Bomberos 080 Nº4

 

Embed or link this publication

Description

Revista profesional de bomberos

Popular Pages


p. 1

BOMBEROS 080 RERVEIVSITSATAPRPORFOEFSEISOINOANLALDEDEBOBMOBMEBREORSOS Nº 4 SepNtiºe1mMbarerz2o0210616 Editorial. Las agresiones a los bomberos en sus intervenciones Badajoz: La unión hace la fuerza. Bomberos cesados, familias cesadas Máscaras. Procedimiento de higienización Sistema “SOS emergencias”. Gestión de los avisos en los Servicios de Bomberos Bombas de cebado. La bomba de anillo PSAPs. Centros de coordinación de emergencia integrados Accidente de tráfico. Camión con riesgo de caída Se acabaron las vacaciones ¿Cómo vuelvo a entrenar?. Entrenamiento Personal Alicante X-Force. Entrenamiento excéntrico

[close]

p. 2

REVISTA DIGITAL FUENTE PORTADA Bruno Roig Torres. Bombero del Servei d’extinció d’incendis i salvament del Consell Insular D’Eivissa EDITA CUBP Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales DISEÑO Y MAQUETACIÓN Bernardo Castillo Rojas Jose M. Botía Nortes REDACCIÓN, CONTACTO Y PUBLICIDAD Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales. redacción@cubp.es Bomberos 080 y CUBP no se identifican necesariamente con las opiniones incluidas en los artículos de esta revista. Prohibida la reproducción total o parcial de esta revista sin previa autorización 080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 3

LAS AGRESIONES A LOS BOMBEROS EN SUS INTERVENCIONES Hace años que estamos asistiendo a una lenta pero progresiva desatención en los cuerpos de bomberos, que en el amparo de las reformas llevadas a cabo en pro de la “sostenibilidad” de las cuentas públicas, están manteniendo bajo mínimos estos servicios esenciales para los ciudadanos. Cuando una acción se lleva a cabo de forma progresiva tiene un efecto de “imperceptibilidad” subjetiva del que hay que estar muy atento. Es como el efecto que produce la calvicie, que lenta y progresivamente va modificando tu imagen hasta que un día ya no recuerdas cuando tenías pelo, y puede que incluso, llegado a este punto, ni siquiera te imagines ya con él. Si a ello le sumamos el efecto de la “descoordinación” que existe entre los distintos cuerpos de bomberos en el Estado, tenemos el cóctel perfecto para no habernos dado ni cuenta de cuán lejos estamos de dónde deberíamos estar para funcionar de forma correcta, y del momento que vivimos en cuanto a intrusismo, precariedad, inatención, descoordinación, desregulación y déficit de inversión que vivimos los bomberos españoles.Y sobre todo haber pasado casi inadvertidas las repercusiones que ello tiene sobre la imagen, el prestigio y la calidad del servicio público que prestamos. Si bien todo ello ya es suficiente como para “organizarse” y planificar objetivos comunes que demandar al Estado por parte de todos los cuerpos de bomberos, mediante una ley marco que siente las bases del funcionamiento de nuestros servicios y de unos órganos de coordinación estatales donde todos participemos, las repercusiones que todo ello está teniendo en nuestras intervenciones todavía refuerzan más nuestros motivos para la unión del colectivo. Porque...¿Estos déficit se materializan de alguna manera en nuestras intervenciones? ¿Me afectan a mí personalmente como parte del equipo de intervención?... ¡Por supuesto que sí! En este artículo no vamos a entrar en describir las claras repercusiones operativas que todo esto está teniendo en cuanto a déficit de plantillas, vehículos y material, sino que nos vamos a centrar en un aspecto que parece “aislado” y “circunstancial” pero que venimos observando desde hace tiempo y que www.cubp.es BOM1BEROS 080

[close]

p. 4

Aldo, Bombero de Chile, con la inestimable ayuda de su hija, mostrando el problema en una maratón es realmente preocupante debido a su gravedad y al incremento progresivo. Nos referimos a la seguridad de nuestros equipos de intervención frente a agresiones e insultos por parte de ciudadanos disconformes con el servicio que se le está prestando, y que debido a la desinformación, atribuyen a la falta de decoro y profesionalidad de los bomberos, como si todo se explicase debido a que “los bomberos llegan tarde porque no se toman en serio su trabajo, o están deshumanizados”. En todos los servicios se están dando casos similares, la mayoría sin repercusión mediática debido a diferentes motivos (presencia de policía, contención de los mismos ciudadanos, ausencia de denuncia por parte de bomberos o los ciudadanos, gravedad del siniestro y acordonamiento de la zona, etc.). No obstante, no por ello dejan de ser lo suficientemente importantes como para que se tomen cartas en el asunto cuanto antes. Es muy significativo el hecho de que en los países con una mayor presencia de voluntarios o con servicios en precario y poco profesionalizados, los problemas de agresiones se incrementan considerablemente, incluso en los últimos años con alguna agresión con armas de fuego. En latinoamérica, por ejemplo, existen numerosas asociaciones específicas que intentan sensibilizar a los ciudadanos y a las administraciones sobre este problema. En definitiva, y a pesar del sentir generalizado de agradecimiento al cuerpo de bomberos, todo apunta a que cuanto más precario es un servicio, mayores son los problemas de violencia y rechazo social asociados, y estas situaciones se dan con mayor frecuencia e intensidad. En la tabla 1 podemos ver una pequeña muestra de algunas situaciones en las que existe habitualmente o se ha dado el caso de agresiones o insultos en el ámbito de nuestra labor: Muchos estamos convencidos de que este tipo de 2080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 5

situaciones es más común de lo que los medios se hacen eco, y en un número considerable de intervenciones podemos percibir cómo subyace en el público esa sensación de que hemos llegado tarde y cuando hablas con alguien acaba por comentártelo de alguna manera; unas veces con mucho respeto, otras con algo menos, y todas ellas con un ápice de rabia contenida por la indefensión que les produce no entender por qué suceden así las cosas y quién es el responsable. Por otro lado, hemos de saber que las intimidaciones, amenazas o agresiones a los bomberos han sido incluidas en el nuevo Código Penal (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, actualizada por Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo), como actos de atentado contra la autoridad o sus agentes en su artículo 554.3a, con penas de prisión entre 6 meses y 3 años más la correspondiente multa, en caso de cometerse estos actos contra los agentes de autoridad (caso que se hace extensivo a los bomberos según el Código Penal de 2015): Artículo 554. 3a También se impondrán las penas de los artículos 550 y 551 a quienes acometan, empleen violencia o intimiden gravemente: a. A los bomberos o miembros del personal sanitario o equipos de socorro que estuvieran interviniendo con ocasión de un siniestro, calamidad pública o situación de emergencia, con la finalidad de impedirles el ejercicio de sus funciones. En concreto el artículo 550, a efectos de imposición de penas, establece que son reos de atentado los que agredieren o, con intimidación grave o violencia, opusieren resistencia grave a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, o los acometieren, cuando se hallen en el ejercicio de las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas. En cuanto al artículo 551, es preciso resaltar que las penas se incrementarán al grado superior previsto en el artículo 550 para “autoridades” (no para los agentes de la autoridad, que son penas de menor grado), en función de cómo se materialice la agresión. Artículo 551 Se impondrán las penas superiores en grado a las respectivamente previstas en el artículo anterior siempre que en el atentado se cometa: 1. Haciendo uso de armas u otros objetos peligro- sos. 2. Cuando el acto de violencia ejecutado resulte po- tencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves. En particular, están incluidos los supuestos de lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables, el incendio y la utilización de explosivos. 3. Acometiendo a la autoridad, a su agente o al funcionario público haciendo uso de un vehículo de motor. 4. Cuando los hechos se lleven a cabo con ocasión de un motín, plante o incidente colectivo en el interior de un centro penitenciario. Pudiendo establecerse penas de entre 1 y 4 años para este tipo de atentados cometidos contra los bomberos en caso de materializarse por alguno de los medios recogidos en este artículo 551 (lanzamiento de piedras u otros objetos, fuego, armas u objetos peligrosos como puede ser un bate de béisbol, un palo…). Es decir, que un juez podría condenar perfectamente hasta a 4 años de prisión; e ingresar de modo efectivo en la penitenciaría, a un ciudadano que alcance con una piedra a un bombero, le agreda con un palo o le provoque heridas con cualquier arma. Todo va a depender de las circunstancias, las lesiones provocadas, etc. La última sentencia, anterior al nuevo Código Penal, que sentó jurisprudencia respecto al carácter de atentado contra un agente de la autoridad data de 2014 (STS 580/2014 de 21 de julio; Sala de lo Penal, Sección 1ª), y aclaraba que se debía distinguir entre los delitos de atentado (art. 550) y resistencia y desobediencia grave (art. 556), lo cual podría resultar controvertido en nuestro caso por aquel entonces, ya que no se nos contemplaba en el articulado. Con la actual redacción del artículo 554.3a y el 556, cualquier acto www.cubp.es BOM3BEROS 080

[close]

p. 6

cuyo objetivo sea impedir (obstaculizar) el ejercicio de nuestras funciones ha de ser contemplado también como atentado contra un agente de la autoridad puesto que lo ha dejado bastante clarificado. Artículo 556 1. Serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses, los que, sin estar comprendidos en el artículo 550, resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 2. Los que faltaren al respeto y consideración debida a la autoridad, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de multa de uno a tres meses. Es decir, si bien con el anterior Código Penal se diferenciaba entre “desobediencia o resistencia” (obstaculizando nuestras labores) de lo que se consideraba un “atentado”, imponiendo una pena menor, queda claro que en el nuevo Código Penal el hecho de impedir el ejercicio de nuestras funciones ya se considera incluido en lo dispuesto en los artículos 550 y 551. Y que, por tanto, se ha de considerar también como atentado a un agente de la autoridad. Estos cambios amplían el abanico de aquellas situaciones en las cuales podría tener un efecto disuasorio sentencias condenatorias al respecto, mostrando hasta qué punto se equivocan aquellos que consideran que los bomberos estamos en una situación distinta a la policía en cuanto a protección jurídica asociada al carácter de agentes de la autoridad. Porque debe quedar claro que agredir a un bombero en el ejercicio de sus funciones es exactamente lo mismo que agredir a un agente de policía en el ejercicio de las suyas. Y esta información debería llegar al ciudadano de alguna manera. Además del Código Penal, existen otras normas jurídicas que establecen medidas reguladoras de la violencia en el trabajo y que afectan a los empleados públicos. En concreto: • La Ley General de Sanidad 14/1986, en su artículo 21, establece la necesidad de «promover la salud integral del trabajador». • La Directiva 89/391/CEE de 12 de junio, relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo. • La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, sobre Prevención de Riesgos Laborales, que en el artículo 14.2 afirma que «el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con su trabajo». • La Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, que reconoce expresamente el derecho de los empleados públicos a recibir protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. • El artículo 14.f del EBEP sobre derechos individuales que establece el derecho a la defensa jurídica y protección de la Administración Pública en los procedimientos que se sigan ante cualquier orden jurisdiccional como consecuencia del ejercicio legítimo de sus funciones o cargos públicos. Debemos tener en cuenta que la propia emergencia, y las terribles consecuencias que puede tener para la vida o la salud en muy poco tiempo, provoca una extraña sensación de distorsión temporal, y percibimos que los segundos se tornan minutos y estos últimos horas, y contra ese fenómeno perceptivo es casi imposible luchar. Pero también es cierto que en demasiadas ocasiones tenemos unas isócronas manifiestamente inoperativas, muchas veces por haber localizado el parque al margen de cualquier tipo de mapa de riesgos, al hilo de lo que marcan las tasaciones de terrenos baratos o donados por los municipios, y que condicionan las decisiones políticas a la hora de ubicar los parques sin contar con las plantillas, y otras debido a que las propia escasez de dotaciones hace imposible 4080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 7

atender dos intervenciones a la vez, debiendo dejar una más o menos solucionada para acudir a la otra, al tiempo que se dé aviso al “parque más cercano”, con frecuencia a demasiada distancia. Y contra eso también es difícil luchar, porque, evidentemente, los ciudadanos tienen razón al percibir nuestra tardanza. De este pequeño análisis extraemos que este fenómeno puede ser encuadrado claramente dentro de los riesgos laborales inherentes a nuestra profesión, y como tal debería ser correctamente evaluado y procedimentado, tal y como ha hecho, por ejemplo, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para con los funcionarios de la AGE a través de la Resolución de 26 de noviembre de 2015 por la que se aprueba el Protocolo de Actuación Frente a la Violencia en el Trabajo. Se detectó este riesgo, se evaluó y se ha procedimentado, e incluso los funcionarios tienen a su disposición un informe tipo que le guía en el proceso de recogida de información y un servicio de estadística que recoge toda la casuística que se va produciendo para su análisis posterior. Por tanto, es necesario que nuestros comités de seguridad y salud se pongan manos a la obra, se tomen este asunto en serio, se evalúen correctamente los riesgos y se implante un procedimiento de trabajo adecuado en cada servicio. Este es un paso necesario por parte de las AAPP responsables de nuestros cuerpos de bomberos. Ni que decir tiene que en este proceder saldrán a relucir aspectos controvertidos como la falta de personal, las isócronas inoperativas, la ausencia de procedimientos, etc. por lo que podremos darnos cuenta de hasta qué punto es complejo y el alcance que tiene este problema. No obstante, y en el contexto extraoficial de un artículo como este, las primeras medidas que podemos tomar, mientras no dispongamos de un procedimiento oficial son: 1. Siempre que sea posible, y sobre todo cuando prevemos una demora en nuestra llegada; ya sea por encontrarnos en otra intervención como por la propia distancia que debemos cubrir, es reclamar presencia policial in situ. 2. A la llegada, aparte del EPi correspondiente a la intervención, todo el equipo ha de tener la precaución de portar en todo momento, casco con visera, o al menos la gafa, colocada, guantes y botas o calzado de seguridad. 3. Mantener la calma y tratar de contener la situación: no responder a las agresiones o provocaciones verbales, intentando reconducir la situación y buscando posibles puntos de acuerdo” y “no llevar a cabo ningún tipo de actuación que pueda ser interpretado como amenaza al agresor”. Ese es el principal consejo incluido en el protocolo de actuación que ha elaborado el Ministerio de Hacienda en el caso de que un empleado público de la Administración General del Estado sea agredido: Actuar con calma y evitar dar razones que puedan incrementar el problema o que se puedan utilizar contra nosotros en un proceso judicial. Hay que diferenciar entre los actos que se cometan contra nosotros de los que nosotros podamos cometer contra los ciudadanos, y que no se ajusten exactamente a una “acción defensiva”. Todo aquello que pueda suponer una “agresión”, por mucho que a nosotros nos parezca “justo” debido a nuestro estado de ánimo, podrá ser tratado judicialmente como causa aparte contra nosotros. 4. Sería recomendable mantener siempre un perímetro de seguridad, es decir, en la medida en que nos sea posible, tratar de balizar la zona en la que nos emplazamos con los vehículos (al menos zonas templada y caliente). Dado que en muchas ocasiones de por sí es necesario debido a la naturaleza de las intervenciones, ello nos vendrá bien a la hora de controlar o, al menos, tratar de moderar, este fenómeno social, aunque no esté incluido en la sistemática de la propia intervención, de manera que en cuanto sea posible, el conductor, tratando de recabar ayuda de la policía o de cualquier otro servicio público presente, haría bien en intentar mantener un cordón de seguridad bien balizado. Lo cual ayudará judicialmente también en el caso de que se produzcan lesiones o amenazas. 5. Actuar en parejas siempre, e intentar no dejar www.cubp.es BOM5BEROS 080

[close]

p. 8

solo al conductor, o al menos que esté acompañado de la policía, de algún empleado público o en su defecto de alguna persona cercana o que esté fuera del grupo de exaltados. A efectos de protección y/o de servir de testigo de los hechos. Si no fuera posible, se ha de mantener una buena comunicación y estar pendientes de la situación “fuera” en la medida de lo posible, mientras llegan los servicios policiales o los refuerzos. 6. Si se ha producido una agresión se deberá avisar inmediatamente a los servicios policiales y a la jefatura inmediata de nuestro servicio. Acto y seguido se acudirá a servicios médicos (mutua) para valorar y tratar las posibles lesiones, y poder recibir el correspondiente tratamiento psicológico en su caso, y se abrirá el correspondiente parte de accidente de trabajo. 7. Con el atestado policial, el parte médico de lesiones, el parte de accidente y nuestro parte de actuación, junto con nuestra declaración, solicita- remos la asistencia de los servicios jurídicos pertinentes para que nos asistan en el oportuno proceso de demanda judicial producto del derecho a la defensa jurídica que nos otorga el EBEP. 8. Ni que decir tiene que habrá que informar a los sindicatos representativos para que traten este asunto en el comité de seguridad y salud, se estudien posibles responsabilidades y se lleven a cabo las acciones que se consideren oportunas. Para terminar, es necesario insistir en la necesidad de tomar conciencia de que se trata de un serio problema, e instar a las instituciones a realizar un buen estudio del mismo en el que estén contemplados todos los factores predisponentes y precipitantes, para poder establecer las medidas de prevención y los cambios organizativos pertinentes que nos permitan controlar eficazmente este riesgo y así poder ofrecer el servicio de bomberos con la calidad y las garantías que los ciudadanos merecen. Equipo de redacción B080 PARQUE MUNICIPIO Y TIPO DE FECHA INTERVENCIÓN TIPO DE AGRESIÓN ISÓCRONA MOTIVO Aljarafe (Sevilla) Barrio de Aznalfarache Incendio en vivienda Lanzamiento de fruta 30 minutos Demora (se encontraban en otro incendio en Mairena) Ausencia de un 2º equipo de intervención Valencia Centro de la ciudad Incendio en un solar Lanzamiento de piedras y golpes con un bate de béisbol Pocos minutos Encontrar al pirómano in situ Écija (Sevilla) Guadalajara Écija Incendio en vivienda Agresiones, lanzamiento de piedras 10 minutos Guadalajara Entrenamiento físico estando de guardia Golpes, lanzamiento de piedras, amenazas con arma blanca _ Retraso en dar el aviso al 112 Medios insuficientes (1 dotación) Encontrarse entrenando por la vía pública 6080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 9

PARQUE Madrid Utrera y Montellano (Sevilla) MUNICIPIO Y TIPO DE FECHA INTERVENCIÓN TIPO DE AGRESIÓN ISÓCRONA MOTIVO Madrid El Coronil Incendio en un contenedor Incendio en una vivienda Intento de obstrucción en nuestras labores Detención de un bombero Insultos e intentos de agresión La policía solicita al bombero que se retire _ del contenedor ardiendo. El bombero se niega a abandonar el incendio y se produce un forcejeo 18 minutos Retardo en la llegada debido a la distancia de los parques (17 y 13 Km) Almería El Puche Incendio en un vehículo Insultos y amenazas 5 minutos A la llegada se acusa de haber tardado hora y media A Coruña Alicante Huelva Granada O Portiño Alicante Ayamonte Incendio forestal que alcanza unas viviendas Insultos Fiestas de las Hogueras Frecuentes insultos, amenazas e intentos de agresión y necesidad de presencia policial en todas las hogueras Incendio en contenedores Insultos y pedradas 10 minutos Falta de medios para afrontar la magnitud del incendio y un cambio de viento Se han hecho intentos de oficializar una canción que _ modifique la costumbre de insultar e incluso agredir a los bomberos 10 minutos Encontrarse los contenedores en una zona de botellón abarrotada de jóvenes Zona norte de la ciudad Cualquier tipo Insultos, pedradas e incluso disparos Pocos minutos Frecuentes agresiones al acudir a aquella zona de la ciudad Melilla La Cañada y Monte María Cristina Incendio de rastrojos Lanzamiento de piedras 4 minutos Ningún motivo, puro vandalismo Tabla 1: Algunos ejemplos de agresiones, insultos y amenazas ocurridos y/o frecuentes www.cubp.es BOM7BEROS 080

[close]

p. 10

TACBOLNATDEENIDOS PARTE DE NOVEDADES Badajoz: La unión hace la fuerza. Bomberos cesados, familias cesadas Jacoo Cuenca Martínez 10 MANUAL DE PREVENCIÓN Máscaras. Procedimiento de higienización Julián Moreno 14 REVISIÓN DE MATERIALES Sistema “SOS emergencias”. Gestión de los avisos en los Servicios de Bomberos Manuel Alcoholado Durán 20 FORMACIÓN DIARIA Bombas de cebado: La bomba de anillo Jose Manuel Botía Nortes 26 GUARDIA EN EL PARQUE PSAPs. Centros de coordinación de emergencia integrados Jose Manuel Botía Nortes 32 PRIMERA SALIDA Accidente de tráfico. Camión con riesgo de caída Ángel Botía Nortes 38 8080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 11

TACBOLNATDEENIDOS 42 PREPARACIÓN FÍSICA Se acabaron las vacaciones ¿Cómo vuelvo a entrenar?. Entrenamiento Personal Alicante (EPA) Sergio Rosa Escribano 48 X-Force. Entrenamiento excéntrico Antonio Vega 52 TABLÓN DE ANUNCIOS www.cubp.es BOM9BEROS 080

[close]

p. 12

PANRTOEVEDDEADES Badajoz: La unión hace la fuerza Bomberos cesados, familias cesadas Soy Jacobo Cuenca Martínez, tengo 40 años, y hasta hace unos días era bombero mecánico conductor del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios de la Diputación de Badajoz. Digo era porque el 1 de septiembre de 2016 me cesaron junto a 6 compañeros más. Los bomberos cesados contamos con una antigüedad como funcionario interino que va desde los 15 hasta los 6 años de servicio. Es difícil expresar lo que se siente cuando una Administración decide por sí sola borrar de un plumazo y de manera irregular 10 años de plena dedicación a este trabajo y de ayuda al ciudadano. En mi caso, al igual que el de mis compañeros, somos bomberos que a lo largo de todos estos años hemos acumulado experiencia, dedicación y profesionalidad. Yo particularmente, cuento con más de tres mil horas de formación, pertenezco al equipo de rescate de accidentes de tráfico del CPEI (hace tres meses quedamos subcampeones de España), al equipo de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas. Soy docente en cursos para bomberos, coordinador de rescate en riadas e inundaciones... Digo todo esto porque nosotros somos BOMBEROS y no somos piezas de puzzles, maleables al son e interés de algunos que jamás sabrán ni entenderán que ser bombero es más que un trabajo. Es duro llegar a tu casa y decirle a tus hijos que papá está de vacaciones, unas vacaciones largas que jamás pedí. Somos una familia de 4 miembros 10080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 13

(dos niños, mi mujer y yo). Hace años decidimos dejar nuestro hogar en Córdoba y venirnos a vivir a Mérida, donde he desempeñado mi trabajo como bombero. A continuación, voy a explicar el por qué nos han echado a la calle. Cada dos años hay un concurso de traslado interno entre los compañeros funcionarios para desplazarse al parque más cercano a su domicilio. En este concurso de traslado siempre se publican las plazas disponibles en cada parque a las que pueden concursar los funcionarios, y bajo DECRETO si algún interino se ve afectado por dicho concurso se le hace una movilidad al hueco que deja el funcionario en su anterior parque. Recalco, la movilidad de los interinos está reflejada en nuestro nombramiento como interino y decreto negociado entre la Administración y el CPEI Con fecha de 10 de marzo de 2016 salen publicadas las bases de la convocatoria para el concurso de traslado, y en ningún momento se identifican los puestos a los que se puede concursar (por ejemplo: no dicen si son jubilaciones o qué jubilaciones son, solamente dicen que hay 2 en el parque tal y ya está) Los sindicatos le dicen a la Administración que no están identificados los puestos en las bases del concurso y que tampoco viene reflejado el criterio de evaluación que van a seguir para los interinos que se vean afectados por la movilidad a consecuencia de este concurso, la respuesta de la Administración: se hará según ley. Pues señores, ya están incumpliendo la ley al no especificar estos dos puntos en las bases del concurso. Este concurso es irregular e ilegal. “Al no estar numerada ni identificada, ningún interino se puede ver afectado por concurso, concurso-oposición, oposición...” Y esta es una de las irregularidades de la Administración, que en vez de sentarse con los sindicatos y negociar una RPT (relación de puestos de trabajo) han tirado por la calle de en medio y sin criterio legal alguno han cesado a 7 bomberos. Otras irregularidades de nuestra RPT: “Nuestra RPT, refleja que somos 199 bomberos, cuando en realidad somos 228. Existen alrededor de 30 interinos que están con operatividad de cabo y/o de sargento, pero ninguno desempeña tal cargo ni cobra como tal. ¿Dónde está esa diferencia de dinero? Un cabo gana unos 100 euros más que un bombero y un sargento unos 150 La madre del cordero La Administración no puede identificar qué puestos de trabajo ocuparían los funcionarios en el concurso, qué interinos se verían afectados por la movilidad y qué criterios de valoración tomar para esa movilidad, porque: “Ninguno de los 73 interinos del CPEI Badajoz tenemos numerada ni identificada nuestra plaza” www.cubp.es BOM1B1EROS 080

[close]

p. 14

En la Diputación de Badajoz gobierna el PSOE, y a primeros de año cambió el diputado de incendios y la gerente del CPEI. En la primera toma de contacto nos dejaron claro varios puntos, y todos estos eran dañinos para el colectivo de interinos. Su primera medida fue intentar aprobar en un pleno una nueva regulación de la bolsa sin previa negociación con los sindicatos, donde uno de los puntos era eliminar a los interinos los méritos por tiempo trabajado y equipararlos con aspirantes sin experiencia. Tras decidir el colectivo de interinos manifestarse y entrar en el pleno, el presidente de la Diputación se comprometió a excluir a los bomberos de dicha regulación, ya que contamos con un Consorcio y esta regulación se debe negociar con la Administración. A partir de aquí la Administración muestra una actitud desafiante y autoritaria frente a los 5 sindicatos en toda mesa de negociación. En menos de 5 meses tie- nen varios frentes abiertos con los interinos, con los sargentos jefes de guardia y con los jefes de parque. Me decido a contar esto para que se sepa las medidas que está tomando la Administración , medidas llenas de irregularidades e ilegalidades, como la de nuestro cese, el cual se me comunica vía teléfono el día 31 de agosto de 2016, a las 13:00 horas, diciéndome sin más, y palabras textuales, que me cesan, que ya no soy bombero debido a una resolución del concurso de traslado. Llamo a recursos humanos y le pido una explicación que nunca llegó. Al día siguiente, el 1 de septiembre de 2016, yo tenia guardia y me presento en mi puesto de trabajo, ya que no tengo mi cese por escrito. Al pasar por la mañana las novedades del parque y los códigos de los bomberos digo que hasta que no me den el cese por escrito no abandonaré el puesto de trabajo que llevo desempeñando en el parque de Mérida desde hace 10 años. A las 13:00 horas se pre- 12080 BOMBEROS Nº 4 Septiembre 2016

[close]

p. 15

senta en el parque un coche con dos personas que desconozco, con un sobre en mano preguntando por mí, diciendo que traen mi cese, que si quiero firmar el recibí de éste. Tras leerlo veo que el cese tiene fecha 31 de agosto de 2016, y me llega el día 1 de septiembre de 2016, a las 13:00 horas, día que estoy de guardia y que había tenido una salida para sofocar dos vehículos incendiados. Tuve que abandonar mi puesto de trabajo y dejar a la ciudadanía con un bombero menos. Hace ya varios días que nos cesaron a los 7 bomberos, y a día de hoy esos 7 huecos no han sido cubiertos. La intención de la Administración es contratar a 7 interinos de nuevo ingreso, sin experiencia, procedentes de una bolsa que, por lo que tengo entendido, ya esta caducada. Estas medidas que esta tomando la Administración repercuten negativamente sobre el ciudadano, que se prestará a la experiencia CERO del nuevo personal que quiere meter la Administración, mientras sigue cesando a bomberos con mas de 10 años de experiencia, formación, dedicación... ¿Por qué hacen esto? La verdad es que no entiendo las medidas dictatoriales que están tomando la nueva ejecutiva de esta corporación. “Por mucho poder que tenga una Administración, somos nosotros los que tenemos que luchar juntos hombro con hombro para cambiar el sistema, hoy hay 7 familias en peligro en Badajoz, mañana puedes ser tú, en cualquier otro lugar” ¡La unión hace la fuerza! Jacobo Cuenca Martínez Bombero www.cubp.es BOM1B3EROS 080

[close]

Comments

no comments yet