CAPIN-COLOR-N-33

 
no ad

Embed or link this publication

Description

Entrega número 33 de la revista Capin Color

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3

Comisión Directiva Presidente Fernando Garín Secretario Juan Martín Micelli Prosecretario Antonio Faranda Tesorero Cristian Tucci Protesorero Pablo Re Vocal Titular 1 Aníbal Pampín Vocal Titular 2 Cristian Sosa Vocal Titular 3 Omar Di Toro Vocal Suplente 1 Ariel Ceide Vocal Suplente 2 Daniel Alacahan Revisor de Cuentas Titular Kirig Karakas Revisor de Cuentas Suplente Franco Tocagni Av. Callao 420 Piso 13 Oficina D (1022AAR) Buenos Aires Tel.: (011) 6009-0778 / 0779 camara@capin.org.ar www.capin.org.ar Editorial Al momento de escribir esta nota editorial, estaba comenzando la temporada alta de venta de pinturas. Es notable ver cómo, pese a los avatares económicos y políticos, las personas retoman la iniciativa de cuidar y mejorar, a través de la pintura, el lugar donde habitan o trabajan. Por otra parte, empieza a percibirse que lo peor de la crisis pasó y que, de a poco, transitaremos el anhelado camino del crecimiento. Con el esfuerzo de todos, con ingenio y buenas prácticas, podemos apostar a que pronto veremos un despegue que permita al mercado recuperar los niveles de demanda que debería tener. Una vez más, la Cámara se prepara para acompañar este proceso con la organización del evento anual, que contará con la presencia de un destacado economista, y con el lanzamiento, en octubre, de una importante campaña de radio para estimular el consumo de pinturas. En la presente edición de la revista presentamos, en pinturas arquitectónicas, una nota sobre el cuidado de la madera y otra, sobre impermeabilizante para techos. En pinturas para automotores, nos referimos a la utilidad de los elevadores en los talleres. Además, en una reciente entrevista, Constantino Macherione, presidente de la Cámara de Empresarios Pintores y Restauraciones Afines de la República Argentina, refiere sus experiencias como pintor, a lo largo de su extensa trayectoria en el rubro. Y como siempre, la edición se completa con notas de interés general y novedades en materia de productos. Esperamos que, en conjunto, la propuesta sea de utilidad para nuestros lectores. Fernando Garín Presidente Staff Editorial Edición Nº 33 - Octubre 2016 Editor Responsable Fernando Garín Directora Periodística Aída Pierini Realización periodística Aída Pierini Publicaciones Santa Fe 5099 9º D (1425) CABA Redacción: 4771-7281 aida.pierini@fibertel.com.ar Redacción y corrección Marta Porta Diseño Tribucreativa SRL Impresión Mundial S.A. Cortejarena 1862, CABA Revista Capín Color es una publicación de la Cámara Argentina de Pinturerías. Registro de la Propiedad Intelectual en trámite. Prohibida la reproducción total o parcial sin expresa autorización del editor. El editor no se responsabiliza por los conceptos vertidos en los artículos firmados, que son responsabilidad de sus autores, ni por el contenido de los anuncios publicitarios que se incluyen en esta edición. 3

[close]

p. 4

#33 sumario OCTUBRE 2016 8. Impermeabilización de techos y terrazas 18. PINTURERÍAS ASOCIADAS 20. Entrevista Constantino Macherione 26 >> Curiosidades Cómo se construyen las góndolas venecianas 4 3. Editorial Autoridades de CAPIN << 6 Cuidado de la madera Preservar y proteger << 14 Equipamiento para talleres Elevadores << 24 Turismo Palacios de Buenos Aires 30. Empresas y productos 34. Sabía que... 34. Un toque de humor

[close]

p. 5



[close]

p. 6

Cuidado de la madera Preservar y proteger INFALTABLES EN NUESTRAS CASAS, LAS MADERAS DEBEN RECIBIR, EN EL ASERRADERO, UN TRATAMIENTO DE PRESERVACIÓN QUE EVITE EL ATAQUE DE HONGOS E INSECTOS Y, UNA VEZ EN USO, DEBEN SER PERIÓDICAMENTE PROTEGIDAS PARA QUE CONSERVEN LAS CUALIDADES QUE HACEN DE ESTE MATERIAL UNO DE LOS MÁS APRECIADOS POR SUS PRESTACIONES Y POR SU CARÁCTER DECORATIVO. Ala madera se le reconocen muchas cualidades. Sin ir más lejos, “tocamos madera” para prevenir o evitar la mala suerte, siguiendo un antiquísimo ritual que proviene, tal vez, de la creencia de que aquellos que tocaban los maderos de la cruz de Cristo recibían protección frente a todos los males posibles. Lo cierto es que la madera, como material de construcción, acompaña al hombre desde los albores de la historia. Noble por naturaleza, se adapta a cualquier condición climática, es resistente a la compresión, tiene excelente comportamiento como aislante térmico, se trabaja con facili- dad (excepto las especies muy duras), es decorativa, etcétera. Pero como todos los materiales, es sensible a las condiciones hostiles que debe soportar en la intemperie: los efectos de los rayos solares, las lluvias y la humedad. También, dadas determinadas condiciones, puede ser atacada por microorganismos (bacterias y hongos) e insectos. Por eso, en primer lugar, es fundamental que las maderas reciban, preferentemente en el aserradero, un tratamiento preventivo que las protejan de los ataques biológicos, mediante la aplicación de preservadores-curadores, en sus seis caras. En maderas que no han recibido este tratamiento y son atacadas estando en servicio, los tratamientos son más complejos y no siempre eficaces. El segundo paso es la protección y embellecimiento, a lo largo de su vida útil, a través de recubrimientos. En el segmento de los recubrimientos transparentes (es decir, los que resaltan las características naturales de la madera, especialmente color y veta), hay dos grandes categorías: los productos que forman película y los que no forman película. Entre los primeros se encuentran los barnices. La otra categoría la integran los impregnantes, denominados también lasures o stain o simplemente protectores. Tanto en 6

[close]

p. 7

barnices como en impregnantes, hay productos formulados al agua, que reúnen las mejores cualidades de los productos al solvente, con las ventajas que brinda la base agua: secado rápido, bajo nivel de olor, sencilla aplicación, fácil limpieza de las herramientas y ahorro en diluyente (se aplican sin dilución o se diluyen con agua). Barnices al agua El mercado ofrece diferentes opciones en barnices al agua, tanto para uso interior como exterior, en acabados brillante y satinado. Los barnices mate solo se aplican en interior. Son de secado rápido y tienen buena persistencia de brillo con el paso del tiempo. Son entonables y se pueden aplicar a pincel, rodillo o soplete, sobre todo tipo de maderas, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante. Como cualquier pintura, los barnices deben aplicarse sobre una superficie limpia, seca y libre de grasitud, sin restos de ceras o siliconas, o de revestimientos en mal estado. La madera debe lijarse en el sentido de las vetas, asegurando la eliminación de polvillo. Es impor- tante que la madera esté seca, ya que la humedad retenida hace que la superficie se dilate y contraiga y como el barniz es formador de película, este movimiento lo afecta produciendo desprendimientos y microcuarteos. Impregnantes Al no formar película (o mejor dicho, al formar una película elástica microporosa), los impregnantes (lasures, stain o protectores) no descascaran, no se ampollan ni cuartean, dejan que la madera respire y acompañan sus movimientos. Mantienen y realzan la textura de la madera y son impermeables. Pueden aplicarse en interior y exterior (soportan condiciones climáticas extremas). Los impregnantes de base agua tienen ventajas adicionales: bajo olor; secado ultra rápido (ideales para terminar el trabajo en el día); alta resistencia y durabilidad; fácil mantenimiento; soportan climas adversos; las terminaciones pueden ser satinadas o brillantes; limpieza rápida y fácil de los utensilios (sólo agua). Si bien los fabricantes ofrecen diferentes colores, también pueden entonarse. z Consejos útiles 0 Utilizar siempre maderas preservadas (protegidas de los ataques de insectos y hongos). 0 No aplicar productos de interior en exterior. 0 Aplicar sobre maderas limpias y lijadas (con un grano de lija acorde al producto por aplicar y a la terminación que pretendemos obtener). 0 Si las maderas estuvieron en servicio y presentan degradación con engrisamiento, actuar con productos adecuados, enjuagar bien, dejar secar y solo entonces aplicar el producto conforme al esquema especificado por el fabricante. 7

[close]

p. 8

Mantenimiento edilicio Impermeabilización de techos LAS CUBIERTAS DE LAS VIVIENDAS DEBEN RECIBIR MANTENIMIENTO PERIÓDICO CON IMPERMEABILIZANTES QUE PROTEGEN LAS SUPERFICIES Y EVITAN LAS FILTRACIONES. EL MERCADO OFRECE UNA AMPLIA VARIEDAD DE PRODUCTOS ELASTOMÉRICOS, MUY EFICACES COMO BARRERA A LA LLUVIA Y LA HUMEDAD. Las ventajas de impermeabilizar techos son múltiples. Al evitar el ingreso de agua y humedad, mantendremos sanas las estructuras, conservaremos la aislación térmica de la vivienda y, por supuesto, cuidaremos el aspecto estético de los ambientes interiores y la salud de las personas que los habitan. Para cumplir con estos objetivos, el impermeabilizante que apliquemos debe reunir las siguientes características: m Máxima flexibilidad. m Buena transitabilidad. m Facilidad de aplicación. m Buena terminación y alta duración. En su formulación, es fundamental que el impermeabilizante con- tenga polímeros elastoméricos que le confieren la propiedad de elasticidad, permitiendo que la película formada acompañe los movimientos que tienen las superficies, sin llegar al límite de rotura. Casi todos los productos de primera calidad disponibles en el mercado reúnen esta cualidad, a las que se suman filtros solares capaces de absorber los rayos UV e impedir el envejecimiento del producto por efecto de la exposición al sol; aditivos como antialgas, que contribuyen a evitar la formación de verdín sobre el recubrimiento; etcétera. Estas características, junto con una correcta aplicación, harán que el trabajo de impermeabilización realizado perdure por varios años. Considerando la amplia variedad de productos disponibles, la elección del impermeabilizante adecuado dependerá del tipo de superficie sobre la cual se aplicará: techos de baldosas, de cemento, membranas de aluminio y techos de chapas y fibrocemento. Reseñamos algunas de las principales características de estos techos. Techos de baldosas Las baldosas cerámicas son muy utilizadas en aquellas cubiertas planas que por su diseño han sido pensadas como terrazas transitables, tanto en casas familiares, como en edificios de viviendas. La patología más característica de este tipo de superficie son las fisuras. Paso a paso 1. Lavado con agua y ácido muriático 2. Sellar las rajaduras y nivelar 3 Sellado de juntas de dilatación (relleno con poliestireno expandido) 4. Sellar y nivelar con espátula 5. Sellado de babetas 6. Adherir la venda tomando la babeta y pintar 7. Colocar vendas sobre las juntas de dilatación y rajaduras selladas 8. Aplicar el impermeabilizante 8

[close]

p. 9



[close]

p. 10

Impermeabilizar no es pintar. Un buen resultado se logra aplicando capas sucesivas de impermeabilizante, hasta lograr una membrana continua y resistente. No aplicar en horarios de gran intensidad solar o con la superficie demasiado caliente, ni cuando se prevén lluvias en las horas posteriores. Si la superficie por tratar es una carpeta cementicia o losa de hormigón premoldeado, se aconseja forrar toda la superficie con venda. La terraza se recalienta mucho en verano y cuando sufre un enfriamiento por efecto de la lluvia, se produce un choque térmico: la losa dilatada por el calor se contrae y se quiebra en zonas débiles, afectando al contrapiso y muchas veces manifestándose en rajaduras visibles en la superficie de las baldosas. Por lo tanto, antes de aplicar el impermeabilizante, deben tratarse las juntas y grietas, así como las zonas de encuentros de materiales, babetas, ángulos, empalmes, desagües, etcétera. A grandes rasgos, la preparación de la superficie consiste en limpiar la terraza con una solución de ácido muriático en agua 1:7 y enjuagar; sellar las juntas de trabajo con un sellador multiuso (solo el medio centímetro superior, ya que el resto de la junta hacia abajo se rellena con espuma de goma u otro relleno elástico); dejar secar. Luego, aplicar una mano de impermeabilizante fibrado para techos, cubrir todo con vendas y nuevamente aplicar el fibrado, disuelto con 20% de agua y dejar secar. Finalmente, aplicar a rodillo tres o cuatro manos del impermeabilizante puro, dejando secar cada vez. El rendimiento del impermeabilizante es de 1 a 1,5 kilos por metro cuadrado. El uso de un impermeabilizante con fibras incorporadas es una condición sugerida para estos techos, ya que las fibras le confieren al producto colocado una elevada resistencia a la fricción sin perder elasticidad, lo que permite alcanzar una película transitable y con un acabado final estéticamente perfecto. Los impermeabilizantes no deben aplicarse sobre baldosas o cerámicas esmaltadas. Techos de cemento Uno de los techos más difundidos en nuestro país son las cubiertas planas transitables con terminación cementicia. Este tipo de techado es comúnmente ejecutado a partir de una losa de hormigón terminada con un contrapiso y una carpeta cementicia con pendientes y desagües que facilitan la evacuación del agua. Las propuestas para impermeabilizar estos techos comprenden dos grandes sistemas: 3 Preformadas: membranas en rollo que se extienden y adhieren sobre la superficie. Las más difundidas son las membranas asfálticas, aunque también se utilizan membranas de PVC. 3 Líquidas: Son emulsiones formuladas a partir de resinas sintéti- Es recomendable esperar 7 días antes de habilitar al tránsito la superficie. Una impermeabilización bien hecha puede durar entre cuatro y cinco años. Transcurrido este tiempo, es conveniente realizar un mantenimiento preventivo: limpiar bien el techo y aplicar una o dos manos de producto puro en los sectores donde se detecten deterioros (zonas de alto tránsito, fisuras incipientes, puntos críticos). cas especiales que se aplican directamente sobre la superficie y que al secar forman una membrana impermeable continua. Existen diversos tipos de acuerdo a su principal componente (poliuretánicas, poliésteres, epoxídicas, etcétera). Sin embargo, las más difundidas son las que están formuladas en base a polímeros acrílicos en base acuosa, que por su facilidad de aplicación, su gran durabilidad y resistencia, y su excelente relación costo beneficio son las más utilizadas en todo tipo de techados. Dentro de este grupo de productos, se puede optar por: impermeabilizantes fibra- 10

[close]

p. 11



[close]

p. 12

dos, membranas en pasta desarrolladas con tecnología poliuretánica y membranas elásticas. En cuanto a la preparación de la superficie y aplicación, las recomendaciones generales son: en carpetas de cemento nuevas, limpiar la superficie con una solución de agua y detergente. Enjuagar y dejar secar antes de aplicar el impermeabilizante. En el caso que existan zonas con hongos o moho, lavar con una solución de agua y lavandina en partes iguales. Si la superficie tiene juntas o grietas, éstas deben ser tratadas, lo mismo que los encuentros, empalmes, ángulos y caños, etcétera, donde puedan originarse filtraciones. Una vez completada la preparación de la superficie, aplicar una primera mano de impermeabilizante diluida al 10% en agua limpia; dejar secar y aplicar las manos necesarias hasta llegar al rendimiento de 1 kilo a 1,5 kilo por metro cuadrado. Es importante dejar secar 12 horas entre mano y mano. Techos de membrana de aluminio En el mercado existen impermeabilizantes acrílicos desarrollados específicamente para reparar y/o proteger membranas asfálticas con terminación de aluminio. No requieren imprimación, pero deben aplicarse sobre superficies completamente secas para optimizar la adhesión sobre el aluminio. Si la su- perficie es a repintar: eliminar polvo, grasitud, verdín o restos de pinturas viejas parcialmente adheridas, lavando el techo con agua y detergente para eliminar polvo o suciedad y dejar secar. Revisar encuentros de membrana y pared, o soldaduras entre membranas, o rejillas o encuentros con caños, para verificar que no se produzcan entradas de agua. Si las hubiera, aplicar el impermeabilizante para membrana a pincel, adherir inmediatamente un trozo de venda y pintar encima con el impermeabilizante, sobre húmedo. Dejar secar y aplicar dos manos más de impermeabilizante, dejando secar cada vez. Pintar a rodillo todo el techado con el impermeabilizante en manos sucesivas, cruzando las mismas para formar una trama homogénea y dejando secar de 12 a 24 horas, cada vez. El rendimiento del impermeabilizante para membranas es de 600 gramos por metro cuadrado. Techos de chapa En chapas metálicas oxidadas, lavar con desoxidante y realizar un profundo tratamiento antióxido. En chapas de fibrocemento efectuar una limpieza con cepillo de acero y eventualmente funguicida, si fuera necesario; enjuagar y dejar secar. Algunas marcas comercializan productos específicos para chapas; otras recomiendan utilizar sus im- permeabilizantes acrílicos. El impermeabilizante se aplica a pincel o rodillo como pintura, y conforma una membrana armada sin necesidad de intercalar mantas de fibras. Para reparar fallas en solapes, pendientes o rajaduras, aplicar el producto a pincel sobre el solape y a 10cm de cada lado. Antes de secar, colocar y embeber venda de 20cm. Sin dejar secar, aplicar otra mano sobre la venda recién colocada. Dejar secar y luego aplicar 2 o 3 manos más, dejando secar cada vez 12 horas. En el encuentro de la chapa con la pared, se sigue el mismo procedimiento, pero pintando 10cm en la terminación de la chapa y 10cm en la pared, utilizando venda de 20cm de ancho. En perforaciones, se efectúa un “emparchado” localizado, pintando el contorno del orificio y aplicando sobre él una sección de venda, tras lo cual se dan 2 o 3 manos más de producto, dejando secar cada vez. z Asesoró Plavicon. 12

[close]

p. 13

AP AS NUEVO Doble Acción Esmalte + Antióxido ALTO BRILLO / EXCELENTE NIVELACION ALTA RESISTENCIA Protege al metal de la corrosión logrando un acabado de excelente nivelación y brillo, con un alto valor decorativo. TO MADER 33 colores listos para pintar 13

[close]

p. 14

Equipamiento para talleres Elevadores BRINDAN MAYOR COMODIDAD AL PERSONAL PARA EL DESEMPEÑO DE LAS TAREAS, AGILIZAN EL TRABAJO Y OPTIMIZAN LA PRODUCTIVIDAD DEL TALLER. En los talleres, es frecuente que para reparar determinadas partes de un vehículo, el operario deba permanecer cierto tiempo agachado e incluso arrodillado, posición que en el mediano o largo plazo puede derivar en lesiones musculares y lumbares. Por eso, todo aquello que mejore las condiciones de trabajo, favoreciendo la ergonomía, redundará en beneficio de la salud de los operarios, al tiempo que aumentará la rentabilidad del taller y la calidad del servicio brindado. Es el caso de los elevadores, considerada una herramienta óptima en talleres de chapa, pintura y reparación de vehículos, infaltable cuando el objetivo es maximizar la productividad. Los elevadores más usados son los electrohidráulicos y los neumáticos. Los neumáticos son los que tienen mayor vida útil; tienen la facilidad de que el aire comprimido está en todos los talleres; son antiexplosivos; pueden levantar más de 3 toneladas; son muy estables y muy seguros. 14

[close]

p. 15



[close]

Comments

no comments yet