Amigos Inesperados

 

Embed or link this publication

Description

Cuento amigos inesperados

Popular Pages


p. 1

Amigos Inesperados

[close]

p. 2

Negro y Draco eran dos perros que vivían en el parque del centro de la ciudad. Se habían conocido cuando eran muy pequeños y desde entonces habían estado juntos. Tenían una pequeña guarida que ambos habían construido en un rincón tranquilo del parque, llevaron un par de cajas para dormir y pusieron una puerta cubierta de ramas para que nadie los descubriera.

[close]

p. 3

Negro era grande, fornido, amable y paciente; Draco en cambio era un perro pequeño y delgado, malhumorado y gruñón. Pero a pesar de ser tan diferentes, Negro y Draco siempre fueron grandes amigos. DRACO NEGRO

[close]

p. 4

Una noche, cuando ya iban a descansar, escucharon unos ruidos muy extraños - Oíste eso? , preguntó Negro - No, debe ser el viento, no te preocupes, contestó Draco - Se oye como maullidos- Ideas tuyas— volvió decir Draco mientras aceleraba su paso

[close]

p. 5

Los ruidos se volvieron a escuchar pero esta vez con más fuerza, Negro y Draco se inquietaron y empezaron a buscar de donde provenían, miraron y olfatearon por todas partes, hasta que cerca de una de las bancas del parque hallaron una caja de cartón; Negro y Draco no podían creer lo que allí encontraron, tres pequeños gatitos que se movían desesperadamente de un lado para el otro dentro de esa pequeña caja.

[close]

p. 6

-Que hacen aquí?- Les preguntó Draco con un vozarrón que dejaba ver su mal humor. Los gatitos no respondían nada, eran muy pequeños, solo miraban a Negro y a Draco y movían sus patitas como tratando de salir. -- ¿Y ahora que vamos a hacer?- Preguntó Negro mirando a Draco con algo de angustia. -- ¿Hacer? Pues nada, esto no es asunto nuestro!-, respondió Draco mientras se alejaba de la caja -- Dices que los dejemos aquí solos?-

[close]

p. 7

-- Digo que no es asunto nuestro, además son gatos y te recuerdo que los perros no somos amigos de los gatos. Ya Vámonos!- Negro bajó sus orejas y comenzó a caminar lentamente detrás de Draco -- Sí, es cierto, los perros no somos amigos de los gatos --

[close]

p. 8

Pero cuando llevaban tan solo cinco pasos escucharon nuevamente a los gatos y se detuvieron -- Escucha muy bien lo que haremos, los sacaremos de esa caja, solo para que no se sientan allí atrapados – Dijo Negro a Draco, y éste, casi sin dejarlo terminar de hablar, se devolvió y empezó a sacarlos con mucho cuidado.

[close]

p. 9

-- Ya está!, ahora vámonos – sugirió Draco sin quitarle la mirada a los gatitos pero queriendo verse malhumorado.

[close]

p. 10

Volvieron a emprender su marcha, pero cuando llevaban tan solo cuatro pasos escucharon que los gatos seguían maullando. -- A lo mejor tienen hambre—dijo Negro -- No es nuestro asunto—respondió Draco

[close]

p. 11

Negro sin hacerle caso empezó a buscar que darles de comer; recogió algunas frutas y trozos de pan y se los llevó a los gatos, mientras tanto Draco lo miraba frunciendo el ceño.

[close]

p. 12

-- Ahora vámonos!- Dijo Draco parándose lentamente y sin quitarle la mirada a los gatitos. Negro también empezó a alejarse; pero cuando llevaban tan solo tres pasos los gatos volvieron a maullar Ambos se miraron y entonces Negro dijo mientras se estremecía: -- Quizás tienen frio-

[close]

p. 13

-- Pues que busquen con que cubrirse!! - le respondió Draco bajando la mirada y la voz, pero Negro consiguió algunas ramas y hojas secas para hacerles una cama y que no sintieran frío; los acostó, los arropó y ambos volvieron a alejarse.

[close]

p. 14

Pero cuando llevaban tan solo dos pasos los volvieron a escuchar, Draco se devolvió rápidamente -- Y ahora qué!? -- dijo con un aire de desespero --Tal vez se sienten solos - le contestó Negro con timidez -- Y que quieres decir con eso? - repuso Draco, pero esta vez no pudo usar su voz fuerte, -Creo que debemos acompañarlos, solo para que no sientan miedo - le respondió Negro mientras se devolvía -- Esto sí que es una locura!!, te recuerdo que son gatos.

[close]

p. 15

- Y yo te recuerdo que están solos, además no tienes que quedarte si no quieres Negro se acostó un poco cerca y los gatos se acercaron a su regazo, Draco se parecía molesto pero no decía nada, solo observaba en silencio.

[close]

Comments

no comments yet