujer mayor: “Se terminó la campaña proseletista. Con promesas el pueblo no come, no se educa, no se cura. Trabajen en serio por la Patria; trabajen como corresponde. El respeto debe nacer de arriba hacia abajo, y dicen bien que a veces algunas lágrimas hemos derramado. Pero llorar es un sentimiento y mentir es un pecado”. ¿Por qué “Volver a Saúl”? Porque se nota su ausencia. Porque nadie resucita. Porque “nos reinventamos o fracasamos”, como parafraseando a Simón Rodríguez -maestro de Simón Bolivar- sabe señalar el dirigente nacional de los trabajadores del Estado Hugo Cachorro Godoy. La embestida del inhumano liberalismo sobre nuestro país, no solo nos viene llevando a límites desorbitantes de exclusión del mercado laboral, sino que, ante el deterioro con que la desocupación y la pérdida del valor adquisitivo del salario influyen en el desarrollo del mercado interno, sumado al desmantelamiento del Estado planificador y garante de empleo, también se lleva puestos a la porción existente de representantes del capitalismo nacional. En éste esquema, el sindicalismo de carácter defensivo, o reformista, ha quedado fuera de juego. Frente a ésta coyuntura, la lucha de la clase trabajadora, y sus aspectos programáticos, deben trascender el marco del sistema de explotación capitalista, más allá de los límites establecidos por la constitucionalidad burguesa, avanzando organizacionalmente con independencia de clase, y abriendo un cauce de transformaciones políticas desde donde poder llevarlo a la práctica. En un país estancado, en condiciones de dependencia estructural y agravada por el acceso democrático al gobierno del liberalismo, no podemos más que perfilarnos a conducir ese proceso transformador. La burguesía nacional, que supo tener en sus manos los destinos de nuestra economía desde su más clara expresión política de carácter nacional y revolucionario, como lo ha sido el Peronismo, ha dejado demostrado una vez más los límites de su capacidad transformadora, frente al avance de las tradicionales y fácticas fuerzas vivas –llámese Sociedad Rural, Unión Industrial, los medios oligopólicos de comunicación- históricamente alineadas a una economía orientada a los intereses oligárquicos (trigueros-sojeros-ganaderos), acentuando nuestra dependencia como factoria de los países centrales, y siendo el frente externo del imperialismo. El siglo XXI ha demostrado el definitivo agotamiento de las experiencias nacional-democráticas en toda América Latina. Fue ese agotamiento lo que permitió el avance y la restauración neoliberal-oligárquica. Si el sindicalismo es el ejercicio de la reacción ante la aplicación de injusticias patronales, privadas o estatales, sea por uno, o por solidaridad ante quien las padece, hoy por hoy la dirigencia sindical se encuentra frente a única alternativa: La de asumirse en herramienta programática y organizativa del proceso de liberación, cómo única forma de recuperar la justicia social, retomar y afianzar la independencia económica, y nuestra soberanía política, reagrupando al disgregado frente nacional de clases y sectores, y liderándolo. Es decir, comenzando por Volver a Saúl, los trabajadores debemos reasumir los programas de La Falda, Huerta Grande, la CGT de los Argentinos, los 26 puntos y el no pago de la deuda externa contraída a espaldas de los trabajadores, y profundizarlos. Y hacerlo en la comprensión de que un frente nacional es siempre de carácter policlasista en su rearticulación, pero no puede serlo en su ideología, dado que las expectativas estratégicas de cada una de las clases que lo componen no son concurrentes, sino en la etapa táctica; por lo cual, si el nacionalismo popular de ése frente, no logra expresarse a través de una fuerte burguesía nacional, que en nuestro país, como afirmara Arturo Jauretche, “predomina con mentalidad de almacenero”, necesariamente debemos de hacerlo los trabajadores, o en su defecto permanecerá triunfante el bloque oligárquico imperialista. La tradicional consigna de que “Los sindicatos son de Perón”, correspondió a una época reivindicable, pero en tiempos de plena vigencia del Estado de Bienestar y Participación. Esto no quita que en su inmensa mayoría, los sindicalistas sigan siendo peronistas. Pero los sindicatos, deben ser de los trabajadores, y no solo de sus dirigentes. Los sindicatos deben constituir un ámbito de debate y organización, y erigirse en herramientas de transformación social y política. 9

[close]

p. 10

Desde nuestro lugar de pertenencia y participación debemos de avanzar con plena autonomía, unificando la lucha económica a la política, a partir de una seria propuesta programática –en un plano de debate federal, donde se profundice el debate en cuanto a los mecanismos que nos conduzcan alcanzar el desarrollo independiente de la economía nacional. Como desde el marco sindical de su liderazgo supo priorizarlo Ubaldini. Es tan grave la situación que, con un Estado deteriorado y en disolución, la Nación dejará de tener sentido, y cuando ello ocurre, la Patria deja de ser un país para convertirse en una colonia. Las simples reivindicaciones sectoriales por el salario, en éste marco, no dejan de ser planteos secundarios. Salarios dignos y plena ocupación, no son planteos que vayan a recuperarse por infantiles propuestas de carácter clasista, sino que se trata de retomar la proyección programática de nuestro movimiento obrero que nos permitiera abrir, en momentos cruciales de nuestro pasado contemporáneo, caminos tendientes a la recuperación de espacios de poder, y que no hemos sabido profundizar debidamente. Hemos sabido expresar que la lucha reivindicativa se encuentra unida y depende de la lucha política por su control, y el de la dirección de la economía nacional. Así lo apuntaba el “obrero ilustrado” de la ATE, Alberto Belloni, desde su visión socialista revolucionaria y latinoamericanista. El control obrero de la producción y de la política económica nacional, la estatización de la banca, el monopolio estatal del comercio exterior, la reforma agraria, han sido y siguen siendo ejes centrales de necesidad y urgencia, que pueden acelerar la economía y el pleno empleo. Dirección de la acción hacia un entendimiento integral (político-económico) con las Repúblicas hermanas de nuestra Nación Iberoamericana. Acción política coherente que supere las divisiones artificiales internas, basadas en el federalismo liberal y falso. Ya no existen como en el pasado, estaciones intermedias que puedan dejar aquellos puntos programáticos a medio camino. No hay vuelta de Perón, ni recuperación de la democracia mediante. La gravedad de la coyuntura, y el gravoso padecimientos en los hogares de nuestros trabajadores y desocupados, requiere de nuestra parte, superar la instancia del reclamo sectorial por un programa de reivindicaciones mínimas, y elevar la discusión al campo político, disponiéndonos al control de la economía por fuera de los parámetros de la perversa y corrupta economía capitalista, y de las administraciones especulativas de las empresas privadas, y de los gerentes de las multinacionales instalados como funcionarios en áreas claves del Estado para su liquidación. Como señalaba Saúl en su momento “la batalla pasa por organizarnos por sobre las mediáticas especulaciones de una partidocracia encerrada en intereses profesionalistas y carentes de propuestas, poniéndonos al frente de nuestros trabajadores, de nuestros industriales, comerciantes, uniformados y religiosos nacionales, de nuestros estudiantes, de nuestros adultos mayores, y amas de casa; de los que somos la Patria, para derrotar al coloniaje”. Por la soberanía política, el nacionalismo económico, la Justicia Social. Pero también por el gobierno obrero y popular. ¿Por que Volver a Saúl?: Porque vamos mal y estamos peor. Porque los trabajadores no estamos dispuestos a volver al vacío. Porque nuestra historia tiene contenido. Porque la distancia más cerca entre dos puntos, es una línea recta. SAUL UBALDINI / Homenaje a 10 años de su partida Por Lautaro Fernández Elem En la sede de la Federación Gráfica Bonaerense, histórica casa de la CGT de los Argentinos, se realizó un sentido homenaje a diez años del fallecimiento de Saúl Edolver Ubaldini, último secretario general de una CGT unificada. Una gran cantidad de dirigentes y militantes gremiales así como referentes políticos, familiares y amigos del histórico dirigente se hicieron presentes en el homenaje a Saúl Ubaldini, a diez años de su partida. La actividad fue organizado por la Agrupación Jorge Di Pasquale de la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF), la Lista Verde de los Gráficos y La Impositiva de la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos. El panel estuvo integrado por Héctor Amichetti, Walter Correa, Víctor Carricarte, Mario Ortiz, Carlos Tomada y Roberto Digón quienes recordaron desde su experiencia o desde su amistad al dirigente cervecero. 10

[close]

p. 11

Previamente se emitió un video conmemorativo con fragmentos de sus discursos y de entrevistas que describieron su estatura como dirigente. También se hizo un reconocimiento a Margarita, su compañera, quien estuvo con Ubaldini en sus últimos años. “Saúl bailaba muy bien el tango, íbamos a alguna milonga, nos tomábamos algo y después nos quedábamos hasta las 3 o 4 de la mañana hablando de política” comentó Roberto Digón, histórico dirigente de los trabajadores del Tabaco y miembro del Grupo de los 25, fundamental en la resistencia a la última dictadura militar. “Nosotros en la época de Perón habíamos sido los niños privilegiados, siempre fuimos peronistas“. “En etapas de resistencia el peronismo el país se recuperó gracias a la actitud de muchos dirigentes sindicales, no fuimos una casualidad los 25. Fuimos hijos de esos dirigentes, aprendimos de esos dirigentes. Los setenta fueron muy duros, torturas, secuestros, compañeros con bombas en la casa, Coordinación Federal esperándonos en todos lados. Si pudimos superar todo esto como puede ser que hoy no tengamos un plan de lucha. Si tuviésemos dirigentes de la talla de Ubaldini estaríamos confrontando. Combatió atrocidades como el menemismo que en nuestro nombre vendió nuestras banderas” señaló. Por su parte, el anfitrión Héctor Amichetti expresó su recuerdo y su reflexión sobre la lucha del cervecero. “Más de 40 años el movimiento obrero y el peronismo estuvieron en la resistencia. Fueron muchas generaciones de luchadores y Ubaldini ocupó con honores una de esas épocas. No lo detuvo el hecho de que pasáramos de una dictadura a una democracia, porque siempre respetuoso de la democracia fue consecuente con la defensa de los derechos de los trabajadores. Jamás hubiera pensado en decir `no queremos ser chicos malos que ponen trabas´. Los trabajadores lo querían y lo siguen queriendo porque se jugó por el movimiento obrero argentino. Saúl logró la unidad con un programa, que si la democracia lo hubiese aplicado no habría terminado como en el 89” destacó el secretario general de la Federación Gráfica. Walter Correa, secretario general de los Curtidores expresó “Cuando yo era delegado en el año 1984 tenía 19 años. Al calderista de la curtiembre le encargábamos poner la radio. Ahí con los delegados escuchábamos a los dirigentes y organizábamos a los compañeros. Escuchábamos Radio Belgrano que era bastante interferida, en toda esta conciencia e inconciencia no se hablaba de gobernabilidad. Hoy están entregando el país en nombre de la gobernabilidad”. “Mi viejo recitaba la frase de Saúl ´Llorar es un sentimiento y mentir es un pecado´ somos nosotros los que luchamos y defendemos a los trabajadores los que sentimos en carne propia a los que sufren”. Mario Ortiz es el secretario general de la CGT regional Matanza. Comentó el duro momento que está pasando su partido y la necesidad de volver a las bases para conducir “El mes que viene en La Matanza habrá estre 15 y 20 mil suspensiones, después vienen las vacaciones y los compañeros no saben si van a volver con trabajo. La CGT para qué mierda está si no puede enfrentar un proyecto que sacrifica a los trabajadores. En nombre de Perón, Evita, Ubaldini, nuestra militancia y nuestras regionales creo que tenemos que estar a la altura de las circunstancias. No necesitamos un Confederal donde hablen 3 o 4 sino dirigentes que bajen a hablar con las regionales y saber qué es lo que les pasa a los trabajadores” enfatizó Ortiz. El titular de ADEF, Victor Carricarte recordó a Ubaldini desde su experiencia personal “Recuerdo el grupo de los 25, la aparición de la CGT Brasil y la convocatoria a la marcha de Paz, Pan y Trabajo el 30 de marzo del 82. Estábamos todos aterrados, pero la tenacidad de los compañeros nos marcó el camino. Me acuerdo que en los 80 queríamos salir a afichar pero se nos habían acabado los afiches entonces fuimos hasta la CGT, ¡Nos recibió Saúl y nos dio los afiches personalmente! Luego en los 90 cuando hicimos la marcha del hambre y caímos en cana con algunos compañeros él fue el primero en ir a visitarnos. Fue un hombre que peleó contra la dictadura y que nunca dejó de defender a los trabajadores.” También Carlos Tomada, ex ministro de Trabajo y actual legislador porteño comentó “Hoy extrañamos a un dirigente de la estatura de Saúl Ubaldini. Saúl fue el último secretario general de la CGT con todos adentro, era una sola central, ese es el enorme mérito de los 26 puntos. Programas del movimiento obrero hubo muchos y muy valiosos, pero programas del conjunto del movimiento hubo solo tres: Huerta Grande, La Falda y los 26 puntos”. El ex Ministro se refirió al momento más visible de la trayectoria de Ubaldini, los años del alfonsinismo: “Ahí combatió las medidas de Alfonsín que iban en contra de los trabajadores, pero cuando los militares intentaron dar un golpe de Estado estuvo primero en la Plaza de Mayo defendiendo la democracia“. “Hoy el objetivo del gobierno es bajar los salarios y eso se logra con más desocupación y debilitando el modelo sindical argentino. Hay que defenderlo, y por eso no nos olvidemos nunca del ejemplo de Saúl Ubaldini” continuó Tomada. Todos los oradores coincidieron en la necesidad de mantener el recuerdo de una figura trascendental como la de Ubaldini y se comprometieron a lograr un homenaje aún más importancia para fechas venideras. http://sindicalfederal.com.ar/2016/11/22/saul-ubaldini-a-10-anos-de-su-partida/ 11

[close]

p. 12

La Corriente Federal reclamó el cambio de la “política neoliberal” El sector “disidente” de la CGT, integrado por más de 60 sindicatos agrupados en la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), responsabilizó al Gobierno nacional por la “gravísima recesión” actual y exigió un cambio en la política económica. “Esta crisis no responde a ninguna herencia, es hija de las medidas que el actual gobierno viene aplicando hace diez meses. Devaluación, quita de retenciones, apertura de importaciones, endeudamiento externo e interno, tarifazos y despidos, han hundido al país en una gravísima recesión”, enumeraron los cegetistas “rebeldes” en un comunicado de ayer. En el texto, la vertiente sindical expresó su “honda preocupación por la escalada de conflictos laborales y sociales generados por la política económica neoliberal”, y exigieron el “cese inmediato de los despidos, la declaración de la emergencia social y un cambio urgente en la política económica”. En diálogo con ámbito.com, Carlos Minucci, de la Asociación Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE), afirmó: “Todo esto se está derrumbando. Seguimos con despidos, con problemas muy serios de transferencia de recursos en tarifas, hay una tremenda recesión y un presupuesto elaborado en contra los trabajadores”. En el comunicado, le dedican un párrafo a los “compañeros” de Aerolíneas Argentinas, “quienes como en los años 90 sufren los embates privatizadores del gobierno de los CEOs”. “Tenemos que cambiar la política económica para salir de esta locura, que es endeudarnos, vamos a llegar fin del año que viene con casi u$s 100.000 millones. No estaba pensando en ningún plan, pero está sucediendo”, señaló. Minucci además vaticinó peores escenarios para el futuro cercano. “Se va a privatizar todo aquello que está en manos del Estado, como ENARSA. Hay varios rumores. Si en 2017 este Gobierno no pierde las elecciones, van a profundizar con las privatizaciones y la flexibilización laboral”, sentenció. Por último, la Corriente adhirió en el parte de prensa a la movilización del próximo viernes 18 de noviembre convocada por organizaciones sociales y de la economía popular. “Reiteramos la necesidad de crear, en el marco de un programa de recuperación económica y social, una Asignación Salarial Básica Universal para todos los trabajadores argentinos, tengan o no empleo, superadora de los actuales planes sociales”, destacaron. La CFT es la conjunción de la Corriente Político Sindical Federal, el núcleo del MTA y la Asociación Bancaria, de Sergio Palazzo. La integran los docentes privados (SADOP), los pilotos de APLA, el Satsaid, los molineros de la UOMA, los empleados de farmacia (Fenaemfa), la Federación Gráfica Bonaerense, petroleros de Córdoba (Sinpecor), trabajadores de cuero (Fatica), de la Anses (Secasfpi), ladrilleros de Uolra, judiciales del Sitraju, lecheros de Atilra y los aceiteros de San Lorenzo (SOEA), entre otros. Martes 08 de noviembre de 2016 ENCUENTRO MUJERES SINDICALISTAS Por Leonardo Martin A continuación reproducimos testimonios tomados una vez finalizado el Primer Encuentro de Mujeres Sindicalistas. Satisfacción, entusiasmo, adrenalina, un espíritu movilizado fueron las sensaciones descriptas tras una jornada donde se superaron las expectativas previas. También de que el encuentro de ayer fue el primero de muchos por venir y de una actividad intensa de cara al futuro. VANESA SILEY (Secretaria General de SitrajuCABA) “En primer lugar estamos felices que hayan venido más de 400 compañeras de distintos lugares del país, compartir un ámbito de discusión horizontal, frontal, sincero acerca de las necesidades del movimiento obrero, en particular de las necesidades de las mujeres trabajadoras. Realmente fue una jornada que nos superó en expectativas, nos superó en las compañeras con ganas de participar. Vinieron de 12

[close]

p. 13

Mendoza, Chaco, La Rioja, Entre Ríos, de muchos lugares de la provincia de Buenos Aires, de Capital Federal. Para nosotros es también un aporte que realizamos en esta larga lucha y resistencia en este momento que estamos viviendo los trabajadores en el país desde que asumió el 10 de diciembre un gobierno de derecha que está atentando contra nuestros derechos y distribución equitativa de la riqueza. Para nosotros es un deber y una gratificación militar día a día para revertir esa políticas.” “Creo que este es el punto de partida para una mayor participación de las mujeres en el sindicalismo. Lo demostró la gran demanda de compañeras que quisieron voluntariamente participar de la convocatoria. Mostró que se inscribe un puntapié en el movimiento obrero y que debemos las mujeres tener lugares protagónicos en esta organización y se inscribe como una necesidad que nadie más va a poder mirar para el costado porque ahora se va a hacer cargo el conjunto de la dirigencia sindical de las demandas de las compañeras.” ALEJANDRA LÓPEZ (Secretaria General de SADOP de la Ciudad de Buenos Aires): “Para nosotras, las trabajadoras de la Corriente Federal de Trabajadores, fue una jornada maravillosa, de mucha militancia y compromiso donde superamos las expectativas. Somos muchas las compañeras que estamos agradecidas y sabemos claramente que esta es la construcción colectiva que las mujeres queremos y necesitamos. No es un encuentro aislado, está dentro de un marco político, donde necesitamos fortalecer a los gremios para pelear contra el ajuste. La necesidad de frenar el avance de la derecha y del modelo neoliberal que intenta arrasar con los movimientos populares y fracturar el frente nacional y popular.” “Muchas compañeras nos llaman, nos dicen, que desde la Corriente se asuma el compromiso de tener este encuentro de mujeres para el año próximo. Este encuentro es un punto de partida. En cada comisión que trabajamos pudimos precisar, agendar y pensar medidas proactivas.” “Por otro lado también debatimos la perspectiva de género al interior de las organizaciones sindicales. Ahí punteamos sugerencias, ideas, reformas estatutarias, poder incidir para que se contemple la perspectiva de género.” ANA JUAN (Delegada de base SATSAID – Integrante de la Agrupación 17 de TV): “Fue un encuentro muy interesante donde se pusieron en el plano de la discusión temas que interesan al sindicalismo argentino y la posible llegada del movimiento obrero organizado al Gobierno con un proyecto muy importante. Todo desde una perspectiva de género y una mirada femenina que es superinteresante y no se escucha tanto. Como dijo Vanesa Siley, `una semilla muy importante para el movimiento obrero organizado`.” LAURA MAN (CEA): “Tengo una alegría inmensa, un enorme orgullo de ser parte del movimiento obrero argentino, de ser docente argentina y de pelear por una CGT de verdad, que haga el suficiente viento para que de verdad vengan nuevos tiempos con la figura de la mujer y la juventud que hoy vivimos.” DÉBORA SPÍNOLA (Asociación Bancaria): “Fue un acto fabuloso que superó nuestras expectativas. No sólo por la concurrencia con la cantidad de compañeras trabajadoras, sino la calidad que se han visto en los debates. De acá va a salir un documento, que va a ser un documento político”. VIVIANA BENÌTEZ (Federación Gráfica Bonaerense): “Estoy conmovida y contenta por la participación de las compañeras. Queríamos saber que pensaban, esperar la participación de otros lugares del país. Las compañeras trajeron las mismas inquietudes con mucho debate, que incluso quedó corto en tiempos. Llegamos con el cometido que esperábamos y a conclusiones muy interesantes.” ANDREA HERRERA (ATILRA): “El encuentro superó ampliamente nuestras expectativas. Teníamos un piso de 150 compañeras que pensábamos que iban a venir y superaron las 400. Es un orgullo que todas las mujeres participen, se visibilicen como sindicalistas, que se movilicen y militen por los derechos de las trabajadoras. Es un encuentro muy importante porque es el puntapié inicial para nosotras como mujeres mostrarnos y ocupar no sólo las Secretarias de Género, también tomar decisiones, decisiones de los recursos que cada uno tenemos como sindicato y poder estar dentro de cada uno de los lugares en cada comisión de la CGT.” http://sindicalfederal.com.ar/2016/11/13/encuentro-mujeres-sindicalistas-la-palabra-de-las-dirigentes/ 13

[close]

p. 14

EMERGENCIA SOCIAL El FSAB Frente Sindical "Alberto Belloni" adhiere y convoca a la movilización del próximo 18 de noviembre Nos movilizamos, no por ser chicos malos que pretendamos no dejar gobernar. Nos movilizamos porque estamos comprometidos, como actores del trabajo, a seguir siendo parte sustantiva del SER NACIONAL, en un país en el que no estamos dispuestos a renunciar a nuestra definitiva liberación nacional. Nos movilizamos, porque no queremos seguir siendo objetos del capitalismo salvaje, sino sujetos del crecimiento y del desarrollo de un país con trabajo genuino, y no con empleo precario. Nos movilizamos, porque exigimos salarios dignos, y no bonos consuelo. Nos movilizamos, porque demandamos paritarias libres, y rechazamos determinaciones patronales amparadas por gobernantes autoritarios. Nos movilizamos, porque queremos gobernantes que nos incluyan y no que nos discriminen. Nos movilizamos, porque reclamamos que el Gobierno administre nuestros recursos y los proyecte en crecimiento, y no que los entregue a intereses foráneos para sus beneficios. Nos movilizamos, porque estamos a favor de que se dinamice nuestra economía y se promueva el desarrollo industrial nacional, y no que se endeude nuestro patrimonio y reduzca nuestro bienestar. Nos movilizamos, porque nuestros adultos mayores sean reconocidos por su aporte a la Patria y debidamente protegidos, sin ser estafados y descartados. Nos movilizamos ante la insensibilidad y la obstinación antidemocrática del Gobierno Nacional, y en reclamo de la declaración parlamentaria de la ley de emergencia social. Nos movilizamos, para que nuestros hijos y nietos puedan estar orgullosos de que nuestros soldados y sindicalistas patriotas, nos alimentaron de sus sueños, a los que no renunciamos. Por San Martín, Artigas, y Mariano Moreno y Bolivar. Tambien por Andrés Framini, Raimundo Ongaro, y Saúl Ubaldini. Porque volver al Estado de Bienestar y Participación, es posible. Nos movilizamos por la Justicia Social, la Soberanía Política, la Independencia Económica y el Gobierno Obrero y Popular. Esta declaración de la Belloni fue tomada como documento convocante por el Frente Sindical para la Victoria en la Corriente Federal de la CGT Regional Lomas de Zamora. 14

[close]

p. 15

La Corriente Federal dio el presente Por Leonardo Martín Fue multitudinaria manifestación de la CGT junto a las organizaciones de la economía popular y sociales en reclamo de la ley de Emergencia Social. La Corriente Federal de Trabajadores participó de la misma acompañando el reclamo, planteando el cambio de las políticas económicas y de herramientas que permitan la conservación de los empleos en riesgo. Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense y uno de los referentes de la CFT, explicó el porqué de la adhesión de la Corriente a la manifestación: “Estamos acá no sólo para reclamar la Emergencia Social, sino porque nosotros rechazamos este proyecto económico que se está llevando adelante. La Corriente entiende que no solo tiene que ser reconocida la Emergencia Social, queremos que se cambien estas políticas económicas. Por eso estamos movilizados junto a otras organizaciones”. La CGT junto a organizaciones de la economía popular (CTEP, Barrios de Pie y Corriente Clasista y Combativa) y otras organizaciones sociales se movilizaron al Congreso de la Nación en reclamo de la sanción de la ley de Emergencia Social, en defensa de los puestos de trabajo y con críticas fuertes hacia el rumbo económico planteado por el gobierno nacional. Según fuentes de la CTEP la convocatoria fue de 200 mil trabajadores que pasado el mediodía comenzaron a ocupar la avenida 9 de Julio, Avenida de Mayo y, finalmente la Plaza de los Dos Congresos. Como dato político fue el primer acto conjunto entre la CGT y las organizaciones de la economía popular tras el acercamiento, al menos públicamente, que se estableció desde septiembre pasado. Un encuentro demorado pero que se aceleró a partir del abismo social que provocan las políticas del macrismo. La Corriente Federal de Trabajadores dio el presente, con una columna nutrida, dando el apoyo a la sanción de la ley de Emergencia Social, pero también con un reclamo contundente acerca de la necesidad de cambiar el rumbo económico. En ese sentido también hay una exigencia en políticas orientadas a la conservación de los empleos amenazados por la recesión y por la apertura de las importaciones en el caso de los sectores ligados a la producción. Militantes de ATILRA (en gran número), SATSAID, Asociación Bancaria, Federación Gráfica Bonaerense, Curtidores, SADOP, CEA alimentaron la columna que congregó en 9 de Julio y Avenida de Mayo marchando hacia el Congreso pasada las cuatro de la tarde. Allí estuvieron los referentes de los distintos gremios que dieron sus impresiones de la jornada a Sindical Federal. Horacio Ghilini, histórico dirigente de Movimiento de Trabajadores Argentinos y SADOP, amplió: “La Corriente como parte integral de la CGT le interesa apoyar las medidas que lleven a que el conjunto de los trabajadores tenga unidad”. Fabián Felman, secretario general de la Confederación de Educadores Argentinos, expresó su solidaridad, agregando el pedido de reapertura de paritarias: “Tenemos que estar aquí todos juntos el pueblo con sus trabajadores solidarios en esta ley que están pidiendo los compañeros de la CTEP y las demás organizaciones sociales para solicitar el cambio de política económica, además solicitar la reapertura de paritarias para lograr la recomposición salarial en todos los sectores”. Carlos Minucci, secretario general de APSEE, continuó en la misma línea: “La Corriente está acá porque hemos sido convocados por la Confederación General del Trabajo y seguimos sosteniendo que esta ley de Emergencia como así también el tratamiento de los despedidos, de las paritarias. Lo que sí estamos reclamando es un cambio en las políticas económicas”. Vanesa Siley, referente de Sitraju-CABA, resaltó: “La importancia de la movilización de hoy es demostrar, por lo menos en lo que respecta a los sectores del trabajo formal que representamos nosotros desde la Corriente Federal, que sentimos la necesidad de solidarizarnos con sectores del trabajo informal que son trabajadores igual que nosotros pero que se encuentran en una situación precaria. Todo aquel que por algún motivo registral, no puede estar reconocido, los sectores de la CFT entendemos que son los primeros golpeados por el proyecto económico de ajuste de la clase trabajadora” argumentó. Héber Ríos, secretario general de la seccional de ATILRA en General Rodríguez y flamante referente 15

[close]

Comments

no comments yet